Cam­pa­ña urgen­te de car­tas y telegramas

images

El mar­tes (24−02−2015) lla­mó Ibon, visi­ble­men­te alte­ra­do. Han vuel­to a robar­le en la cel­da. Aun­que no es la pri­me­ra vez, has­ta aho­ra ni siquie­ra había­mos men­cio­na­do este asun­to, por­que hemos prio­ri­za­do la infor­ma­ción rela­cio­na­da con su esta­do de salud. Pero en este momen­to vemos la nece­si­dad de ampliar­la para des­cri­bir el con­tex­to tan hos­til que vive Ibon en Alca­lá-Meco. Como si fue­ran las pun­tas de un ice­berg, estos hur­tos nos indi­can la mag­ni­tud del cal­va­rio que pade­ce a diario.

En los tres meses que lle­va en Alca­lá-Meco le han roba­do por lo menos 30 veces! El “modus ope­ran­di” siem­pre es el mis­mo. En Alca­lá-Meco no cie­rran las cel­das cuan­do los pre­sos bajan a por el desa­yuno, la comi­da o la cena (no hay come­dor en el módu­lo!). La cel­da de Ibon es la pri­me­ra que se abre y la últi­ma que se cie­rra, de for­ma que Ibon es el pri­me­ro en salir y el últi­mo en entrar. Su cel­da es la que más tiem­po per­ma­ne­ce abier­ta y cómo está sólo y ade­más no ve, cada vez que sale de la cel­da se expo­ne a que le roben. Su cel­da es tam­bién la que más lejos se encuen­tra de las duchas, y en con­se­cuen­cia en los últi­mos 15 días sólo se ha ducha­do una vez. A veces algún otro pre­so le cui­da la cel­da cuan­do tie­ne que salir, pero esto no siem­pre es posible.

Hace un mes le roba­ron los dien­tes pos­ti­zos! Es decir, que apro­ve­chán­do­se de su enfer­me­dad le roban sis­te­má­ti­ca­men­te, nece­si­ten o no el obje­to roba­do. Galle­tas, zumos, cal­ce­ti­nes, fru­ta y fru­tos secos, vale, jode, pero, ¿los dien­tes pos­ti­zos? Hace un par de sema­nas se encon­tró a dos inter­nos ‑mejor dicho, vio dos som­bra movién­do­se- den­tro de su cel­da, roban­do cla­ro, y a pesar de haber­les pilla­do “in fra­gan­ti” no pudo hacer nada.

Ayer, le roba­ron de la cel­da prác­ti­ca­men­te todo, la bom­bi­lla del fle­xo y el cable de la tele­vi­sión inclui­dos. Y más que alte­ra­do esta­ba deses­pe­ra­do cuan­do lla­mó a nues­tra madre. Ima­gi­né­mos­lo, medio cie­go bajo la cutre luz de una cutre bom­bi­lla y sin poder encen­der la tele­vi­sión que le es indis­pen­sa­ble para infor­mar­se y entre­te­ner­se, ya que leer lo que es leer, no pue­de. Sólo, sin com­pa­ñe­ros en los que apo­yar­se y enfer­mo gra­ve en un con­tex­to per­ma­nen­te­men­te hostil.

Hay un gru­pi­llo de domi­ni­ca­nos que le incor­dia a dia­rio. Le ponen la ban­de­ra de Espa­ña en la cara, le incre­pan para que la bese. Sufre insul­tos dia­rios de este gru­po de domi­ni­ca­nos que fun­cio­na en base a quien sabe qué direc­tri­ces e intere­ses, pero cuya rabio­sa his­pa­no­fi­lia cho­ca, cuan­do menos.

Ame­na­zas y humi­lla­cio­nes que no se pue­den men­cio­nar en este escri­to. Y aun­que los car­ce­le­ros cono­cen per­fec­ta­men­te esta reali­dad, no hacen nada para atarjala.

Este domin­go pasa­do mis­ma­men­te le pidió a un car­ce­le­ro que le cerra­ra la cel­da mien­tras esta­ba de visi­ta. A su tér­mino se diri­gió a su cel­da, trans­por­tan­do la ban­de­ja de bazo­fia ya fría, y cuan­do le pidió al car­ce­le­ro que la abrie­ra la puer­ta, este le res­pon­dió: “Pero si me has dicho tú que la cie­rre!”. Si cla­ro, cerrar­la mien­tras dura­ra la visi­ta para lue­go abrír­se­la para comer, por­que, como hemos dicho, en el módu­lo 6 de Alca­lá-Meco no hay come­dor. Y le abrió la puer­ta, pero advir­tién­do­le que no iban a andar abrién­do­le y cerrán­do­le la cel­da a su antojo.

Es decir, que en este momen­to, hay una per­so­na que debe­ría estar –como esta­ba- en régi­men de pri­sión ate­nua­da, y que per­ma­ne­ce en un módu­lo corrien­te de una pri­sión que se encuen­tra a cien­tos de kiló­me­tros de su casa, sin acce­so al tra­ta­mien­to médi­co que desea, que ha sufri­do cua­tro pali­zas en once meses y que ni siquie­ra tie­ne tran­qui­li­dad –y por lo tan­to liber­tad- para salir a por el desa­yuno, la comi­da o la cena, a duchar­se o al eco­no­ma­to. Y esto en nom­bre de la ley y la justicia.

Ibon está ya al lími­te, ya no aguan­ta más la situa­ción de aco­so cons­tan­te, de pre­sión, sin dien­tes, sin comi­da, sin com­ple­men­tos vita­mí­ni­cos, sin poder duchar­se tran­qui­la­men­te, sin luz sufi­cien­te, sin infor­ma­ción, sin com­pa­ñía, sin cari­ño… Ayer nos comu­ni­có que de seguir así se iba a poner en huel­ga de ham­bre. Nues­tra madre le dijo que espe­ra­ra, que se arre­gla­rá, que aguan­te, que la huel­ga ham­bre le des­tro­za­ría… ¡Como si Ibon no lo supie­ra! Pero ¿qué va a hacer, cuan­do sus dere­chos más fun­da­men­ta­les se vul­ne­ran a dia­rio has­ta el pun­to de hacer­le la exis­ten­cia insufrible?

Pase lo que pase, la cul­pa ni la res­pon­sa­bi­li­dad serán suyas, sino de aque­llos que en vez de man­dar­lo a casa, han orde­na­do y per­mi­ti­do que sea ence­rra­do, dis­per­sa­do y tras­la­da­do de la enfer­me­ría de Naval­car­ne­ro a un módu­lo corrien­te en Alca­lá-Meco, es decir, de los seño­res Angel Yus­te y José Luis Cas­tro, res­pec­ti­va­men­te. El pri­me­ro, por uti­li­zar la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria como ins­tru­men­to de ven­gan­za y poner la vida de Ibon en gra­ve ries­go; y el segun­do, por per­mi­tir que su cal­va­rio se pro­lon­gue, tenien­do como tie­ne la solu­ción de este pro­ble­ma en su mano.

Ante la gra­ve­dad de la situa­ción hemos deci­di­do poner en mar­cha una nue­va cam­pa­ña de car­tas y tele­gra­mas soli­ci­tan­do que Ibon vuel­va a casa cuan­to antes.

Angel Yus­te Castillejo
Direc­ción Gene­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Penitenciarias
c) Alca­lá 38 – 40, 28014, Madrid

Jose Luis Cas­tro Antonio
Juz­ga­do de Meno­res y Vigi­lan­cia Penitenciaria
Luis Cabre­ra 9, 28002, Madrid

La direc­ción de Ibon es la siguiente:
Ibon Ipa­rra­gi­rre Burgoa
C.P. Madrid II (Meco), Ctra. Alca­lá-Meco, km. 4,5, 28805, Alca­la de Hena­res, Madrid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *