Syri­za: el chan­ta­je de la Troi­ka y los lími­tes del neo-refor­mis­mo- M. Maiello


Final­men­te, este lunes el gobierno grie­go no pre­sen­tó aún la pro­pues­ta de refor­mas exi­gi­da por la Troi­ka. El anun­cio que­dó pen­dien­te para este mar­tes, con lo cual fal­ta ver la letra chi­ca en qué con­sis­ti­rá final­men­te. Qué dosis acep­ta­rá la Troi­ka de “lucha con­tra el frau­de fis­cal y la corrup­ción, y refor­mas de la admi­nis­tra­ción públi­ca”, como siem­bra ilu­sio­nes el gobierno grie­go, y cuan­to habrá final­men­te de ajus­te y privatización.

Sin embar­go, el “pre­acuer­do” alcan­za­do el vier­nes, ya deja sen­ta­do que esta­mos ante la pro­lon­ga­ción del “res­ca­te” del 2012 y no un nue­vo plan como plan­tea­ba Syri­za. La odia­da Troi­ka con­ti­nua­rá su inge­ren­cia colo­nia­lis­ta sobre las polí­ti­cas grie­gas, bajo el eufe­mis­mo de “super­vi­sión” del acuer­do. Inclu­so el gobierno de Tsi­pras se ha com­pro­me­ti­do a no tomar medi­das “uni­la­te­ra­les”, otra inge­nio­sa for­ma de deno­mi­nar a la inje­ren­cia (poder de veto) del capi­tal financiero.

Des­de lue­go Ale­ma­nia hubie­ra que­ri­do más, el impe­ria­lis­mo no es una empre­sa huma­ni­ta­ria, eso ya lo sabe­mos, pero todo indi­ca que obtu­vo lo sufi­cien­te como para man­te­ner a los grie­gos en la mise­ria y la des­ocu­pa­ción, y las ganan­cias de los ban­cos, cla­ro. Den­tro de las cues­tio­nes impor­tan­tes, que­da por defi­nir, el nivel de supe­rá­vit pri­ma­rio, y con esto el nivel con­cre­to de ajus­te al que se va a com­pro­me­ter Syriza.

Tsi­pras y Varou­fa­kis, no hicie­ron otra cosa duran­te todo este tiem­po que gene­rar una y otra vez ilu­sio­nes en la (inexis­ten­te por defi­ni­ción) “bue­na volun­tad” de la Troi­ka. El minis­tro de finan­zas grie­go, esta­ría a un paso de repli­car aque­lla famo­sa sen­ten­cia que decía “les hablé con el cora­zón y me res­pon­die­ron con el bol­si­llo”. Lo cier­to, es que en gene­ral las nego­cia­cio­nes que dan un resul­ta­do algo mejor que aque­llo que dic­ta la rela­ción de fuer­zas no son la regla, ni mucho menos, cuan­do se tra­ta del más débil.

El capi­tal finan­cie­ro es metó­di­co y serio (o mejor sería decir, des­pia­da­do) en la per­se­cu­ción de sus pro­pios intere­ses. Mien­tras el Ban­co Cen­tral Euro­peo sus­pen­día hace vein­te días el uso de bonos grie­gos como garan­tía en sus ope­ra­cio­nes de finan­cia­ción, amplia­ba la liqui­dez de los ban­cos uti­li­zan­do la deno­mi­na­da Asis­ten­cia de Liqui­dez de Emer­gen­cia (ELA, por sus siglas en inglés). De esta for­ma ponía más pre­sión sobre el gobierno grie­go que a pesar de que en su pro­gra­ma de 2012 sos­te­nía la “nacio­na­li­za­ción de los ban­cos” se mos­tró inca­paz de mover un dedo en este sen­ti­do. Al mis­mo tiem­po, el BCE otor­ga­ba liqui­dez para que siguie­ra su cur­so el gol­pe de mer­ca­do a tra­vés de la fuga de capi­ta­les. El mis­mo que vie­ne suce­dién­do­se a razón de 200 y 300 millo­nes de euros dia­rios y que el pasa­do vier­nes, para “alen­tar” al gobierno grie­go a acep­tar las con­di­cio­nes de la Troi­ka alcan­zó, nada más ni nada menos que los 1000 millo­nes de euros en un día, dejan­do a la ban­ca grie­ga al bor­de del colap­so si con­ti­nua­ba la escalada.

No había moti­vos para espe­rar otra cosa, el capi­tal finan­cie­ro vive de eso, del saqueo, el chan­ta­je y la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res. De esta for­ma, la Troi­ka (por poner­le un nom­bre a esta “fuer­za mate­rial”) se preo­cu­pó por mejo­rar lo más posi­ble la rela­ción de fuer­zas duran­te la nego­cia­ción, a pesar que iba des­de el prin­ci­pio con todas las de ganar.

Aho­ra bien, qué hizo Syri­za para mejo­rar la rela­ción de fuer­zas en la nego­cia­ción. Abso­lu­ta­men­te nada. Inclu­so con­tan­do como cuen­ta con un amplio apo­yo de la pobla­ción que la sema­na pasa­da una encues­ta esti­ma­ba en más del 80%. Al con­tra­rio, la ape­la­ción cons­tan­te a la bue­na volun­tad de la Troi­ka, el hecho de pre­sen­tar cada derro­ta como “triun­fo”, como hizo Tsi­pras el pasa­do vier­nes con el cla­ra­men­te adver­so “pre­acuer­do” que exten­día el res­ca­te ante­rior bajo la super­vi­sión de la Troi­ka. De esta for­ma, Syri­za hizo su impor­tan­te con­tri­bu­ción des­alen­tar la movi­li­za­ción de las masas. Pre­fi­rió apos­tar a que con con­ce­sio­nes se gana­ría la bue­na volun­tad de la Troi­ka, antes que a la movi­li­za­ción sis­te­má­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo grie­go y de Europa.

Se han empe­za­do a escu­char voces, den­tro de Syri­za como la Mano­lis Gle­zos, que sos­tu­vo que cam­biar la pala­bra Troi­ka por “ins­ti­tu­cio­nes”, o “memo­ran­dum” por “acuer­do”, no cam­bia la cues­tión fun­da­men­tal de que la Troi­ka ha impues­to casi todas sus con­di­cio­nes. Efec­ti­va­men­te, la polí­ti­ca colo­nial que impul­sa la Troi­ka y la catás­tro­fe social que vive el pue­blo grie­go no se solu­cio­nan con un cam­bio de pala­bras en un docu­men­to. Tam­bién han hecho sus crí­ti­cas cin­co miem­bros des­ta­ca­dos de Syri­za, entre ellos el minis­tro Pana­yo­tis Lafa­za­nis, diri­gen­te de la “Pla­ta­for­ma de Izquier­da”. Pero lo cier­to es que tam­po­co serán decla­ra­cio­nes crí­ti­cas, las que podrán enfren­tar a la Troika.

Párra­fo apar­te mere­ce, la orga­ni­za­ción polí­ti­ca espa­ño­la Pode­mos, cuyo líder Pablo Igle­sias, que fes­te­jó con Tsi­pras la vic­to­ria elec­to­ral de Syri­za, sin embar­go, y siguien­do la lógi­ca de su com­pa­ñe­ro grie­go, fue inca­paz de men­cio­nar siquie­ra la nece­si­dad de anu­la­ción de la deu­da de 26 mil millo­nes que Gre­cia tie­ne con el Esta­do Espa­ñol. Inclu­so Iñi­go Erre­jón, diri­gen­te de Pode­mos, fren­te a la pre­gun­ta de si con­do­na­rían esa deu­da, seña­ló que “ese dine­ro hay que recu­pe­rar­lo”, cla­ro que “apos­tan­do al cre­ci­mien­to de Gre­cia”, fal­ta­ba más.

Solo la movi­li­za­ción inde­pen­dien­te de los sin­di­ca­tos y del con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res, de la juven­tud, que son los ver­da­de­ros intere­sa­dos en libe­rar­se de la tute­la de la Troi­ka, pue­de cam­biar la rela­ción de fuer­zas. No exis­te resul­ta­do posi­ble don­de “todos ganan” como le gus­ta decir a Varou­fa­kis. Solo afec­tan­do los intere­ses del capi­tal finan­cie­ro y de los capi­ta­lis­tas loca­les, el pue­blo grie­go pue­de rever­tir su situa­ción actual.

Des­de lue­go para enfren­tar esta cons­pi­ra­ción inter­na­cio­nal, el pue­blo grie­go nece­si­ta la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. En La Izquier­da Dia­rio hemos refle­ja­do ini­cia­ti­vas en este sen­ti­do como las movi­li­za­cio­nes en Fran­ciaen Ingla­te­rra en soli­da­ri­dad con el pue­blo grie­go. Pero es nece­sa­ria la más amplia soli­da­ri­dad de los sin­di­ca­tos y del con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res de ale­ma­nes, fran­ce­ses, espa­ño­les, para que el pue­blo grie­go le pue­da tor­cer el bra­zo a la Troika.

Todo tiem­po que pasa sin desa­rro­llar la más amplia movi­li­za­ción tan­to en Gre­cia como inter­na­cio­nal, es tiem­po que jue­ga a favor de la Troi­ka y en con­tra de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo grie­go. La lucha por la anu­la­ción de la deu­da grie­ga es el úni­co camino rea­lis­ta, como pri­mer paso, fren­te a la catás­tro­fe social de Grecia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *