Entre­vis­ta en Cuba de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano al Coman­dan­te de las FARC-EP, Iván Már­quez: “Que nadie ten­ga dudas: nues­tro pro­pó­si­to es el socia­lis­mo”

FARC1

por Car­los Azná­rez (des­de La Haba­na, Cuba),Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 25 febre­ro 2015.- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano dia­lo­gó, a fines de febre­ro, en La Haba­na con el Coman­dan­te de las FARC-EP, Iván Már­quez, quien a su vez pre­si­de la Dele­ga­ción gue­rri­lle­ra en la Mesa de Nego­cia­cio­nes con el gobierno colom­biano.

El jefe insur­gen­te dio un amplio pano­ra­ma sobre el momen­to por el que pasan las con­ver­sa­cio­nes de paz e insis­tió en la nece­si­dad de avan­zar hacia una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

farc3

-A más de un año y medio de haber comen­za­do las nego­cia­cio­nes de paz, cuál es su balan­ce sobre cuán­to se ha avan­za­do y cuán­to fal­ta de con­cre­tar en la estra­te­gia que uste­des se plan­tea­ron en este ámbi­to?

-Creo que hemos avan­za­do de mane­ra sufi­cien­te. Ya tene­mos en nues­tro poder las par­tes, tres acuer­dos par­cia­les: uno, sobre tie­rras, otro sobre par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, y un tema muy com­ple­jo refe­ri­do al uso de dro­gas ilí­ci­tas. Sobre todo esto han que­da­do para un abor­da­je pos­te­rior, 28 sal­ve­da­des, todas ellas de mucha impor­tan­cia.

-Nos pue­de dar un ejem­plo de estos temas pen­dien­tes?

-Está el pro­ble­ma del lati­fun­dio, que el gobierno colom­biano no ha que­ri­do tocar, por­que según su argu­men­ta­ción, pien­sa que una medi­da de esta natu­ra­le­za podría des­per­tar de nue­vo los demo­nios del para­mi­li­ta­ris­mo. Y tam­bién una resis­ten­cia del gobierno a acep­tar una pro­pues­ta nues­tra de poner­le un lími­te a la extran­je­ri­za­ción de la tie­rra. Otro aspec­to nodal es el que tie­ne que ver con la explo­ta­ción mine­ro-ener­gé­ti­ca y su impac­to socio-ambien­tal.

Por nues­tra par­te hace­mos todo lo posi­ble para que estas sal­ve­da­des sin resol­ver no sean arro­ja­das al incen­dio del olvi­do como pare­ce pre­ten­der el gobierno. Entre los pun­tos polí­ti­cos pen­dien­tes, está la expan­sión de la demo­cra­cia para la paz. En ese sen­ti­do, insis­ti­mos en que es nece­sa­rio que el Esta­do deje defi­ni­ti­va­men­te atrás la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal, la con­cep­ción del enemi­go interno y resuel­va de una vez por todas el fenó­meno del para­mi­li­ta­ris­mo. Que nadie en Colom­bia sea per­se­gui­do por sus ideas, y mucho menos ase­si­na­do. Estos son temas fun­da­men­ta­les para dar pasos hacia la Colom­bia del futu­ro. Ade­más es nece­sa­rio ade­lan­tar refor­mas estruc­tu­ra­les como la polí­ti­ca del sis­te­ma elec­to­ral y una que recla­ma todo el país: la refor­ma del sis­te­ma judi­cial, corrup­to, total­men­te depen­dien­te. Noso­tros pen­sa­mos que todo esto es posi­ble a tra­vés de una Cons­ti­tu­yen­te.

-Es total­men­te cier­to que los avan­ces que usted deta­lla se han pro­du­ci­do, pero tam­bién es ver­dad que en el terri­to­rio colom­biano no se tras­la­da gran par­te de lo que en la Mesa se acuer­da. ¿Cuál es la opi­nión de las FARC-EP fren­te a esta reali­dad?

-Lo vemos como una gran incohe­ren­cia entre la retó­ri­ca del gobierno y lo que ocu­rre en la reali­dad. Para sumar un poco en torno a las difi­cul­ta­des, el gobierno está para­le­la­men­te legis­lan­do para rever­sar cosas que ya han sido apro­ba­das en la Mesa.

-Por ejem­plo?

-Hay un pro­yec­to de ley sobre bal­díos, que en lugar de pro­te­ger a los cam­pe­si­nos sin tie­rra bus­ca pro­te­ger al capi­tal finan­cie­ro. A la vez, esta­mos pre­sen­tan­do una pro­tes­ta enér­gi­ca en la Mesa, por­que cómo es posi­ble que se siga ase­si­nan­do a defen­so­res de los dere­chos huma­nos, o que se siga revic­ti­mi­zan­do a las víc­ti­mas. Ha ocu­rri­do que muchas ce estas per­so­nas que lle­ga­ron a La Haba­na para plan­tear­nos que debe­mos hacer todo lo posi­ble por ase­gu­rar la paz, lue­go, al vol­ver a Colom­bia han sido repri­mi­das, per­se­gui­das, ame­na­za­das. Por eso insis­ti­mos en pedir cohe­ren­cia y serie­dad al gobierno, por­que cuan­do se está hablan­do de paz, estos hechos no se pue­den jus­ti­fi­car.

-Recien­te­men­te el gobierno nor­te­ame­ri­cano con­fir­mó que uno de sus hom­bres, Ber­nard Aron­son, actua­rá como su repre­sen­tan­te en el pro­ce­so de paz en Colom­bia. ¿Qué opi­nan de esta incor­po­ra­ción?

-Lo vemos satis­fac­to­ria­men­te por­que como ya es sabi­do, los Esta­dos Uni­dos tie­nen un peso muy fuer­te en lo polí­ti­co, en lo social, lo eco­nó­mi­co y lo mili­tar de la reali­dad colom­bia­na. Ellos tie­nen una par­ti­ci­pa­ción muy gran­de en el finan­cia­mien­to de la gue­rra, en el sumi­nis­tro de equi­pos béli­cos y tec­no­lo­gía de pun­ta a las Fuer­zas Arma­das ofi­cia­les.

A noso­tros nos pare­ce bien que los EEUU se apar­ten un poco de esta situa­ción que los ha colo­ca­do en impul­so­res de la gue­rra y la dis­cor­dia, y que más bien pon­gan toda su esfuer­zo en ayu­dar­nos a los colom­bia­nos a encon­trar la recon­ci­lia­ción.

-Sobre el tema del alto el fue­go: ¿cuá­les son a su enten­der las razo­nes por la que el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos no cede a la pro­pues­ta hecha por las FARC de ins­ta­lar un cese del fue­go bila­te­ral?

-Fran­ca­men­te no es enten­di­ble ese argu­men­to de que una tre­gua sería apro­ve­cha­da polí­ti­ca y mili­tar­men­te por la gue­rri­lla para for­ta­le­cer­se. No tie­ne nin­gún asi­de­ro. Ade­más, el cese el fue­go, por aho­ra uni­la­te­ral, cum­pli­do por noso­tros, tie­ne un sen­ti­do huma­ni­ta­rio. Pen­sa­mos que mien­tras esta­mos dia­lo­gan­do no tie­ne sen­ti­do seguir dis­pa­rán­do­nos, matán­do­nos, y que es nece­sa­rio gene­rar un ambien­te pro­pi­cio para las con­ver­sa­cio­nes. Lamen­ta­ble­men­te no hemos encon­tra­do una res­pues­ta simi­lar por par­te del señor Pre­si­den­te. Deci­mos que aquí el gobierno se está com­por­tan­do de una mane­ra equi­vo­ca­da y que debie­ra hacer pre­va­le­cer el prin­ci­pio de favo­ra­bi­li­dad hacia la pobla­ción civil, que sig­ni­fi­que una sus­pen­sión de las accio­nes mili­ta­res. Y has­ta deci­mos que con esta acti­tud están vio­lan­do los Pro­to­co­los de Gine­bra en su más amplia exten­sión, por­que de lo que se tra­ta es de evi­tar nue­vas vic­ti­mi­za­cio­nes.

De todas mane­ras, creo que San­tos está entran­do en razo­nes ya que le ha dado ins­truc­cio­nes a sus gene­ra­les y ofi­cia­les que van a hacer par­te de la sub­co­mi­sión téc­ni­ca que se ocu­pa­rá del asun­to del cese del fue­go, que bus­quen la mane­ra de lle­gar rápi­da­men­te a ese obje­ti­vo.

farc2

-Según uste­des, ¿el Pre­si­den­te San­tos tie­ne total con­trol sobre las fuer­zas mili­ta­res ofi­cia­les, o hay dife­ren­cias en ese terreno?

-Hay que reco­no­cer que en gene­ral se obser­va subor­di­na­ción de las FFAA hacia el Pre­si­den­te, pero al mis­mo tiem­po una fuer­te influen­cia nega­ti­va por par­te de la dere­cha extre­ma que lide­ra Álva­ro Uri­be Vélez. Nos ima­gi­na­mos que ese asun­to debe­ría estar resol­vién­do­se.

-¿Cuál es su ver­sión de lo ocu­rri­do con el gene­ral Alza­te, que fue­ra rete­ni­do y lue­go libe­ra­do por las FARC?

-Lo que el gene­ral Alza­te es lo que real­men­te ocu­rrió. Noso­tros cree­mos en su pala­bra, no es que estu­vie­ra rea­li­za­do cosas “non sanc­tas” en el río Atra­to. Hay un gru­po de nue­vos ofi­cia­les que quie­ren actuar un poco más favo­re­cien­do a las comu­ni­da­des con accio­nes cívi­co-mili­ta­res para tra­tar de recu­pe­rar la con­fian­za per­di­da. Es lógi­co que la pobla­ción des­con­fía, como el mis­mo Alza­te reco­no­ció, y por ello se invo­lu­cran en este tipo de accio­nes socia­les en una región tan olvi­da­da como es el Cho­có, que no tie­ne ener­gía, ni ser­vi­cio de agua ni de alcan­ta­ri­lla­do, y mucho menos carre­te­ras.

En una de esas sali­das que hizo de Quib­dó, de su fuer­te mili­tar, es posi­ble que el gene­ral haya des­cui­da­do un poco su segu­ri­dad y lle­gó a un sitio don­de esta­ban las FARC. Como él es el jefe de una fuer­za de tareas que se ha dedi­ca­do a per­se­guir y bom­bar­dear a la gue­rri­lla, enton­ces fue que se lo retu­vo y tuvo que mar­char en con­di­ción de pri­sio­ne­ro.

-Por ser quien era y el car­go que osten­ta­ba Alza­te, la gue­rri­lla no dudó en nin­gún momen­to en nego­ciar su libe­ra­ción, por ejem­plo a cam­bio de pre­sos polí­ti­cos?

-El gobierno se movió rápi­da­men­te para abo­gar por él, y recu­rrió a los paí­ses garan­tes del pro­ce­so (Cuba y Norue­ga). Des­de lue­go noso­tros esta­mos en una total dis­po­si­ción a gene­rar con­di­cio­nes favo­ra­bles al pro­ce­so, y por eso toma­mos la deci­sión de libe­rar a este gene­ral, hacién­do­le notar al gobierno que hay una situa­ción bas­tan­te repro­cha­ble al inte­rior de las cár­ce­les colom­bia­nas con los pre­sos polí­ti­cos y los pri­sio­ne­ros de gue­rra. Se los man­tie­ne en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas de haci­na­mien­to y vio­la­ción de sus dere­chos, y noso­tros qui­sié­ra­mos que esos casos se visi­bi­li­za­ran.

-¿Hubo algu­na res­pues­ta a esos reque­ri­mien­tos?

– Al gobierno se le ha meti­do en la cabe­za la fic­ción de que no exis­ten pre­sos polí­ti­cos en Colom­bia, pero las cár­ce­les están lle­nas de diri­gen­tes popu­la­res acu­sa­dos, la mayo­ría de ellos, de terro­ris­mo. En Colom­bia pare­ce que no hubie­ra otra acu­sa­ción dis­tin­ta para poder debi­li­tar el empu­je y la fuer­za del movi­mien­to social y polí­ti­co.

-Vol­vien­do al Pre­si­den­te San­tos, él ha dicho reite­ra­da­men­te que es nece­sa­rio apu­rar las nego­cia­cio­nes de paz. ¿Cuá­les son los tiem­pos de las FARC para ese come­ti­do?

-Efec­ti­va­men­te se le nota un poco apu­ra­do, pero no se pue­de decir que el pro­ce­so no avan­za por nues­tro queha­cer. Hemos colo­ca­do sobre la Mesa toda una cons­te­la­ción de pro­pues­tas sobre los temas agra­rio, dro­gas, par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y víc­ti­mas. Estas son pro­pues­tas míni­mas y están con­ce­bi­das para lograr la apro­xi­ma­ción de las par­tes, pero al gobierno le pare­cen revo­lu­cio­na­rias y radi­ca­les. Sin embar­go, muchas de ellas son man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les y es un deber del gobierno apli­car­las. Noso­tros que­re­mos que esta situa­ción cam­bie y no se obs­tru­ya la posi­bi­li­dad de redac­tar acuer­dos.

-Hay otro tema álgi­do que es el de la Jus­ti­cia, que en voz del gobierno se refie­re a que la gue­rri­lla “pague por los hechos delic­ti­vos come­ti­dos”. O la anda­na­da de epí­te­tos des­car­ga­da por el uri­bis­mo que los acu­sa de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad.

-El gobierno no debe con­fun­dir el pro­ce­so de paz en La Haba­na con un pro­ce­so jurí­di­co. Al con­flic­to colom­biano hay que bus­car­le solu­cio­nes polí­ti­cas. Noso­tros des­co­no­ce­mos el mar­co jurí­di­co y la jus­ti­cia tran­si­cio­nal que el gobierno ha tra­ta­do de sacar ade­lan­te ante las Cor­tes y ante el mis­mo Con­gre­so de la Repú­bli­ca. De esta mane­ra se está vio­lan­do el acuer­do gene­ral de La Haba­na, que ha colo­ca­do a las dos par­tes en un mis­mo plano de igual­dad, por lo tan­to embar­car­se en aven­tu­ras de sacar ade­lan­te un mar­co jurí­di­co no con­ve­ni­do no tie­ne posi­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia. El gobierno lo que hace es sem­brar male­za jurí­di­ca para con­cluir en que los coman­dan­tes gue­rri­lle­ros ter­mi­nen tras las rejas. Noso­tros deci­mos que no hemos veni­do a La Haba­na para que nos pon­gan pre­sos. Sí hemos veni­do a bus­car solu­cio­nes polí­ti­cas, diplo­má­ti­cas, al con­flic­to colom­biano. Aho­ra nos dicen que es impo­si­ble eva­dir el super poder de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, pero esa Cor­te no cono­ce la his­to­ria del con­flic­to colom­biano, ni siquie­ra sabe lo que somos los lati­no­ame­ri­ca­nos. Por eso es que noso­tros esta­mos invo­can­do una doc­tri­na que se lla­ma el “Mar­gen nacio­nal de inter­pre­ta­ción” que pre­vé esto que estoy dicien­do.

-El gobierno insis­te en que los res­pon­sa­bles de situa­cio­nes vio­len­tas debe­rán res­pon­der por sus hechos.

-Cla­ro, noso­tros sabe­mos que hay res­pon­sa­bles pero de allí hacer creer a la opi­nión públi­ca que la gue­rri­lla es la máxi­ma res­pon­sa­ble, es des­co­no­cer que esta­mos hacien­do uso de un dere­cho uni­ver­sal al alza­mien­to arma­do con­tra regí­me­nes injus­tos y opro­bio­sos, que somos una res­pues­ta a una vio­len­cia que vie­ne des­de el poder, y eso está per­fec­ta­men­te demos­tra­do. Aca­ba de ser entre­ga­do a la Mesa el infor­me de la Comi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus víc­ti­mas, que pre­sen­ta una visión dis­tin­ta a la que esta­ba mane­jan­do el Esta­do. Un rela­to que repo­se en el fon­do de la ver­dad para zan­jar tan­tas des­ave­nen­cias.

Este asun­to de los máxi­mos res­pon­sa­bles tam­bién lo hemos veni­do tra­tan­do en la Mesa de nego­cia­cio­nes. Por ejem­plo, a los mili­ta­res que están fren­te a noso­tros, el gene­ral Mora Ran­gel y el gene­ral Naran­jo le hemos dicho que para las FARC, este tema tras­cien­de a las coman­dan­cias de las dis­tin­tas fuer­zas, toca el Pala­cio de Nari­ño que es don­de están los deter­mi­na­do­res, auto­res detrás del autor. Tam­bién son res­pon­sa­bles los pre­si­den­tes, los minis­tros, los par­ti­dos polí­ti­cos, los terra­te­nien­tes que se apro­pian de tie­rras a san­gre y fue­go, a tra­vés del para­mi­li­ta­ris­mo. O los seño­res empre­sa­rios, por ejem­plo los bana­ne­ros como la Chi­qui­ta Brands o la Drum­mond que están finan­cian­do a gru­pos de para­mi­li­ta­res, o sec­to­res de la agro­in­dus­tria que se han apo­de­ra­do de tie­rras que per­te­ne­cían a cam­pe­si­nos. Es bien sabi­do que en Colom­bia hay des­pla­za­mien­to for­zo­so de cam­pe­si­nos que se apro­xi­ma a los 6 millo­nes. Res­pon­sa­bles son los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, la Igle­sia, el sec­tor finan­cie­ro, invo­lu­cra­do en el lava­do de acti­vos del dine­ro pro­ve­nien­te del nar­co­trá­fi­co. Noso­tros le hemos dicho al gobierno: per­si­gan a estos que son los que pro­mue­ven la acti­vi­dad del nar­co­trá­fi­co. No con­cen­tren la acción puni­ti­va en el esla­bón más débil de la cade­na que son los cam­pe­si­nos pobres y los con­su­mi­do­res.

Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad no es la mis­ma de quie­nes cau­sa­ron esta con­fron­ta­ción de tan­tos años. Noso­tros nos colo­ca­mos siem­pre en la ori­lla de los per­se­gui­dos. Lo nues­tro es un deli­to polí­ti­co, lo que ocu­rre es que en Colom­bia ese deli­to fue defor­ma­do. Aho­ra deci­mos que si real­men­te quie­ren que haya una solu­ción, a tra­vés del bene­fi­cio del indul­to o la amnis­tía, se tie­ne que rever­sar el deli­to polí­ti­co a su esta­do natu­ral. ¿De qué mane­ra?. Inclu­yen­do las actua­cio­nes de la gue­rri­lla como las que se pro­du­cen en fun­ción de la rebe­lión.

Se nos ha dicho tam­bién que para tener un mar­co de lega­li­dad en torno a los acuer­dos, y que para que ocu­rra un cese judi­cial defi­ni­ti­vo, que es nece­sa­rio que los jefes gue­rri­lle­ros vayan a la cár­cel. Pero no nos men­cio­nan a los res­pon­sa­bles del Esta­do. ¿Dón­de están los pre­si­den­tes? Lo ha dicho el ex pre­si­den­te César Gavi­ria: “las res­pon­sa­bi­li­da­des son colec­ti­vas”. Noso­tros vamos mas allá y deci­mos que el Esta­do es la máxi­ma ins­tan­cia de impu­tación. Y agre­ga­mos: para los gue­rri­lle­ros, cero cár­cel.

-Hay otro tema muy con­tro­ver­ti­do y que tie­ne que ver con la deja­ción de las armas. ¿En que momen­to se dis­cu­te con­cre­ta­men­te ese pun­to?

-Noso­tros hemos hecho un plan­tea­mien­to que espe­ra­mos sea res­pon­di­do de mane­ra posi­ti­va por la con­tra­par­te. Enten­de­mos como deja­ción de las armas, su no uti­li­za­ción en polí­ti­ca, y esto no sólo vale para la insur­gen­cia sino tam­bién para el Esta­do, sus Fuer­zas Arma­das y poli­cia­les. Nos preo­cu­pa mucho que la uti­li­za­ción de las armas por par­te del Esta­do ha pro­du­ci­do vic­ti­mi­za­cio­nes colec­ti­vas, que ha pro­vo­ca­do el ani­qui­la­mien­to de alter­na­ti­vas polí­ti­cas, ha des­ca­be­za­do a toda una gene­ra­ción de revo­lu­cio­na­rios como suce­dió con los diri­gen­tes y mili­tan­tes de la Unión Patrió­ti­ca, que sufrió 5000 muer­tos. Como ocu­rrió con “A luchar”, con el Fren­te Popu­lar. Las armas que se le con­fia­ron al Ejér­ci­to para que defen­die­ra las fron­te­ras patrias, las vol­vió con el pue­blo, pro­vo­can­do ase­si­na­tos y miles de des­apa­re­ci­dos. Eso sí es gra­ve, y ten­drán que res­pon­der. Resu­mien­do: des­pués de un acuer­do de paz, las armas deben hacer silen­cio. y agre­ga­mos un com­ple­men­to: el Ejér­ci­to debe regre­sar a su fun­ción cons­ti­tu­cio­nal de defen­der las fron­te­ras.

-No es fácil ima­gi­nar­se el paso de una orga­ni­za­ción arma­da a un movi­mien­to polí­ti­co abier­to. ¿Cómo lo están pen­san­do?

-Muchos nos pre­gun­tan si nos vemos hacien­do polí­ti­ca en el futu­ro. Y res­pon­de­mos que siem­pre hemos hecho polí­ti­ca. Con armas o sin armas, siem­pre esta­mos en fun­ción de la polí­ti­ca por­que tene­mos una visión de país, tene­mos unas ban­de­ras y una pla­ta­for­ma de 12 pun­tos que pre­sen­ta­mos cuan­do cum­pli­mos 50 años de exis­ten­cia, y estas son las del Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia.

Por otro lado, sabe­mos que la sola fir­ma de un Acuer­do no nos va a cam­biar la situa­ción en Colom­bia, lo que sí nece­si­ta­mos es gene­rar una situa­ción dis­tin­ta, de tole­ran­cia y de demo­cra­cia ver­da­de­ra. Que­re­mos que todo nues­tro pue­blo ten­ga una vida dig­na y que Colom­bia aban­do­ne ese ter­cer y des­hon­ro­so lugar que se ha gana­do por sus índi­ces de des­igual­dad.

-Supon­go que no será fácil dis­cu­tir con el actual gobierno el tema de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca a apli­car en el futu­ro.

-El gobierno dice que la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca no está en cues­tión. Y noso­tros nos pre­gun­ta­mos: ¿tie­ne que ser la polí­ti­ca neo­li­be­ral la que tie­ne que pri­mar? ¿No nos pode­mos poner de acuer­do en pen­sar en otras polí­ti­cas que bene­fi­cien a los colom­bia­nos y les den vida dig­na? Eso es lo que esta­mos exi­gien­do: un cam­bio pro­fun­do de estruc­tu­ras.

Por supues­to que toda­vía hay un tre­cho a reco­rrer. Y vol­vien­do a lo que Ud. plan­tea­ba sobre los tiem­pos, le digo que todo depen­de de la deci­sión del gobierno. Si ellos aten­die­ran las ini­cia­ti­vas y pro­pues­tas que esta­mos hacien­do, cree­mos que el pro­ce­so podría entrar en una diná­mi­ca que pue­de con­du­cir rápi­da­men­te a un acuer­do final. Aho­ra bien: noso­tros no que­re­mos que se mez­clen elec­cio­nes con el pro­ce­so de paz, por­que eso enfer­ma­ría a este últi­mo. No lo desea­mos. Y por eso insis­ti­mos en redis­cu­tir los pun­tos pen­dien­tes para ver si acor­da­mos. Si esto no fue­ra posi­ble, espe­ra­mos que sean dis­cu­ti­dos en una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

-Para­dó­ji­ca­men­te EEUU habla de fle­xi­bi­li­zar las rela­cio­nes con Cuba, se acer­ca aho­ra a la Mesa de nego­cia­cio­nes entre el gobierno colom­biano y las FARC, y por otro lado, cas­ti­ga a Vene­zue­la dura­men­te, jaquea de mil mane­ras el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que enca­be­za Nico­lás Madu­ro. ¿Cómo ana­li­zan este pano­ra­ma de con­flic­to en Amé­ri­ca Lati­na?

-Se ha dicho repe­ti­da­men­te que la paz de Colom­bia es la paz del con­ti­nen­te. Noso­tros cree­mos tam­bién que esta paz a alcan­zar, tie­ne que pro­yec­tar­se hacia el res­to de los paí­ses. Oja­lá estos pro­ble­mas que acon­te­cen entre Vene­zue­la y EEUU pue­dan resol­ver­se por vía diplo­má­ti­ca y con res­pe­to, aban­do­nan­do por par­te de EEUU la con­cep­ción del “patio tra­se­ro”. Hay que per­mi­tir que los gobier­nos deci­dan el rum­bo que deben dar­le a su des­tino.

-Recuer­do que en una entre­vis­ta que se le hizo hace varios años a Manuel Maru­lan­da, él afir­ma­ba que la lucha de las FARC era por la toma del poder y la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Le pre­gun­to: ¿Las FARC de hoy, las que uste­des repre­sen­tan, siguen pen­san­do de la mis­ma mane­ra?

-Por supues­to, segui­mos pen­san­do de igual for­ma. Esta­mos tra­tan­do de avan­zar a un esta­dio que nos per­mi­ta seguir desa­rro­llan­do esa lucha en con­di­cio­nes mejo­res, pero nues­tro pro­pó­si­to es el socia­lis­mo. Que nadie ten­ga dudas de ello. Ese es el sis­te­ma que nos va a dar ver­da­de­ra demo­cra­cia, jus­ti­cia social, una paz esta­ble y dura­de­ra, y sobre todo, dig­ni­dad. Por­que el socia­lis­mo es Huma­ni­dad.

-¿Qui­sie­ra agre­gar algo más, de cara a nues­tros lec­to­res del con­ti­nen­te?

-Me pare­ce impor­tan­te salu­dar a los lec­to­res de este impor­tan­te perió­di­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, que lle­ga a muchas par­tes del con­ti­nen­te con un men­sa­je de la resis­ten­cia que debe ser teni­do en cuen­ta y que nos per­tre­cha con argu­men­tos para seguir dan­do esta lucha nece­sa­ria por un mun­do mejor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *