Enfren­tar al impe­ria­lis­mo anu­lan­do la deu­da exter­na- Eduar­do Paz Rada

La deci­sión de los paí­ses miem­bros de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) de ele­gir a Boli­via en la pre­si­den­cia del “Comi­té de Rees­truc­tu­ra­ción de la Deu­da Sobe­ra­na” sig­ni­fi­ca para el gobierno del pre­si­den­te Evo Mora­les Ayma una opor­tu­ni­dad para rati­fi­car las pos­tu­ras anti­im­pe­ria­lis­tas, anti­co­lo­nia­les y de soli­da­ri­dad con los pue­blos y paí­ses opri­mi­dos del mun­do que sufren la vio­len­cia y la con­se­cuen­cias del un sis­te­ma de admi­nis­tra­ción de la deu­da exter­na que se ha con­ver­ti­do en uno de los meca­nis­mos más opro­bio­sos de some­ti­mien­to y explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo en el mun­do moderno.

El sis­te­ma impe­ria­lis­ta, fun­da­do en la amplia­ción mun­dial del mane­jo de capi­ta­les comer­cia­les y finan­cie­ros como par­te de la lógi­ca del lucro y la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, ha uti­li­za­do la pre­sión de la deu­da exter­na sobre los pue­blos y los tra­ba­ja­do­res para con­tro­lar no sola­men­te los recur­sos eco­nó­mi­cos o las rique­zas natu­ra­les estra­té­gi­cas, sino para imple­men­tar un orde­na­mien­to polí­ti­co inter­na­cio­nal basa­do en la domi­na­ción de los Esta­dos, en unos casos, y en la ame­na­za con la vio­len­cia de la gue­rra y la inter­ven­ción, en otros.

La his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be está pla­ga­da de expe­rien­cias al res­pec­to. Des­de el tri­bu­to colo­nial paga­do por los pue­blos indí­ge­nas, cam­pe­si­nos y mes­ti­zos a los impe­rios euro­peos, has­ta los com­pro­mi­sos de pagos duran­te el perio­do de la Gue­rra de la Inde­pen­den­cia, las inva­sio­nes y bom­bar­deos como en Vene­zue­la a prin­ci­pios del siglo XX o la des­es­ta­bi­li­za­ción de gobier­nos en Perú o Boli­via a fines siglo XX, entre otros muchos casos en el mun­do. En 1984, Fidel Cas­tro mani­fes­tó que la deu­da exter­na de nues­tros paí­ses no sola­men­te es injus­ta, sino que es impa­ga­ble. Con el argu­men­to del pago de la deu­da exter­na las trans­na­cio­na­les impul­sa­ron el neo­li­be­ra­lis­mo para des­po­jar a los paí­ses de sus recur­sos mine­ros, petro­le­ros y sus empre­sas estra­té­gi­cas.

En estos años del siglo XXI, con la pro­fun­da cri­sis capi­ta­lis­ta euro­pea que tie­ne su ori­gen en la “bur­bu­ja finan­cie­ra” y el reor­de­na­mien­to geo­po­lí­ti­co mun­dial, el meca­nis­mo de la deu­da exter­na sir­ve para que las pode­ro­sas cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les de la ban­ca y las finan­zas como la Ban­ca Roths­child, Mor­gan, Chas­se Man­ha­tann, el Gru­po Bil­del­berg y otros des­car­guen el peso de la res­pon­sa­bi­li­dad sobre los Esta­dos, los tra­ba­ja­do­res y las mayo­rías mar­gi­na­das, que son cada día más pobres y mise­ra­bles.

Los lími­tes a los que se ha lle­ga­do con la deu­da en el pre­sen­te siglo son tre­men­dos. Ahí están los gol­pes de esta­do “blan­dos” en los paí­ses de la peri­fe­ria den­tro de la Unión Euro­pea, los “fon­dos bui­tre” que ata­can eco­nó­mi­ca­men­te a la Argen­ti­na, las agre­sio­nes eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras a Bra­sil, Ecua­dor o Rusia, las pre­sio­nes de aus­te­ri­dad sobre los gobier­nos de Fran­cia, Ale­ma­nia e Ingla­te­rra con­tra Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal o Irlan­da, ni que decir de los con­di­cio­na­mien­tos a los paí­ses colo­nia­les y semi­co­lo­nia­les más débi­les en todas las regio­nes del pla­ne­ta. Bajo la fala­cia del tér­mino “deu­da sobe­ra­na”, uti­li­za­do por la ONU, se encuen­tra la red del poder mun­dial de la ban­ca y las finan­zas, del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co Mun­dial (BM) para man­te­ner su con­trol hege­mó­ni­co.

La opor­tu­ni­dad de Boli­via, en alian­za con Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y con los paí­ses miem­bros del G‑77 más Chi­na –133 paí­ses – , está en gene­rar una agen­da mun­dial cla­ra y agre­si­va con­tra el carác­ter espe­cu­la­ti­vo de la deu­da exter­na median­te la impug­na­ción de la lega­li­dad de la deu­da de nues­tros paí­ses y de las tasas de inte­rés, la rea­li­za­ción de audi­to­rías e inves­ti­ga­cio­nes sobre sus efec­tos socia­les y huma­nos, la iden­ti­fi­ca­ción de los paraí­sos fis­ca­les que encu­bren los ilí­ci­tos super­mi­llo­na­rios, y la denun­cia del sis­te­ma finan­cie­ro mane­ja­do por las poten­cias y las trans­na­cio­na­les.

Esto sig­ni­fi­ca res­pal­dar las ini­cia­ti­vas que se han desa­rro­lla­do, des­de los pue­blos y algu­nos Esta­dos, de impul­sar la sus­pen­sión de pagos o la anu­la­ción de la deu­da exter­na por inhu­ma­na, injus­ta, ile­gi­ti­ma e ile­gal, gene­ran­do una nue­va geo­po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, fun­da­da en el dere­cho a la exis­ten­cia dig­na y sobe­ra­na de los pue­blos, a la auto­de­ter­mi­na­ción y a la for­ma­ción de Fon­dos Finan­cie­ros pro­pios de cada región. En el caso de Amé­ri­ca Lati­na será la cons­ti­tu­ción de la Uni­dad Finan­cie­ra, Comer­cial y Eco­nó­mi­ca en el mar­co de la inte­gra­ción de la Patria Gran­de.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: