Enfren­tar al impe­ria­lis­mo anu­lan­do la deu­da exter­na- Eduar­do Paz Rada

La deci­sión de los paí­ses miem­bros de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) de ele­gir a Boli­via en la pre­si­den­cia del “Comi­té de Rees­truc­tu­ra­ción de la Deu­da Sobe­ra­na” sig­ni­fi­ca para el gobierno del pre­si­den­te Evo Mora­les Ayma una opor­tu­ni­dad para rati­fi­car las pos­tu­ras anti­im­pe­ria­lis­tas, anti­co­lo­nia­les y de soli­da­ri­dad con los pue­blos y paí­ses opri­mi­dos del mun­do que sufren la vio­len­cia y la con­se­cuen­cias del un sis­te­ma de admi­nis­tra­ción de la deu­da exter­na que se ha con­ver­ti­do en uno de los meca­nis­mos más opro­bio­sos de some­ti­mien­to y explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo en el mun­do moderno.

El sis­te­ma impe­ria­lis­ta, fun­da­do en la amplia­ción mun­dial del mane­jo de capi­ta­les comer­cia­les y finan­cie­ros como par­te de la lógi­ca del lucro y la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, ha uti­li­za­do la pre­sión de la deu­da exter­na sobre los pue­blos y los tra­ba­ja­do­res para con­tro­lar no sola­men­te los recur­sos eco­nó­mi­cos o las rique­zas natu­ra­les estra­té­gi­cas, sino para imple­men­tar un orde­na­mien­to polí­ti­co inter­na­cio­nal basa­do en la domi­na­ción de los Esta­dos, en unos casos, y en la ame­na­za con la vio­len­cia de la gue­rra y la inter­ven­ción, en otros.

La his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be está pla­ga­da de expe­rien­cias al res­pec­to. Des­de el tri­bu­to colo­nial paga­do por los pue­blos indí­ge­nas, cam­pe­si­nos y mes­ti­zos a los impe­rios euro­peos, has­ta los com­pro­mi­sos de pagos duran­te el perio­do de la Gue­rra de la Inde­pen­den­cia, las inva­sio­nes y bom­bar­deos como en Vene­zue­la a prin­ci­pios del siglo XX o la des­es­ta­bi­li­za­ción de gobier­nos en Perú o Boli­via a fines siglo XX, entre otros muchos casos en el mun­do. En 1984, Fidel Cas­tro mani­fes­tó que la deu­da exter­na de nues­tros paí­ses no sola­men­te es injus­ta, sino que es impa­ga­ble. Con el argu­men­to del pago de la deu­da exter­na las trans­na­cio­na­les impul­sa­ron el neo­li­be­ra­lis­mo para des­po­jar a los paí­ses de sus recur­sos mine­ros, petro­le­ros y sus empre­sas estratégicas.

En estos años del siglo XXI, con la pro­fun­da cri­sis capi­ta­lis­ta euro­pea que tie­ne su ori­gen en la “bur­bu­ja finan­cie­ra” y el reor­de­na­mien­to geo­po­lí­ti­co mun­dial, el meca­nis­mo de la deu­da exter­na sir­ve para que las pode­ro­sas cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les de la ban­ca y las finan­zas como la Ban­ca Roths­child, Mor­gan, Chas­se Manha­tann, el Gru­po Bil­del­berg y otros des­car­guen el peso de la res­pon­sa­bi­li­dad sobre los Esta­dos, los tra­ba­ja­do­res y las mayo­rías mar­gi­na­das, que son cada día más pobres y miserables.

Los lími­tes a los que se ha lle­ga­do con la deu­da en el pre­sen­te siglo son tre­men­dos. Ahí están los gol­pes de esta­do “blan­dos” en los paí­ses de la peri­fe­ria den­tro de la Unión Euro­pea, los “fon­dos bui­tre” que ata­can eco­nó­mi­ca­men­te a la Argen­ti­na, las agre­sio­nes eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras a Bra­sil, Ecua­dor o Rusia, las pre­sio­nes de aus­te­ri­dad sobre los gobier­nos de Fran­cia, Ale­ma­nia e Ingla­te­rra con­tra Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal o Irlan­da, ni que decir de los con­di­cio­na­mien­tos a los paí­ses colo­nia­les y semi­co­lo­nia­les más débi­les en todas las regio­nes del pla­ne­ta. Bajo la fala­cia del tér­mino “deu­da sobe­ra­na”, uti­li­za­do por la ONU, se encuen­tra la red del poder mun­dial de la ban­ca y las finan­zas, del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co Mun­dial (BM) para man­te­ner su con­trol hegemónico.

La opor­tu­ni­dad de Boli­via, en alian­za con Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y con los paí­ses miem­bros del G‑77 más Chi­na –133 paí­ses – , está en gene­rar una agen­da mun­dial cla­ra y agre­si­va con­tra el carác­ter espe­cu­la­ti­vo de la deu­da exter­na median­te la impug­na­ción de la lega­li­dad de la deu­da de nues­tros paí­ses y de las tasas de inte­rés, la rea­li­za­ción de audi­to­rías e inves­ti­ga­cio­nes sobre sus efec­tos socia­les y huma­nos, la iden­ti­fi­ca­ción de los paraí­sos fis­ca­les que encu­bren los ilí­ci­tos super­mi­llo­na­rios, y la denun­cia del sis­te­ma finan­cie­ro mane­ja­do por las poten­cias y las transnacionales.

Esto sig­ni­fi­ca res­pal­dar las ini­cia­ti­vas que se han desa­rro­lla­do, des­de los pue­blos y algu­nos Esta­dos, de impul­sar la sus­pen­sión de pagos o la anu­la­ción de la deu­da exter­na por inhu­ma­na, injus­ta, ile­gi­ti­ma e ile­gal, gene­ran­do una nue­va geo­po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, fun­da­da en el dere­cho a la exis­ten­cia dig­na y sobe­ra­na de los pue­blos, a la auto­de­ter­mi­na­ción y a la for­ma­ción de Fon­dos Finan­cie­ros pro­pios de cada región. En el caso de Amé­ri­ca Lati­na será la cons­ti­tu­ción de la Uni­dad Finan­cie­ra, Comer­cial y Eco­nó­mi­ca en el mar­co de la inte­gra­ción de la Patria Grande.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *