¿Está en jue­go el mode­lo socia­lis­ta o se jue­ga otra cosa?- Eva­ris­to Mar­cano Marín

Lle­ga­do a este pun­to, es cla­ro que Vene­zue­la es obje­to de una bes­tial cam­pa­ña nacio­nal e inter­na­cio­nal para crear una idea de caos que jus­ti­fi­que una inter­ven­ción o la for­ma­ción de un nue­vo gobierno de extre­ma dere­cha. Se extra­ña­ba mucho, la voz de Insul­za apos­tan­do por una sali­da a lo que el lla­ma “crí­ti­ca situa­ción”. No hablo el muñe­co. Hablo el ven­trí­lo­cuo que lo tie­ne aga­rra­do por el tra­se­ro.
Lle­ga­do a este pun­to con un nue­vo inten­to de gol­pe de Esta­do, vale la pena hacer­se algu­nas pre­gun­tas: ¿Por qué Vene­zue­la? ¿Por qué no Boli­via? ¿Por qué no Ecua­dor? ¿Por qué en Vene­zue­la EEUU actúa ya tan abier­ta­men­te apos­tan­do y ani­man­do el gol­pe de Esta­do?
Boli­via por ejem­plo tuvo su momen­to, pero Boli­via es una socie­dad dis­tin­ta a la nues­tra y tene­mos una cosa que Boli­via no tie­nen en la can­ti­dad que tene­mos noso­tros. Creo que en Boli­via están resol­vien­do des­igual­da­des mucho más pro­fun­das, pero allá, la cosa no se obser­va tan ten­sa como aquí.
Lle­ga­do a este pun­to, creo nece­sa­rio una autén­ti­ca revi­sión y cla­ri­fi­ca­ción por par­te del gobierno. No es jus­to que lle­ga­do a este pun­to de la con­fron­ta­ción, no sepa­mos, cuál es el asun­to fun­da­men­tal de esta con­fron­ta­ción y de ten­sión que vie­ne mon­tan­do los EEUU. Se per­ci­be que EEUU apues­ta a derrum­bar el mode­lo socia­lis­ta. ¿Es cier­to esto?
II
La opo­si­ción vie­ne des­de hace más de 10 años, apli­cán­do­nos (casi) la rece­ta que nos ven­die­ron duran­te la déca­da de los sesen­ta. En aque­llos momen­tos, los gobier­nos de enton­ces que hoy son opo­si­ción, ven­dían el comu­nis­mo y el “cas­tro comu­nis­mo” como una ame­na­za a la huma­ni­dad. Ni ayer ni hoy; el comu­nis­mo, el cas­tro comu­nis­mo ni el socia­lis­mo han avan­za­do una piz­ca y el mun­do está mucho peor que antes y en pleno pro­ce­so de des­truc­ción con serias ame­na­zas que no vie­nen pre­ci­sa­men­te ni del comu­nis­mo ni del “cas­tro comu­nis­mo”. Mien­tras otros paí­ses hacen recor­tes drás­ti­co en el gas­to social y echan a cien­tos de miles de per­so­nas a la calle; Vene­zue­la hace un gran esfuer­zo por dis­mi­nuir las des­igual­da­des.
III
La opo­si­ción ya no sue­le decir que la posi­bi­li­dad del comu­nis­mo y cas­tro comu­nis­mo es una ame­na­za, sino que el socia­lis­mo vene­zo­lano nos tie­ne sumi­do en una pro­fun­da cri­sis y en un caos total. Mien­tras la opo­si­ción man­tie­ne esta pro­pa­gan­da; el boli­va­ria­nis­mo ofre­ce un com­ple­men­to a esta pro­pa­gan­da, dicién­do­nos que socia­lis­mo del siglo XXI avan­za en Vene­zue­la. Cree­mos esto y lo pre­go­na­mos, mien­tras tan­to, la opo­si­ción usa esta espe­cie pro­pa­gan­da para su cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción, casi en los mis­mos tér­mi­nos que nos metían mie­do antes con el comu­nis­mo y cas­tro comu­nis­mo. La opo­si­ción ven­de la idea del fra­ca­so del socia­lis­mo, pero si regis­tra al mode­lo supues­ta­men­te socia­lis­ta, encuen­tra capi­ta­lis­mo y sin embar­go, noso­tros insis­ti­mos en que esta con­fron­ta­ción va por la derro­ta de este supues­to socia­lis­mo.
El Socia­lis­mo del Siglo XXI en Vene­zue­la se tor­na cada vez más con­fu­so prác­ti­ca y teó­ri­ca­men­te. Cues­ta ver­lo en la reali­dad. En el dis­cur­so y en teo­ría se ve cla­ri­to, pero des­apa­re­ce en las polí­ti­cas reales. Enton­ces, si vivi­mos en capi­ta­lis­mo; cuál es la razón de esta tensión/​confrontación que vie­ne finan­cian­do los EEUU.
Si el lec­tor cree que inven­to o especu­lo con esta ida, lo invi­to a una revi­sión y esta revi­sión debe­ría (sugie­ro) comen­zar por tomar­se un tiem­po para leer­se la Ley Plan de la Patria que segu­ra­men­te ya se leyó. Si ese fue­se el caso; si ya lo leyó, váya­se nue­va­men­te a las metas macro­eco­nó­mi­cas de la Ley Plan de la Patria y nota­rá que esa meta no tie­ne nada que pue­da aso­ciar­se con una polí­ti­ca o un mode­lo socia­lis­ta. Ahí se dice que el PIB cre­ce­rá ente o 3 y 4% anual y ese cre­ci­mien­to está fun­da­men­ta­do en la extrac­ción o pro­duc­ción de petró­leo. Si de ver­dad, exis­tie­ra una corres­pon­den­cia entre lo que está teó­ri­ca­men­te refle­ja­do en la Ley Plan de la Patria (obje­ti­vos his­tó­ri­cos y nacio­na­les) y esta meta macro­eco­nó­mi­ca, debe­ría­mos leer otras pau­tas o polí­ti­cas para pro­mo­ver el cre­ci­mien­to del PIB en el perio­do que com­pren­de el Plan de la Patria 20131019
Es posi­ble que nos con­fun­da­mos si sólo nos fija­mos en las metas macro­so­cia­les del plan. En esta meta, se reco­ge una bue­na inten­ción que ha teni­do un resul­ta­do posi­ti­vo, pero que no es pro­duc­to de un mode­lo socia­lis­ta y si de una polí­ti­ca social, que bus­ca la inclu­sión. Es como una reen­car­na­ción de algo más pró­xi­mo a lo que se lla­mó Esta­do de bien­es­tar.
La esca­sez y la espe­cu­la­ción que más o menos ha sido una cons­tan­te en el deve­nir eco­nó­mi­co y “pro­duc­ti­vo” del país, la opo­si­ción hoy se la endo­sa al mode­lo socia­lis­ta y el gobierno, refuer­za indi­rec­ta­men­te esta visión, afir­mán­do­nos que algu­nas cosas son posi­ble en socia­lis­mo. Si echa­mos “coco” o recons­trui­mos el con­jun­to de polí­ti­cas que el pro­ce­so ha veni­do toman­do des­de su ins­ta­la­ción, no es cues­ta arri­ba y com­pli­ca­do con­cluir, que las polí­ti­cas asu­mi­das son más bien por la obli­ga­ción de tomar medi­das para con­te­ner el pro­ce­so de movi­mien­to iner­cial que pro­du­ce la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo en Vene­zue­la.
¿Qué hemos hecho en todos estos años de supues­to desa­rro­llo socia­lis­ta?
Si obser­va­mos; el foco de aten­ción ha esta­do cen­tra­do en una polí­ti­ca cam­bia­ria, que en la mayo­ría de los casos se ha orien­ta­do a con­cre­tar, cómo logra­mos más bolí­va­res con los dóla­res que reci­bi­mos. Esa polí­ti­ca cam­bia­ra se ha preo­cu­pa­do en cómo faci­li­tar dóla­res a los capi­ta­lis­ta de for­ma más bara­ta para que reali­cen sus ope­ra­cio­nes de impor­ta­ción. Vamos por impo­si­ción de esta iner­cia que pro­du­ce un capi­ta­lis­mo mal con­du­ci­do y peor fre­na­do, aco­plan­do la polí­ti­ca cam­bia­ria a la cir­cuns­tan­cia para que el impac­to sea el menos nega­ti­vo y a pesar de ese cui­da­do; el impac­to con­ti­núa sien­do cada vez más nega­ti­vo, por­que el esfuer­zo de ofre­cer dóla­res bara­to a los capi­ta­lis­ta, no se tra­du­ce en un dis­mi­nu­ción de los pre­cios. En el 2014, con un dólar a 6,30 des­de el 2013; el Índi­ce Nacio­nal de Pre­cios al Con­su­mi­dor se ubi­có en 60,1%, que en com­pa­ra­ción a la acon­te­ci­da en 2013 (56,2%), se colo­có en 3,9% por enci­ma del pun­to alcan­za­do en el 2013i
El lla­ma­do “Mode­lo Socia­lis­ta” que voci­fe­ra­mos y que no lo es, sólo ha reci­cla­do medi­das, que se deci­den más por la obli­ga­ción que nos impo­ne la cir­cuns­tan­cia, que como un argu­men­to para abrir­le un espa­cio a ese mode­lo, que la opo­si­ción usa para ganar votos, pero que en resu­mi­das cuen­tas, con­ti­núa sien­do total­men­te capi­ta­lis­ta. Oímos a veces de este lado de la polí­ti­ca un recla­mo, según el cual, se le cri­ti­ca a la MUD que no tie­ne pro­yec­to y en ver­dad no debe­ría come­ter el error de anun­ciar su pro­yec­to, por­que su idea­rio está com­ple­ta­men­te vigen­te en Vene­zue­la. En un hipo­té­ti­co gobierno de la MUD deja­rían las cosas tal como están, des­me­jo­ra­rían la asis­ten­cia social y segu­ra­men­te pri­va­ti­za­rían ser­vi­cios y empre­sas, pero el mode­lo sería el mis­mo, un poqui­to más sal­va­je.
Más que el mode­lo socia­lis­ta que efec­ti­va­men­te está en docu­men­to y no en la reali­dad; el asun­to creo que va más con el afán de inde­pen­den­cia que pelea Vene­zue­la y que por supues­to no es lo que quie­re los EEUU. Vene­zue­la es un mal ejem­plo para los EEUU, no por su mode­lo socia­lis­ta, sino por su afán de inde­pen­den­cia, que no es nece­sa­ria­men­te una situa­ción que sue­ne a socia­lis­mo. Hubo un Chi­le, pero antes hubo un Bosch en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na derro­ca­do por orden de los EEUU. Hubo una Pana­má con Torri­jos y una Gua­te­ma­la en 1954, con el Coro­nel Jaco­bo Árbenz Guz­mán. Ambos fue­ron derro­ca­dos y no por la exis­ten­cia de un mode­lo socia­lis­ta.
Vivi­mos en capi­ta­lis­mo. No por el sim­ple hecho de que los “empre­sa­rios” tie­nen sus taran­ti­nes como gran­des buho­ne­ros, sino por­que como lo ha dicho Juan Ville­gas en aná­li­sis ya refe­ren­cia­do (las Medi­das Cam­bia­ria: Mien­tras mas cam­bian las cosas más per­ma­ne­cen igual); el sec­tor pri­va­do tuvo una par­ti­ci­pa­ción en el PIB (como buho­ne­ros) en 2014 en el orden del 70%. Esta par­ti­ci­pa­ción en el mar­co de un supues­to mode­lo socia­lis­ta ha veni­do incre­men­tán­do­se des­de 1998.ii. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta se ha for­ta­le­ci­do con sus res­pec­ti­vos buho­ne­ros. Esta­mos tam­bién en capi­ta­lis­mo, no por­que el socia­lis­mo lle­va años en cons­truir, sino por­que no hemos cam­bia­do nada en ese ámbi­to.
La opo­si­ción hábil­men­te le endo­sa esta cri­sis al mode­lo socia­lis­ta. Creo que es nece­sa­rio sin­ce­rar esta situa­ción. Una cosa es decir que social­men­te tene­mos una mejor orien­ta­ción y otra es decir, que hay cosas que son posi­bles por­que vivi­mos en socia­lis­mo. La con­fron­ta­ción es más bien por­que los EEUU no con­fía en un gobierno que desea y lucha (por aho­ra) por ser inde­pen­dien­te y esto pue­de faci­li­tar des­pués una ruta al socia­lis­mo.
Marcano.​[email protected]​gmail.​cm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *