[Vídeo] “The Lum­pen”, el funk revo­lu­cio­na­rio de los Pan­te­ras Negras

Los Pan­te­ras Negras tenían su pro­pio gru­po de funk, lla­ma­dos The Lum­pen, una cla­ra alu­sión al con­cep­to mar­xis­ta del “lum­pen­pro­le­te­riat”. A lo lar­go de la his­to­ria, las comu­ni­da­des y pue­blos opri­mi­dos han uti­li­za­do la músi­ca como un medio no sólo para docu­men­tar su lucha, sino tam­bién para edu­car, moti­var e ins­pi­rar a la gen­te a la resis­ten­cia. El gru­po Lum­pen sur­gió de esa tra­di­ción. La misión de Lum­pen fue “edu­car a la gen­te” uti­li­zan­do for­mas popu­la­res de músi­ca con las que la comu­ni­dad pudie­ra iden­ti­fi­car­se y tam­bién poli­ti­zar­se. El obje­ti­vo de Lum­pen era ser­vir como un arma más en la lucha por la libe­ra­ción de los afroamericanos.

La exis­ten­cia de The Lum­pen fue bre­ve, solo estu­vie­ron en acti­vo un año entre 1970 y 1971, pero a buen segu­ro que fue intensa.
Los miem­bros ori­gi­na­les eran Bill Calhoun, Clark (San­ta Rita) Bai­ley, James Mott y Michael Torran­ce. Al prin­ci­pio sólo eran un gru­po de cole­gas a los que les gus­ta­ba can­tar mien­tras tra­ba­ja­ban por las noches para una empre­sa de dis­tri­bu­ción en San Fran­cis­co, sim­ple­men­te para hacer el tra­ba­jo más agra­da­ble (lo que no deja de ser otra tradición).
Todos habían can­ta­do en gru­pos antes, Calhoun había sido músi­co pro­fe­sio­nal en Las Vegas y aca­ba­ba de lle­gar a San Fran­cis­co. Un día, Emory Dou­glas, Minis­tro de Cul­tu­ra de los Pan­te­ras Negras, sugi­rió que podrían for­mar un gru­po musi­cal. Elai­ne Brown ya había gra­ba­do un álbum de can­cio­nes revo­lu­cio­na­rias (Apro­ve­cha el tiempo/​Seize the Time) en un esti­lo de músi­ca popu­lar, y la for­ma­ción de este cuar­te­to podría dar con­ti­nui­dad a la uti­li­za­ción de la músi­ca como pro­pa­gan­da de los Pan­te­ras Negras. De este modo un gru­po de Soul y R & B podría ser una herra­mien­ta polí­ti­ca útil, pen­san­do que si bien algu­nas per­so­nas nun­ca leen, todo el mun­do escu­cha música.
Para comen­zar Calhoun escri­bió “No More” en un esti­lo gos­pel, y lue­go “Free Bobby Now”, una can­ción de R & B más opti­mis­ta, inci­dien­do en la cam­pa­ña por la libe­ra­ción de Bobby Sea­le, uno de los fun­da­do­res del Black Panther Party, en pri­sión por “cons­pi­ra­ción” por su supues­ta res­pon­sa­bi­li­dad en las revuel­tas de Chica­go de 1968. Gra­ba­ron estas dos can­cio­nes con el sello del Par­ti­do lla­ma­do Sei­ze the Time y pron­to esta­ban can­tan­do en cen­tros comu­ni­ta­rios y mítines.
The Lum­pen fue una expre­sión más de la cul­tu­ra revo­lu­cio­na­ria afro­ame­ri­ca­na bajo el tute­la­je del Minis­te­rio de Cul­tu­ra de los Pan­te­ras Negras. Se deter­mi­nó que como repre­sen­tan­tes del Par­ti­do de las Pan­te­ras Negras y para cap­tu­rar mejor la ima­gi­na­ción de la gen­te, The Lum­pen ten­dría que ren­dir a un alto nivel, el “pro­duc­to” tenía que ser bueno. Gra­cias a la expe­rien­cia de Calhoun, fue­ron capa­ces de armar un gran espec­tácu­lo a la hora de actuar, con sus pro­pios uni­for­mes y tam­bién con una ensa­ya­da coreografía.

The Lum­pen pro­mo­vió los pun­tos bási­cos del idea­rio de los Pan­te­ras tra­ba­jan­do ver­sio­nes sobre cono­ci­das can­cio­nes popu­la­res a las que daban el con­te­ni­do polí­ti­co ade­cua­do, el reper­to­rio incluía The Impres­sions (Peo­ple Get Ready – Revolution’s Come), The Tem­pta­tions (There’s Bullets in the air for Free­dom, Old Pig Nixon) y tam­bién escri­bie­ron temas ori­gi­na­les como Revo­lu­tion is the Only Solu­tion, We Can’t Wait Another Day, Set Sis­ter Eri­ka Free, and Killin’ (If U Gon Be Free).
Los dife­ren­tes inten­tos por gra­bar un LP en direc­to se vie­ron frus­tra­dos por la nega­ti­va de las casas dis­co­grá­fi­cas a pro­du­cir una músi­ca cuyas letras con­si­de­ra­ban exce­si­va­men­te con­tro­ver­ti­das y la ban­da se disol­vió, tam­bién apre­mia­dos por otras prio­ri­da­des políticas.
Según cuen­ta uno de sus miem­bros, Michael Torran­ce: “Es impor­tan­te sub­ra­yar que The Lum­pen eran Pan­te­ras antes que nada. Antes, duran­te y des­pués del gru­po, hici­mos todo el tra­ba­jo polí­ti­co y coti­diano que se reque­ría de todo cama­ra­da. La músi­ca era sim­ple­men­te otra face­ta de ser­vi­cio al Par­ti­do y la Revo­lu­ción. Por otra par­te, y dado que era­mos una ban­da “edu­ca­ti­va”, era nece­sa­rio el estu­dio rigu­ro­so para ser capa­ces de lle­var la ideo­lo­gía de los Pan­te­ras Negras a las canciones.
En todo momen­to, éra­mos repre­sen­tan­tes del Par­ti­do de los Pan­te­ras Negras”. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *