Los medios de EEUU y el niño yeme­ní de 13 años que­ma­do vivo por un dro­ne

droneEl 26 de enero, el New York Times afir­mó que “un ata­que tele­di­ri­gi­do de la CIA en Yemen… mató a tres pre­sun­tos com­ba­tien­tes de Al Qae­da el lunes”. ¿Cómo sabían la iden­ti­dad de los muer­tos? Como de cos­tum­bre, se debía a algo que “dije­ron fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses”. No había ni un tufi­llo de escep­ti­cis­mo en esta afir­ma­ción a pesar del hecho de que “un alto fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se, que habló en con­di­ción de ano­ni­ma­to, se negó a con­fir­mar los nom­bres de las víc­ti­mas”, mien­tras “el por­ta­voz de la CIA se negó a comen­tar”.

Ese artícu­lo del NYT citó a quien cali­fi­có como “un miem­bro de Al Qae­da de la Penín­su­la Ará­bi­ga (AQAP)”, que pro­por­cio­nó los nom­bres de las tres víc­ti­mas, uno de los cua­les era “Moham­med al-Jah­mi Toi­man, un ado­les­cen­te yeme­ní cuyo padre y her­mano murie­ron pre­via­men­te en ata­ques de dre­nes esta­dou­ni­den­ses”. El artícu­lo aña­de que “el miem­bro de Al Qae­da no sabía la edad del señor Jah­mi, pero dijo que era un miem­bro de la ban­da terro­ris­ta”.

De hecho, como The Guar­dian infor­mó hoy, “la edad de Mr. Jah­mi” era de 13 años el día en que el avión no tri­pu­la­do esta­dou­ni­den­se aca­bó con su vida. Ape­nas unos meses antes, el ado­les­cen­te yeme­ní dijo que “vivía con el temor cons­tan­te de las ‘máqui­nas de la muer­te’ en el cie­lo, que ya había mata­do a su padre y a su her­mano”. En el 2011 “un avión no tri­pu­la­do mató a su padre y a su her­mano ado­les­cen­te cuan­do esta­ban arrean­do came­llos ale­ja­dos de la fami­lia”. En el ata­que hace dos sema­nas, Moham­med fue ase­si­na­do jun­to con su cuña­do y un ter­cer hom­bre.

El her­mano mayor, Moham­med Maq­ded, dijo que “vio todos los cuer­pos com­ple­ta­men­te cal­ci­na­dos, como el car­bón” ‑sin duda, muy simi­lar a la for­ma en que el pilo­to de com­ba­te jor­dano fue que­ma­do vivo el mes pasa­do por el Esta­do Islá­mi­co de Iraq y el Levan­te (EIIL). Eso no es un acci­den­te: las armas al uso de los mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos están dise­ña­das deli­be­ra­da­men­te para inci­ne­rar a la gen­te has­ta la muer­te. Los misi­les dis­pa­ra­dos por sus avio­nes no tri­pu­la­dos se deno­mi­nan “Hell­fi­re” (fue­go del infierno). De su más joven her­mano de 13 años de edad –aho­ra falle­ci­do- , Maq­ded dijo a The Guar­dian: “Él no era miem­bro de Al-Qae­da. Él era un niño”.

Hay algu­nas obser­va­cio­nes que vale la pena hacer de este epi­so­dio repug­nan­te:

(1) Los medios de comu­ni­ca­ción de Esta­dos Uni­dos aca­ban de inun­dar al públi­co de ese país con his­to­rias tris­tes sobre el sol­da­do jor­dano, Moaz al-Kasas­beh, hacien­do de él un nom­bre fami­liar. Como sue­le ocu­rrir en el caso de las víc­ti­mas de los adver­sa­rios de Esta­dos Uni­dos, la víc­ti­ma es inten­sa­men­te huma­ni­za­da. El públi­co se ente­ra de todo tipo de deta­lles sobre sus vidas, escu­cha a miem­bros de la fami­lia en due­lo, se rego­dea en la tra­ge­dia de su muer­te.

Por con­tras­te, yo estoy dis­pues­to a apos­tar que el nom­bre de “Moham­med al-Jah­mi Tuai­man” nun­ca se pro­nun­ció en la corrien­te prin­ci­pal de la tele­vi­sión esta­dou­ni­den­se. La mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses no tie­ne idea de que su gobierno aca­ba de que­mar a un niño de 13 años de edad has­ta la muer­te, del que lue­go afir­mó que era un terro­ris­ta. Si se ente­ran algún día, el mucha­cho se man­ten­drá ocul­to, des­hu­ma­ni­za­do, sin nom­bre, sin que sepan sus aspi­ra­cio­nes o sue­ños, ni quié­nes eran sus afli­gi­dos padres que no serán exhi­bi­dos como las víc­ti­mas de los adver­sa­rios de Esta­dos Uni­dos (sin embar­go, los esta­dou­ni­den­ses esta­ban sien­do inun­da­dos con his­to­rias acer­ca de una perio­dis­ta ira­ní-esta­dou­ni­den­se dete­ni­da en Irán para dos meses, Roxa­na Sabe­ri, y mien­tras, no tenían ni idea de que su pro­pio gobierno encar­ce­ló a un repor­te­ro grá­fi­co de Al Jazee­ra, Sami al-Haj, en Guan­tá­na­mo, duran­te sie­te años y sin car­gos).

Cuan­do estu­ve en Cana­dá en octu­bre pasa­do se pro­du­je­ron dos ata­ques vio­len­tos – uno en el sur de Que­bec y el otro en el Par­la­men­to de Otta­wa - los sol­da­dos muer­tos eran (com­pren­si­ble­men­te) tema de una cober­tu­ra mediá­ti­ca inten­sa e inter­mi­na­ble, don­de apa­re­cían sus vidas, sus sue­ños y el due­lo de sus padres. Pero yo apos­ta­ría que el públi­co cana­dien­se es inca­paz de nom­brar ni un solo indi­vi­duo extran­je­ro ase­si­na­do por su pro­pio gobierno en la últi­ma déca­da.

Vale la pena con­si­de­rar el impac­to de la extre­ma dis­pa­ri­dad pro­pa­gan­dís­ti­ca y la for­ma en que los medios de comu­ni­ca­ción de Esta­dos Uni­dos se con­vier­ten en ansio­sos cóm­pli­ces del man­te­ni­mien­to del mili­ta­ris­mo esta­dou­ni­den­se en cur­so y de la vio­len­cia. Logran, ade­más, invi­si­bi­li­zar a las víc­ti­mas de la vio­len­cia de Esta­dos Uni­dos, mien­tras inter­mi­na­ble­men­te denun­cian a las víc­ti­mas de sus adver­sa­rios.

(2) No ten­go ni idea de si este niño de 13 años de edad era “un miem­bro de Al-Qae­da”, ni qué podría sig­ni­fi­car esa orga­ni­za­ción para un chi­co tan joven. Pero tam­po­co tie­ne idea el New York Times, y es increí­ble­men­te irres­pon­sa­ble que un medio de comu­ni­ca­ción ni se inmu­te cuan­do afir­ma que los muer­tos por ata­ques de dro­nes esta­dou­ni­den­ses son terro­ris­tas.

El pro­pio New York Times infor­mó ante­rior­men­te que la admi­nis­tra­ción Oba­ma ha rede­fi­ni­do el con­cep­to de “mili­tan­te” para iden­ti­fi­car a “todos los hom­bres en edad mili­tar en una zona de ata­que a com­ba­tien­tes”. En este caso, Moham­med ni siquie­ra cali­fi­ca para que esta orwe­llia­na rede­fi­ni­ción, y aún así lo lla­ma­ron terro­ris­ta (tan­to el gobierno de Oba­ma, como un “miem­bro de AQAP”, los cua­les, por dife­ren­tes razo­nes, esta­ban moti­va­dos para hacer esa afir­ma­ción). No hace fal­ta un extre­mo escep­ti­cis­mo para poner en duda que todas las víc­ti­mas del últi­mo ata­que con dre­nes esta­dou­ni­den­ses sean terro­ris­tas, pero des­gra­cia­da­men­te el escep­ti­cis­mo casi nun­ca está inclui­do en estas infor­ma­cio­nes.

(3) La pró­xi­ma vez que haya un ata­que vio­len­to en el oes­te con­tra un musul­mán, y los perio­dis­tas inme­dia­ta­men­te decla­ren que el Islam es el cul­pa­ble y se dis­pon­gan a demo­ni­zar a los que sugie­ren que podría ser un “retro­ce­so”, qui­zás este inci­den­te merez­ca ser recor­da­do. ¿Hace fal­ta real­men­te echar­le la cul­pa a una ver­sión radi­cal de dog­ma reli­gio­so? ¿Es tan difí­cil enten­der por qué la gen­te real­men­te está enoja­da cuan­do escu­cha – una vez más – que los hijos de su nación se han extin­gui­do – inci­ne­ra­dos – por otro avión no tri­pu­la­do esta­dou­ni­den­se?

¿Ima­gi­nan qué ocu­rri­ría si se tra­ta­ra de ado­les­cen­tes esta­dou­ni­den­ses en lugar de yeme­níes que­ma­dos has­ta la muer­te de mane­ra regu­lar – en sue­lo esta­dou­ni­den­se en lugar de sue­lo yeme­ní, por supues­to? ¿Se nece­si­ta mucho esfuer­zo para com­pren­der por qué habría lla­ma­mien­tos gene­ra­li­za­dos a la vio­len­cia con­tra los auto­res de ese cri­men? Con­si­de­ren sola­men­te cuán­ta rabia esta­dou­ni­den­se y cuán­ta vio­len­cia se desató por un ata­que de un solo día en sue­lo esta­dou­ni­den­se hace 13 años.

De hecho, si se die­ra el caso de que este mucha­cho de 13 años de edad era “miem­bro de AQAP”, ¿es difí­cil enten­der por qué? ¿Tene­mos que recu­rrir a dis­cur­sos de que la cul­pa la tie­ne algún pri­mi­ti­vo o algún miem­bro de una reli­gión ines­cru­ta­ble?

Qui­zás el artícu­lo de The Guar­dian acla­re más todo esto:

Cuan­do The Guar­dian entre­vis­tó a Moha­med en sep­tiem­bre pasa­do, él habló de su ira hacia el gobierno de Esta­dos Uni­dos por el ase­si­na­to de su padre. “Nos dicen que estos dro­nes vie­nen de bases en Ara­bia Sau­di­ta y tam­bién de bases en los mares yeme­níes y que EEUU los envía a matar a los terro­ris­tas, pero siem­pre matan a per­so­nas inocen­tes. No sabe­mos por qué nos están matan­do.

“En sus ojos, no nos mere­ce­mos vivir como la gen­te en el res­to del mun­do y no tene­mos sen­ti­mien­tos ni emo­cio­nes ni llo­ra­mos ni sen­ti­mos dolor al igual que todos los demás seres huma­nos de todo el mun­do.”

En 2009, EEUU uti­li­zó bom­bas de raci­mo en Yemen en un ata­que que masa­cró a 35 muje­res y niños. Oba­ma exi­gió con éxi­to que el perio­dis­ta yeme­ní que demos­tró que el ata­que había sido per­pe­tra­do por EE.UU., Abdu­le­lah Hai­der Sha­ye, fue­ra encar­ce­la­do duran­te años. En diciem­bre de 2013, un ata­que de avión no tri­pu­la­do de EEUU mató a 12 per­so­nas que via­ja­ban a una boda.

¿Es un con­fu­sión irra­cio­nal e ines­cru­ta­ble, o es que la gen­te reac­cio­na giran­do al “radi­ca­lis­mo” y a la vio­len­cia? Muchos perio­dis­tas y fun­cio­na­rios de las nacio­nes occi­den­ta­les creen que pue­den ir por ahí duran­te déca­das como inva­so­res o como ocu­pan­tes que encar­ce­lan sin car­gos y lan­za bom­bas en otros paí­ses del mun­do, bom­bas que regu­lar­men­te matan a inocen­tes, inclui­dos niños, y que lue­go se mues­tran con­mo­cio­na­dos y sor­pren­di­dos cuan­do la gen­te en esos paí­ses, o aque­llos que se iden­ti­fi­can con las víc­ti­mas, quie­ren opo­ner­les vio­len­cia como mone­da de cam­bio. El de los inva­so­res sí es un sen­ti­mien­to basa­do en la irra­cio­na­li­dad pro­fun­da, el nacio­na­lis­mo cie­go y el tri­ba­lis­mo pri­mi­ti­vo.

(Toma­do de The Inter­cept. Tra­du­ci­do por Cuba­de­ba­te)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: