A 26 años del derro­ca­mien­to de Stroess­ner: de la dic­ta­du­ra a la demo­cra­cia mili­ta­ri­za­da apo­ya­da por EE. UU.

strosner

Entre el 2 y 3 de febre­ro de 1989 se pro­duz­co el derro­ca­mien­to del más san­grien­to y vio­la­dor de dere­chos huma­nos de la his­to­ria de Para­guay, el dic­ta­dor Alfre­do Stroess­ner, a raíz de un gol­pe de Esta­do rea­li­za­do por una frac­ción disi­den­te de las pro­pias Fuer­zas Arma­das, que trae­ría el retorno a la demo­cra­cia des­pués de 35 años de dictadura.

Si bien actual­men­te no hay cifras ofi­cia­les sobre la can­ti­dad de víc­ti­mas que cau­so la dic­ta­du­ra de Stroess­ner, se esti­ma que hubo 20.090 las víc­ti­mas tota­les direc­tas de vio­la­cio­nes duran­te ese perio­do (1954−1989), según la Comi­sión de Ver­dad y jus­ti­cia (CVJ): 19.862 per­so­nas fue­ron dete­ni­das en for­ma arbi­tra­ria o ile­gal; 18.772 fue­ron tor­tu­ra­das; 59 eje­cu­ta­das extra­ju­di­cial­men­te (ase­si­na­das); 500 des­apa­re­ci­das y 3.470 exiliadas[1]. El sec­tor más afec­ta­dor por estas vio­la­cio­nes en base a infor­mes de esta Comi­sión fue­ron los movi­mien­tos cam­pe­si­nos repre­sen­ta­do un 24% del total de las mismas.

Hoy en día el gobierno y la jus­ti­cia para­gua­ya no con­deno a nin­guno de los mili­ta­res res­pon­sa­bles de aquel terro­ris­mo de Esta­do, sin haber un com­pro­mi­so real de ambos orga­nis­mos para inves­ti­gar tales vio­la­cio­nes, tam­po­co pro­duz­co un cam­bio en rela­ción a las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y rela­cio­nes inter­na­cio­na­les con gobier­nos que han sido cóm­pli­ces y par­ti­ci­pes de tales cruel­da­des como lo es el gobierno de Esta­dos Unidos.

Ejem­plos de con­ti­nui­da­des en este sen­ti­do hay varios, uno de ellos tie­ne que ver con la per­se­cu­ción, repre­sión, ase­si­na­tos y des­po­jo de cam­pe­si­nos, entre 1989 y 2013, hubo 115 diri­gen­tes cam­pe­si­nos ase­si­na­dos mien­tras rea­li­za­ban pro­tes­tas por el acce­so a tie­rras, según el Infor­me Cho­ko­kue de la Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos del Para­guay (Codehupy). Tal como con la dic­ta­du­ra de Stroess­ner uno de los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos sigue sien­do el cam­pe­si­na­do, al que se le suma que Para­guay el país con mayor con­cen­tra­ción de la tie­rra del mundo.

Pero bási­ca­men­te, en gene­ral las líneas de con­ti­nui­dad entre el actual gobierno demo­crá­ti­co de Hora­cio Car­tes y el régi­men mili­tar de Stroess­ner, se basan en la polí­ti­ca repre­si­va mili­tar y en la eco­nó­mi­ca, ambas apo­ya­das fuer­te­men­te por Esta­dos Unidos.

La mili­ta­ri­za­ción y el apo­yo de EE. UU. fren­te al “terro­ris­mo”

En el año 2010, se san­cio­na­ría bajo la pre­si­den­cia de Fer­nan­do Lugo, la leyes: Anti­te­rro­ris­ta y la Ley de Segu­ri­dad Inter­na, leyes que per­mi­ten acu­sar de terro­ris­ta a todo aquel que per­tur­be el orden públi­co, ade­más de en el caso de la Ley de segu­ri­dad Inter­na mili­ta­ri­zar el país para com­ba­tir orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras cam­pe­si­nas como el Ejér­ci­to Para­gua­yo del Pue­blo (EPP), bajo el aval y total apo­yo de EE. UU. y Colom­bia y pos­te­rior­men­te con el apo­yo de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cias israe­li­tas (MOSSAD).

Pero tras el derro­ca­mien­to de Lugo, y lue­go de un bre­ve perio­do de tran­si­ción, se pasa­rá al actual gobierno don­de nue­va­men­te vol­ve­rá a gober­nar el Par­ti­do Colo­ra­do (mis­mo par­ti­do de per­te­ne­cía de Stroess­ner), esta vez bajo el empre­sa­rio taba­ca­le­ro Hora­cio Cartes.

Sin ir más lejos ya en febre­ro del año pasa­do, el gobierno de Car­tes le dió el honor a EE. UU. de cons­truir un cuar­tel gene­ral, jus­to al nor­te del país don­de hay mayo­res des­igual­da­des socia­les sufri­das por cam­pe­si­nos y enfren­ta­mien­tos entre ellos entre el Esta­do y el EPP. Tal es así que en el depar­ta­men­to San Pedro se ins­ta­ló la base mili­tar deno­mi­na­da Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia (COE), del Coman­do Sur. Y en sep­tiem­bre de ese año Car­tes incre­men­tó fuer­te­men­te el pre­su­pues­to mili­tar para las ope­ra­cio­nes con­tra el EPP y mili­ta­ri­za­ción que desa­rro­lla las Fuer­zas de Tareas Con­jun­tas (cuer­po arma­do con­for­ma­do por poli­cías y mili­ta­res espe­cia­li­za­dos); en 2014 el pre­su­pues­to es de 326.406.000 dóla­res. Ambas medi­das tam­bién en cola­bo­ra­ción con el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia israe­lí de la Mos­sad, quie­nes el año pasa­do recu­rrie­ron el nor­te del país.

Toda esta polí­ti­ca lo que gene­ro fue no solo no poder com­ba­tir al EPP como se pre­ten­día, sino que las Fuer­zas de Tarea Con­jun­tas (FTC), cobra­ron la vida y las­ti­ma­ron a varios cam­pe­si­nos y pobla­do­res acu­sa­dos fal­sa­men­te de tener rela­ción con el EPP. Ya a fines del año pasa­do entre tan­tas víc­ti­mas las más cono­ci­das fue­ron: Vicen­te Oje­da ase­si­na­do el sába­do 15 de noviem­bre en la loca­li­dad de Arro­yi­to; la tor­tu­ra el 21 de octu­bre Gumer­sino Tole­do de la mis­ma loca­li­dad; el ase­si­na­to de los Her­me­ne­gil­do y Mar­cos Ove­lar, heri­das de bala y acu­chi­lla­das a (la tía de estos) María Glo­ria Gon­zá­lez, el 5 de sep­tiem­bre en Kuru­zu de Hierro.

Lo lla­ma­ti­vo de esta situa­ción es que pese a los recien­tes deba­tes, tras el últi­mo enfren­ta­mien­to entre el EPP y las FTC, en las que se acu­sa el EPP de haber ase­si­na­do a dos empre­sa­rios ale­ma­nes, tan­to el par­ti­do colo­ra­do, como el par­ti­do libe­ral y el actual par­ti­do del ex –pre­si­den­te Fer­nan­do Lugo (Fren­te Gua­su), pre­ten­den y creen nece­sa­rio seguir aumen­tan­do el poder repre­si­vo del Esta­do con­tra el EPP.

Por otra par­te, ya a media­dos del año pasa­do hubo arres­tos a varios diri­gen­tes gre­mia­les y estu­dian­tes sin otor­gar­les dere­cho a una defen­sa dig­na tales como el estu­dian­te chi­leno Patri­cio Flo­res, los 11 esti­ba­do­res que aún siguen dete­ni­dos por una huel­ga en recla­mo de la rein­cor­po­ra­ción de 200 des­pe­di­dos en el puer­to, ade­más de ser dete­ni­dos otras tres per­so­nas que hacían una pin­ta­da en apo­yo a los mis­mos, etc. Ade­más de impu­tacio­nes a perio­dis­tas que apo­yan a cam­pe­si­nos, como el caso de Pau­lo López de la pren­sa alter­na­ti­va E’A.

Tal como en aque­lla épo­ca de Stroess­ner la mili­ta­ri­za­ción y per­se­cu­ción a lucha­do­res socia­les con­ti­núa y cuen­ta con el apo­yo EE. UU. sien­do el mejor alia­do de Para­guay en mate­ria repre­si­va jun­to a Israel y eco­nó­mi­ca. Pues EE. UU. entre 1946 y 1989 le apor­ta­ría al gobierno para­gua­yo US$31 millo­nes, casi todo en for­ma de dona­ción para el desa­rro­llo de ope­ra­cio­nes mili­ta­res y de tor­tu­ra y per­se­cu­ción a lucha­do­res socia­les, acor­des a la Doc­tri­na de Segu­ri­dad nacio­nal, con el agre­ga­do de que en 1956 Para­guay era selec­cio­na­do por EE. UU. como uno de los pri­me­ros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos en reci­bir entre­na­mien­to poli­cial para com­ba­tir al supues­to “enemi­go interno” con el mon­ta­je de la uni­dad espe­cia­li­za­da de “inte­li­gen­cia anti­sub­ver­si­va” en la poli­cía paraguaya .

Polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la fuer­te depen­den­cia eco­nó­mi­ca con EE. UU.

En cuan­to a lo eco­nó­mi­co en los años de Stroess­ner, espe­cí­fi­ca­men­te entre 1954 y 1960 Para­guay reci­bió en total unos US$30 millo­nes de ayu­da nor­te­ame­ri­ca­na aus­pi­cia­dos por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, y paso a ser el ter­cer des­ti­na­ta­rio de esos fon­dos en Amé­ri­ca Lati­na. Actual­men­te Esta­dos Uni­dos es uno de los diez mayo­res inver­so­res extran­je­ros que tie­ne Para­guay, bajo un mode­lo don­de empre­sas como Mon­san­to, Car­gil, ADM, entre otras ocu­pan un lugar pri­vi­le­gia­do a tra­vés del impul­so soje­ro que lle­ga a cabo Car­tes, y del cual las empre­sas soje­ras que­dan exen­tas de impues­tos, a dife­ren­cia del res­to de las plan­ta­cio­nes que son pro­du­ci­das en mayor par­te por cam­pe­si­nos y peque­ños productores.

Aun­que de por si esta fuer­te rela­ción eco­nó­mi­ca entre EE. UU. y Para­guay no pare­cie­ra ser tan casual si se tie­ne en cuen­ta que los EE.UU. es el país que más ha coope­ra­do en ayu­da eco­nó­mi­ca a lo lar­go de la his­to­ria de Para­guay bajo un mon­to de más de US$100 billo­nes de más de US$100 billo­nes de dóla­res des­de la decla­ra­ción de la inde­pen­den­cia con Espa­ña has­ta nues­tros días[3].

En sín­te­sis, al pare­cer exis­ten gran­des con­ti­nui­da­des de mili­ta­ri­za­cio­nes, y polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que lle­van des­de el más cruel gobierno que tuvo Para­guay con la dic­ta­du­ra de Stroess­ner has­ta la actua­li­dad con el supues­to gobierno demo­crá­ti­co de Car­tes el cual has­ta nues­tro días son esca­zas las polí­ti­cas de dere­chos huma­nos que ha lle­va­do, y don­de siem­pre los mis­mos per­ju­di­ca­dos son la pobla­ción más pobre en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, los cam­pe­si­nos que día a día viven per­se­cu­cio­nes, arres­tos al igual que los tra­ba­ja­do­res por­tua­rios, de la admi­nis­tra­ción públi­ca, los perio­dis­tas opo­si­to­res, etc; y son des­po­ja­dos de sus tie­rras, con­de­na­dos a la mise­ria como los pue­blos ori­gi­na­rios sien­do otro de los prin­ci­pa­les per­ju­di­ca­dos den­tro de estos mode­los. Y que des­de ya cuen­tan con la com­pli­ci­dad tam­bién de par­ti­dos polí­ti­cos que se jac­tan de ser pro­gres en algu­nas pro­pues­tas pero ter­mi­nan apo­yan­do medias fuer­te­men­te cues­tio­na­das como la mili­ta­ri­za­ción del Para­guay tal como en aque­llos años de Stroessner.

NOTAS:

[1]BERNARDO NERI FARINA /​ALFREDO BOCCIA PAZ: “EL PARAGUAY BAJO EL STRONISMO (1954−1989)”, COLECCIÓN: LA GRAN HISTORIA DEL PARAGUAY, Nº 13, Edi­to­rial El Lec­tor, Asun­ción, 2010.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *