La infor­ma­ción «Made in USA», arma con­tra los diri­gen­tes europeos

JPEG - 23.5 KB

Anony­mous apa­re­ció por pri­me­ra vez en inter­net en 2003 como un gru­po de hac­kers acti­vis­tas defen­so­res de la liber­tad de expre­sión que ope­ra­ba como un «cere­bro digi­tal glo­bal anar­quis­ta». En reali­dad es un ins­tru­men­to, o más bien un arma des­ti­na­da a ser uti­li­za­da en la gue­rra de la infor­ma­ción. Y la con­si­de­ra­ble ven­ta­ja de esa arma es que muy a menu­do resul­ta difí­cil saber quién está detrás de su uso.
Para nadie pen­sa­ba en ese pro­ble­ma en 1993, cuan­do se tomó la foto –publi­ca­da por Anony­mous– en la que apa­re­ce Ange­la Mer­kel visi­tan­do el Club Elb­te­rras­sen, don­de se reu­nió con varios skinheads y con otros per­so­na­jes, entre ellos uno que hacía el salu­do nazi [1].
Ber­lín pre­sen­tó algu­nas expli­ca­cio­nes de cir­cuns­tan­cia. Pero el pro­ble­ma no resi­día ahí. Una foto cap­ta­da hace más de 12 años aca­ba de ser publi­ca­da el 9 de febre­ro de 2015, jus­to antes de la lle­ga­da de Ange­la Mer­kel a Washing­ton y pre­ci­sa­men­te des­pués de su encuen­tro con el pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Hollan­de y con el pre­si­den­te ruso Vla­di­mir Putin, reu­nión que duró varias horas.
Al publi­car la foto, Anony­mous pre­gun­ta­ba si se podía con­fiar la direc­ción de Ale­ma­nia a una mujer polí­ti­ca que fue miem­bro de la Juven­tud Libre Ale­ma­na –orga­ni­za­ción de la juven­tud socia­lis­ta en la ex Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na – , que fue espía de Ber­lín Este y que se reu­nía con nazis [2].
Antes del ata­que mediá­ti­co se había pro­du­ci­do un impor­tan­te acon­te­ci­mien­to: la can­ci­ller ale­ma­na había expre­sa­do su opo­si­ción a la idea de sumi­nis­trar arma­men­to letal a Ucrania.
El 7 de febre­ro, Ange­la Mer­kel había hecho uso de la pala­bra en Munich, duran­te la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad para decir que: «la situa­ción en Ucra­nia no mejo­ra­rá sumi­nis­tran­do más armas.»
La can­ci­ller ale­ma­na reite­ró esa decla­ra­ción cier­to núme­ro de veces en sus recien­tes via­jes a Esta­dos Uni­dos y Canadá.
En Esta­dos Uni­dos, los pri­me­ros en res­pon­der fue­ron el sena­dor John McCain y la secre­ta­ria de Esta­do adjun­ta Vic­to­ria Nuland. El sena­dor McCain com­pa­ró las con­ver­sa­cio­nes entre Mer­kel, Hollan­de y Putin con la reu­nión entre Nevi­lle Cham­ber­lain y Adolf Hitler. Y la seño­ra Nuland, como de cos­tum­bre, uti­li­zó un len­gua­je par­ti­cu­lar­men­te obs­ceno para cali­fi­car a la diri­gen­te del prin­ci­pal Esta­do europeo.
Es impor­tan­te recor­dar que los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses se dedi­can des­de hace mucho tiem­po a reco­lec­tar, por todos los medios, todo tipo de infor­ma­cio­nes uti­li­za­bles en con­tra de la can­ci­ller ale­ma­na. En octu­bre de 2013 se supo que la NSA (Natio­nal Secu­rity Agency) tenía inter­cep­ta­do el telé­fono per­so­nal de la seño­ra Mer­kel y el hecho que esa agen­cia esta­dou­ni­den­se de espio­na­je tenía bajo vigi­lan­cia a la can­ci­ller de Ale­ma­nia dio lugar a un enor­me escándalo.
Ange­la Mer­kel expli­có enton­ces que no espe­ra­ba ni exi­gía nin­gún tipo de excu­sa en par­ti­cu­lar pero que aquel asun­to abría una impor­tan­te bre­cha en la con­fian­za mutua y fue­ron nece­sa­rios impor­tan­tes esfuer­zos para tra­tar de res­tau­rar­la. Las pro­me­sas no bas­ta­ban y la situa­ción impo­nía cam­bios. En tales cir­cuns­tan­cias, la can­ci­ller difí­cil­men­te podía cal­mar la indig­na­ción gene­ra­li­za­da. Pero Washing­ton hizo oídos sor­dos a las pala­bras de Mer­kel. Final­men­te, el escán­da­lo fue ente­rra­do y no hubo ver­da­de­ros cambios.
Pero Ange­la Mer­kel no es la úni­ca que ha sufri­do en car­ne pro­pia las prác­ti­cas de Washing­ton sobre la «liber­tad de expre­sión» de los líde­res euro­peos, sobre cuan­do se tra­ta de Rusia. Los ejem­plos no escasean.
Hun­gría, bajo la direc­ción de su pri­mer minis­tro Vik­tor Orban, ha fir­ma­do con Rusia un con­tra­to para ter­mi­nar 2 cen­tra­les nuclea­res en cons­truc­ción a 100 kiló­me­tros de Buda­pest. Esta­dos Uni­dos adop­tó inme­dia­ta­men­te una serie de san­cio­nes con­tra Hun­gría. Y el sena­dor McCain, siem­pre dis­pues­to a ser el pri­me­ro en des­en­fun­dar el revól­ver, cali­fi­có al pri­mer minis­tro hún­ga­ro de «dic­ta­dor fas­cis­ta». Por supues­to, el pre­si­den­te Putin iba a visi­tar Buda­pest el 17 de febrero.
Washing­ton tam­po­co ve con bue­nos ojos la posi­ción de Milos Zeman, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Che­ca, quien se atre­vió a pedir prue­bas de la supues­ta pre­sen­cia de tro­pas rusas en Ucra­nia y exhor­tó a Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea a poner fin a las san­cio­nes [con­tra Rusia]. Esta­dos Uni­dos uti­li­zó de inme­dia­to sus redes en la Repú­bli­ca Che­ca para ini­ciar una inten­sa cam­pa­ña ten­dien­te a des­acre­di­tar al pre­si­den­te Zeman.
Como pri­mer minis­tro de Ita­lia, Sil­vio Ber­lus­co­ni nun­ca vaci­ló en seña­lar que la com­pren­sión mutua entre Rusia y Esta­dos Uni­dos cons­ti­tu­ye una nece­si­dad para la esta­bi­li­dad de Euro­pa. Ber­lus­co­ni lle­gó a decla­rar que Esta­dos Uni­dos había actua­do de mane­ra irres­pon­sa­ble al des­ple­gar misi­les «defen­si­vos» en Polo­nia y en la Repú­bli­ca Che­ca, al reco­no­cer la inde­pen­den­cia de Koso­vo y al empu­jar Geor­gia y Ucra­nia a unir­se a la OTAN.
Domi­ni­que Strauss-Kahn, ex direc­tor del FMI, tam­bién fue víc­ti­ma de una pro­vo­ca­ción pla­ni­fi­ca­da con mucha ante­la­ción y orga­ni­za­da en su con­tra en sue­lo esta­dou­ni­den­se, don­de fue acu­sa­do de haber vio­la­do a una cama­re­ra negra duran­te una estan­cia en Nue­va York [3]. Y fue some­ti­do a jui­cio en Esta­dos Uni­dos. Pos­te­rior­men­te se supo que la cama­re­ra había men­ti­do, infor­ma­ción que pasó com­ple­ta­men­te inad­ver­ti­da. Pero Strauss-Kahn per­dió su pues­to a la cabe­za del FMI y no pudo pre­sen­tar­se a la elec­ción pre­si­den­cial en Francia.
Orban, Zeman, Ber­lus­co­ni, Strauss-Kahn y aho­ra la seño­ra Ange­la Mer­kel han sido blan­co de los ata­ques “qui­rúr­gi­cos” de las armas mediá­ti­cas esta­dou­ni­den­ses con­tra los polí­ti­cos euro­peos que Washing­ton con­si­de­ra dema­sia­do inde­pen­dien­tes en mate­ria de polí­ti­ca exterior.
El esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se esti­ma que Euro­pa tie­ne que man­te­ner­se ali­nea­da y seguir la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos al pie de la letra. Para las éli­tes de Washing­ton, sólo así pue­de alcan­zar­se la per­fec­ción en mate­ria de coope­ra­ción trans­atlán­ti­ca. Jus­to des­pués de su encuen­tro con Ange­la Mer­kel, el pre­si­dent Oba­ma expli­có en una entre­vis­ta a Vox​.com que Esta­dos Uni­dos está obli­ga­do a tener «el ejér­ci­to más pode­ro­so del mun­do». Y agregó:

«A veces tene­mos que tor­cer­le un poco el bra­zo a cier­tos paí­ses que no quie­ren hacer lo que les pedi­mos.» [4].

El carác­ter bási­ca­men­te bru­tal de esa decla­ra­ción no deja lugar a dudas sobre el hecho que Esta­dos Uni­dos está dis­pues­to a «tor­cer­le el bra­zo» a cual­quier alia­do que no com­par­ta sus pun­tos de vis­ta sobre los dife­ren­tes pro­ble­mas del mundo.
Los alia­dos (¿vasa­llos?) euro­peos o asiá­ti­cos pue­den estar segu­ros de que así será. El pre­si­den­te tur­co Erdo­gan pare­ce ser el pró­xi­mo en la lis­ta. Washing­ton no le per­do­na haber fir­ma­do con Putin el acuer­do sobre el gaso­duc­to «Tur­kish Stream» [5].
Y ya se oye cla­ra­men­te el tic­tac del reloj. 

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
[1] «Tur­bu­lent past bun­des­kan­ts­le­ra», Truth in Ukrai­ne, 9 de febre­ro de 2015.
[2] «Ange­la Mer­kel, una neo­con­ser­va­do­ra ale­ma­na en la pre­si­den­cia de la Unión Euro­pea», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 15 de enero de 2007.
[3] «Oba­ma, la gue­rra finan­cie­ra y la eli­mi­na­ción de DSK», por Thierry Meys­san, Kom­so­mols­ka­ya Prav­da, Red Vol­tai­re, 26 de mayo de 2011.
[4] The Vox Con­ver­sa­tion, Vox.
[5] «De cómo Vla­di­mir Putin invir­tió la estra­te­gia de la OTAN», por Thierry Meys­san, Оdna­ko (Rusia), Red Vol­tai­re, 8 de diciem­bre de 2014. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *