Gaza en Arizona

En octu­bre de 2012 Roei Elka­betz, bri­ga­dier gene­ral del ejér­ci­to Israe­lí (FDI), expli­có las estra­te­gias de con­trol de las fron­te­ras de su país. En su pre­sen­ta­ción en Power­Point, apa­re­ció en la pan­ta­lla una foto del muro de encie­rro que aís­la la Fran­ja de Gaza de Israel. “Hemos apren­di­do mucho de Gaza”, dijo al públi­co. “Es un gran labo­ra­to­rio”.

Elka­betz esta­ba hablan­do en una con­fe­ren­cia y feria de tec­no­lo­gía fron­te­ri­za rodea­da de una des­lum­bran­te exhi­bi­ción tec­no­ló­gi­ca, los com­po­nen­tes de su labo­ra­to­rio de cons­truc­ción de fron­te­ras. Había glo­bos de vigi­lan­cia con cáma­ras de alta poten­cia flo­tan­do sobre un vehícu­lo camu­fla­do para el desier­to hecho por Lock­heed Mar­tin. Sis­te­mas de sen­sor sís­mi­co uti­li­za­dos para detec­tar el movi­mien­to de per­so­nas y otras mara­vi­llas del mun­do del con­trol moderno de fron­te­ras. Alre­de­dor de Elka­betz se podían ver ejem­plos vívi­dos de hacia dón­de se orien­ta el futu­ro de seme­jan­te con­trol, tal como los ima­gi­nan no un escri­tor dis­tó­pi­co de cien­cia fic­ción sino algu­nos de los máxi­mos inno­va­do­res téc­ni­cos de las cor­po­ra­cio­nes del pla­ne­ta.

Nadan­do en un mar de segu­ri­dad fron­te­ri­za, el bri­ga­dier gene­ral, sin embar­go, no esta­ba rodea­do por el Medi­te­rrá­neo sino por un pai­sa­je ári­do del oes­te de Texas. Esta­ba en El Paso, a 10 minu­tos del muro que sepa­ra EE.UU. de Méxi­co.

A solo unos minu­tos más a pie, Elka­betz podría haber vis­to vehícu­los con fran­jas ver­des de la Patru­lla Fron­te­ri­za de EE.UU. des­pla­zán­do­se a lo lar­go del Rio Gran­de fren­te a Ciu­dad Juá­rez, una de las mayo­res ciu­da­des de Méxi­co, reple­ta de fábri­cas esta­dou­ni­den­ses y de los muer­tos de las nar­co­gue­rras de ese país. Los agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za que el gene­ral podría haber vis­lum­bra­do esta­ban sien­do blin­da­dos median­te una com­bi­na­ción letal de tec­no­lo­gías de vigi­lan­cia, arma­men­to mili­tar, rifles de asal­to, heli­cóp­te­ros y dro­nes. El sitio, otro­ra pací­fi­co, se esta­ba trans­for­man­do en lo que Timothy Dunn, en su libro The Mili­ta­ri­za­tion of the U.S. Mexi­co Bor­der, lla­ma un esta­do de “gue­rra de baja inten­si­dad”.

La ofen­si­va en la fron­te­ra

El 20 de noviem­bre de 2014, el pre­si­den­te Oba­ma anun­ció una serie de accio­nes eje­cu­ti­vas res­pec­to a la refor­ma de la inmi­gra­ción. Diri­gién­do­se al pue­blo de EE.UU., se refi­rió a legis­la­ción bipar­ti­dis­ta apro­ba­da por el Sena­do en junio de 2013 que, jun­to a otras cosas, blin­da­ría el mis­mo pai­sa­je en lo que se ha deno­mi­na­do –en len­gua­je adop­ta­do de recien­tes zonas de gue­rra de EE.UU.– una “olea­da fron­te­ri­za”. El pre­si­den­te deplo­ró el hecho de que la ley había que­da­do atas­ca­da en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, salu­dán­do­la como un “com­pro­mi­so” que “refle­ja­ba sen­ti­do común”. Seña­ló que “dupli­ca­ría la can­ti­dad de agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za, mien­tras ofre­cía a los inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos un camino hacia la ciu­da­da­nía”.

Des­pués de su anun­cio, inclu­yen­do accio­nes eje­cu­ti­vas que pro­te­ge­rían a entre cin­co y seis millo­nes de esos inmi­gran­tes con­tra la futu­ra depor­ta­ción, el deba­te nacio­nal fue rápi­da­men­te enmar­ca­do en un con­flic­to entre repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas. En esa gue­rra de pala­bras bipar­ti­dis­ta se per­dió una cosa: la acción eje­cu­ti­va ini­cial anun­cia­da por Oba­ma invo­lu­cró una mili­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra apo­ya­da por ambos par­ti­dos.

“Pri­me­ro”, dijo el pre­si­den­te, “nos basa­re­mos en nues­tro pro­gre­so en la fron­te­ra con recur­sos adi­cio­na­les para nues­tro per­so­nal de man­te­ni­mien­to del orden para que pue­da limi­tar el flu­jo de cru­ces ile­ga­les y ace­le­ren el retorno de los que cru­zan”. Sin entrar en más deta­lles, pasó a hablar de otros temas.

Sin embar­go, si EE.UU. sigue el “sen­ti­do común” de la ley de la olea­da en la fron­te­ra, el resul­ta­do podría agre­gar más de 40.000 millo­nes de dóla­res en agen­tes, tec­no­lo­gías avan­za­das, muros y otras barre­ras a un apa­ra­to de con­trol fron­te­ri­zo que ya es incom­pa­ra­ble. Y se envia­ría una señal cru­cial al sec­tor pri­va­do que, como seña­la la revis­ta espe­cia­li­za­da Home­land Secu­rity Today, de que otro “teso­ro” de bene­fi­cios ya está en camino para un mer­ca­do de con­trol fron­te­ri­zo, según las últi­mas pre­dic­cio­nes, en un “perío­do de auge sin pre­ce­den­tes”.

Como la Fran­ja de Gaza para los israe­líes, las zonas fron­te­ri­zas de EE.UU., deno­mi­na­das “zona libre de cons­ti­tu­ción” por la ACLU [Unión Ame­ri­ca­na para las Liber­ta­des Civi­les], se están con­vir­tien­do en un vas­to labo­ra­to­rio al aire libre de las com­pa­ñías téc­ni­cas. Allí se pue­de desa­rro­llar, pro­bar y exhi­bir casi cual­quier for­ma de vigi­lan­cia y “segu­ri­dad”, como si en un cen­tro comer­cial mili­ta­ri­za­do, podría ser con­si­de­ra­do para otras nacio­nes en todo el pla­ne­ta. De esta mane­ra, la segu­ri­dad fron­te­ri­za se está con­vir­tien­do en una indus­tria glo­bal y pocos com­ple­jos cor­po­ra­ti­vos pue­den estar más satis­fe­chos por este hecho que el que se ha desa­rro­lla­do en el Israel de Elka­betz.

La fron­te­ra Pales­ti­na-Méxi­co

Se podría con­si­de­rar un augu­rio la pre­sen­cia del bri­ga­dier gene­ral del ejér­ci­to israe­lí en El Paso hace dos años. Des­pués de todo, en febre­ro de 2014, la Pro­tec­ción de Adua­nas y Fron­te­ras (CBP), la agen­cia del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal (DHS) a car­go de con­tro­lar nues­tras fron­te­ras, con­tra­tó con Elbit Sys­tems, el gigan­tes­co fabri­can­te mili­tar pri­va­do de Israel, la cons­truc­ción de un “muro vir­tual”, una barre­ra tec­no­ló­gi­ca cer­ca de la actual divi­sión inter­na­cio­nal en el desier­to de Ari­zo­na. La com­pa­ñía, cuyas accio­nes nego­cia­das en EE.UU. aumen­ta­ron un 6% duran­te la masi­va ope­ra­ción mili­tar de Israel con­tra Gaza en el verano de 2014, lle­va­rá el mis­mo ban­co de datos de tec­no­lo­gía uti­li­za­do en las fron­te­ras de Israel –Gaza y Cis­jor­da­nia– al sur de Ari­zo­na a tra­vés de su sub­si­dia­ria Elbit Sys­tems of Ame­ri­ca.

Con unos 12.000 emplea­dos y, como alar­dea, “más de 10 años ase­gu­ran­do las fron­te­ras más pro­ble­má­ti­cas del mun­do”, Elbit pro­du­ce un arse­nal de “sis­te­mas de segu­ri­dad del inte­rior”. Estos inclu­yen vehícu­los de vigi­lan­cia terres­tre, mini­sis­te­mas aéreos sin tri­pu­la­ción y “cer­cas inte­li­gen­tes”, barre­ras de ace­ro alta­men­te for­ti­fi­ca­do que tie­nen la capa­ci­dad de sen­tir el con­tac­to o movi­mien­to de una per­so­na. En su papel como prin­ci­pal inte­gra­dor de sis­te­mas para el plan de tec­no­lo­gía fron­te­ri­za de Israel, la com­pa­ñía ya ha ins­ta­la­dos cer­cas inte­li­gen­tes en Cis­jor­da­nia y en los Altos del Golán.

En Ari­zo­na, con un poten­cial de has­ta 1.000 millo­nes de dóla­res a su dis­po­si­ción, CBP ha encar­ga­do a Elbit que cree un “muro” de “torres fijas inte­gra­das” con­te­nien­do lo últi­mo en cáma­ras, radar, sen­so­res de movi­mien­to y salas de con­trol. La cons­truc­ción comen­za­rá en los acci­den­ta­dos y desier­tos caño­nes alre­de­dor de Noga­les. Una vez que una eva­lua­ción del DHS con­si­de­re que esa par­te del pro­yec­to es efec­ti­va, el res­to será cons­trui­do para moni­to­rear toda la exten­sión de las tie­rras fron­te­ri­zas del Esta­do con Méxi­co. Hay que recor­dar, sin embar­go, que esas torres solo for­man par­te de una ope­ra­ción más amplia, el Plan de tec­no­lo­gía de la vigi­lan­cia de la fron­te­ra de Ari­zo­na. En esta eta­pa, es esen­cial­men­te un pro­yec­to para una infra­es­truc­tu­ra sin pre­ce­den­tes de for­ti­fi­ca­cio­nes de alta tec­no­lo­gía de la fron­te­ra que ha atraí­do la aten­ción de nume­ro­sas com­pa­ñías.

No es la pri­me­ra vez que las com­pa­ñías israe­líes han esta­do invo­lu­cra­das en un refuer­zo de la fron­te­ra de EE.UU. De hecho en 2004 los dro­nes Her­mes de Elbit fue­ron los pri­me­ros vehícu­los aéreos sin tri­pu­la­ción que vola­ron para patru­llar la fron­te­ra sur. En 2007, según La doc­tri­na del shock de Nao­mi Klein, el Gru­po Golan, una com­pa­ñía con­sul­to­ra israe­lí for­ma­da por exofi­cia­les de las Fuer­zas Espe­cia­les de las FDI, sumi­nis­tra­ron un inten­si­vo cur­so de ocho días a agen­tes espe­cia­les de inmi­gra­ción del DHS cubrien­do “todo, des­de com­ba­te cara a cara a prác­ti­cas de tiro para ‘ser proac­ti­vos con sus vehícu­los todo terreno’” La com­pa­ñía israe­lí NICE Sys­tems inclu­so sumi­nis­tró a Joe Arpaio, “el algua­cil más duro de EE.UU.”, de Ari­zo­na, un sis­te­ma de vigi­lan­cia para obser­var una de sus cár­ce­les.

A medi­da que se inten­si­fi­ca­ba seme­jan­te coope­ra­ción fron­te­ri­za, el perio­dis­ta Jimmy John­son acu­ñó la ade­cua­da fra­se “fron­te­ra Pales­ti­na-Méxi­co” para refle­jar lo que esta­ba suce­dien­do. En 2012 los legis­la­do­res esta­ta­les de Ari­zo­na, per­ci­bien­do el poten­cial del bene­fi­cio eco­nó­mi­co de esa cre­cien­te cola­bo­ra­ción, decla­ra­ron que su desér­ti­co Esta­do e Israel son “socios comer­cia­les” natu­ra­les, agre­gan­do que es “una rela­ción que desea­mos refor­zar”.

De esta mane­ra, las puer­tas se abrie­ron para un nue­vo orden mun­dial en el cual EE.UU. e Israel se con­ver­ti­rán en socios en el “labo­ra­to­rio” es decir en las tie­rras fron­te­ri­zas entre EE.UU. y Méxi­co. Sus cam­pos de ensa­yo esta­rán en Ari­zo­na. Allí, en gran par­te a tra­vés de un pro­gra­ma cono­ci­do como Glo­bal Advan­ta­ge, el cono­ci­mien­to aca­dé­mi­co y cor­po­ra­ti­vo esta­dou­ni­den­se y la manu­fac­tu­ra de bajo cos­te mexi­ca­na se fun­di­rán con las com­pa­ñías israe­líes de segu­ri­dad de la fron­te­ra y del terri­to­rio nacio­nal.

La fron­te­ra: abier­ta a los nego­cios

Nadie pue­de enmar­car el cre­cien­te roman­ce entre las com­pa­ñías de alta tec­no­lo­gía de Israel y Ari­zo­na mejor que el alcal­de de Tuc­son Jonat­han Roths­child. “Si va a Israel, vie­ne al sur de Ari­zo­na, cie­rra los ojos y da unas vuel­tas”, dice, “es posi­ble que no note la dife­ren­cia”.

Glo­bal Advan­ta­ge es un pro­yec­to de nego­cios basa­do en una coope­ra­ción entre los Par­ques Tec­no­ló­gi­cos Ari­zo­na de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na y el Gru­po Offs­ho­re, una fir­ma de con­sul­to­ría empre­sa­rial y de cons­truc­ción que ofre­ce “solu­cio­nes fron­te­ri­zas a fabri­can­tes de todo tama­ño”, al otro lado de la fron­te­ra en Méxi­co. Par­ques Tec­no­ló­gi­cos Ari­zo­na tie­ne los abo­ga­dos, con­ta­do­res y eru­di­tos, así como el cono­ci­mien­to téc­ni­co, para ayu­dar a cual­quier com­pa­ñía extran­je­ra a que ten­ga un ate­rri­za­je sua­ve y se esta­blez­ca en el Esta­do. Ayu­da­rá a esa com­pa­ñía a enca­rar aspec­tos lega­les, con­se­guir el cum­pli­mien­to de las regu­la­cio­nes e inclu­so con­se­guir emplea­dos cua­li­fi­ca­dos. Y median­te un pro­gra­ma que lla­ma Ini­cia­ti­va Empre­sa­rial Israel, Glo­bal Advan­ta­ge ha iden­ti­fi­ca­do su obje­ti­vo.

Hay que ver­lo como el ejem­plo per­fec­to del mun­do post Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (NAFTA-TLC) en el cual com­pa­ñías dedi­ca­das a dete­ner a los que cru­zan ile­gal­men­te la fron­te­ra, gozan cada vez de más liber­tad para cru­zar las mis­mas fron­te­ras. En el espí­ri­tu de libre comer­cio que creó el tra­ta­do NAFTA-TLC, los últi­mos pro­gra­mas de for­ti­fi­ca­ción de la fron­te­ra han sido dise­ña­dos para eli­mi­nar fron­te­ras cuan­do se tra­ta de per­mi­tir que com­pa­ñías de alta tec­no­lo­gía de ultra­mar esta­ble­ci­das en EE.UU. uti­li­cen la base manu­fac­tu­re­ra de Méxi­co para crear sus pro­duc­tos. Aun­que Israel y Ari­zo­na están sepa­ra­dos por miles de kiló­me­tros, Roths­child ase­gu­ró a Tom­Dis­patch que “en la eco­no­mía, no hay fron­te­ras”.

Por cier­to, lo que apre­cia sobre todo el alcal­de, es cómo la nue­va tec­no­lo­gía fron­te­ri­za pue­de lle­var dine­ro y pues­tos de tra­ba­jo a un área con casi un 23% de pobre­za. Le impor­ta mucho menos cómo serán crea­dos esos empleos. Según Molly Gil­bert, direc­tor de par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria para Tech Parks Ari­zo­na: “Se tra­ta real­men­te de desa­rro­llo y que­re­mos crear pues­tos de tra­ba­jo tec­no­ló­gi­cos en nues­tras áreas fron­te­ri­zas”.

Por lo tan­to hay que con­si­de­rar algo que no sea una iro­nía que, en este con­jun­to de desa­rro­llo glo­bal de coope­ra­cio­nes más allá de las fron­te­ras, las fábri­cas que pro­du­ci­rán las for­ta­le­zas fron­te­ri­zas dise­ña­das por Elbit y otras fir­mas israe­líes y esta­dou­ni­den­ses de alta tec­no­lo­gía estén ubi­ca­das sobre todo en Méxi­co. Tra­ba­ja­do­res mexi­ca­nos mal paga­dos fabri­ca­rán pre­ci­sa­men­te los com­po­nen­tes de un futu­ro régi­men de vigi­lan­cia, que posi­ble­men­te ubi­que, deten­ga, arres­te, encar­ce­le y expul­se a algu­nos de ellos si tra­tan de cru­zar hacia EE.UU.

Glo­bal Advan­ta­ge es una línea de mon­ta­je mul­ti­na­cio­nal, un sitio en el cual la segu­ri­dad inte­rior se encuen­tra con el TLC. Según se dice aho­ra mis­mo hay entre 10 y 20 com­pa­ñías israe­líes que dis­cu­ten acti­va­men­te la par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma. Bru­ce Wright, direc­tor eje­cu­ti­vo de Tech Parks Ari­zo­na, dijo a Tom­Dis­patch que su orga­ni­za­ción tie­ne acuer­dos con­fi­den­cia­les con cua­les­quie­ra com­pa­ñías que se adhie­ran y por lo tan­to no pue­de reve­lar sus nom­bres.

Aun­que se mues­tra cir­cuns­pec­to res­pec­to a afir­mar la Ini­cia­ti­va Empre­sa­rial Israel de Glo­bal Advan­ta­ge, Wright se mues­tra opti­mis­ta sobre la pla­ni­fi­ca­ción de su orga­ni­za­ción a tra­vés de la fron­te­ra. Mien­tras habla en una sala de con­fe­ren­cia ubi­ca­da en el par­que de 5,5 kiló­me­tros cua­dra­dos en las afue­ras al sur de Tuc­son, es evi­den­te que se sien­te esti­mu­la­do por pre­dic­cio­nes de que el mer­ca­do de Segu­ri­dad Nacio­nal cre­ce­rá de un nego­cio anual de 51.000 millo­nes de dóla­res en 2012 a 81.000 millo­nes solo en Esta­dos Uni­dos en 2020 y de 544.000 millo­nes de dóla­res en todo el mun­do en 2018.

Wright sabe tam­bién que los sub­mer­ca­dos para pro­duc­tos rela­cio­na­dos con las fron­te­ras como vigi­lan­cia por vídeo, arma­men­to no letal y tec­no­lo­gías para la selec­ción de per­so­nas avan­zan rápi­da­men­te y que se pien­sa que el mer­ca­do esta­dou­ni­den­se para dro­nes crea­rá 70.000 nue­vos empleos has­ta 2016. Este cre­ci­mien­to es nutri­do en par­te por lo que Asso­cia­ted Press lla­ma un “cam­bio impre­vis­to” a la vigi­lan­cia por dro­nes en la línea divi­so­ria sur de EE.UU. Más de 10.000 vue­los de dro­nes se han empren­di­dos en el espa­cio aéreo fron­te­ri­zo des­de mar­zo de 2013, con pla­nes para que haya muchos más, espe­cial­men­te des­pués de que la Patru­lla Fron­te­ri­za dupli­que su flo­ta.

Cuan­do Wright habla es obvio que sabe que su par­que se encuen­tra sobre una mina de oro del Siglo XXI. Des­de su pun­to de vis­ta Ari­zo­na del sur, ayu­da­da por su par­que tec­no­ló­gi­co, se con­ver­ti­rá en el labo­ra­to­rio per­fec­to del pri­mer gru­po de com­pa­ñías de segu­ri­dad fron­te­ri­za en Nor­te­amé­ri­ca. No solo pien­sa en las 57 com­pa­ñías del sur de Ari­zo­na que ya han sido iden­ti­fi­ca­das tra­ba­jan­do en la segu­ri­dad y la admi­nis­tra­ción de fron­te­ras, sino en com­pa­ñías simi­la­res a esca­la nacio­nal y en todo el glo­bo, espe­cial­men­te en Israel.

De hecho el obje­ti­vo de Wright es seguir el ejem­plo de Israel ya que es aho­ra el sitio núme­ro uno para seme­jan­tes empre­sas. En su caso, la fron­te­ra mexi­ca­na sim­ple­men­te reem­pla­za­rá los terre­nos de prue­ba pales­ti­nos alta­men­te mer­ca­dea­dos. Los 5.500 metros linea­res que rodean la gran­ja de pane­les sola­res de su par­que tec­no­ló­gi­co sería, por ejem­plo, el lugar per­fec­to para pro­bar sen­so­res de movi­mien­to. Las com­pa­ñías tam­bién podrían des­ple­gar, eva­luar y pro­bar sus pro­duc­tos “en el terreno”, como le gus­ta decir –es decir, don­de la gen­te real cru­za fron­te­ras reales– como Elbit Sys­tems lo hizo antes que CBP le die­ra el con­tra­to.

“Si vamos a estar invo­lu­cra­dos a dia­rio con la fron­te­ra, con todos sus pro­ble­mas y aspec­tos, exis­te una solu­ción”, dijo Wright en una entre­vis­ta en 2012, “¿por qué no debe­ría ser el sitio don­de el pro­ble­ma se solu­cio­na y obte­ne­mos el bene­fi­cio comer­cial de hacer­lo?

Del cam­po de bata­lla a la fron­te­ra

Cuan­do Nao­mi Wei­ner, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to para la Ini­cia­ti­va Empre­sa­rial Israel, vol­vió de un via­je a ese país acom­pa­ñan­do inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, se mos­tró extre­ma­da­men­te entu­sias­ta sobre las posi­bi­li­da­des de cola­bo­ra­ción. Vol­vió en noviem­bre, solo un día antes que Oba­ma anun­cia­ra sus nue­vas accio­nes eje­cu­ti­vas – una pro­mi­so­ra decla­ra­ción para aque­llos que como ella par­ti­ci­pan en el nego­cio de refuer­zo de las defen­sas fron­te­ri­zas.

“Hemos ele­gi­do áreas don­de Israel es muy fuer­te y el sur de Ari­zo­na es muy fuer­te”, expli­có Wei­ner a Tom­Dis­patch, apun­tan­do a la “siner­gia” de la indus­tria de la vigi­lan­cia entre los dos sitios. Por ejem­plo, una fir­ma con la cual su equi­po se reunió en Israel fue Bright­way Vision, una sub­si­dia­ria de Elbit Sys­tems. Si deci­de esta­ble­cer­se en Ari­zo­na, podría uti­li­zar su exper­ti­cia en par­ques tec­no­ló­gi­cos para desa­rro­llar y refi­nar sus cáma­ras y gafas tér­mi­cas, mien­tras explo­ra mane­ras de readap­tar esos pro­duc­tos mili­ta­res para apli­ca­cio­nes de vigi­lan­cia de fron­te­ras. El Offs­ho­re Group fabri­ca­ría enton­ces las cáma­ras y gafas en Méxi­co.

Ari­zo­na, como dice Wei­ner, posee el “paque­te com­ple­to” para seme­jan­tes com­pa­ñías israe­líes. “Nos encon­tra­mos direc­ta­men­te en la fron­te­ra, cer­ca de Fort Hua­chu­ca”, una base mili­tar don­de, entre otras cosas, los téc­ni­cos con­tro­lan los dro­nes que vigi­lan las áreas fron­te­ri­zas. “Tene­mos la rela­ción con la Adua­na y la Pro­tec­ción de Fron­te­ra, de modo que hay mucha acti­vi­dad. Tam­bién somos el Cen­tro de Exce­len­cia sobre Segu­ri­dad de Fron­te­ra.”

Wei­ner se refie­re al hecho de que en 2008 el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal desig­nó a la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na escue­la prin­ci­pal para el Cen­tro de Exce­len­cia sobre Segu­ri­dad de Fron­te­ra e Inmi­gra­ción. Gra­cias a esto ha reci­bi­do millo­nes de dóla­res en sub­si­dios fede­ra­les. Con­cen­trán­do­se en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de tec­no­lo­gías de con­trol de fron­te­ras, el cen­tro es un sitio en el cual, entre otras cosas, los inge­nie­ros estu­dian las alas de las lan­gos­tas a fin de crear dro­nes minia­tu­ra equi­pa­dos con cáma­ras que pue­den entrar en los sitios más peque­ños cer­ca del nivel del sue­lo, mien­tras gran­des dro­nes como el Pre­da­tor B siguen volan­do sobre las tie­rras fron­te­ri­zas a 10.000 metros (a pesar de que una recien­te audi­to­ría del ins­pec­tor gene­ral de segu­ri­dad nacio­nal los con­si­de­ró un des­per­di­cio de dine­ro).

Aun­que el roman­ce Ari­zo­na-Israel toda­vía se encuen­tra en la eta­pa del cor­te­jo, la exci­ta­ción res­pec­to a sus posi­bi­li­da­des aumen­ta. Los fun­cio­na­rios de Tech Parks Ari­zo­na ven a Glo­bal Advan­ta­ge el camino per­fec­to para for­ta­le­cer la “rela­ción espe­cial” entre EE.UU. e Israel. No hay otro sitio en el mun­do con una mayor con­cen­tra­ción de com­pa­ñías de tec­no­lo­gía de la segu­ri­dad nacio­nal que Israel. Solo en Tel Aviv se lan­zan 600 nue­vas empre­sas tec­no­ló­gi­cas cada año. Duran­te el ata­que a Gaza del verano pasa­do, Bloom­berg infor­mó de que la inver­sión en tales com­pa­ñías "real­men­te se había ace­le­ra­do”. Sin embar­go, a pesar de las perió­di­cas ope­ra­cio­nes mili­ta­res en Gaza y el ince­san­te refuer­zo del régi­men de segu­ri­dad nacio­nal israe­lí, exis­ten serias limi­ta­cio­nes para el mer­ca­do local.

El minis­te­rio de Eco­no­mía israe­lí es dolo­ro­sa­men­te cons­cien­te de esta situa­ción. Sus fun­cio­na­rios saben que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía israe­lí es “nutri­do en gran par­te de un con­ti­nuo aumen­to en las expor­ta­cio­nes y en la inver­sión extran­je­ra”. El Gobierno mima, cul­ti­va y apo­ya esas nue­vas com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas has­ta que sus pro­duc­tos están lis­tos para el mer­ca­do. Entre ellas ha habi­do inno­va­cio­nes como el “skunk” [zorri­llo], un líqui­do con un pútri­do olor hecho para dete­ner en seco a las mul­ti­tu­des revol­to­sas. El minis­te­rio tam­bién ha teni­do éxi­to en el mer­ca­deo de seme­jan­tes pro­duc­tos en todo el mun­do. En la déca­da pos­te­rior al 11‑S las ven­tas de “expor­ta­cio­nes de segu­ri­dad” israe­líes aumen­ta­ron de 2.000 a 7.000 millo­nes de dóla­res anua­les.

Las com­pa­ñías israe­líes han ven­di­do dro­nes de vigi­lan­cia a paí­ses lati­noa­me­ri­ca­nos como Méxi­co, Chi­le y Colom­bia y enor­mes sis­te­mas de segu­ri­dad a India y Bra­sil, don­de un sis­te­ma elec­tro-ópti­co de vigi­lan­cia se des­ple­ga­rá a lo lar­go de las fron­te­ras del país con Para­guay y Boli­via. Tam­bién han esta­do invo­lu­cra­das en pre­pa­ra­ti­vos para con­tro­lar los Jue­gos Olím­pi­cos de Bra­sil de 2016. Los pro­duc­tos de Elbit Sys­tems y sus sub­si­dia­rias se uti­li­zan actual­men­te des­de las Amé­ri­cas y Euro­pa has­ta Aus­tra­lia. Mien­tras tan­to esa inmen­sa fir­ma de segu­ri­dad está cada vez más invo­lu­cra­da en encon­trar “apli­ca­cio­nes civi­les” para sus tec­no­lo­gías béli­cas. Tam­bién está cada vez más dedi­ca­da a lle­var el cam­po de bata­lla a las áreas fron­te­ri­zas del mun­do, inclu­yen­do el sur de Ari­zo­na.

Como seña­la el geó­gra­fo Joseph Nevins, aun­que exis­ten muchas dife­ren­cias entre las situa­cio­nes polí­ti­cas de EE.UU. e Israel, tan­to Israel-Pales­ti­na como Ari­zo­na com­par­ten el enfo­que de excluir “a los con­si­de­ra­dos como extran­je­ros per­ma­nen­tes”, sean pales­ti­nos, lati­noa­me­ri­ca­nos indo­cu­men­ta­dos o indí­ge­nas.

Moh­yed­din Abdu­la­ziz ha vis­to esta “rela­ción espe­cial” des­de ambos lados como refu­gia­do pales­tino cuya casa y aldea fue­ron des­trui­das por fuer­zas mili­ta­res israe­líes en 1967 y como resi­den­te des­de hace tiem­po en las áreas fron­te­ri­zas de EE.UU. y Méxi­co. Miem­bro fun­da­dor de la Red de BDS del sur de Ari­zo­na, cuyo obje­ti­vo es pre­sio­nar por la des­in­ver­sión esta­dou­ni­den­se de com­pa­ñías israe­líes, Abdu­la­ziz se opo­ne a todo pro­gra­ma como Glo­bal Advan­ta­ge que con­tri­bui­rá a la mayor mili­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra, espe­cial­men­te cuan­do tam­bién hace acep­ta­bles las “vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y del dere­cho inter­na­cio­nal” de Israel.

Seme­jan­tes vio­la­cio­nes care­cen de impor­tan­cia, por supues­to, cuan­do se tra­ta de ganar dine­ro, como indi­có el bri­ga­dier gene­ral Elka­betz en esa con­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía fron­te­ri­za de 2012. En vis­ta de la direc­ción que empren­den tan­to EE.UU. como Israel cuan­do se tra­ta de sus áreas fron­te­ri­zas, los acuer­dos que están sien­do favo­re­ci­dos por la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na pare­cen cre­cien­te­men­te como una pare­ja celes­tial (o tal vez infer­nal). Como resul­ta­do, el comen­ta­rio de que “Ari­zo­na es el Israel de EE.UU.” hecho por el perio­dis­ta Dan Cohen refle­ja la reali­dad.

Todd Miller, cola­bo­ra­dor regu­lar de Tom­Dis­patch, es autor de Bor­der Patrol Nation: Dis­pat­ches From the Front Lines of Home­land Secu­rity. Ha escri­to sobre temas sobre fron­te­ras e inmi­gra­ción para New York Times, Al Jazee­ra Ame­ri­ca NACLA Report on the Ame­ri­cas y su blog Bor­der Wars, entre otros sitios. Podéis seguir­lo en Twit­ter @memomiller y ver más de su tra­ba­jo en toddw​mi​ller​.word​press​.com.

Gabriel M. Schi­vo­ne, escri­tor de Tuc­son, ha tra­ba­ja­do como volun­ta­rio huma­ni­ta­rio en las áreas fron­te­ri­zas de Méxi­co y EE.UU. duran­te más de seis año. Blo­guea en Elec­tro­nic Inti­fa­da y "Latino Voi­ces" de Huf­fing­ton Post. Sus artícu­los han apa­re­ci­do en Ari­zo­na Daily Star, Ari­zo­na Repu­blic, Stu­dent­Na­tion, the Guar­dianMcClatchy News­pa­pers, entre otras publi­ca­cio­nes. Podéis seguir­lo en Twit­ter @GSchivone.

Fuen­te: http://​www​.tom​dis​patch​.com/​b​l​o​g​/​1​7​5​9​47/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: