Falla el putsch de Obama en Venezuela

Una vez más, la admi­nis­tra­ción Oba­ma tra­ta de cam­biar por la fuer­za un régi­men que se resis­te a sus desig­nios. El 12 de febre­ro de 2015, un avión pro­pie­dad de Aca­de­mi (ex Black­wa­ter) dis­fra­za­do con las insig­nias de las fuer­zas arma­das de Vene­zue­la debía bom­bar­dear el pala­cio pre­si­den­cial de Cara­cas para eli­mi­nar físi­ca­men­te al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro. Los cons­pi­ra­do­res tenían pre­vis­to poner en el poder a la ex dipu­tada María Cori­na Macha­do y hacer­la acla­mar de inme­dia­to por varios ex pre­si­den­tes lati­noa­me­ri­ca­nos.
JPEG - 23.4 KB
El pre­si­den­te Oba­ma con su con­se­je­ro para Lati­noa­mé­ri­ca, Ricar­do Zúñi­ga. Al fon­do, la con­se­je­ra de Segu­ri­dad Nacio­nal, Susan Rice.
© Whi­te Hou­se

El pre­si­den­te Oba­ma había emi­ti­do un cla­ro avi­so. Lo puso por escri­to en su nue­va doc­tri­na de defen­sa (Natio­nal Secu­rity Stra­tegy): «Esta­mos del lado de los ciu­da­da­nos cuyo pleno ejer­ci­cio de la demo­cra­cia está en peli­gro, como los vene­zo­la­nos». Sien­do Vene­zue­la, des­de la adop­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1999, uno de los Esta­dos más demo­crá­ti­cos del mun­do, esa fra­se pre­sa­gia­ba lo peor en mate­ria de inten­tos des­ti­na­dos a impe­dir su mar­cha por el camino de la inde­pen­den­cia y la redis­tri­bu­ción de la rique­za nacio­nal.
Era el 6 de febre­ro de 2015. Washing­ton ter­mi­na­ba de pla­ni­fi­car el derro­ca­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas de Vene­zue­la. El gol­pe de Esta­do esta­ba pla­ni­fi­ca­do para el 12 de febre­ro.
La «Ope­ra­ción Jeri­có» con­ta­ba con la super­vi­sión del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSC), bajo la res­pon­sa­bi­li­dad de Ricar­do Zúñi­ga. Este «diplo­má­ti­co» es el nie­to de otro Ricar­do Zúñi­ga, el pre­si­den­te del Par­ti­do Nacio­nal de Hon­du­ras que orga­ni­zó los gol­pes mili­ta­res de 1963 y de 1972 a favor del gene­ral López Are­llano. El Ricar­do Zúñi­ga que aho­ra tra­ba­ja en la Casa Blan­ca diri­gió des­de 2009 has­ta 2011 la esta­ción de la CIA en La Haba­na, don­de reclu­tó agen­tes y los finan­ció para fabri­car una opo­si­ción con­tra Fidel Cas­tro a la vez que nego­cia­ba la reanu­da­ción de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Cuba, final­men­te anun­cia­da en 2014.
Como siem­pre en ese tipo de ope­ra­cio­nes, Washing­ton se esfuer­za por no pare­cer impli­ca­do en los acon­te­ci­mien­tos que sin embar­go diri­ge. La CIA orga­ni­za y diri­ge a los gol­pis­tas a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes supues­ta­men­te no guber­na­men­ta­les: la NED (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy) y sus dos ten­tácu­los de dere­cha, el Inter­na­tio­nal Repu­bli­can Ins­ti­tu­te (IRI) y de izquier­da, el Natio­nal Demo­cra­tic Ins­ti­tu­te (NDI); la Free­dom Hou­se y el Inter­na­tio­nal Cen­ter for Non-Pro­fit Law.
Ade­más, Esta­dos Uni­dos siem­pre recu­rre a sus alia­dos uti­li­zán­do­los como con­tra­tis­tas en cier­tos aspec­tos del putsch. Esta vez par­ti­ci­pa­ron al menos Ale­ma­nia –a car­go de la pro­tec­ción de los ciu­da­da­nos de los paí­ses de la OTAN duran­te el gol­pe–, Cana­dá –a car­go del con­trol del aero­puer­to inter­na­cio­nal civil de Cara­cas–, Israel –encar­ga­do de garan­ti­zar los ase­si­na­tos de varias per­so­na­li­da­des cha­vis­tas– y el Reino Uni­do –a car­go de la pro­pa­gan­da de los gol­pis­tas. Final­men­te, tam­bién movi­li­za sus redes polí­ti­cas para que reco­noz­can a los gol­pis­tas: en Washing­ton, el sena­dor Mar­co Rubio; en Chi­le, el ex pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra; en Colom­bia, los ex pre­si­den­tes Álva­ro Uri­be Vélez y Andrés Pas­tra­na; en Méxi­co, los ex pre­si­den­tes Feli­pe Cal­de­rón y Vicen­te Fox; en Espa­ña, el ex pre­si­den­te del gobierno José María Aznar.
Para jus­ti­fi­car el putsch, la Casa Blan­ca había esti­mu­la­do gran­des empre­sas vene­zo­la­nas a rete­ner en sus alma­ce­nes enor­mes can­ti­da­des de pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad. La no dis­tri­bu­ción de esos pro­duc­tos tenía como obje­ti­vo pro­vo­car gran­des colas ante los comer­cios y el esta­lli­do de moti­nes esti­mu­la­dos por la acción de pro­vo­ca­do­res infil­tra­dos entre los con­su­mi­do­res des­con­ten­tos. La manio­bra fra­ca­só ya que, a pesar de la esca­sez arti­fi­cial­men­te pro­vo­ca­da duran­te enero y febre­ro y de las colas ante las tien­das, los vene­zo­la­nos nun­ca lle­ga­ron a ata­car los comer­cios.
Para refor­zar el sabo­ta­je eco­nó­mi­co, el pre­si­den­te Oba­ma había fir­ma­do, el 18 de diciem­bre de 2014, una ley que impo­ne san­cio­nes con­tra Vene­zue­la y con­tra varios de sus diri­gen­tes. Ofi­cial­men­te, Washing­ton decía que­rer san­cio­nar a las per­so­na­li­da­des res­pon­sa­bles de la repre­sión con­tra mani­fes­ta­cio­nes estu­dian­ti­les. En reali­dad, des­de el ini­cio del año, Washing­ton esta­ba pagan­do un sala­rio ‑4 veces supe­rior al ingre­so medio de los vene­zo­la­nos– a los miem­bros de pan­di­llas que se dedi­ca­ban a agre­dir a las fuer­zas del orden. Estos fal­sos estu­dian­tes ase­si­na­ron a 43 per­so­nas en varios meses y sem­bra­ban el terror en las calles de Cara­cas.

JPEG - 9.6 KB
El ex núme­ro 2 de la ISAF en Afga­nis­tán, gene­ral Tho­mas W. Geary, actual­men­te al man­do de la inte­li­gen­cia del South­Com.

La acción mili­tar esta­ba bajo la super­vi­sión del gene­ral Tho­mas W. Geary, des­de la sede del South­Com en Mia­mi, y de Rebec­ca Cha­vez, des­de el Pen­tá­gono. Como sub­con­tra­tis­ta de la par­te mili­tar del gol­pe apa­re­cen el ejér­ci­to pri­va­do Aca­de­mi (ex Black­wa­ter); una fir­ma actual­men­te admi­nis­tra­da por el almi­ran­te Bobby R. Inman (ex jefe de la NSA) y John Ash­croft (ex secre­ta­rio de Jus­ti­cia de la admi­nis­tra­ción Bush).
Según esa par­te del plan, un avión mili­tar Super Tucano, matrí­cu­la N314TG, com­pra­do por Aca­de­mi en Vir­gi­nia, en 2008, para ase­si­nar a Raúl Reyes, núme­ro 2 de las FARC colom­bia­nas, avión fal­sa­men­te iden­ti­fi­ca­do con las insig­nias de las fuer­zas arma­das de Vene­zue­la, debía bom­bar­dear el pala­cio pre­si­den­cial de Mira­flo­res y otros obje­ti­vos entre los que se encon­tra­ban la sede del minis­te­rio de Defen­sa, la direc­ción de Inte­li­gen­cia y la sede de Tele­Sur, el canal de tele­vi­sión mul­ti­na­cio­nal crea­do por el ALBA. El avión se halla­ba en Colom­bia, el cuar­tel gene­ral de los put­chis­tas había sido ins­ta­la­do en la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá –la capi­tal colom­bia­na– con la par­ti­ci­pa­ción del emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Kevin Whi­ta­ker y de su segun­do, Ben­ja­min Ziff.

JPEG - 31.5 KB

Varios ofi­cia­les supe­rio­res, acti­vos y reti­ra­dos, habían gra­ba­do de ante­mano un men­sa­je a la Nación anun­cian­do que habían toma­do el poder para res­tau­rar el orden en el país. Tam­bién esta­ba pre­vis­to que sus­cri­bi­rían el plan de tran­si­ción, publi­ca­do en la maña­na del 12 de febre­ro de 2015 en el dia­rio El Nacio­nal y redac­ta­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se. El plan incluía la for­ma­ción de un nue­vo gobierno, enca­be­za­do por la ex dipu­tada María Cori­na Macha­do.

JPEG - 23.3 KB
El gol­pe de Esta­do pon­dría en el poder a María Cori­na Macha­do. El 26 de enero de 2015, la ex dipu­tada reci­bía en Cara­cas a sus prin­ci­pa­les cóm­pli­ces extran­je­ros.

María Cori­na Macha­do fue pre­si­den­ta de Súma­te, la aso­cia­ción que orga­ni­zó y per­dió el refe­rén­dum revo­ca­to­rio con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, en 2004, uti­li­zan­do para ello –ya en aquel momen­to– los fon­dos de la NED (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy) y los ser­vi­cios del publi­cis­ta fran­cés Jac­ques Segue­la. A pesar de aque­lla derro­ta, María Cori­na Macha­do fue reci­bi­da con hono­res por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush en el Buró Oval de la Casa Blan­ca el 21 de mar­zo de 2005. Des­pués de ser elec­ta en 2011 como repre­sen­tan­te del Esta­do de Miran­da, el 21 de mar­zo de 2014 María Cori­na Macha­do se pre­sen­tó ante la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) como jefa de la dele­ga­ción de Pana­má a ese foro con­ti­nen­tal y fue inme­dia­ta­men­te des­ti­tui­da de su car­go de dipu­tada por haber vio­la­do así los artícu­los 149 y 191 de la Cons­ti­tu­ción de Vene­zue­la.
Para faci­li­tar la coor­di­na­ción del putsch, María Cori­na Macha­do orga­ni­zó en Cara­cas, el 26 de enero, un colo­quio deno­mi­na­do «Poder ciu­da­dano y Demo­cra­cia hoy», en el que par­ti­ci­pa­ron la mayo­ría de las per­so­na­li­da­des vene­zo­la­nas y extran­je­ras vin­cu­la­das a la inten­to­na gol­pis­ta.

JPEG - 21.2 KB

¡Mala suer­te! La Inte­li­gen­cia Mili­tar vene­zo­la­na esta­ba vigi­lan­do a las per­so­na­li­da­des sos­pe­cho­sas de haber fomen­ta­do un com­plot ante­rior para ase­si­nar al pre­si­den­te Madu­ro. En mayo de 2014, el fis­cal de Cara­cas había acu­sa­do a María Cori­na Macha­do, el gober­na­dor Hen­ri­que Salas Romer, el ex diplo­má­ti­co Die­go Arria, el abo­ga­do Gus­ta­vo Tarre Bir­ce­ño, el ban­que­ro Eli­gio Cede­ño y el hom­bre de nego­cios Pedro M. Bure­lli, quie­nes nega­ron haber escri­to sus pro­pios e‑mails afir­man­do que habían sido fal­si­fi­ca­dos por la Inte­li­gen­cia Mili­tar. Por supues­to, todos eran cóm­pli­ces.
Al seguir la pis­ta de estos cons­pi­ra­do­res, la Inte­li­gen­cia Mili­tar des­cu­brió la «Ope­ra­ción Jeri­có». En la noche del 11 de febre­ro, los prin­ci­pa­les líde­res de la cons­pi­ra­ción y un agen­te del Mosad israe­lí fue­ron arres­ta­dos y se refor­zó la pro­tec­ción aérea de la capi­tal vene­zo­la­na. Otros impli­ca­dos fue­ron arres­ta­dos el 12 de febre­ro. El día 20, las con­fe­sio­nes de los arres­ta­dos per­mi­tie­ron la deten­ción de otro cóm­pli­ce: el alcal­de de Cara­cas, Anto­nio Ledez­ma.

JPEG - 27.1 KB
El alcal­de de Cara­cas, Anto­nio Ledez­ma, era el agen­te de enla­ce con Israel. Ledez­ma había via­ja­do secre­ta­men­te a Tel Aviv, el 18 de mayo de 2012, para reunir­se con el pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ya­min Netan­yahu y con el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res Avig­dor Lie­ber­man actuan­do como repre­sen­tan­te del jefe de la opo­si­ción vene­zo­la­na, Hen­ri­que Capri­les Radons­ki.

El pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro com­pa­re­ció de inme­dia­to en tele­vi­sión denun­cian­do a los cons­pi­ra­do­res. Mien­tras tan­to, en Washing­ton, la por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do hacía reír a los perio­dis­tas que recor­da­ban el gol­pe de Esta­do orga­ni­za­do por Oba­ma en 2009 en Hon­du­ras o más recien­te­men­te, en enero de 2015, en la inten­to­na gol­pis­ta de Mace­do­nia, al decla­rar: «Esas acu­sa­cio­nes, como todas las ante­rio­res, son ridí­cu­las. Es una polí­ti­ca de hace tiem­po, Esta­dos Uni­dos no apo­ya las tran­si­cio­nes polí­ti­cas por medios no cons­ti­tu­cio­na­les. Las tran­si­cio­nes polí­ti­cas deben ser demo­crá­ti­cas, cons­ti­tu­cio­na­les, pací­fi­cas y lega­les. Hemos vis­to varias veces que el gobierno vene­zo­lano tra­ta de des­viar la aten­ción de sus pro­pias accio­nes acu­san­do a Esta­dos Uni­dos u otros miem­bros de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal por los acon­te­ci­mien­tos en el inte­rior de Vene­zue­la. Esos esfuer­zos refle­jan fal­ta de serie­dad de par­te del gobierno de Vene­zue­la al enfren­tar la gra­ve situa­ción que está con­fron­tan­do.»
Para los vene­zo­la­nos, este gol­pe de Esta­do abor­ta­do plan­tea un gra­ve dile­ma: ¿Cómo man­te­ner la demo­cra­cia cuan­do los prin­ci­pa­les líde­res de la opo­si­ción están en la cár­cel por haber pre­pa­ra­do crí­me­nes en con­tra de la demo­cra­cia?
Para quie­nes aún creen, erró­nea­men­te, que Esta­dos Uni­dos ha cam­bia­do, que ese país ha deja­do de ser una poten­cia impe­ria­lis­ta y que aho­ra defien­de la demo­cra­cia en el mun­do, la «Ope­ra­ción Jeri­có» es un obli­ga­do tema de refle­xión.

Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la
- En 2002, Esta­dos Uni­dos orga­ni­zó un gol­pe de Esta­do con­tra el pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to Hugo Chá­vez Frías [1] y pos­te­rior­men­te ase­si­nó al juez vene­zo­lano a car­go de la inves­ti­ga­ción, Dani­lo Ander­son [2].
- En 2007, Esta­dos Uni­dos inten­tó un cam­bio de régi­men orga­ni­zan­do en Vene­zue­la una «revo­lu­ción de color» con la par­ti­ci­pa­ción de gru­pos trots­kis­tas [3].
- En 2014, Esta­dos Uni­dos pare­ció renun­ciar a su obje­ti­vo y res­pal­dó gru­pos anar­quis­tas que rea­li­za­ron innu­me­ra­bles actos van­dá­li­cos para des­es­ta­bi­li­zar Vene­zue­la, lo que los vene­zo­la­nos lla­man la Gua­rim­ba [4].

[1] «Impli­ca­ción de las redes secre­tas de la CIA para derri­bar a Chá­vez», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 18 de mayo de 2002.
[2] «Nues­tro ami­go Dani­lo Ander­son ase­si­na­do en Cara­cas», «¿La CIA detrás del ase­si­na­to de Dani­lo Ander­son? », por Mar­ce­lo Larrea, Red Vol­tai­re, 20 de noviem­bre y 20 de noviem­bre de 2004. “FBI and CIA iden­ti­fied as hel­ping Plan Vene­zue­lan Prosecutor’s Mur­der”, por Ales­san­dro Par­ma, Vol­tai­re Net­work, 11 de noviem­bre de 2005.
[3] «Vene­zue­la: con­clu­sion d’une année déter­mi­nan­te», por Romain Migus, Réseau Vol­tai­re, 10 de octu­bre de 2008. Ver tam­bién la res­pues­ta de Gene Sharp a nues­tras acu­sa­cio­nes: « La Albert Eins­tein Ins­ti­tu­tion: no vio­len­cia según la CIA», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 10 de febre­ro de 2005.
[4] «Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la: la gue­rra fría se calien­ta», por Nil Nikan­drov, Stra­te­gic Cul­tu­re Foun­da­tion, Red Vol­tai­re, 12 de mar­zo de 2014. «Las “gua­rim­bas” de Vene­zue­la: dere­cha embo­za­da», por Mar­tín Espar­za Flo­res, Con­tra­lí­nea (Méxi­co), Red Vol­tai­re , 28 de abril de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: