La lucha del KKE con­tra el opor­tu­nis­mo La expe­rien­cia de los años 1949 – 1968

Por Makis Mai­lis, miem­bro del Comi­té Cen­tral del KKE, res­pon­sa­ble de la Sec­ción de His­to­ria del KKE
En noviem­bre de 2011 se publi­có en Gre­cia el segun­do volu­men del Ensa­yo de la His­to­ria del KKE, des­pués de un lar­go perío­do de deba­te que tuvo lugar en todas las orga­ni­za­cio­nes del Par­ti­do y de la Juven­tud Comu­nis­ta de Gre­cia. Este pro­ce­so se com­ple­tó con la cele­bra­ción de una con­fe­ren­cia a nivel nacio­nal, el 16 de julio de 2011, que apro­bó el tex­to final del Ensa­yo de la His­to­ria.
El segun­do volu­men abar­ca el perío­do 1949 – 1968. Reco­rre el perío­do des­de el fin de la lucha arma­da que lle­vó a cabo el Ejér­ci­to Demo­crá­ti­co de Gre­cia duran­te tres años y medio (12 de febre­ro de 1946 – 29 de agos­to de 1949) has­ta la Sesión Ple­na­ria del Comi­té Cen­tral del KKE (5 – 15 de febre­ro de 1968), en que el KKE se escin­dió y los que deser­ta­ron del par­ti­do, y habían for­ma­do un gru­po revi­sio­nis­ta de dere­cha (euro­co­mu­nis­ta), fun­da­ron un nue­vo par­ti­do lla­ma­do KKE (interno).
Aun­que el perío­do que abar­ca son los años 1949 – 1968, el Ensa­yo de la His­to­ria del Par­ti­do se remon­ta a la déca­da de 1940. Esto es por­que los docu­men­tos del par­ti­do en el perío­do que exa­mi­na­mos tra­tan tam­bién de modo exhaus­ti­vo la déca­da de 1940, por­que la deduc­ción de con­clu­sio­nes de enton­ces fue la con­di­ción pre­via para que el par­ti­do for­ma­ra su polí­ti­ca en las nue­vas con­di­cio­nes.
Los derro­ca­mien­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, que se cul­mi­na­ron en 1989 – 1991, obli­ga­ron a nues­tro par­ti­do a exa­mi­nar su acción y su his­to­ria más en pro­fun­do. Nos vimos obli­ga­dos a pro­fun­di­zar la valo­ra­ción his­tó­ri­ca de las deci­sio­nes y las accio­nes del KKE en base a con­clu­sio­nes fun­da­men­ta­les de los desa­rro­llos nega­ti­vos ante­rior­men­te men­cio­na­dos que se incor­po­ra­ron en las reso­lu­cio­nes de sus con­gre­sos en los últi­mos vein­te años, espe­cial­men­te en el 18º Con­gre­so (2009).
El KKE con­si­de­ra que el estu­dio de su his­to­ria es ele­men­to de su desa­rro­llo pues­to que la expe­rien­cia his­tó­ri­ca hace que la acción del Par­ti­do para la orga­ni­za­ción de la lucha de cla­ses por la abo­li­ción de la explo­ta­ción de hom­bre por el hom­bre sea más inci­si­va y efi­caz. En este sen­ti­do el estu­dio de su his­to­ria lle­ga a ser un pro­ce­so de ins­pi­ra­ción para la acción cons­cien­te.
La cues­tión más bási­ca que tra­ta el Ensa­yo de la His­to­ria es la estra­te­gia del KKE. Los cri­te­rios para su eva­lua­ción son los siguien­tes ejes:
1. Nues­tra épo­ca es la épo­ca de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo pues­to que el capi­ta­lis­mo ha entra­do en la eta­pa reac­cio­na­ria des­de hace más de un siglo. Ha pasa­do sin retorno la épo­ca de las revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas bur­gue­sas que impul­sa­ban el pro­gre­so social derro­can­do el poder de los feu­da­les y eli­mi­nan­do los res­tos de las rela­cio­nes feu­da­les de pro­duc­ción. El derro­ca­mien­to de la cons­truc­ción socia­lis­ta con el pre­do­mi­nio de la con­tra­rre­vo­lu­ción de 1989 – 1991 no des­acre­di­ta esta acción socio­po­lí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria como nece­sa­ria, vigen­te y como pers­pec­ti­va.
2. El carác­ter de la revo­lu­ción no se deter­mi­na por la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­te, sino por la madu­ra­ción de las con­di­cio­nes mate­ria­les por el socia­lis­mo. El nivel míni­mo de madu­ra­ción de las con­di­cio­nes mate­ria­les exis­te tam­bién cuan­do la cla­se obre­ra es una fuer­za mino­ri­ta­ria como por­cen­ta­je en la pobla­ción eco­nó­mi­ca­men­te acti­va, una vez que toma con­cien­cia de su misión his­tó­ri­ca con la for­ma­ción de su Par­ti­do.
3. Entre el capi­ta­lis­mo y el socia­lis­mo no exis­te nin­gún sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co inter­me­dio por lo que no pue­de exis­tir nin­gún tipo de poder inter­me­dio. El carác­ter del poder será o bien bur­gués o bien obre­ro (pro­le­ta­rio). El pun­to de vis­ta-posi­ción de la posi­bi­li­dad y de la nece­si­dad de esta­ble­cer un poder inter­me­dio no se ha con­fir­ma­do en nin­gún país.
El 18º Con­gre­so del Par­ti­do tra­tó este asun­to y sub­ra­yó que no se debe con­fun­dir el carác­ter del poder con los “momen­tos” tran­si­to­rios del tiem­po his­tó­ri­co y repi­tió la posi­ción pro­gra­má­ti­ca del 15º Con­gre­so acer­ca de los “momen­tos” tran­si­to­rios:
“En con­di­cio­nes de cul­mi­na­ción de la lucha de cla­ses, de ascen­so revo­lu­cio­na­rio del movi­mien­to popu­lar, cuan­do haya ini­cia­do el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, es posi­ble que sur­ja un gobierno como ins­tru­men­to de poder popu­lar con la apro­ba­ción y el con­sen­ti­mien­to del pue­blo lucha­dor, sin que se lle­ven a cabo elec­cio­nes gene­ra­les ni pro­ce­sos par­la­men­ta­rios. Este gobierno se iden­ti­fi­ca­rá o le sepa­ra­rá dis­tan­cia típi­ca del poder de la cla­se obre­ra y de sus alia­dos. (…)
Para nues­tro Par­ti­do está cla­ro que el carác­ter del poder es la Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do sin que se con­fun­da con otras for­mas de poder inter­me­dios. Es una cosa dar­se cuen­ta pos­te­rior­men­te, es decir a tra­vés de la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca, de las dife­ren­tes for­mas que pue­den sur­gir del pro­ce­so duran­te el cual no se haya derro­ca­do toda­vía el poder bur­gués pero que haya empe­za­do su debi­li­ta­mien­to, su sacu­di­da. Las for­mas que toman los nive­les de la sacu­di­da del poder bur­gués en cada momen­to his­tó­ri­co es un asun­to de inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca. Por ejem­plo, los pri­me­ros gobier­nos que se for­ma­ron por los fren­tes anti­fas­cis­tas en los paí­ses libe­ra­dos por el Ejér­ci­to Rojo, no fue­ron pode­res obre­ros revo­lu­cio­na­rios (Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do) sino con­ta­ron con la par­ti­ci­pa­ción de fuer­zas bur­gue­sas. Por eso rápi­da­men­te se desa­rro­lló un con­flic­to sobre una cues­tión del poder “quién gobier­na a quién” y en la mayo­ría de los casos se resol­vió con la con­quis­ta del poder obre­ro revo­lu­cio­na­rio (Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do). El cur­so de los acon­te­ci­mien­tos no debe sepa­rar­se de la exis­ten­cia de las fuer­zas del Ejér­ci­to Rojo. (…) Pero tam­bién en el caso de la Revo­lu­ción Cuba­na no exis­te poder inter­me­dio y for­ma­ción socio-eco­nó­mi­ca inter­me­dia. El enla­ce para el ini­cio del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio fue la lucha arma­da por la inde­pen­den­cia nacio­nal que se esta­ble­ció y obje­ti­va­men­te resol­vió el pro­ble­ma a tra­vés de su trans­for­ma­ción en lucha por el socia­lis­mo. (…) Ni tam­po­co el “doble poder” en Rusia com­prue­ba que pue­de exis­tir un poder inter­me­dio.” [1]
4. La polí­ti­ca de alian­zas del Par­ti­do Comu­nis­ta debe basar­se en la eva­lua­ción correc­ta de los intere­ses y de la posi­ción de las fuer­zas socia­les en la socie­dad capi­ta­lis­ta, ser­vir la línea de sepa­ra­ción de sec­to­res popu­la­res de la influen­cia de la bur­gue­sía, su agru­pa­ción con la cla­se obre­ra con el fin de cam­biar el carác­ter del poder, no la alter­nan­cia de par­ti­dos en el gobierno bur­gués. Es decir, la nece­si­dad de for­mar una alian­za socio­po­lí­ti­ca en con­flic­to con el domi­nio eco­nó­mi­co de los mono­po­lios, su poder polí­ti­co y sus unio­nes impe­ria­lis­tas. En esta base se refu­tan las pre­sio­nes para la coope­ra­ción polí­ti­ca con fuer­zas bur­gue­sas y opor­tu­nis­tas con un pro­gra­ma de “sanea­mien­to” frau­du­len­to del sis­te­ma.
5. El opor­tu­nis­mo tie­ne una base obje­ti­va. Una fuen­te impor­tan­te de estra­tos peque­ño-bur­gue­ses com­pri­mi­dos o inclu­so des­trui­dos por el pro­ce­so de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción del capi­tal, por la expan­sión de los gru­pos mono­pó­li­cos.
Pero la cla­se obre­ra tam­po­co es uni­for­me. Se com­po­ne de sec­to­res con dis­tin­tos ingre­sos y dife­ren­tes expe­rien­cias polí­ti­cas y de cla­se dado que la cla­se obre­ra se expan­de a tra­vés de la cons­tan­te expan­sión del tra­ba­jo asa­la­ria­do en nue­vos y anti­guos sec­to­res.
En par­ti­cu­lar, cabe seña­lar que el estra­to de la aris­to­cra­cia obre­ra, es decir el sec­tor de la cla­se obre­ra que es com­pra­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que cons­ti­tu­ye otra fuen­te bási­ca del fenó­meno opor­tu­nis­ta, por­que cons­ti­tu­ye el vehícu­lo de la cola­bo­ra­ción de cla­ses en el movi­mien­to obre­ro.
Las fuer­zas opor­tu­nis­tas sue­len refor­zar­se en los vira­jes abrup­tos de la lucha de cla­ses, ya sea duran­te su ascen­so o duran­te su rece­sión. Debi­do a la gran olea­da de la con­tra­rre­vo­lu­ción de los últi­mos vein­te años, la pre­sión ejer­ci­da por la ideo­lo­gía bur­gue­sa ha sido expre­sa­da median­te la revi­sión gene­ral de posi­cio­nes fun­da­men­ta­les de la ideo­lo­gía comu­nis­ta y de la adap­ta­ción opor­tu­nis­ta al sis­te­ma.
6. Lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca impla­ca­ble con­tra el opor­tu­nis­mo, inde­pen­dien­te­men­te de sus dis­fra­ces, sus muta­cio­nes y adap­ta­cio­nes a las diver­sas fases de la lucha de cla­ses y los cam­bios en la corre­la­ción de fuer­zas. La expe­rien­cia nega­ti­va y posi­ti­va de cómo se evo­lu­cio­nó la pos­tu­ra con­tra las expre­sio­nes del opor­tu­nis­mo ‑en algu­nos casos con una lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca inten­sa, en otros casos con la coope­ra­ción elec­to­ral o a lar­go pla­zo- con­fir­ma la siguien­te con­clu­sión: La coope­ra­ción con el opor­tu­nis­mo, es decir con la sec­ción del movi­mien­to comu­nis­ta que ha renun­cia­do y revi­sa­do prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la lucha revo­lu­cio­na­ria y se ha adap­ta­do a la polí­ti­ca bur­gue­sa, en la prác­ti­ca sig­ni­fi­ca la coope­ra­ción con la polí­ti­ca bur­gue­sa en el movi­mien­to obre­ro; se uti­li­za con el fin de ero­sio­nar y mutar el Par­ti­do Comu­nis­ta y por eso se apo­ya fir­me­men­te por la bur­gue­sía y su per­so­nal. La opo­si­ción al opor­tu­nis­mo tie­ne que ver con el con­flic­to en cuan­to a la direc­ción de la orga­ni­za­ción de las masas, la direc­ción de la lucha popu­lar, el con­te­ni­do de las alian­zas. Esto fue evi­den­te duran­te todo el perío­do ante­rior a par­tir de la expe­rien­cia del KKE en la con­fron­ta­ción de los lla­ma­mien­tos opor­tu­nis­tas de la “uni­dad de la izquier­da”, la “uni­dad ante el pro­ble­ma”, la “lucha anti­neo­li­be­ral”, hoy en día la “uni­dad anti­me­mo­rán­dum” etc.
La for­mu­la­ción de la estra­te­gia del KKE
tras el fin de la lucha del Ejér­ci­to Demo­crá­ti­co de Gre­cia

Tras el fin de la lucha arma­da en el perío­do 1946 – 1949 la direc­ción del KKE que ya esta­ba en clan­des­ti­ni­dad ela­bo­ró la polí­ti­ca y la estra­te­gia del Par­ti­do eva­luan­do las nue­vas cir­cuns­tan­cias que se habían pro­du­ci­do en Gre­cia e inter­na­cio­nal­men­te y esta­ble­ció como obje­ti­vo estra­té­gi­co del KKE la lucha por la revo­lu­ción socia­lis­ta. Esta ela­bo­ra­ción, que de hecho había empe­za­do sie­te meses antes del fin de la lucha arma­da, sig­ni­fi­ca­ba que el KKE aban­do­na­ría la estra­te­gia de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa, que había adop­ta­do muchos años antes de la II Gue­rra Mun­dial en base a las ela­bo­ra­cio­nes de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta.
Cabe seña­lar que la adop­ción de la eta­pa demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa, entre otras cosas, sur­gía del aná­li­sis sobre el carác­ter de la bur­gue­sía grie­ga, que el KKE con­si­de­ra­ba como una cla­se ser­vil a las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas, en pri­mer lugar a Gran Bre­ta­ña y des­pués de la gue­rra a los EE.UU. Con­si­de­ra­ba que debi­do a su carác­ter ser­vil obs­ta­cu­li­zó el desa­rro­llo de la indus­tria pesa­da en Gre­cia y fue res­pon­sa­ble de las con­di­cio­nes mise­ra­bles de vida de la cla­se obre­ra y del cam­pe­si­na­do pobre, así como de la no con­fron­ta­ción de una serie de pro­ble­mas que los deno­mi­na­ba demo­crá­ti­cos-bur­gue­ses (man­te­ni­mien­to de la ins­ti­tu­ción de la monar­quía etc). Con­si­de­ra­ba que estos tenían como resul­ta­do el atra­so sig­ni­fi­ca­ti­vo de Gre­cia en com­pa­ra­ción con el nivel de los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos de Euro­pa Occi­den­tal. Es decir, con­si­de­ra­ba que la bur­gue­sía en Gre­cia había trai­cio­na­do su misión his­tó­ri­ca y por lo tan­to la cla­se ascen­dien­te, la cla­se obre­ra, asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de com­ple­tar la trans­for­ma­ción demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa de la socie­dad grie­ga en alian­za con el cam­pe­si­na­do. De esta mane­ra for­ma­ría la corre­la­ción de fuer­zas nece­sa­ria para la trans­for­ma­ción de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa en socia­lis­ta.
Esta estra­te­gia no sólo no fue con­fir­ma­da sino que fue la cau­sa prin­ci­pal de los erro­res gra­ves duran­te la Resis­ten­cia Nacio­nal (1941 – 1944). En base a esta estra­te­gia se ela­bo­ró duran­te la II Gue­rra Mun­dial la línea polí­ti­ca de la “uni­dad nacio­nal”. Se for­ma­ron coa­li­cio­nes con fuer­zas bur­gue­sas que soca­va­ban la lucha popu­lar duran­te la Ocu­pa­ción ale­ma­na e ita­lia­na y más tar­de, mien­tras que en cola­bo­ra­ción con el impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co tenían como obje­ti­vo la pro­tec­ción del poder bur­gués que se había sacu­di­do en los últi­mos años cuan­do el Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal (EAM) fue domi­nan­te en Gre­cia.
En 1944 el KKE y la for­ma­ción alia­da de EAM par­ti­ci­pa­ron en el gobierno de la lla­ma­da “Uni­dad Nacio­nal” que se for­mó en el Orien­te Medio don­de se encon­tra­ba par­te de los diri­gen­tes de los par­ti­dos polí­ti­cos bur­gue­ses. La par­ti­ci­pa­ción en este gobierno resul­tó desas­tro­sa para el cur­so del movi­mien­to popu­lar, ya que en los días de la libe­ra­ción de los ale­ma­nes en Gre­cia había una situa­ción revo­lu­cio­na­ria. Nues­tro Par­ti­do no esta­ba pre­pa­ra­do para ela­bo­rar un pro­gra­ma que com­bi­na­se la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal con la lucha por la toma del poder obre­ro. Esto lo lle­vó a come­ter erro­res extre­ma­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos para el resul­ta­do de la lucha. Estos incluían el acuer­do de encar­gar al gene­ral inglés Sco­bie la admi­nis­tra­ción del Ejér­ci­to Popu­lar.
Poco des­pués (a prin­ci­pios de diciem­bre de 1944) el KKE y el EAM se reti­ra­ron del gobierno, ya que este y los bri­tá­ni­cos exi­gían la diso­lu­ción del Ejér­ci­to Popu­lar mien­tras man­te­nían fuer­zas arma­das bur­gue­sas.
Este gobierno, en un prin­ci­pio con la ayu­da mili­tar bri­tá­ni­ca, derra­mó la san­gre del pue­blo de Ate­nas y del Pireo que lucha­ron heroi­ca­men­te duran­te 33 días. Se for­mó enton­ces un fren­te bur­gués uni­fi­ca­do que incluía en sus filas los “Bata­llo­nes de Segu­ri­dad”, fuer­zas arma­das esta­ble­ci­das duran­te la Ocu­pa­ción que como ins­tru­men­tos de los ale­ma­nes y del gobierno quis­ling ase­si­na­ban al pue­blo. Su esta­ble­ci­mien­to tuvo el apo­yo secre­to de los bri­tá­ni­cos así como de fuer­zas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas bur­gue­sas nacio­na­les que se habían alia­do con Gran Bre­ta­ña con­tra los ale­ma­nes y los ita­lia­nos.
La estra­te­gia de las eta­pas con­ti­nuó inclu­so des­pués de la gue­rra y sobre esta base se lle­vó a cabo la heroi­ca lucha arma­da del Ejér­ci­to Demo­crá­ti­co de Gre­cia.
El cam­bio de la estra­te­gia del KKE des­pués de la gue­rra civil fue una deci­sión correc­ta. Su ela­bo­ra­ción más correc­ta se hizo en 1953 en la 4ª Sesión Ple­na­ria Amplia­da del Comi­té Cen­tral del KKE que ela­bo­ró el ante­pro­yec­to de Pro­gra­ma del KKE y lo puso en deba­te públi­co.
El ante­pro­yec­to de Pro­gra­ma, que deter­mi­na el carác­ter de la revo­lu­ción como socia­lis­ta, fue un paso sig­ni­fi­ca­ti­vo en el pen­sa­mien­to colec­ti­vo del Par­ti­do. Sin embar­go, jus­ti­fi­có esta estra­te­gia en base al cam­bio de la corre­la­ción de fuer­zas. Se men­cio­na en el frag­men­to siguien­te entre otros:
8. “ (…) Jun­to con el fac­tor igual­men­te deci­si­vo del cam­bio de la corre­la­ción de fuer­zas a favor de la demo­cra­cia y del socia­lis­mo en los Bal­ca­nes, en Euro­pa y a nivel mun­dial, des­pués de la derro­ta de Hitler, del fas­cis­mo y del mili­ta­ris­mo japo­nés en la II Gue­rra Mun­dial, (…) tenían como con­se­cuen­cia que la eta­pa demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa de la revo­lu­ción en Gre­cia ha sudo bási­ca­men­te supe­ra­da de. (…)
Es pre­ci­sa­men­te en este cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas a nivel local, bal­cá­ni­co, euro­peo y mun­dial don­de hay que encon­trar la expli­ca­ción correc­ta en la apa­ren­te con­tra­dic­ción que mien­tras hoy en la estruc­tu­ra del país haya un retro­ce­so, (…) en el carác­ter de la revo­lu­ción pasa­mos por alto la eta­pa demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa y defi­ni­mos el inmi­nen­te cam­bio social revo­lu­cio­na­rio en nues­tro país como demo­crá­ti­co popu­lar-socia­lis­ta”.
9. “(…) El poder que se esta­ble­ce­rá será la Demo­cra­cia Popu­lar, que eje­cu­ta­rá las fun­cio­nes de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, será el poder popu­lar demo­crá­ti­co-obre­ro y cam­pe­sino, una for­ma de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do”[2].
Este aná­li­sis se basó en la apli­ca­ción mecá­ni­ca a las con­di­cio­nes en Gre­cia de la posi­ción y de la expe­rien­cia de algu­nos paí­ses como las anti­guas colo­nias de la Rusia zaris­ta que, basán­do­se en la vic­to­ria de la revo­lu­ción socia­lis­ta en Rusia, logra­ron inte­grar­se en la URSS o sobre­pa­sar el poder bur­gués y el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, a pesar de las rela­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas de pro­duc­ción exten­sas. Por ejem­plo, tal fue el caso de Mon­go­lia. Pero Gre­cia fue una socie­dad capi­ta­lis­ta for­ma­da con una base eco­nó­mi­ca y una super­es­truc­tu­ra corres­pon­dien­tes des­de prin­ci­pios del siglo XX.
El ante­pro­yec­to de Pro­gra­ma que con­si­de­ra­ba Gre­cia un país colo­ni­za­do, no pudo eva­luar obje­ti­va­men­te el cur­so de su recons­truc­ción capi­ta­lis­ta y por supues­to la esta­bi­li­za­ción del poder bur­gués. Inter­pre­tó todas las con­se­cuen­cias de la pro­fun­da cri­sis en Gre­cia –eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas- como con­se­cuen­cias de la subor­di­na­ción de los EE.UU., de la abo­li­ción de la inde­pen­den­cia nacio­nal y de la trai­ción nacio­nal. No reco­no­cía la opción cons­cien­te de la bur­gue­sía en Gre­cia a apo­yar­se en las fuer­zas de repre­sión de sus alia­dos extran­je­ros, con el fin de con­so­li­dar la corre­la­ción de fuer­zas inter­na a su favor. Este aná­li­sis igno­ra­ba los fac­to­res his­tó­ri­cos en el desa­rro­llo des­igual del capi­ta­lis­mo entre dife­ren­tes paí­ses. Expli­ca­ba de modo inver­ti­do la influen­cia del retra­so rela­ti­vo en la ampli­tud y la pro­fun­di­dad de la depen­den­cia eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar de Gre­cia de las prin­ci­pa­les poten­cias impe­ria­lis­tas. El ante­pro­yec­to de Pro­gra­ma hizo caso omi­so de que la ley de la des­igual­dad en el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta tenía un impac­to en la corre­la­ción entre los paí­ses capi­ta­lis­tas en la solu­ción polí­ti­ca de asun­tos de polí­ti­ca exte­rior entre ellos. La des­igual­dad capi­ta­lis­ta se atri­bu­yó a la lla­ma­da “trai­ción a la patria” por la bur­gue­sía y el papel inhi­bi­to­rio de las poten­cias extran­je­ras.
A pesar del hecho que el ante­pro­yec­to de Pro­gra­ma sobre­pa­sa­ba la eta­pa demo­crá­ti­ca-bur­gue­sa, toda­vía incluía la lógi­ca de las eta­pas, ya que deter­mi­na­ba como tác­ti­ca del KKE el obje­ti­vo de la crear “un fren­te patrió­ti­co nacio­nal” que uni­ría a “las fuer­zas patrió­ti­cas del país (…) para for­mar un gobierno patrió­ti­co de coa­li­ción”[3].
En fin, el esfuer­zo insu­fi­cien­te y con­tra­dic­to­rio de la direc­ción del KKE de sacar con­clu­sio­nes de la lucha libra­da en la déca­da de 1940 fue dete­ni­do en 1956, jus­to des­pués el 20º Con­gre­so del PCUS, cuan­do se pro­du­jo en nues­tro par­ti­do tam­bién el vira­je opor­tu­nis­ta a la dere­cha cuyo ras­go bási­co fue el recha­zo de la lucha arma­da del perío­do 1946 – 1949 y la adop­ción de “la vía par­la­men­ta­ria al socia­lis­mo”. La 6ª Sesión Ple­na­ria Amplia del CC (1956), que fue con­vo­ca­da por seis Par­ti­dos Comu­nis­tas (de la Unión Sovié­ti­ca, de Hun­gría, de Polo­nia, de Che­cos­lo­va­quia, de Ruma­nia, de Bul­ga­ria) pro­ce­dió a la des­ti­tu­ción de la diri­gen­cia del KKE, en pri­mer lugar del Secre­ta­rio Gene­ral del Comi­té Cen­tral, Nikos Zacha­ria­dis.
El 8º Con­gre­so rati­fi­có la polí­ti­ca del KKE des­de 1956 y ade­más for­mó de nue­vo la estra­te­gia de las eta­pas, a la pri­me­ra de las cua­les lla­mó “Cam­bio Demo­crá­ti­co Nacio­nal” y con­si­de­ra­ba que cons­ti­tu­ye una revo­lu­ción en las fuer­zas motri­ces de la cual se incluía tam­bién la lla­ma­da “bur­gue­sía nacio­nal”. De hecho, ilu­mi­na­ba que el cam­bio revo­lu­cio­na­rio se pro­vo­ca a pesar de que en el “régi­men del Cam­bio Demo­crá­ti­co Nacio­nal” no cam­bia el carác­ter de las rela­cio­nes de pro­duc­ción.
En reali­dad, el 8º Con­gre­so repi­tió las aná­li­sis ante­rio­res del Par­ti­do sobre la exis­ten­cia de una par­te de la bur­gue­sía con ras­gos patrió­ti­cos y otra, ser­vil a fuer­zas extran­je­ras. Pode­mos decir que la raíz de la dis­tin­ción de la bur­gue­sía en “bur­gue­sía patrió­ti­ca” y “ser­vil a fuer­zas extran­je­ras” se colo­ca en las ela­bo­ra­cio­nes polí­ti­cas del movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal des­de la épo­ca de la gue­rra.
Esta polí­ti­ca de alian­zas, tenía que ver con la cola­bo­ra­ción con una par­te del sis­te­ma polí­ti­co bur­gués bipo­lar con­tra la lla­ma­da par­te de dere­chas. En reali­dad lle­vó a la trans­for­ma­ción de EDA y del KKE en fuer­zas que iban a remol­que del par­ti­do libe­ral bur­gués, al que EDA hacía pro­pues­tas con­ti­nua­men­te por la for­ma­ción de un “gobierno demo­crá­ti­co”. Estas pro­pues­tas, natu­ral­men­te se recha­za­ban. A dicho par­ti­do (la Unión del Cen­tro) le intere­sa­ba sólo extraer par­tes de sus votan­tes en base al dile­ma “¿dere­cha o fuer­zas demo­crá­ti­cas?”.
La polí­ti­ca de EDA ali­men­ta­ba este dile­ma. La deci­sión de EDA en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 1964 de no pre­sen­tar sus pro­pios can­di­da­tos en 24 dis­tri­tos elec­to­ra­les, con el fin de que se vota­sen en ellas los can­di­da­tos de la Unión del Cen­tro, fue carac­te­rís­ti­ca. Cuan­do ésta for­mó el gobierno, man­tu­vo al KKE en clan­des­ti­ni­dad, no reco­no­ció al EAM ni per­mi­tió la repa­tria­ción de los refu­gia­dos polí­ti­cos que se habían con­de­na­do hace años como espías.
Se ano­ta que, unos meses antes, se habían vuel­to a hacer elec­cio­nes, en las que el par­ti­do libe­ral no obtu­vo la mayo­ría par­la­men­ta­ria, por lo tan­to qui­so nue­vas elec­cio­nes. En aquél momen­to, EDA, tras votar por las decla­ra­cio­nes pro­gra­má­ti­cas del gobierno que se for­mó tem­po­ral­men­te, en el par­la­men­to apo­yó lo siguien­te:
“(…) EDA demues­tra prác­ti­ca­men­te que en el pre­sen­te Par­la­men­to hay una mayo­ría sufi­cien­te para la rea­li­za­ción de la tarea guber­na­men­tal”[4]
El apo­yo par­la­men­ta­rio de EDA no fue acep­ta­do, según lo decla­ra­do por el lide­raz­go del par­ti­do libe­ral.
Por otra par­te, el lla­ma­do dile­ma “con­tra la dere­cha” se for­ta­le­ció tam­bién por la polí­ti­ca de alian­zas en el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal, tal como en los movi­mien­tos de los cam­pe­si­nos, de las capas medias de la ciu­dad. Así, lle­vó al for­ta­le­ci­mien­to de las lis­tas sin­di­ca­les que habían asu­mi­do la tarea de repre­sen­tar los intere­ses bur­gue­ses en el movi­mien­to sin­di­cal de for­mas más fle­xi­bles que las clá­si­cos de los diri­gen­tes sin­di­ca­les ama­ri­llos. Se for­mó un movi­mien­to obre­ro que, a pesar de las luchas duras y muchas veces heroi­cas de los comu­nis­tas y de los que cola­bo­ra­ban con ellos, no con­tri­bu­yó en la for­ma­ción de una for­ma supe­rior de con­cien­cia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra.
La orien­ta­ción en el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal tenía que tomar en cuen­ta que la lucha ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca es una lucha úni­ca e inclu­ye rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas y otras, sin embar­go en el mar­co del movi­mien­to obre­ro se com­ple­ta con el esfuer­zo de desa­rro­llar una acti­vi­dad en total con­tra la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, sus repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les y polí­ti­cos y con­tri­bu­ye en la con­cen­tra­ción y pre­pa­ra­ción de fuer­zas para el poder obre­ro.
Del estu­dio del perío­do 1949 – 1968 se con­fir­ma que la cla­se obre­ra, con sus alia­dos, el semi-pro­le­ta­ria­do, el cam­pe­si­na­do pobre y los autó­no­mos de las ciu­da­des, tie­ne que luchar has­ta la solu­ción final del pro­ble­ma del poder y el esta­ble­ci­mien­to del poder obre­ro con el derro­ca­mien­to del poder bur­gués.
La expe­rien­cia de la crea­ción de EDA

El KKE ha acu­mu­la­do una expe­rien­cia impor­tan­te tam­bién por la crea­ción de EDA. El hecho que el KKE esta­ba en clan­des­ti­ni­dad no jus­ti­fi­ca esta opción. Por supues­to, nues­tro par­ti­do tenía que aspi­rar por la uti­li­za­ción de todo mar­gen de la lega­li­dad dis­po­ni­ble, tenía que encon­trar for­mas de expre­sión polí­ti­ca en cier­tas con­di­cio­nes, sin que se cues­tio­na­se su auto­no­mía.
La crea­ción de EDA refle­ja­ba dos pro­ble­mas gra­ves en la polí­ti­ca del KKE. Pri­me­ro, la per­cep­ción erró­nea que dis­cri­mi­na­ba al pro­gra­ma del Par­ti­do en “míni­mo” y “máxi­mo”, de la que salía la polí­ti­ca erró­nea de alian­zas. En segun­do lugar, el impac­to nega­ti­vo de los pro­ble­mas de la estra­te­gia en la com­bi­na­ción del tra­ba­jo legal e ile­gal, para que el per­fil y la orga­ni­za­ción autó­no­ma del KKE se expre­sa­sen en toda con­di­ción, tan­to a nivel polí­ti­co como en el movi­mien­to.
La aglu­ti­na­ción de fuer­zas social­de­mó­cra­tas tam­bién en EDA, ali­men­tó aun más al opor­tu­nis­mo en las filas del KKE.
Por otro lado, las fuer­zas opor­tu­nis­tas en el KKE y EDA en el trans­cu­rrir del tiem­po inten­ta­ron trans­for­mar­la en un vehícu­lo de diso­lu­ción del KKE, tal como pasó muchos años des­pués, en 1989 – 1991, cuan­do se inten­tó por fuer­zas corres­pon­dien­tes que se trans­for­ma­se la lla­ma­da enton­ces “Coa­li­ción de la Izquier­da” en un par­ti­do úni­co, algo que sig­ni­fi­ca­ba la difu­sión del KKE en ello. Se tra­ta de los mis­mos cua­dros que hoy están en el lide­raz­go de SYRIZA.
Cabe seña­lar que los cua­dros del KKE que inten­ta­ron liqui­dar­lo a tra­vés de EDA, eran los mis­mos que apo­ya­ban que el KKE no adop­tó en su con­jun­to el espí­ri­tu de las deci­sio­nes del 20º Con­gre­so del PCUS. Se opu­sie­ron a la estra­te­gia de las eta­pas, pero de mane­ra refor­mis­ta, por­que, al mis­mo tiem­po, recha­za­ban las leyes de la revo­lu­ción socia­lis­ta.
El impac­to de la estra­te­gia del Movi­mien­to Comu­nis­ta Inter­na­cio­nal
en la for­mu­la­ción de la polí­ti­ca del KKE

En el Ensa­yo de His­to­ria se esti­ma que los pro­ble­mas suso­di­chos no tenían que ver sólo con el KKE, sino tam­bién con una serie de par­ti­dos comu­nis­tas de otros paí­ses capi­ta­lis­tas. Se ano­ta que su estra­te­gia se ale­ja­ba poco a poco de las leyes de la revo­lu­ción socia­lis­ta, limi­tan­do y subor­di­nan­do su acción a la defen­sa de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas-bur­gue­sas y de su país en el mar­co del sis­te­ma impe­ria­lis­ta.
El movi­mien­to comu­nis­ta en los paí­ses capi­ta­lis­tas se regis­tró como fac­tor de desa­rro­llo de luchas obre­ras, pero no pudo jugar el papel de la van­guar­dia obre­ra real, orga­ni­zar la lucha por el poder obre­ro. La inca­pa­ci­dad de ela­bo­rar una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria se había expre­sa­do a lo lar­go de la II Gue­rra Mun­dial y con­ti­nuó tam­bién des­pués de esta. Por ejem­plo, unas posi­cio­nes bási­cas del pos­te­rior­men­te lla­ma­do “euro­co­mu­nis­mo”, se incluían ya en el pro­gra­ma del PC de Gran Bre­ta­ña des­de el año 1950 – 1951. Un núme­ro de par­ti­dos comu­nis­tas y, de hecho, de paí­ses que eran prin­ci­pa­les poten­cias del impe­ria­lis­mo, for­ma­ron una polí­ti­ca de fren­tes anti­fas­cis­tas tam­bién des­pués de la gue­rra, en com­bi­na­ción con la defen­sa de la inde­pen­den­cia nacio­nal de sus paí­ses, que, tal como ale­ga­ban, se había supri­mi­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, a cau­sa de la sub­yu­ga­ción de par­tes de las bur­gue­sías nacio­na­les.
A pesar del hecho de que los par­ti­dos comu­nis­tas de los paí­ses capi­ta­lis­tas en gene­ral decla­ra­ban la nece­si­dad del socia­lis­mo, en la for­ma­ción de su polí­ti­ca intro­du­cían obje­ti­vos guber­na­men­ta­les que, por si, no ser­vían una estra­te­gia de acu­mu­la­ción y de orga­ni­za­ción de fuer­zas por un con­flic­to total y una rup­tu­ra con el poder bur­gués en con­di­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca gene­ra­li­za­da en su país. Par­ti­dos comu­nis­tas fuer­tes en Euro­pa del oes­te lle­ga­ron a la social­de­mo­cra­ti­za­ción en la for­ma del “euro­co­mu­nis­mo”. Fue­ron débi­les ante la fle­xi­bi­li­dad de la bur­gue­sía a for­mar alian­zas de defen­sa de su poder y de reor­ga­ni­zar sus alian­zas inter­na­cio­na­les. Intro­du­je­ron como obje­ti­vo polí­ti­co la for­ma­ción de “gobier­nos demo­crá­ti­cos anti­mo­no­po­lis­tas” bajo la for­ma de una refor­ma cla­ra­men­te par­la­men­ta­ria o de la eta­pa inter­me­dia en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. El ele­men­to anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­mo­no­po­lis­ta de la lucha de los par­ti­dos comu­nis­tas, sepa­ra­do de la lucha por el poder obre­ro, obje­ti­va­men­te obtu­vo un carác­ter utó­pi­co. Inclu­so el obje­ti­vo de la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción en sec­to­res carac­te­ri­za­dos como estra­té­gi­cos, no se conec­ta­ba con el obje­ti­vo del derro­ca­mien­to del poder del capi­tal. Los Par­ti­dos Comu­nis­tas for­ma­ron alian­zas que for­ta­le­cían las posi­cio­nes de la social­de­mo­cra­cia den­tro de la cla­se obre­ra, algo que con­lle­vó que el movi­mien­to obre­ro se incor­po­ra­se en opcio­nes bur­gue­sas de impor­tan­cia estra­té­gi­ca y se des­ma­si­fi­ca­se.
La expe­rien­cia his­tó­ri­ca mos­tró lo utó­pi­co de la per­cep­ción que veía la tran­si­ción al socia­lis­mo a tra­vés de la lla­ma­da amplia­ción de la demo­cra­cia bur­gue­sa. Los resul­ta­dos elec­to­ra­les altos de cier­tos par­ti­dos, como en Fran­cia y en Ita­lia, no con­fir­ma­ron las expec­ta­cio­nes por un paso par­la­men­ta­rio al socia­lis­mo. Al con­tra­rio, ali­men­ta­ron des­via­cio­nes opor­tu­nis­tas que al final ero­sio­na­ron al movi­mien­to comu­nis­ta. A lo lar­go del tiem­po, varios Par­ti­dos Comu­nis­tas siguie­ron el camino de la cola­bo­ra­ción de cla­ses inclu­so en el mar­co del movi­mien­to sin­di­cal.
Con­si­de­ra­mos que la par­ti­ci­pa­ción de fuer­zas comu­nis­tas en los gobier­nos de Pron­ti, D´ Ale­ma, Jos­pin y otras, fue­ron el desa­rro­llo natu­ral del reco­rri­do ante­rior de los par­ti­dos comu­nis­tas. Se com­pro­bó que eran gobier­nos de ges­tión del capi­ta­lis­mo. Los gobier­nos de Jos­pin y D´Alema par­ti­ci­pa­ron al bom­bar­deo de Yugos­la­via, acep­tan­do los pre­tex­tos impe­ria­lis­tas de la puri­fi­ca­ción nacio­nal en este país. Todos apo­ya­ron la imple­men­ta­ción de las medi­das anti­obre­ras y gol­pea­ron al movi­mien­to sin­di­cal y obre­ro en sus paí­ses.
Uno pue­de esti­mar que la situa­ción actual nega­ti­va del movi­mien­to obre­ro en paí­ses de la UE, en una fase de agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas y de la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta es el resul­ta­do de este reco­rri­do.
La par­ti­ci­pa­ción de par­ti­dos comu­nis­tas en gobier­nos bur­gue­ses afir­mó el carác­ter correc­to de la posi­ción del KKE en las elec­cio­nes del 6 de mayo y del 17 de junio de 2012, de recha­zar su par­ti­ci­pa­ción al lla­ma­do “gobierno de izquier­das”. Lo con­tra­rio sig­ni­fi­ca­ría que el KKE aban­do­na­ría su estra­te­gia por el socia­lis­mo y que se intro­du­je­se en otra per­cep­ción estra­té­gi­ca de ges­tión del sis­te­ma y de la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta a cos­tas de la cla­se obre­ra y de las capas popu­la­res pobres. La tác­ti­ca debe ser­vir a la estra­te­gia y no minar­la.
Un error gra­ve fue tam­bién la dis­tin­ción de la social­de­mo­cra­cia en social­de­mo­cra­cia de izquier­das y de dere­chas o la sepa­ra­ción de la base par­ti­da­ria del lide­raz­go de la social­de­mo­cra­cia que su papel con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio se había decla­ra­do cla­ra­men­te, tan­to en la I Gue­rra Mun­dial como en su posi­ción ante las revo­lu­cio­nes pro­le­ta­rias en Ale­ma­nia y otros paí­ses. El desa­rro­llo his­tó­ri­co demos­tró que una gran par­te de la base popu­lar de los demás par­ti­dos se gana por la agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses y con un fren­te ideo­ló­gi­co fuer­te con­tra la polí­ti­ca bur­gue­sa y el opor­tu­nis­mo.
El estu­dio correc­to del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta
en cada país es un asun­to cru­cial

El KKE no for­mó par­te del lla­ma­do “euro­co­mu­nis­mo”. Encon­tró la fuer­za de sepa­rar­se de éste y abrir un fren­te dura­de­ro con­tra éste en la base de la defen­sa de prin­ci­pios gene­ra­les del mar­xis­mo-leni­nis­mo. Ade­más, el KKE se opu­so a la aso­cia­ción de Gre­cia a la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea, una posi­ción que man­tu­vo en cuan­to a la adhe­sión de Gre­cia en la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea y, des­pués, res­pec­to a la Unión Euro­pea. Cabe seña­lar que la opo­si­ción a la aso­cia­ción de Gre­cia a la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea se había decla­ra­do tam­bién por EDA, que carac­te­ri­za­ba a la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea como “cubil de leo­nes”. La UE es una alian­za del capi­tal; no se refor­ma en direc­ción pro-popu­lar ni es posi­ble que se trans­for­me en “Euro­pa de los pue­blos”. Eso se con­fir­ma por los acon­te­ci­mien­tos actua­les en la UE.
El KKE per­sis­te en esta línea eva­luan­do que no pue­de haber polí­ti­ca a favor del pue­blo den­tro de la Unión Euro­pea. Se requie­re la reti­ra­da de esta, jun­to con la lucha en cada país por el derro­ca­mien­to del poder de los mono­po­lios, su socia­li­za­ción y la can­ce­la­ción uni­la­te­ral de la deu­da por el poder obre­ro y popu­lar. En con­di­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta en par­ti­cu­lar hay dos cami­nos: O bien la cri­sis la paga la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res pobres o bien los gran­des gru­pos empre­sa­ria­les. El segun­do se conec­ta direc­ta­men­te con la for­ma­ción de una gran alian­za socio­po­lí­ti­ca que derro­ca­rá el poder bur­gués. No exis­te camino inter­me­dio. La cri­sis en la zona euro no es una cri­sis de deu­da, ni es pro­duc­to de la lla­ma­da ges­tión neo­li­be­ral. Es una cri­sis de sobre­acu­mu­la­ción de capi­tal. Los par­ti­dos con­ser­va­do­res, los social­de­mó­cra­tas y los de izquier­da están tra­ba­jan­do para una sali­da de la cri­sis a favor del capi­tal.
Los aná­li­sis del KKE sobre el capi­ta­lis­mo grie­go en las déca­das de 1950 y 1960 no man­tu­vo el paso con el cur­so de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, que enton­ces tuvo un desa­rro­llo sig­ni­fi­ca­ti­vo.
El 8º Con­gre­so del KKE (1961) carac­te­ri­zó Gre­cia como “…un apén­di­ce agrí­co­la de los gran­des paí­ses impe­ria­lis­tas del Occi­den­te (…) un país capi­ta­lis­ta sub­de­sa­rro­lla­do, bási­ca­men­te rural, con un nivel rela­ti­vo de desa­rro­llo indus­trial, con cier­tos res­tos semi-feu­da­les (…).La revo­lu­ción inmi­nen­te en Gre­cia será por con­si­guien­te anti­im­pe­ria­lis­ta-demo­crá­ti­ca”[5].
En este sen­ti­do deter­mi­nó como tác­ti­ca del par­ti­do la coope­ra­ción de las “fuer­zas demo­crá­ti­cas”, con el fin de crear las con­di­cio­nes pre­vias para lograr este obje­ti­vo.
El desa­rro­llo capi­ta­lis­ta en Gre­cia refu­tó la opi­nión de que las poten­cias extran­je­ras eran un obs­tácu­lo, así como la opi­nión de que la bur­gue­sía no esta­ba intere­sa­da en el desa­rro­llo de las fuer­zas de pro­duc­ción. El desa­rro­llo capi­ta­lis­ta en Gre­cia fue prin­ci­pal­men­te impul­sa­do por la acu­mu­la­ción inter­na del capi­tal. Se basó en la nue­va orien­ta­ción esta­tal y la corres­pon­dien­te con­fi­gu­ra­ción de la estruc­tu­ra esta­tal para el apo­yo de la indus­tria. La afluen­cia de capi­tal extran­je­ro no tuvo algún incre­men­to en par­ti­cu­lar, sal­vo a fina­les de 1940 y prin­ci­pios de 1950 (el Plan Marshall, la Doc­tri­na Tru­man). Pero, la mayo­ría de estos fon­dos fue­ron diri­gi­dos al for­ta­le­ci­mien­to de la repre­sión esta­tal con­tra el Ejér­ci­to Demo­crá­ti­co de Gre­cia y en gene­ral la pro­tec­ción del Esta­do bur­gués.
El desa­rro­llo capi­ta­lis­ta resul­tó a la mejo­ra rela­ti­va de los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res y de su nivel de vida, a lo que fue incues­tio­na­ble la con­tri­bu­ción de las luchas popu­la­res. Por supues­to, ello se debió a la fase del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta cuan­do el capi­tal fue capaz de ofre­cer bene­fi­cios para asi­mi­lar al pue­blo lo cual fue expre­sa­do ade­más median­te la crea­ción del lla­ma­do “Esta­do de bien­es­tar” en con­tras­te con la fase actual en que tal már­ge­nes ya no exis­ten, y no sólo debi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta.
Al mis­mo tiem­po, en aquel perío­do se expan­dió la capa de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co. Amplios sec­to­res de la pobla­ción rural se diri­gie­ron hacia los cen­tros urba­nos, mien­tras que otros emi­gra­ron a paí­ses capi­ta­lis­tas más desa­rro­lla­dos. Nue­vas capas peque­ño­bur­gue­sas se for­ma­ron. En esta base mate­rial se for­ta­le­cie­ron en el Par­ti­do el refor­mis­mo y el opor­tu­nis­mo.
Espe­cial­men­te en con­di­cio­nes de una cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta como la actual, las capas peque­ño­bur­gue­sas que se han levan­ta­do para man­te­ner su posi­ción eco­nó­mi­ca, aun­que se resien­ten y se opo­nen a la polí­ti­ca guber­na­men­tal, bus­can de modo utó­pi­co el retorno a una situa­ción ante­rior que per­mi­ti­ría su super­vi­ven­cia en mayor medi­da. Polí­ti­ca­men­te apo­yan la con­so­li­da­ción de un capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta “con­tro­la­do” por un gobierno que expre­se en mayor medi­da los intere­ses de los peque­ños pro­pie­ta­rios de los medios de pro­duc­ción y de acu­mu­la­ción limi­ta­da en rela­ción con los intere­ses de los gran­des pro­pie­ta­rios, los mono­po­lios. De esta mane­ra se con­vier­ten en vehícu­los de una ideo­lo­gía y prác­ti­ca polí­ti­ca que de modo utó­pi­co tra­ta de miti­gar la com­pe­ten­cia mono­po­lis­ta o hacer retro­ce­der la marea hacia atrás, a la fase pre­mo­no­po­lis­ta. Estas capas, acer­cán­do­se a la cla­se obre­ra o inclu­so inte­grán­do­se en ella des­pués de su des­truc­ción, se con­vier­ten en vehícu­los de pre­sión para el ajus­te del movi­mien­to obre­ro a las posi­cio­nes de “huma­ni­za­ción” del capi­ta­lis­mo.
Con­clu­sio­nes gene­ra­les úti­les para el pre­sen­te

La pre­sión opor­tu­nis­ta no es un fenó­meno que tie­ne que ver sola­men­te con la pos­tu­ra con­cre­ta de per­so­nas que no sopor­tan la inten­si­dad de la lucha de cla­ses. Es una corrien­te ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca, un pro­duc­to de la épo­ca his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, del impe­ria­lis­mo. Su base mate­rial está en la capa­ci­dad de los mono­po­lios de com­prar sec­to­res de la cla­se obre­ra a tra­vés de diver­sos meca­nis­mos de asi­mi­la­ción y soborno, en la amplia­ción de la cla­se obre­ra con sec­to­res que tie­nen orí­ge­nes peque­ño­bur­gue­ses. Por eso la lucha con­tra el opor­tu­nis­mo, como decía Lenin, es un ele­men­to inhe­ren­te de la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo en su fase de desa­rro­llo impe­ria­lis­ta, pues­to que, inde­pen­dien­te­men­te de las inten­cio­nes de sus expre­sio­nes, fun­cio­na como un obs­tácu­lo a la eman­ci­pa­ción polí­ti­ca de la cla­se obre­ra de la polí­ti­ca bur­gue­sa y se opo­ne a la inde­pen­den­cia ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca del movi­mien­to obre­ro.
La lucha con­tra el opor­tu­nis­mo no depen­de de si cons­ti­tu­ye o no una enti­dad polí­ti­ca inde­pen­dien­te, o de su influen­cia par­la­men­ta­ria o sin­di­cal. No es una tarea sepa­ra­da, secun­da­ria o par­cial de la tarea de la lucha con­tra la polí­ti­ca bur­gue­sa en todas sus varia­cio­nes y ver­sio­nes. Sobre todo en perío­dos como la que trans­cu­rri­mos, con un des­con­ten­to y pro­tes­ta popu­lar cre­cien­te, exis­te el peli­gro de que el pue­blo se atra­pe en esce­na­rios alter­na­ti­vos de ges­tión bur­gue­sa. El esfuer­zo para radi­ca­li­zar y libe­rar a las masas obre­ras y popu­la­res de la polí­ti­ca bur­gue­sa requie­re la lucha abier­ta con­tra el opor­tu­nis­mo.
Por supues­to, la expe­rien­cia his­tó­ri­ca ha demos­tra­do que el naci­mien­to y el desa­rro­llo del opor­tu­nis­mo den­tro del Par­ti­do Comu­nis­ta no es una obra de un solo acto. Los fac­to­res del for­ta­le­ci­mien­to poten­cial del opor­tu­nis­mo son las debi­li­da­des teó­ri­cas, los erro­res en las ela­bo­ra­cio­nes estra­té­gi­cas que no han sido detec­ta­dos ni corre­gi­dos, así como las posi­cio­nes con­tra­dic­to­rias de los lide­raz­gos que se ha com­pro­ba­do que no están impul­sa­dos por una volun­tad de adap­ta­ción, de com­pro­mi­so y sumi­sión a la bur­gue­sía, sino al con­tra­rio con­du­je­ron inclu­so a la con­fron­ta­ción arma­da con­tra el enemi­go de cla­se.
La his­to­ria ha demos­tra­do que si el opor­tu­nis­mo no se con­fron­ta a tiem­po, pue­de lle­var a la dege­ne­ra­ción del par­ti­do, a su muta­ción social­de­mó­cra­ta, a la pér­di­da de su con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca. Esto es lo que ha suce­di­do a par­ti­dos comu­nis­tas de la Euro­pa occi­den­tal por ejem­plo en Fran­cia, Ita­lia etc. Al con­tra­rio, el con­flic­to con el opor­tu­nis­mo ha ase­gu­ra­do la con­ti­nui­dad del carác­ter comu­nis­ta del Par­ti­do. Por ejem­plo, el con­flic­to que se mani­fes­tó en la XII Sesión Ple­na­ria del CC del KKE en 1968 con­du­jo a la reti­ra­da del gru­po revi­sio­nis­ta que en esen­cia bus­ca­ba la trans­for­ma­ción del Par­ti­do en una for­ma­ción “euro­co­mu­nis­ta”. Ase­gu­ró el reagru­pa­mien­to orga­ni­za­ti­vo del Par­ti­do y con­du­jo a la crea­ción de la KNE. Sin embar­go, no ha logra­do tra­tar o comen­zar a tra­tar la cues­tión prin­ci­pal, que fue la cues­tión de la estra­te­gia del Par­ti­do, lo cual tuvo un impac­to al desa­rro­llo pos­te­rior del opor­tu­nis­mo en sus filas.
Por otra par­te, la cri­sis en el Par­ti­do en el perío­do 1990 – 1991, que se pro­du­jo en con­di­cio­nes de la gra­ve derro­ta del movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal y el cur­so de su reagru­pa­mien­to des­pués de la esci­sión, impu­so al Par­ti­do a exa­mi­nar su tra­yec­to­ria de modo más auto­crí­ti­co, a estu­diar asun­tos como la posi­ción del capi­ta­lis­mo grie­go en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal y su rela­ción con el carác­ter de la revo­lu­ción y del poder, las cau­sas que die­ron lugar a los acon­te­ci­mien­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de 1989 – 1991 en la URSS y en los demás esta­dos socia­lis­tas de Euro­pa, a sacar con­clu­sio­nes más pro­fun­das expre­sa­das en su per­cep­ción pro­gra­má­ti­ca.

[1] Ensa­yo de la His­to­ria del KKE, 1949 – 1968, Segun­do Volu­men, segun­da edi­ción, pp 21 – 22, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, Ate­nas, 2011.
[2] Ensa­yo de la His­to­ria del KKE, 1949 – 1968, Segun­do Volu­men, segun­da edi­ción, pp 316 – 317, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, Ate­nas, 2011.
[3] Ensa­yo de la His­to­ria del KKE, 1949 – 1968, Segun­do Volu­men, segun­da edi­ción, pp 318, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, Ate­nas, 2011.
[4] Ensa­yo de la His­to­ria del KKE 1949 – 1968, Segun­do Volu­men, segun­da edi­ción, p 470, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, Ate­nas, 2011.
[5] Ensa­yo de la His­to­ria del KKE, 1949 – 1968, Segun­do Volu­men, segun­da edi­ción, p. 446, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, Ate­nas, 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *