Vene­zue­la y la bata­lla por la hege­mo­nía mun­dial- Ángel Gue­rra Cabrera

La cri­sis de hege­mo­nía que atra­vie­sa Esta­dos Uni­dos ha crea­do en la esce­na inter­na­cio­nal una situa­ción ines­ta­ble, peli­gro­sa y de des­en­la­ce impre­de­ci­ble pues Washing­ton no se resig­na a acep­tar la pér­di­da de la pri­ma­cía casi abso­lu­ta que dis­fru­ta­ba en el pla­ne­ta. Pare­ce­ría no que­rer­se dar cuen­ta de que el mun­do tran­si­ta hacia la mul­ti­po­la­ri­dad, en la que está obli­ga­do a tomar en con­si­de­ra­ción los intere­ses y con­cep­cio­nes de otros acto­res –entre ellos Chi­na y Rusia- a menos que desee correr el rie­go de empu­jar a la huma­ni­dad al holo­caus­to de una gue­rra nuclear.

Actúa muchas veces guia­do más por la irra­cio­na­li­dad que por el prag­ma­tis­mo, como en Ucra­nia. O, como obser­va­mos en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, don­de aún en el caso de Cuba, con la que afir­ma que va a cam­biar de polí­ti­ca, no se can­sa de repe­tir con des­ca­ro inau­di­to que “su obje­ti­vo es el mis­mo”. O sea, reins­tau­rar el capi­ta­lis­mo y la putre­fac­ta demo­cra­cia libe­ral en la isla con­tra la opi­nión del pue­blo cubano.

Washing­ton cie­rra los ojos ante su cre­cien­te debi­li­dad eco­nó­mi­ca – que la bur­bu­ja del petró­leo y el gas de esquis­to no pue­den ocultar‑, el des­cré­di­to polí­ti­co que ha cose­cha­do con sus san­grien­tas gue­rras de agre­sión, las tor­tu­ras a pri­sio­ne­ros, el ase­si­na­tos de civi­les ino­cen­tes por dro­nes o por sus gru­pos de ope­ra­cio­nes espe­cia­les en cada vez más paí­ses, el espio­na­je gene­ra­li­za­do de comu­ni­ca­cio­nes, inclu­so a sus pro­pios alia­dos, el cons­tan­te homi­ci­dio de negros por sus poli­cías y la alar­man­te des­igual­dad y pobre­za que corroe a la socie­dad estadunidense.

En esta situa­ción, aca­bar con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na por la fuer­za, ya que por vía elec­to­ral no ha podi­do, es su mayor prio­ri­dad en la polí­ti­ca hacia nues­tra región, que deci­dió ace­le­rar des­pués de la des­apa­ri­ción del pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Pero su obje­ti­vo no es solo ese, sino arra­sar con todos los gobier­nos que no se le some­ten, no acep­tan las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y pro­cu­ran la uni­dad e inte­gra­ción de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (ALC). Los estra­te­gas del impe­rio razo­nan que si Washing­ton no es capaz de meter en cin­tu­ra al que siem­pre con­si­de­ró su tras­pa­tio, mucho menos podrá impo­ner­se al res­to del mundo.

Por eso ambi­cio­na des­truir la arqui­tec­tu­ra boli­va­ria­na en nues­tra región, cons­trui­da des­de 1999 bajo el lide­raz­go y la ins­pi­ra­ción de Hugo Chá­vez, pero para con­se­guir­lo debe arra­sar con el pun­tal vene­zo­lano. No es solo que Vene­zue­la ten­ga las mayo­res reser­vas de hidro­car­bu­ros del mundo.

Tan­to o más impor­tan­te es la exis­ten­cia en la patria de Bolí­var de un des­ta­ca­men­to revo­lu­cio­na­rio de sin­gu­lar com­ba­ti­vi­dad, cons­cien­te polí­ti­ca­men­te y car­ga­da de sim­bo­lis­mo, como es el cha­vis­mo. Este, aún con bajos pre­cios del petró­leo y some­ti­do a la gue­rra eco­nó­mi­ca y el des­abas­te­ci­mien­to, ate­so­ra reser­vas mora­les y polí­ti­cas fun­da­men­ta­les para man­te­ner uni­das y com­ba­ti­vas a las mejo­res fuer­zas y los gobier­nos más inde­pen­dien­tes de ALC.

Es por eso que el impe­rio ha pro­ba­do todo con­tra Cara­cas. Des­de una metó­di­ca gue­rra sico­ló­gi­ca liga­da con gue­rra eco­nó­mi­ca por sec­to­res bur­gue­ses nacio­na­les e inter­na­cio­na­les que espe­cu­lan con las divi­sas del pue­blo vene­zo­lano o aca­pa­ran y con­tra­ban­dean apo­ya­dos por todas las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas del pla­ne­ta, has­ta la orga­ni­za­ción de las vio­len­tas y ase­si­nas “gua­rim­bas”, a car­go de delin­cuen­tes, para­mi­li­ta­res colom­bia­nos y des­cla­sa­dos, que solo en febre­ro del año pasa­do cos­ta­ron 43 muer­tos. Tam­bién, en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal, ha refor­za­do las san­cio­nes con­tra Venezuela

La recien­te reu­nión con los gobier­nos del Cari­com del vice­pre­si­den­te esta­du­ni­den­se, Richard Biden, se pro­po­nía des­truir Petro­ca­ri­be, ejem­plar ins­tru­men­to de soli­da­ri­dad con esos paí­ses idea­do por Chá­vez, aun­que se ha fil­tra­do que el fun­cio­na­rio tam­bién cons­pi­ró gro­se­ra­men­te con­tra el pre­si­den­te Maduro.

La pre­sen­cia pro­vo­ca­do­ra e inje­ren­cis­ta en Cara­cas de tres ex pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos, cues­tio­na­dos en sus paí­ses por su irres­pe­to a los dere­chos huma­nos, da una medi­da de quie­nes apo­yan a la opo­si­ción gol­pis­ta vene­zo­la­na, pues días antes el pre­si­den­te Madu­ro había reci­bi­do el apo­yo de sus cole­gas de la Celac fren­te a los pla­nes desestabilizadores.

En la dispu­ta por la hege­mo­nía mun­dial se abre un impor­tan­te capí­tu­lo en ALC des­de aho­ra has­ta la Cum­bre de las Amé­ri­cas. La diplo­ma­cia yan­qui se está emplean­do a fon­do para ten­der una embos­ca­da allí con­tra Cuba y Vene­zue­la e inten­tar divi­dir a los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. El tiro les sal­drá por la culata.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *