El BRICS es un desa­fío para Occi­den­te, dice direc­tor de Ins­ti­tu­to ruso de Amé­ri­ca Latina

Vla­dí­mir Davý­dov, direc­tor del Ins­ti­tu­to Ruso de Amé­ri­ca Lati­na, dijo que la huma­ni­dad es tes­ti­go “del naci­mien­to de una orga­ni­za­ción nue­va” en alu­sión al blo­que BRICS, al que con­si­de­ra “un desa­fío muy serio a Occidente”.

“El con­jun­to de Occi­den­te des­de hace mucho tiem­po se da cuen­ta de que el blo­que BRICS [for­ma­do por Bra­sil, Rusia, la India, Chi­na y Sudá­fri­ca] cons­ti­tu­ye un desa­fío a su sis­te­ma de seño­río feudal.

“No se tra­ta de un país o dos. Es casi medio mun­do: más del 43 por cien­to de la pobla­ción de la Tie­rra y más del 20 por cien­to del PIB glo­bal“, sub­ra­ya Davý­dov en una entre­vis­ta al por­tal Oko Planety.

Des­de su pun­to de vis­ta, el BRICS tie­ne un poten­cial sufi­cien­te para rom­per el lla­ma­do sis­te­ma de Bret­ton Woods, que se esta­ble­ció tras la con­fe­ren­cia mone­ta­ria de la ONU de 1944 y la deci­sión de crear el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, usan­do el dólar como divi­sa de refe­ren­cia inter­na­cio­nal.

En estos momen­tos los paí­ses occi­den­ta­les están muy preo­cu­pa­dos con la pers­pec­ti­va de ceder sus posi­cio­nes, destaca.

“Siem­pre ‘el paque­te de con­trol de las accio­nes’ esta­ba en manos de Occi­den­te, sobre todo, de EE.UU. Pero el mun­do ha cam­bia­do. Las par­tes del PIB mun­dial son com­ple­ta­men­te dife­ren­tes. Es decir que, por moti­vos de equi­dad que la prác­ti­ca comer­cial no sue­le tener en cuen­ta, des­de hace tiem­po se ges­ta la redis­tri­bu­ción de las votos y la influen­cia den­tro de estas orga­ni­za­cio­nes”, expli­ca Davýdov.

Lo cier­to es que últi­ma­men­te se ha hecho evi­den­te que el núme­ro de cor­po­ra­cio­nes de los paí­ses del blo­que BRICS en los lis­ta­dos de las indus­trias finan­cie­ras más impor­tan­tes del mun­do ha cre­ci­do, mien­tras que la repre­sen­ta­ción occi­den­tal ha dis­mi­nui­do. El blo­que empe­zó a pene­trar en las estruc­tu­ras que regu­lan la eco­no­mía mun­dial no solo a nivel de esta­dos sino tam­bién a nivel empresarial.

Esto ha sido reci­bi­do como otra ame­na­za más, des­ta­ca el ana­lis­ta. El BRICS “es una alter­na­ti­va muy seria a Occi­den­te”: nece­si­ta­rá entre 5 y 7 años para “madu­rar” su poten­cial y empe­zar a plan­tear misio­nes revo­lu­cio­na­rias de lar­go pla­zo, con­clu­ye Davýdov.

(Con infor­ma­ción de Rus­sia Today)

brics1

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *