¿Por qué y para qué refor­ma Wert el sis­te­ma de títu­los universitarios?


El BOE del 3 de febre­ro ha publi­ca­do el Real Decre­to (RD) que modi­fi­ca la orde­na­ción de las ense­ñan­zas uni­ver­si­ta­rias, sin que para ello hayan sido óbi­ce las crí­ti­cas u obje­cio­nes de la Con­fe­ren­cia de Rec­to­res de las Uni­ver­si­da­des Espa­ño­las, las aso­cia­cio­nes estu­dian­ti­les, todos los sin­di­ca­tos e inclu­so el Con­se­jo de Estado.

Ante­ce­den­tes: el “Plan Bolo­nia” y el austericidio

Para ana­li­zar el alcan­ce de este RD hay que remon­tar­se a 2007, cuan­do se ini­cia la implan­ta­ción en Espa­ña de lo que se dio en lla­mar Plan Bolo­nia y que real­men­te no es nin­gún plan, sino una decla­ra­ción de 1999, vaga y téc­ni­ca­men­te defi­cien­te, que, con el fin de faci­li­tar la movi­li­dad estu­dian­til en el Espa­cio Euro­peo de Ense­ñan­za Supe­rior (EEES) y de pro­fe­sio­na­les con títu­lo uni­ver­si­ta­rio en la Unión Euro­pea, pro­pug­na sis­te­mas com­pa­ra­bles de dos ciclos (con un pri­mer ciclo de no menos de 3 cur­sos), esta­ble­ce un sis­te­ma de, diga­mos, medi­da común del esfuer­zo dis­cen­te (el ECTS, Euro­pean Cre­dit Trans­fer (and Accu­mu­la­tion) Sys­tem) y el Suple­men­to Euro­peo al Títu­lo, un docu­men­to con infor­ma­ción des­crip­ti­va nor­ma­li­za­da sobre los estu­dios cur­sa­dos, para faci­li­tar su reco­no­ci­mien­to aca­dé­mi­co y profesional.

Había enton­ces en Espa­ña un catá­lo­go de títu­los ofi­cia­les, con 64 de ciclo cor­to (3 cur­sos), 67 de ciclo lar­go (4 o 5) y 22 de segun­do ciclo (2 años, acce­si­bles des­de títu­los de ciclo cor­to): 153 en total. Bas­ta­ban unos reto­ques para adap­tar el sis­te­ma al EEES, pero este sir­vió de pre­tex­to para una refor­ma radi­cal, que obli­gó a extin­guir todos los pla­nes de estu­dios vigentes.

El retra­so y las pecu­lia­ri­da­des de la implan­ta­ción en Espa­ña del EEES se expli­can por la incon­sis­ten­cia y la caren­cia de pro­yec­to uni­ver­si­ta­rio del PSOE y de los suce­si­vos gobier­nos de Zapa­te­ro, que toma­ron una opción rígi­da en cuan­to a la dura­ción de los gra­dos (4 cur­sos) y des­re­gu­la­do­ra en cuan­to a su natu­ra­le­za y con­te­ni­do. Pero lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de la refor­ma no era la dura­ción de gra­dos y más­te­res (4+1 o 4+2), sino el énfa­sis en la ocu­pa­bi­li­dad (emplo­ya­bi­lity), enten­di­da como espe­cia­li­za­ción cor­to­pla­cis­ta, y, en sin­to­nía con este enfo­que, el encum­bra­mien­to de las com­pe­ten­cias ver­sus los con­te­ni­dos, y el fomen­to de méto­dos docen­tes ali­nea­dos con el eslo­gan “apren­der a aprender”.

En esta línea resul­tan cohe­ren­tes la vague­dad en la defi­ni­ción de las fun­cio­nes de los gra­dos y la subs­ti­tu­ción del catá­lo­go de títu­los por un regis­tro en el que cada uni­ver­si­dad pue­de ins­cri­bir como ofi­cial cual­quier títu­lo que con­ci­ba, pre­via vali­da­ción de algu­nos requi­si­tos –más cir­cuns­tan­cia­les y buro­crá­ti­cos que de con­te­ni­dos– por par­te de una agen­cia evaluadora.

Tal como algu­nos ya adver­ti­mos como peli­gro en 2005, todo ello ha desem­bo­ca­do en la tri­via­li­za­ción y degra­da­ción del gra­do, la mer­can­ti­li­za­ción del post­gra­do y de algu­nos gra­dos, y el des­pa­rra­mo del cono­ci­mien­to. Fren­te a los 153 títu­los que había en el catá­lo­go, en el regis­tro se pue­den con­tar aho­ra, solo entre los de gra­do, no menos de 500. Y sin con­se­guir ple­na­men­te el supues­to obje­ti­vo prin­ci­pal de enca­jar el sis­te­ma espa­ñol en el EEES, bas­tan­te hete­ro­gé­neo, por cierto.

Los pri­me­ros pasos de la implan­ta­ción del EES en Espa­ña (que, como se recor­da­rá des­en­ca­de­na­ron fuer­tes pro­tes­tas) coin­ci­die­ron con la acti­va­ción de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio de la uni­ver­si­dad públi­ca, orien­ta­da a redu­cir la dimen­sión del sis­te­ma y su cali­dad, con el con­co­mi­tan­te y disua­so­rio dis­cur­so de la sobre­ca­li­fi­ca­ción y con el esta­lli­do de la cri­sis financiera.

En este con­tex­to, la con­tri­bu­ción a la polí­ti­ca uni­ver­si­ta­ria del últi­mo gobierno del PSOE y del actual de PP, así como de los gobier­nos de algu­nas comu­ni­da­des autó­no­mas, como el bipar­ti­to de Con­ver­gèn­cia i Unió en Cata­lu­ña, ha con­sis­ti­do bási­ca­men­te en la apli­ca­ción de las polí­ti­cas aus­te­ri­ci­das, que se ha con­cre­ta­do en el recor­te de las sub­ven­cio­nes, la cua­si con­ge­la­ción y la pre­ca­ri­za­ción de las plan­ti­llas y el aumen­to de los pre­cios de matrí­cu­la (espe­cial­men­te en Cata­lu­ña y la C.A. de Madrid), todo lo cual ha hecho más difí­cil el acce­so a la uni­ver­si­dad y ha expul­sa­do del sis­te­ma a miles de jóve­nes. En par­ti­cu­lar, con el sis­te­ma de pre­cios esta­ble­ci­do por el Real Decre­to-ley 4/​2012, los de los más­te­res que no habi­li­tan para el ejer­ci­cio de pro­fe­sio­nes regu­la­das dupli­can con cre­ces los de los grados.

El nue­vo Real Decreto

En este mar­co apa­re­ce y debe valo­rar­se el RD, cuyo moti­vo, según su preám­bu­lo, no es otro que fomen­tar “la inter­na­cio­na­li­za­ción de nues­tros egre­sa­dos universitarios”.

Su par­te dis­po­si­ti­va se redu­ce bási­ca­men­te a abrir la posi­bi­li­dad de que haya gra­dos de 3 cur­sos (180 cré­di­tos) y a dar algu­nas indi­ca­cio­nes sobre los pla­nes de estu­dios de los gra­dos, que debe­rían tener carác­ter gene­ra­lis­ta, con la obli­ga­ción de incluir mate­rias bási­cas deter­mi­na­das (lo que sería posi­ti­vo para los nue­vos gra­dos, pero no tie­ne inci­den­cia sobre los vigen­tes), y con la posi­bi­li­dad de redu­cir has­ta lo irri­so­rio los cono­ci­mien­tos pro­pios de cada gra­do. En un plan de estu­dios de 3 cur­sos el decre­to pre­vé que pue­da que­dar menos del 60%, el equi­va­len­te a 1,775 cur­sos, para impar­tir­los, pues­to que las prác­ti­cas exter­nas pue­den alcan­zar el 25%, el tra­ba­jo fin de gra­do un 12,5% y se pue­de obte­ner más del 3% como reco­no­ci­mien­to de acti­vi­da­des “cul­tu­ra­les, depor­ti­vas, de repre­sen­ta­ción estu­dian­til, soli­da­rias y de cooperación”).

Tras las luchas anti-Bolo­nia, muchas voces, entre las cua­les las de con­se­je­ros auto­nó­mi­cos y algu­nos rec­to­res, mani­fes­ta­ron reite­ra­da­men­te que los gra­dos ten­drían que pasar mayo­ri­ta­ria­men­te de 4 cur­sos a 3 y que las uni­ver­si­da­des debe­rían tener más auto­no­mía (de hecho, más des­re­gu­la­ción), enten­di­da como liber­tad de dise­ñar su ofer­ta de enseñanzas.

Pero una de las cau­sas prin­ci­pa­les de que se haya lle­ga­do a la situa­ción actual es pre­ci­sa­men­te la des­re­gu­la­ción, la cual, aun­que defen­di­da por los cre­yen­tes en la mano invi­si­ble, sue­le tener las con­se­cuen­cias que pre­vé el cono­ci­do dile­ma del pri­sio­ne­ro: los inten­tos de maxi­mi­zar la satis­fac­ción indi­vi­dual desem­bo­can en la catás­tro­fe colec­ti­va. Y el nue­vo decre­to pro­fun­di­za en la des­re­gu­la­ción. No se tra­ta de que pue­da haber gra­dos de 3 cur­sos y otros de 4 cur­sos de acuer­do con cri­te­rios aca­dé­mi­cos, sino de que un mis­mo gra­do pue­da tener 3 cur­sos en una uni­ver­si­dad y 4 en otra. Se supo­ne que hay que fomen­tar la movi­li­dad a y des­de Euro­pa y, en cam­bio, se pue­de difi­cul­tar la de Espa­ña para los espa­ño­les. Un fac­tor más de dis­per­sión a aña­dir a los ya existentes.

Si los pre­cios públi­cos de gra­do y más­ter fue­ran igua­les, el paso de 4+1 a 3+2 aumen­ta­ría el atrac­ti­vo de la for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, por­que entre la juven­tud de fami­lias con ren­tas bajas un fac­tor deci­si­vo para empren­der estu­dios supe­rio­res es el tiem­po nece­sa­rio para obte­ner un pri­mer títu­lo. Pero, como ha reco­no­ci­do el pro­pio minis­tro, la pro­por­ción de estu­dian­tes que cur­san el más­ter es baja. En par­te, aun­que el minis­tro no lo diga, por­que el más­ter es muy caro. El resul­ta­do, al pasar la mayo­ría de estu­dian­tes de 4 años a 3, no pue­de ser otro que la dis­mi­nu­ción del estu­dian­ta­do universitario.

Así pues, las con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles del fla­man­te RD son el aumen­to de la entro­pía del sis­te­ma, la reba­ja del nivel aca­dé­mi­co de muchos gra­dos y el enca­re­ci­mien­to de la com­bi­na­ción gra­do + más­ter, que refor­za­rá la ten­den­cia a la reduc­ción de estu­dian­tes y, por ende, a la de pre­su­pues­tos y plantillas.

En lo que res­pec­ta a los pre­cios, las con­si­de­ra­cio­nes con­te­ni­das en la Refe­ren­cia del Con­se­jo de Minis­tros del 30 de febre­ro, en el que se apro­bó el RD, no tie­nen des­per­di­cio: para encon­trar tra­ba­jo –¿dón­de?– bas­ta con el gra­do –por lo vis­to con inde­pen­den­cia de lo que dure– y, al pasar de 4 a 3, las fami­lias lle­ga­rían a aho­rrar 150 M€ –con los pre­cios actua­les, cla­ro, por­que con los pre­cios pre-Wert era más bara­to un gra­do de 4 que con los pre­cios de Wert uno de 3.

No es este RD lo que nece­si­ta el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio, sino: defi­ni­ción de las fun­cio­nes de gra­dos y más­te­res y de los ins­tru­men­tos que las ase­gu­ren; regu­la­ción que fle­xi­bi­li­ce la estruc­tu­ra del sis­te­ma y a la vez garan­ti­ce la homo­ge­nei­dad en su apli­ca­ción; res­ta­ble­ci­mien­to del catá­lo­go, que ya empie­zan a recla­mar algu­nos rec­to­res, con cri­te­rios aca­dé­mi­cos cen­tra­dos en los con­te­ni­dos; repro­gra­ma­ción que eli­mi­ne títu­los fúti­les y redun­dan­cias inne­ce­sa­rias; reduc­ción de los pre­cios has­ta los nive­les pre-Wert y homo­ge­nei­za­ción de los de gra­do y de más­ter, que no con­ta­mi­na­ría, a dife­ren­cia de lo que suce­de aho­ra mis­mo, la dis­cu­sión aca­dé­mi­ca sobre su organización.

Para que todo ello sea posi­ble se requie­re coor­di­na­ción y coope­ra­ción entre uni­ver­si­da­des públi­cas y admi­nis­tra­ción para repro­gra­mar con cri­te­rios aca­dé­mi­cos y socia­les, y una movi­li­za­ción ince­san­te para vol­ver a los pre­cios pre-Wert, como paso hacia la gra­tui­dad o casi gra­tui­dad como en la mayo­ría de paí­ses de nues­tro entorno. Ya que el prin­ci­pal argu­men­to minis­te­rial es la homo­lo­ga­ción con Euro­pa, qui­zás podría­mos homo­lo­gar­nos tam­bién en precios.

Albert Coro­mi­nas es cate­drá­ti­co emé­ri­to de la UPC y Vera Sacris­tán, pro­fe­so­ra de mate­má­ti­ca apli­ca­da de la UPC. Cola­bo­ran habi­tual­men­te en Sin­Per­mi­so, par­ti­cu­lar­men­te en temas de polí­ti­ca universitaria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *