Arte y Revo­lu­ción, una con­ver­sa­ción entre Javier Mon­te­ro y Gerald Raunig

blo | 6 Respuestas

arteyrevolucionmontrerp

Arte y Revolución
Con­ver­sa­ción con Gerald Raunig
Por Javier Mon­te­ro (publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Redes Secre­tas)

I want to be a machine
Ultravox

El filó­so­fo y teó­ri­co del arte aus­tria­co Gerald Rau­nig es uno de los pen­sa­do­res con­tem­po­rá­neos más intere­san­tes y ori­gi­na­les. Inves­ti­ga temas como la crí­ti­ca de la crea­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta, la pro­duc­ción de bie­nes comu­nes, la rela­ción entre arte y acti­vis­mo polí­ti­co o la crí­ti­ca de la repre­sen­ta­ción. Es autor de tex­tos tan influ­yen­tes como ‘Art and Revo­lu­tion’, una cró­ni­ca alter­na­ti­va y no-lineal de las revo­lu­cio­nes esté­ti­co-polí­ti­cas siglo XX. La con­ver­sa­ción comien­za en torno a su nue­vo libro ‘Fac­to­ries of Know­led­ge’, recien­te­men­te publi­ca­do por el The MIT Press, del Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, para lue­go ir explo­ran­do otros terri­to­rios, tenien­do muy pre­sen­te el momen­to de efer­ves­cen­cia que esta­mos vivien­do en los últi­mos tiempos.

ARTE 1: sobre la creatividad
1. Dis­to­pia: ¿hacia el final de la creatividad?

Es muy intere­san­te la idea que sugie­res en tu libro sobre cómo la pau­la­ti­na modu­la­ción y colo­ni­za­ción de la crea­ti­vi­dad, “que afec­ta a los modos de sub­je­ti­va­ción y a las for­mas de vida (…) tie­ne el poten­cial de ago­tar­la” (pp.103 – 4). La crea­ti­vi­dad como un régi­men que pue­de lle­gar a un pun­to muer­to bajo cier­tas con­di­cio­nes polí­ti­cas es una visión dis­tó­pi­ca, al tiem­po terri­ble y fas­ci­nan­te. Tie­ne mucho ver con una idea que me vie­ne ron­da­do la cabe­za. La lla­ma­da cul­tu­ra de la tran­si­ción, aun­que no me gus­ta dema­sia­do este tér­mino, más que una serie de pro­duc­tos y autores/​marcas, se tra­ta de la pro­duc­ción de un ima­gi­na­rio que es fun­da­men­tal­men­te inca­paz de pen­sar y pen­sar­se fue­ra de sus ins­ti­tu­cio­nes, jerar­quías y reglas. Este régi­men esté­ti­co ha pro­du­ci­do autén­ti­cas dis­to­pias como la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria espa­ño­la, pai­sa­jes de pesa­di­lla de una feal­dad extre­ma que pue­de ser cali­fi­ca­da como polí­ti­ca. ¿Podrías desa­rro­llar más la idea de ese posi­ble escenario?

Gerald: Sí cla­ro. Depen­de de qué cla­se de crea­ti­vi­dad este­mos tra­tan­do. Si habla­mos de la pro­duc­ción subor­di­na­da como ocu­rre en las indus­trias crea­ti­vas, ésta podría con­ti­nuar estan­ca­da a modo de una eter­na repe­ti­ción indi­fe­ren­cia­da. La máqui­na capi­ta­lis­ta tie­ne una con­cep­ción del tiem­po basa­da en la lógi­ca lineal del pasa­do, el pre­sen­te y el futu­ro, así como en la idea teleo­ló­gi­ca de pro­gre­so como sen­ti­do últi­mo de la his­to­ria. En este sen­ti­do pode­mos lle­gar a un tiem­po sin crea­ti­vi­dad, don­de sim­ple­men­te nada ocu­rre, nada más es crea­do, tan solo una eter­na repe­ti­ción indi­fe­ren­cia­da de lo mis­mo. Pero si pen­sa­mos el pre­sen­te no como un momen­to de tran­si­ción entre el pasa­do y el futu­ro, sino como un tiem­po don­de y cuan­do las cosas se expan­den, este ‘lle­gar a ser pre­sen­te’ es un tiem­po muy espe­cí­fi­co de creatividad.

2. El ‘inte­lec­to transversal’

Los apa­ra­tos des­truc­to­res de la crea­ti­vi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes dis­ci­pli­na­rias, la apli­ca­ción de los cri­te­rios, méto­dos y valo­res de nego­cio a la sub­je­ti­vi­dad, la pre­ca­ri­za­ción total, la subor­di­na­ción de nues­tros deseos… En ‘Fac­to­ries of Know­led­ge’ tra­zas un mapa de la crea­ti­vi­dad como herra­mien­ta de con­trol de los medios de pro­duc­ción de sub­je­ti­vi­dad. El artis­ta se ha con­ver­ti­do en el mode­lo empre­sa­rial y la crea­ti­vi­dad en una pie­dra angu­lar del capi­ta­lis­mo. El resul­ta­do sería la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de vida, el ‘yo’ como mar­ca, el auto-con­trol, la auto-dis­ci­pli­na y el gobierno neo­li­be­ral del indi­vi­duo. En este régi­men, ¿cómo podría ser desa­rro­lla­da una pro­duc­ción artís­ti­ca expe­ri­men­tal, anta­go­nis­ta, des­bor­dan­te y constituyente?

Gerald: Creo que debe evi­tar­se la sepa­ra­ción de lo esté­ti­co y lo polí­ti­co. De modo que no estoy segu­ro como la pro­duc­ción artís­ti­ca en una cam­po social espe­cí­fi­co, ‘el mun­do del arte’, podría ser sal­va­je, expe­ri­men­tal o des­obe­dien­te. Si habla­mos de trans­ver­sa­li­dad, en su pro­pia defi­ni­ción está la capa­ci­dad de enra­re­cer el orden de los cam­pos socia­les. Mi pro­pues­ta sería inser­tar en los movi­mien­tos acti­vis­tas los cono­ci­mien­tos esté­ti­cos y téc­ni­cos espe­cí­fi­cos de las per­so­nas que tra­ba­jan como artis­tas. Y no hacer­lo como espe­cia­lis­tas que rea­li­zan su labor en un nicho cerra­do den­tro de com­par­ti­men­tos estan­cos, sino mez­clan­do sus sabe­res con otros com­po­nen­tes de una ‘inte­lec­to trans­ver­sal’ [‘trans­ver­sal intellect’].

En ‘Fac­to­ries of Know­led­ge’ hablas de ese ‘inte­lec­to trans­ver­sal’, “que se mue­ve a tra­vés de la dico­to­mía entre lo indi­vi­dual y lo colec­ti­vo” (p 66) como un des­bor­da­mien­to crí­ti­co de la noción del ‘Gene­ral Inte­llect’ o cono­ci­mien­to social. ¿Pue­des desa­rro­llar esta idea un poco más y las mane­ras en que pue­de ser inven­ta­do hoy en día?

Gerald: La inte­lec­tua­li­dad social es plu­ral, es maquí­ni­ca. No es la cua­li­dad vaga de una ‘inte­li­gen­cia colec­ti­va’, toman­do recur­sos de una reser­va de ‘know-how’, que sería tan iden­ti­ta­ria y cerra­da como la ima­gen de la inte­li­gen­cia del indi­vi­duo limi­ta­da por un cuer­po humano. La inte­lec­tua­li­dad social se conec­ta a la corrien­te de pen­sa­mien­to que per­mea lo indi­vi­dual y lo colectivo.

El hecho de que, como escri­be Marx, “las con­di­cio­nes pro­pias de los pro­ce­sos de vida social hayan pasa­do al con­trol del Gene­ral Inte­llect”, no tie­ne úni­ca­men­te una cua­li­dad eman­ci­pa­do­ra. Su ambi­va­len­cia con­sis­te en que, has­ta cier­to pun­to, esto se ha hecho reali­dad en el capi­ta­lis­mo cog­ni­ti­vo, no sólo como el con­trol de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de la mayo­ría de las per­so­nas, sino inclu­so tam­bién como una valo­ri­za­ción de la coope­ra­ción e inclu­so del pro­pio pen­sa­mien­to. Toni Negri, Pao­lo Virno y otros escri­to­res post-ope­ra­rios con­cep­tua­li­zan este cam­bio como el “comu­nis­mo del capi­ta­lis­mo”. El Gene­ral Inte­llect y su con­trol sobre los pro­ce­sos de vida dege­ne­ran aquí en una sumi­sión com­ple­ta del inte­lec­to y el len­gua­je, de la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción, de la ima­gi­na­ción y la invención.

El inte­lec­to que no asi­mi­la los flu­jos del cono­ci­mien­to social en una uni­dad gene­ral uni­ver­sal, el inte­lec­to que no debe nada a esta for­ma de uni­dad y no nece­si­ta des­pe­gar­se de ella, debe ser inven­ta­do como inte­lec­to trans­ver­sal. Y es trans­ver­sal por­que emer­ge al atra­ve­sar las sin­gu­la­ri­da­des del pen­sar y del hablar, fabri­can­do cono­ci­mien­to: una corrien­te maquí­ni­ca de pen­sa­mien­to que se mue­ve a tra­vés de la dico­to­mía de lo indi­vi­dual y lo colec­ti­vo, que per­mea los indi­vi­duos y los colec­ti­vos, habi­ta los espa­cios entre ellos. El inte­lec­to trans­ver­sal es afec­ta­do por corrien­tes y enjam­bres orgiás­ti­cas; soviets nóma­das de pro­duc­ción de cono­ci­mien­to que tra­zan líneas de esca­pe de los vie­jos mode­los de la van­guar­dia his­tó­ri­ca y de la universalidad. 

3. Ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les: de lo públi­co al común

Las ins­ti­tu­cio­nes artís­ti­cas públi­ca y pri­va­das han sido las pro­duc­to­ras tra­di­cio­na­les de valor esté­ti­co [valo­ri­za­ción]. En tu ensa­yo ‘Art and Revo­lu­ción’ inves­ti­gas máqui­nas com­ple­jas que desa­fían y tra­tan de sub­ver­tir esta noción, al tiem­po que están inmer­sas en la vida coti­dia­na. Las gran­des ins­ti­tu­cio­nes como los museos con­tem­po­rá­neos, fun­da­cio­nes, gale­rías, casas de subas­tas y ferias de arte toda­vía gene­ran, finan­cian, estruc­tu­ran, nego­cian y deter­mi­nan el valor de los tra­ba­jos y pro­ce­sos. Da la sen­sa­ción de que las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes tra­tan de com­ba­tir la ame­na­za de pér­di­da del mono­po­lio con la auto-refe­ren­cia del pro­ce­so de la pér­di­da del mono­po­lio, usan­do la pro­duc­ción para jus­ti­fi­car su pro­pia mediación.

¿Esta­mos vivien­do el final del mono­po­lio sobre la gene­ra­ción de valor? ¿Cómo crees que sería posi­ble revo­lu­cio­nar las ins­ti­tu­cio­nes culturales?

Gerald: Creo que es impor­tan­te que la ins­ti­tu­ción artís­ti­ca no sea con­si­de­ra­da ni como un apén­di­ce del esta­do o del mer­ca­do del arte ni como hete­ro­to­pía, es decir, algo que podría fun­cio­nar por si mis­ma inde­pen­dien­te de ambos. ¿Qué ocu­rre si es capaz de trans­for­mar el apa­ra­to del esta­do des­de su inte­rior, has­ta el extre­mo de que lle­ga a ser una poten­cial ins­ti­tu­ción del común?

La cri­sis no es sólo eco­nó­mi­ca. No solo afec­ta a los pre­su­pues­tos; en el mejor de los casos, fuer­za a la ins­ti­tu­ción a pen­sar en un fun­cio­na­mien­to dife­ren­te en el que entre en rela­ción con nue­vos agen­tes socia­les y nue­vas geo­gra­fías. Es exac­ta­men­te en esta rup­tu­ra, pro­vo­ca­da por la cri­sis de la ins­ti­tu­ción artís­ti­ca, don­de pue­de ser ima­gi­na­da una ofen­si­va que impul­se la trans­for­ma­ción de la ‘ins­ti­tu­ción públi­ca’ en la ‘ins­ti­tu­ción del común’. El pun­to es reor­ga­ni­zar los res­tos de la esfe­ra públi­ca civil y de la socie­dad con­ce­bi­da como social­de­mó­cra­ta, para trans­for­mar lo públi­co en común. En cier­ta mane­ra, esto impli­ca nada menos que inven­tar de nue­vo el esta­do. O mejor, inven­tar una nue­va una nue­va for­ma de apa­ra­to del esta­do mien­tras el vie­jo toda­vía existe.

En el cam­po del arte, es posi­ble cons­truir sobre la expe­rien­cia con­cre­ta de algu­nas ins­ti­tu­cio­nes pro­gre­sis­tas euro­peas. Mien­tras las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, a veces bajo la ban­de­ra de un ‘Nue­vo Ins­ti­tu­cio­na­lis­mo’, mina­ron las ins­ti­tu­cio­nes en los años noven­ta y pri­me­ra déca­da de este siglo, se desa­rro­lló una línea mino­ri­ta­ria de polí­ti­cas cul­tu­ra­les radi­ca­les en el cam­po de las artes visua­les, que pue­de ser aho­ra inter­pre­ta­da, en cier­ta aspec­tos, en la direc­ción del común. Habían pues­to en mar­cha expe­ri­men­tos más o menos radi­ca­les de auto-trans­for­ma­ción, a veces en el nivel del con­te­ni­do, teo­ría y dis­cur­so, a veces, tam­bién, en rela­ción a sus modos de pro­duc­ción y for­mas de orga­ni­za­ción mole­cu­la­res. Hay ejem­plos intere­san­tes, como el Shedha­lle en Zurich, que ya en los años 90 era un espa­cio de crí­ti­ca radi­cal femi­nis­ta, y aho­ra está abrién­do­se de nue­vo a múl­ti­ples luchas más allá del cam­po del arte. O pen­se­mos en algu­nos gran­des museos como el Vanab­be en Eindho­ven, pro­du­cien­do una varian­te holan­de­sa de prác­ti­cas de crí­ti­ca artís­ti­ca trans­na­cio­nal y pro­yec­tos educativos.

A pesar de la efer­ves­cen­cia polí­ti­ca que esta­mos vivi­do en los últi­mos años en el esta­do espa­ñol, toda­vía hay un pro­fun­do divor­cio entre la pro­duc­ción artís­ti­ca y esté­ti­ca, por un lado, y el acti­vis­mo polí­ti­co, por otro. Hay una caren­cia de espa­cios de encuen­tro, de refle­xio­nes com­par­ti­das y de prác­ti­cas con­ca­te­na­das. Pro­ba­ble­men­te, des­de el comien­zo de la mal lla­ma­da tran­si­ción la pro­duc­ción cul­tu­ral no ha sido sólo ni una deter­mi­na­da polí­ti­ca de ges­tión ni los pro­ce­sos de comer­cia­li­za­ción de una serie de autores/​marcas y pro­duc­tos cul­tu­ra­les de con­su­mo, sino la cons­truc­ción de un régi­men bio­po­lí­ti­co neo­li­be­ral pro­duc­tor de sub­je­ti­vi­da­des espe­cí­fi­cas y la valo­ra­ri­za­ción total de for­mas-de-vida. Como dice Félix Guat­ta­ri, así como el capi­tal es un modo de semioti­za­ción que per­mi­te tener un equi­va­len­te gene­ral para las pro­duc­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les, la cul­tu­ra es el equi­va­len­te gene­ral para las pro­duc­cio­nes de poder.

Aun­que el 15M fue, enton­ces, una bom­ba de relo­je­ría en el cen­tro de este apa­ra­to, nece­si­ta­mos gran­des dosis de ima­gi­na­ción polí­ti­ca y esté­ti­ca para desa­rro­llar nue­vos esce­na­rios de rup­tu­ra. Algu­nas ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les han tra­ta­do de abrir­se a los movi­mien­tos socia­les y plan­tear polí­ti­cas pro­gre­sis­tas, pero no han per­di­do su carác­ter, o su per­te­nen­cia, a estruc­tu­ras fuer­te­men­te jerár­qui­cas, buro­crá­ti­cas, con­tro­la­do­ras, muy ale­ja­das en su fun­cio­na­mien­to interno de lo que sería una ins­ti­tu­ción del común, del ejer­ci­cio de la demo­cra­cia direc­ta y de prác­ti­cas de ges­tión abier­ta y hori­zon­tal. Tan­to en su fun­cio­na­mien­to, como en su modo de mos­trar­se, for­man par­te de un apa­ra­to esta­tal rígi­do, con­tro­la­dor y poli­cial. Pare­ce que, a pesar de las intere­san­tes excep­cio­nes, este inten­to refor­mis­ta des­de el inte­rior del pro­pio apa­ra­to se enfren­ta a una tarea casi impo­si­ble, si no cuen­ta con la fuer­za des­bor­dan­te de otros agen­tes, y está con­de­na­da a jugar el papel de ins­ti­tu­ción social­de­mó­cra­ta, pater­na­lis­ta y co-optadora.

Gerald: Qui­zás, parez­ca des­ca­be­lla­do espe­rar que las ins­ti­tu­cio­nes artís­ti­cas re-inven­ten el esta­do. Esta expec­ta­ti­va pue­de no tener éxi­to, pero, tam­bién, hay que tener en con­si­de­ra­ción que en com­pa­ra­ción con otras ins­ti­tu­cio­nes, como las dedi­ca­das a la salud, la edu­ca­ción, la cien­cia, la inves­ti­ga­ción o el comer­cio, el cam­po del arte tie­ne cier­tas ven­ta­jas. Pre­sen­ta una extra­ña mez­cla de deman­das de auto­no­mía, ten­den­cias expe­ri­men­ta­les, expec­ta­ti­vas de posi­cio­nes crí­ti­cas y aten­ción a los temas polí­ti­cos, que hacen de ellas casos excep­cio­na­les si las com­pa­ra­mos con otras instituciones.

PARTE 2: sobre la revo­lu­ción – la okupación

4. Micro­po­lí­ti­cas ver­sus biopolíticas

Hay en ‘Fac­to­ries of Know­led­ge’ una defen­sa de la bre­ve­dad tem­po­ral de las accio­nes polí­ti­cas des­ti­tu­yen­tes, una poé­ti­ca de la trans­for­ma­ción sua­ve, gen­til, débil, micro, incon­cre­ta, “que no deman­da nada”… Fren­te a esta pos­tu­ra, es intere­san­te traer a cola­ción ejem­plos de acti­vis­mo y lucha tan intere­san­tes como el de la PAH, con deman­das muy con­cre­tas, o el desa­rro­llo su Obra Social, que libe­ra edi­fi­cios de vivien­das vacías en manos de los ban­cos, para alo­jar per­so­nas desahu­cia­das o sen­ci­lla­men­te sin casa. Así como la evo­lu­ción del acti­vis­mo en los últi­mos años, capaz de apo­de­rar­se y des­bor­dar iden­ti­da­des fuer­tes, sin caer en vie­jos mode­los representativos.

Estos años de radi­ca­li­za­ción de las estra­te­gias neo­li­be­ra­les, vio­len­cia sis­te­má­ti­ca gene­ra­li­za­da, con­trol mediá­ti­co y robo de los bie­nes públi­cos y comu­nes, lo que se ha lla­ma­do la ‘cri­sis’, pare­ce que han mos­tra­do que el mode­lo de trans­for­ma­cio­nes micro-polí­ti­cas, desa­rro­lla­do con el 15M, no era sufi­cien­te. Y se ha vis­to empu­ja­do hacia un enfren­ta­mien­to gene­ral por la super­vi­ven­cia de las for­mas-de-vida, al tiem­po que, el régi­men espa­ñol, naci­do des­pués de la muer­te de Fran­co, se encuen­tra en un esta­do de cri­sis terminal.

Hay un cam­bio de para­dig­ma en el inten­to de com­bi­nar prác­ti­cas no- repre­sen­ta­ti­vas y repre­sen­ta­ti­vas, for­mas reno­va­das de dete­rri­to­ria­li­za­ción y rete­rri­to­ria­li­za­ción. Se están pro­du­cien­do ini­cia­ti­vas sor­pren­den­tes que bus­can des­bor­dar la dico­to­mía entre ins­ti­tu­cio­nes y polí­ti­cas hori­zon­ta­les comu­nes, narra­ti­vas fuer­tes y obli­cuas micro-narra­ti­vas, macro y micro-polí­ti­cas. El obje­ti­vo es hacer fren­te e inclu­so tomar los apa­ra­tos del esta­do para demo­cra­ti­zar­los de mane­ra radi­cal. Nume­ro­sos ejem­plos intere­san­tes pro­li­fe­ran por todas par­tes. Las CUP, un movi­mien­to muni­ci­pa­lis­ta pre­sen­te aho­ra en el Par­la­men­to Cata­lán, mez­cla la demo­cra­cia direc­ta y polí­ti­cas de cor­te repre­sen­ta­ti­vo con con­si­de­ra­ble agu­de­za. Otro caso es el Guan­ya­rem Bar­ce­lo­na, en el que está direc­ta­men­te impli­ca­da Ada Colau, quien fue­ra por­ta­voz de la PAH, que está tra­ba­jan­do jun­to a otros muchos acti­vis­tas, par­ti­dos polí­ti­cos, colec­ti­vos y ciu­da­da­nos en la cons­truc­ción de una amplia ini­cia­ti­va para tomar el ayun­ta­mien­to de esta ciu­dad. Una ini­cia­ti­va que está en mar­cha en otras muchas ciu­da­des. Pode­mos, una espe­cia de par­ti­do polí­ti­co de nue­vo for­ma­to en cons­truc­ción abier­ta, es otro caso intere­san­te. Todos estos ejem­plos com­par­ten fuer­tes cone­xio­nes con el suje­to polí­ti­co sur­gi­do del 15M.
El régi­men espa­ñol, des­de sus medios de pro­pa­gan­da a sus cla­ses diri­gen­tes y par­ti­dos polí­ti­cos, pare­ce ate­rro­ri­za­do ante la fuer­za de estos movi­mien­tos, que han per­mea­do gran­des estra­tos de la socie­dad. Es muy intere­san­te cons­ta­tar que ni siquie­ra dis­po­ne de las herra­mien­tas para poder enten­der estos nue­vos suje­tos polí­ti­cos. Su úni­ca res­pues­ta es repre­sión y censura.

¿Estos esce­na­rios de rup­tu­ra no con­tra­di­cen de mane­ra cla­ra tu idea de las sua­ves, pla­nea­do­ras, gen­ti­les y bre­ves con­ca­te­na­cio­nes accio­nes polí­ti­cas destituyentes?

Gerald: Conoz­co y he expe­ri­men­ta­do algu­nos de los desa­rro­llos posi­ti­vos post-15M. Para mí son ejem­plos de una inci­pien­te revo­lu­ción mole­cu­lar. Uno de los aspec­tos más exci­tan­tes es una nue­va prác­ti­ca de ‘inclu­sión radi­cal’, que de nin­gu­na mane­ra se tra­ta de la repe­ti­ción de un absur­do sue­ño hip­pie, ni una pro­yec­ción román­ti­ca de la sus­pen­sión de las barre­ras de cla­se y las fron­te­ras nacio­na­les, ni la fan­ta­sía de una fra­ter­ni­za­ción sin dolor. La inclu­sión radi­cal sig­ni­fi­ca la poten­cia­li­dad de la aper­tu­ra del pro­pio terri­to­rio exis­ten­cial, un terri­to­rio fun­da­men­tal­men­te inclu­si­vo sin puer­tas ni umbra­les, un modo de rete­rri­to­ria­li­za­ción del espa­cio y el tiempo.

Lo que da for­ma a los modos de acción de los indig­na­dos no es sólo apli­ca­ble al espa­cio, sino a la reapro­pia­ción del tiem­po. Se toman su tiem­po para rea­li­zar lar­gas y pacien­tes dis­cu­sio­nes asam­blea­rias, para per­ma­ne­cer en el lugar que ocu­pan y desa­rro­llar día-a-día una nue­va coti­dia­nei­dad. No es una esca­pa­da, ni un des­en­ten­der­se del mun­do, no es un fue­ra-del-tiem­po, sino una bre­cha en el régi­men de subor­di­na­ción tem­po­ral. No es una lucha por una mera reduc­ción de la jor­na­da labo­ral, sino un nue­va con­cep­ción del tiempo.

En el capi­ta­lis­mo maquí­ni­co la apues­ta es la apro­pia­ción total del tiem­po. En medio de las angus­tias de la vida pre­ca­ria, un exce­den­te es inven­ta­do, el deseo de no ser co-opta­do. Los acti­vis­tas pre­ca­rios, orga­ni­za­do­res e, inclu­so, los nue­vos coor­di­na­do­res de los par­ti­dos y movi­mien­tos socia­les que men­cio­nas apli­can, enton­ces, dife­ren­tes rela­cio­nes temporales.

En vez de acep­tar las narra­cio­nes de la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria (y de su his­to­rio­gra­fía estruc­tu­ra­do­ra) como el úni­co camino posi­ble y repro­du­cir­lo has­ta la infi­ni­dad, hay una nece­si­dad de inven­tar, de inno­var y mul­ti­pli­car­las prác­ti­cas y narra­ti­vas revo­lu­cio­na­rias. Enton­ces el ‘úni­co gran even­to’ revo­lu­cio­na­rio se con­vier­te en una cade­na sin final de prác­ti­cas ins­ti­tu­yen­tes, la inven­ción de una siem­pre reno­va­ble ins­ti­tu­ción mons­truo­sa: la ins­ti­tu­ción del común.

5. La ocu­pa­ción como inven­ción de una nue­va institución

Vuel­vo al tema de la sua­vi­dad y bre­ve­dad de las accio­nes revo­lu­cio­na­rias. Cito del libro ‘Art and Revo­lu­tion’, las “tran­si­cio­nes, super­po­si­cio­nes y con­ca­te­na­cio­nes de arte y revo­lu­ción lle­gan a ser posi­bles por un espa­cio limi­ta­do de tiem­po” (p. 18). Pien­so en rela­tos como el docu­men­tal ‘The Spi­rit of 45’ de Ken Loach sobre la crea­ción del esta­do del bien­es­tar y el papel que jugó el gobierno del Par­ti­do Labo­ris­ta, tan dife­ren­te del actual, por cier­to, en el apa­ra­to del estado.

Se me ocu­rren varias cues­tio­nes: ¿Deben las luchas por una pro­fun­da trans­for­ma­ción de las con­di­cio­nes de vida ser por un bre­ve perio­do de tiem­po y ocu­rrir fue­ra del apa­ra­to del esta­do, como comen­tas en tu libro? ¿Por qué este mode­lo de sua­ves ope­ra­cio­nes no podría ser fácil­men­te co-opta­do y como­di­fi­ca­do por el mer­ca­do? ¿Pue­de un nue­vo poder cons­ti­tu­yen­te durar el tiem­po sufi­cien­te para desa­rro­llar nue­vas for­ma­cio­nes y con­di­cio­nes de vida?

Gerald: Por supues­to, no pode­mos con­ten­tar­nos con pie­zas limi­ta­das de tiem­po, tene­mos que pen­sar en trans­for­ma­cio­nes per­sis­ten­tes. Per­ma­nez­ca­mos en el cam­po del arte. En los últi­mos 50 años muchos movi­mien­tos de ocu­pa­ción inclu­ye­ron acto­res del cam­po artís­ti­co, des­de las ocu­pa­cio­nes socio-cul­tu­ra­les de los 70 a los squats polí­ti­cos de la auto­no­mía ita­lia­na en los 80 o las dife­ren­tes gene­ra­cio­nes de cen­tros socia­les que se han suce­di­do has­ta aho­ra. En el año 2011, duran­te las revo­lu­cio­nes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be y el movi­mien­to 15M, emer­gió una nue­va ola de ocu­pa­cio­nes en Ita­lia en el cam­po de las artes escé­ni­cas, que con­ti­núa has­ta hoy. Muchos tea­tros y espa­cios cul­tu­ra­les han sido ocu­pa­dos en Ita­lia, des­de Milán a Palermo.

Todas estas prác­ti­cas están influen­cia­das por la ocu­pa­ción del Tea­tro Valle, el tea­tro más anti­guo de Roma, fun­da­do en 1727 y ame­na­za­do de pri­va­ti­za­ción. Fue ocu­pa­do por acto­res, direc­to­res, músi­cos y otros tra­ba­ja­do­res cul­tu­ra­les en Junio de 2011, pre­ci­sa­men­te el día que tuvo lugar en Ita­lia el refe­rén­dum sobre el agua, en el que se decla­ró un bien común. Renom­bra­ron el espa­cio como Tea­tro Valle Ocu­pa­to y fue decla­ra­do tam­bién un bien común. Había una cone­xión direc­ta entre ambos acon­te­ci­mien­tos que sig­ni­fi­ca­ban el retorno de los dos sig­ni­fi­ca­dos del común: el pri­mer aspec­to, el mate­rial, el com­po­nen­te ‘natu­ral’, repre­sen­ta­do por el agua, fue conec­ta­do al bien inma­te­rial de la pro­duc­ción cultural.
Las máqui­nas socia­les y las máqui­nas-cor­po­ra­les de los acto­res, músi­cos, direc­to­res, téc­ni­cos y otros tra­ba­ja­do­res cul­tu­ra­les han rete­rri­to­ria­li­za­do la vida coti­dia­na tra­di­cio­nal de un tea­tro y han fabri­ca­do un nue­vo terri­to­rio. Por supues­to que esta ocu­pa­ción está basa­da en la pro­fun­da cri­sis labo­ral y en la pre­ca­ri­za­ción de la cul­tu­ra, así como en la corrup­ción de las pro­duc­cio­nes tea­tra­les clá­si­cas y de sus for­mas de con­su­mo. Pero sería dema­sia­do limi­ta­do con­cep­tua­li­zar al Tea­tro Valle Occu­pa­to como sólo otro signo de pro­tes­ta del mun­do teatral.

Sin duda, es una expe­rien­cia fas­ci­nan­te que mere­ce la pena ana­li­zar en deta­lle. Ese mis­mo año, unos meses des­pués del des­alo­jo de la acam­pa­da del 15M en Madrid, tras la gigan­tes­ca mani­fes­ta­ción del 15O, se ocu­pó el Hotel Madrid muy cer­ca de la pro­pia puer­ta del Sol. Tras des­cu­brir que exis­tía en su inte­rior una puer­ta que conec­ta­ba direc­ta­men­te con el Tea­tro Albe­niz, un tea­tro his­tó­ri­co cerra­do des­de hacía años que esta­ba ame­na­za­do con con­ver­tir­lo en el enési­mo cen­tro comer­cial de la ciu­dad, se plan­teó duran­te unas sema­nas su ocu­pa­ción. Se orga­ni­za­ron nume­ro­sas asam­bleas de enor­me inten­si­dad en las que par­ti­ci­pa­ron acti­vis­tas del 15M y un amplio espec­tro de tra­ba­ja­do­res del mun­do de la cul­tu­ra. El obje­ti­vo era libe­rar­lo para que se con­vir­tie­ra en el pri­mer tea­tro de la ciu­dad en manos del común con modos de pro­duc­ción cul­tu­ral acor­de a ello. Apa­re­ció, enton­ces, una Fun­da­ción dedi­ca­da a la supues­ta defen­sa del edi­fi­co, que boi­co­teó de mane­ra drás­ti­ca su libe­ra­ción. Fren­te a la idea de con­ver­tir­lo en un espa­cio del común que era el eje del tra­ba­jo de la asam­blea, ésta pre­ten­día seguir un pro­ce­so judi­cial, que toda­vía con­ti­núa, con el pro­pó­si­to de con­ver­tir­lo en un tea­tro públi­co al uso, diri­gi­do por los esta­men­tos polí­ti­cos repre­sen­ta­ti­vos del régi­men. Comen­zó un intere­san­te deba­te, sobre qué tipo de tea­tro debía ser y qué cla­se de pro­duc­ción escé­ni­ca podría rea­li­zar, que se aca­bó per­dien­do. Al final el tea­tro ha ter­mi­na­do en manos de la enti­dad ban­ca­ria Kutxa­bank, noto­ria por su vora­ci­dad espe­cu­la­do­ra, y con­ti­núa toda­vía cerra­do. Fue una expe­rien­cia al tiem­po frus­tran­te, inten­sa y, como decía, sin­to­má­ti­ca. Una con­clu­sión que se pudo extraer es que la bre­cha entre el mun­do de la pro­duc­ción cul­tu­ral y el del acti­vis­mo polí­ti­co era, y en gran medi­da sigue sien­do, dema­sia­do gran­de y no se dis­po­nían ni de herra­mien­tas ni de expe­rien­cias comu­nes para un desa­fío de ese tipo. En bue­na medi­da, ahí nace el pro­yec­to escé­ni­co ‘El Tea­tro de Acción Vio­len­ta pre­sen­ta El Ruí­do y la Furia’, que pre­sen­ta­mos unos meses más tarde.

¿Pue­des ampliar la refle­xión sobre la expe­rien­cia del Tea­tro Valle Occupato?

Gerald: Como en todos los casos del movi­mien­to de ocu­pa­ción ita­liano en 2011 y en el que comen­tas en Madrid, la toma del espa­cio está conec­ta­da con cues­tio­nes de asam­blea­ris­mo, así como del lugar y el tiem­po de rete­rri­to­ria­li­za­ción. Como decía­mos en el caso de los indig­na­dos, los ocu­pan­tes se toma­ron muy en serio tan­to el espa­cio como el tiem­po que esta­ble­cen, tomán­do­se su tiem­po para lar­gas y pacien­tes dis­cu­sio­nes y, tam­bién, para estar en el lugar, desa­rro­llan­do cada día nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción y pro­duc­ción. En este sen­ti­do, la ocu­pa­ción es una huel­ga. El tea­tro no es sólo un sím­bo­lo, un espa­cio pri­vi­le­gia­do de repre­sen­ta­ción, sino un lugar de orga­ni­za­ción no-repre­sen­ta­ti­va, de inclu­sión radi­cal, molecular.

La idea del tea­tro como un bien común no es la expre­sión colo­ris­ta de un gru­po de nue­vos hip­pies den­tro del mar­co de las indus­trias crea­ti­vas. Está estre­cha­men­te conec­ta­da con la inven­ción social y jurí­di­ca de una ins­ti­tu­ción del común. En este sen­ti­do, se tra­ba­jó en con­cien­cia para esta­ble­cer una nue­va estruc­tu­ra legal como ‘Fon­da­zio­nes Tea­tro Valle bene comu­ne’. En su ‘codex’ polí­ti­co lo decla­ra­ron como una ins­ti­tu­ción basa­da en la auto-orga­ni­za­ción y el con­sen­so, en nue­vas for­mas de segu­ri­dad social acor­des a la dis­con­ti­nui­dad del tra­ba­jo crea­ti­vo, en un mode­lo eco­nó­mi­co anti-pri­va­ti­za­ción y, final­men­te, en el enten­di­mien­to de la pro­pie­dad inte­lec­tual como rique­za social. De este modo, los pro­ta­go­nis­tas trans­cen­die­ron la lógi­ca mera­men­te legal. El obje­ti­vo no era com­ple­tar una cons­ti­tu­ción aca­ba­da y esta­ble, sino lan­zar un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, una huel­ga mole­cu­lar en bus­ca del común-ismo [com­mo­nism]. Las incon­ta­bles asam­bleas, pro­yec­tos trans­ver­sa­les y expe­ri­men­tos éti­co-esté­ti­cos no bus­ca­ban ser estan­di­za­dos y tro­cea­dos por la estruc­tu­ra legal de una nue­va fun­da­ción, sino que los pro­ce­di­mien­tos del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te fue­ron pro­du­cien­do el común como auto-orga­ni­za­ción y aprendizaje.

En este sen­ti­do los esta­tu­tos de fun­da­ción pue­den sólo ser­vir como com­po­nen­tes de un ‘lle­gar a ser’ común. Ocu­par una ins­ti­tu­ción no sig­ni­fi­ca tomar las vie­jas ins­ti­tu­cio­nes y dar­les nue­vas reglas, sino trans­for­mar y re-inven­tar sus pro­pia naturaleza.

La expe­rien­cia del Tea­tro Valle Occu­pa­to ter­mi­nó, por el momen­to, el 11 de Agos­to pasa­do, tras la ame­na­za de des­alo­jo del ayun­ta­mien­to romano, gober­na­do por el social­de­mó­cra­ta Par­ti­to Demo­cra­ti­co. Se deci­dió, enton­ces, no resis­tir, sino espe­rar a nego­ciar una futu­ra ges­tión del espa­cio. David Har­vey, Sla­voj Zizek o el juris­ta ita­liano Ste­fano Rodo­tà esta­ban entre los fir­man­tes del mani­fies­to de apo­yo: ‘La expe­rien­cia ita­lia­na, naci­da en el 2011, es el ejem­plo de cómo se trans­for­ma un pres­ti­gio­so tea­tro en un bien común’.

Aquí ter­mi­na por el momen­to la con­ver­sa­ción con Gerald Rau­nig, mien­tras algu­nas de las ideas toman cuer­po propio…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *