Gaza en Ari­zo­na

En octu­bre de 2012 Roei Elka­betz, bri­ga­dier gene­ral del ejér­ci­to Israe­lí (FDI), expli­có las estra­te­gias de con­trol de las fron­te­ras de su país. En su pre­sen­ta­ción en Power­Point, apa­re­ció en la pan­ta­lla una foto del muro de encie­rro que aís­la la Fran­ja de Gaza de Israel. “Hemos apren­di­do mucho de Gaza”, dijo al públi­co. “Es un gran labo­ra­to­rio”.

Elka­betz esta­ba hablan­do en una con­fe­ren­cia y feria de tec­no­lo­gía fron­te­ri­za rodea­da de una des­lum­bran­te exhi­bi­ción tec­no­ló­gi­ca, los com­po­nen­tes de su labo­ra­to­rio de cons­truc­ción de fron­te­ras. Había glo­bos de vigi­lan­cia con cáma­ras de alta poten­cia flo­tan­do sobre un vehícu­lo camu­fla­do para el desier­to hecho por Lockheed Mar­tin. Sis­te­mas de sen­sor sís­mi­co uti­li­za­dos para detec­tar el movi­mien­to de per­so­nas y otras mara­vi­llas del mun­do del con­trol moderno de fron­te­ras. Alre­de­dor de Elka­betz se podían ver ejem­plos vívi­dos de hacia dón­de se orien­ta el futu­ro de seme­jan­te con­trol, tal como los ima­gi­nan no un escri­tor dis­tó­pi­co de cien­cia fic­ción sino algu­nos de los máxi­mos inno­va­do­res téc­ni­cos de las cor­po­ra­cio­nes del pla­ne­ta.

Nadan­do en un mar de segu­ri­dad fron­te­ri­za, el bri­ga­dier gene­ral, sin embar­go, no esta­ba rodea­do por el Medi­te­rrá­neo sino por un pai­sa­je ári­do del oes­te de Texas. Esta­ba en El Paso, a 10 minu­tos del muro que sepa­ra EE.UU. de Méxi­co.

A solo unos minu­tos más a pie, Elka­betz podría haber vis­to vehícu­los con fran­jas ver­des de la Patru­lla Fron­te­ri­za de EE.UU. des­pla­zán­do­se a lo lar­go del Rio Gran­de fren­te a Ciu­dad Juá­rez, una de las mayo­res ciu­da­des de Méxi­co, reple­ta de fábri­cas esta­dou­ni­den­ses y de los muer­tos de las nar­co­gue­rras de ese país. Los agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za que el gene­ral podría haber vis­lum­bra­do esta­ban sien­do blin­da­dos median­te una com­bi­na­ción letal de tec­no­lo­gías de vigi­lan­cia, arma­men­to mili­tar, rifles de asal­to, heli­cóp­te­ros y dro­nes. El sitio, otro­ra pací­fi­co, se esta­ba trans­for­man­do en lo que Timothy Dunn, en su libro The Mili­ta­ri­za­tion of the U.S. Mexi­co Bor­der, lla­ma un esta­do de “gue­rra de baja inten­si­dad”.

La ofen­si­va en la fron­te­ra

El 20 de noviem­bre de 2014, el pre­si­den­te Oba­ma anun­ció una serie de accio­nes eje­cu­ti­vas res­pec­to a la refor­ma de la inmi­gra­ción. Diri­gién­do­se al pue­blo de EE.UU., se refi­rió a legis­la­ción bipar­ti­dis­ta apro­ba­da por el Sena­do en junio de 2013 que, jun­to a otras cosas, blin­da­ría el mis­mo pai­sa­je en lo que se ha deno­mi­na­do –en len­gua­je adop­ta­do de recien­tes zonas de gue­rra de EE.UU.– una “olea­da fron­te­ri­za”. El pre­si­den­te deplo­ró el hecho de que la ley había que­da­do atas­ca­da en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, salu­dán­do­la como un “com­pro­mi­so” que “refle­ja­ba sen­ti­do común”. Seña­ló que “dupli­ca­ría la can­ti­dad de agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za, mien­tras ofre­cía a los inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos un camino hacia la ciu­da­da­nía”.

Des­pués de su anun­cio, inclu­yen­do accio­nes eje­cu­ti­vas que pro­te­ge­rían a entre cin­co y seis millo­nes de esos inmi­gran­tes con­tra la futu­ra depor­ta­ción, el deba­te nacio­nal fue rápi­da­men­te enmar­ca­do en un con­flic­to entre repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas. En esa gue­rra de pala­bras bipar­ti­dis­ta se per­dió una cosa: la acción eje­cu­ti­va ini­cial anun­cia­da por Oba­ma invo­lu­cró una mili­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra apo­ya­da por ambos par­ti­dos.

“Pri­me­ro”, dijo el pre­si­den­te, “nos basa­re­mos en nues­tro pro­gre­so en la fron­te­ra con recur­sos adi­cio­na­les para nues­tro per­so­nal de man­te­ni­mien­to del orden para que pue­da limi­tar el flu­jo de cru­ces ile­ga­les y ace­le­ren el retorno de los que cru­zan”. Sin entrar en más deta­lles, pasó a hablar de otros temas.

Sin embar­go, si EE.UU. sigue el “sen­ti­do común” de la ley de la olea­da en la fron­te­ra, el resul­ta­do podría agre­gar más de 40.000 millo­nes de dóla­res en agen­tes, tec­no­lo­gías avan­za­das, muros y otras barre­ras a un apa­ra­to de con­trol fron­te­ri­zo que ya es incom­pa­ra­ble. Y se envia­ría una señal cru­cial al sec­tor pri­va­do que, como seña­la la revis­ta espe­cia­li­za­da Home­land Secu­rity Today, de que otro “teso­ro” de bene­fi­cios ya está en camino para un mer­ca­do de con­trol fron­te­ri­zo, según las últi­mas pre­dic­cio­nes, en un “perío­do de auge sin pre­ce­den­tes”.

Como la Fran­ja de Gaza para los israe­líes, las zonas fron­te­ri­zas de EE.UU., deno­mi­na­das “zona libre de cons­ti­tu­ción” por la ACLU [Unión Ame­ri­ca­na para las Liber­ta­des Civi­les], se están con­vir­tien­do en un vas­to labo­ra­to­rio al aire libre de las com­pa­ñías téc­ni­cas. Allí se pue­de desa­rro­llar, pro­bar y exhi­bir casi cual­quier for­ma de vigi­lan­cia y “segu­ri­dad”, como si en un cen­tro comer­cial mili­ta­ri­za­do, podría ser con­si­de­ra­do para otras nacio­nes en todo el pla­ne­ta. De esta mane­ra, la segu­ri­dad fron­te­ri­za se está con­vir­tien­do en una indus­tria glo­bal y pocos com­ple­jos cor­po­ra­ti­vos pue­den estar más satis­fe­chos por este hecho que el que se ha desa­rro­lla­do en el Israel de Elka­betz.

La fron­te­ra Pales­ti­na-Méxi­co

Se podría con­si­de­rar un augu­rio la pre­sen­cia del bri­ga­dier gene­ral del ejér­ci­to israe­lí en El Paso hace dos años. Des­pués de todo, en febre­ro de 2014, la Pro­tec­ción de Adua­nas y Fron­te­ras (CBP), la agen­cia del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal (DHS) a car­go de con­tro­lar nues­tras fron­te­ras, con­tra­tó con Elbit Sys­tems, el gigan­tes­co fabri­can­te mili­tar pri­va­do de Israel, la cons­truc­ción de un “muro vir­tual”, una barre­ra tec­no­ló­gi­ca cer­ca de la actual divi­sión inter­na­cio­nal en el desier­to de Ari­zo­na. La com­pa­ñía, cuyas accio­nes nego­cia­das en EE.UU. aumen­ta­ron un 6% duran­te la masi­va ope­ra­ción mili­tar de Israel con­tra Gaza en el verano de 2014, lle­va­rá el mis­mo ban­co de datos de tec­no­lo­gía uti­li­za­do en las fron­te­ras de Israel –Gaza y Cis­jor­da­nia– al sur de Ari­zo­na a tra­vés de su sub­si­dia­ria Elbit Sys­tems of Ame­ri­ca.

Con unos 12.000 emplea­dos y, como alar­dea, “más de 10 años ase­gu­ran­do las fron­te­ras más pro­ble­má­ti­cas del mun­do”, Elbit pro­du­ce un arse­nal de “sis­te­mas de segu­ri­dad del inte­rior”. Estos inclu­yen vehícu­los de vigi­lan­cia terres­tre, mini­sis­te­mas aéreos sin tri­pu­la­ción y “cer­cas inte­li­gen­tes”, barre­ras de ace­ro alta­men­te for­ti­fi­ca­do que tie­nen la capa­ci­dad de sen­tir el con­tac­to o movi­mien­to de una per­so­na. En su papel como prin­ci­pal inte­gra­dor de sis­te­mas para el plan de tec­no­lo­gía fron­te­ri­za de Israel, la com­pa­ñía ya ha ins­ta­la­dos cer­cas inte­li­gen­tes en Cis­jor­da­nia y en los Altos del Golán.

En Ari­zo­na, con un poten­cial de has­ta 1.000 millo­nes de dóla­res a su dis­po­si­ción, CBP ha encar­ga­do a Elbit que cree un “muro” de “torres fijas inte­gra­das” con­te­nien­do lo últi­mo en cáma­ras, radar, sen­so­res de movi­mien­to y salas de con­trol. La cons­truc­ción comen­za­rá en los acci­den­ta­dos y desier­tos caño­nes alre­de­dor de Noga­les. Una vez que una eva­lua­ción del DHS con­si­de­re que esa par­te del pro­yec­to es efec­ti­va, el res­to será cons­trui­do para moni­to­rear toda la exten­sión de las tie­rras fron­te­ri­zas del Esta­do con Méxi­co. Hay que recor­dar, sin embar­go, que esas torres solo for­man par­te de una ope­ra­ción más amplia, el Plan de tec­no­lo­gía de la vigi­lan­cia de la fron­te­ra de Ari­zo­na. En esta eta­pa, es esen­cial­men­te un pro­yec­to para una infra­es­truc­tu­ra sin pre­ce­den­tes de for­ti­fi­ca­cio­nes de alta tec­no­lo­gía de la fron­te­ra que ha atraí­do la aten­ción de nume­ro­sas com­pa­ñías.

No es la pri­me­ra vez que las com­pa­ñías israe­líes han esta­do invo­lu­cra­das en un refuer­zo de la fron­te­ra de EE.UU. De hecho en 2004 los dro­nes Her­mes de Elbit fue­ron los pri­me­ros vehícu­los aéreos sin tri­pu­la­ción que vola­ron para patru­llar la fron­te­ra sur. En 2007, según La doc­tri­na del shock de Nao­mi Klein, el Gru­po Golan, una com­pa­ñía con­sul­to­ra israe­lí for­ma­da por exofi­cia­les de las Fuer­zas Espe­cia­les de las FDI, sumi­nis­tra­ron un inten­si­vo cur­so de ocho días a agen­tes espe­cia­les de inmi­gra­ción del DHS cubrien­do “todo, des­de com­ba­te cara a cara a prác­ti­cas de tiro para ‘ser proac­ti­vos con sus vehícu­los todo terreno’” La com­pa­ñía israe­lí NICE Sys­tems inclu­so sumi­nis­tró a Joe Arpaio, “el algua­cil más duro de EE.UU.”, de Ari­zo­na, un sis­te­ma de vigi­lan­cia para obser­var una de sus cár­ce­les.

A medi­da que se inten­si­fi­ca­ba seme­jan­te coope­ra­ción fron­te­ri­za, el perio­dis­ta Jimmy John­son acu­ñó la ade­cua­da fra­se “fron­te­ra Pales­ti­na-Méxi­co” para refle­jar lo que esta­ba suce­dien­do. En 2012 los legis­la­do­res esta­ta­les de Ari­zo­na, per­ci­bien­do el poten­cial del bene­fi­cio eco­nó­mi­co de esa cre­cien­te cola­bo­ra­ción, decla­ra­ron que su desér­ti­co Esta­do e Israel son “socios comer­cia­les” natu­ra­les, agre­gan­do que es “una rela­ción que desea­mos refor­zar”.

De esta mane­ra, las puer­tas se abrie­ron para un nue­vo orden mun­dial en el cual EE.UU. e Israel se con­ver­ti­rán en socios en el “labo­ra­to­rio” es decir en las tie­rras fron­te­ri­zas entre EE.UU. y Méxi­co. Sus cam­pos de ensa­yo esta­rán en Ari­zo­na. Allí, en gran par­te a tra­vés de un pro­gra­ma cono­ci­do como Glo­bal Advan­ta­ge, el cono­ci­mien­to aca­dé­mi­co y cor­po­ra­ti­vo esta­dou­ni­den­se y la manu­fac­tu­ra de bajo cos­te mexi­ca­na se fun­di­rán con las com­pa­ñías israe­líes de segu­ri­dad de la fron­te­ra y del terri­to­rio nacio­nal.

La fron­te­ra: abier­ta a los nego­cios

Nadie pue­de enmar­car el cre­cien­te roman­ce entre las com­pa­ñías de alta tec­no­lo­gía de Israel y Ari­zo­na mejor que el alcal­de de Tuc­son Jonathan Roths­child. “Si va a Israel, vie­ne al sur de Ari­zo­na, cie­rra los ojos y da unas vuel­tas”, dice, “es posi­ble que no note la dife­ren­cia”.

Glo­bal Advan­ta­ge es un pro­yec­to de nego­cios basa­do en una coope­ra­ción entre los Par­ques Tec­no­ló­gi­cos Ari­zo­na de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na y el Gru­po Offsho­re, una fir­ma de con­sul­to­ría empre­sa­rial y de cons­truc­ción que ofre­ce “solu­cio­nes fron­te­ri­zas a fabri­can­tes de todo tama­ño”, al otro lado de la fron­te­ra en Méxi­co. Par­ques Tec­no­ló­gi­cos Ari­zo­na tie­ne los abo­ga­dos, con­ta­do­res y eru­di­tos, así como el cono­ci­mien­to téc­ni­co, para ayu­dar a cual­quier com­pa­ñía extran­je­ra a que ten­ga un ate­rri­za­je sua­ve y se esta­blez­ca en el Esta­do. Ayu­da­rá a esa com­pa­ñía a enca­rar aspec­tos lega­les, con­se­guir el cum­pli­mien­to de las regu­la­cio­nes e inclu­so con­se­guir emplea­dos cua­li­fi­ca­dos. Y median­te un pro­gra­ma que lla­ma Ini­cia­ti­va Empre­sa­rial Israel, Glo­bal Advan­ta­ge ha iden­ti­fi­ca­do su obje­ti­vo.

Hay que ver­lo como el ejem­plo per­fec­to del mun­do post Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (NAFTA-TLC) en el cual com­pa­ñías dedi­ca­das a dete­ner a los que cru­zan ile­gal­men­te la fron­te­ra, gozan cada vez de más liber­tad para cru­zar las mis­mas fron­te­ras. En el espí­ri­tu de libre comer­cio que creó el tra­ta­do NAFTA-TLC, los últi­mos pro­gra­mas de for­ti­fi­ca­ción de la fron­te­ra han sido dise­ña­dos para eli­mi­nar fron­te­ras cuan­do se tra­ta de per­mi­tir que com­pa­ñías de alta tec­no­lo­gía de ultra­mar esta­ble­ci­das en EE.UU. uti­li­cen la base manu­fac­tu­re­ra de Méxi­co para crear sus pro­duc­tos. Aun­que Israel y Ari­zo­na están sepa­ra­dos por miles de kiló­me­tros, Roths­child ase­gu­ró a Tom­Dis­patch que “en la eco­no­mía, no hay fron­te­ras”.

Por cier­to, lo que apre­cia sobre todo el alcal­de, es cómo la nue­va tec­no­lo­gía fron­te­ri­za pue­de lle­var dine­ro y pues­tos de tra­ba­jo a un área con casi un 23% de pobre­za. Le impor­ta mucho menos cómo serán crea­dos esos empleos. Según Molly Gil­bert, direc­tor de par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria para Tech Parks Ari­zo­na: “Se tra­ta real­men­te de desa­rro­llo y que­re­mos crear pues­tos de tra­ba­jo tec­no­ló­gi­cos en nues­tras áreas fron­te­ri­zas”.

Por lo tan­to hay que con­si­de­rar algo que no sea una iro­nía que, en este con­jun­to de desa­rro­llo glo­bal de coope­ra­cio­nes más allá de las fron­te­ras, las fábri­cas que pro­du­ci­rán las for­ta­le­zas fron­te­ri­zas dise­ña­das por Elbit y otras fir­mas israe­líes y esta­dou­ni­den­ses de alta tec­no­lo­gía estén ubi­ca­das sobre todo en Méxi­co. Tra­ba­ja­do­res mexi­ca­nos mal paga­dos fabri­ca­rán pre­ci­sa­men­te los com­po­nen­tes de un futu­ro régi­men de vigi­lan­cia, que posi­ble­men­te ubi­que, deten­ga, arres­te, encar­ce­le y expul­se a algu­nos de ellos si tra­tan de cru­zar hacia EE.UU.

Glo­bal Advan­ta­ge es una línea de mon­ta­je mul­ti­na­cio­nal, un sitio en el cual la segu­ri­dad inte­rior se encuen­tra con el TLC. Según se dice aho­ra mis­mo hay entre 10 y 20 com­pa­ñías israe­líes que dis­cu­ten acti­va­men­te la par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma. Bru­ce Wright, direc­tor eje­cu­ti­vo de Tech Parks Ari­zo­na, dijo a Tom­Dis­patch que su orga­ni­za­ción tie­ne acuer­dos con­fi­den­cia­les con cua­les­quie­ra com­pa­ñías que se adhie­ran y por lo tan­to no pue­de reve­lar sus nom­bres.

Aun­que se mues­tra cir­cuns­pec­to res­pec­to a afir­mar la Ini­cia­ti­va Empre­sa­rial Israel de Glo­bal Advan­ta­ge, Wright se mues­tra opti­mis­ta sobre la pla­ni­fi­ca­ción de su orga­ni­za­ción a tra­vés de la fron­te­ra. Mien­tras habla en una sala de con­fe­ren­cia ubi­ca­da en el par­que de 5,5 kiló­me­tros cua­dra­dos en las afue­ras al sur de Tuc­son, es evi­den­te que se sien­te esti­mu­la­do por pre­dic­cio­nes de que el mer­ca­do de Segu­ri­dad Nacio­nal cre­ce­rá de un nego­cio anual de 51.000 millo­nes de dóla­res en 2012 a 81.000 millo­nes solo en Esta­dos Uni­dos en 2020 y de 544.000 millo­nes de dóla­res en todo el mun­do en 2018.

Wright sabe tam­bién que los sub­mer­ca­dos para pro­duc­tos rela­cio­na­dos con las fron­te­ras como vigi­lan­cia por vídeo, arma­men­to no letal y tec­no­lo­gías para la selec­ción de per­so­nas avan­zan rápi­da­men­te y que se pien­sa que el mer­ca­do esta­dou­ni­den­se para dro­nes crea­rá 70.000 nue­vos empleos has­ta 2016. Este cre­ci­mien­to es nutri­do en par­te por lo que Asso­cia­ted Press lla­ma un “cam­bio impre­vis­to” a la vigi­lan­cia por dro­nes en la línea divi­so­ria sur de EE.UU. Más de 10.000 vue­los de dro­nes se han empren­di­dos en el espa­cio aéreo fron­te­ri­zo des­de mar­zo de 2013, con pla­nes para que haya muchos más, espe­cial­men­te des­pués de que la Patru­lla Fron­te­ri­za dupli­que su flo­ta.

Cuan­do Wright habla es obvio que sabe que su par­que se encuen­tra sobre una mina de oro del Siglo XXI. Des­de su pun­to de vis­ta Ari­zo­na del sur, ayu­da­da por su par­que tec­no­ló­gi­co, se con­ver­ti­rá en el labo­ra­to­rio per­fec­to del pri­mer gru­po de com­pa­ñías de segu­ri­dad fron­te­ri­za en Nor­te­amé­ri­ca. No solo pien­sa en las 57 com­pa­ñías del sur de Ari­zo­na que ya han sido iden­ti­fi­ca­das tra­ba­jan­do en la segu­ri­dad y la admi­nis­tra­ción de fron­te­ras, sino en com­pa­ñías simi­la­res a esca­la nacio­nal y en todo el glo­bo, espe­cial­men­te en Israel.

De hecho el obje­ti­vo de Wright es seguir el ejem­plo de Israel ya que es aho­ra el sitio núme­ro uno para seme­jan­tes empre­sas. En su caso, la fron­te­ra mexi­ca­na sim­ple­men­te reem­pla­za­rá los terre­nos de prue­ba pales­ti­nos alta­men­te mer­ca­dea­dos. Los 5.500 metros linea­res que rodean la gran­ja de pane­les sola­res de su par­que tec­no­ló­gi­co sería, por ejem­plo, el lugar per­fec­to para pro­bar sen­so­res de movi­mien­to. Las com­pa­ñías tam­bién podrían des­ple­gar, eva­luar y pro­bar sus pro­duc­tos “en el terreno”, como le gus­ta decir –es decir, don­de la gen­te real cru­za fron­te­ras reales– como Elbit Sys­tems lo hizo antes que CBP le die­ra el con­tra­to.

“Si vamos a estar invo­lu­cra­dos a dia­rio con la fron­te­ra, con todos sus pro­ble­mas y aspec­tos, exis­te una solu­ción”, dijo Wright en una entre­vis­ta en 2012, “¿por qué no debe­ría ser el sitio don­de el pro­ble­ma se solu­cio­na y obte­ne­mos el bene­fi­cio comer­cial de hacer­lo?

Del cam­po de bata­lla a la fron­te­ra

Cuan­do Nao­mi Wei­ner, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to para la Ini­cia­ti­va Empre­sa­rial Israel, vol­vió de un via­je a ese país acom­pa­ñan­do inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, se mos­tró extre­ma­da­men­te entu­sias­ta sobre las posi­bi­li­da­des de cola­bo­ra­ción. Vol­vió en noviem­bre, solo un día antes que Oba­ma anun­cia­ra sus nue­vas accio­nes eje­cu­ti­vas – una pro­mi­so­ra decla­ra­ción para aque­llos que como ella par­ti­ci­pan en el nego­cio de refuer­zo de las defen­sas fron­te­ri­zas.

“Hemos ele­gi­do áreas don­de Israel es muy fuer­te y el sur de Ari­zo­na es muy fuer­te”, expli­có Wei­ner a Tom­Dis­patch, apun­tan­do a la “siner­gia” de la indus­tria de la vigi­lan­cia entre los dos sitios. Por ejem­plo, una fir­ma con la cual su equi­po se reu­nió en Israel fue Bright­way Vision, una sub­si­dia­ria de Elbit Sys­tems. Si deci­de esta­ble­cer­se en Ari­zo­na, podría uti­li­zar su exper­ti­cia en par­ques tec­no­ló­gi­cos para desa­rro­llar y refi­nar sus cáma­ras y gafas tér­mi­cas, mien­tras explo­ra mane­ras de readap­tar esos pro­duc­tos mili­ta­res para apli­ca­cio­nes de vigi­lan­cia de fron­te­ras. El Offsho­re Group fabri­ca­ría enton­ces las cáma­ras y gafas en Méxi­co.

Ari­zo­na, como dice Wei­ner, posee el “paque­te com­ple­to” para seme­jan­tes com­pa­ñías israe­líes. “Nos encon­tra­mos direc­ta­men­te en la fron­te­ra, cer­ca de Fort Hua­chu­ca”, una base mili­tar don­de, entre otras cosas, los téc­ni­cos con­tro­lan los dro­nes que vigi­lan las áreas fron­te­ri­zas. “Tene­mos la rela­ción con la Adua­na y la Pro­tec­ción de Fron­te­ra, de modo que hay mucha acti­vi­dad. Tam­bién somos el Cen­tro de Exce­len­cia sobre Segu­ri­dad de Fron­te­ra.”

Wei­ner se refie­re al hecho de que en 2008 el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal desig­nó a la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na escue­la prin­ci­pal para el Cen­tro de Exce­len­cia sobre Segu­ri­dad de Fron­te­ra e Inmi­gra­ción. Gra­cias a esto ha reci­bi­do millo­nes de dóla­res en sub­si­dios fede­ra­les. Con­cen­trán­do­se en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de tec­no­lo­gías de con­trol de fron­te­ras, el cen­tro es un sitio en el cual, entre otras cosas, los inge­nie­ros estu­dian las alas de las lan­gos­tas a fin de crear dro­nes minia­tu­ra equi­pa­dos con cáma­ras que pue­den entrar en los sitios más peque­ños cer­ca del nivel del sue­lo, mien­tras gran­des dro­nes como el Pre­da­tor B siguen volan­do sobre las tie­rras fron­te­ri­zas a 10.000 metros (a pesar de que una recien­te audi­to­ría del ins­pec­tor gene­ral de segu­ri­dad nacio­nal los con­si­de­ró un des­per­di­cio de dine­ro).

Aun­que el roman­ce Ari­zo­na-Israel toda­vía se encuen­tra en la eta­pa del cor­te­jo, la exci­ta­ción res­pec­to a sus posi­bi­li­da­des aumen­ta. Los fun­cio­na­rios de Tech Parks Ari­zo­na ven a Glo­bal Advan­ta­ge el camino per­fec­to para for­ta­le­cer la “rela­ción espe­cial” entre EE.UU. e Israel. No hay otro sitio en el mun­do con una mayor con­cen­tra­ción de com­pa­ñías de tec­no­lo­gía de la segu­ri­dad nacio­nal que Israel. Solo en Tel Aviv se lan­zan 600 nue­vas empre­sas tec­no­ló­gi­cas cada año. Duran­te el ata­que a Gaza del verano pasa­do, Bloom­berg infor­mó de que la inver­sión en tales com­pa­ñías «real­men­te se había ace­le­ra­do”. Sin embar­go, a pesar de las perió­di­cas ope­ra­cio­nes mili­ta­res en Gaza y el ince­san­te refuer­zo del régi­men de segu­ri­dad nacio­nal israe­lí, exis­ten serias limi­ta­cio­nes para el mer­ca­do local.

El minis­te­rio de Eco­no­mía israe­lí es dolo­ro­sa­men­te cons­cien­te de esta situa­ción. Sus fun­cio­na­rios saben que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía israe­lí es “nutri­do en gran par­te de un con­ti­nuo aumen­to en las expor­ta­cio­nes y en la inver­sión extran­je­ra”. El Gobierno mima, cul­ti­va y apo­ya esas nue­vas com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas has­ta que sus pro­duc­tos están lis­tos para el mer­ca­do. Entre ellas ha habi­do inno­va­cio­nes como el “skunk” [zorri­llo], un líqui­do con un pútri­do olor hecho para dete­ner en seco a las mul­ti­tu­des revol­to­sas. El minis­te­rio tam­bién ha teni­do éxi­to en el mer­ca­deo de seme­jan­tes pro­duc­tos en todo el mun­do. En la déca­da pos­te­rior al 11‑S las ven­tas de “expor­ta­cio­nes de segu­ri­dad” israe­líes aumen­ta­ron de 2.000 a 7.000 millo­nes de dóla­res anua­les.

Las com­pa­ñías israe­líes han ven­di­do dro­nes de vigi­lan­cia a paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos como Méxi­co, Chi­le y Colom­bia y enor­mes sis­te­mas de segu­ri­dad a India y Bra­sil, don­de un sis­te­ma elec­tro-ópti­co de vigi­lan­cia se des­ple­ga­rá a lo lar­go de las fron­te­ras del país con Para­guay y Boli­via. Tam­bién han esta­do invo­lu­cra­das en pre­pa­ra­ti­vos para con­tro­lar los Jue­gos Olím­pi­cos de Bra­sil de 2016. Los pro­duc­tos de Elbit Sys­tems y sus sub­si­dia­rias se uti­li­zan actual­men­te des­de las Amé­ri­cas y Euro­pa has­ta Aus­tra­lia. Mien­tras tan­to esa inmen­sa fir­ma de segu­ri­dad está cada vez más invo­lu­cra­da en encon­trar “apli­ca­cio­nes civi­les” para sus tec­no­lo­gías béli­cas. Tam­bién está cada vez más dedi­ca­da a lle­var el cam­po de bata­lla a las áreas fron­te­ri­zas del mun­do, inclu­yen­do el sur de Ari­zo­na.

Como seña­la el geó­gra­fo Joseph Nevins, aun­que exis­ten muchas dife­ren­cias entre las situa­cio­nes polí­ti­cas de EE.UU. e Israel, tan­to Israel-Pales­ti­na como Ari­zo­na com­par­ten el enfo­que de excluir “a los con­si­de­ra­dos como extran­je­ros per­ma­nen­tes”, sean pales­ti­nos, lati­no­ame­ri­ca­nos indo­cu­men­ta­dos o indí­ge­nas.

Moh­yed­din Abdu­la­ziz ha vis­to esta “rela­ción espe­cial” des­de ambos lados como refu­gia­do pales­tino cuya casa y aldea fue­ron des­trui­das por fuer­zas mili­ta­res israe­líes en 1967 y como resi­den­te des­de hace tiem­po en las áreas fron­te­ri­zas de EE.UU. y Méxi­co. Miem­bro fun­da­dor de la Red de BDS del sur de Ari­zo­na, cuyo obje­ti­vo es pre­sio­nar por la des­in­ver­sión esta­dou­ni­den­se de com­pa­ñías israe­líes, Abdu­la­ziz se opo­ne a todo pro­gra­ma como Glo­bal Advan­ta­ge que con­tri­bui­rá a la mayor mili­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra, espe­cial­men­te cuan­do tam­bién hace acep­ta­bles las “vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y del dere­cho inter­na­cio­nal” de Israel.

Seme­jan­tes vio­la­cio­nes care­cen de impor­tan­cia, por supues­to, cuan­do se tra­ta de ganar dine­ro, como indi­có el bri­ga­dier gene­ral Elka­betz en esa con­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía fron­te­ri­za de 2012. En vis­ta de la direc­ción que empren­den tan­to EE.UU. como Israel cuan­do se tra­ta de sus áreas fron­te­ri­zas, los acuer­dos que están sien­do favo­re­ci­dos por la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na pare­cen cre­cien­te­men­te como una pare­ja celes­tial (o tal vez infer­nal). Como resul­ta­do, el comen­ta­rio de que “Ari­zo­na es el Israel de EE.UU.” hecho por el perio­dis­ta Dan Cohen refle­ja la reali­dad.

Todd Miller, cola­bo­ra­dor regu­lar de Tom­Dis­patch, es autor de Bor­der Patrol Nation: Dis­pat­ches From the Front Lines of Home­land Secu­rity. Ha escri­to sobre temas sobre fron­te­ras e inmi­gra­ción para New York Times, Al Jazee­ra Ame­ri­ca NACLA Report on the Ame­ri­cas y su blog Bor­der Wars, entre otros sitios. Podéis seguir­lo en Twit­ter @memomiller y ver más de su tra­ba­jo en toddw​mi​ller​.word​press​.com.

Gabriel M. Schi­vo­ne, escri­tor de Tuc­son, ha tra­ba­ja­do como volun­ta­rio huma­ni­ta­rio en las áreas fron­te­ri­zas de Méxi­co y EE.UU. duran­te más de seis año. Blo­guea en Elec­tro­nic Inti­fa­da y «Latino Voi­ces» de Huf­fing­ton Post. Sus artícu­los han apa­re­ci­do en Ari­zo­na Daily Star, Ari­zo­na Repu­blic, Stu­dent­Na­tion, the Guar­dianMcClatchy News­pa­pers, entre otras publi­ca­cio­nes. Podéis seguir­lo en Twit­ter @GSchivone.

Fuen­te: http://​www​.tom​dis​patch​.com/​b​l​o​g​/​1​7​5​9​47/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *