Nis­man: la muer­te no redi­me- Car­los Azná­rez

Un par de pre­gun­tas para comen­zar: ¿recuer­da el lec­tor cuan­do se pro­du­jo el bom­bar­deo efec­tua­do por avio­nes colom­bia­nos, con apo­yo tác­ti­co de la CIA y el Mos­sad israe­lí, con­tra el cam­pa­men­to del coman­dan­te de las FARC, Raúl Reyes, situa­do en Ecua­dor? Eran los pri­me­ros días de mar­zo de 2008, Reyes fue vil­men­te ase­si­na­do por orden del due­to Alva­ro Uri­be-Juan Manuel San­tos, y a par­tir de ese momen­to comen­zó a tejer­se una gigan­tes­ca nove­la a pro­pó­si­to de la compu­tado­ra de Reyes. El tema dio para mucho, ya que a par­tir de los supues­tos datos que “habrían des­cu­bier­to” los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia colom­bia­nos, fue­ron alla­na­dos domi­ci­lios y dete­ni­dos nume­ro­sos mili­tan­tes, bajo la excu­sa de haber come­ti­do mil y una tro­pe­lías “al ser­vi­cio de las FARC”. El tiem­po fue pasan­do y la gran mayo­ría de los acu­sa­dos que­da­ron absuel­tos ya que como sue­le ocu­rrir en estos casos, todo lo con­sig­na­do como “delic­ti­vo” eran fal­sas sos­pe­chas, men­ti­ras bella­cas, puro humo.

Con este mucha­cho Alber­to Nis­man pasa algo muy simi­lar. El hom­bre, vale la pena repe­tir­lo, era un sim­ple peón de una estra­te­gia inter­na­cio­nal para con­de­nar a la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán. Y de paso, entro­me­ter­se cum­plien­do órde­nes de sus patro­nes sio­nis­tas en el difí­cil y tan­tas veces mano­sea­do caso AMIA, para sen­ten­ciar, en fun­ción de la decre­ta­da “pis­ta ira­ní”, a diver­sos lucha­do­res de la Revo­lu­ción que derro­có al Sha pro-yan­qui.
Agen­te del Mos­sad y de la CIA, el tal Nis­man se dedi­có duran­te todos estos años a acu­mu­lar infun­dios dis­fra­za­dos de “infor­ma­ción A1” con la mira pues­ta en lo que sus moni­to­res de Tel Aviv y de la Emba­ja­da de EEUU le orde­na­ban y sus ope­ra­do­res de la SIDE le sopla­ban. En ese com­pen­dio de alcahue­te­rías y manio­bras dis­trac­ti­vas, Nis­man no pudo reu­nir en una déca­da y media ni un solo ele­men­to que pudie­ra ser toma­do en serio para alla­nar las difi­cul­ta­des que impe­dían encon­trar ‑real­men­te- a los cul­pa­bles del aten­ta­do. O demos­trar, como pien­san muchos polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tos que se tra­tó de sen­dos aten­ta­dos (suman­do el de la Emba­ja­da) de “fal­sa ban­de­ra”.

Con el espía Jai­me Stius­so como gar­gan­ta pro­fun­da y su ínti­mo ami­go Lago­mar­sino como com­par­sa, Nis­man mez­cló el agua con el acei­te y el resul­ta­do fue un dis­pa­ra­ta­do suma­rio. Un día la empren­día con­tra el reli­gio­so ira­ní Moshen Raba­ni, a quien estig­ma­ti­zó sin prue­ba algu­na (sal­vo el odio y la isla­mo­fo­bia que patro­ci­na el sio­nis­mo), en otro momen­to dio por cier­tas las escu­chas (330 dis­cos) sumi­nis­tra­dos por la SIDE (apun­tan­do a Luis D’Elía, Fer­nan­do Este­che, Yusuf Kha­lil y… siguen las fir­mas) y en otras oca­sio­nes la empren­dió con­tra algu­nos fun­cio­na­rios a los que vin­cu­la­ba a manio­bras de ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción o encu­bri­mien­to. Si fal­ta­ba algo que agre­gar, tam­bién embis­tie­ron con­tra Hugo Chá­vez, su ex emba­ja­dor Roger Cape­lla y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, a quie­nes Nis­man y sus ami­gos de la SIDE acu­sa­ron, y Cla­rín e Info­bae entre otros medios apro­ve­cha­ron para macha­car.

En ese mare­mag­num de bar­ba­ri­da­des judi­cia­les dig­nas de los suma­rios que ela­bo­ra­ba Bal­ta­sar Gar­zón en Espa­ña, Nis­man creía que pati­na­ba sobre hie­lo y que nada lo iba a qui­tar del medio. El hom­bre no pre­vió que sus jefes ya lo con­si­de­ra­ban una pie­za gas­ta­da y de pron­to (no por casua­li­dad) pocos días des­pués de la ope­ra­ción (tam­bién sos­pe­cha­da de fal­sa ban­de­ra) con­tra Cha­lie Heb­dó en París, le die­ron la orden de que levan­ta­ra la apues­ta. Ya no les alcan­za­ba con las escu­chas y los susu­rros en la ore­ja a car­go de Stius­so o Lago­mar­sino, esta vez había que invo­lu­crar a la pro­pia pre­si­den­ta y su minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res. Jus­ta­men­te a ellos, el muy ingra­to de Nis­man, que tan­to lo pro­te­gie­ron des­de el 2003 has­ta los días del Memo­ran­do, en que caye­ron en des­gra­cia por deci­sión de Neta­niahu y su selec­to gru­po de killers. No valie­ron de ate­nuan­te ni la per­ma­nen­te «decla­ra­ción de gue­rra» a Irán por par­te del Gobierno ni las visi­tas al Con­gre­so Judío Mun­dial en Nue­va York pro­ta­go­ni­za­das por el matri­mo­nio gober­nan­te, ni la per­sis­ten­cia de las aler­tas rojas de Inter­pol para ver si caza­ban a algún per­sa dis­traí­do. Cuan­do los dis­cí­pu­los de Theo­do­ro Herzl bajan el pul­gar, lo menos que salen de sus bocas son misi­les.

Lo demás es cono­ci­do: como obe­dien­te sol­da­do del Mos­sad, Nis­man dejó a su hija al gare­te en Madrid y de la mano de Lana­ta, Mag­net­to, Mora­les Solá y todo el regi­mien­to de lea­les a USA irrum­pió como una trom­ba en el calu­ro­so enero por­te­ño. Sus ami­gos de la pren­sa se vana­glo­ria­ron de la pri­mi­cia: “el gobierno es cul­pa­ble” y “sus días están con­ta­dos”, ladra­ban. Sin embar­go, el fis­cal se dio cuen­ta que sus 350 y pico de folios no ser­vían ni para papel pica­do y segu­ra­men­te en algún segun­do de cier­to sen­ti­do común sin­tió que se le venía la noche enci­ma y que esta­ba «más solo que la una”, diría un galle­go.
Des­pués, todo se pre­ci­pi­tó y el cir­co acu­sa­to­rio ter­mi­nó en un fune­ral.

En reali­dad Nis­man ya había muer­to antes de tomar el avión en Madrid. Lo de menos es si lo mata­ron o se mató, lo impor­tan­te es con­tra quien se pro­gra­mó su dece­so. «Gol­pe al Esta­do», escri­bió Alfre­do Gran­de, con cer­te­ra pun­te­ría. “Peleas del poder y no de los de aba­jo”, agre­gó, lúci­do, un mili­tan­te popu­lar. Pero tam­bién, ope­ra­ción inter­na­cio­nal de alto vue­lo ‑uti­li­zan­do al pere­jil de turno- para de un solo tiro (de 22 para col­mo) hora­dar la sobe­ra­nía argen­ti­na, vol­ver a poner a Irán en la mira, y de paso gol­pear a la mili­tan­cia anti­sio­nis­ta, pro pales­ti­na y anti racis­ta. Todo por el mis­mo pre­cio.
A par­tir de allí y has­ta el pre­sen­te, gran par­te de la pobla­ción (aci­ca­tea­da por el terro­ris­mo mediá­ti­co) cree que al agen­te Nis­man lo mató el Gobierno, otra par­te no sabe no con­tes­ta, y una fran­ja, entre la que lamen­ta­ble­men­te hay cier­ta mili­tan­cia de izquier­da, con­fun­di­da u opor­tu­nis­ta, no diga­mos que defien­de a Nis­man pero le pasa muy cer­ca. Como mues­tra allí están sus dichos de mala leche en las redes socia­les o en la TV cor­po­ra­ti­va, con­tra los mili­tan­tes popu­la­res ata­ca­dos por Alber­to “Mos­sad” Nis­man.

Mien­tras tan­to, nadie cita a decla­rar a Stius­so, que hubie­ra segui­do en su car­go, si no fue­ra por­que el perio­dis­ta Miguel Bonas­so, en la pre­sen­ta­ción de su últi­mo libro, aler­ta­ra sobre el per­so­na­je y se pre­gun­ta­ra cómo es posi­ble que nadie lo toque. Tres o cua­tro días des­pués el Gobierno inter­ve­nía la SIDE y echa­ba al súper espía a la calle, impu­ne. Por otra par­te, las víc­ti­mas de la AMIA están har­tas de que todos les mien­tan y exi­gen que los cul­pa­bles del aten­ta­do apa­rez­can de una bue­na vez (los reales y no los que desea­rían los geno­ci­das israe­líes).

Des­pués de muchos cabil­deos, el Gobierno disol­vió la SIDE y con­vo­có a armar otra estruc­tu­ra que obli­ga­to­ria­men­te ten­drán que relle­nar con el mis­mo per­so­nal de la ante­rior, por lo cual poco y nada alen­ta­dor se pue­de vati­ci­nar sobre esa medi­da. No esta­rá Stius­so (es de ima­gi­nar) pero otros como él, acos­tum­bra­dos a espiar, sem­brar ciza­ña, acu­sar fal­sa­men­te, per­se­guir, crear pro­yec­tos X o Z, y has­ta pre­fa­bri­car aten­ta­dos, ya esta­rán ima­gi­nan­do “nue­vos” y peli­gro­sos esce­na­rios.

En medio de todo este com­pli­ca­do pano­ra­ma, un dato impor­tan­te: siguen avan­zan­do las alian­zas estra­té­gi­cas en lo eco­nó­mi­co de Amé­ri­ca Lati­na con Chi­na y Rusia. Otros dos deta­lles a tener en cuen­ta para ima­gi­nar­se por qué razón Washing­ton ‑siguien­do las coor­de­na­das fija­das para todo el con­ti­nen­te- alien­ta, sin nin­gún tipo de suti­le­zas, cam­bios de gobier­nos. Inclu­so en aque­llos que has­ta ayer nomás con­si­de­ra­ba como fuer­za pro­pia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *