Catá­lo­go de nue­vos “terro­ris­tas” según la refor­ma penal pac­ta­da por PP y PSOE

Con la expues­ta inten­ción de hacer fren­te al fenó­meno yiha­dis­ta, el Par­ti­do Popu­lar y el PSOE han pac­ta­do una refor­ma del Códi­go Penal que extien­de la defi­ni­ción de «terro­ris­mo» a con­duc­tas que nada tie­nen que ver con los deli­tos que pue­dan come­ter inte­gris­tas islá­mi­cos, según coin­ci­den los exper­tos con­sul­ta­dos. Más allá de la opo­si­ción a la pri­sión per­ma­nen­te revi­sa­ble, los socia­lis­tas pres­tan su apo­yo a un con­cep­to de terro­ris­mo sobre el que otros miem­bros de la opo­si­ción, acti­vis­tas y cate­drá­ti­cos de Dere­cho Penal dan la voz de alar­ma: el tex­to de la pro­po­si­ción de ley intro­du­ce con­cep­tos tan amplios y vagos que actos que has­ta aho­ra mere­cían un deter­mi­na­do repro­che penal pasa­rán a ser cas­ti­ga­dos con la seve­ri­dad que mere­ce un acto terro­ris­ta. En con­cre­to, la refor­ma del artícu­lo 573 del Códi­go Penal esta­ble­ce como deli­tos terro­ris­tas los «des­ór­de­nes públi­cos» u otros con­tra el patri­mo­nio si con ellos se pre­ten­de «obli­gar a los pode­res públi­cos a rea­li­zar un acto o abs­te­ner­se de hacer­lo» o, sim­ple­men­te, «alte­rar gra­ve­men­te la paz públi­ca». Estas son las accio­nes y gru­pos sus­cep­ti­bles de ser inves­ti­ga­dos, dete­ni­dos, juz­ga­dos y con­de­na­dos por terro­ris­mo a par­tir de la refor­ma acor­da­da por el PSOE y el PP. Veci­nos de Gamo­nal y otros barrios Los par­ti­ci­pan­tes en los dis­tur­bios del barrio bur­ga­lés de Gamo­nal pre­ten­dían parar las obras en un bule­var apro­ba­das por el Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad. Lo que hicie­ron se pue­de tra­du­cir por­que algu­nos pro­tes­ta­ron de for­ma vio­len­ta con la inten­ción de obli­gar a un «poder públi­co» a rec­ti­fi­car y «abs­te­ner­se» de lle­var a cabo su pro­yec­to. La afir­ma­ción enca­ja con la nue­va redac­ción del artícu­lo 573 del Códi­go Penal que el PP y el PSOE quie­ren apro­bar. De haber esta­do en vigor la refor­ma del Códi­go Penal que han apro­ba­do los dos par­ti­dos, los cau­san­tes de lesio­nes a los poli­cías anti­dis­tur­bios podrían haber sido con­de­na­dos a 15 años de pri­sión. El Minis­te­rio del Inte­rior difun­dió la supues­ta vin­cu­la­ción de algu­nos vio­len­tos lle­ga­dos de fue­ra con gru­pos pró­xi­mos al terro­ris­mo, aun­que los datos del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Cas­ti­lla y León des­cri­bían a un mani­fes­tan­te resi­den­te en el barrio y sin ante­ce­den­tes, sal­vo en dos excep­cio­nes. Con la refor­ma pac­ta­da, suce­sos como los de Gamo­nal «acti­va­rán la legis­la­ción» en esta mate­ria anti­te­rro­ris­ta, advier­te el cate­drá­ti­co de Dere­cho Penal Jaco­bo Dopi­co. Y aña­de: «Apar­te de la mayor gra­ve­dad de la reac­ción penal, deben men­cio­nar­se otras gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias, como una deten­ción poli­cial por cin­co días o la inter­cep­ta­ción de las comu­ni­ca­cio­nes sin auto­ri­za­ción judi­cial pre­via». Defen­so­res del medio ambien­te y los dere­chos de los ani­ma­les ¿Alte­ran gra­ve­men­te la «paz públi­ca» los acti­vis­tas que se plan­tan en Tor­de­si­llas todos los años para impe­dir la cele­bra­ción del Toro de la Vega? En caso afir­ma­ti­vo, ya exis­te el pri­mer indi­cio de terro­ris­mo. ¿No pre­ten­den que las auto­ri­da­des prohí­ban la fies­ta? Otra res­pues­ta posi­ti­va les sitúa direc­ta­men­te en el radar de la lucha anti­te­rro­ris­ta. ¿Y las orga­ni­za­cio­nes ani­ma­lis­tas que asal­tan gran­jas don­de se mal­tra­ta a los ani­ma­les? ¿No lle­van a cabo un deli­to con­tra el patri­mo­nio con la inten­ción de cam­biar la legis­la­ción que no cas­ti­ga la cría de ani­ma­les en deter­mi­na­das con­di­cio­nes? Con otras dos res­pues­tas afir­ma­ti­vas a estas pre­gun­tas, la suer­te de los ani­ma­lis­tas esta­rá echa­da cuan­do se aprue­be la refor­ma del PP y el PSOE, según los pena­lis­tas con­sul­ta­dos. El tri­bu­nal com­pe­ten­te para ins­truir y juz­gar los deli­tos de terro­ris­mo es la Audien­cia Nacio­nal. Siem­pre cabe la posi­bi­li­dad de que la redac­ción ambi­gua de la ley per­mi­ta al magis­tra­do ins­truc­tor recha­zar un pro­ce­so por terro­ris­mo y deri­var las denun­cias con­tra los ani­ma­lis­tas a un juz­ga­do ordi­na­rio. Pero antes de que eso ocu­rra, coin­ci­de el cate­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma Manuel Can­cio, los par­ti­ci­pan­tes en las pro­tes­tas podrán ser inves­ti­ga­dos y dete­ni­dos por uni­da­des poli­cia­les anti­te­rro­ris­tas, sus comu­ni­ca­cio­nes inter­ve­ni­das sin auto­ri­za­ción judi­cial pre­via y su arres­to trans­cu­rri­rá en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, inclu­so por un espa­cio máxi­mo de cin­co días. A todo esto cabría sumar el tra­ta­mien­to mediá­ti­co que Inte­rior da a los sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo. Según los exper­tos con­sul­ta­dos, la pro­po­si­ción de ley del PP y el PSOE per­mi­te todo ello. Bajo estos mis­mos pará­me­tros, Fuer­zas de Segu­ri­dad y jue­ces ten­drían res­pal­do legal para res­pon­der con ope­ra­cio­nes anti­te­rro­ris­tas con­tra aque­llos que pro­ta­go­ni­cen actua­cio­nes con fuer­za con­tra la cons­truc­ción de cen­tra­les nuclea­res y otras obras sus­cep­ti­bles de dañar el medio ambien­te. Para ello no será nece­sa­rio que aten­ten con­tra per­so­nas, bas­ta­rá con que lo hagan con­tra el «patri­mo­nio». Habi­tua­les en desahu­cios, escra­ches y pro­tes­tas con­tra las pri­va­ti­za­cio­nes Des­de que exis­te la Pla­ta­for­ma Anti­de­sahu­cios, más de 1.000 des­alo­jos han sido abor­ta­dos en Espa­ña. Esto es, en un millar de oca­sio­nes, un gru­po de per­so­nas ha impe­di­do a la comi­sión del juz­ga­do, even­tual­men­te apo­ya­da por la poli­cía, eje­cu­tar el man­da­mien­to de desahu­cio. Tra­du­ci­do al nue­vo tex­to legal, los acti­vis­tas han impe­di­do a un poder públi­co rea­li­zar una acción. Y para hacer­lo han incu­rri­do en des­ór­de­nes públi­cos. Si no han sido gra­ves, se enfren­tan a una mul­ta que pue­de alcan­zar los 30.000 euros, según la nue­va Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na. En el caso de que se tra­te de hechos gra­ves, debe­rán ate­ner­se a los deli­tos de terro­ris­mo que reco­ge­rá el nue­vo artícu­lo 573 del Códi­go Penal. ¿Qué dife­ren­cia una resis­ten­cia a la auto­ri­dad sus­cep­ti­ble de mul­ta de otra de carác­ter gra­ve? Aquí entra la refor­ma del Códi­go Penal que ha apro­ba­do el PP en soli­ta­rio y que no alu­de, en prin­ci­pio, al terro­ris­mo. Según el nue­vo tex­to, come­te­rá un acto gra­ve de des­ór­de­nes públi­cos el que se nie­gue a aban­do­nar un lugar, solo a tra­vés de la resis­ten­cia pasi­va, sin nece­si­dad de que recu­rra a la vio­len­cia. Las actua­cio­nes con­tra los desahu­cios dejan a menu­do imá­ge­nes de acti­vis­tas abra­za­dos entre sí y reti­ra­dos a ras­tras por los anti­dis­tur­bios. Para el dipu­tado de Izquier­da Uni­da Gas­par Lla­ma­za­res, la refor­ma anti­te­rro­ris­ta es la ter­ce­ra pata de «un trí­po­de de excep­ción», que se com­ple­ta con la Ley de Segu­ri­dad Ciu­da­da­na y el res­to de la refor­ma del Códi­go Penal. Algo simi­lar ocu­rri­ría con los escra­ches, que tam­bién ha popu­la­ri­za­do en Espa­ña la PAH. Con la cam­pa­ña que empren­die­ron, los acti­vis­tas pre­ten­dían pre­sio­nar a los polí­ti­cos para que vota­ran a favor de una Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar en favor de la dación en pago. Su obje­ti­vo decla­ra­do, por tan­to, era «obli­gar a los pode­res públi­cos a rea­li­zar un acto o abs­te­ner­se de hacer­lo». De nue­vo apa­re­ce la reno­va­da redac­ción del artícu­lo 573 del Códi­go Penal por los gru­pos socia­lis­ta y popu­lar. La mis­ma situa­ción se repe­ti­ría con aque­llos que se vie­ran envuel­tos en «des­ór­de­nes públi­cos» al pro­tes­tar con­tra la pri­va­ti­za­ción de Aena o el Canal de Isa­bel II, como apun­ta el cate­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma Manuel Can­cio. Ciber­ac­ti­vis­tas Los acti­vis­tas en la red que han tras­pa­sa­do la línea, según el actual Códi­go Penal, tam­bién tie­nen su apar­ta­do en la refor­ma del artícu­lo 573. Esos deli­tos que come­ten aho­ra pasa­rán a ser terro­ris­mo «cuan­do se come­tan con algu­na de las fina­li­da­des des­cri­tas en el apar­ta­do ante­rior», es decir, para obli­gar a los pode­res públi­cos a rea­li­zar algo o a dejar de hacer­lo, alte­rar gra­ve­men­te la paz públi­ca o «des­es­ta­bi­li­zar gra­ve­men­te el fun­cio­na­mien­to de una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal». Esta últi­ma inten­cio­na­li­dad, apli­ca­ble no solo a los hac­kers, adquie­re cier­ta rele­van­cia cuan­do se habla de ellos. En el caso de que uno o varios de estos hac­kers deci­dan asal­tar los archi­vos infor­má­ti­cos de, por ejem­plo, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, esta­rán incu­rrien­do en un deli­to de terro­ris­mo, según la pró­xi­ma legis­la­ción espa­ño­la. El artícu­lo 197 bis del Códi­go Penal
actual cas­ti­ga con pri­sión de entre seis meses y dos años a quien, «por cual­quier medio o pro­ce­di­mien­to y vul­ne­ran­do las medi­das de segu­ri­dad esta­ble­ci­das para impe­dir­lo, acce­da sin auto­ri­za­ción a datos o pro­gra­mas infor­má­ti­cos con­te­ni­dos en un sis­te­ma infor­má­ti­co». Con el tex­to que pre­sen­tan el PSOE y el PP, los hac­kers podrán ser per­se­gui­dos por eso mis­mo en cali­dad de pre­sun­tos terro­ris­tas. Así será cuan­do obten­gan infor­ma­cio­nes vio­lan­do la segu­ri­dad infor­má­ti­ca de per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes. En oca­sio­nes se tra­ta de espio­na­je empre­sa­rial o pira­te­ría infor­má­ti­ca, pero en otras se ha tra­ta­do de obte­ner infor­ma­ción rele­van­te para los ciu­da­da­nos por la gra­ve­dad de los hechos que hacen aflo­rar. De no haber sido sus­traí­dos y entre­ga­dos a los medios de comu­ni­ca­ción, nun­ca se hubie­ran cono­ci­do. En el cam­po que afec­ta a los ciber­ac­ti­vis­tas, el abo­ga­do y direc­tor jurí­di­co de la Pla­ta­for­ma por la Defen­sa de la Liber­tad de Expre­sión (PDLI), Car­los Sán­chez Almei­da, des­ta­ca el caso de los impu­tados en un juz­ga­do de Gijón por tum­bar la web de la Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral duran­te las pro­tes­tas del 15M rea­li­za­das en 2011 en fechas no auto­ri­za­das por su pro­xi­mi­dad a las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas y muni­ci­pa­les. Con el pró­xi­mo Códi­go Penal, advier­te el letra­do, podrían ser acu­sa­dos de un deli­to de terro­ris­mo. Tui­te­ros, al lími­te La pró­xi­ma legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta abar­ca­rá los deli­tos come­ti­dos por quie­nes difun­dan «públi­ca­men­te men­sa­jes o con­sig­nas que ten­gan como fina­li­dad o que, por su con­te­ni­do, sean idó­neos para inci­tar a otros a la comi­sión de alguno de los deli­tos de este capí­tu­lo». Esos deli­tos, como se men­cio­na ante­rior­men­te, no tie­nen por qué estar vin­cu­la­dos nece­sa­ria­men­te con el terro­ris­mo yiha­dis­ta y podrían come­ter­se duran­te una pro­tes­ta que deri­ve en alter­ca­dos. En este sen­ti­do, Sán­chez Almei­da des­ta­ca la «ambi­güe­dad» de la expre­sión «sean idó­neos» como sopor­te para per­se­guir como terro­ris­tas infi­ni­dad de men­sa­jes difun­di­dos a tra­vés de las redes socia­les, como ha ocu­rri­do en algu­nas de las con­vo­ca­to­rias post-15M.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *