Códi­go éti­co: El de clase

Con res­pec­to a la polé­mi­ca que ha sur­gi­do en las últi­mas sema­nas sobre el tema del nue­vo con­se­je­ro de Tra­ba­jo del Gobierno Vas­co, cuan­do menos resul­ta alar­man­te ver como dos de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes que for­man lo que lla­man la nue­va Izquier­da Aber­tza­le, LAB y Sor­tu (a tra­vés de Bil­du), tie­nen opi­nio­nes total­men­te con­tra­rias sobre el tema.
Cuan­do se duda de la iden­ti­dad pro­pia se recu­rre a la alie­na­ción de la per­so­na. Siem­pre ha sido una cons­tan­te nues­tra el saber que la con­cien­cia de iden­ti­dad como nación es la que ha man­te­ni­do la leal­tad en la lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co a lo lar­go de nues­tra his­to­ria recien­te lo que jun­to al apo­yo en la memo­ria y la actua­li­za­ción cons­cien­te en las nue­vas reali­da­des per­mi­tie­ron man­te­ner el rum­bo del movi­mien­to obre­ro y popu­lar hacia el obje­ti­vo final de la libe­ra­ción nacio­nal y de cla­se, ele­men­tos inseparables.
No pre­ten­de­mos inci­dir en la solu­ción de los pro­ble­mas inter­nos del gobierno vas­con­ga­da, al final y al cabo esa no es nues­tra gue­rra. Úni­ca­men­te pre­ten­de­mos dejar cla­ro que en nues­tra Eus­kal Herria, con un 90% de pobla­ción que no tie­ne otra apor­ta­ción posi­ble a la eco­no­mía de su país que la de su fuer­za de tra­ba­jo, el pro­le­ta­ria­do es la úni­ca cla­se sobre la que se pue­de cons­truir el país, a pesar de que se le pre­ten­da inter­pre­tar y diri­guir con códi­gos éti­cos y legis­la­cio­nes aje­nas a su pue­blo y a su cla­se. Por­que no olvi­de­mos que las peti­cio­nes que se hagan de cum­plir las leyes en este o en cual­quier otro caso, lo úni­co que harán será pedir que se cum­plan unas leyes espa­ño­las o fran­ce­sas, pero nun­ca las leyes deci­di­das de for­ma libre por las per­so­nas que vivi­mos y cons­trui­mos Eus­kal Herria.
Se equi­vo­can quie­nes pre­ten­dan crear un poder cons­tiu­yen­te des­de la izquier­da o la dere­cha, apo­yán­do­se en el res­pe­to a las leyes injus­tas extran­je­ras, da igual que sean las que con­di­cio­nan la Admi­nis­tra­ción Con­cur­sal, las que obli­gan a la colo­ca­ción de ban­de­ras extran­je­ras o cual­quier otra, dado que dichas leyes han sido escri­tas e impues­tas para diri­gir y rubri­car el domi­nio de una mino­ría pará­si­ta y corrup­ta sobre la cla­se mayo­ria­ta­ria, es decir, sobre la cla­se trabajadora.
De la con­cien­cia de nues­tro ser nacio­nal y de cla­se nace la sub­je­ti­vi­dad uni­la­te­ral y uni­ver­sal que sólo des­de una dia­léc­ti­ca revo­lu­cio­na­ria pue­de secues­trar de la igno­ran­cia y opre­sión los tris­tes espe­jis­mos que lla­man «lega­li­dad y democracia».
Se demues­tra que sin inde­pen­den­cia polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca, a lo más que se pue­de lle­gar es a inten­tar mini­mi­zar el impac­to de las deci­sio­nes empre­sa­ria­les según el pro­pio cri­te­rio de la per­so­na que apli­que esas leyes, pero que no se podrá ir más allá, dado que esas mis­mas per­so­nas que apli­can las leyes serán las que se encar­gen de que la expro­pia­ción de los expro­pia­do­res sea imposible.Ellos son los que guar­dan y per­pe­túan el pilar prin­ci­pal del sis­te­ma que es la pro­pie­dad privada,diluyendo la lucha de cla­ses entre bur­gue­sía y pro­le­ta­ria­do a un pro­ble­ma de unas indem­ni­za­cio­nes más o menos gran­de (o peque­ñas las mayo­rías de las veces) para escon­der la lucha por el con­trol de los medios de pro­duc­cio­nes nacionales.
Por todo ello, no que­re­mos otro códi­go de con­duc­ta y actua­ción que nues­tra con­cien­cia de cla­se y nacio­nal demos­tra­da en la lar­ga tra­di­ción de luchas lle­va­das a cabo por el pro­le­ta­ria­do vas­co duran­te su historía.
Boltxe Kolek­ti­boa
17 de febre­ro de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *