La rele­van­cia de Mal­colm X

Sil­via Ara­na
«Ser negro y tener con­cien­cia de nues­tra iden­ti­dad sig­ni­fi­ca no solo vivir en un esta­do cons­tan­te de ira sino tam­bién sen­tir ira cons­tan­te­men­te con­tra aque­llos que nie­gan la influen­cia del pasa­do racis­ta como con­tex­to de las injus­ti­cias del pre­sen­te.»
‑James Bald­win
Cin­cuen­ta años des­pués del ase­si­na­to de uno de los líde­res más impor­tan­tes de la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na de EE.UU. es impac­tan­te la vigen­cia de su pen­sa­mien­to y mili­tan­cia. La figu­ra de Mal­colm X sue­le con­tra­po­ner­se a la del líder paci­fis­ta Mar­tin Luther King. Es un sim­plis­mo que el mis­mo Mal­colm des­es­ti­mó cuan­do acer­ta­da­men­te dijo que, si bien no coin­ci­dían en los méto­dos, que él reco­no­cía que la resis­ten­cia no-vio­len­ta lide­ra­da por King ponía de relie­ve la bru­ta­li­dad de los blan­cos. Con­clu­yó: «ambos somos con­si­de­ra­dos enemi­gos del sis­te­ma; la úni­ca duda es cuál de noso­tros dos será ase­si­na­do pri­me­ro». Mal­colm fue ase­si­na­do en Nue­va York el 21 de febre­ro de 1965. M. L. King fue ase­si­na­do tres años des­pués.

Mal­colm X y Mar­tin Luther King.
La auto­bio­gra­fía de Mal­colm X es un tes­ti­mo­nio enri­que­ce­dor de las viven­cias de los afro­ame­ri­ca­nos en el con­tex­to de un país que vivió más tiem­po con la escla­vi­tud que sin ella. Su padre, Earl Little, fue un pas­tor bau­tis­ta que adhe­ría fer­vien­te­men­te a las ideas de Mar­cus Gar­vey. Gar­vey pro­mo­vía que los afro­des­cen­dien­tes regre­sa­ran a Áfri­ca, pues en EE.UU. siem­pre segui­rían bajo el yugo de los blan­cos. Cuan­do nació Mal­colm la fami­lia se vio obli­ga­da a dejar su hogar en Omaha, Nebras­ka, por las ame­na­zas del Ku Klux Klan con­tra el padre. Se muda­ron a Lan­sing, Michi­gan, don­de pocos des­pués hom­bres de la Legión Negra ‑supre­ma­cis­tas blan­cos – les incen­dia­ron la casa. Se muda­ron a otro pobla­do cer­cano del que Mal­com guar­da algu­nos bue­nos recuer­dos. Pero en 1931, cuan­do Mal­colm tenía seis años, su padre fue ase­si­na­do, cri­men atri­bui­do por la fami­lia y cono­ci­dos a la Legión Negra. No es difí­cil ver de qué mane­ra estos hechos mar­ca­ron a fue­go su vida.
Repa­se­mos algu­nos de los plan­teos de Mal­colm X:
Sobre la vio­len­cia
«La polí­ti­ca inter­na­cio­nal de EE.UU. con­sis­te en des­ple­gar vio­len­cia, una vio­len­cia ili­mi­ta­da como en Viet­nam. Usa la vio­len­cia en Corea, Cuba y otras regio­nes del mun­do… Esa mis­ma vio­len­cia, la emplea den­tro del país con­tra los negros. Pero cuan­do noso­tros pedi­mos que paren los lin­cha­mien­tos, nos lla­man “vio­len­tos” a noso­tros.»

Mal­colm X y Fidel Cas­tro en el Hotel The­re­sa, Har­lem, Nue­va York (19÷10÷1960) ‑Pren­sa Latina/​Reuters.
Sobre el dere­cho a la auto­de­fen­sa
«No voy a acon­se­jar­le a nadie que use méto­dos vio­len­tos. Pero cuan­do nos ata­can tene­mos el dere­cho de defen­der­nos. Apren­da­mos a hablar el len­gua­je que ellos entien­den… El Klan quie­re ate­rro­ri­zar a los negros por­que ate­rro­ri­za­dos nos para­li­za­rán. Dado que el gobierno fede­ral ha mos­tra­do que no hará nada para parar la vio­len­cia de los racis­tas, es nues­tro deber orga­ni­zar­nos, que el gobierno sepa que si ellos no paran al KKK noso­tros lo hare­mos; enton­ces, reac­cio­na­rán… Vigo­ro­sa acción de auto­de­fen­sa por cual­quier medio que sea nece­sa­rio… El pri­mer deber de una per­so­na es pro­te­ger su vida…»
Sobre el auto­des­pre­cio
«Áfri­ca fue un con­ti­nen­te domi­na­do por Euro­pa. Los euro­peos crea­ron la ima­gen de Áfri­ca para el res­to del mun­do. Una ima­gen nega­ti­va, de des­pre­cio por todo lo que sea afri­cano. Nos hicie­ron creer que era una tie­rra de jun­glas, ani­ma­les, caní­ba­les y sal­va­jes… Los que tene­mos ances­tros afri­ca­nos hemos sen­ti­do des­pre­cio por Áfri­ca y des­pre­cio por noso­tros mis­mos… ¿Por qué? Por­que el opre­sor sabe que si odias la raíz, odia­rás el árbol. No pue­des odiar a tu gen­te sin ter­mi­nar odián­do­te a ti mis­mo… Recha­zá­ba­mos las carac­te­rís­ti­cas afri­ca­nas: la tex­tu­ra de nues­tro pelo, la for­ma de nues­tra nariz y labios, el color de nues­tra piel… Fue­ron uste­des, los opre­so­res, quie­nes le ense­ña­ron al mun­do a odiar al con­jun­to de una raza… y tie­nen el des­ca­ro de cul­par­nos de odio por­que no nos gus­ta la soga que nos han pues­to en el cue­llo… El color de nues­tra piel se vol­vió una cade­na psi­co­ló­gi­ca por­que nos daba ver­güen­za… Así nos encar­ce­la­ron, no solo tra­yén­do­nos aquí y hacién­do­nos esclavos…Todavía per­du­ran los efec­tos en nues­tro pue­blo… Por­que odiá­ba­mos nues­tra san­gre afri­ca­na, nos sen­tía­mos infe­rio­res, inca­pa­ces de hacer algo por noso­tros mis­mos… Pero un cam­bio ha comen­za­do. Den­tro nues­tro.»
Sobre el racis­mo
«Y la pren­sa nos lla­ma “racis­tas a la inver­sa”. El tru­co es hacer que la víc­ti­ma se vea como el cri­mi­nal… El mis­mo jue­go todo el tiem­po… No soy un racis­ta, no creo en nin­gu­na for­ma de segre­ga­ción, soy un musul­mán, creo en Alá, como los cris­tia­nos o los judíos creen en su Dios… La reli­gión de Islam ense­ña a no juz­gar a nadie por su apa­rien­cia, por el color de su piel. Si juz­gas a alguien por su raza, come­tes el peor de los deli­tos para el Islam.»
Mal­colm estu­vo pre­so por robo, y en la cár­cel se con­vir­tió al Islam, y ello «le sal­vó la vida», según reco­no­ció. Dejó la bebi­da, las dro­gas, las acti­vi­da­des delic­ti­vas.
Sobre la rup­tu­ra con la Nación del Islam
«En la pere­gri­na­ción a La Meca cono­cí a musul­ma­nes para quie­nes el color de la piel es una carac­te­rís­ti­ca más, no la prin­ci­pal… cono­cí a hom­bres de pelo cla­ro y ojos azu­les, a quie­nes pue­do lla­mar her­ma­nos.»
Por su caris­ma y capa­ci­dad Mal­colm devino una figu­ra extre­ma­da­men­te reco­no­ci­da que eclip­só a su men­tor Eli­jah Muham­mad. En 1963 Mal­colm des­cu­brió que E. Muham­mad no prac­ti­ca­ba los pre­cep­tos que pre­di­ca­ba. Esto suma­do a otros fac­to­res, como el dog­ma­tis­mo en las rela­cio­nes inter­ra­cia­les, deter­mi­na­ron su ale­ja­mien­to de la Nación del Islam. Mal­colm había adqui­ri­do una visión más com­ple­ja de las rela­cio­nes inter­ra­cia­les. De igual mane­ra, sus via­jes por los paí­ses recien­te­men­te inde­pen­di­za­dos de Áfri­ca lo enri­que­cie­ron polí­ti­ca­men­te; conec­tó la lucha del pue­blo negro de EE.UU. con las luchas de libe­ra­ción de otros pue­blos del mun­do. Si bien los tres hom­bres que dis­pa­ra­ron y mata­ron a Mal­colm X eran miem­bros de la Nación del Islam, exis­ten fuer­tes dudas sobre quie­nes fue­ron los auto­res inte­lec­tua­les del cri­men.
Sobre las pos­tu­ras anta­gó­ni­cas entre los afro­ame­ri­ca­nos
«En las plan­ta­cio­nes había dos tipos de escla­vos: el domés­ti­co y el que tra­ba­ja­ba en el cam­po. El escla­vo domés­ti­co tenía bue­na ropa, comía bien, vivía en el áti­co o en el sótano de la casa del amo. Lo que­ría al amo más de lo que el amo se que­ría a sí mis­mo. En cam­bio el escla­vo del cam­po ves­tía andra­jos, comía muy mal, odia­ba al amo. La mayo­ría eran escla­vos del cam­po. Si la casa del amo se incen­dia­ba, el escla­vo domés­ti­co corría a apa­gar el fue­go; el escla­vo del cam­po, roga­ba que corrie­ra vien­to que avi­va­ra las lla­mas. Yo soy un escla­vo del cam­po, este no es mi gobierno. Y aún hoy, siguen usan­do a los escla­vos domés­ti­cos para con­tro­lar­nos…»
Esta carac­te­ri­za­ción de Mal­colm ha sido cita­da para ana­li­zar la pre­si­den­cia de Oba­ma, al igual que el papel desem­pe­ña­do por el Juez de la Cor­te Supre­ma Cla­ren­ce Tho­mas y los ex secre­ta­rios de Esta­do de Geor­ge Bush, Colin Powell y Con­do­leez­za Rice.
Sobre el encar­ce­la­mien­to de los afro­ame­ri­ca­nos
«Cual­quier per­so­na negra pue­de ser dete­ni­da en la calle por la poli­cía… por­que la comu­ni­dad negra ha sido pre­sen­ta­da como una comu­ni­dad de cri­mi­na­les para jus­ti­fi­car todo tipo de méto­dos de repre­sión bru­ta­les… En EE.UU. no pue­des ser negro y no tener un pron­tua­rio poli­cial.»
EE.UU. es actual­men­te la nación con mayor can­ti­dad de pre­sos en el mun­do. Tie­ne un 5% de la pobla­ción mun­dial, mien­tras que los encar­ce­la­dos son el 25% de los pre­sos del mun­do. De los 2,3 millo­nes de pre­sos en EE.UU. casi la mitad son afro­ame­ri­ca­nos, por­cen­ta­je altí­si­mo si se tie­ne en cuen­ta que el por­cen­ta­je de afro­ame­ri­ca­nos es solo el 12.6% del total de habi­tan­tes.
Mal­colm X expu­so temas cru­cia­les que afec­ta­ban a la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na hace cin­cuen­ta años, muchos de los cua­les siguen vigen­tes hoy. «La vida de los negros impor­ta» (Black Lives Mat­ter) es la con­sig­na actual en la cam­pa­ña con­tra la bru­ta­li­dad poli­cial. Estas pala­bras son un eco de las exhor­ta­cio­nes de Mal­colm X en defen­sa de su comu­ni­dad fren­te a las diver­sas for­mas de vio­len­cia ejer­ci­das por un sis­te­ma que arras­tra las lacras de la escla­vi­tud: segre­ga­ción, encar­ce­la­mien­to indis­cri­mi­na­do, des­igual­dad socio-eco­nó­mi­ca, opre­sión.

(Mal­colm foto­gra­fia­do por Gor­don Parks. El titu­lar del perió­di­co dice: «Sie­te hom­bres negros sin armas fue­ron ase­si­na­dos a san­gre fría por la poli­cía de Los Ange­les.)
Fuen­tes:
Mal­colm X, Vida y voz de un hom­bre negro. Auto­bio­gra­fía. Txa­la­par­ta Edi­to­rial. Libro ori­gi­nal: The Auto­bio­graphy of Mal­colm X (As told to Alex Haley).
http://​www​.bso​lot​.info/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​p​d​f​/​M​a​l​c​o​l​m_X Vida_y_voz_de_un_hombre_negro_Autobiografia_y_seleccion_de_discursos.pdf
Las citas de dis­cur­sos de Mal­colm X fue­ron tra­du­ci­das por la auto­ra. Los ori­gi­na­les pro­vie­nen de los siguien­tes sitios:
Mal­colm X: http://​www​.mal​colmx​.com/​v​i​d​eo/
The­re is a World­wi­de Revo­lu­tion going on: http://​dis​ci​ple​sof​mal​colm​.tumblr​.com/​p​o​s​t​/​5​5​8​5​0​5​5​2​291
Black Lives Mat­ter Move­ment: http://​blac​kli​ves​mat​ter​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *