Rele­yen­do «La bata­lla de Chile»

Octa­vio Fra­ga Gue­rra (Ver pelí­cu­la completa)

“Hay un gol­pe de Esta­do en mar­cha en Vene­zue­la. Las pie­zas están cayen­do en su lugar como una mala pelí­cu­la de la CIA. A cada paso un nue­vo trai­dor se reve­la, una trai­ción nace, lle­na de pro­me­sas para entre­gar la papa calien­te que jus­ti­fi­que lo injustificable.

Las infil­tra­cio­nes aumen­tan, los rumo­res cir­cu­lan como regue­ro de pól­vo­ra, y la men­ta­li­dad de páni­co ame­na­za con supe­rar la lógi­ca. Titu­la­res en los medios gri­tan peli­gro, cri­sis y derro­ta inmi­nen­te, mien­tras que los sos­pe­cho­sos de siem­pre decla­ran la gue­rra encu­bier­ta con­tra un pue­blo cuyo úni­co deli­to es ser guar­dián de la mayor mina de oro negro en el mun­do” (1).

Con estas pala­bras abre su artícu­lo Eva Golin­ger, abo­ga­da, perio­dis­ta y escri­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na nacio­na­li­za­da vene­zo­la­na. El tex­to, Vene­zue­la: Gol­pe en tiem­po real, de hon­du­ras y acier­tos anti­ci­pó lo que en días pasa­dos fue un hecho. El abor­to de un plan gol­pis­ta ges­ta­do por la dere­cha ser­vil y reac­cio­na­ria del gobierno de los EE.UU. Una excre­cen­cia de acen­to bur­gués, que se afe­rra errá­ti­ca pre­ten­dien­do trun­car la ruta Boli­va­ria­na de una nación que puso en la mira a los más pobres. A los que el escri­tor uru­gua­yo Eduar­do Galeano, autor del insus­ti­tui­ble tex­to Las venas abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na, “san­ti­fi­có como los nadie”.

El autor del ensa­yo, Esta­do, Capi­ta­lis­mo y Demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na, el argen­tino Ati­lio Borón, con la agu­de­za que le carac­te­ri­za des­cri­bió un “nue­vo” esca­lón de las estra­te­gias des­es­ta­bi­li­za­do­ras veni­das de la Casa Blanca.

“Ya no son aque­llos obs­ce­nos pania­gua­dos del impe­rio, tipo Leo­pol­do López, María Cori­na Macha­do o Hen­ri­que Capri­les los que impul­san la des­es­ta­bi­li­za­ción y el caos, sino la pro­pia Casa Blan­ca. Un impe­rio “aten­di­do por sus due­ños” que des­car­ga una bate­ría de medi­das de agre­sión diplo­má­ti­ca y san­cio­nes eco­nó­mi­cas que se mon­tan sobre la cam­pa­ña de terro­ris­mo mediá­ti­co lan­za­da des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na has­ta lle­gar, en los días pasa­dos, a pro­mo­ver un gol­pe de esta­do en don­de las hue­llas de la Casa Blan­ca apa­re­cen por todos lados” (2).

Un tex­to publi­ca­do por Rebe­lión toma­do de Baró­me­tro Inter­na­cio­nal, nos recuer­da los vio­len­tos y cla­ra­men­te con­de­na­bles hechos des­ata­dos en febre­ro del año pasa­do por la dere­cha reac­cio­na­ria vene­zo­la­na que encon­tró apo­yo –como has­ta ahora‑, de la red mediá­ti­ca inter­na­cio­nal y local, para derro­car al legí­ti­mo gobierno que pre­si­de Nico­lás Madu­ro. Se impo­ne recor­dar que estas accio­nes ván­da­las, pro­vo­ca­ron la muer­te de 43 per­so­nas y otros 878 lesio­na­dos. Una “aven­tu­ra” con­de­na­da por los gobier­nos y pue­blos del ALBA cono­ci­da hoy como “La Salida”.

Su autor, Die­go Oli­ve­ra lo escri­be en estos tér­mi­nos. “Es impor­tan­te seña­lar que los empre­sa­rios desa­rro­llan una polí­ti­ca cri­mi­nal, con­tra la socie­dad vene­zo­la­na, que nega­ron el dia­lo­go, sus res­pues­tas son los actos vio­len­tes, con estu­dian­tes, para­mi­li­ta­res y mar­gi­na­les, hicie­ron barri­ca­das en las prin­ci­pa­les arte­rias de las ciu­da­des de Vene­zue­la, don­de dece­nas de per­so­nas per­die­ron la vida, muchos vehícu­los y edi­fi­cios guber­na­men­ta­les, fue­ron des­tro­za­dos. Pero ni la MUD, ni los voce­ros de EEUU, reco­no­cen su res­pon­sa­bi­li­dad, será que el vice­pre­si­den­te de EEUU, no “hablo de un gol­pe en pro­ce­so”, a man­da­ta­rios del Cari­be, cuan­do se refe­ría a la des­apa­ri­ción de los acuer­dos de Petro­Ca­ri­be, en lle­var a estas Islas un petró­leo, en inter­cam­bio de cru­do, por pro­duc­tos y tec­no­lo­gía” (3).

José Vicen­te Ran­gel, quién fue­ra vice­pre­si­den­te del gobierno Boli­va­riano jun­to al Coman­dan­te Hugo Chá­vez, ‑uno de los ana­lis­tas polí­ti­cos más res­pe­ta­dos en la nación suramericana‑, redi­men­sio­na y actua­li­za este can­den­te tema en dos ideas fundamentales.

“En Washing­ton están cons­cien­tes de su debi­li­dad, de sus divi­sio­nes y esca­sa capa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria. Al mis­mo tiem­po con­si­de­ran que el cha­vis­mo con­ser­va su fuer­za, cohe­sión y capa­ci­dad para enfren­tar difi­cul­ta­des. Para salir airo­so, como lo ha demos­tra­do en dis­tin­tos cir­cuns­tan­cias. Derro­car a Madu­ro no es fácil, y más si quie­nes se lo pro­po­nen no cons­ti­tu­yen opción para la mayo­ría del pue­blo vene­zo­lano. Al mis­mo tiem­po, en la región el gobierno cha­vis­ta cuen­ta con amplia soli­da­ri­dad y cual­quier inten­to por aca­bar con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca y con un gobierno pro­duc­to de elec­cio­nes libres, pro­vo­ca­ría un con­tun­den­te recha­zo” (4).

Ran­gel aña­de en: ¿Nos van a inva­dir? “Sus gobier­nos, Repu­bli­ca­nos o Demó­cra­tas, embis­ten con­tra Vene­zue­la. Han pro­ba­do todos los for­ma­tos para aca­bar con el pro­ce­so boli­va­riano: gol­pe de Esta­do (11‑A); sabo­ta­je petro­le­ro; terro­ris­mo; gua­rim­ba; gue­rra eco­nó­mi­ca; blo­queo par­cial; finan­cia­mien­to de la opo­si­ción; cam­pa­ñas mediá­ti­cas, y el resul­ta­do siem­pre fue la derro­ta. ¿Qué le que­da por inten­tar? De ante­mano sabe, y lo ha com­pro­ba­do en cada uno de esos epi­so­dios, que la revo­lu­ción cuen­ta con sóli­do apo­yo popu­lar y mili­tar. ¿Gol­pe de Esta­do exi­to­so sin mili­ta­res? ¡Impo­si­ble! ¿Rebe­lión popu­lar exi­to­sa sin pue­blo? ¡Impo­si­ble! ¿Triun­fo elec­to­ral sin opo­si­ción seria? ¡Impo­si­ble! ¿Qué hacer? Solo fal­ta inten­tar la inva­sión armada”.

La cro­no­lo­gía post de estos hechos sigue aflo­ran­do y ellas nos apor­tan prue­bas con­tun­den­tes de un esce­na­rio cons­trui­do por esa tur­ba inmo­ral que frag­men­ta­da, ati­za para des­es­ta­bi­li­zar la obra de un pro­yec­to genuino y huma­nis­ta. De una nación que ha sabi­do emer­ger bajo el lega­do y la pra­xis lati­no­ame­ri­ca­nis­ta del Coman­dan­te Hugo Chá­vez, que jun­to al invic­to Coman­dan­te de la Revo­lu­ción cuba­na, nues­tro Fidel, sen­ta­ron las bases para la uni­dad de nues­tros pue­blos y hacer posi­ble, que la voz de Nues­tra Amé­ri­ca se sien­ta como una sola.

Todos estos hechos que son his­to­rias vivas, tie­nen un antes, un mapa pre­ci­so, una memo­ria. El cine docu­men­tal ha escri­to tex­tos que son per­du­ra­bles. El “cine ver­dad” nos per­mi­ten redi­men­sio­nar y actua­li­zar, lo que el pre­sen­te here­da como hue­lla en un pasa­do, ‑ni lejano ni ajeno‑, es la ruta que Amé­ri­ca Lati­na ha teni­do que sor­tear, en tiem­pos don­de en nues­tro pla­ne­ta siguen aflo­ran­do “bro­tes” gue­rre­ris­tas y “pre­tex­tos” para nue­vas cru­za­das, “sal­va­do­ras y civilizatorias”.

Here­dar ese cumu­lo de sabe­res es un goce, una vir­tud que ha de ser com­par­ti­da. El géne­ro docu­men­tal nos escri­be his­to­ria y nos invi­ta a pen­sar. Ante la des­me­su­ra y el atro­pe­llo de tan­tas bana­li­da­des que nos per­mea y nos nubla –o al menos eso pretenden‑, los inmo­ra­les medios de comu­ni­ca­ción que son par­te de esta sol­da­des­ca invasora.

De esa remo­ta pro­duc­ción, de ese cumu­lo de his­to­rias here­da­das –ante estos hechos- se impo­ne leer la tri­lo­gía del cineas­ta chi­leno Patri­cio Guz­mán. Una obra que el escri­tor espa­ñol Manuel Váz­quez Mon­tal­ván, eri­gió con estas sen­ti­das palabras.

“Si en mi mano estu­vie­ra, yo decla­ra­ría La bata­lla de Chi­le pelí­cu­la de inte­rés demo­crá­ti­co y obli­ga­ría a que se uti­li­za­ra como mate­rial esco­lar. En cam­bio, la Jun­ta de Cali­fi­ca­ción Cine­ma­to­grá­fi­ca (en Espa­ña) la ha decla­ra­do no apta para meno­res… De la pelí­cu­la solo deri­van ense­ñan­zas cons­truc­ti­vas y se pue­de lle­gar a sabias con­clu­sio­nes, que son la raíz mis­ma del deba­te de la izquier­da” (5).

Esta tri­lo­gía, su crea­dor las titu­ló con estos cabe­ce­ros. La insu­rrec­ción de la bur­gue­sía (1975), El gol­pe de esta­do (1976) y El poder popu­lar (1979). Tres gran­des pie­zas que tuvie­ron la com­pli­ci­dad del escri­tor, fotó­gra­fo y direc­tor de cine fran­cés Chirs Mar­ker, a quién se le atri­bu­ye la crea­ción del docu­men­tal subjetivo.

El apo­yo de la revis­ta Chi­le Hoy, que diri­gió Mar­ta Har­nec­ker, exi­lia­da pos­te­rior­men­te en Cuba tras el gol­pe de esta­do del dic­ta­dor Augus­to Pino­chet fue vital para dar­le cuer­po y sen­ti­do a una obra de valo­res perdurables.

A esta nomi­na de talen­tos se sumó el cineas­ta cubano Julio Gar­cía Espi­no­sa, que para ese perío­do esta­ba imbui­do con los sabo­res del surrea­lis­mo italiano.

Este hoy urgen­te tex­to fíl­mi­co, se cons­tru­yó en los pre­dios del ICAIC quién la aco­gió bajo la volun­tad del inte­lec­tual cubano Alfre­do Gue­va­ra. Fun­da­dor de tan pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción que hizo suya la idea de un cineas­ta, que en los ana­les de la his­to­ria del cine docu­men­tal lati­no­ame­ri­cano, resul­ta refe­ren­te y universal.

Ante los para­le­lis­mos y retros­pec­ti­vas de los hechos pre­sen­tes en Vene­zue­la, La insu­rrec­ción de la bur­gue­sía resul­ta la pie­za a tomar en cuen­ta. Guz­mán “toma la calle”, y lo hace des­de el genuino más­til del perio­dis­mo documental.

En esa expe­rien­cia fíl­mi­ca vital, retra­ta los ata­ques y con­tra­ata­ques ideo­ló­gi­cos entre una izquier­da popu­lar com­pro­me­ti­da con la fuer­za y el ejem­plo de Sal­va­dor Allen­de. Y que des­de otra car­to­gra­fía, se aden­tra en los entra­ma­dos de una bur­gue­sía que abor­tó y tor­pe­deó, la genui­na obra de un líder socia­lis­ta que no ceso en su empe­ño por cons­truir una socie­dad don­de los pobres estu­vie­sen en el pedes­tal de la dig­ni­dad humana.

No cabe duda que los hechos y las estra­te­gias se repi­ten. El escri­tor, aca­dé­mi­co y ensa­yis­ta uru­gua­yo Jor­ge Rufi­ne­lli, sobre esta pri­me­ra entre­ga, des­cri­be su per­so­na­lí­si­ma visión que ilus­tra esa arqui­tec­tu­ra pre­sen­te en los momen­tos cla­ves de este documental.

“Se tra­ta­ba de las “cace­ro­las” de la bur­gue­sía que sona­ban en las noches, de las huel­gas de diver­sos sec­to­res, de la vio­len­cia de los gru­pos de cho­que de Patria y Liber­tad, de la vio­len­cia ver­bal con que la pren­sa escri­ta, radial y tele­vi­si­va ata­ca­ba al gobierno, del muro de con­ten­ción a todas las medi­das de la Pre­si­den­cia levan­ta­do por el Con­gre­so y el Poder Judi­cial. La pelí­cu­la fue un extra­or­di­na­rio regis­tro de esas acti­vi­da­des “sub­ver­si­vas”, así como la acti­tud ambi­gua de las Fuer­zas Arma­das, que pare­cían res­pe­tar sin con­vic­ción la auto­ri­dad del jefe máxi­mo” (6).

Sobre estas per­cep­cio­nes de Rufi­ne­lli, cabe apun­tar que el esce­na­rio polí­ti­co de la Vene­zue­la Boli­va­ria­na, dis­ta mucho de lo que des­cri­be el autor de El cine de Patri­cio Guz­mán. Solo sig­ni­fi­car los apun­tes en torno a las for­mas y estra­te­gias –bien sin­te­ti­za­das- don­de la dere­cha chi­le­na des­ató accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras en los meses pre­vios al gol­pe de Esta­do, y que abor­ta­ron la ruta de la Uni­dad Popu­lar, que emer­gió como gana­do­ra de las elec­cio­nes en aque­lla década.

La estruc­tu­ra de esta pri­me­ra entre­ga, dela­ta lo que acon­te­ció en Chi­le pre­vio a la aso­na­da gol­pis­ta. Una pri­mer lar­go­me­tra­je, con un mar­ca­do sello narra­ti­vo cuyos ejes estruc­tu­ra­les se sos­tie­nen des­de el perio­dis­mo de calle. Otros cin­co, iden­ti­fi­ca­dos como, ‑y esto es relevante‑, “Aca­pa­ra­mien­to y mer­ca­do negro”. “El boi­cot par­la­men­ta­rio”. “Aso­na­da estu­dian­til”. “Ofen­si­va de los gre­mios patro­na­les”. “La huel­ga del cobre”.

Cua­tro de estos seg­men­tos con las por­ta­das defi­ni­das en el fil­me docu­men­tal, han sido par­te de las estra­te­gias des­es­ta­bi­li­za­do­ras que pre­ten­den cata­pul­tar la obra y el empe­ño de una Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en mar­cha. Un pro­yec­to cuya con­ti­nui­dad nace de los cimien­tos –defi­ni­dos como Misiones‑, que ges­tó e impul­só el invi­to Coman­dan­te Chá­vez. Visio­nar este docu­men­to, con lec­tu­ra de his­to­ria pre­sen­te sig­ni­fi­ca reve­lar las bur­das patra­ñas de una oli­gar­quía que mira más a Mia­mi, que a su rica his­to­ria y cultura.

Esa es una de las caves por la que debe­mos reto­mar tex­tos audio­vi­sua­les como este. Una obra que se cons­tru­yó con un esti­lo perio­dís­ti­co genuino, cuyo acen­to en pan­ta­lla lo tuvo la entre­vis­ta como par­te de una diná­mi­ca esen­cial de con­vul­sos acon­te­ci­mien­tos. Un narra­dor pre­sen­te muchas veces en pan­ta­lla, que cla­ri­fi­ca, se posi­cio­na ante los hechos, reve­la o jerar­qui­za las rutas polí­ti­cas que fue­ron los ejes de una his­to­ria con­su­ma­da. Guz­mán, resu­me o infor­ma de la evo­lu­ción de un perío­do de la his­to­ria de Chi­le, que tras­cen­dió sus fron­te­ras, para hacer de esos hechos un asun­to de todos.

Visio­nar esta pri­me­ra par­te del fil­me La bata­lla de Chi­le, resul­ta medu­lar y nece­sa­rio para sig­ni­fi­car y anti­ci­par futu­ros hechos, que la sol­da­des­ca mediá­ti­ca pue­da des­atar, ante una Vene­zue­la que se empe­ña en hacer por los “sin nadie”.

Notas

1.- http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​5​/​0​2​/​0​1​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​g​o​l​p​e​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​-​r​eal
2.- http://​www​.ati​lio​bo​ron​.com​.ar/​2​0​1​5​/​0​2​/​a​c​o​t​a​c​i​o​n​e​s​-​s​o​b​r​e​-​e​l​-​g​o​l​p​e​-​f​r​u​s​t​r​a​d​o​-​e​n​.​h​tml
3.- http://www.rebelion.org/noticia.php?id=195572&titular=política-de-obama-va-contra-el-presidente-maduro-y-el-gobierno-bolivariano
4.- http://​www​.apo​rrea​.org/​t​i​b​u​r​o​n​/​a​2​0​2​9​1​9​.​h​tml
5.- Rufi­ne­lli, Jor­ge. El cine de Patri­cio Guz­mán. En bus­ca de las imá­ge­nes ver­da­de­ras. (Uqbar Edi­to­res, 2008) pp, 89.
6.- Ibí­dem. pp, 95.

Sinop­sis

Sal­va­dor Allen­de pone en mar­cha un pro­gra­ma de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes socia­les y polí­ti­cas. Des­de el pri­mer día la dere­cha orga­ni­za con­tra él una serie de huel­gas sal­va­jes mien­tras la Casa Blan­ca le asfi­xia eco­nó­mi­ca­men­te. A pesar del boi­cot –en mar­zo de 1973– los par­ti­dos que apo­yan a Allen­de obtie­nen el 43,4 por cien­to de los votos. La dere­cha com­pren­de que los meca­nis­mos lega­les ya no les sir­ven. De aho­ra en ade­lan­te su estra­te­gia será la estra­te­gia del gol­pe de esta­do. “La Bata­lla de Chi­le” es un fres­co que mues­tra paso a paso estos hechos que con­mo­vie­ron al mundo.

Ficha téc­ni­ca (Redu­ci­da)

Direc­ción, pro­duc­ción, guión: Patri­cio Guzmán.

Direc­tor de foto­gra­fía y cáma­ra: Jor­ge Müller Silva.

Mon­ta­je: Pedro Chaskel.

Soni­do direc­to: Ber­nar­do Menz.

Casa de pro­duc­ción: Equi­po Ter­cer Año (Patri­cio Guzmán).

Sopor­te de roda­je: 16 MM. Blan­co y negro. Sopor­te defi­ni­ti­vo: 35 MM (1.85), DVD y Beta Pal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *