Los medios de EEUU y el niño yeme­ní de 13 años que­ma­do vivo por un drone

droneEl 26 de enero, el New York Times afir­mó que “un ata­que tele­di­ri­gi­do de la CIA en Yemen… mató a tres pre­sun­tos com­ba­tien­tes de Al Qae­da el lunes”. ¿Cómo sabían la iden­ti­dad de los muer­tos? Como de cos­tum­bre, se debía a algo que “dije­ron fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses”. No había ni un tufi­llo de escep­ti­cis­mo en esta afir­ma­ción a pesar del hecho de que “un alto fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se, que habló en con­di­ción de ano­ni­ma­to, se negó a con­fir­mar los nom­bres de las víc­ti­mas”, mien­tras “el por­ta­voz de la CIA se negó a comentar”.

Ese artícu­lo del NYT citó a quien cali­fi­có como “un miem­bro de Al Qae­da de la Penín­su­la Ará­bi­ga (AQAP)”, que pro­por­cio­nó los nom­bres de las tres víc­ti­mas, uno de los cua­les era “Moham­med al-Jah­mi Toi­man, un ado­les­cen­te yeme­ní cuyo padre y her­mano murie­ron pre­via­men­te en ata­ques de dre­nes esta­dou­ni­den­ses”. El artícu­lo aña­de que “el miem­bro de Al Qae­da no sabía la edad del señor Jah­mi, pero dijo que era un miem­bro de la ban­da terrorista”.

De hecho, como The Guar­dian infor­mó hoy, “la edad de Mr. Jah­mi” era de 13 años el día en que el avión no tri­pu­la­do esta­dou­ni­den­se aca­bó con su vida. Ape­nas unos meses antes, el ado­les­cen­te yeme­ní dijo que “vivía con el temor cons­tan­te de las ‘máqui­nas de la muer­te’ en el cie­lo, que ya había mata­do a su padre y a su her­mano”. En el 2011 “un avión no tri­pu­la­do mató a su padre y a su her­mano ado­les­cen­te cuan­do esta­ban arrean­do came­llos ale­ja­dos de la fami­lia”. En el ata­que hace dos sema­nas, Moham­med fue ase­si­na­do jun­to con su cuña­do y un ter­cer hombre.

El her­mano mayor, Moham­med Maq­ded, dijo que “vio todos los cuer­pos com­ple­ta­men­te cal­ci­na­dos, como el car­bón” ‑sin duda, muy simi­lar a la for­ma en que el pilo­to de com­ba­te jor­dano fue que­ma­do vivo el mes pasa­do por el Esta­do Islá­mi­co de Iraq y el Levan­te (EIIL). Eso no es un acci­den­te: las armas al uso de los mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos están dise­ña­das deli­be­ra­da­men­te para inci­ne­rar a la gen­te has­ta la muer­te. Los misi­les dis­pa­ra­dos por sus avio­nes no tri­pu­la­dos se deno­mi­nan “Hell­fi­re” (fue­go del infierno). De su más joven her­mano de 13 años de edad –aho­ra falle­ci­do- , Maq­ded dijo a The Guar­dian: “Él no era miem­bro de Al-Qae­da. Él era un niño”.

Hay algu­nas obser­va­cio­nes que vale la pena hacer de este epi­so­dio repugnante:

(1) Los medios de comu­ni­ca­ción de Esta­dos Uni­dos aca­ban de inun­dar al públi­co de ese país con his­to­rias tris­tes sobre el sol­da­do jor­dano, Moaz al-Kasas­beh, hacien­do de él un nom­bre fami­liar. Como sue­le ocu­rrir en el caso de las víc­ti­mas de los adver­sa­rios de Esta­dos Uni­dos, la víc­ti­ma es inten­sa­men­te huma­ni­za­da. El públi­co se ente­ra de todo tipo de deta­lles sobre sus vidas, escu­cha a miem­bros de la fami­lia en due­lo, se rego­dea en la tra­ge­dia de su muerte.

Por con­tras­te, yo estoy dis­pues­to a apos­tar que el nom­bre de “Moham­med al-Jah­mi Tuai­man” nun­ca se pro­nun­ció en la corrien­te prin­ci­pal de la tele­vi­sión esta­dou­ni­den­se. La mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses no tie­ne idea de que su gobierno aca­ba de que­mar a un niño de 13 años de edad has­ta la muer­te, del que lue­go afir­mó que era un terro­ris­ta. Si se ente­ran algún día, el mucha­cho se man­ten­drá ocul­to, des­hu­ma­ni­za­do, sin nom­bre, sin que sepan sus aspi­ra­cio­nes o sue­ños, ni quié­nes eran sus afli­gi­dos padres que no serán exhi­bi­dos como las víc­ti­mas de los adver­sa­rios de Esta­dos Uni­dos (sin embar­go, los esta­dou­ni­den­ses esta­ban sien­do inun­da­dos con his­to­rias acer­ca de una perio­dis­ta ira­ní-esta­dou­ni­den­se dete­ni­da en Irán para dos meses, Roxa­na Sabe­ri, y mien­tras, no tenían ni idea de que su pro­pio gobierno encar­ce­ló a un repor­te­ro grá­fi­co de Al Jazee­ra, Sami al-Haj, en Guan­tá­na­mo, duran­te sie­te años y sin cargos).

Cuan­do estu­ve en Cana­dá en octu­bre pasa­do se pro­du­je­ron dos ata­ques vio­len­tos – uno en el sur de Que­bec y el otro en el Par­la­men­to de Otta­wa - los sol­da­dos muer­tos eran (com­pren­si­ble­men­te) tema de una cober­tu­ra mediá­ti­ca inten­sa e inter­mi­na­ble, don­de apa­re­cían sus vidas, sus sue­ños y el due­lo de sus padres. Pero yo apos­ta­ría que el públi­co cana­dien­se es inca­paz de nom­brar ni un solo indi­vi­duo extran­je­ro ase­si­na­do por su pro­pio gobierno en la últi­ma década.

Vale la pena con­si­de­rar el impac­to de la extre­ma dis­pa­ri­dad pro­pa­gan­dís­ti­ca y la for­ma en que los medios de comu­ni­ca­ción de Esta­dos Uni­dos se con­vier­ten en ansio­sos cóm­pli­ces del man­te­ni­mien­to del mili­ta­ris­mo esta­dou­ni­den­se en cur­so y de la vio­len­cia. Logran, ade­más, invi­si­bi­li­zar a las víc­ti­mas de la vio­len­cia de Esta­dos Uni­dos, mien­tras inter­mi­na­ble­men­te denun­cian a las víc­ti­mas de sus adversarios.

(2) No ten­go ni idea de si este niño de 13 años de edad era “un miem­bro de Al-Qae­da”, ni qué podría sig­ni­fi­car esa orga­ni­za­ción para un chi­co tan joven. Pero tam­po­co tie­ne idea el New York Times, y es increí­ble­men­te irres­pon­sa­ble que un medio de comu­ni­ca­ción ni se inmu­te cuan­do afir­ma que los muer­tos por ata­ques de dro­nes esta­dou­ni­den­ses son terroristas.

El pro­pio New York Times infor­mó ante­rior­men­te que la admi­nis­tra­ción Oba­ma ha rede­fi­ni­do el con­cep­to de “mili­tan­te” para iden­ti­fi­car a “todos los hom­bres en edad mili­tar en una zona de ata­que a com­ba­tien­tes”. En este caso, Moham­med ni siquie­ra cali­fi­ca para que esta orwe­llia­na rede­fi­ni­ción, y aún así lo lla­ma­ron terro­ris­ta (tan­to el gobierno de Oba­ma, como un “miem­bro de AQAP”, los cua­les, por dife­ren­tes razo­nes, esta­ban moti­va­dos para hacer esa afir­ma­ción). No hace fal­ta un extre­mo escep­ti­cis­mo para poner en duda que todas las víc­ti­mas del últi­mo ata­que con dre­nes esta­dou­ni­den­ses sean terro­ris­tas, pero des­gra­cia­da­men­te el escep­ti­cis­mo casi nun­ca está inclui­do en estas informaciones.

(3) La pró­xi­ma vez que haya un ata­que vio­len­to en el oes­te con­tra un musul­mán, y los perio­dis­tas inme­dia­ta­men­te decla­ren que el Islam es el cul­pa­ble y se dis­pon­gan a demo­ni­zar a los que sugie­ren que podría ser un “retro­ce­so”, qui­zás este inci­den­te merez­ca ser recor­da­do. ¿Hace fal­ta real­men­te echar­le la cul­pa a una ver­sión radi­cal de dog­ma reli­gio­so? ¿Es tan difí­cil enten­der por qué la gen­te real­men­te está eno­ja­da cuan­do escu­cha – una vez más – que los hijos de su nación se han extin­gui­do – inci­ne­ra­dos – por otro avión no tri­pu­la­do estadounidense?

¿Ima­gi­nan qué ocu­rri­ría si se tra­ta­ra de ado­les­cen­tes esta­dou­ni­den­ses en lugar de yeme­níes que­ma­dos has­ta la muer­te de mane­ra regu­lar – en sue­lo esta­dou­ni­den­se en lugar de sue­lo yeme­ní, por supues­to? ¿Se nece­si­ta mucho esfuer­zo para com­pren­der por qué habría lla­ma­mien­tos gene­ra­li­za­dos a la vio­len­cia con­tra los auto­res de ese cri­men? Con­si­de­ren sola­men­te cuán­ta rabia esta­dou­ni­den­se y cuán­ta vio­len­cia se des­ató por un ata­que de un solo día en sue­lo esta­dou­ni­den­se hace 13 años.

De hecho, si se die­ra el caso de que este mucha­cho de 13 años de edad era “miem­bro de AQAP”, ¿es difí­cil enten­der por qué? ¿Tene­mos que recu­rrir a dis­cur­sos de que la cul­pa la tie­ne algún pri­mi­ti­vo o algún miem­bro de una reli­gión inescrutable?

Qui­zás el artícu­lo de The Guar­dian acla­re más todo esto:

Cuan­do The Guar­dian entre­vis­tó a Moha­med en sep­tiem­bre pasa­do, él habló de su ira hacia el gobierno de Esta­dos Uni­dos por el ase­si­na­to de su padre. “Nos dicen que estos dro­nes vie­nen de bases en Ara­bia Sau­di­ta y tam­bién de bases en los mares yeme­níes y que EEUU los envía a matar a los terro­ris­tas, pero siem­pre matan a per­so­nas ino­cen­tes. No sabe­mos por qué nos están matando.

“En sus ojos, no nos mere­ce­mos vivir como la gen­te en el res­to del mun­do y no tene­mos sen­ti­mien­tos ni emo­cio­nes ni llo­ra­mos ni sen­ti­mos dolor al igual que todos los demás seres huma­nos de todo el mundo.”

En 2009, EEUU uti­li­zó bom­bas de raci­mo en Yemen en un ata­que que masa­cró a 35 muje­res y niños. Oba­ma exi­gió con éxi­to que el perio­dis­ta yeme­ní que demos­tró que el ata­que había sido per­pe­tra­do por EE.UU., Abdu­le­lah Hai­der Sha­ye, fue­ra encar­ce­la­do duran­te años. En diciem­bre de 2013, un ata­que de avión no tri­pu­la­do de EEUU mató a 12 per­so­nas que via­ja­ban a una boda.

¿Es un con­fu­sión irra­cio­nal e ines­cru­ta­ble, o es que la gen­te reac­cio­na giran­do al “radi­ca­lis­mo” y a la vio­len­cia? Muchos perio­dis­tas y fun­cio­na­rios de las nacio­nes occi­den­ta­les creen que pue­den ir por ahí duran­te déca­das como inva­so­res o como ocu­pan­tes que encar­ce­lan sin car­gos y lan­za bom­bas en otros paí­ses del mun­do, bom­bas que regu­lar­men­te matan a ino­cen­tes, inclui­dos niños, y que lue­go se mues­tran con­mo­cio­na­dos y sor­pren­di­dos cuan­do la gen­te en esos paí­ses, o aque­llos que se iden­ti­fi­can con las víc­ti­mas, quie­ren opo­ner­les vio­len­cia como mone­da de cam­bio. El de los inva­so­res sí es un sen­ti­mien­to basa­do en la irra­cio­na­li­dad pro­fun­da, el nacio­na­lis­mo cie­go y el tri­ba­lis­mo primitivo.

(Toma­do de The Inter­cept. Tra­du­ci­do por Cuba­de­ba­te)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *