Alí Pri­me­ra: de la can­ción a la Revo­lu­ción necesaria



Se cum­plen 30 años de la siem­bra del Can­tor del Pue­blo, Alí Pri­me­ra, un hijo de la Patria vene­zo­la­na que deja­ra como lega­do la Can­ción Nece­sa­ria, ins­pi­ra­da en el pen­sa­mien­to boli­va­riano, el antim­pe­ria­lis­mo y la solidaridad.
El 16 de febre­ro de 1985 falle­ció Alí Pri­me­ra Ros­sel, “El Cán­tor del Pue­blo”, en un absur­do acci­den­te de trán­si­to, ocu­rri­do en la auto­pis­ta Valle-Coche de Cara­cas. El pani­ta Alí, como cari­ño­sa­men­te le lla­ma­ba su pue­blo, plas­mó en sus can­cio­nes la his­to­ria de su Patria y del mun­do y su pers­pec­ti­va de futu­ro cons­trui­da en lar­gas horas de lucha en los barrios y cam­pos de su natal Venezuela.
Alí Pri­me­ra nació en Coro, esta­do Fal­cón, el 31 de octu­bre de 1941. Sien­do muy niño pier­de a su padre en un fatal acci­den­te duran­te la fuga de unos dete­ni­dos. Tras la muer­te este trá­gi­co suce­so, pere­gri­nó jun­to a su fami­lia, con la pobre­za a cues­tas reco­rrien­do dife­ren­tes pue­blos de la penín­su­la de Para­gua­ná. En San José de Coco­di­te, cer­ca de la casa de su abue­la Mama­pan­cha y de Juan Pri­me­ra, su inol­vi­da­ble Tío Juan, lo encon­tró la músi­ca jun­to a can­tos de Sal­ve y bai­les de vio­lín y clarinete.
San José, Caja de Agua, Las Pie­dras, el barrio La Vela, en el muni­ci­pio Los Taques, cer­ca de Pun­to Fijo, serían luga­res don­de cono­ció la vida a tra­vés de múl­ti­ples ofi­cios ejer­ci­dos para ayu­dar a su fami­lia. Fue lus­tra­bo­tas, boxea­dor, pes­ca­dor, car­ga­dor de male­tas de los grin­gos; acti­vi­da­des que alter­na­ba con sus estu­dios y su pre­sen­cia como oyen­te del maes­tro Figue­re­do. Así recor­da­ba pasa­jes de su infancia,

Me acuer­do cuan­do lle­gué tercero
en una carre­ra de bicicletas
y me deja­ron fuera
de la lis­ta de premios
por cul­pa de un gallito*
pin­ta­do en mi franela
Me acuer­do de mi primer
par de zapatos
gana­do en un con­cur­so de poemas,
me acuer­do de mi cajón de limpiabotas
«Hoy no fío, maña­na sí»
escri­to en mala letra
lo con­ser­va una fami­lia amiga
de Las Piedras
*El Gallo Rojo es el emble­ma del Par­ti­do Comu­nis­ta de Venezuela


De la mano de los pes­ca­do­res y obre­ros petro­le­ros de Para­gua­ná reco­rrió un camino en el cual cono­ció y se com­pro­me­tío con su pue­blo en su lucha por la vida; ese mis­mo pue­blo que con ter­nu­ra con­ser­vó la espe­ran­za y le ense­ño el camino de la huma­ni­dad y del can­to por los pobres

Me acuer­do de Sal­va­dor, el albañil
leyén­do­me tro­zos del Capital,
y cuan­do mi madre supo
que era comunista
me dijo: ¡Dios te bendiga!
por­que para algo
deben ser­vir las bendiciones
en esta vida
y salí con­ten­to al camino
lleno de alegría
y apren­dí a cagar­me en la libertad
que defien­de Superman
por­que para algo
debe ser­vir la mierda
en esta vida.

En 1960 se tras­la­da a Cara­cas con el pro­yec­to de cul­mi­nar sus estu­dios. Cul­mi­na su bachi­lle­ra­to en el “Liceo Cara­cas”, don­de cono­ce a Ánge­la de Ren­gi­fo y a César Ren­gi­fo, quie­nes serán impor­tan­tes en el pen­sa­mien­to de quien sería el can­tor del pue­blo vene­zo­lano. En 1964 ingre­sa en la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la a estu­diar química.
Corrían los años 60’ cuan­do la demo­cra­cia fue trai­cio­na­da en Vene­zue­la por el bipar­ti­dis­mo social demó­cra­ta y social cris­tiano, la repre­sión era bru­tal con­tra el pue­blo. La Revo­lu­ción Cuba­na se levan­ta­ba como ejem­plo y espe­ran­za de la juven­tud que lucha por la demo­cra­cia. En 1967 el ase­si­na­to del Coman­dan­te Che Gue­va­ra sacu­dió al con­ti­nen­te; las mani­fes­ta­cio­nes con­tra el cri­men son segui­das del alla­na­mien­to a las resi­den­cias estu­dian­ti­les; Alí es dete­ni­do y lle­va­do a los sóta­nos de ls Direc­ción Gene­ral de Poli­cía Polí­ti­ca. Allí escri­be su pri­me­ra can­ción de con­te­ni­do social, “Huma­ni­dad”, un poe­ma al hom­bre y la mujer nue­va que adquie­re con­cien­cia y empren­de el camino de la libertad.
En 1968 via­ja a Ruma­nia beca­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta a estu­diar Tec­no­lo­gía del Petró­leo. En Euro­pa gra­ba el dis­co Gen­te de mi tie­rra, un can­to dedi­ca­do a su pue­blo al que lla­ma a la uni­dad para hacer la Revolución…

Vamos gen­te de mi tierra
que lle­vas a cuesta
una gran decepción
vamos gen­te de mi tierra
luche­mos, luchemos
por un mun­do mejor
.….
estu­dian­te que llevas
en el pecho un gran corazón
tu Patria Venezuela
espe­ra mucho de tu tesón
bus­ca a la cla­se obrera
y haz con ella la Revolución

En 1973 vuel­ve a la Patria y se incor­po­ra a la lucha polí­ti­co-elec­to­ral en el Par­ti­do Comu­nis­ta, apo­yan­do a José Vicen­te Ran­gel con el lla­ma­do a “la uni­dad nacio­nal”. Su deci­sión de dedi­car su vida a la libe­ra­ción de su pue­blo y al can­to le lle­va a estar en con­tac­to direc­to con la gen­te del cam­po, de los barrios. Aún las barri­das de Cara­cas y de Vene­zue­la recuer­dan sus tomas cul­tu­ra­les con la can­ción necesaria
«Nues­tro can­to no es de pro­tes­ta, por­que no hace­mos una can­ción por mal­cria­dez, no la toma­mos para encum­brar­nos ni hacer­nos millo­na­rios, es una can­ción nece­sa­ria. (…) cada día nos moti­va a hacer­la más pro­fun­da, pues un hom­bre arma­do de una can­ción y una poe­sía huma­na, es un hom­bre des­ar­ma­do para la envi­dia y para ser un hom­bre malo. (…) No can­to por­que exis­te la mise­ria, sino por­que exis­te la posi­bi­li­dad de borrar­la, de erra­di­car­la de la faz de la tie­rra».

Un can­to rico en rit­mos tra­di­cio­na­les vene­zo­la­nos, con la fuer­za y la poten­cia de la can­ción lati­no­ame­ri­ca­na que le con­sa­gra­ría con el mejor títu­lo que artis­ta vene­zo­lano pue­da lucir, otor­ga­do por su gen­te: “El can­tor del pue­blo venezolano”.
Su can­ción, ejem­plo para la juven­tud y gran movi­li­za­do­ra social, se escu­cha­ba en toda la Patria, a pesar de la cen­su­ra de los gobier­nos de turno. En los calle­jos de las barria­das se escu­cha­ba un can­to que no clau­di­ca­ba, antim­pe­ria­lis­ta, de raíz bolivariana.

Per­dó­ne­me Tío Juan
pero se ve que no sabe nada
las cosas que yo le digo
se sien­ten en car­ne propia
que en tie­rra venezolana
el impe­ria­lis­mo yankee
hace lo que le dá la gana
Es que usted no se ha paseado
por un cam­po petrolero
usted no ve que se llevan
lo que es de nues­tra tierra
y sólo nos van dejando
mise­ria y sudor de obrero
y sólo nos van dejando
mise­ria y sudor de obrero
Los niñi­tos macilentos
que habi­tan allá en los cerros
más que vivir agonizan
entre­te­jien­do sus sueños

Su can­to de amor, ter­nu­ra y Revo­lu­ción que­dó regis­tra­do en la siguien­te dis­co­gra­fía: (1969) Vamos gen­te de mi tie­rra; (1969) Can­cio­nes de pro­tes­ta; (1971) Gue­rra lar­ga; (1973) Can­cio­nes del Ter­cer Mun­do para un solo mun­do; (1974) Lo pri­me­ro de Alí; (1974) Adios en dolor mayor; (1974) Can­ción para los valien­tes; (1975) La patria es el hom­bre; (1976) Can­ción man­sa para un pue­blo Bra­vo; (1977) Cuan­do nom­bro la poesía.

Cara­cas aún recuer­da su espí­ri­tu soli­da­rio. Los vene­zo­la­nos fue­ron tes­ti­gos de los lla­ma­dos de Alí a la soli­da­ri­dad con las luchas de los pue­blos de El Sal­va­dor, Nica­ra­gua, Chi­le, Cuba, Colom­bia. Por su com­pro­mi­so con su pue­blo y las cau­sas de los pue­blos del mun­do fue per­se­gui­do, su vivien­da fue alla­na­da, su músi­ca cen­su­ra­da en radio y tele­vi­sión; no obs­tan­te nun­ca ven­dió su can­to ni nadie logró callar­lo.

Me acuer­do del obre­ro que me dijo
no ven­das tu canto
que si lo ven­des, me vendes
que si lo ven­des, te vendes.

Su voz se sem­bró en el pue­blo vene­zo­lano, que reco­no­ció el tra­ba­jo mili­tan­te del can­to libre de Alí. Como dije­ra a la pren­sa cubana,
«yo creo que la mili­tan­cia den­tro de la can­ción, de la que habló Víc­tor Jara y [Daniel) Viglie­ti, no es la de mili­tar en un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Se tra­ta de mili­tar en el tra­ba­jo, de saber cómo es el tra­ba­jo de difí­cil en el barrio: al comien­zo la gen­te pue­de ser que recha­ce la can­ción, por­que es tal su ali­nea­ción que tal vez haya un aco­mo­do a las injus­ti­cias, que tal vez haya un recha­zo y has­ta te digan algo que pue­da ser hirien­te (…) La mili­tan­cia es [con­sis­te en] insis­tir ahí, por­que la insis­ten­cia es lo que impli­ca el tra­ba­jo revolucionario».

No se equi­vo­ca­ba. Su can­to acom­pa­ñó al pue­blo en la insu­rrec­ción popu­lar de 1989, en la rebe­lión de 1992 y en la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na que toma­ba el cie­lo por asal­to en 1999. Como expre­sa­ra el Líder de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, Hugo Chá­vez, en una visi­ta a la casa del can­tau­tor, “Alí, tu can­to siem­pre fue arma para la lucha, tu ejem­plo y tu gui­ta­rra van gra­ba­dos en nues­tras banderas.”
Su cuer­po que­dó sem­bra­do en Para­gua­ná, pero Alí, el inmor­tal, el Can­tor del Pue­blo vive en ese pue­blo que hacen de la can­ción, la Revo­lu­ción nece­sa­ria. Esa por la que entre­gó su vida.

Vídeo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *