Can­di­da­tos por la amnis­tía- Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa

amnistia

Es bien sabi­do de lo que son capa­ces algu­nos polí­ti­cos por ara­ñar un puña­do de votos. No es un inven­to. Ni una mal­dad. Ni una frus­tra­ción. Es la lamen­ta­ble reali­dad, que se vie­ne repi­tien­do des­de que, muer­to Fran­co, se abrió la opor­tu­ni­dad de “hacer polí­ti­ca”. Den­tro de la ley, por supues­to y con la vis­ta pues­ta en los esca­ños.

El pro­ver­bial opor­tu­nis­mo de los aspi­ran­tes elec­tos, nun­ca deja de sor­pren­der­nos. Siem­pre fue­ron capa­ces de cual­quier cosa, con tal de entrar en el pri­vi­le­gio del poder. Todo depen­de del momen­to y de las exi­gen­cias del momen­to. Segu­ra­men­te cual­quie­ra recuer­da o tie­ne prue­bas de las acti­tu­des opor­tu­nis­tas de todo tipo, que son capa­ces de adop­tar, quie­nes están dis­pues­tos a sacri­fi­car­se y gober­nar los paí­ses por el exclu­si­vo bien del pue­blo y… sus votan­tes.

Hace ya un tiem­po (14-Mayo-1977), en aque­llo que lla­ma­ron pri­me­ras elec­cio­nes demo­crá­ti­cas, se pro­du­jo uno de estos casos que ya pocos recor­da­rán, pero del que que­dan tes­ti­gos, con prue­bas irre­fu­ta­bles y fir­ma­das. Me refie­ro al encie­rro “volun­ta­rio”, que pro­ta­go­ni­za­ron la noche del 13 al 14 de mayo de aquel año, ochen­ta y seis miem­bros de las diver­sas can­di­da­tu­ras vas­cas al pri­mer par­la­men­to pos­fran­quis­ta. A reque­ri­mien­to de las enton­ces emer­gen­tes Ges­to­ras Pro-Amnis­tía un nutri­do gru­po de can­di­da­tos se ence­rra­ron en la bil­bai­na igle­sia de San Anton, rom­pien­do todas las for­mas y sor­pren­dien­do a la enton­ces vibran­te socie­dad polí­ti­ca vas­ca.

Tan­tos años des­pués, resul­ta mas que curio­so y con­ve­nien­te recor­dar aquel momen­to, sus cir­cuns­tan­cias y algu­nos de los nom­bres que apa­re­cen en la lis­ta de ence­rra­dos, con su fir­ma, com­pro­mi­so y soli­da­ri­dad… Nada mas y nada menos que con los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Aque­llos días, ade­más de barrun­tar­se las pri­me­ras pol­tro­nas de la heren­cia fran­quis­ta, un sec­tor impor­tan­te del pue­blo vas­co, con la soli­da­ri­dad de muchos espa­ño­les, esta­ba empe­ña­da en arran­car a los suce­so­res del cau­di­llo una amnis­tía para los “deli­tos” de inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca.

Aquel año hubo todo tipo de ini­cia­ti­vas y actos polí­ti­cos. Se lega­li­zó la iku­rri­ña, fra­ca­só un enési­mo inten­to de Fren­te Nacio­nal con el PNV, orga­ni­za­do por Arga­la y Mon­zón. El PNV, a cam­bio, pac­tó con Suá­rez su lega­li­za­ción. Los Bere­ziak se escin­die­ron de ETA pm etc. Hubo nume­ro­sas con­vo­ca­to­rias de sema­nas-proam­nis­tía. Con repre­sa­lias y varios muer­tos. Y tam­bién una gran mar­cha, la inol­vi­da­ble “Aska­ta­su­na­ren Ibi­lal­dia”, duran­te el verano. Que cul­mi­nó con una gigan­tes­ca con­cen­tra­ción, de 100.000 per­so­nas, a las afue­ras de Iru­ñea. Fue un año de movi­li­za­cio­nes, de acti­vis­mo popu­lar, de ekin­tzas armadas…que final­men­te con­si­guie­ron arran­car la ansia­da amnis­tía. Una de las pocas cosas que, a base de movi­li­za­cio­nes y acti­vis­mo, se han con­se­gui­do des­de enton­ces.

Pero el acto que mar­ca­ría la polí­ti­ca ofi­cial del año fue­ron las elec­cio­nes del 15‑J. A las que acu­die­ron como mos­cas vie­jos y nue­vos mili­tan­tes, de toda la vida. Quie­nes eran cono­ci­dos y quie­nes apa­re­cían por pri­me­ra vez. En todo caso, estas elec­cio­nes que en Eus­ka­di gana­rían, infruc­tuo­sa­men­te, los nacio­na­lis­tas, fue­ron las pri­me­ras de la lar­ga serie que nos ha ser­vi­do para lle­gar has­ta aquí. Para cam­biar­lo todo, de mane­ra que no cam­bie nada.

Entre el jol­go­rio elec­to­ral opor­tu­nis­ta, aquel día se ence­rra­ron en San Anton, jun­tos pero no revuel­tos, per­so­na­jes lue­go tan dis­pa­res como Aju­ria­gue­rra, Sabín Zubi­ri, Josu Ber­ga­ra, Ramón Rubial, Jose M. Bene­gas, Jose Luis Cor­cue­ra, Gar­cia Dam­bo­re­nea, Lucas Ver­dú, Idi­go­ras, P. Sola­ba­rria, San­ti Brouard, Xabier Gal­deano, Ramón Orma­za­bal, Rober­to Ler­chun­di, David Morin, Juan Infan­te, Jose Una­nue, Valen­tín Sola­gais­tua, Ramón Zallo un dila­ta­do etcé­te­ra, has­ta los ochen­ta y seis regis­tra­dos con sus nom­bres, fir­mas y agru­pa­cio­nes elec­to­ra­les.

Una lar­ga lis­ta, mez­cla de mili­tan­tes hon­ra­dos preo­cu­pa­dos por los pre­sos y apro­ve­cha­dos de últi­ma hora, que lue­go se arre­pin­tie­ron de lo que habían hecho. Muchos de los nues­tros (Brouard, Gal­deano, Idi­go­ras…) jun­to a otros (Dam­bo­re­nea, Cor­cue­ra, Bene­gas, Aju­ria­gue­rra, Ber­ga­ra…) que lue­go serían sus enemi­gos, des­de el poder.

En la hoja que fir­ma­ron todos los ence­rra­dos figu­ran fra­ses como “exi­gen­cia de Amnis­tía total (..) y retorno de los exi­lia­dos” “Lamen­tar y con­de­nar los hechos y las muer­tes en Eus­ka­di, por demo­rar la Amnis­tía total y por la actua­ción vio­len­ta de las fuer­zas de orden públi­co” y “Mani­fes­tar nues­tra soli­da­ri­dad con el pue­blo de Eus­ka­di en su lucha por la Amnis­tía y la Liber­tad”. Tan­tos años des­pués, me sigue pare­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­vo y alec­cio­na­dor lo que hicie­ron, lo que hacen y de lo que son capa­ces algu­nos por un puña­do de votos.

Mucho des­pués, en 1999 yo esta­ba en la Mesa Nacio­nal, y des­pués de la mani­fes­ta­ción con­jun­ta de nacio­na­lis­tas por los pre­sos, alguien (de par­te de EA) me pre­gun­tó qué podían hacer en favor de la situa­ción de los pre­sos. Ya enton­ces está­ba­mos avan­za­do hacia atrás, a pesar o qui­zá por eso, de Liza­rra-gara­zi.. Ya no se rei­vin­di­ca­ba la Amnis­tía, sino el mas venial acer­ca­mien­to de presos…Le hablé de este encie­rro. Le ense­ñé la hoja con las fir­mas. Le suge­rí un apo­yo tes­ti­mo­nial seme­jan­te, con car­gos polí­ti­cos de EA, PNV y HB…Pero el tiempo…y el poder, no habían pasa­do en bal­de. Me miró sin entu­sias­mo, qui­zá con preo­cu­pa­ción. Y no me dijo nada. No me lo ha dicho toda­vía, hoy que el pro­ble­ma sigue sien­do el mismo….O peor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *