El rear­me de Oba­ma

Thierry Meys­san

JPEG - 32.3 KB

El pre­si­den­te Oba­ma aca­ba de hacer públi­ca su Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal (Natio­nal Secu­rity Stra­tegy), docu­men­to que expre­sa las ambi­cio­nes de su país y cuya publi­ca­ción se hizo espe­rar por lar­go tiem­po. Recu­rrien­do a la jer­ga tra­di­cio­nal de los peo­res poli­ti­que­ros, Oba­ma defi­ne en esa doc­tri­na su pro­pia visión del impe­ria­lis­mo. ¿Cómo inter­pre­tar­la?

A— Los 8 obs­tácu­los que enfren­ta la domi­na­ción impe­rial

El pri­mer obs­tácu­lo es la reduc­ción del gas­to mili­tar. «La fuer­za no es la pri­me­ra opción de Esta­dos Uni­dos» pero a veces es nece­sa­rio optar por ella, lo cual impli­ca­ría que ese país tie­ne que con­ser­var su aplas­tan­te supe­rio­ri­dad mili­tar [el pre­su­pues­to mili­tar de Esta­dos Uni­dos es supe­rior a la suma de los pre­su­pues­tos mili­ta­res de todos los demás paí­ses del mun­do] y debe renun­ciar a tra­tar de eco­no­mi­zar dine­ro en ese aspec­to.

El segun­do obs­tácu­lo es el peli­gro de rebe­lión arma­da inter­na. Des­de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, el mie­do al terro­ris­mo per­mi­tió for­ta­le­cer la vigi­lan­cia sobre la ciu­da­da­nía. La «Patriot Act» ha «pro­te­gi­do a per­so­nas vul­ne­ra­bles de cier­tas ideo­lo­gías extre­mis­tas que hubie­sen podi­do lle­var­las a [rea­li­zar] accio­nes en sue­lo» esta­dou­ni­den­se.

El ter­ce­ro es el terro­ris­mo trans­na­cio­nal que Esta­dos Uni­dos creó y que aho­ra se ve cons­tan­te­men­te obli­ga­do a tra­tar de con­tro­lar. Como medio de evi­tar que la lucha con­tra ese obs­tácu­lo sea uti­li­za­da como pre­tex­to para ajus­tes de cuen­tas inter­nos, ese com­ba­te ten­drá que desa­rro­llar­se en el mar­co de un rigu­ro­so res­pe­to de las leyes esta­dou­ni­den­ses [no del dere­cho inter­na­cio­nal que inter­pre­ta el hecho de orques­tar el terro­ris­mo como un cri­men inter­na­cio­nal].

El cuar­to obs­tácu­lo es la recu­pe­ra­ción del pode­río ruso y adi­cio­nal­men­te las pro­vo­ca­cio­nes de la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea, desig­na­da como Corea del Nor­te para que la gen­te recuer­de que Esta­dos Uni­dos no ha podi­do ven­cer­la y que bien pudie­ra reanu­dar la gue­rra con­tra ese país.

El quin­to es el posi­ble acce­so de nue­vos Esta­dos al ran­go de poten­cia nuclear, lo cual los pon­dría en con­di­cio­nes de opo­ner resis­ten­cia a los desig­nios de Washing­ton. Cuan­do se abor­da este tema, la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal pien­sa en Irán. Pero el pre­si­den­te Oba­ma está pen­san­do en Corea. Y poco impor­ta que el actual ocu­pan­te de la Casa Blan­ca nun­ca haya res­pe­ta­do sus pro­me­sas de des­nu­clea­ri­za­ción, ni que la OTAN le sir­va para vio­lar el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear fir­ma­do por Esta­dos Uni­dos.

El sex­to obs­tácu­lo es el cam­bio cli­má­ti­co, que está obli­gan­do las pobla­cio­nes a emi­grar y que, por lo tan­to, ame­na­za el sta­tu quo.

El sép­ti­mo es el hecho que Esta­dos Uni­dos está per­dien­do el con­trol exclu­si­vo que venía ejer­cien­do sobre los espa­cios comu­nes.
Pri­me­ra­men­te, el ciber­es­pa­cio: por ser pro­pie­ta­rio de inter­net y dis­po­ner a la vez de un gigan­tes­co sis­te­ma de escu­chas ile­ga­les, Esta­dos Uni­dos no pre­vió que alguien pudie­ra lle­gar a uti­li­zar ese modo de comu­ni­ca­ción para esca­par al pago de paten­tes, dere­chos de autor y dere­chos sobre las mar­cas, que hoy cons­ti­tu­yen su pri­me­ra fuen­te de ingre­sos.
Vie­ne des­pués el espa­cio exte­rior: Esta­dos Uni­dos res­pal­da el pro­yec­to euro­peo de Códi­go de Con­duc­ta sobre las Acti­vi­da­des Espa­cia­les, lo cual es una vía para esca­par al pro­yec­to ruso-chino de Tra­ta­do de Prohi­bi­ción de Ins­ta­la­ción de Armas en el Espa­cio.
Y, para ter­mi­nar, el espa­cio aéreo y el mar: Des­de la apro­ba­ción de la Car­ta del Atlán­ti­co, Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do se auto­pro­cla­ma­ron poli­cía del aire y de los mares, garan­ti­zan­do la libre cir­cu­la­ción de las mer­can­cías y exten­dien­do así su tala­so­cra­cia.

El octa­vo obs­tácu­lo es el ries­go de apa­ri­ción de una epi­de­mia: Des­de hace un año, Esta­dos Uni­dos ins­tau­ró, con una trein­te­na de alia­dos, la Glo­bal Health Secu­rity Agen­da que tie­ne como obje­ti­vos detec­tar y con­te­ner las epi­de­mias así como res­pon­der al bio­te­rro­ris­mo.

B— Los obje­ti­vos eco­nó­mi­cos

El pri­me­ro es garan­ti­zar tra­ba­jo a los esta­dou­ni­den­ses, no para que gocen de un mejor nivel de vida sino para que garan­ti­cen el pode­río eco­nó­mi­co del país.

En segun­do lugar, Esta­dos Uni­dos está ante un pro­ble­ma de segu­ri­dad ener­gé­ti­ca, no por­que ten­ga pro­ble­mas de apro­vi­sio­na­mien­to –hoy por hoy dis­po­ne de más petró­leo del que nece­si­ta, gra­cias al petró­leo mexi­cano cuyo con­trol ha logra­do dis­cre­ta­men­te– sino por­que Rusia pre­ten­de seguir el ejem­plo esta­dou­ni­den­se hacién­do­se del con­trol del mer­ca­do mun­dial del gas.

El ter­cer obje­ti­vo es que, en lo ade­lan­te, el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se en mate­ria de cien­cia y tec­no­lo­gía no debe depen­der de la inmi­gra­ción de cere­bros, que tien­de a dis­mi­nuir, sino del sis­te­ma esco­lar nacio­nal esta­dou­ni­den­se.

El cuar­to obje­ti­vo es que el nue­vo orden eco­nó­mi­co haga de Esta­dos Uni­dos el pri­mer des­tino de la inver­sión a nivel mun­dial. Eso sig­ni­fi­ca que todos los lla­ma­dos a esti­mu­lar la inver­sión aquí y allá serán, en lo ade­lan­te, pura­men­te for­ma­les.

Quin­to y últi­mo, Esta­dos Uni­dos debe uti­li­zar la pobre­za extre­ma exis­ten­te en el mun­do para impo­ner el con­su­mo de sus pro­pios pro­duc­tos.

C— La ideo­lo­gía

Esta­dos Uni­dos es un país irre­pro­cha­ble en mate­ria de «Dere­chos Huma­nos», que deben inter­pre­tar­se en el sen­ti­do anglo­sa­jón, o sea como la pro­tec­ción del indi­vi­duo ante la arbi­tra­rie­dad de los Esta­dos. Pero habrá que evi­tar que se impon­ga la con­cep­ción de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, don­de los revo­lu­cio­na­rios con­si­de­ra­ban que el pri­mer «Dere­cho del Hom­bre y del Ciu­da­dano» no era el dere­cho a ele­gir sus diri­gen­tes entre los miem­bros de las éli­tes sino el dere­cho a ser su pro­pio diri­gen­te.

La admi­nis­tra­ción Oba­ma puso fin al uso de la tor­tu­ra y garan­ti­zó los dere­chos de los pri­sio­ne­ros que tenía en su poder. Poco impor­ta que los hom­bres de la CIA que uti­li­za­ron a los pri­sio­ne­ros como cone­ji­llos de Indias no hayan sido juz­ga­dos por sus crí­me­nes, o que no se haya rea­li­za­do nin­gu­na inves­ti­ga­ción para deter­mi­nar por qué 80 000 per­so­nas estu­vie­ron ile­gal­men­te dete­ni­das en aguas inter­na­cio­na­les a bor­do de bar­cos de la mari­na de gue­rra esta­dou­ni­den­se en tiem­pos de la admi­nis­tra­ción Bush. Tam­bién nos piden que crea­mos que la NSA [1] no reco­ge infor­ma­ción para repri­mir las opi­nio­nes polí­ti­cas. Tam­bién ten­dría­mos que creer que la NSA no trans­mi­te esa infor­ma­ción al Advo­cacy Cen­ter para favo­re­cer a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses en los pro­ce­sos de lici­ta­cio­nes inter­na­cio­na­les.

Esta­dos Uni­dos defien­de prin­ci­pios uni­ver­sa­les, como la liber­tad de expre­sión (menos la de las tele­vi­sio­nes de Ser­bia, Irak, Libia y Siria des­trui­das por órde­nes de Washing­ton), la liber­tad de cul­to (pero no la liber­tad de con­cien­cia) y la liber­tad de reu­nión, la liber­tad de ele­gir a los líde­res demo­crá­ti­ca­men­te (menos en el caso del 88% de elec­to­res sirios que votó por Bachar al-Assad) y el dere­cho a un jui­cio jus­to y a un sis­te­ma judi­cial impar­cial (cla­ro, úni­ca­men­te en mate­ria de dere­cho penal y en paí­ses que no sean Esta­dos Uni­dos). Tam­bién defien­de las comu­ni­da­des más vul­ne­ra­bles, como las mino­rías étni­cas y reli­gio­sas (pero no a los yazi­díes, ni a los cató­li­cos y cris­tia­nos orto­do­xos del Medio Orien­te), como los dis­ca­pa­ci­ta­dos, los homo­se­xua­les, les­bia­nas y tran­se­xua­les (en defi­ni­ti­va eso no cues­ta nada), las per­so­nas des­pla­za­das (menos los mexi­ca­nos que tra­tan de cru­zar la fron­te­ra esta­dou­ni­den­se) y los tra­ba­ja­do­res emi­gran­tes.

Esta­dos Uni­dos apo­ya las demo­cra­cias emer­gen­tes, sobre todo des­de que comen­za­ron las pri­ma­ve­ras ára­bes. Por eso apo­yó la revo­lu­ción de al-Qae­da con­tra la Yamahi­ria Ára­be Libia y sigue apo­yan­do a esa nebu­lo­sa terro­ris­ta en con­tra de la Repú­bli­ca Ára­be Siria.

Esta­dos Uni­dos lucha tam­bién con­tra la corrup­ción segu­ro de que nadie pue­de cri­ti­car­lo ya que los miem­bros del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se no reci­ben dine­ro a escon­di­das para que voten a favor o en con­tra de tal o mas cual pro­yec­to sino que decla­ran esas sumas en un regis­tro.

Esta­dos Uni­dos segui­rá finan­cian­do aso­cia­cio­nes en el exte­rior y esco­gien­do sus inter­lo­cu­to­res para poder maqui­llar los gol­pes de Esta­dos que orques­ta como «revo­lu­cio­nes de colo­res».

Esta­dos Uni­dos se empe­ña­rá ade­más en pre­ve­nir las masa­cres (pero no en evi­tar come­ter­las, como suce­dió con los 160 000 libios a los que bom­bar­deó cuan­do reci­bió un man­da­to para pro­te­ger­los). Para ello apo­ya­rá la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (a con­di­ción de que no per­si­ga a nin­gún fun­cio­na­rio esta­dou­ni­den­se).

D— El Nue­vo Orden regio­nal

Extre­mo Orien­te: Aun­que Chi­na está com­pi­tien­do con Esta­dos Uni­dos, este últi­mo evi­ta­rá el enfren­ta­mien­to y «tra­ta­rá de desa­rro­llar una rela­ción cons­truc­ti­va» con Pekín. Sin embar­go, como siem­pre hay que ser pru­den­te, tam­bién segui­rá des­pla­zan­do sus tro­pas hacia el Extre­mo Orien­te y pre­pa­rán­do­se para la gue­rra mun­dial.

Euro­pa: Esta­dos Uni­dos segui­rá apo­yan­do la Unión Euro­pea que impu­so a los pue­blos euro­peos y que es su prin­ci­pal clien­te. Tam­po­co deja­rá de uti­li­zar a la Unión Euro­pea, su «socio indis­pen­sa­ble», en con­tra de Rusia.

Medio Orien­te: Esta­dos Uni­dos garan­ti­za la super­vi­ven­cia de la colo­nia judía en Pales­ti­na. Para ello segui­rán dotán­do­la de una impor­tan­tí­si­ma ven­ta­ja tec­no­ló­gi­ca mili­tar. Y sobre todo segui­rá cons­tru­yen­do una alian­za mili­tar entre Israel, Jor­da­nia y las monar­quías del Gol­fo enca­be­za­das por Ara­bia Sau­di­ta, ente­rran­do así defi­ni­ti­va­men­te el mito del con­flic­to israe­lo-ára­be.

Áfri­ca: Esta­dos Uni­dos sub­ven­cio­na­rá «jóve­nes líde­res» y los ayu­da­rá a ser elec­tos «demo­crá­ti­ca­men­te».

Lati­noa­mé­ri­ca: Esta­dos Uni­dos lucha­ra por la demo­cra­cia en Vene­zue­la y Cuba, paí­ses que se obs­ti­nan en resis­tir­se a Washing­ton.

E— Con­clu­sión

Con­clu­yen­do su expo­si­ción, el pre­si­den­te Oba­ma sub­ra­ya que ese pro­gra­ma sólo podrá cum­plir­se res­tau­ran­do la coope­ra­ción entre repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas, lo cual es una mane­ra de recor­dar su pro­pio pro­yec­to de aumen­to de los gas­tos mili­ta­res.

Para enten­der la nue­va Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal hay que situar­la en su con­tex­to. En 2010, el pre­si­den­te Oba­ma había aban­do­na­do la teo­ría de la «gue­rra pre­ven­ti­va», o sea el dere­cho del más fuer­te a ase­si­nar a quién mejor le parez­ca. Aho­ra aban­do­na el pro­yec­to de «redi­se­ño del Medio Orien­te amplia­do». Tenien­do en cuen­ta los obje­ti­vos ante­rior­men­te enun­cia­dos, pode­mos con­cluir que Esta­dos Uni­dos empu­ja­rá el Emi­ra­to Islá­mi­co hacia Rusia, que final­men­te no reco­no­ce­rá la inde­pen­den­cia del Kur­dis­tán ira­quí y que pon­drá la segu­ri­dad de Israel en manos de Jor­da­nia y Ara­bia Sau­di­ta en vez de con­fiar­la a Rusia, como había pro­yec­ta­do hacer­lo en 2012.

La Doc­tri­na Oba­ma pasa­rá a la his­to­ria como el reco­no­ci­mien­to de un fra­ca­so y el anun­cio de una catás­tro­fe: Washing­ton aban­do­na su pro­yec­to de reor­ga­ni­za­ción mili­tar y opta nue­va­men­te por el desa­rro­llo de sus ejér­ci­tos. Duran­te los 70 últi­mos años, el pre­su­pues­to mili­tar esta­dou­ni­den­se ha esta­do en cons­tan­te aumen­to, con excep­ción del perio­do 1991 – 1995, cuan­do Washing­ton cre­yó poder con­quis­tar el mun­do sólo a tra­vés de los meca­nis­mos eco­nó­mi­cos, y en 2013 – 2014, cuan­do Esta­dos Uni­dos tomó con­cien­cia de su des­or­ga­ni­za­ción. En efec­to, des­de hace años, mien­tras más dine­ro dedi­can a sus fuer­zas arma­das peor fun­cio­nan estas. Pero nadie logra refor­mar el sis­te­ma. No pudo hacer­lo Donald Rums­feld ni tam­po­co lo ha logra­do Chuck Hagel.

Así que habrá que seguir ali­men­tan­do el mons­truo, tan­to en el plano pre­su­pues­ta­rio como inven­tan­do gue­rras para man­te­ner­lo ocu­pa­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *