Todo el poder a la batza­rre- Borro­ka Garaia


Hace un tiem­po escri­bí que el prin­ci­pio de la pér­di­da de la inde­pen­den­cia vas­ca o naba­rra, como se le quie­ra lla­mar, se ini­ció no con la lar­ga y exten­di­da en el tiem­po con­quis­ta cla­ra­men­te impe­ria­lis­ta, del Rei­no de Naba­rra, por los que a la pos­tre con­for­ma­rían los ile­gí­ti­mos impe­rios espa­ñol y fran­cés, sino con el sur­gi­mien­to pre­ci­sa­men­te del Rei­no de Naba­rra, en un prin­ci­pio lla­ma­do de Iru­ñea. Algu­nos se escan­da­li­za­ron sobre­ma­ne­ra ante seme­jan­te sacri­le­gio de afir­mar tal cosa cuan­do el Rei­no de Naba­rra ha sido supues­ta­men­te la úni­ca estruc­tu­ra polí­ti­ca inde­pen­dien­te, que aún sin ser esta­do (no exis­tían en esa épo­ca), hemos con­ta­do los vascos.
Cla­ro que decir que es “con la que hemos con­ta­do los vas­cos” es dema­sia­do atre­vi­do pues en nin­gún momen­to duran­te toda la his­to­ria del Rei­no exis­tía nada pare­ci­do a la sobe­ra­nía nacio­nal ni a la sobe­ra­nía popu­lar (ni en el Rei­no de Naba­rra ni en nin­gún otro) ya que esta­mos hablan­do pre­ci­sa­men­te de un Rei­no, una socie­dad esta­men­ta­ria monárquica.
El Rei­no de Naba­rra cier­ta­men­te fue un rei­no inde­pen­dien­te con­quis­ta­do por juga­rre­tas de pro­pios y extra­ños ade­más de prin­ci­pal­men­te por la fuer­za de las armas extran­je­ras pero así mis­mo tam­bién fue un pro­ce­so de des­em­po­de­ra­mien­to popu­lar y de pre­sión a las estruc­tu­ras polí­ti­cas y socia­les pri­mi­ge­nias vas­cas, a su inde­pen­den­cia real como pueblo.
Esta for­ma pri­mi­ge­nia de inde­pen­den­cia vas­ca ante­rior al Rei­no esta­ba basa­da en la batza­rre (asam­bleas sobe­ra­nas de Valle) y el auzo­lan (tra­ba­jo comunal).
La batza­rre (y la coor­di­na­ción entre batza­rres) era una for­ma de poder popu­lar y colec­ti­vo ante­rior a los rei­nos (ni que decir a los esta­dos) don­de median­te demo­cra­cia direc­ta y hori­zon­tal y de mane­ra auto-orga­ni­za­da se auto-ges­tio­na­ban las nece­si­da­des colec­ti­vas. Sien­do el auzo­lan, la ayu­da mutua, el eje ver­te­bra­dor de la sociedad.
El Rei­no de Naba­rra cho­có con­tra esa inde­pen­den­cia natu­ral vas­ca y lle­vó a cabo un pro­ce­so de asi­mi­la­ción. En algu­nos momen­tos per­dien­do fren­te a la fuer­za de la batza­rre, a veces cuan­do no podían com­ba­tir esa reali­dad acep­tán­do­la y en mayor medi­da con­fron­tán­do­la has­ta inten­tar ani­qui­lar­la. No solo fue el Rei­no el que com­ba­tió esta inde­pen­den­cia popu­lar vas­ca. Tam­bién lo hizo la igle­sia, los seño­res feu­da­les (jauntxos), y las coro­nas fran­ce­sas y cas­te­lla­nas tras la ocu­pa­ción mili­tar. Los pun­tos de fric­ción prin­ci­pa­les, como no podía ser de otra mane­ra fue­ron la usur­pa­ción y pri­va­ti­za­ción de tie­rras, la impo­si­ción de leyes y las levas militares.
Lle­ga­ría más tar­de la revo­lu­ción bur­gue­sa a afec­tar en Ipa­rral­de y una nue­va inva­sión espa­ño­la bur­gue­sa en hegoal­de. De esta mane­ra el impe­ria­lis­mo se asen­ta­ba y el capi­ta­lis­mo ten­dría las puer­tas abier­tas para abrir­se paso con for­mas esta­ta­les. Los res­qui­cios de sobe­ra­nía popu­lar vas­ca que habían per­du­ra­do des­de la batza­rre y el auzo­lan fue­ron prác­ti­ca­men­te borra­dos del mapa. Sin embar­go aún hoy en la socie­dad vas­ca siguen laten­tes algu­nas tra­di­cio­nes cir­cu­la­res e inclu­so polí­ti­cas que son ecos de ese pasa­do ances­tral y de los idea­les de deci­sión en común y de ayu­da mutua. De la ver­da­de­ra sobe­ra­nía popu­lar e independencia.
Cier­to es que han pasa­do muchos años y siglos pero el pro­ble­ma base sigue sien­do el mis­mo. Y no debe­ría­mos des­de­ñar a la lige­ra nues­tra pro­pia his­to­ria sino tener­la pre­sen­te, pues al fin y al cabo el esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te entre otras cosas no es otra cosa más que la recu­pe­ra­ción de tie­rras y medios de pro­duc­ción usur­pa­dos en el pro­ce­so his­tó­ri­co, el derro­ca­mien­to de la lega­li­dad impues­ta, la capa­ci­dad de deci­sión popu­lar a todos los nive­les sin inter­me­dia­rios median­te el poder popu­lar. El poder nacio­nal y social vas­co. O la nue­va batza­rre y auzo­lan fren­te al capi­ta­lis­mo y la opre­sión nacio­nal. ¿Podre­mos vol­ver a recrear­las con herra­mien­tas de futuro?
El euro­co­mu­nis­mo fue un desa­rro­llo no grams­ciano de la hege­mo­nía. La hege­mo­nía no son sig­ni­fi­can­tes vacíos a relle­nar, tam­po­co no es sim­ple­men­te lucha ideo­ló­gi­ca sino la uni­fi­ca­ción de teo­ría y prác­ti­ca, direc­ción polí­ti­ca, direc­ción moral e ini­cia­ti­va. Grams­ci, en su coyun­tu­ra, seña­li­za el núcleo prin­ci­pal don­de debe nacer la hege­mo­nía. Y seña­la a la fábri­ca. Los Con­se­jos de Fábri­ca como for­ma alter­na­ti­va a la legi­ti­mi­dad del sis­te­ma. Luchar , crear, poder popu­lar decían en la Chi­le de Allen­de. Lenin habló del poder dual, una situa­ción en la Revo­lu­ción de Febre­ro en la que dos pode­res, los soviets y el apa­ra­to ofi­cial del Esta­do del gobierno pro­vi­sio­nal ruso, coexis­tie­ron el uno con el otro com­pi­tien­do por la legi­ti­mi­dad. ¿Será la batza­rre diver­si­fi­ca­da y el auzo­lan nues­tro núcleo prin­ci­pal de hege­mo­nía don­de ganar la bata­lla del poder dual?
De momen­to tene­mos algún lugar don­de mirar y apren­der. Por ejem­plo al movi­mien­to asam­blea­rio juve­nil vasco.

0000006-0029.JPG.326244.1363595772

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *