Paso al pre­ca­ria­do- Hugo Ríus

Guy Stan­ding no inven­tó la pala­bra “pre­ca­ria­do”, pero casi. En un libro visio­na­rio como pocos (The Pre­ca­riat), este eco­no­mis­ta bri­tá­ni­co, atí­pi­co, ins­ti­tu­cio­na­li­zó el uso de un voca­blo que cir­cu­la ya de boca en boca y que se apli­ca a esa masa cre­cien­te de ciu­da­da­nos uni­dos por la inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, la incer­ti­dum­bre labo­ral y la pér­di­da de dere­chos. (Fuen­te: El Mundo)

Gui­ller­mo Tell

La imagen es de Mián. En las grandes ciudades italianas cada vez se hacen más visibles los miles de desocupados.La ima­gen es de Mián. En las gran­des ciu­da­des ita­lia­nas cada vez se hacen más visi­bles los miles de desocupados. 

Toda­vía sin ingre­sar en el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua Espa­ño­la, y fue­ra de los tex­tos orto­do­xos de eco­no­mía, el emplea­do tér­mino mere­ce al menos que se le pres­te una aten­ción refle­xi­va en cuan­to inten­ta refle­jar un actual esce­na­rio social y una adver­ti­da recom­po­si­ción de fuer­zas que pug­nan por cambios.
El pro­fe­sor bri­tá­ni­co, autor del libro, sos­tie­ne que movi­li­za­cio­nes como las de los Indig­na­dos y Occupy fue­ron reac­cio­nes al neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je de la últi­ma déca­da, que hoy cobran repre­sen­ta­ción en par­ti­dos como Syri­za, Pode­mos, o Izquier­da, Eco­lo­gía y Liber­tad, cana­li­za­do­res de un pre­ca­ria­do, que pue­de haber alcan­za­do el 40 por cien­to de la pobla­ción en paí­ses, como Gre­cia, Espa­ña e Italia.
Arran­can­do pre­vi­si­bles polé­mi­cas aca­dé­mi­cas lo des­cri­be como una nue­va cla­se social en la que caben des­de los des­cen­dien­tes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras a los inmi­gran­tes, pasan­do por una juven­tud edu­ca­da y des­em­plea­da, o en con­di­cio­nes de empleo muy pre­ca­rias, como ciu­da­da­nos de segun­da, que pug­nan en Euro­pa con­tra las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad dic­ta­da por la cas­ta del poder finan­cie­ro con que inten­ta sor­tear una cri­sis que gene­ró su mis­mo sis­te­ma, y que ha sig­ni­fi­ca­do tro­car el anta­ño esta­do de bien­es­tar por el empo­bre­ci­mien­to, como suce­de en el extre­mo caso de Grecia.
Por supues­to que el ela­bo­ra­do voca­blo pare­ce el pre­fe­ri­do para el lla­ma­do pri­mer mun­do desa­rro­lla­do, por­que para el res­to los tér­mi­nos de refe­ren­cia siguen sien­do los mis­mos de siem­pre: pobre­za, mor­ta­li­dad infan­til, des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social, explotación. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *