Falla el putsch de Oba­ma en Venezuela

Una vez más, la admi­nis­tra­ción Oba­ma tra­ta de cam­biar por la fuer­za un régi­men que se resis­te a sus desig­nios. El 12 de febre­ro de 2015, un avión pro­pie­dad de Aca­de­mi (ex Black­wa­ter) dis­fra­za­do con las insig­nias de las fuer­zas arma­das de Vene­zue­la debía bom­bar­dear el pala­cio pre­si­den­cial de Cara­cas para eli­mi­nar físi­ca­men­te al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro. Los cons­pi­ra­do­res tenían pre­vis­to poner en el poder a la ex dipu­tada María Cori­na Macha­do y hacer­la acla­mar de inme­dia­to por varios ex pre­si­den­tes latinoamericanos. 
JPEG - 23.4 KB
El pre­si­den­te Oba­ma con su con­se­je­ro para Lati­noa­mé­ri­ca, Ricar­do Zúñi­ga. Al fon­do, la con­se­je­ra de Segu­ri­dad Nacio­nal, Susan Rice.
© Whi­te House 

El pre­si­den­te Oba­ma había emi­ti­do un cla­ro avi­so. Lo puso por escri­to en su nue­va doc­tri­na de defen­sa (Natio­nal Secu­rity Stra­tegy): «Esta­mos del lado de los ciu­da­da­nos cuyo pleno ejer­ci­cio de la demo­cra­cia está en peli­gro, como los vene­zo­la­nos». Sien­do Vene­zue­la, des­de la adop­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1999, uno de los Esta­dos más demo­crá­ti­cos del mun­do, esa fra­se pre­sa­gia­ba lo peor en mate­ria de inten­tos des­ti­na­dos a impe­dir su mar­cha por el camino de la inde­pen­den­cia y la redis­tri­bu­ción de la rique­za nacional.
Era el 6 de febre­ro de 2015. Washing­ton ter­mi­na­ba de pla­ni­fi­car el derro­ca­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas de Vene­zue­la. El gol­pe de Esta­do esta­ba pla­ni­fi­ca­do para el 12 de febrero.
La «Ope­ra­ción Jeri­có» con­ta­ba con la super­vi­sión del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSC), bajo la res­pon­sa­bi­li­dad de Ricar­do Zúñi­ga. Este «diplo­má­ti­co» es el nie­to de otro Ricar­do Zúñi­ga, el pre­si­den­te del Par­ti­do Nacio­nal de Hon­du­ras que orga­ni­zó los gol­pes mili­ta­res de 1963 y de 1972 a favor del gene­ral López Are­llano. El Ricar­do Zúñi­ga que aho­ra tra­ba­ja en la Casa Blan­ca diri­gió des­de 2009 has­ta 2011 la esta­ción de la CIA en La Haba­na, don­de reclu­tó agen­tes y los finan­ció para fabri­car una opo­si­ción con­tra Fidel Cas­tro a la vez que nego­cia­ba la reanu­da­ción de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Cuba, final­men­te anun­cia­da en 2014.
Como siem­pre en ese tipo de ope­ra­cio­nes, Washing­ton se esfuer­za por no pare­cer impli­ca­do en los acon­te­ci­mien­tos que sin embar­go diri­ge. La CIA orga­ni­za y diri­ge a los gol­pis­tas a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes supues­ta­men­te no guber­na­men­ta­les: la NED (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy) y sus dos ten­tácu­los de dere­cha, el Inter­na­tio­nal Repu­bli­can Ins­ti­tu­te (IRI) y de izquier­da, el Natio­nal Demo­cra­tic Ins­ti­tu­te (NDI); la Free­dom Hou­se y el Inter­na­tio­nal Cen­ter for Non-Pro­fit Law.
Ade­más, Esta­dos Uni­dos siem­pre recu­rre a sus alia­dos uti­li­zán­do­los como con­tra­tis­tas en cier­tos aspec­tos del putsch. Esta vez par­ti­ci­pa­ron al menos Ale­ma­nia –a car­go de la pro­tec­ción de los ciu­da­da­nos de los paí­ses de la OTAN duran­te el gol­pe – , Cana­dá –a car­go del con­trol del aero­puer­to inter­na­cio­nal civil de Cara­cas – , Israel –encar­ga­do de garan­ti­zar los ase­si­na­tos de varias per­so­na­li­da­des cha­vis­tas– y el Rei­no Uni­do –a car­go de la pro­pa­gan­da de los gol­pis­tas. Final­men­te, tam­bién movi­li­za sus redes polí­ti­cas para que reco­noz­can a los gol­pis­tas: en Washing­ton, el sena­dor Mar­co Rubio; en Chi­le, el ex pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra; en Colom­bia, los ex pre­si­den­tes Álva­ro Uri­be Vélez y Andrés Pas­tra­na; en Méxi­co, los ex pre­si­den­tes Feli­pe Cal­de­rón y Vicen­te Fox; en Espa­ña, el ex pre­si­den­te del gobierno José María Aznar.
Para jus­ti­fi­car el putsch, la Casa Blan­ca había esti­mu­la­do gran­des empre­sas vene­zo­la­nas a rete­ner en sus alma­ce­nes enor­mes can­ti­da­des de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad. La no dis­tri­bu­ción de esos pro­duc­tos tenía como obje­ti­vo pro­vo­car gran­des colas ante los comer­cios y el esta­lli­do de moti­nes esti­mu­la­dos por la acción de pro­vo­ca­do­res infil­tra­dos entre los con­su­mi­do­res des­con­ten­tos. La manio­bra fra­ca­só ya que, a pesar de la esca­sez arti­fi­cial­men­te pro­vo­ca­da duran­te enero y febre­ro y de las colas ante las tien­das, los vene­zo­la­nos nun­ca lle­ga­ron a ata­car los comercios.
Para refor­zar el sabo­ta­je eco­nó­mi­co, el pre­si­den­te Oba­ma había fir­ma­do, el 18 de diciem­bre de 2014, una ley que impo­ne san­cio­nes con­tra Vene­zue­la y con­tra varios de sus diri­gen­tes. Ofi­cial­men­te, Washing­ton decía que­rer san­cio­nar a las per­so­na­li­da­des res­pon­sa­bles de la repre­sión con­tra mani­fes­ta­cio­nes estu­dian­ti­les. En reali­dad, des­de el ini­cio del año, Washing­ton esta­ba pagan­do un sala­rio ‑4 veces supe­rior al ingre­so medio de los vene­zo­la­nos– a los miem­bros de pan­di­llas que se dedi­ca­ban a agre­dir a las fuer­zas del orden. Estos fal­sos estu­dian­tes ase­si­na­ron a 43 per­so­nas en varios meses y sem­bra­ban el terror en las calles de Caracas.

JPEG - 9.6 KB
El ex núme­ro 2 de la ISAF en Afga­nis­tán, gene­ral Tho­mas W. Geary, actual­men­te al man­do de la inte­li­gen­cia del SouthCom.

La acción mili­tar esta­ba bajo la super­vi­sión del gene­ral Tho­mas W. Geary, des­de la sede del South­Com en Mia­mi, y de Rebec­ca Cha­vez, des­de el Pen­tá­gono. Como sub­con­tra­tis­ta de la par­te mili­tar del gol­pe apa­re­cen el ejér­ci­to pri­va­do Aca­de­mi (ex Black­wa­ter); una fir­ma actual­men­te admi­nis­tra­da por el almi­ran­te Bobby R. Inman (ex jefe de la NSA) y John Ash­croft (ex secre­ta­rio de Jus­ti­cia de la admi­nis­tra­ción Bush).
Según esa par­te del plan, un avión mili­tar Super Tucano, matrí­cu­la N314TG, com­pra­do por Aca­de­mi en Vir­gi­nia, en 2008, para ase­si­nar a Raúl Reyes, núme­ro 2 de las FARC colom­bia­nas, avión fal­sa­men­te iden­ti­fi­ca­do con las insig­nias de las fuer­zas arma­das de Vene­zue­la, debía bom­bar­dear el pala­cio pre­si­den­cial de Mira­flo­res y otros obje­ti­vos entre los que se encon­tra­ban la sede del minis­te­rio de Defen­sa, la direc­ción de Inte­li­gen­cia y la sede de Tele­Sur, el canal de tele­vi­sión mul­ti­na­cio­nal crea­do por el ALBA. El avión se halla­ba en Colom­bia, el cuar­tel gene­ral de los put­chis­tas había sido ins­ta­la­do en la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá –la capi­tal colom­bia­na– con la par­ti­ci­pa­ción del emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Kevin Whi­ta­ker y de su segun­do, Ben­ja­min Ziff.

JPEG - 31.5 KB

Varios ofi­cia­les supe­rio­res, acti­vos y reti­ra­dos, habían gra­ba­do de ante­mano un men­sa­je a la Nación anun­cian­do que habían toma­do el poder para res­tau­rar el orden en el país. Tam­bién esta­ba pre­vis­to que sus­cri­bi­rían el plan de tran­si­ción, publi­ca­do en la maña­na del 12 de febre­ro de 2015 en el dia­rio El Nacio­nal y redac­ta­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se. El plan incluía la for­ma­ción de un nue­vo gobierno, enca­be­za­do por la ex dipu­tada María Cori­na Machado.

JPEG - 23.3 KB
El gol­pe de Esta­do pon­dría en el poder a María Cori­na Macha­do. El 26 de enero de 2015, la ex dipu­tada reci­bía en Cara­cas a sus prin­ci­pa­les cóm­pli­ces extranjeros.

María Cori­na Macha­do fue pre­si­den­ta de Súma­te, la aso­cia­ción que orga­ni­zó y per­dió el refe­rén­dum revo­ca­to­rio con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, en 2004, uti­li­zan­do para ello –ya en aquel momen­to– los fon­dos de la NED (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy) y los ser­vi­cios del publi­cis­ta fran­cés Jac­ques Segue­la. A pesar de aque­lla derro­ta, María Cori­na Macha­do fue reci­bi­da con hono­res por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush en el Buró Oval de la Casa Blan­ca el 21 de mar­zo de 2005. Des­pués de ser elec­ta en 2011 como repre­sen­tan­te del Esta­do de Miran­da, el 21 de mar­zo de 2014 María Cori­na Macha­do se pre­sen­tó ante la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) como jefa de la dele­ga­ción de Pana­má a ese foro con­ti­nen­tal y fue inme­dia­ta­men­te des­ti­tui­da de su car­go de dipu­tada por haber vio­la­do así los artícu­los 149 y 191 de la Cons­ti­tu­ción de Venezuela.
Para faci­li­tar la coor­di­na­ción del putsch, María Cori­na Macha­do orga­ni­zó en Cara­cas, el 26 de enero, un colo­quio deno­mi­na­do «Poder ciu­da­dano y Demo­cra­cia hoy», en el que par­ti­ci­pa­ron la mayo­ría de las per­so­na­li­da­des vene­zo­la­nas y extran­je­ras vin­cu­la­das a la inten­to­na golpista.

JPEG - 21.2 KB

¡Mala suer­te! La Inte­li­gen­cia Mili­tar vene­zo­la­na esta­ba vigi­lan­do a las per­so­na­li­da­des sos­pe­cho­sas de haber fomen­ta­do un com­plot ante­rior para ase­si­nar al pre­si­den­te Madu­ro. En mayo de 2014, el fis­cal de Cara­cas había acu­sa­do a María Cori­na Macha­do, el gober­na­dor Hen­ri­que Salas Romer, el ex diplo­má­ti­co Die­go Arria, el abo­ga­do Gus­ta­vo Tarre Bir­ce­ño, el ban­que­ro Eli­gio Cede­ño y el hom­bre de nego­cios Pedro M. Bure­lli, quie­nes nega­ron haber escri­to sus pro­pios e‑mails afir­man­do que habían sido fal­si­fi­ca­dos por la Inte­li­gen­cia Mili­tar. Por supues­to, todos eran cómplices.
Al seguir la pis­ta de estos cons­pi­ra­do­res, la Inte­li­gen­cia Mili­tar des­cu­brió la «Ope­ra­ción Jeri­có». En la noche del 11 de febre­ro, los prin­ci­pa­les líde­res de la cons­pi­ra­ción y un agen­te del Mosad israe­lí fue­ron arres­ta­dos y se refor­zó la pro­tec­ción aérea de la capi­tal vene­zo­la­na. Otros impli­ca­dos fue­ron arres­ta­dos el 12 de febre­ro. El día 20, las con­fe­sio­nes de los arres­ta­dos per­mi­tie­ron la deten­ción de otro cóm­pli­ce: el alcal­de de Cara­cas, Anto­nio Ledezma.

JPEG - 27.1 KB
El alcal­de de Cara­cas, Anto­nio Ledez­ma, era el agen­te de enla­ce con Israel. Ledez­ma había via­ja­do secre­ta­men­te a Tel Aviv, el 18 de mayo de 2012, para reu­nir­se con el pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ya­min Netan­yahu y con el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res Avig­dor Lie­ber­man actuan­do como repre­sen­tan­te del jefe de la opo­si­ción vene­zo­la­na, Hen­ri­que Capri­les Radonski. 

El pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro com­pa­re­ció de inme­dia­to en tele­vi­sión denun­cian­do a los cons­pi­ra­do­res. Mien­tras tan­to, en Washing­ton, la por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do hacía reír a los perio­dis­tas que recor­da­ban el gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por Oba­ma en 2009 en Hon­du­ras o más recien­te­men­te, en enero de 2015, en la inten­to­na gol­pis­ta de Mace­do­nia, al decla­rar: «Esas acu­sa­cio­nes, como todas las ante­rio­res, son ridí­cu­las. Es una polí­ti­ca de hace tiem­po, Esta­dos Uni­dos no apo­ya las tran­si­cio­nes polí­ti­cas por medios no cons­ti­tu­cio­na­les. Las tran­si­cio­nes polí­ti­cas deben ser demo­crá­ti­cas, cons­ti­tu­cio­na­les, pací­fi­cas y lega­les. Hemos vis­to varias veces que el gobierno vene­zo­lano tra­ta de des­viar la aten­ción de sus pro­pias accio­nes acu­san­do a Esta­dos Uni­dos u otros miem­bros de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal por los acon­te­ci­mien­tos en el inte­rior de Vene­zue­la. Esos esfuer­zos refle­jan fal­ta de serie­dad de par­te del gobierno de Vene­zue­la al enfren­tar la gra­ve situa­ción que está con­fron­tan­do.»
Para los vene­zo­la­nos, este gol­pe de Esta­do abor­ta­do plan­tea un gra­ve dile­ma: ¿Cómo man­te­ner la demo­cra­cia cuan­do los prin­ci­pa­les líde­res de la opo­si­ción están en la cár­cel por haber pre­pa­ra­do crí­me­nes en con­tra de la democracia?
Para quie­nes aún creen, erró­nea­men­te, que Esta­dos Uni­dos ha cam­bia­do, que ese país ha deja­do de ser una poten­cia impe­ria­lis­ta y que aho­ra defien­de la demo­cra­cia en el mun­do, la «Ope­ra­ción Jeri­có» es un obli­ga­do tema de reflexión.

Esta­dos Uni­dos con­tra Venezuela
- En 2002, Esta­dos Uni­dos orga­ni­zó un gol­pe de Esta­do con­tra el pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to Hugo Chá­vez Frías [1] y pos­te­rior­men­te ase­si­nó al juez vene­zo­lano a car­go de la inves­ti­ga­ción, Dani­lo Ander­son [2].
- En 2007, Esta­dos Uni­dos inten­tó un cam­bio de régi­men orga­ni­zan­do en Vene­zue­la una «revo­lu­ción de color» con la par­ti­ci­pa­ción de gru­pos trots­kis­tas [3].
- En 2014, Esta­dos Uni­dos pare­ció renun­ciar a su obje­ti­vo y res­pal­dó gru­pos anar­quis­tas que rea­li­za­ron innu­me­ra­bles actos van­dá­li­cos para des­es­ta­bi­li­zar Vene­zue­la, lo que los vene­zo­la­nos lla­man la Gua­rim­ba [4].

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
[1] «Impli­ca­ción de las redes secre­tas de la CIA para derri­bar a Chá­vez», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 18 de mayo de 2002.
[2] «Nues­tro ami­go Dani­lo Ander­son ase­si­na­do en Cara­cas», «¿La CIA detrás del ase­si­na­to de Dani­lo Ander­son? », por Mar­ce­lo Larrea, Red Vol­tai­re, 20 de noviem­bre y 20 de noviem­bre de 2004. “FBI and CIA iden­ti­fied as hel­ping Plan Vene­zue­lan Prosecutor’s Mur­der”, por Ales­san­dro Par­ma, Vol­tai­re Net­work, 11 de noviem­bre de 2005.
[3] «Vene­zue­la: con­clu­sion d’une année déter­mi­nan­te», por Romain Migus, Réseau Vol­tai­re, 10 de octu­bre de 2008. Ver tam­bién la res­pues­ta de Gene Sharp a nues­tras acu­sa­cio­nes: « La Albert Eins­tein Ins­ti­tu­tion: no vio­len­cia según la CIA», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 10 de febre­ro de 2005.
[4] «Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la: la gue­rra fría se calien­ta», por Nil Nikan­drov, Stra­te­gic Cul­tu­re Foun­da­tion, Red Vol­tai­re, 12 de mar­zo de 2014. «Las “gua­rim­bas” de Vene­zue­la: dere­cha embo­za­da», por Mar­tín Espar­za Flo­res, Con­tra­lí­nea (Méxi­co), Red Vol­tai­re , 28 de abril de 2014. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *