Zulei­de Faria de Melo. Pro­fe­so­ra de mar­xis­mo- Miguel Urbano

La gran mayo­ría de los comu­nis­tas no leyó El Capi­tal. Eso no impi­de que un por­cen­ta­je ele­va­do haya asi­mi­la­do lo fun­da­men­tal del mar­xis­mo y uti­li­ce ese cono­ci­mien­to para com­pren­der la reali­dad social. El papel de los inte­lec­tua­les comu­nis­tas en la trans­mi­sión del pen­sa­mien­to de Marx es por lo tan­to muy importante.

Escri­bir sobre mar­xis­mo es difí­cil y hablar tam­po­co es fácil. El inter­me­dia­rio, al diri­gir­se a tra­ba­ja­do­res y jóve­nes, tie­ne que ser un comu­ni­ca­dor muy dota­do para que el men­sa­je sea asi­mi­la­do. El fran­cés Geor­ges Politzer fue uno de los inte­lec­tua­les comu­nis­tas que cum­plió de mane­ra ejem­plar esa tarea. Con­tri­bu­yó deci­si­va­men­te a la difu­sión del mar­xis­mo en Euro­pa al ini­cio del siglo XX.

En Bra­sil leí, en noviem­bre, ofre­ci­do por la auto­ra, el libro Actua­li­dad del Mar­xis­mo, que me hizo recor­dar a Politzer. Zulei­de Faria de Melo fue pre­si­den­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño y pro­fe­so­ra titu­lar en la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Rio de Janei­ro. Iden­ti­fi­co en ella lo que Grams­ci lla­mó inte­lec­tual orgá­ni­co. El libro es la trans­crip­ción de una cla­se suya en la Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia en 2003. En 64 pági­nas, Zulei­de dio una lec­ción ori­gi­nal, bri­llan­te sobre marxismo.

Pre­gun­ta­ron un día a Lenin cual es el pri­mer deber de un comu­nis­ta. Res­pon­dió: estu­diar, estu­diar, estu­diar! Pie­rre Bour­dieu escri­bió que el saber de un gran cien­tí­fi­co tie­ne poco valor si no sabe transmitirlo.

Zulei­de estu­dió des­de niña para trans­mi­tir a suce­si­vas gene­ra­cio­nes el cono­ci­mien­to acu­mu­la­do. En su aula en Bra­si­lia, diri­gién­do­se a jóve­nes, para ser con­vin­cen­te en la defen­sa de la actua­li­dad de Marx reco­rrió a un dis­cur­so sem­bra­do de ejem­plos y metáforas

Prin­ci­pió por remon­tar­se a los mate­ria­lis­tas grie­gos para demos­trar que Demó­cri­to y Epi­cu­ro han sido pre­cur­so­res de la dia­léc­ti­ca. Recor­dó que Marx colo­có la dia­léc­ti­ca hege­lia­na cabe­za aba­jo para com­ba­tir la filo­so­fía idea­lis­ta y for­mu­lar los prin­ci­pios del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co Mien­tras el obje­ti­vo de la filo­so­fía ale­ma­na era la com­pren­sión del mun­do, para Marx la gran tarea del hom­bre era la trans­for­ma­ción del mundo.

Zulei­de, siem­pre didác­ti­ca, via­jan­do por la aven­tu­ra huma­na, par­te de Gre­cia anti­gua, de los con­cep­tos de Esta­do, de demo­cra­cia (y de su uso per­ver­so), de pue­blo, de cla­se, para, en len­gua­je muy acce­si­ble, expli­car lo que es la plus­va­lía y lo que sig­ni­fi­ca la alie­na­ción en el tra­ba­jo. Es a tra­vés de ejem­plos y para­le­los, citan­do a Zola y Galeano, y recu­rrien­do a pelí­cu­las y tele­no­ve­las que des­mon­ta el meca­nis­mo del feti­chis­mo e ilu­mi­na las con­se­cuen­cias de la masa­cre de la publi­ci­dad colo­ca­da al ser­vi­cio del capi­tal, que de ban­ca­rio y indus­trial pasó a especulativo.

Obras de Marx, des­de El Capi­tal a La Ideo­lo­gía Ale­ma­na y La Cri­ti­ca de la Eco­no­mía Polí­ti­ca son repe­ti­da­men­te cita­das y tema de refle­xión para con­cluir que el gran revo­lu­cio­na­rio «ayu­da a pen­sar la reali­dad del mun­do, a ver cómo pen­sa­mos el mun­do, actua­mos en el y lo reinterpretamos».

Los sacer­do­tes del gran capi­tal cre­ye­ron que el neo­li­bear­lis­mo con­se­gui­ría «echar a Marx de la His­to­ria». Se equi­vo­ca­ron. El mar­xis­mo, como sub­ra­ya Zulei­de Faria de Mello en su bello libro, «es abso­lu­ta­men­te actual».

Vila Nova de Gaia, 4 de Febre­ro de 2005

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *