Cin­co razo­nes por las que la izquier­da euro­pea se opo­ne al TTIP

El Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TTIP, en sus siglas en inglés) que la Unión Euro­pea nego­cia con Esta­dos Uni­dos des­de febre­ro de 2013 se ha reve­la­do como un sutil ter­mó­me­tro ideo­ló­gi­co en el Par­la­men­to comu­ni­ta­rio, cáma­ra don­de son cons­tan­tes, espe­cial­men­te des­de los par­ti­dos de izquier­da (sobre todo Izquier­da Uni­ta­ria Euro­pea y Los Ver­des) las crí­ti­cas hacia el PP Euro­peo, los social­de­mó­cra­tas del PSD y los libe­ra­les por ejer­cer una supues­ta “gran coa­li­ción” sobre los temas cru­cia­les para la Unión.

El TTIP se halla sobre esa bás­cu­la en este momen­to que ha cogi­do en medio a los social­de­mó­cra­tas: si se alían con los popu­la­res euro­peos serán acu­sa­dos de ser cóm­pli­ce de ese rodi­llo de la dere­cha; si apues­tan por encua­drar­se con los par­ti­dos más a la izquier­da, serán cri­ti­ca­dos por la dere­cha, es decir, sus fre­cuen­tes com­pa­ñe­ros de pac­to, de “irres­pon­sa­bles” o, direc­ta­men­te, de “popu­lis­tas”. Y en medio pare­ce no haber mati­ces ni grises.

Meca­nis­mo de arbi­tra­je inter­na­cio­nal. A par­tir de aho­ra lo oirá muchas veces: es el lla­ma­do meca­nis­mo ISDS, lo que tra­du­ci­do del inglés sig­ni­fi­ca­ría “meca­nis­mo de reso­lu­ción de con­flic­tos entre un inver­sor extran­je­ro y un Esta­do”. Esta fór­mu­la impli­ca­ría implan­tar los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les de arbi­tra­je cuan­do una mul­ti­na­cio­nal entre en con­flic­to con un Esta­do miem­bro, por ejem­plo, en el caso de que éste reali­ce un cam­bio en sus leyes.

No es nada nue­vo. Los Esta­dos euro­peos tie­nen fir­ma­dos ya 1.400 acuer­dos comer­cia­les (a menu­do bila­te­ra­les) en los que esta cláu­su­la se halla incor­po­ra­da. Pue­de tener cier­to sen­ti­do cuan­do se tra­ta de un acuer­do comer­cial con un país dic­ta­to­rial o cuyo sis­te­ma legal sea defi­cien­te o muy poco fia­ble, pero ¿tie­ne sen­ti­do intro­du­cir el ISDS entre EE UU y la Unión Europea?

Esta­dos Uni­dos ya lo intro­du­jo en 1994 en su acuer­do comer­cial con Méxi­co y Cana­dá (el NAFTA). Las con­se­cuen­cias no se hicie­ron espe­rar. Entre ellas, la deman­da que reci­bió Cana­dá por la com­pa­ñía Ethyl, que acu­só al Gobierno cana­dien­se de cam­biar la nor­ma­ti­va de adi­ti­vos de la gaso­li­na y hacer­le per­der dine­ro. Cana­dá tuvo que anu­lar su refor­ma legal. Ethyl le había recla­ma­do 251 millo­nes de dóla­res de compensación.

Una con­sul­ta públi­ca rea­li­za­da por la Comi­sión Euro­pea el año pasa­do y cuyos resul­ta­dos se hicie­ron públi­cos a media­dos de enero, reve­la resul­ta­dos con­tun­den­tes: el 95% de los ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pa­ron en ella (150.000 en total) recha­za que el TTIP inclu­ya el meca­nis­mo ISDS.

“Esta cláu­su­la sig­ni­fi­ca otor­gar­le a las mul­ti­na­cio­na­les el poder para con­tes­tar las deci­sio­nes de un Esta­do, es decir, el poder de tum­bar la volun­tad popu­lar en la toma de deci­sio­nes”, expli­ca Yan­nick Jadot, euro­dipu­tado de Los Verdes.

Armo­ni­za­ción legal a la baja. Es otro de los temo­res que más preo­cu­pa a la izquier­da euro­pea así como a la socie­dad civil y ONG euro­peas, espe­cial­men­te las dedi­ca­das a la pro­tec­ción del medio ambien­te, de la ali­men­ta­ción y de los consumidores.

El obje­ti­vo prin­ci­pal del TTIP pasa por eli­mi­nar barre­ras comer­cia­les entre Esta­dos Uni­dos y Euro­pa para faci­li­tar el trán­si­to de mer­can­cías y la com­pra-ven­ta de bie­nes y pro­duc­tos entre ambas ori­llas del Atlán­ti­co. Pero, ¿qué suce­de­rá cuan­do las legis­la­cio­nes sobre dichos bie­nes o ser­vi­cios sean diferentes?

Sin embar­go, des­de la ONG Food and Water Euro­pe apun­tan: “La nor­ma­ti­va euro­pea en cuan­to a la pro­duc­ción de ali­men­tos es mucho más estric­ta que la esta­dou­ni­den­se. En la UE se con­tro­la toda la cade­na de pro­duc­ción mien­tras que en EE UU sólo la últi­ma fase, por lo que allí se pue­den emplear antes de esa últi­ma fase cier­tos pro­duc­tos que pue­den ser eli­mi­na­dos de cara a con­tro­les antes de dicha últi­ma fase, y eso en Euro­pa no está per­mi­ti­do. ¿Tene­mos que pen­sar enton­ces que van a subir­se los requi­si­tos en EE UU?”, se pre­gun­ta un por­ta­voz de esta ONG, que se res­pon­de: “No pare­ce muy rea­lis­ta esta opción. Si el Gobierno de Oba­ma aspi­ra a ven­der pro­duc­tos de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa lo nor­mal es que recla­me reba­jas de la nor­ma­ti­va en la UE y no un incre­men­to en su pro­pia legislación”.

¿Puer­ta abier­ta al ‘frac­king’? El con­flic­to entre Rusia y Ucra­nia ha levan­ta­do ampo­llas en Euro­pa, pero no por el cariz polí­ti­co o terri­to­rial de dicho enfren­ta­mien­to sino por las impli­ca­cio­nes ener­gé­ti­cas que está tenien­do en el sis­te­ma ener­gé­ti­co euro­peo, depen­dien­te enor­me­men­te del gas ruso, sobre todo la indus­tria ale­ma­na, el motor eco­nó­mi­co de Europa.

Ante esta situa­ción euro­pea, en el pano­ra­ma inter­na­cio­nal el pre­cio del petró­leo se ha des­plo­ma­do. La razón hay que encon­trar­la en Esta­dos Uni­dos: el país de Oba­ma ha alcan­za­do el auto­abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co gra­cias al frac­king (la téc­ni­ca de obten­ción de hidro­car­bu­ros del sub­sue­lo median­te su fracturación).

Esta inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca esta­dou­ni­den­se se con­tra­po­ne a la alta depen­den­cia euro­pea del gas ruso, lo cual pue­de lle­var a intro­du­cir en Euro­pa un alto com­po­nen­te de impre­vi­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, según corran o no los vien­tos en la Rusia de Putin. Y esto no gus­ta en la UE que está miran­do, con el TTIP, cada vez más hacia EE UU y sus recur­sos del frac­king.

Esto podría sig­ni­fi­car que si Esta­dos Uni­dos com­par­te su tar­ta ener­gé­ti­ca con Euro­pa, la indus­tria ener­gé­ti­ca ame­ri­ca­na podría tener las puer­tas abier­tas al frac­king en este con­ti­nen­te. De momen­to, esta prác­ti­ca es com­pe­ten­cia exclu­si­va de los Esta­dos miem­bros. Pero, ¿y si el TTIP esta­ble­cie­ra otro orden de cosas?

La izquier­da euro­pea, sobre todo Los Ver­des, cla­man con­tra el frac­king. Pri­me­ro, por­que esto no haría sino ahon­dar aún más en las emi­sio­nes de CO2 a la atmós­fe­ra; segun­do, por­que a esto se le inclui­rían los daños en los eco­sis­te­mas terres­tres deri­va­dos del frac­king, entre ellos, con­ta­mi­na­ción de la tie­rra, del agua o inclu­so la pro­vo­ca­ción de peque­ños terremotos.

Ser­vi­cios públi­cos pri­va­ti­za­dos, lici­ta­cio­nes públi­cas. La izquier­da euro­pea aler­ta de que la entra­da en fun­cio­na­mien­to del Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos impli­ca­ría una ola de pri­va­ti­za­cio­nes en el sec­tor públi­co espe­cial­men­te en dos ámbi­tos: la ges­tión del agua y los sis­te­mas sani­ta­rios europeos.

En el pri­mer caso, la bata­lla está casi pér­di­da antes de comen­zar, pues­to que a lo lar­go y ancho de Euro­pa ya suce­de que empre­sas sobre todo fran­ce­sas ges­tio­nan los recur­sos hídri­cos de no pocos paí­ses euro­peos. El ries­go, sin embar­go, sería que, para per­mi­tir la entra­da de empre­sas esta­dou­ni­den­ses, los están­da­res rela­cio­na­dos con la cali­dad del agua o los pro­ce­sos para su ges­tión se reduz­can al equi­pa­rar­se con los de EE UU.

En cuan­to a los sis­te­mas sani­ta­rios, la preo­cu­pa­ción es mucho más hon­da. Rei­no Uni­do, por ejem­plo, ya ha escri­to a la UE pidien­do expli­ca­cio­nes sobre si su sis­te­ma nacio­nal de salud, públi­co, corre el ries­go de sufrir pri­va­ti­za­cio­nes. El jefe nego­cia­dor de la UE, Igna­cio Gar­cía Ber­ce­ro, tuvo que res­pon­der el año pasa­do por car­ta al gobierno de Lon­dres para tranquilizarlo.

“Los gobier­nos euro­peos serán libres de man­te­ner y adop­tar medi­das de con­trol del acce­so al mer­ca­do de sus ser­vi­cios sani­ta­rios por par­te de empre­sas extran­je­ras”, ase­gu­ró Gar­cía Ber­ce­ro. Sin embar­go, la izquier­da euro­pea ve muy difí­cil que Euro­pa pue­da man­te­ner todas estas con­di­cio­nes en una nego­cia­ción con Esta­dos Unidos.

Dere­chos labo­ra­les y pro­tec­ción al con­su­mi­dor. Es otro de los temas cla­ves que rodean al TTIP: si el obje­ti­vo final del Tra­ta­do de Libre Comer­cio es reba­jar los cos­tes que en estos momen­tos afec­tan a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses y euro­peas en su comer­cio con el otro lado del Atlán­ti­co, ¿no recla­ma­rá Esta­dos Uni­dos en las nego­cia­cio­nes que se reba­jen las medi­das de pro­tec­ción al con­su­mi­dor y, sobre todo, los dere­chos labo­ra­les que tie­nen los tra­ba­ja­do­res en Europa?

De no ser así, si una empre­sa se implan­ta en algún Esta­do miem­bro de la UE aca­ba­ría tenien­do un mayor gas­to en este apar­ta­do del que tie­ne en Esta­dos Uni­dos, de modo que el pre­sun­to incen­ti­vo que la UE pre­ten­de que sea el TTIP des­apa­re­ce­ría, mucho más si, como argu­men­ta la patro­nal euro­pea, Busi­nes­sEu­ro­pe, el TTIP “no sólo sería útil para las gran­des cor­po­ra­cio­nes sino espe­cial­men­te para las Pyme, pues­to que las mul­ti­na­cio­na­les tie­nen capa­ci­dad para afron­tar esas dife­ren­cias de cos­te actual­men­te, pero no tan­to las Pyme”, según fuen­tes de la patronal.

Así que la izquier­da euro­pea ve un ele­va­do ries­go de que el TTIP supon­ga implan­tar prác­ti­cas, en cuan­to a la pro­tec­ción al con­su­mi­dor, de una reba­ja, por ejem­plo, en los requi­si­tos de eti­que­ta­do o el régi­men de san­cio­nes a las empre­sas; y en el ámbi­to labo­ral, como el des­pi­do libre o el fin de los con­ve­nios colec­ti­vos. ¿No es la direc­ción que des­de que comen­zó la cri­sis han ido toman­do en Euro­pa y a ins­tan­cias de la Troi­ka las refor­mas labo­ra­les impul­sa­das por los dife­ren­tes gobier­nos de dere­cha en la UE?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *