Xavier Vina­der: «El Esta­do nun­ca ha vis­to a la extre­ma dere­cha como un peli­gro, sino como a un colaborador»

Coin­ci­dien­do con el estreno del docu­men­tal “Sen­se Fic­ció”, don­de el perio­dis­ta Xavier Vina­der cuen­ta cómo se con­vir­tió en el pri­mer perio­dis­ta exi­lia­do y pre­so de la demo­cra­cia, repro­du­ci­mos una entre­vis­ta publi­ca­da en la Directa.
Duran­te los tiem­pos con­vul­sos del tar­do­fran­quis­mo y la Tran­si­ción, el perio­dis­ta Xavier Vina­der se vol­có a des­en­mas­ca­rar a la ultra­de­re­cha y sus víncu­los con las fuer­zas de seguridad.
Se infil­tró en Fuer­za Nue­va duran­te un año y, en ese perío­do, lle­gó a reu­nir­se con el líder del par­ti­do fas­cis­ta Movi­mien­to Social Ita­liano (MSI), Gior­gio Almi­ran­te. Como con­se­cuen­cia de su tra­ba­jo, se con­vir­tió en uno de los obje­ti­vos de estos gru­pos: sufrió dos aten­ta­dos y un inten­to de secues­tro. En 1979, Vina­der publi­có tres repor­ta­jes cen­tra­dos en la gue­rra sucia en el País Vas­co, que lo lle­va­ron al exi­lio y a la cár­cel. ETA ase­si­nó a dos de los ultra­de­re­chis­tas que se men­cio­na­ban en uno de los repor­ta­jes (Jesús Gar­cía y Alfre­do Ramos) y Vina­der fue con­de­na­do a sie­te años de pri­sión por «impru­den­cia teme­ra­ria profesional».
Des­pués de pasar más de tres años en el exi­lio, ingre­só en la cár­cel de Cara­ban­chel, has­ta que, un mes y medio más tar­de, con­si­guió el indul­to. El domi­ci­lio de Vina­der es una inmen­sa libre­ría que, en bue­na par­te, repa­sa la his­to­ria de la extre­ma dere­cha, el terro­ris­mo, la inte­li­gen­cia mili­tar y el cri­men orga­ni­za­do. Alre­de­dor de 15.000 rela­tos lle­nan las estan­te­rías de quien fue pio­ne­ro del perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción en nues­tro país. Con­ver­sar con él es sumer­gir­se en un modo de infor­mar rigu­ro­sa, valien­te y com­pro­me­ti­da y acer­car­se a las alcan­ta­ri­llas de la Tran­si­ción española.
El terro­ris­mo de extre­ma dere­cha, las redes euro­peas, la gue­rra sucia que se pro­du­jo en el País Vas­co, los cuer­pos de segu­ri­dad y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia… ¿Fue en los años 70 cuan­do nació el perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción en nues­tro país? 
Éra­mos con­ta­dos los que lo hacía­mos; fui­mos su pio­ne­ros. De hecho, esta tarea no tie­ne tra­di­ción a lo lar­go de nues­tra his­to­ria y, ade­más, el que había se ter­mi­nó con la Gue­rra Civil. Empe­za­ron 40 años de sequía y nos tocó inven­tar­nos. Aho­ra bien, tenía­mos una cier­ta ven­ta­ja: la mayo­ría venía­mos de las escue­las de perio­dis­mo y tam­bién de la escue­la de la clan­des­ti­ni­dad. Apli­ca­mos las ense­ñan­zas de esta últi­ma en la pra­xis perio­dís­ti­ca. Sabía­mos per­fec­ta­men­te cómo meter la nariz en todas par­tes, está­ba­mos bien orien­ta­dos polí­ti­ca­men­te y tenía­mos un gran deseo de levan­tar las alfom­bras del poder y recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca. Nos tocó ini­ciar el camino con una legis­la­ción en cons­truc­ción. Por un lado, era peli­gro­so por­que des­co­no­cía­mos dón­de esta­ban los lími­tes, pero, por otro lado, era intere­san­te: la línea roja ima­gi­na­ria no esta­ba defi­ni­da y podías for­zar. Habla­mos de las pri­sio­nes, de las tor­tu­ras en las comi­sa­rías o de la his­to­ria de los maquis, de la ultra­de­re­cha y de sus cone­xio­nes con los ser­vi­cios de segu­ri­dad del Esta­do… Eran hechos que este país no había escu­cha­do nunca.
Voso­tros lo teníais cla­ro, sin embar­go, ¿por qué razo­nes una empre­sa como Inter­viú apos­ta­ba por un perio­dis­mo cos­to­so e incó­mo­do para el poder? 
El empre­sa­rio se que­ría hacer un hue­co en el mer­ca­do y vio que esto tenía gan­cho. Había una redac­ción joven, lan­za­da, valien­te y polí­ti­ca­men­te acti­va­da: pare­cía la quin­ta gale­ría de la Mode­lo, por­que todos había­mos pasa­do por la cár­cel en algún momen­to o había­mos sido dete­ni­dos. Alguno venía del Fren­te Revo­lu­cio­na­rio Anti­fas­cis­ta y Patrio­ta (FRAP), el otro del Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol (PCE), había anar­quis­tas… Exis­tía un ansia de perio­dis­mo polí­ti­co y la revis­ta logró alcan­zar el millón de ejem­pla­res. Para expli­car el éxi­to de Inter­viú, se ha habla­do de la famo­sa foto de Mari­sol des­nu­da en por­ta­da; pero éste sólo fue el deto­nan­te, por­que cada sema­na des­ta­pá­ba­mos algo –las cár­ce­les fran­quis­tas, las fosas, la matan­za de Bada­joz – , entre­vis­tá­ba­mos a algún miem­bro de ETA o del Gra­po… publi­cá­ba­mos artícu­los pun­zan­tes y empe­za­mos a dar voz a per­so­nas que no habían teni­do nun­ca. La gen­te iden­ti­fi­có la revis­ta con una espe­cie de juz­ga­do de guar­dia de papel a quien con­tar his­to­rias que no con­ta­ría a nadie más. Había ero­tis­mo, pero tam­bién denuncia.
Actual­men­te, los equi­pos de inves­ti­ga­ción son prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes, pero enton­ces eran impres­cin­di­bles. ¿Cómo trabajabais? 
Éra­mos un gru­po de fran­co­ti­ra­do­res que nos ponía­mos de acuer­do fácil­men­te. El peli­gro de enfren­tar­nos a un enemi­go tan gran­de y tan impor­tan­te nos unía. Por ejem­plo, com­par­tía­mos la infor­ma­ción y, así, nos ase­gu­rá­ba­mos de que, si pasa­ba cual­quier cosa, la inves­ti­ga­ción no se deten­dría. No había com­pe­ten­cia ni per­so­na­lis­mos. Se creó una espe­cie de fra­ter­ni­dad que se ha repe­ti­do pocas veces, y menos aho­ra, que el perio­dis­mo se ha con­ver­ti­do en una pro­fe­sión muy indi­vi­dua­lis­ta. Inclu­so, si yo tenía que cerrar un repor­ta­je y me que­da­ban pis­tas para esti­rar, las pasa­ba a otros cole­gas para que con­ti­nua­ran. No había el ego de mi exclu­si­va, lo más impor­tan­te era que se cono­cie­ra la ver­dad. Nun­ca te sen­tías solo; éra­mos cons­cien­tes de lo que tenía­mos delan­te y lo impor­tan­te era des­mon­tar aquel inmen­so apa­ra­to, al que sólo le habían hecho un lif­ting. Eran la mis­ma gen­te que man­da­ba antes, pero, de repen­te, se habla­ba de vivir en demo­cra­cia. En ese con­tex­to, nos aden­tra­mos en el mun­do de la extre­ma dere­cha y el terro­ris­mo de Estado.
Antes de la muer­te de Fran­co, sin embar­go, ya te empie­zas a inte­re­sar por estos temas… 
A prin­ci­pios de los años 70, se empie­zan a exhi­bir algu­nos libros en cata­lán a tra­vés de edi­to­ria­les como Enla­ce o Cin­co de Oros y hay una serie de aten­ta­dos en Bar­ce­lo­na. Los gru­pos de ultra­de­re­cha colo­ca­ron explo­si­vos en algu­nos esca­pa­ra­tes e incen­dia­ron algu­na dis­tri­bui­do­ra. Tam­bién gol­pea­ron curas que deja­ban sus parro­quias para hacer reunio­nes clan­des­ti­nas. Enton­ces me empe­cé a inte­re­sar por aquel terro­ris­mo de baja inten­si­dad, sin muer­tos, que sólo apa­re­cía en notas bre­ves en los perió­di­cos. Empe­cé a poner la nariz entre los apa­ra­tos del régi­men: la Falan­ge, los reque­tés [fuer­zas de cho­que del car­lis­mo], la guar­dia de Fran­co… Este mun­do des­pren­día una cier­ta fas­ci­na­ción por­que esta­ba vir­gen: eran per­so­nas que man­da­ban, goza­ban de una impu­ni­dad total y se vana­glo­ria­ban. Antes de empe­zar a escri­bir, me pasé mucho tiem­po docu­men­tán­do­me. Leí libros clá­si­cos del fas­cis­mo: Pri­mo de Rive­ra de arri­ba aba­jo, Rami­ro Ledes­ma Ramos, Oné­si­mo Redon­do, el Mein Kampf…
El hecho de que no se pro­du­je­ra una rup­tu­ra con el régi­men fran­quis­ta, sino una con­ti­nui­dad de los órga­nos judi­cia­les, poli­cia­les y fun­cio­na­ria­les ¿dio alas a las accio­nes violentas? 
La extre­ma dere­cha actua­ba con el para­guas de las fuer­zas de segu­ri­dad. Esta­ba cubier­to y era impu­ne. Se ocu­pa­ba del tra­ba­jo sucio, de lo que no podía hacer el que lle­va­ba uni­for­me. De repen­te, se popu­la­ri­zó la pala­bra “incon­tro­la­dos”, aun­que nun­ca lo fue­ron: había ple­na coor­di­na­ción con los cuer­pos de segu­ri­dad. La mayo­ría de inves­ti­ga­cio­nes en este cam­po las for­za­mos noso­tros des­de el perio­dis­mo. Com­pe­tía­mos con la poli­cía y eso te obli­ga­ba a lle­gar a los luga­res antes que ella. Era un ejer­ci­cio peli­gro­so. Pien­sa que, duran­te mucho tiem­po, la gen­te del Gru­po Zeta no que­ría salir con­mi­go de la redac­ción por temor a que me dis­pa­ra­sen o me agre­die­sen. La revis­ta reci­bía ame­na­zas y lle­gó a con­tra­tar a una empre­sa de segu­ri­dad israe­lí para pone detec­to­res de metal en la entrada.
En un momen­to de máxi­ma inten­si­dad del terro­ris­mo de extre­ma dere­cha en el País Vas­co, en el año 1979, publi­cas­te tres repor­ta­jes que te lle­va­ron al exi­lio ya la cár­cel. ¿Por qué te juzgaron? 
En 1979, hacía más de diez años que inves­ti­ga­ba este mun­do, por eso siem­pre he sub­ra­ya­do que no me pro­ce­sa­ron por aquel hecho con­cre­to, sino por toda una tra­yec­to­ria. Tenían dos solu­cio­nes: eli­mi­nar­me físi­ca­men­te o empa­pe­lar­me. Opta­ron por la segun­da opción, que era más fácil, por­que ETA ase­si­nó a dos per­so­nas men­cio­na­das en uno de los repor­ta­jes. Des­cu­bri­mos toda aque­lla tra­ma gra­cias al poli­cía nacio­nal Fran­cis­co Ros Fru­tos, que se acer­có a noso­tros para expli­car­nos que la poli­cía uti­li­za­ba a la ultra­de­re­cha en el País Vas­co en ope­ra­cio­nes encu­bier­tas a ambos lados de la fron­te­ra. Pla­nea­ba aten­ta­dos con el Bata­llón Vas­co Espa­ñol o la Tri­ple A con­tra aber­tza­les, sim­pa­ti­zan­tes aber­tza­les, per­so­nas del entorno de ETA… Basán­do­nos en las infor­ma­cio­nes obte­ni­das, pusi­mos en mar­cha un equi­po de segui­mien­to para docu­men­tar­las. Fru­tos se con­vir­tió en un topo, le hici­mos fotos con los ultras, en sus luga­res de reunio­nes y de entre­na­mien­to… Pudi­mos expli­car los pro­yec­tos que tenían entre manos, como un aten­ta­do con­tra Teles­fo­ro Mon­zon, que fue líder del PNV duran­te la repú­bli­ca y fun­da­dor de Herri Bata­su­na. ¿Qué hubie­ra pasa­do en un país nor­mal? Que el apa­ra­to judi­cial se hubie­ra pues­to en mar­cha para acla­rar las res­pon­sa­bi­li­da­des que se derivasen…
Se puso en mar­cha, pero con­tra el men­sa­je­ro. Un juez vin­cu­la­do a Fuer­za Nue­va os con­de­nó a ti y a Fru­tos. ¿Cómo afec­tó este pro­ce­di­mien­to al periodismo? 
Creo que sig­ni­fi­có un antes y un des­pués. Hay quien, des­de ese momen­to, deci­dió tener cui­da­do. No pode­mos olvi­dar que la peti­ción fis­cal era de doce años y, final­men­te, me caye­ron seis, una con­de­na con­fir­ma­da por Tri­bu­nal Supre­mo y el Cons­ti­tu­cio­nal. Man­tu­vi­mos un enfren­ta­mien­to terri­ble con el poder judi­cial, que esta­ba dis­pues­to a parar los pies a la pren­sa. Lo que no ha tras­cen­di­do, sin embar­go, es que Fru­tos no fue el úni­co que can­tó, vinie­ron otros poli­cías, pero no lo hice públi­co para evi­tar más pro­ce­sos judi­cia­les. Por las mis­mas razo­nes, tam­po­co hemos con­ta­do qué equi­po par­ti­ci­pó en la inves­ti­ga­ción. Aque­llos repor­ta­jes apun­ta­ban a los GAL: nun­ca se ha expli­ca­do quién mar­ca­ba los obje­ti­vos y qué infor­ma­ción se facilitaba.
El 80% de los crí­me­nes del Esta­do y de la extre­ma dere­cha come­ti­dos entre 1975 y 1987 han que­da­do impu­nes. La impu­ni­dad lle­ga has­ta nues­tros días, sin embar­go, para afec­tar sólo a la derecha. 
Sí, ha sido endé­mi­ca. ¿Cuán­to tiem­po estu­vo en pri­sión el ase­sino de la joven mili­tan­te del Par­ti­do Socia­lis­ta de los Tra­ba­ja­do­res Yolan­da Gon­zá­lez? Nadie fue con­de­na­do por el aten­ta­do del año 77 con­tra la revis­ta El Papus; los crí­me­nes de Mon­te­ju­rra ter­mi­na­ron en amnis­tía; no se pro­du­jo nin­gu­na con­de­na por el ase­si­na­to del estu­dian­te Artu­ro Ruiz… La lis­ta es muy lar­ga. Los cuer­pos de segu­ri­dad nun­ca han sido depu­ra­dos, han sido for­ma­dos por quie­nes han sido for­ma­dos y tie­nen unas tra­di­cio­nes que aún con­ti­núan. De hecho, en este país, el Esta­do nun­ca ha vis­to a la ultra­de­re­cha como un peli­gro, sino como un ente cola­bo­ra­dor, a dife­ren­cia de la izquier­da. Todo lo que hue­la a nacio­na­lis­mo o inde­pen­den­tis­mo, a anar­co­re­vo­lu­ción o a isla­mis­mo radi­cal, gene­ra alar­ma. En cam­bio, la apo­lo­gía del nazis­mo o la nega­ción del holo­caus­to no tie­nen con­se­cuen­cias. Se gene­ran con­tras­tes sor­pren­den­tes. Por­que se han dete­ni­do per­so­nas por hacer comen­ta­rios sobre la monar­quía en Face­book, y se han regis­tra­do y des­man­te­la­do ate­neos liber­ta­rios con excu­sas similares.
Des­de que empe­zas­te a inves­ti­gar­la, la extre­ma dere­cha ha cam­bia­do de enemi­go. ¿Con­ser­va la capa­ci­dad de crear alar­ma social en bene­fi­cio propio? 
Su capa­ci­dad de adap­ta­ción es muy gran­de y mucho más fle­xi­ble que la de la extre­ma izquier­da. Su acti­vi­dad en el ciber­es­pa­cio, su uti­li­za­ción de las redes, es ante­rior y más poten­te. Cuan­do empe­cé a inves­ti­gar­la, el enemi­go era el comu­nis­mo, había que defen­der Euro­pa de los rojos. A par­tir de los 90, cuan­do cae el muro de Ber­lín y está la baja­da del Este, se cogen rápi­da­men­te a otro eje, que es la inva­sión del extran­je­ro, de las per­so­nas emi­gran­tes. Y si lle­va chi­la­ba, tur­ban­te y bar­ba, peor aún. Son gru­pos que pro­ta­go­ni­zan la per­ver­sión de la pala­bra nacio­na­lis­ta: hay quien lucha para que su nación sea libre y otros que real­zan los valo­res iden­ti­ta­rios de supe­rio­ri­dad. El posi­cio­na­mien­to de la ultra­de­re­cha bajo estos plan­tea­mien­tos iden­ti­ta­rios comien­za a media­dos de los 80, con el Fren­te Nacio­nal de Jean-Marie Le Pen. Es la pri­me­ra vez que una for­ma­ción se pre­sen­ta a unas elec­cio­nes y entra en el jue­go elec­to­ral; has­ta enton­ces, eran extra­par­la­men­ta­rias. Han cam­bia­do de enemi­go y ya no quie­ren dar mie­do. La envol­tu­ra ha cam­bia­do, pero las ideas son las mis­mas. Aho­ra, el dere­cho a deci­dir tam­bién es enemi­go por­que la uni­dad nacio­nal aglu­ti­na y liga con los vie­jos idea­les. Estoy can­sa­do de decir que es un momen­to para estar aten­tos. No hay que gene­rar alar­mis­mos, pero si la poli­cía está tan pen­dien­te de «célu­las dur­mien­tes» de supues­tos yiha­dis­tas, tam­bién debe­rían vigi­lar la extre­ma derecha.
DIAGONAL
[ Entre­vis­ta publi­ca­da en la DIRECTA núme­ro 369, ori­gi­nal­men­te en cata­lán ] .
http://​www​.ccma​.cat/​t​v​3​/​s​e​n​s​e​-​f​i​c​c​io/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *