Des­abas­te­ci­mien­to como arma de gue­rra, Chi­le y Vene­zue­la, 40 años des­pués- Car­los Casa­nue­va

No es casual que el cer­ce­na­do pro­yec­to de socia­lis­mo demo­crá­ti­co en el Chi­le de los 70, se haya cola­do en el dis­cur­so habi­tual de los vene­zo­la­nos y en toda dis­cu­sión cuan­do se habla de gue­rra eco­nó­mi­ca en Vene­zue­la. Las simi­li­tu­des de ambos esce­na­rios sal­tan a la vis­ta, como si de una mis­ma rece­ta se tra­ta­ra , no obs­tan­te los más de 40 años que nos sepa­ran del Gobierno de Sal­va­dor Allen­de , quien triun­fa como el pri­mer pre­si­den­te socia­lis­ta ele­gi­do por voto popu­lar. La dere­cha chi­le­na de ese enton­ces, al igual que nues­tra dere­cha eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, uti­li­zó el des­abas­te­ci­mien­to como arma de gue­rra, res­pon­dien­do no a un plan espon­ta­neo o fru­to de tal o cual medi­da guber­na­men­tal, si no cum­plien­do a caba­li­dad un plan fra­gua­do en los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca., inclu­so con ante­la­ción a que Allen­de asu­mie­ra el poder.
El plan de des­es­ta­bi­li­za­ción, del cual hoy exis­ten abun­dan­tes prue­bas, en par­ti­cu­lar una serie de docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos el año 1995 , dio vida al “Pro­yec­to FUBELT” el cual fue diri­gi­do por la CIA y el secre­ta­rio de Esta­do Henry Kis­sin­ger , quien bajo las órde­nes Richard Nixon, se dio a la tarea de a tra­vés de una serie de ope­ra­cio­nes encu­bier­tas, ase­gu­rar el fin de la demo­cra­cia chi­le­na, la cual sucum­bió fren­te a un cruen­to gol­pe de esta­do, el 11 de Sep­tiem­bre de 1973.
Es así como el Chi­le de los 70 , se pare­ce tal vez dema­sia­do a la Vene­zue­la de hoy, lar­gas colas, aca­pa­ra­mien­to, mer­ca­do negro, esca­sez pro­vo­ca­da, todo ello bajo una fuer­te gue­rra comu­ni­ca­cio­nal que bus­ca, lejos de solu­cio­nar el pro­ble­ma , agra­var­lo.
Las lec­cio­nes que nos deja la expe­rien­cia chi­le­na son cla­ras y es nece­sa­rio tomar­las en serio, en par­ti­cu­lar los con­fun­di­dos y los que dudan, por­que el “reme­dio” fue lejos peor que las difi­cul­ta­des que sufrie­ron los chi­le­nos antes del Gol­pe.
No hay duda sin embar­go, que la Vene­zue­la de hoy no es el Chi­le de los 70. Vene­zue­la ha cons­trui­do una nue­va geo­po­lí­ti­ca blin­da­da con­tra las sali­das incons­ti­tu­cio­na­les, el coman­dan­te Chá­vez así lo enten­dió, no esta­mos ais­la­dos, tene­mos a UNASUR, CELAC, MERCOSUR, ALBA etc. Por otra par­te los mili­ta­res vene­zo­la­nos no son los fas­cis­tas chi­le­nos y la uni­dad cívi­co mili­tar se ha con­so­li­da­do en estos 15 años, así como la orga­ni­za­ción del pue­blo.
No obs­tan­te lo ante­rior nece­sa­rio enten­der que uno de los pun­tos más débi­les del gobierno Allen­dis­ta fue que no con­ta­ba con una mayo­ría par­la­men­ta­ria, de allí que las elec­cio­nes de este año sean cru­cia­les para la con­ti­nui­dad del pro­ce­so, esto últi­mo, es nece­sa­rio tener­lo más que pre­sen­te.
Car­los Casa­nue­va, Inter­na­cio­na­lis­ta, miem­bro del Par­ti­do Comu­nis­ta Chi­leno y Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano MCB.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *