Oba­ma bus­ca legi­ti­mar su gue­rra con­tra el terrorismo

El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, soli­ci­tó auto­ri­za­ción al Con­gre­so para que res­pal­de el com­ba­te con­tra el Esta­do Islá­mi­co (EI o DAESH, por sus siglas en ára­be) que des­de hace medio año lide­ra la poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na jun­to a la lla­ma­da coa­li­ción inter­na­cio­nal en Irak y Siria. La medi­da esta­ble­ce un lími­te de tres años para el uso de la fuer­za mili­tar pero no esta­ble­ce su alcan­ce geo­grá­fi­co. A su vez, des­car­ta ope­ra­cio­nes terres­tres a gran esca­la aun­que per­mi­te el des­plie­gue de fuer­zas espe­cia­les en caso de con­si­de­rar­lo nece­sa­rio. Se tra­ta de la pri­me­ra reso­lu­ción de pode­res de gue­rra des­de el lan­za­mien­to de la gue­rra total con­tra el terro­ris­mo y la inva­sión a Irak duran­te el gobierno de Geor­ge W. Bush.

Tre­ce años des­pués de la gue­rra en Irak, el jefe de Esta­do envió el miér­co­les al Con­gre­so una decla­ra­ción de gue­rra que bus­ca per­pe­tuar la pre­sen­cia de Esta­dos Uni­dos en Medio Orien­te, la Auto­ri­za­ción para el Empleo de Fuer­za Mili­tar (AUMF, por sus siglas en inglés) con­tra el EI. La ini­cia­ti­va bus­ca lega­li­zar los bom­bar­deos sobre Irak y Siria, al tiem­po que le otor­ga mayor legi­ti­mi­dad al man­da­to de Oba­ma así como la posi­bi­li­dad de fijar las con­di­cio­nes de su pro­pia guerra.

Con “gru­pos vio­len­tos como este sólo hay una opción: con nues­tros alia­dos y socios vamos a degra­dar y en últi­ma ins­tan­cia des­truir a este gru­po terro­ris­ta”, ase­gu­ró el man­da­ta­rio al hacer públi­co el anun­cio ante la pren­sa des­de la Casa Blan­ca, acom­pa­ña­do por el vice pre­si­den­te, Joe Biden, el secre­ta­rio de Esta­do, John Kerry, y el secre­ta­rio de Defen­sa, Chuck Hagel.

Oba­ma jus­ti­fi­có que has­ta el momen­to “más de 2 mil ata­ques aéreos de la coa­li­ción han gol­pea­do a los terro­ris­tas” y que su man­do y líneas de con­trol y sumi­nis­tro, están sien­do “inte­rrum­pi­dos”. “Nues­tra coa­li­ción está en la ofen­si­va, el Esta­do Islá­mi­co está a la defen­si­va y va a per­der”, sentenció.

La ini­cia­ti­va esta­ble­ce un lími­te de tres años al uso de la fuer­za mili­tar y des­car­ta “ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre a gran esca­la y de lar­go pla­zo, como las que nues­tra nación lle­vó a cabo en (las gue­rras de) Irak y Afganistán”.

En este sen­ti­do, des­ta­ca el papel de las “fuer­zas loca­les” de los paí­ses don­de se com­ba­ta a la orga­ni­za­ción terro­ris­ta ‑inclu­yen­do el apo­yo a la opo­si­ción arma­da siria‑, que deben lle­var a cabo las ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre , pero no inclu­ye una limi­ta­ción geo­grá­fi­ca de la actua­ción estadounidense.

A su vez, auto­ri­za la inter­ven­ción mili­tar “en situa­cio­nes don­de las ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre no se espe­ran ni se pre­vén, como la reco­pi­la­ción e inter­cam­bio de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia, misio­nes para per­mi­tir bom­bar­deos ciné­ti­cos (con misi­les o bom­bas), o la pro­vi­sión de pla­nes ope­ra­cio­na­les y otras for­mas de ase­so­ría y asis­ten­cia a las fuer­zas aliadas”.

El pre­si­den­te sub­ra­yó que su pro­pues­ta le “pro­por­cio­na­ría fle­xi­bi­li­dad para lle­var a cabo ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre en otras cir­cuns­tan­cias, más limi­ta­das, como ope­ra­cio­nes de res­ca­te que invo­lu­cren a per­so­nal de Esta­dos Uni­dos o de la coa­li­ción o el uso de fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les para actuar con­tra la direc­ción del EI”.

Has­ta el momen­to, el gobierno de Oba­ma se ha apo­ya­do para rea­li­zar los ata­ques en una AUMF de 2001 tras los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre y en otra legis­la­ción de 2002 para Irak, que la admi­nis­tra­ción de Bush uti­li­zó bajo el argu­men­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo. La nue­va auto­ri­za­ción con­tem­pla la revo­ca­ción de la segun­da pero no de la pri­me­ra, que abrió la era de gue­rra sin lími­tes tem­po­ra­les ni geográficos.

Cabe des­ta­car que pese a sus esfuer­zos por apla­car la idea de inter­ven­cio­nis­mo, des­de el comien­zo de los bom­bar­deos sobre Irak y Siria, Esta­dos Uni­dos ha envia­do más de dos mil mili­ta­res so pre­tex­to de ase­so­rar a las fuer­zas ira­quíes jun­to al apo­yo a los gru­pos de mer­ce­na­rios sirios que apun­tan a des­es­ta­bi­li­zar al gobierno de Bashar al-Assad.

El Con­gre­so

Oba­ma ins­tó a los legis­la­do­res, en una misi­va que acom­pa­ña la pro­pues­ta, a que aprue­ben la legis­la­ción ante la “ame­na­za al pue­blo y la esta­bi­li­dad de Irak, Siria y el Medio Orien­te, y a la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos” que repre­sen­ta el EI. “Si no se con­tro­la”, advir­tió, la orga­ni­za­ción terro­ris­ta plan­tea­rá una ame­na­za más allá de Medio Orien­te, “inclu­yen­do a la patria de Esta­dos Uni­dos”, agregó.

Por su par­te, el pre­si­den­te del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do, el repu­bli­cano Bob Cor­ker, indi­có en un comu­ni­ca­do que empe­za­rán pron­to las audien­cias para votar lo que con­si­de­ró “una de las medi­das más impor­tan­tes que pue­de adop­tar el Con­gre­so”. Pese a las diver­gen­cias con los demó­cra­tas, el sena­dor sub­ra­yó los áni­mos de con­sen­suar una ley bipar­ti­dis­ta que “per­mi­ta afron­tar esta gra­ve amenaza”.

En tan­to, su homó­lo­go en el Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, el repu­bli­cano Ed Roy­ce, y el núme­ro dos del comi­té, el demó­cra­ta Eliot Engel, indi­ca­ron que tra­ta­rán la pro­pues­ta en una audien­cia con­vo­ca­da para este jue­ves sobre el EI. A tra­vés de un comu­ni­ca­do con­jun­to salu­da­ron la ini­cia­ti­va y des­ta­ca­ron que “todos los ele­men­tos del poder nacio­nal deben uti­li­zar­se para com­ba­tir al EI y el uso de la fuer­za mili­tar no es más que un ele­men­to de la estra­te­gia necesaria”.
Fuen­te: Noti­cias PIA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *