Obama busca legitimar su guerra contra el terrorismo

El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, soli­ci­tó auto­ri­za­ción al Con­gre­so para que res­pal­de el com­ba­te con­tra el Esta­do Islá­mi­co (EI o DAESH, por sus siglas en ára­be) que des­de hace medio año lide­ra la poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na jun­to a la lla­ma­da coa­li­ción inter­na­cio­nal en Irak y Siria. La medi­da esta­ble­ce un lími­te de tres años para el uso de la fuer­za mili­tar pero no esta­ble­ce su alcan­ce geo­grá­fi­co. A su vez, des­car­ta ope­ra­cio­nes terres­tres a gran esca­la aun­que per­mi­te el des­plie­gue de fuer­zas espe­cia­les en caso de con­si­de­rar­lo nece­sa­rio. Se tra­ta de la pri­me­ra reso­lu­ción de pode­res de gue­rra des­de el lan­za­mien­to de la gue­rra total con­tra el terro­ris­mo y la inva­sión a Irak duran­te el gobierno de Geor­ge W. Bush.

Tre­ce años des­pués de la gue­rra en Irak, el jefe de Esta­do envió el miér­co­les al Con­gre­so una decla­ra­ción de gue­rra que bus­ca per­pe­tuar la pre­sen­cia de Esta­dos Uni­dos en Medio Orien­te, la Auto­ri­za­ción para el Empleo de Fuer­za Mili­tar (AUMF, por sus siglas en inglés) con­tra el EI. La ini­cia­ti­va bus­ca lega­li­zar los bom­bar­deos sobre Irak y Siria, al tiem­po que le otor­ga mayor legi­ti­mi­dad al man­da­to de Oba­ma así como la posi­bi­li­dad de fijar las con­di­cio­nes de su pro­pia gue­rra.

Con “gru­pos vio­len­tos como este sólo hay una opción: con nues­tros alia­dos y socios vamos a degra­dar y en últi­ma ins­tan­cia des­truir a este gru­po terro­ris­ta”, ase­gu­ró el man­da­ta­rio al hacer públi­co el anun­cio ante la pren­sa des­de la Casa Blan­ca, acom­pa­ña­do por el vice pre­si­den­te, Joe Biden, el secre­ta­rio de Esta­do, John Kerry, y el secre­ta­rio de Defen­sa, Chuck Hagel.

Oba­ma jus­ti­fi­có que has­ta el momen­to “más de 2 mil ata­ques aéreos de la coa­li­ción han gol­pea­do a los terro­ris­tas” y que su man­do y líneas de con­trol y sumi­nis­tro, están sien­do “inte­rrum­pi­dos”. “Nues­tra coa­li­ción está en la ofen­si­va, el Esta­do Islá­mi­co está a la defen­si­va y va a per­der”, sen­ten­ció.

La ini­cia­ti­va esta­ble­ce un lími­te de tres años al uso de la fuer­za mili­tar y des­car­ta “ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre a gran esca­la y de lar­go pla­zo, como las que nues­tra nación lle­vó a cabo en (las gue­rras de) Irak y Afga­nis­tán”.

En este sen­ti­do, des­ta­ca el papel de las “fuer­zas loca­les” de los paí­ses don­de se com­ba­ta a la orga­ni­za­ción terro­ris­ta ‑inclu­yen­do el apo­yo a la opo­si­ción arma­da siria‑, que deben lle­var a cabo las ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre , pero no inclu­ye una limi­ta­ción geo­grá­fi­ca de la actua­ción esta­dou­ni­den­se.

A su vez, auto­ri­za la inter­ven­ción mili­tar “en situa­cio­nes don­de las ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre no se espe­ran ni se pre­vén, como la reco­pi­la­ción e inter­cam­bio de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia, misio­nes para per­mi­tir bom­bar­deos ciné­ti­cos (con misi­les o bom­bas), o la pro­vi­sión de pla­nes ope­ra­cio­na­les y otras for­mas de ase­so­ría y asis­ten­cia a las fuer­zas alia­das”.

El pre­si­den­te sub­ra­yó que su pro­pues­ta le “pro­por­cio­na­ría fle­xi­bi­li­dad para lle­var a cabo ope­ra­cio­nes de com­ba­te terres­tre en otras cir­cuns­tan­cias, más limi­ta­das, como ope­ra­cio­nes de res­ca­te que invo­lu­cren a per­so­nal de Esta­dos Uni­dos o de la coa­li­ción o el uso de fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les para actuar con­tra la direc­ción del EI”.

Has­ta el momen­to, el gobierno de Oba­ma se ha apo­ya­do para rea­li­zar los ata­ques en una AUMF de 2001 tras los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre y en otra legis­la­ción de 2002 para Irak, que la admi­nis­tra­ción de Bush uti­li­zó bajo el argu­men­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo. La nue­va auto­ri­za­ción con­tem­pla la revo­ca­ción de la segun­da pero no de la pri­me­ra, que abrió la era de gue­rra sin lími­tes tem­po­ra­les ni geo­grá­fi­cos.

Cabe des­ta­car que pese a sus esfuer­zos por apla­car la idea de inter­ven­cio­nis­mo, des­de el comien­zo de los bom­bar­deos sobre Irak y Siria, Esta­dos Uni­dos ha envia­do más de dos mil mili­ta­res so pre­tex­to de ase­so­rar a las fuer­zas ira­quíes jun­to al apo­yo a los gru­pos de mer­ce­na­rios sirios que apun­tan a des­es­ta­bi­li­zar al gobierno de Bas­har al-Assad.

El Con­gre­so

Oba­ma ins­tó a los legis­la­do­res, en una misi­va que acom­pa­ña la pro­pues­ta, a que aprue­ben la legis­la­ción ante la “ame­na­za al pue­blo y la esta­bi­li­dad de Irak, Siria y el Medio Orien­te, y a la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos” que repre­sen­ta el EI. “Si no se con­tro­la”, advir­tió, la orga­ni­za­ción terro­ris­ta plan­tea­rá una ame­na­za más allá de Medio Orien­te, “inclu­yen­do a la patria de Esta­dos Uni­dos”, agre­gó.

Por su par­te, el pre­si­den­te del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do, el repu­bli­cano Bob Cor­ker, indi­có en un comu­ni­ca­do que empe­za­rán pron­to las audien­cias para votar lo que con­si­de­ró “una de las medi­das más impor­tan­tes que pue­de adop­tar el Con­gre­so”. Pese a las diver­gen­cias con los demó­cra­tas, el sena­dor sub­ra­yó los áni­mos de con­sen­suar una ley bipar­ti­dis­ta que “per­mi­ta afron­tar esta gra­ve ame­na­za”.

En tan­to, su homó­lo­go en el Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, el repu­bli­cano Ed Roy­ce, y el núme­ro dos del comi­té, el demó­cra­ta Eliot Engel, indi­ca­ron que tra­ta­rán la pro­pues­ta en una audien­cia con­vo­ca­da para este jue­ves sobre el EI. A tra­vés de un comu­ni­ca­do con­jun­to salu­da­ron la ini­cia­ti­va y des­ta­ca­ron que “todos los ele­men­tos del poder nacio­nal deben uti­li­zar­se para com­ba­tir al EI y el uso de la fuer­za mili­tar no es más que un ele­men­to de la estra­te­gia nece­sa­ria”.
Fuen­te: Noti­cias PIA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: