Ucra­nia: Jugan­do a la rule­ta rusa- Augus­to Zamo­ra R.

Des­de su fun­da­ción en 1949 y has­ta 1994, la OTAN jamás reali­zó nin­gún tipo de ope­ra­ción mili­tar con­tra nin­gún país. Crea­da, téc­ni­ca­men­te, como alian­za defen­si­va, su pro­pó­si­to era ‘con­te­ner la ame­na­za comu­nis­ta’ y pre­ser­var a Euro­pa occi­den­tal de la pre­sun­ta ‘ame­na­za sovié­ti­ca’. En 1992, la URSS se auto­des­tru­yó y, con su des­apa­ri­ción, se disol­vió el Pac­to de Var­so­via. Pare­cía que, al fin, des­pués de tres mil años matán­do­se entre sí, Euro­pa entra­ría en una era de paz, des­mi­li­ta­ri­za­ción y unión. No ocu­rrió tal. De repen­te, como caba­llo que, rete­ni­do por el freno –soviético‑, se ve libre del hie­rro, la OTAN se des­bo­có y entró en una espi­ral mili­tar-impe­ria­lis­ta que la lle­vó a agre­dir a Yugos­la­via en 1994, a la redu­ci­da Yugos­la­via de Ser­bia y Mon­te­ne­gro en 1999; a inva­dir Afga­nis­tán en 2001, Irak, en 2003, y a des­truir Libia, en 2011.

Cada nue­va gue­rra de agre­sión ser­vía de esce­na­rio para la amplia­ción de la OTAN. En 1999 entra­ron Hun­gría, Polo­nia y Che­quia. En 2004, Bul­ga­ria, Ruma­nia, Eslo­ve­nia, Eslo­va­quia y los paí­ses bál­ti­cos. En 2009, Croa­cia y Alba­nia. La OTAN apro­ve­cha­ba el colap­so de Rusia, bajo la pre­si­den­cia del alcohó­li­co Boris Yel­tsin, para exten­der sus posi­cio­nes has­ta las fron­te­ras rusas, no obs­tan­te la pro­me­sa de EEUU a Mijail Gor­ba­chov, últi­mo pre­si­den­te de la URSS, de que la OTAN no se amplia­ría hacia el terri­to­rio del anti­guo Pac­to de Var­so­via. Hun­di­da Rusia, todo era fies­ta y los miem­bros de la OTAN, con EEUU a la cabe­za, se pro­cla­ma­ron poli­cías del mundo.

La con­ti­nua expan­sión de la OTAN pro­vo­có extre­ma alar­ma en Rusia, aun­que su pos­tra­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar, hacía inú­til las pro­tes­tas. En 1993, el nacio­na­lis­ta extre­mis­ta Vla­dí­mir Zhi­ri­novsky, decla­ró que la amplia­ción de la OTAN has­ta las fron­te­ras de Rusia lle­va­ría a la ter­ce­ra gue­rra mun­dial. En Euro­pa se rieron.

El ascen­so de Vla­di­mir Putin al poder cam­bia­ría el rum­bo de las cosas. Con Putin Rusia expe­ri­men­ta un espec­ta­cu­lar rena­ci­mien­to, que la vuel­ve a situar como gran poten­cia mun­dial. Con Putin, Mos­cú entie­rra la gro­tes­ca y atroz era Yel­tsin y comien­za a resi­tuar al país más gran­de del mun­do. El pri­mer esce­na­rio fue Che­che­nia, don­de el ejér­ci­to ruso aplas­ta, en una gue­rra san­grien­ta y bru­tal, al movi­mien­to sepa­ra­tis­ta [depués de las matan­zas pro­vo­ca­das por los terro­ris­tas che­che­nos y apo­ya­das por EEUU].

La gue­rra con Geor­gia, en agos­to de 2008, no pue­de expli­car­se sin el refe­rén­dum de enero de ese mis­mo año, por el que Geor­gia deci­día incor­po­rar­se a la OTAN. El ata­que geor­giano con­tra Abja­sia y Ose­tia del Sur estu­vo vin­cu­la­do al acer­ca­mien­to a EEUU del gobierno de Mijaíl Saa­kash­vi­li, elec­to en enero de 2004. Saa­kash­vi­li salió de una revuel­ta deno­mi­na­da ‘revo­lu­ción de las rosas’, que depu­so al ex minis­tro de Exte­rio­res sovié­ti­co, Eduard She­var­nad­ze. Nada de esto pue­de des­li­gar­se de la lle­ga­da a Geor­gia, a par­tir de 2002, de cen­te­na­res de con­se­je­ros mili­ta­res de EEUU, con la tarea de pre­pa­rar, orga­ni­zar y armar al nue­vo ejér­ci­to geor­giano. Resul­ta impo­si­ble creer que el EEUU de Geor­ge Bush II no estu­vie­ra al tan­to de los pre­pa­ra­ti­vos de Geor­gia para inva­dir Ose­tia de Sur y Abja­sia, dada la can­ti­dad de mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en el país. Más aún, sería inge­nuo creer que Washing­ton no habría dado el vis­to bueno a aque­lla guerra.

En Ucra­nia hubo tam­bién una ‘revo­lu­ción naran­ja’ –de esca­sa glo­ria y abun­dan­te corrup­ción- y lue­go otra revuel­ta (el ‘Euro­mai­dán’), tras la fir­ma por el pre­si­den­te Yanu­ko­vich de un acuer­do comer­cial con Rusia y su recha­zo a entrar a la UE. Con el nue­vo gobierno Ucra­nia dio vuel­ta a la tor­ti­lla y, ase­so­ra­do por EEUU, pasó de ami­go a enemi­go de Rusia. Tie­ne dere­cho el ciu­da­dano a pre­gun­tar­se de qué palo se bajan algu­nos polí­ti­cos, por­que la peor y más desas­tro­sa polí­ti­ca que podía asu­mir un país como Ucra­nia era ali­near­se con los enemi­gos de Rusia. Para situar­nos, si Méxi­co, por un casual, hubie­ra pedi­do su ingre­so al Pac­to de Var­so­via, ¿habría EEUU per­ma­ne­ci­do de bra­zos cru­za­dos? En 1983, en un dis­cur­so ante el Con­gre­so, el pre­si­den­te Ronald Reagan jus­ti­fi­có la gue­rra con­tra Nica­ra­gua y la inter­ven­ción en El Sal­va­dor con estas pala­bras: “Amé­ri­ca Cen­tral, sen­ci­lla­men­te, está muy cer­ca y los intere­ses estra­té­gi­cos son dema­sia­do impor­tan­tes para pasar por alto el peli­gro de que ocu­pen el poder gobier­nos con lazos ideo­ló­gi­cos con la Unión Sovié­ti­ca”. Y el Con­gre­so dio fon­dos, muchos fon­dos, para que EEUU des­tru­ye­ra Centroamérica.

Cier­to, ya no hay gue­rra fría. En junio de 2014, Oba­ma pro­cla­mó, en Var­so­via, que “los días de los impe­rios y las zonas de influen­cia lle­ga­ron a su fin, los paí­ses más gran­des ya no pue­den inti­mi­dar a los más peque­ños e impo­ner su volun­tad con las armas”. Tierno dis­cur­so, sin duda, atem­pe­ra­do en sep­tiem­bre de ese año, cuan­do anun­ció mil millo­nes de dóla­res para refor­zar a la OTAN en el este y “cons­truir capa­ci­dad mili­tar” en Geor­gia, Mol­da­via y Ucra­nia. Sin olvi­dar, a pro­pó­si­to de zonas de influen­cia, que EEUU man­tie­ne dece­nas de miles de sol­da­dos en Afga­nis­tán e Iraq, ade­más de 598 bases mili­ta­res en todos los con­ti­nen­tes del mun­do, según cifras del pro­pio Pen­tá­gono (que no serán de fiar, es decir, el núme­ro de bases será mayor). No expli­can Oba­ma ni el Pen­tá­gono por qué, si ya no hay zonas de influen­cias ni impe­rios, EEUU nece­si­ta lle­nar el mun­do de bases mili­ta­res e inva­dir y ocu­par paí­ses. En cuan­to a otra fra­se de Oba­ma, de que no se pue­den cam­biar las fron­te­ras a pun­ta de pis­to­la, que pre­gun­te a Ser­bia lo que opi­na de esa afir­ma­ción, con Koso­vo de fondo.

Cuan­do Rusia rein­te­gró Cri­mea a su terri­to­rio, qui­so enviar un men­sa­je a la OTAN: ya no está Yel­tsin en el Krem­lin. Rusia no per­mi­ti­rá que Ucra­nia entre en la OTAN. No, sin antes mediar una gue­rra, que Rusia está segu­ra de ganar. Esta posi­ción la expli­có cla­ra­men­te el minis­tro de Exte­rio­res ruso, Ser­guéi Lavrov, en la recién pasa­da Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad, en Munich: Rusia no tie­ne inten­ción de cam­biar su pos­tu­ra res­pec­to a Ucra­nia, y Occi­den­te debe “acep­tar la realidad”.

Ucra­nia es un país fic­ti­cio don­de los haya, crea­do por la Unión Sovié­ti­ca sobre bue­na par­te de terri­to­rio ruso. La mitad de la pobla­ción habla ruso y se sien­te her­ma­na­da con los rusos. Sólo en la men­te deli­ran­te del pri­mer minis­tro ucra­nio pue­den ger­mi­nar ideas como cons­truir un muro que sepa­re Ucra­nia de Rusia o pro­mo­ver leyes que prohí­ben la exhi­bi­ción de pelí­cu­las rusas; sólo des­de el dis­pa­ra­te va un gobierno a bom­bar­dear a un pue­blo que dice es el suyo. La dic­ta­du­ra somo­cis­ta bom­bar­dea­ba las ciu­da­des alza­das de Nica­ra­gua por­que odia­ba al pue­blo, que era su enemi­go. Poroshen­ko, como su alter ego Saa­kash­vi­li, actúa espe­ran­do que la OTAN entre en gue­rra con Rusia. En el labe­rin­to de su cegue­ra, el gobierno ucra­nio olvi­da que nadie va a ir a la gue­rra por Ucra­nia. Nadie va la gue­rra con­tra un país de 17 millo­nes de km2 y due­ño de 15.000 cabe­zas nucleares.

De la fra­gi­li­dad de Ucra­nia como Esta­do da cuen­ta su pro­ble­ma para reclu­tar tro­pas. Como gran noti­cia, Poroshen­ko anun­ció la movi­li­za­ción de 50.000 hom­bres. Una cifra ridí­cu­la para un país de 42 millo­nes de habi­tan­tes. En El Sal­va­dor, la gue­rri­lla lle­gó a dis­po­ner de 35.000 gue­rri­lle­ros y la Nica­ra­gua san­di­nis­ta, con 4 millo­nes de habi­tan­tes, movi­li­zó a casi 280.000 hom­bres y muje­res espe­ran­do una inva­sión de EEUU.

En medio del sin­nú­me­ro de insen­sa­te­ces que se escu­chan sobre el tema, la can­ci­ller Ange­la Mer­kel pare­ce la úni­ca –por aho­ra- sen­sa­ta. Ante las pre­sio­nes para enviar armas al gobierno de Kiev ha res­pon­di­do: “No veo a Putin dejar­se impre­sio­nar con el arma­men­to de Ucra­nia”. Todo lo con­tra­rio, el envío de armas podría ser la deci­sión que deter­mi­ne una gue­rra a gran esca­la en el Dom­bás y otras regio­nes rusó­fo­nas de Ucrania.

EEUU, que ha esta­do detrás de todo el infor­tu­nio ucra­niano, apa­re­ce como el más intere­sa­do en pro­veer armas a Kiev. Si hubie­ra gue­rra, sería el úni­co gana­dor inme­dia­to. De entra­da, se des­ca­la­bra­ría la eco­no­mía euro­pea, lo que bene­fi­cia­ría gran­de­men­te (como ya pasó en las dos gue­rras mun­dia­les) a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se. Polí­ti­ca y mili­tar­men­te, EEUU lle­va­ría al lími­te su con­trol sobre la UE, que pasa­ría a ser, aún más, neo­co­lo­nia del deca­den­te impe­rio, que está per­dien­do la “bata­lla del Pací­fi­co” con Chi­na. El petró­leo subiría de pre­cio, lo que sal­va­ría a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses del frac­king, seve­ra­men­te daña­das por la caí­da de los pre­cios del petró­leo (y tam­bién levan­ta­ría la eco­no­mía rusa). EEUU haría, en fin, pin­gües nego­cios ven­dien­do arma­men­tos a todos los euro­peos, que cas­ti­ga­rían aún más a su pobla­ción para poder pagar­los. De paso, una ola de nacio­nal-fas­cis­mo podría barrer a los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes de izquier­da y pro­gre­sis­tas, que serían acu­sa­das de tra­ba­jar para Rusia.

De la irre­le­van­cia que tie­ne el pue­blo ucra­niano da fe el resul­ta­do de la encues­ta ela­bo­ra­da hace pocos días por el Cen­tro Razum­kov, de filia­ción anti­rru­sa. Según los encues­ta­dos, la prio­ri­dad máxi­ma de los ucra­nia­nos es la paz en el Don­bás (79,4%), mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida (47,9%) y com­ba­tir la corrup­ción (33,8%). Nor­ma­li­zar la rela­cio­nes con Rusia es más impor­tan­te (21,8%) que las rela­cio­nes con la UE (20,5%). Otra encues­ta, rea­li­za­da por el Research & Bran­ding Group hace un año, daba otros datos: un 49% de ucra­nia­nos esta­ba con el ‘Euro­mai­dan’ y un 45% en con­tra. Ucra­nia es un país divi­di­do en dos regio­nes, cul­tu­ras y ten­den­cias. El con­flic­to hará más hon­da la divi­sión y, si hay gue­rra, pue­de que de la Ucra­nia actual que­de poco. En cuan­to a las bon­da­des de la UE, debe­ría invi­tar­se a los ucra­nia­nos a dar­se una vuel­ta por Gre­cia, o por esta Espa­ña des­man­te­la­da, empo­bre­ci­da y endeudada.

Augus­to Zamo­ra R. es Pro­fe­sor de Rela­cio­nes Internacionales.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *