Esta­dos Uni­dos lle­va a cabo ope­ra­cio­nes mili­ta­res encu­bier­tas en 105 países

Al final de la noche subie­ron al avión V‑22 de des­pe­gue ver­ti­cal. Des­pués de poner pie a tie­rra en una región remo­ta de uno de los paí­ses más volá­ti­les del mun­do, asal­ta­ron una aldea y pron­to se vie­ron envuel­tos en un letal tiro­teo. Era la segun­da vez en dos sema­nas que ese gru­po de eli­te de SEAL de la mari­na de Esta­dos Uni­dos tra­ta­ba de res­ca­tar al fotó­gra­fo y perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Luke Somers. Y la segun­da vez que fallaban.
El 6 de diciem­bre de 2014, un gru­po de unos 36 coman­dos de Esta­dos Uni­dos fuer­te­men­te arma­dos, ope­ran­do con infor­ma­ción obte­ni­da por saté­li­te, dro­nes y dis­po­si­ti­vos de escu­cha de últi­ma gene­ra­ción, equi­pa­dos con gafas de visión noc­tur­na y res­pal­da­das por tro­pas espe­cia­les de Yemen, se enfren­ta­ron a tiros con una media doce­na de mili­tan­tes de al-Qae­da en la Penín­su­la Ará­bi­ga. Cuan­do todo aca­bó, Somers esta­ba muer­to, lo mis­mo que Pie­rre Kor­kie, un maes­tro sura­fri­cano al que pla­nea­ban dejar en liber­tad al día siguien­te. Según infor­ma­cio­nes loca­les, los coman­dos tam­bién mata­ron a ocho civi­les. La mayor par­te de los mili­tan­tes huyeron.
Estos san­grien­tos epi­so­dios fue­ron, depen­dien­do de vues­tro pun­to de vis­ta, un final de año de igno­mi­nia para unas fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos des­ple­ga­da a nive­les cer­ca­nos al récord o un comien­zo de año poco aus­pi­cio­so, un nue­vo año que ya está en camino de alcan­zar mar­cas simi­la­res, o inclu­so superarlas.
Duran­te al año fis­cal que ter­mi­nó el 30 de sep­tiem­bre de 2014, las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les (SOF, por sus siglas en inglés) se des­ple­ga­ron en 133 paí­ses –más o menos el 70 por cien­to de las nacio­nes del mun­do–, según el tenien­te coro­nel Robert Bockholt, ofi­cial de asun­tos públi­cos del Coman­do de Ope­ra­cio­nes Espa­cia­les de Esta­dos Uni­dos (SOCOM, por sus siglas en inglés). Esto rema­tó un perio­do en el que las fuer­zas más selec­tas del país estu­vie­ron acti­vas en más de 150 paí­ses del orbe, rea­li­zan­do misio­nes que iban des­de la muer­te o cap­tu­ra en asal­tos noc­tur­nos a ejer­ci­cios de adies­tra­mien­to. 2015 pue­de ser un año en el que se rom­pan récords. Ape­nas un día des­pués del falli­do asal­to que aca­bó con la vida de Luke Somers –cuan­do habían pasa­do solo 66 días del año fis­cal 2015– las fuer­zas más selec­tas de Esta­dos Uni­dos habían pisa­do el sue­lo de 105 paí­ses, apro­xi­ma­da­men­te un 80 por cien­to del total de 2014.
A pesar de esta esca­la y este ámbi­to tan vas­tos, esta gue­rra secre­ta que se com­ba­te en casi todo el pla­ne­ta es des­co­no­ci­da para la mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses. A dife­ren­cia del desas­tre de diciem­bre en Yemen, la gran mayo­ría de las ope­ra­cio­nes espe­cia­les per­ma­ne­cen com­ple­ta­men­te en la som­bra, ocul­tas a toda super­vi­sión exter­na o al escru­ti­nio de los medios. De hecho, apar­te de la esca­sa infor­ma­ción reve­la­da por la muy selec­ti­va cober­tu­ra de los medios mili­ta­res, las fil­tra­cio­nes ofi­cia­les de la Casa Blan­ca, el pro­pio SEAL cuan­do quie­re ven­der algo y unos pocos perio­dis­tas cui­da­do­sa­men­te esco­gi­dos que infor­man sobre temas esco­gi­dos con sumo e igual cui­da­do, la mayor par­te de lo que hacen estos gru­pos espe­cia­les nun­ca se some­te a un examen impor­tan­te, lo que no hace más que aumen­tar las posi­bi­li­da­des de reper­cu­sio­nes impre­vis­tas y con­se­cuen­cias catastróficas.
La edad dora­da de las ope­ra­cio­nes encubiertas
“El Coman­do está en su abso­lu­to apo­geo. Cier­ta­men­te, esta es la edad dora­da de las ope­ra­cio­nes espe­cia­les”. Estas pala­bras las dijo el gene­ral Joseph Votell III, gra­dua­do en West Point y “ran­ger” del ejér­ci­to, en el momen­to de asu­mir la jefa­tu­ra del SOCOM el pasa­do agosto.
Su retó­ri­ca qui­zá fue­ra de alto vue­lo, pero de nin­gún modo hiper­bó­li­ca. Des­de el 11 de sep­tiem­bre de 2001, las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos han cre­ci­do en todos los aspec­tos con­ce­bi­bles, inclu­so el núme­ro de inte­gran­tes, su pre­su­pues­to, su peso en Washing­ton y su lugar en el ima­gi­na­rio de la pobla­ción del país. Por ejem­plo, SOCOM ha más que dupli­ca­do su per­so­nal, des­de los apro­xi­ma­da­men­te 33.000 en 2001 a los cer­ca de 70.000 de hoy en día, inclu­yen­do un sal­to de unos 8.000 hom­bres duran­te los tres años de la titu­la­ri­dad del recien­te­men­te reti­ra­do jefe de SOCOM, el almi­ran­te William McRaven.
Estos núme­ros, impre­sio­nan­tes como son, no dan una idea cabal de la natu­ra­le­za de la expan­sión y cre­ci­mien­to del alcan­ce mun­dial de las fuer­zas más selec­tas de Esta­dos Uni­dos en estos años. Para esto, lo más apro­pia­do es un resu­men de la estruc­tu­ra de SOCOM y su siem­pre cre­cien­te coman­do de ope­ra­cio­nes especiales.
La par­te del león de las tro­pas que for­man SOCOM son los Ran­gers, los Boi­nas Rojas y otros sol­da­dos del ejér­ci­to, segui­dos de los coman­dos de la Fuer­za Aérea, los SEAL, las tri­pu­la­cio­nes de com­ba­te de embar­ca­cio­nes nava­les espe­cia­les de la Mari­na, lo mis­mo que un con­tin­gen­te más peque­ño de infan­tes de mari­na (mari­nes). Pero solo es posi­ble tener una noción de la capa­ci­dad expan­si­va del coman­do cuan­do se con­si­de­ra el alcan­ce com­ple­to de los “coman­dos sub-uni­fi­ca­dos” en que están divi­di­das esas tro­pas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les: el nom­bre de SOCAFRICA se expli­ca por sí mis­mo; SOCEUR, el con­tin­gen­te de ámbi­to euro­peo; SOCKOR, dedi­ca­do exclu­si­va­men­te a Corea; SOCPAC, que cubre el res­to de la región asiá­ti­ca y el Pací­fi­co: SOCSOUTH, que rea­li­za misio­nes en Cen­troa­mé­ri­ca, Sura­mé­ri­ca y el Cari­be; SOCCENT, el coman­do sub-uni­fi­ca­do del CENTCOM (coman­do cen­tral de Esta­dos Uni­dos en Orien­te Medio); SOCNORTH, que está dedi­ca­do a la “defen­sa inte­rior”; y JSOC, el tro­ta­mun­dos coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les con­jun­tas: un sub-coman­do encu­bier­to (enca­be­za­do antes por McRa­ven y des­pués por Votel) com­pues­to por per­so­nal pro­ve­nien­te de cada rama de las fuer­zas arma­das, inclu­yen­do SEAL, sol­da­dos espe­cia­les tác­ti­cos de la Fuer­za Aérea y otros de la fuer­za Del­ta, del Ejér­ci­to, espe­cia­li­za­dos en el ras­treo y ase­si­na­to de sos­pe­cho­sos de ser terroristas.
Sin embar­go, tam­po­co pen­séis que ya lo sabéis todo. Como resul­ta­do del impul­so dado por McRa­ven para la crea­ción de “una red glo­bal de fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de alia­dos y socios a agen­cias con ideas afi­nes”, ofi­cia­les de enla­ce de ope­ra­cio­nes espe­cia­les (SOLO, por sus siglas en inglés), están hoy “incrus­ta­dos” en 14 emba­ja­das cla­ve de Esta­dos Uni­dos para ase­so­rar las fuer­zas espe­cia­les de varios paí­ses alia­dos. Si bien ya están tra­ba­jan­do en Aus­tra­lia, Bra­sil, Cana­dá, Colom­bia, El Sal­va­dor, Fran­cia, Israel, Ita­lia, Jor­da­nia, Ken­ya, Polo­nia, Perú, Tur­quía y Rei­no Uni­do, el pro­gra­ma SOLO está pre­pa­ra­do, según Votel, para lle­gar a 20 paí­ses hacia 2019. SOCOM, y sobre todo JSOC, tam­bién han esta­ble­ci­do estre­chos víncu­los con la CIA, el FBI y la NSA, entre otras agencias.
Ope­ra­cio­nes en la sombra
El ámbi­to glo­bal del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les se extien­de aún más gra­cias a uni­da­des más peque­ñas que ope­ran en la som­bra des­de bases en Esta­dos Uni­dos para ser envia­das a zonas remo­tas del sudes­te asiá­ti­co, pues­tos de avan­za­da en Orien­te Medio o sen­ci­llos cam­pos en Áfri­ca. Des­de 2002, SOCM está auto­ri­za­do a crear sus pro­pias fuer­zas de tareas con­jun­tas, una pre­rro­ga­ti­va nor­mal­men­te reser­va­da a coman­dos de com­ba­te como CENTCOM. Por ejem­plo, la fuer­za de tareas con­jun­tas para ope­ra­cio­nes espe­cia­les Fili­pi­nas (JSOTF‑P), que, en su momen­to de máxi­mo esplen­dor, tuvo una plan­ti­lla de unos 600 esta­dou­ni­den­ses para ayu­dar en ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia de sus alia­dos fili­pi­nos con­tra gru­pos sedi­cio­sos como Abu Say­yaf. Des­pués de más de una déca­da com­ba­tien­do con­tra ese gru­po, el núme­ro de inte­gran­tes ha ido dis­mi­nu­yen­do, pero con­ti­núa acti­vo, mien­tras que la vio­len­cia en la región se man­tie­ne prác­ti­ca­men­te igual.
En reali­dad, en junio de 2014 se anun­ció una reti­ra­da pau­la­ti­na de esta fuer­za de tareas. “JSOTF‑P será des­ac­ti­va­da y la ope­ra­ción OEF‑P [la ope­ra­ción liber­tad dura­de­ra en Fili­pi­nas] ter­mi­na­rá en el año fis­cal 2015”, lo dijo Votel a la Comi­sión de la Fuer­zas Arma­das del Sena­do un mes des­pués. “Un con­tin­gen­te más redu­ci­do de per­so­nal mili­tar esta­dou­ni­den­se que ope­ra­rá for­man­do par­te de un PACOM [coman­do Esta­dos Uni­dos del Pací­fi­co] con­ti­nua­rá mejo­ran­do la capa­ci­dad de las fuer­zas espe­cia­les de Fili­pi­nas (PSF, por sus siglas en inglés) para rea­li­zar sus pro­pias misio­nes con­tra el terro­ris­mo..”. No obs­tan­te, meses más tar­de, la fuer­za de tareas con­jun­ta de ope­ra­cio­nes espe­cia­les Fili­pi­nas con­ti­núa viva y fun­cio­nan­do“JSOTF‑P sigue acti­va, aun­que el per­so­nal asig­na­do a ella ha sido redu­ci­do”, le dijo la por­ta­voz del ejér­ci­to Kari McE­wen al repor­te­ro Joseph Tre­vithick, de War is Boring.
Otra uni­dad, la fuer­za de tareas con­jun­ta para ope­ra­cio­nes espe­cia­les Bragg, duran­te años per­ma­ne­ció en las som­bras antes de su pri­me­ra men­ción ofi­cial rea­li­za­da por el Pen­tá­gono al prin­ci­pio de 2014. Su misión, según Bockholt, de SOCOM, es “adies­trar y equi­par los ser­vi­cios esta­dou­ni­den­ses miem­bros que se pre­pa­ran para un des­plie­gue en Afga­nis­tán para ayu­dar a la fuer­za de tareas con­jun­ta para ope­ra­cio­nes espe­cia­les Afga­nis­tán”. Esta últi­ma fuer­za, a su vez, dedi­có más una déca­da rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes encu­bier­tas o “negras” para “impe­dir acti­vi­da­des que ame­na­za­ban la auto­ri­dad y sobe­ra­nía” del gobierno afgano. Esto impli­ca­ba asal­tos noc­tur­nos y misio­nes de cap­tu­ra y/​o ase­si­na­to –fre­cuen­te­men­te con­cer­ta­das con las fuer­zas afga­nas– que con­du­je­ron a la muer­te de un núme­ro inde­ter­mi­na­do de com­ba­tien­tes y civi­les. En 2013, para res­pon­der a la indig­na­ción popu­lar con­tra los asal­tos, el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­sai los prohibió.
En 2014, las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses de ope­ra­cio­nes espe­cia­les pasa­ron a desem­pe­ñar tareas de apo­yo, per­mi­tien­do así que uni­da­des de éli­te afga­nas se hicie­ran car­go de las misio­nes. “Esta­mos tra­tan­do de que ellos se ocu­pen del espec­tácu­lo”, le dijo el coro­nel Patrick Rober­tson, de la fuer­za de tareas Afga­nis­tán, a USA Today. Pero según LaDon­na Davis, un por­ta­voz que acom­pa­ña a esa fuer­za, inte­gran­tes esta­dou­ni­den­ses toda­vía esta­ban rea­li­zan­do espe­cia­les el año pasa­do. La fuer­za se nie­ga a infor­mar sobre cuán­tas misio­nes fue­ron coman­da­das por ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses como tam­po­co en cuán­tas ope­ra­cio­nes estu­vie­ron impli­ca­dos sus coman­dos aun­que, según infor­ma­cio­nes de las fuer­zas afga­nas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les, estas lle­va­ron a cabo al menos 150 misio­nes por mes en 2014. “No estoy en con­di­cio­nes de refe­rir­me al núme­ro espe­cí­fi­co de ope­ra­cio­nes rea­li­za­das”, le dijo el mayor Loren Bymer, de la fuer­za de tareas con­jun­ta para ope­ra­cio­nes espe­cia­les Afga­nis­tán, a Tom­Dis­patch. “Sin embar­go, hoy día los afga­nos coman­dan el 90 por cien­to de las ope­ra­cio­nes espe­cia­les, y noso­tros con­ti­nua­mos adies­tran­do, ase­so­ran­do y ayu­dan­do a nues­tros socios para ase­gu­rar sus éxi­tos”.
No vayáis a pen­sar que con esto se aca­ba el dia­gra­ma orga­ni­za­ti­vo de las fuer­zas espe­cia­les: la fuer­za de tareas con­jun­ta para ope­ra­cio­nes espe­cia­les en Afga­nis­tán tie­ne cin­co gru­pos ase­so­res cuya tarea con­sis­te en “acon­se­jar y ase­so­rar las ASSF [fuer­zas espe­cia­les de segu­ri­dad de Afga­nis­tán] de nues­tros socios para garan­ti­zar que las ASSF con­ti­núen la lucha con­tra nues­tros enemi­gos; las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos deben estar dis­pues­tas a con­ti­nuar hacien­do algún ase­so­ra­mien­to en rela­ción con los aspec­tos tác­ti­cos más allá de 2014 con uni­da­des esco­gi­das en sitios esco­gi­dos”, según dijo Votel a la comi­sión de las fuer­zas arma­das del Sena­do. Cier­ta­men­te, el pasa­do noviem­bre, el suce­sor de Kar­zai, Ash­raf Gha­ni levan­tó muy dis­cre­ta­men­te la prohi­bi­ción de los asal­tos noc­tur­nos, dejan­do así la puer­ta abier­ta para el regre­so de los ase­so­res esta­dou­ni­den­ses a las ope­ra­cio­nes espe­cia­les en 2015.
Sin embar­go, para enton­ces habrá pocas tro­pas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les dis­po­ni­bles para hacer­se car­go de misio­nes tác­ti­cas. Según pala­bras del aho­ra vice­al­mi­ran­te Sean Pybus, sub­co­man­dan­te de SOCOM, alre­de­dor de la mitad de los gru­pos SEAL des­ple­ga­dos en Afga­nis­tán esta­ban a pun­to de ser reti­ra­dos y envia­dos a ayu­dar en “el giro en Asia o a tra­ba­jar en el Medi­te­rrá­neo o en el gol­fo de Gui­nea o en el Gol­fo Pér­si­co”. Aun así, el coro­nel Chris­topher Riga, coman­dan­te del 7 gru­po de fuer­zas espe­cia­les, cuyos hom­bres sir­vie­ron el año pasa­do en la fuer­za de tareas con­jun­ta para ope­ra­cio­nes espe­cia­les com­bi­na­das Afga­nis­tán cer­ca de Kan­dahar, pro­me­tió que “segui­ría al pie del cañón”: “Toda­vía hay mucha pelea en Afga­nis­tán, y va a con­ti­nuar”, dijo en una cere­mo­nia de entre­ga de con­de­co­ra­cio­nes a fina­les del año pasa­do. “Con­ti­nua­re­mos matan­do enemi­gos has­ta que nos orde­nen que deje­mos de hacer­lo”.
A las fuer­zas ya enu­me­ra­das, agre­gad las uni­da­des del coman­do de avan­za­da de ope­ra­cio­nes espe­cia­les (SOC FWD, por sus siglas en inglés), peque­ños gru­pos que, según los mili­ta­res, “dise­ñan y coor­di­nan ope­ra­cio­nes espe­cia­les para coope­rar con las fuer­zas de segu­ri­dad, y se impli­can en el apo­yo de diver­sas ope­ra­cio­nes espe­cia­les en cual­quier tea­tro de ope­ra­cio­nes y ámbi­to geo­grá­fi­co”. SOCOM rehu­só con­fir­mar la exis­ten­cia de gru­pos SOC FWD; aun­que ha habi­do abun­dan­te evi­den­cia ofi­cial sobre la cues­tión, no se brin­da infor­ma­ción que dé cuen­ta del núme­ro de estos gru­pos des­ple­ga­dos en el mun­do. Pero aque­llos que son cono­ci­dos están empe­ña­dos en ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas de tipo vio­len­to, entre ellos, SOC FWD Pakis­tán, SOC FWD Yemen y SOC FWD Líbano, como tam­bién SOC FWD Áfri­ca orien­tal, SOC FWD Áfri­ca cen­tral y SOC FWD Áfri­ca occidental.
De hecho, Áfri­ca se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal esce­na­rio de accio­nes clan­des­ti­nas de las uni­da­des espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos. “Esta uni­dad en par­ti­cu­lar ha hecho cosas admi­ra­bles. Ya fue­ra en Euro­pa o en Áfri­ca, se ha hecho car­go de una varie­dad de situa­cio­nes; todos habéis con­tri­bui­do muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”, dijo el coman­dan­te de SOCOM, gene­ral Votel, a los inte­gran­tes del 352 gru­po de ope­ra­cio­nes espe­cia­les en su base en Ingla­te­rra el pasa­do otoño.
Los coman­dos aéreos rara­men­te están solos en sus haza­ñas en Áfri­ca. En los últi­mos años, por ejem­plo, los SEAL rea­li­za­ron una exi­to­sa misión de res­ca­te de rehe­nes en Soma­lia y una incur­sión de secues­tro allí que salió mal. En Libia, los coman­dos de la fuer­za Del­ta tuvie­ron éxi­to en la cap­tu­ra de un mili­tan­te de al-Qae­da en un asal­to eje­cu­ta­do tem­prano por la maña­na, mien­tras los SEAL requi­sa­ron un petro­le­ro que trans­por­ta­ba cru­do des­de Libia y el débil gobierno res­pal­da­do por Esta­dos Uni­dos tenía por roba­do. Ade­más, los SEAL se encar­ga­ron de una misión de eva­cua­ción en Sudán del Sur; la misión fra­ca­só debi­do a que los inte­gran­tes del gru­po resul­ta­ron heri­dos cuan­do el avión que los trans­por­ta­ba fue alcan­za­do por fue­go de fusi­le­ría. Mien­tras tan­to, una fuer­za espe­cial de res­pues­ta rápi­da cono­ci­da como uni­dad espe­cial 10 de gue­rra naval (NSWU-10, por sus siglas en inglés) lle­vó a cabo misio­nes en “paí­ses estra­té­gi­cos”, como Ugan­da, Soma­lia y Nigeria.
Una misión clan­des­ti­na de adies­tra­mien­to de las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les en Libia aca­bó en fra­ca­so cuan­do una mili­cia o “gru­po terro­ris­ta” asal­tó dos veces su cam­po, que esta­ba cus­to­dia­do por sol­da­dos libios, y se apro­pió de equi­pos esta­dou­ni­den­ses de últi­ma gene­ra­ción y cien­tos de armas –inclu­yen­do pis­to­las Glock y rifles M4 – , como tam­bién dis­po­si­ti­vos para visión noc­tur­na y de rayos láser que solo pue­den ser vis­tos con un dis­po­si­ti­vo como el men­cio­na­do antes. Como resul­ta­do de esto, la misión fue sus­pen­di­da y el cam­po fue aban­do­na­do. La infor­ma­ción dice que la mili­cia se ha apo­de­ra­do del lugar.
En febre­ro del año pasa­do, tro­pas de eli­te se tras­la­da­ron a Nige­ria para par­ti­ci­par en una ins­truc­ción mili­tar de tres sema­nas que for­man par­te de Flintlock 2014, un ejer­ci­cio de ope­ra­cio­nes espe­cia­les con­tra el terro­ris­mo de perio­di­ci­dad anual que reúne las fuer­zas del país anfi­trión con las de Cana­dá, Chad, Fran­cia, Mau­ri­ta­nia, Holan­da, Nige­ria Sene­gal, Rei­no Uni­do y Bur­ki­na Faso. Varios meses des­pués, un ofi­cial de Bur­ki­na Faso, que en 2012 había reci­bi­do entre­na­mien­to con­tra­te­rro­ris­ta en Esta­dos Uni­dos con los aus­pi­cios de la uni­ver­si­dad de ope­ra­cio­nes espe­cia­les con­jun­tas de SOCOM se hizo con el poder median­te un gol­pe mili­tar. Sin embar­go, las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les en Bur­ki­na Faso per­ma­ne­cie­ron imper­té­rri­tas. A fina­les del año pasa­do, por ejem­plo, aus­pi­cia­dos por SOC FWD Áfri­ca occi­den­tal, miem­bros de 5 bata­llón del 19 gru­po de fuer­zas espe­cia­les, jun­to con tro­pas de eli­te marro­quíes, se adies­tra­ron en una base en las afue­ras de Marrakech.
Un mun­do de oportunidades
No obs­tan­te, los des­plie­gues en paí­ses afri­ca­nos no eran más que una par­te del rápi­do cre­ci­mien­to del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les en ultra­mar. Al final de la pre­si­den­cia de Bush, cuan­do el almi­ran­te Eric Olson era el jefe de SOCOM, las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les esta­ban des­ple­ga­das en unos 60 paí­ses de todo el mun­do. Para 2010, ese núme­ro había lle­ga­do a 75, según Karen DeYoung y Greg Jaf­fe, perio­dis­tas del Washing­ton Post. En 2011, el coro­nel Tim Nye, por­ta­voz de SOCOM le dijo a Tom­Dis­patch que el total lle­ga­ría a 120 hacia el final de ese año. En 2013, con el almi­ran­te McRa­ven al man­do de SOCOM, el enton­ces mayor Robert Bockholt le dijo a Tom­Dis­patch que ese núme­ro había sal­ta­do a 134. Bajo el coman­do de McRa­ven y Votel en 2014, según pala­bras de Bockholt, el total casi no varió: 133. Sin embar­go, el secre­ta­rio de defen­sa salien­te Chuck Hagel ano­tó que bajo el man­do de McRa­ven –des­de agos­to de 2011 has­ta agos­to de 2014– las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les ope­ra­ban en más 150 paí­ses. “De hecho, SOCOM y la tota­li­dad de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos están más com­pro­me­ti­dos que nun­ca en el ámbi­to inter­na­cio­nal; en más sitios y con una varie­dad mayor de misio­nes, dijo en un dis­cur­so en agos­to de 2014.
No esta­ba bro­mean­do. Pasa­dos solo dos meses del año fis­cal 2015, el núme­ro de paí­ses don­de se han rea­li­za­do ope­ra­cio­nes espe­cia­les ya lle­ga­ba a 105, según Bockholt.
SOCOM se negó a hacer comen­ta­rios tan­to sobre la natu­ra­le­za de sus misio­nes como acer­ca de los bene­fi­cios de actuar en tan­tos paí­ses. El coman­do ni siquie­ra ha dado el nom­bre de un solo país en el que hayan inter­ve­ni­do fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses en los últi­mos tres años. No obs­tan­te, un vis­ta­zo sobre algu­nas de las ope­ra­cio­nes, ejer­ci­cios y otras acti­vi­da­des que han sali­do a la luz pin­ta un cua­dro de un coman­do tro­ta­mun­dos en cons­tan­te movi­mien­to con alian­zas en todos los rin­co­nes de la Tierra.
Por ejem­plo, en enero y febre­ro [de 2014], inte­gran­tes del 7 gru­po de las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les y el 160 regi­mien­to de ope­ra­cio­nes aéreas espe­cia­les rea­li­za­ron un inter­cam­bio de ins­truc­ción en accio­nes con­jun­tas com­bi­na­das (JCET, por sus siglas en inglés) con fuer­zas de Tri­ni­dad y Toba­go, al mis­mo tiem­po que el 353 gru­po de ope­ra­cio­nes espe­cia­les se reu­nía con miem­bros de la real fuer­za aérea de Thai­lan­dia para rea­li­zar los ejer­ci­cios Teak Torch en Udon Tha­ni, Thai­lan­dia. En febre­ro y mar­zo, en el mar­co de las JCET, los Boi­nas Rojas del 20 gru­po de fuer­zas espe­cia­les se adies­tró con tro­pas de eli­te de la Repú­bli­ca Dominicana.
En mar­zo, miem­bros del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de la arma­da y la uni­dad espe­cial 1 de gue­rra naval se embar­ca­ron en el cru­ce­ro por­ta­mi­si­les USS Cow­pens para par­ti­ci­par en manio­bras en el mar­co del pro­gra­ma Mul­ti-Sail 2014, unos ejer­ci­cios anua­les dise­ña­dos para defen­der la “segu­ri­dad y esta­bi­li­dad en la región India-Asia-Pací­fi­co”. Tam­bién en mar­zo, sol­da­dos, mari­ne­ros, infan­tes de mari­na y avia­do­res de eli­te par­ti­ci­pa­ron en un ejer­ci­cio de adies­tra­mien­to (cuyo nom­bre cla­ve era Fused Res­pon­se) con inte­gran­tes de las fuer­zas arma­das de Beli­ce. “Ejer­ci­cios como este crean enten­di­mien­to y víncu­los entre las fuer­zas de Esta­dos Uni­dos y de Beli­ce”, dijo el tenien­te gene­ral de la fuer­za aérea Her­bert Toro, per­te­ne­cien­te al coman­do sur de ope­ra­cio­nes especiales.
En abril, sol­da­dos del 7 gru­po de fuer­zas espe­cia­les se unie­ron a fuer­zas aero­trans­por­ta­das de Hon­du­ras para adies­tra­se en sal­to con para­caí­das, lan­zán­do­se sobre la base aérea de Soto Cano de ese país. Sol­da­dos de la mis­ma uni­dad, jun­to con la fuer­za de tareas de Afga­nis­tán, rea­li­za­ron tam­bién ope­ra­cio­nes encu­bier­tas en el sur del país en la pri­ma­ve­ra de 2014. En junio, miem­bros de gru­po 19 de fuer­zas espe­cia­les efec­tua­ron unas JCET en Alba­nia, al mis­mo tiem­po que hom­bres de la fuer­za Del­ta par­ti­ci­pa­ban en la misión de res­ca­te de sar­gen­to Bowe Berg­dahl en Afga­nis­tan. Tam­bién en junio, coman­dos de la fuer­za Del­ta ayu­da­ron en el secues­tro de Ahmed Abu Khat­ta­la, sos­pe­cho­so de ser el res­pon­sa­ble de los ata­ques terro­ris­tas de 2012 en Bengha­zi, Libia, que mata­ron a cua­tro esta­dou­ni­den­ses, mien­tras los Boi­nas Rojas se tras­la­da­ban a Iraq para ase­so­rar en la lucha con­tra el Esta­do Islámico.
En junio y julio, 26 miem­bros del escua­drón 522º de ope­ra­cio­nes espe­cia­les lle­va­ron a cabo una misión de 45.000 kiló­me­tros que los lle­vó a Sri Lan­ka, Tan­za­nia y Japón, entre otras nacio­nes, para pro­te­ger “tres avio­nes mono­mo­tor [del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de la fuer­za aérea] des­ti­na­dos al área de res­pon­sa­bi­li­dad del Pací­fi­co”. En julio, fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos via­ja­ron a Tole­mai­da, Colom­bia, para com­pe­tir con­tra otras tro­pas de éli­te lle­ga­das de 16 paí­ses –en acti­vi­da­des como tiro de pre­ci­sión en dis­tan­cias lar­gas (espe­cia­li­dad de los fran­co­ti­ra­do­res), tiro al blan­co, carre­ras con obs­tácu­los– en la com­pe­ten­cia anual lla­ma­da Fuer­zas Comando.
En agos­to, sol­da­dos del gru­po 20 de las fuer­zas espe­cia­les rea­li­za­ron una JCET con uni­da­des de eli­te de Suri­nam. “Jun­tos, hemos pro­gre­sa­do mucho en un mes. Si hemos de ope­rar jun­tos algu­na vez en el futu­ro, ya sabe­mos que tene­mos com­pa­ñe­ros y ami­gos en los que pode­mos con­fiar”, dijo un sub­ofi­cial de esa uni­dad. En Iráq, en ese mis­mo mes, los Boi­nas Rojas cum­plie­ron una misión de reco­no­ci­mien­to en el mon­te Sin­jar como par­te de las tareas de pro­tec­ción de la etnia yaza­dí ase­dia­da por mili­tan­tes del Esta­do Islá­mi­co, mien­tras coman­dos de la fuer­za Del­ta incur­sio­na­ban en una refi­ne­ría de petró­leo en el nor­te de Siria en una ten­ta­ti­va de sal­var al perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se James Foley y otros rehe­nes en manos del mis­mo gru­po. Esta misión fue un desas­tre, y Foley fue bru­tal­men­te ase­si­na­do poco tiem­po después.
En sep­tiem­bre, unos 1.200 inte­gran­tes de la fuer­za de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos y per­so­nal de apo­yo se unie­ron con tro­pas de éli­te de Holan­da, Repú­bli­ca Che­ca, Fin­lan­dia, Gran Bre­ta­ña, Litua­nia, Norue­ga, Polo­nia, Sue­cia y Eslo­ve­nia para par­ti­ci­par en Jac­kal Sto­ne, un ejer­ci­cio de adies­tra­mien­to cen­tra­do en todo lo que tie­ne que ver con el com­ba­te en espa­cios cerra­dos, tác­ti­cas de fran­co­ti­ra­dor, ope­ra­cio­nes con peque­ñas embar­ca­cio­nes y res­ca­te de rehe­nes. En sep­tiem­bre y octu­bre, sol­da­dos del ter­cer bata­llón del 75 regi­mien­to de Ran­gers estu­vie­ron en Corea del Sur para prac­ti­car en tác­ti­cas con peque­ñas uni­da­des como neu­tra­li­za­ción de trin­che­ras y des­truc­ción de bún­ke­res. Duran­te octu­bre, coman­dos de la Fuer­za Aérea hicie­ron simu­la­cio­nes de misio­nes de res­ca­te de rehe­nes en el cam­po de adies­tra­mien­to de Stan­ford cer­cano a Thet­ford, Ingla­te­rra. Mien­tras tan­to, en aguas inter­na­cio­na­les fren­te a Chi­pre, un gru­po SEAL de la Arma­da con­fis­có un petro­le­ro que lle­va­ba cru­do a un puer­to en poder de los rebel­des libios. En noviem­bre, coman­dos esta­dou­ni­den­ses lle­va­ron a tér­mino una incur­sión en Yemen que libe­ró a ocho rehe­nes extran­je­ros. El mes siguien­te, una uni­dad SEAL reali­zó una san­grien­ta misión que dejó dos rehe­nes –uno de ellos Luke Somers– y ocho civi­les muer­tos. Estas, por supues­to, solo son algu­nas de las misio­nes que con­si­guie­ron con­ver­tir­se en noti­cia o, de algún modo u otro, ser registrados.
Quie­ren estar en todas partes
Para los jefes de las ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas de Esta­dos Uni­dos, el pla­ne­ta Tie­rra es tan ines­ta­ble como inter­co­nec­ta­do. “Yo le garan­ti­zo que lo que ocu­rre en Lati­noa­mé­ri­ca afec­ta a lo que suce­de en el oes­te de Áfri­ca, lo que a su vez afec­ta a lo que ocu­rre en el sur de Euro­pa, lo que a su vez afec­ta lo que suce­de en el sur­oes­te de Asia”, dijo el año pasa­do McRa­ven en Geo­int, un encuen­tro anual que reúne a eje­cu­ti­vos de la indus­tria de la vigi­lan­cia y per­so­nal mili­tar. ¿Qué pro­po­nen para solu­cio­nar esta entre­la­za­da inse­gu­ri­dad? Más misio­nes en más paí­ses –de hecho, en más de las tres cuar­tas par­tes de de los paí­ses del mun­do– duran­te el ejer­ci­cio en el car­go de McRa­ven. Y el esce­na­rio pare­ce dis­pues­to para toda­vía más de lo mis­mo en los años veni­de­ros. “Noso­tros que­re­mos estar en todas par­tes”, dijo Votel en Geo­int. En 2015, las fuer­zas a sus órde­nes ya están tran­si­tan­do ese camino.
“Nues­tro país tie­ne gran­des expec­ta­ti­vas en rela­ción con las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les”, les dijo el oto­ño pasa­do a ope­ra­do­res espe­cia­les en Ingla­te­rra. “Cuen­tan con noso­tros para hacer las tareas más duras en las con­di­cio­nes más difí­ci­les”. Sin embar­go, la natu­ra­le­za y la loca­li­za­ción de esas “duras tareas” siguen sien­do des­co­no­ci­das para los esta­dou­ni­den­ses. Y, apa­ren­te­men­te, Votel no está intere­sa­do sacar­las a la luz. “Lo sien­to, pero no”, fue la res­pues­ta de SOCOM al pedi­do de Tom­Dis­patch de tener una entre­vis­ta con el jefe de ope­ra­cio­nes espe­cia­les sobre las misio­nes en cur­so y futu­ras. De hecho, el coman­do se negó a que cual­quier inte­gran­te de su per­so­nal estu­vie­ra dis­po­ni­ble para con­ver­sar acer­ca de qué está hacien­do Esta­dos Uni­dos con los dóla­res del con­tri­bu­yen­te y en su nom­bre. No es difí­cil adi­vi­nar el porqué.
Votel se sien­ta aho­ra sobre una de las leyen­das más exi­to­sas de la his­to­ria mili­tar esta­dou­ni­den­se des­pués del 11‑S de 2001, una his­to­ria ple­na de gue­rras no gana­das, inter­ven­cio­nes fra­ca­sa­das, ram­pan­te acti­vi­dad cri­mi­nal, repe­ti­das fil­tra­cio­nes sobre secre­tos emba­ra­zo­sos y todo tipo de impre­sio­nan­tes escán­da­los. Median­te una hábil com­bi­na­ción de bra­vu­co­ne­ría y secre­tis­mo, fil­tra­cio­nes bien colo­ca­das, acer­ta­da pro­mo­ción comer­cial y tra­ba­jo de rela­cio­nes públi­cas, el sagaz cul­to a la mís­ti­ca del super­hom­bre (jun­to a una bue­na dosis de retor­ci­da fra­gi­li­dad) y un extre­ma­da­men­te popu­lar alto per­fil y el ase­si­na­to de pre­ci­sión, las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les se han con­ver­ti­do en el niño mima­do de la cul­tu­ra popu­lar esta­dou­ni­den­se; al mis­mo tiem­po, el coman­do ha sido un cons­tan­te gana­dor en las duras bata­llas por pre­su­pues­to libra­das en Washing­ton a puñe­ta­zo limpio.
Esto es espe­cial­men­te impac­tan­te cuan­do se con­tras­ta con lo en ocu­rre real­men­te en el terreno: en Áfri­ca, el haber arma­do, adies­tra­do y equi­pa­do a quie­nes rea­li­zan lue­go un gol­pe de Esta­do; en Iraq, las fuer­zas espe­cia­les más esco­gi­das impli­ca­das en la tor­tu­ra, la des­truc­ción de vivien­das y el ase­si­na­to de ino­cen­tes que esta­ban heri­dos; en Afga­nis­tán, la his­to­ria es simi­lar, con fre­cuen­tes infor­ma­cio­nes de civi­les ase­si­na­dos; entre­tan­to, en Yemen, Pakis­tán y Soma­lia, ha habi­do más de lo mis­mo. Y esto es solo lo más super­fi­cial de los erro­res de las fuer­zas de ope­ra­cio­nes especiales.
En 2001, antes de que las ope­ra­cio­nes “negras” de Esta­dos Uni­dos empe­za­ran su vas­ta gue­rra clan­des­ti­na con­tra el terror, la plan­ti­lla del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les tenía unos 33.000 inte­gran­tes, de los cua­les unos 1.800 eran la éli­te de la éli­te, es decir, el coman­do con­jun­to de ope­ra­cio­nes espe­cia­les (JSOC). En ese momen­to, tam­bién había 23 gru­pos terro­ris­tas –des­de Hamas al IRA irlan­dés– reco­no­ci­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do; entre ellos, al-Qae­da, cuyos miem­bros se esti­ma­ban en un núme­ro de ente 200 y 1.000 mili­tan­tes. Este gru­po esta­ba prin­ci­pal­men­te esta­ble­ci­do en Afga­nis­tán y Pakis­tán; a pesar de ello, peque­ñas célu­las suyas habían actua­do en unos cuan­tos paí­ses, inclu­yen­do Ale­ma­nia y Esta­dos Unidos.
Des­pués de más de una déca­da de enfren­ta­mien­tos secre­tos, vigi­lan­cia gene­ra­li­za­da, incon­ta­bles asal­tos noc­tur­nos, deten­cio­nes y ase­si­na­tos, por no men­cio­nar los miles y miles de millo­nes de dóla­res gas­ta­dos, los resul­ta­dos hablan por ellos mis­mos. SOCOM ha más que dupli­ca­do su tama­ño y el secre­tí­si­mo JSOC pue­de haber alcan­za­do el tama­ño que SOCOM tenía en 2001. Des­de sep­tiem­bre de ese año, han sur­gi­do 36 nue­vas orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, entre ellas una mul­ti­pli­ci­dad de fran­qui­cias, des­pren­di­mien­tos y alia­dos de al-Qae­da. Hoy día, estos gru­pos con­ti­núan ope­ran­do en Afga­nis­tán y Pakis­tán –en este últi­mo país, hay 11 gru­pos reco­no­ci­da­men­te afi­lia­dos de al-Qae­da y cin­co en el pri­me­ro de ellos – , pero tam­bién en Mali y Túnez, en Libia y Marrue­cos, en Nige­ria y Soma­lia, en Líbano y Yemen, entre otros paí­ses. Una filial de al-Qae­da nació de la inva­sión esta­dou­ni­den­se de Iraq y se crió en un cam­po de con­cen­tra­ción de Esta­dos Uni­dos; hoy, con el nom­bre de Esta­do Islá­mi­co, con­tro­la una amplia por­ción de ese país y de la veci­na Siria, un pro­to­ca­li­fa­to en el cora­zón de Orien­te Medio que en 2001 no era más que una enso­ña­ción yiha­dis­ta. Esta orga­ni­za­ción, solo ella, tie­ne un efec­ti­vo esti­ma­do de unos 30.000 hom­bres y se las ha arre­gla­do para apo­de­rar­se de un impor­tan­te terri­to­rio que inclu­ye la segun­da ciu­dad de Iraq (Mosul), a pesar de que en su infan­cia fue impla­ca­ble­men­te ata­ca­do por los JSOC.
“Nece­si­ta­mos seguir armo­ni­zan­do el des­plie­gue de fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les en todo el orbe”, dice Votel. “Todos noso­tros debe­mos estar sin­cro­ni­za­dos, coor­di­na­dos y pre­pa­ra­dos en todos los aspec­tos del man­do”. Mar­gi­na­dos por esa sin­cro­ni­za­ción, los esta­dou­ni­den­ses han sido man­te­ni­dos sis­te­má­ti­ca­men­te en la oscu­ri­dad acer­ca de los encar­ga­dos de las ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos y no saben qué están hacien­do ni dón­de lo están hacien­do, menos aún los acci­den­ta­dos resul­ta­dos y las reper­cu­sio­nes de lo que han hecho. Pero si la his­to­ria sir­ve para algo, la oscu­ri­dad que envuel­ve a las ope­ra­cio­nes espe­cia­les ayu­da a garan­ti­zar que esta siga sien­do la “edad dora­da” del Coman­do de Ope­ra­cio­nes Especiales.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *