La era de la salud públi­ca nació en la URSS

10

El con­cep­to y, sobre todo, la prác­ti­ca de la salud públi­ca no han exis­ti­do siem­pre sino que son una con­quis­ta de la Revo­lu­ción de Octu­bre. Algo tan sen­ci­llo como esa prác­ti­ca coti­dia­na y actual que con­sis­te en acu­dir a un cen­tro médi­co para cui­dar nues­tras enfer­me­da­des gra­tui­ta­men­te se la debe­mos al esfuer­zo de los bol­che­vi­ques. La aten­ción médi­ca ha exis­ti­do siem­pre… para unos pocos pri­vi­le­gia­dos; la aten­ción a los obre­ros, los cam­pe­si­nos y la pobla­ción, en gene­ral, sólo exis­ten des­de 1917 y sólo exis­ti­rá en el futu­ro si somos capa­ces de defen­der­la al menos con tan­ta ener­gía como pusie­ron otros en con­se­guir­la.La pri­me­ra red sani­ta­ria gene­ral de la his­to­ria fue obra de Niko­lai A. Semash­ko, fun­da­dor del par­ti­do bol­che­vi­que y pri­mer comi­sa­rio (minis­tro) de Sani­dad des­de 1918 has­ta 1930. En su libro sobre la “Pro­tec­ción de la salud en la URSS”, publi­ca­do en 1934, Semash­ko esta­ble­ció tres prin­ci­pios bási­cos que debía reu­nir el ser­vi­cio sovié­ti­co de salud: uni­dad en la orga­ni­za­ción, par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción en la tota­li­dad del tra­ba­jo de pro­tec­ción de salud y medi­das pro­fi­lác­ti­cas, es decir, la pre­ven­ción.

La sani­dad sovié­ti­ca, por tan­to, no era un ser­vi­cio espe­cial­men­te des­ti­na­do a los obre­ros y cam­pe­si­nos sino una tarea en cuya pla­ni­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ban acti­va­men­te los sin­di­ca­tos obre­ros, las coope­ra­ti­vas agra­rias, los soviets y la pobla­ción en gene­ral, es decir, millo­nes de per­so­nas que aten­dían y eran aten­di­dos por la red sani­ta­ria más gran­de que nun­ca se había pues­to en fun­cio­na­mien­to, alcan­za­do a cada uno de los rin­co­nes de la exten­sa URSS, inclui­dos los más ale­ja­dos y remotos.

La implan­ta­ción del mode­lo de medi­ci­na sovié­ti­ca en el mun­do capi­ta­lis­ta fue obra del sui­zo Henry E. Sige­rist que, entre otros, impar­tió cur­sos en el Ins­ti­tu­to de His­to­ria de la Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad John Hop­kins de Esta­dos Uni­dos. Sige­rist via­jó varias veces a la URSS y estu­dió meticu­losa­men­te su sis­te­ma sani­ta­rio, del que se con­vir­tió en su divul­ga­dor más entu­sias­ta: “Los estu­dios que he hecho duran­te tres vera­nos en la URSS ‑escri­bió- fue­ron qui­zás los más ins­pi­ra­do­res de toda mi carre­ra. Admi­to fran­ca­men­te que estoy impre­sio­na­do por todo lo que vi, por el esfuer­zo hones­to de una nación ente­ra para dar­le aten­ción médi­ca a todo el pue­blo”. El médi­co sui­zo siem­pre reco­no­ció hones­ta­men­te las apor­ta­cio­nes pio­ne­ras de la revo­lu­ción socia­lis­ta a la medi­ci­na mun­dial, que des­cri­bió en su libro “Socia­li­zed Medi­ci­ne in the Soviet Union” publi­ca­do en Nue­va York en 1937.

Duran­te la I Gue­rra Mun­dial Sige­rist fue movi­li­za­do como médi­co del ejér­ci­to fran­cés, lo que le per­mi­tió com­pren­der el carác­ter impe­ria­lis­ta de aque­lla terri­ble masa­cre y, a la vez, valo­rar la tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca de la revo­lu­ción de 1917: “Un nue­vo orden polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social ha naci­do de allí y ha modi­fi­ca­do muy pro­fun­da­men­te las for­mas de la aten­ción médi­ca […] Pues­to que la salud es un bien al que todos tie­nen dere­cho el ser­vi­cio médi­co es gra­tui­to […] La medi­ci­na pre­ven­ti­va tie­ne prio­ri­dad deci­si­va […] El ser­vi­cio médi­co se lle­va a la pobla­ción cada vez más por cen­tros médi­cos, dis­pen­sa­rios, poli­clí­ni­cos […] La cul­tu­ra físi­ca se ha hecho popu­lar […] Lo que está suce­dien­do allá es el ini­cio de un nue­vo perío­do de la his­to­ria de la medicina”.

Médi­co e his­to­ria­dor de la medi­ci­na, Sige­rist se con­vir­tió en un socia­lis­ta con­ven­ci­do. Sin lle­gar a ser nun­ca un mar­xis­ta mili­tan­te, gra­cias al estu­dio de la medi­ci­na se aper­ci­bió de que el socia­lis­mo era una for­ma supe­rior de vida para la huma­ni­dad. Para el médi­co sui­zo el sis­te­ma sani­ta­rio sovié­ti­co no sólo era un mode­lo váli­do de aten­ción sani­ta­ria que había que lle­var al mun­do ente­ro; era algo mucho más impor­tan­te que eso: la sani­dad sovié­ti­ca cul­mi­na­ba una lar­ga evo­lu­ción his­tó­ri­ca de los ser­vi­cios de salud.

En 1938 escri­bió el artícu­lo “Medi­ci­na socia­li­za­da” para la “Yale Review” don­de decía que “el pue­blo tie­ne dere­cho a la aten­ción médi­ca y la socie­dad tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar a sus miem­bros […] Cada ciu­da­dano debe tener una asis­ten­cia médi­ca gra­tui­ta, los médi­cos, como los demás tra­ba­ja­do­res de la salud, deben reci­bir un sala­rio”. La salud no es sólo un pro­ble­ma téc­ni­co de asis­ten­cia al enfer­mo sino que se pro­mue­ve acti­va­men­te pro­por­cio­nan­do con­di­cio­nes de vida decen­tes, bue­nas con­di­cio­nes de tra­ba­jo, edu­ca­ción, cul­tu­ra físi­ca y for­mas de espar­ci­mien­to y descanso.

En 1943 en su libro “Civi­li­za­tion and desea­se” (Civi­li­za­ción y enfer­me­dad) escri­bió que el mun­do se dis­po­nía a dar el paso “de la socie­dad de com­pe­ten­cia a la socie­dad de coope­ra­ción; irá hacia el socia­lis­mo”. La obra incor­po­ra impor­tan­tes tesis del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co sobre la enfer­me­dad en dos capí­tu­los en los que ana­li­za los deter­mi­nan­tes mate­ria­les y eco­nó­mi­cos de la enfer­me­dad. El libro le con­vir­tió en un refe­ren­te para los estu­dian­tes y jóve­nes médi­cos pro­gre­sis­tas de todo el mun­do. El 30 de enero de 1939 la revis­ta “Time” ya había publi­ca­do su retra­to en por­ta­da, cali­fi­cán­do­le como el his­to­ria­dor de la medi­ci­na más impor­tan­te del mundo.

A tra­vés de Sige­rist la influen­cia de la medi­ci­na sovié­ti­ca alcan­zó a Esta­dos Uni­dos. Con la ayu­da de cono­ci­dos inves­ti­ga­do­res, el médi­co sui­zo creó la “Ame­ri­can Soviet Medi­cal Society”, que pre­si­dió Wal­ter B. Can­non, ami­go de Pavlov y pro­fe­sor emé­ri­to de Fisio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. La aso­cia­ción edi­tó la revis­ta “The Ame­ri­can Review of Soviet Medi­ci­ne”. La pro­mo­ción de la com­pren­sión entre los pue­blos era su modo de ayu­dar al inter­cam­bio cul­tu­ral y científico.

Sin embar­go, duran­te la caza de bru­jas de la pos­gue­rra fue feroz­men­te ata­ca­do por la Aso­cia­ción Médi­ca Nor­te­ame­ri­ca­na y el círcu­lo más reac­cio­na­rio de estu­dian­tes de medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins. Fue pur­ga­do por la Comi­sión del Ser­vi­cio Civil Guber­na­men­tal, lo que le impi­dió ocu­par car­gos públi­cos en lo suce­si­vo. Enton­ces deci­dió regre­sar a Sui­za, don­de comen­zó a redac­tar su obra cum­bre “His­to­ria de la Medi­ci­na”, de la cual lle­gó a publi­car el pri­mer volumen.

Por influen­cia de la Revo­lu­ción de Octu­bre y de Sige­rist, en Ingla­te­rra tam­bién apa­re­ció un movi­mien­to en favor de la nue­va medi­ci­na social y en 1930 Major Green­wood fun­dó la Aso­cia­ción Médi­ca Socia­lis­ta que influ­yó deci­si­va­men­te en el pro­gra­ma sani­ta­rio del par­ti­do labo­ris­ta. Pos­te­rior­men­te con la amplia­ción del cam­po socia­lis­ta en 1945 y la lle­ga­da del par­ti­do labo­ris­ta al gobierno, los obre­ros bri­tá­ni­cos pudie­ron dis­fru­tar de una red públi­ca de aten­ción sani­ta­ria como la que ya dis­fru­ta­ba la URSS des­de hacía décadas.

Des­de Sui­za, Sige­rist hizo varios via­jes a Lon­dres que cul­mi­na­ron en las Con­fe­ren­cias de Health-Clark en 1952, pro­nun­cia­das en la Escue­la Lon­di­nen­se de Higie­ne y Medi­ci­na Tro­pi­cal. Has­ta su muer­te en 1957 la ingen­te obra de Sige­rist, que lle­na las biblio­te­cas de las facul­ta­des de medi­ci­na, ins­pi­ró la crea­ción del nue­vo sis­te­ma públi­co de salud bri­tá­ni­co y otros pare­ci­dos en el mun­do entero.

El rema­te de este pro­ce­so que se ini­ció en la URSS tam­bién aca­bó en la URSS, en 1978, en Alma-Ata, duran­te la asam­blea de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, cuan­do el blo­que de paí­ses socia­lis­tas logró apro­bar una reso­lu­ción en la que, por pri­me­ra vez, se defi­nía a la medi­ci­na como un ser­vi­cio públi­co, con un úni­co voto en con­tra: el de Esta­dos Uni­dos. En medi­ci­na este prin­ci­pio se cono­ce como la Decla­ra­ción de Alma-Ata y dice lo siguien­te: “El pue­blo tie­ne el dere­cho y el deber de par­ti­ci­par indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te en la pla­ni­fi­ca­ción y apli­ca­ción de su aten­ción en salud”.

Hoy en cada dis­pen­sa­rio médi­co, hos­pi­tal o clí­ni­ca públi­ca del mun­do siguen latien­do ‑inmor­ta­les- los prin­ci­pios de la Revo­lu­ción de Octu­bre y su éxi­to al lle­var a toda la huma­ni­dad algo tan pre­cia­do como es la salud.

Juan Manuel Olarieta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *