Botes de pimien­tos- Borro­ka Garaia

aupa

¿Con­tra­dic­ción his­tó­ri­ca?. Ban­de­ra sus­traí­da al ay-unta­mien­to de Bil­bo

A la ban­de­ra espa­ño­la popu­lar­men­te se le lla­ma piper-poto (bote de pimien­tos). Ya que hubo un tiem­po que en el esta­do espa­ñol se comer­cia­li­za­ba una mar­ca de pimien­tos que venía en un bote de color rojo y ama­ri­llo. Y exis­te un dicho popu­lar que se lo sabían todas nues­tras ama­mas y aiti­tes: “rojo y ama­ri­llo, cagada de chi­qui­llo”. Pues bien. El tema es que la ban­de­ra espa­ño­la actual no es sim­ple­men­te la ban­de­ra espa­ño­la que con eso ya sería bas­tan­te y dema­sia­do, sino que la ban­de­ra espa­ño­la actual es la empu­ña­da en el alza­mien­to del 36 por el ejer­ci­to fas­cis­ta espa­ñol en ple­na gue­rra. Tras ganar, usa­ron dife­ren­tes mode­los de agui­lu­chos de san juan, duran­te la tran­si­ción cam­bia­ron tam­bién el mode­lo de agui­lu­cho, que está estam­pa­do en la cons­ti­tu­ción espa­ño­la en la por­ta­da del docu­men­to ori­gi­nal. En 1981 se vol­ve­ría al for­ma­to de ban­de­ra del ejer­ci­to fas­cis­ta aña­dien­do la coro­na. Has­ta hoy.

Así es, la ban­de­ra que se impo­ne en los ayun­ta­mien­tos vas­cos no es solo la ban­de­ra espa­ño­la sino tam­bién la ban­de­ra del ejer­ci­to fas­cis­ta. Ban­de­ra fas­cis­ta de una cons­ti­tu­ción con escu­do fran­quis­ta. Tal cual.

La izquier­da espa­ño­la fue en la refor­ma fran­quis­ta cuan­do hicie­ron la del “Scat­ter­go­ries” acep­tan­do bar­co por ani­mal acuá­ti­co y metien­do al baúl sus ban­de­ras repu­bli­ca­nas espa­ño­las en favor de la roji­gual­da. Pero en Eus­kal Herria he vis­to levan­tar la ban­de­ra espa­ño­la en ayun­ta­mien­tos con­tro­la­dos por el PNV delan­te de mis nari­ces. Y alguno me repli­ca­rá: “bueno es nor­mal, la ponen todos por­que hay cas­ti­go de inha­bi­li­ta­cio­nes etc..”. Ya, pero es que el caso es que he vis­to levan­tar esa ban­de­ra cuan­do no los había, por ejem­plo en el ayun­ta­mien­to de Bil­bo y para más des­hon­ra y escar­nio sis­te­má­ti­ca­men­te duran­te el día gran­de del Aste Nagu­sia, cuan­do no había aún toda esa nor­ma­ti­va fas­cis­ta que fue impues­ta ad hoc por­que en muchos ayun­ta­mien­tos no se colo­ca­ba seme­jan­te insul­to y pro­vo­ca­ción a la pobla­ción vas­ca.

Hace poco la alcal­de­sa de Mun­gia (del PNV) ha mos­tra­do su volun­tad de dimi­tir de su pues­to por ver­se obli­ga­da a colo­car en el ayun­ta­mien­to una ban­de­ra espa­ño­la impues­ta con­tra la volun­tad de sus veci­nos. Eso dice. ¿Qué deci­mos nosotrxs?. (se corre el telón)

Voy a traer a cola­ción un frag­men­to de un post que escri­bí en el 2012:

La con­fron­ta­ción tie­ne dos acep­cio­nes. Por una par­te es una com­pa­ra­ción o cote­jo de una cosa con otra. ‑Quie­ro ir a la pla­ya – Pues yo quie­ro ir a la mon­ta­ña. Se inter­cam­bian opi­nio­nes de que opción es la mejor y se deci­de. Sin embar­go en nues­tro caso ocu­rre esto: ‑Quie­ro ir a la pla­ya – No, tu vas a ir a la mon­ta­ña por­que lo digo yo y te voy a lle­var a ras­tras. Enton­ces entra en jue­go la con­fron­ta­ción que es sinó­ni­mo de enfren­ta­mien­to.

Efec­ti­va­men­te, la con­fron­ta­ción enmar­ca­da en el con­tex­to vas­co y con una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria es sim­ple y lla­na­men­te el enfren­ta­mien­to con los ejes de opre­sión.

Vaya­mos con un peque­ño ejem­plo

El esta­do median­te su vio­len­cia impo­ne que en un ayun­ta­mien­to se colo­que la ban­de­ra espa­ño­la. La con­fron­ta­ción en su acep­ción no revo­lu­cio­na­ria supon­dría con­tras­tar opi­nio­nes sobre ello, a lo sumo denun­ciar el caso, pre­sen­tar algu­na moción y man­te­ner la ban­de­ra espa­ño­la por el peli­gro que supon­dría para la lucha ins­ti­tu­cio­nal el cas­ti­go en los elec­tos.

¿Qué supon­dría una con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca enmar­ca­da como míni­mo en una Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca Nacio­nal?. Obvia­men­te el enfren­ta­mien­to, o sea, sin pres­cin­dir de la denun­cia lle­var a cabo la reti­ra­da de la ban­de­ra impues­ta y demo­crá­ti­ca­men­te dejar la ense­ña nacio­nal vas­ca.

Bien, alguno dirá: pero con eso solo con­si­gues que se alte­re selec­ti­va­men­te la repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal median­te inha­bi­li­ta­cio­nes, cas­ti­gos etc… Y es cier­to. Con eso solo qui­zás se con­si­gue eso. Pero solo se con­si­gue eso si no exis­te una estra­te­gia de con­fron­ta­ción glo­bal que en el caso de que si exis­tie­ra supon­dría otras cosas. Supon­dría de entra­da dibu­jar un mapa ins­ti­tu­cio­nal de toda Eus­kal Herria y plan­tear a todos los agen­tes el obje­ti­vo de reti­rar las ban­de­ras impues­tas. En nues­tro caso inter­pe­lar al PNV direc­ta­men­te a ello con lo cual jamás podrían ren­ta­bi­li­zar (como han hecho) que la izquier­da aber­tza­le cho­que con­tra su his­to­ria en ese tema mime­ti­zan­do la pos­tu­ra his­tó­ri­ca del PNV.

Por lo tan­to, en pri­me­ra ins­tan­cia y supo­nien­do que el PNV se nega­ría a ejer­cer ese acto de des­obe­dien­cia, la ero­sión ideo­ló­gi­ca la sufri­rían ellos y no noso­tros como ocu­rre aho­ra. En el caso de que se lle­ga­ría a un acuer­do nacio­nal para ser lle­va­do a cabo por todos los elec­tos supues­ta­men­te aber­tza­les (PNV inclui­do), el esta­do auto­má­ti­ca­men­te entra­ría en una de las mayo­res cri­sis que haya podi­do tener a lo lar­go de su his­to­ria, por la sen­ci­lla razón de que una ley solo fun­cio­na cuan­do la repre­sión es selec­ti­va. Si una ley es sal­ta­da masi­va­men­te que­da inope­ra­ti­va.

En segun­do lugar acti­va­ría una ener­gía social de la que muchos no son cons­cien­tes. Las ban­de­ras espa­ño­las en ayun­ta­mien­tos aber­tza­les dan ver­güen­za, des­ac­ti­van a la gen­te, bajan la moral y es una mues­tra dia­ria de sumi­sión y de fal­ta de peda­go­gía. Cien­tos de elec­tos expul­sa­dos y repre­sa­lia­dos es la semi­lla para una lucha de masas de alto vol­ta­je si el esta­do lle­ga a ello. Si todas las luchas están bien com­ple­men­ta­das cla­ro está , la dicho­sa ban­de­ra se con­ver­ti­ría en un tema de alcan­ce inter­na­cio­nal y de adhe­sión a la cau­sa vas­ca ade­más de ero­sio­nar gra­ve­men­te al ren­quean­te esta­do espa­ñol, aumen­tan­do la grie­ta de sepa­ra­ción a buen rit­mo hacia el obje­ti­vo de la des­es­ta­bi­li­za­ción, fac­tor impres­cin­di­ble para la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y la revo­lu­ción. Podría seguir ponien­do ejem­plos de las con­se­cuen­cias que podría ir gene­ran­do y de las diná­mi­cas que podría ir impul­san­do pero se pilla la idea. Y esta­mos hablan­do de una sim­ple ban­de­ra. Pero tan­to vale para una ban­de­ra como para cual­quie­ra de las impo­si­cio­nes y opre­sio­nes a la que está some­ti­da la socie­dad vas­ca en el ámbi­to nacio­nal y social.

Aquí está el quid de la cues­tión de la con­fron­ta­ción. Plan­tear estra­té­gi­ca y deta­lla­da­men­te un plan glo­bal y mul­ti­sec­to­rial de cara a la con­fron­ta­ción con las herra­mien­tas de la des­obe­dien­cia, insu­mi­sión y resis­ten­cia, bien com­ple­men­ta­da con las dife­ren­tes for­mas de lucha (ins­ti­tu­cio­nal inclui­da) y que ali­men­te las con­di­cio­nes a gene­rar de cara a la rup­tu­ra con los esta­dos mien­tras a su vez avan­za a buen rit­mo la cons­truc­ción nacio­nal y social, la adhe­sión de volun­ta­des, así como el con­tra-poder, el poder popu­lar …o sim­ple­men­te plan­tear la con­fron­ta­ción cen­tra­li­za­da en los votos y el elec­to­ra­lis­mo y poner todas las herra­mien­tas a ese ser­vi­cio ins­ti­tu­cio­nal y ajus­tán­do­se siem­pre a la ley.

Este es un tema no solo de bar­bu­dos y bar­bu­das pes­ca­do­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *