Aco­ta­cio­nes sobre el gol­pe frus­tra­do en Vene­zue­la- Ati­lio Borón

Hace poco más de un año la dere­cha fas­cis­ta vene­zo­la­na lan­za­ba una nue­va ofen­si­va diri­gi­da a pro­vo­car la “sali­da” del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro. La “sali­da” era un eufe­mis­mo para desig­nar una con­vo­ca­to­ria a la sedi­ción, es decir, la des­ti­tu­ción por medios vio­len­tos, ile­ga­les y anti­cons­ti­tu­cio­na­les del man­da­ta­rio legal y legí­ti­ma­men­te elec­to por el pue­blo vene­zo­lano. Esta ini­cia­ti­va fue rodea­da por un halo de heroís­mo por la pren­sa de dere­cha de todo el con­ti­nen­te, que con sus enga­ñi­fas y sus “men­ti­ras que pare­cen ver­da­des” ‑según la pers­pi­caz expre­sión de Mario Var­gas Llo­sa- inten­tó con­cre­tar una audaz de ope­ra­ción de alqui­mia polí­ti­ca: con­ver­tir a un gru­po de sedi­cio­sos en épi­cos “com­ba­tien­tes de la liber­tad”. Todo esto, natu­ral­men­te, fue alen­ta­do, orga­ni­za­do y finan­cia­do des­de la Casa Blan­ca que a la fecha aún no ha reco­no­ci­do el triun­fo de Madu­ro en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 14 de Abril del 2013. Washing­ton ha sido en cam­bio veloz como un rayo para ben­de­cir la elec­ción de Otto Pérez Moli­na, un gene­ral gua­te­mal­te­co invo­lu­cra­do en una maca­bra his­to­ria de repre­sión geno­ci­da en su país; o para con­sa­grar la elec­ción de Por­fi­rio Lobo en un frau­du­len­to pro­ce­so elec­to­ral urdi­do por el régi­men gol­pis­ta que des­ti­tu­yó al pre­si­den­te legí­ti­mo José Manuel “Mel” Zela­ya y sumió a Hon­du­ras en un inter­mi­na­ble baño de san­gre. Pero una cosa son los ami­gos y otra muy dis­tin­ta los enemi­gos o, mejor dicho, los gobier­nos que por no arro­di­llar­se ante los úka­ses impe­ria­les se con­vier­ten en enemi­gos. La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la es uno de ellos, al igual que nues­tra Cuba, Boli­via y Ecua­dor. Al des­co­no­cer el vere­dic­to de las urnas Washing­ton no sólo trans­gre­de la lega­li­dad inter­na­cio­nal sino que, ade­más, se con­vier­te en ins­ti­ga­dor y cóm­pli­ce de los sedi­cio­sos cuya obra de des­truc­ción y muer­te cobró la vida de 43 vene­zo­la­nas y vene­zo­la­nos (en su gran mayo­ría cha­vis­tas o miem­bros de los cuer­pos de segu­ri­dad del estado).
En estas últi­mas sema­nas Esta­dos Uni­dos ha redo­bla­do sus esfuer­zos des­es­ta­bi­li­za­do­res, pero levan­tan­do la apues­ta. Si antes pro­ce­día a tra­vés de una pan­di­lla de sedi­cio­sos que en cual­quier país del mun­do esta­rían en la cár­cel y sen­ten­cia­dos a cum­plir durí­si­mas con­de­nas, hoy des­con­fía de sus peo­nes vene­zo­la­nos, toma el asun­to en sus pro­pias manos e inter­vie­ne direc­ta­men­te. Ya no son aque­llos obs­ce­nos pania­gua­dos del impe­rio, tipo Leo­pol­do López, María Cori­na Macha­do o Hen­ri­que Capri­les los que impul­san la des­es­ta­bi­li­za­ción y el caos, sino la pro­pia Casa Blan­ca. Un impe­rio “aten­di­do por sus due­ños” que des­car­ga una bate­ría de medi­das de agre­sión diplo­má­ti­ca y san­cio­nes eco­nó­mi­cas que se mon­tan sobre la cam­pa­ña de terro­ris­mo mediá­ti­co lan­za­da des­de los ini­cios de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na has­ta lle­gar, en los días pasa­dos, a pro­mo­ver un gol­pe de esta­do en don­de las hue­llas de la Casa Blan­ca apa­re­cen por todos lados. Res­pon­dien­do a esas impu­tacio­nes la voce­ra del Depar­ta­men­to de Esta­do Jen Psa­ki dijo que eran “ridí­cu­las” y que “los Esta­dos Uni­dos no apo­yan tran­si­cio­nes polí­ti­cas por medios no-cons­ti­tu­cio­na­les. Las tran­si­cio­nes polí­ti­cas deben ser demo­crá­ti­cas, cons­ti­tu­cio­na­les, pací­fi­cas y lega­les.” Es obvio que la voce­ra es una men­ti­ro­sa serial y des­ca­ra­da o, hipó­te­sis más bené­vo­la, pade­ce de una gra­ve enfer­me­dad que le ha borra­do la memo­ria de su dis­co duro neu­ro­nal. Para repa­rar­lo bas­ta­ría con invi­tar­la a que vea un des­pa­cho de la CBC News que mues­tra a una de sus supe­rio­res, la Secre­ta­ria de Esta­do Adjun­ta para Asun­tos Euro­asiá­ti­cos, Vic­to­ria Nuland, con­ver­san­do ama­ble­men­te con los neo­na­zis que ocu­pa­ban la Pla­za Mai­dan de Kiev y exi­gían la renun­cia del Pre­si­den­te Vik­tor Yanu­ko­vich, cosa que logra­ron pocos días des­pués lue­go de una serie de vio­len­tas accio­nes.1 Más tar­de las ban­das neo­na­zis del Pravy Sek­tor ata­ca­ron un local sin­di­cal en Odes­sa don­de se agru­pa­ron los opo­si­to­res al gol­pe per­pe­tra­do en Ucra­nia, le pren­die­ron fue­go y que­ma­ron vivos una trein­te­na de per­so­nas mien­tras des­de afue­ra dis­pa­ra­ban con­tra quie­nes tra­ta­ban de huir del edi­fi­cio en lla­mas. Esos ban­di­dos, alen­ta­dos por Washing­ton con la pre­sen­cia de Nuland, actua­ron al igual que los cri­mi­na­les del Esta­do Islá­mi­co cuan­do cap­tu­ra­ron a un pilo­to del avión caza jor­dano, lo ence­rra­ron en una jau­la y le pren­die­ron fue­go. Esto fue una atro­ci­dad inca­li­fi­ca­ble, lo otro un lamen­ta­ble inci­den­te que ape­nas si mere­ció un comen­ta­rio del Depar­ta­men­to de Esta­do. Por últi­mo, habría que recor­dar­le a la des­me­mo­ria­da voce­ra que fue el pro­pio Pre­si­den­te Barack Oba­ma quien dijo que Esta­dos Uni­dos «en oca­sio­nes tuer­ce el bra­zo a los paí­ses cuan­do no hacen lo que que­re­mos». Vene­zue­la des­de 1998 no hace lo que Washing­ton quie­re, y por eso tra­ta de tor­cer­le el bra­zo con una para­fer­na­lia de ini­cia­ti­vas den­tro de las cua­les aho­ra vuel­ve a incluir­se, como en el 2002, el gol­pe mili­tar.2
Algu­nos podrían obje­tar que la denun­cia del gobierno boli­va­riano es alar­mis­ta, infun­da­da y que no hubo ten­ta­ti­va gol­pis­ta algu­na. Quie­nes pien­san de ese modo igno­ran (o pre­fie­ren igno­rar) las lec­cio­nes de la his­to­ria lati­no­ame­ri­ca­na. Estas demues­tran que los gol­pes de esta­do siem­pre comien­zan como accio­nes pun­tua­les, apa­ren­te­men­te insen­sa­tas y alo­ca­das de un gru­po, y que no deben ser toma­das en serio. Es más: se sue­le acu­sar a los gobier­nos que des­ba­ra­tan o denun­cian este tipo de actividades-¡que son el embrión del gol­pe de esta­do!- como irres­pon­sa­bles que lle­van zozo­bra a la pobla­ción vien­do fan­tas­mas don­de hay tan sólo un peque­ño núcleo de faná­ti­cos que desean lla­mar la aten­ción de las auto­ri­da­des. En todo caso, ¿cómo olvi­dar la labor pre­pa­ra­to­ria de la dere­cha vene­zo­la­na cuan­do pocas sema­nas atrás invi­tó a los ex pre­si­den­tes Andrés Pas­tra­na, Feli­pe Cal­de­rón y Sebas­tián Piñe­ra para visi­tar a Leo­pol­do López, con el pre­tex­to de par­ti­ci­par en un foro sobre el empo­de­ra­mien­to de la ciu­da­da­nía y la demo­cra­cia? O cuan­do da a cono­cer un comu­ni­ca­do con­jun­to fir­ma­do por los prin­ci­pa­les líde­res fas­cis­tas vene­zo­la­nos: Leo­pol­do López, María Cori­na Macha­do y Anto­nio Ledez­ma, opor­tu­na­men­te fecha­do el 14 de Febre­ro y que lue­go de un diag­nós­ti­co apo­ca­líp­ti­co de la reali­dad vene­zo­la­na ter­mi­na dicien­do que “ ha lle­ga­do la hora del cam­bio. El inmen­so sufri­mien­to de nues­tro pue­blo no admi­te más dila­cio­nes.” En todo ese comu­ni­ca­do sólo se uti­li­zan los tér­mi­nos que son mar­ca regis­tra­da de la Casa Blan­ca: “tran­si­ción, cam­bio de régi­men” sin la menor alu­sión al refe­ren­do revo­ca­to­rio, dis­po­si­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal de recam­bio de gobierno pre­vis­to por la cons­ti­tu­ción cha­vis­ta e inexis­ten­te en los paí­ses de los ex pre­si­den­tes arri­ba men­cio­na­dos, pese a lo cual se acu­sa a Vene­zue­la de ser un “esta­do tota­li­ta­rio” a la vez que los paí­ses que no dis­po­nen de seme­jan­te cláu­su­la son carac­te­ri­za­dos como ejem­pla­res demo­cra­cias, cuyos pre­si­den­tes pue­den ir a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na a dar lec­cio­nes de demo­cra­cia. ¿Por qué no se alu­de a ese recur­so? Por­que ni Washing­ton ni sus secua­ces pien­san en un cam­bio den­tro de la lega­li­dad. El libre­to impe­rial es el recam­bio vio­len­to, esti­lo Libia o Ucra­nia o, en el mejor de los casos, un “gol­pe par­la­men­ta­rio”, como el que derro­có a Lugo, o en uno “judi­cial”, como el que pre­ci­pi­tó la caí­da de Zela­ya.3 ¡Olví­den­se de la constitución!
Reca­pi­tu­lan­do: tene­mos la volun­tad de Washing­ton para aca­bar con el pro­ce­so boli­va­riano, como lo hicie­ron en tan­tos otros paí­ses; están tam­bién las tro­pas de cho­que loca­les, la dere­cha fas­cis­ta o fas­cis­toi­de que cuen­ta con un impre­sio­nan­te apo­yo mediá­ti­co den­tro y fue­ra de Vene­zue­la; y apa­re­ció tam­bién la van­guar­dia gol­pis­ta que fue des­cu­bier­ta y des­ba­ra­ta­da por el gobierno de Madu­ro. La téc­ni­ca del gol­pe de esta­do ense­ña que hay que pro­ce­der metó­di­ca­men­te: siem­pre se comien­za con un peque­ño sec­tor que toma la delan­te­ra y sir­ve para pro­bar los refle­jos del gobierno y la corre­la­ción de fuer­zas en las calles y los cuar­te­les. Nun­ca son la tota­li­dad de las fuer­zas arma­das y el blo­que sedi­cio­so quie­nes salen al rue­do y, al uní­sono, se suble­van en masa. No fue eso lo ocu­rri­do en con­tra de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le. Fue la Infan­te­ría de Mari­na la que a pri­me­ras horas de la maña­na del 11 de Sep­tiem­bre ocu­pó las calles de Val­pa­raí­so, des­en­ca­de­nan­do una reac­ción en cade­na que ter­mi­nó con el gol­pe de esta­do. Lo mis­mo ocu­rrió con el derro­ca­mien­to de Juan Perón en la Argen­ti­na de 1955, cuan­do una guar­ni­ción de Cór­do­ba se levan­tó en armas. Y otro tan­to se veri­fi­có en el Ecua­dor el 30 de Sep­tiem­bre de 2010, cuan­do se pro­du­jo la insu­bor­di­na­ción de la Poli­cía Nacio­nal que retu­vo duran­te más de unas 12 horas en su poder al pre­si­den­te Rafael Correa. La inme­dia­ta reac­ción popu­lar abor­tó el gol­pe, impi­dien­do que la van­guar­dia gol­pis­ta reci­bie­ra el res­pal­do mili­tar y polí­ti­co nece­sa­rio para que el pro­ce­so rema­ta­ra en el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te ecua­to­riano. La inac­ción o la sub­es­ti­ma­ción ofi­cial ante lo que al prin­ci­pio apa­re­ce como una mani­fes­ta­ción extra­va­gan­te, minús­cu­la e ino­fen­si­va de una patru­lla per­di­da es lo que ter­mi­na des­en­ca­de­nan­do el gol­pe de esta­do.4
Cabría pre­gun­tar­se por las razo­nes de esta desor­bi­ta­da reac­ción del impe­rio, evi­den­cia­da no sólo en el caso de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na sino tam­bién en Ucra­nia. La res­pues­ta la hemos dado hace tiem­po: los impe­rios se tor­nan más vio­len­tos y bru­ta­les en su fase de deca­den­cia y des­com­po­si­ción.5 Esta es una ley socio­ló­gi­ca com­pro­ba­da en nume­ro­sos casos, comen­zan­do por la his­to­ria de los impe­rios romano, oto­mano, espa­ñol, por­tu­gués, bri­tá­ni­co y fran­cés. ¿Por qué habría de ser la excep­ción Esta­dos Uni­dos? Máxi­me si se tie­ne en cuen­ta que la deca­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na –reco­no­ci­da por los prin­ci­pa­les estra­te­gas del impe­rio- va acom­pa­ña­da por una rápi­da recom­po­si­ción de la estruc­tu­ra del poder mun­dial, en don­de el fugaz uni­po­la­ris­mo nor­te­ame­ri­cano que bro­ta­ra de las rui­nas de la Unión Sovié­ti­ca –un infan­til espe­jis­mo alen­ta­do por Bill Clin­ton y Geor­ge W. Bush y sus inefa­bles ase­so­res- y que anun­cia­ba con bom­bos y pla­ti­llos el adve­ni­mien­to del “nue­vo siglo ame­ri­cano” se des­hi­zo como un peque­ño peda­zo de hie­lo arro­ja­do en las ardien­tes are­nas del Saha­ra. Aho­ra el impe­rio tie­ne que vér­se­las con un mun­do mul­ti­po­lar, con alia­dos más tibios y reti­cen­tes, tri­bu­ta­rios cada vez más des­obe­dien­tes y enemi­gos cada vez más pode­ro­sos. En ese con­tex­to Vene­zue­la, la pri­me­ra reser­va de petró­leo del pla­ne­ta, adquie­re una impor­tan­cia esen­cial y la recon­quis­ta de ese país no pue­de demo­rar­se mucho más. O, como dice el comu­ni­ca­do gol­pis­ta de la dere­cha, “sin más dilaciones.”
Una últi­ma refe­ren­cia tie­ne que ver con los blan­cos esco­gi­dos por los frus­tra­dos gol­pis­tas para rea­li­zar sus bom­bar­deos. Apar­te de edi­fi­cios guber­na­men­ta­les cla­ve la lis­ta incluía las ins­ta­la­cio­nes de Tele­sur en Cara­cas. Se com­pren­den las razo­nes detrás de este sinies­tro plan pues tan­tos los gol­pis­tas como sus ins­ti­ga­do­res, de afue­ra y de aden­tro del país, saben muy bien el fun­da­men­tal apor­te de Tele­sur en infor­mar des­de una pers­pec­ti­va nues­tro­ame­ri­ca­na y en des­per­tar y cul­ti­var la con­cien­cia anti­im­pe­ria­lis­ta en la región. Pro­duc­to de la visión estra­té­gi­ca del Coman­dan­te Chá­vez, que con­ci­bió a esa empre­sa públi­ca mul­ti­na­cio­nal como un ins­tru­men­to efi­caz para librar la gran bata­lla de ideas en la que esta­mos empe­ña­dos, su gra­vi­ta­ción inter­na­cio­nal y su cre­di­bi­li­dad no han deja­do de cre­cer des­de enton­ces. Su pro­gra­ma­ción tie­ne un nota­ble con­te­ni­do infor­ma­ti­vo y edu­ca­ti­vo, y la capa­ci­dad de quie­nes allí tra­ba­jan ha per­mi­ti­do que millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do pue­dan com­pro­bar las men­ti­ras pro­pa­la­das por los medios del esta­blish­ment. Men­cio­na­re­mos sólo dos casos, de los tan­tos que podrían esco­ger­se: el infor­me sobre el gol­pe de esta­do en con­tra de Zela­ya, minu­cio­sa­men­te omi­ti­do por la tele­vi­sión del sis­te­ma y cuan­do ya no podían ocul­tar­lo lo ter­gi­ver­sa­ban; y el des­en­mas­ca­ra­mien­to de la noti­cia que decía que la avia­ción de Gadaf­fi esta­ba bom­bar­dean­do posi­cio­nes de inde­fen­sos civi­les en la ciu­dad de Ben­ga­si, cabe­ce­ra de pla­ya de la OTAN en su pro­yec­to, des­gra­cia­da­men­te cul­mi­na­do exi­to­sa­men­te, de matar a Gadaf­fi y des­truir Libia. Mien­tras toda la pren­sa inter­na­cio­nal men­tía ale­vo­sa­men­te Tele­sur fue el úni­co medio que duran­te cua­tro días dijo la ver­dad que lue­go todos debie­ron reco­no­cer. Que no hubo bom­bar­deos y que los supues­tos civi­les inde­fen­sos eran en reali­dad una san­gui­na­ria pan­di­lla de mer­ce­na­rios lan­za­dos al saqueo y el ase­si­na­to por Esta­dos Uni­dos y sus com­pin­ches euro­peos. Por eso los fas­cis­tas tenían a esa empre­sa como obje­ti­vo a des­truir. Y esto es un tim­bre de honor del cual los cole­gas y ami­gos de Tele­sur pue­den enor­gu­lle­cer­se. Habría sido moti­vo de preo­cu­pa­ción que hubie­ran des­es­ti­ma­do a Tele­sur en sus pla­nes gol­pis­tas. Pue­den decir, con orgu­llo, el Qui­jo­te: “ladran San­cho, señal que esta­mos cabalgando.”
1 Ver la nota en http://​www​.cbs​news​.com/​n​e​w​s​/​u​s​-​v​i​c​t​o​r​i​a​-​n​u​l​a​n​d​-​w​a​d​e​s​-​i​n​t​o​-​u​k​r​a​i​n​e​-​t​u​r​m​o​i​l​-​o​v​e​r​-​y​a​n​u​k​o​v​i​ch/
2 Oba­ma pro­nun­ció esa des­gra­cia­da (pero sin­ce­ra) fra­se en un repor­ta­je con­ce­di­do a VOX. Ver http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​6​6​0​1​6​-​o​b​a​m​a​-​t​o​r​c​e​r​-​b​r​a​z​o​s​-​p​a​i​ses
3 El tex­to ínte­gro pue­de con­sul­tar­se en http://​elim​pul​so​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​d​e​-​l​o​p​e​z​-​m​a​c​h​a​d​o​-​y​-​l​e​d​e​z​m​a​-​e​n​-​2​0​1​4​-​l​a​-​s​a​l​i​d​a​-​e​r​a​-​u​r​g​e​n​t​e​-​e​n​-​2​0​1​5​-​e​s​-​i​m​p​o​s​t​e​r​g​a​ble#
4 Sobre este tema es impres­cin­di­ble con­sul­tar el estu­dio de Mar­cos Roit­man Rosen­mann, Tiem­pos de Oscu­ri­dad. His­to­ria de los gol­pes de esta­do en Amé­ri­ca Lati­na (Madrid: Akal, 2013)
5 Desa­rro­lla­mos esta tesis en nues­tro Amé­ri­ca Lati­na en la Geo­po­lí­ti­ca del Impe­ria­lis­mo (edi­cio­nes varias en Argen­ti­na, Esta­do Espa­ñol, Cuba, Méxi­co, Vene­zue­la y pró­xi­ma­men­te en Boli­via, Bra­sil y Ecuador)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *