El mun­do ente­ro habla de noso­tras: Las muje­res kurdas

10363610_715131558601966_7832828611289740298_n_opt

Todo el mun­do está hablan­do de noso­tras, las muje­res kur­das. Ya es común encon­trar noti­cias sobre las muje­res com­ba­tien­tes en revis­tas, perió­di­cos y agen­cias. La tele­vi­sión, los sitios de noti­cias y los medios de comu­ni­ca­ción social están lle­nos de pala­bras de elo­gio. Toman fotos de estas muje­res de mira­das radian­tes de espe­ran­za. Para ellos, nues­tra arrai­ga­da tra­di­ción es una reali­dad de la que sólo recien­te­men­te han comen­za­ron a saber. Están impre­sio­na­dos con todo.
La risa de las muje­res, su natu­ra­li­dad y tren­zas lar­gas, y los deta­lles de sus vidas jóve­nes son como manos ten­di­das a los que luchan en el mar de deses­pe­ra­ción. Inclu­so hay algu­nos tan ins­pi­ra­dos por la ropa que usan estas muje­res, ¡que quie­ren lan­zar una nue­va ten­den­cia en la moda!
Están sor­pren­di­dos por estas muje­res, que luchan con­tra hom­bres que quie­ren pin­tar de negro los colo­res de Orien­te Medio, y se pre­gun­tan de dón­de sacan su valen­tía, cómo pue­den reír con tan­ta sin­ce­ri­dad. Y yo me pre­gun­to acer­ca de ellos.
Estoy sor­pren­di­da por la for­ma en que nos vie­ron tan tar­de, en que nun­ca has­ta aho­ra supie­ron de noso­tras. Me pre­gun­to cómo tar­da­ron tan­to en escu­char las voces de las muchas muje­res valien­tes que pasa­ron las fron­te­ras del cora­je, la fe, la pacien­cia, la espe­ran­za y la belle­za. No quie­ro que­jar­me dema­sia­do. Qui­zás nues­tras eras sim­ple­men­te no coinciden.
Sólo ten­go unas pocas pala­bras para decir a los que sólo aho­ra comien­zan a fijar­se en noso­tras, eso es todo
Hoy, la mitad de noso­tras ya no está
Sin pasa­do ni futu­ro en tu entorno, te sen­ti­rías un soni­do, un emer­ger que se pier­de en los agu­je­ros negros del uni­ver­so. La emo­ción y la belle­za de hoy día sólo pue­de medir­se por aque­llos que fue­ron capa­ces de traer este día y su capa­ci­dad de ir más lejos hacia el futuro.
En el gri­to de Zilan (Zey­nep Kina­ci), que se voló a sí mis­ma en 1996, es el alien­to de Besê, que se tiró al acan­ti­la­do en el levan­ta­mien­to de Der­sim en la déca­da de 1930 dicien­do “No me atra­pa­rás con vida”, y el de Beri­tan que no entre­gó ni su cuer­po ni su arma al enemi­go cuan­do se tiró de la mon­ta­ña en 1992. Es la razón por la cual la com­ba­tien­te del YPJ [Uni­da­des de Pro­tec­ción Popu­lar, mili­cia volun­ta­ria del Kur­dis­tán] Arin Mir­kan hizo soplar un vien­to de mon­ta­ña a tra­vés de una ciu­dad del desier­to al deto­nar­se a sí mis­ma en lugar de ren­dir­se al ISIS, para cubrir a sus cama­ra­das en reti­ra­da en Koba­nê este mes de octubre.
Son los cora­zo­nes de las muje­res yazi­díes, que toman las armas en con­tra de hom­bres de ban­de­ra negra, es la nos­tal­gia de Binevs Agal, una mujer yazi­dí [ànti­gua reli­gión pre­is­lá­mi­ca mono­teís­ta de Meso­po­ta­mia], que se unió a la gue­rri­lla en Ale­ma­nia en la déca­da de 1980 y cru­zó con­ti­nen­tes para regre­sar a su país. Son las pala­bras de Ayse Efen­di, co-pre­si­den­te de la asam­blea popu­lar Koba­nê: “Voy a morir en mi patria”, se escon­de la furia [“odin” el ori­gi­nal] rebel­de de Zari­fe, que luchó en el levan­ta­mien­to Dersim.
En la son­ri­sa de la mili­cia­na del YPJ que posa con su hijo mien­tras por­ta un rifle, es la espe­ran­za de Mer­yem Colak, un psi­có­lo­ga que eli­gió luchar en las mon­ta­ñas y que a menu­do com­par­tió con noso­tros el anhe­lo por la hija que había deja­do atrás.
Es Deniz Firat, perio­dis­ta de Firat News ase­si­na­da por ISIS en Makh­mur en agos­to bus­can­do la ver­dad, es Gur­be­te­lli Ersöz, perio­dis­ta y lucha­do­ra gue­rri­lle­ra que murió en los enfren­ta­mien­tos en 1997. Sema Yüce (Serhil­dan), que se pren­dió fue­go en señal de pro­tes­ta en una pri­sión tur­ca en 1992, son los secre­tos que el fue­go susu­rró a Ley­la Wali Hus­sein (Viyan Soran), que se auto-inmo­ló en 2006 para lla­mar la aten­ción sobre la situa­ción de Abdu­llah Öcalan.
Los que hoy se extra­ñan de por qué iría a las mon­ta­ñas la “Niña con el pañue­lo rojo”, una chi­ca tur­ca des­ilu­sio­na­da del Esta­do des­pués de las pro­tes­tas en Gezi-Park, habrían teni­do la res­pues­ta si hubie­ran sabi­do sobre Ekin Cerén Dogruak (Ama­ra), una mujer revo­lu­cio­na­ria tur­ca del PKK cuya lápi­da dice “la chi­ca de la mar que se ena­mo­ró de las mon­ta­ñas” y sobre Hüs­ne Akgül (Miz­gin), una gue­rri­lle­ra tur­ca del PKK que murió en 1995. los sor­pren­di­dos por­que nor­te­ame­ri­ca­nos esta­dou­ni­den­ses y cana­dien­ses se unie­sen al YPG son aque­llos que no cono­cen a Andrea Wolf, una inter­na­cio­na­lis­ta ale­ma­na en el PKK, que fue ase­si­na­da en 1998, cuyos hue­sos fue­ron arro­ja­dos a una fosa común por­que su memo­ria no podía ser tole­ra­da por el Estado.
Nues­tro calen­da­rio no corrió para­le­lo al calen­da­rio del mun­do. La mira­da de estas muje­res se cen­tró en las pro­fun­di­da­des de la dis­tan­cia, sus pasos eran rápi­dos. A fin de que el futu­ro fue­se cer­cano, esta­ban tan impa­cien­tes que no dejan un solo puen­te atrás. Estas razo­nes nos man­tu­vie­ron al mar­gen de las reali­da­des del mundo.
Es por eso que aho­ra el mun­do sabe de las muje­res en las mon­ta­ñas, dece­nas, lue­go cien­tos y des­pués miles, duran­te todo ese tiempo.
Aho­ra es el momen­to de coor­di­nar los calen­da­rios, de sin­cro­ni­zar los relo­jes. Es hora de con­tar las his­to­rias de vida de estas muje­res que se balan­cea­ban entre el sue­ño y la reali­dad, sus momen­tos feli­ces que sue­nan a cuen­tos de hadas, las for­mas en que la pér­di­da ha demos­tra­do ser nues­tra maes­tra más noto­ria en la bús­que­da de la ver­dad. Aho­ra es el momen­to per­fec­to para con­fiar­les lo que yo era capaz de lle­var des­de el pasa­do al día de hoy. Para unir­se calen­da­rio del mun­do, voy a unir nues­tro pasa­do con el pre­sen­te. Que mi pasa­do sea tu presente.
Me des­pier­to en una fría maña­na pri­ma­ve­ral de 1997 en Cirav. Tiro el nylon, hume­de­ci­do por la noche hela­da, y veo fren­te a mí una cara dife­ren­te de las de las gue­rre­ras de tez more­na. Como si el sol se hubie­se irra­dia­do sólo lige­ra­men­te en esta cara. Como si sus manos y su son­ri­sa des­cri­bie­sen ele­gan­cia y nobleza.
Estoy feliz de que una gue­rre­ra más nue­va que yo haya lle­ga­do, que me con­vier­ta en poqui­to vie­ja. Más tar­de me ente­ro de que tenía fren­te a mí a una gue­rri­llea de cin­co años de lucha. En ese momen­to sólo cono­cí su nom­bre de gue­rra; Zinarîn…
Si no fue­ra por los hilos blan­cos en su pelo o la for­ma en que a veces la tris­te­za lle­ga­ba su son­ri­sa des­de la dis­tan­cia, no enten­de­ría que hubie­se sido gue­rri­lle­ra duran­te cin­co años. Soy cons­cien­te de los dolo­res que expe­ri­men­tó, los sacri­fi­cios que hizo en su bús­que­da de la verdad.
Me pon­go loca de curio­si­dad acer­ca de lo que está escri­bien­do en su cua­derno, mien­tras se refu­gia bajo la som­bra de un árbol. Los sen­ti­mien­tos que se sen­tía en la cor­ta vida que com­par­tí con ella, los leí más tar­de en el dia­rio de Zina­rîn lue­go de su martirio.
Estoy en el oto­ño de 1997. Un día en el que los pies can­sa­dos del oto­ño tra­tan de arras­trar­nos hacia el invierno. Un día en el que el dolor por no con­quis­tar Haf­ta­nin pesa en nues­tros cora­zo­nes. Me ente­ro del mar­ti­rio de Zina­rîn des­pués de meses. Sigo sien­do vul­ne­ra­ble al dolor de per­der­la. Como doy vuel­tas con rabia des­en­ca­de­na­da, Mer­yem Colak lee en mi cara como hier­ve mi alma de dolor. Como dejé de hablar con nadie sobre la muer­te de Zina­rîn, pre­gun­ta “¿Estás eno­ja­da?” y res­pon­de ella mis­ma la pre­gun­ta a sí mis­ma “No te eno­jes en noso­tras, eno­ja­te con el enemigo”.
Des­de ese día, mi inmu­ni­dad a la pér­di­da aumen­ta. Unos meses más tar­de me ente­ro de que Mer­yem Colak, cuan­do se diri­gía hacia Meti­na para salir del cam­po de bata­lla jun­to con un gru­po de muje­res, fue ase­si­na­da por un tan­que en una embos­ca­da. Me ente­ro por los tes­ti­gos que usó su últi­mo alien­to no para enviar un salu­do a su hija, sino en enco­men­dar a sus com­pa­ñe­ros su arma, car­tu­che­ra y libro de códigos.
Es 1999. Estoy en las mon­ta­ñas de Zagros, que no per­mi­tie­ron el paso del ejér­ci­to de Ale­jan­dro, pero don­de la gue­rri­lla logró abrir­se camino. Esta­mos a medio camino en un lar­go via­je que dura­ría un mes. Con­mi­go está Sorx­wîn (Özgür Kaya), de 22 años. Nues­tra Sorx­wîn, que le per­mi­te a las con­di­cio­nes de la mon­ta­ña gober­nar sobre su cuer­po, pero que no per­mi­ti­rá que el cora­zón de su hijo sea some­ti­do a las leyes de la guerra.
Una coman­dan­te, un com­pa­ñe­ra, una mujer y una niña. Cada una de sus iden­ti­da­des le aña­de una belle­za dife­ren­te. La mejor par­te de ese lar­go y arduo via­je de un mes, es ella nos ani­mán­do­nos a seguir marchando.
Por supues­to, fue esta niña lla­ma­da Sorx­wîn que inven­tó los jue­gos infan­ti­les que nos die­ron fuer­za. Con risa mali­cio­sa, dice: “Esto no es nada. Pue­do lle­var un BKC con 400 balas en la espal­da, así que voy a subir esta coli­na en cua­tro horas sin nin­gún descanso”.
Estas muje­res no podían acom­pa­sar­se a nues­tro tiem­po, por­que corrían hacia el fue­go como mari­po­sas. Pero han esta­do vivien­do duran­te tres gene­ra­cio­nes. Tres gene­ra­cio­nes cre­cen con sus his­to­rias, lle­van sus nom­bres, escu­chan las can­cio­nes ardien­tes dedi­ca­das a ellos.
Reco­gen los rifles que estas muje­res deja­ron atrás y cap­tu­ran Shen­gal, Koba­nê, Botan, Serhat. Vie­nen a traer luz al mun­do que los hom­bres de ban­de­ra negra quie­ren oscu­re­cer. Y sus nom­bres son Zina­rîn, Beri­tan, Zilan, Mer­yem, Sorx­wîn, Arjin, Ama­ra, Viyan, Sara… 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *