Dere­cho a deci­dir y Auto­de­ter­mi­na­cion- Luis Mª Mtz Gara­te

Pare­ce evi­den­te que el lla­ma­do «dere­cho a deci­dir» es un dere­cho demo­crá­ti­co, a pesar de las voces de la caver­na his­pa­na que lo nie­gan. Tam­bién es un ins­tru­men­to que pue­de resul­tar valio­so para con­fir­mar el dere­cho de una socie­dad a su inde­pen­den­cia polí­ti­ca con rela­ción a un Esta­do y cons­ti­tuir­se en otro pro­pio y dis­tin­to.

Sur­ge un pro­ble­ma al tra­tar de defi­nir cuál es el ámbi­to terri­to­rial y demo­grá­fi­co en el que se pue­de ejer­cer este dere­cho. Con rela­ción al modo en que el Prin­ci­pa­do de Cata­lu­ña lo ha plan­tea­do como herra­mien­ta para avan­zar hacia su eman­ci­pa­ción sur­gen pro­ble­mas en dos sen­ti­dos: hacia “arri­ba” y hacia “aba­jo”. Ana­li­ce­mos ambos.

Hacia “arri­ba”. Espa­ña acep­ta el dere­cho a deci­dir, pero se lo reser­va para ella en exclu­si­va. Su ámbi­to, defi­ni­do por su famo­sa e intan­gi­ble Cons­ti­tu­ción de 1978, va al uní­sono con su con­si­de­ra­ción del pue­blo espa­ñol úni­co como titu­lar de la sobe­ra­nía y con la indi­so­lu­ble uni­dad de su nación, defi­ni­da como peti­ción de prin­ci­pio, por las fron­te­ras de su Esta­do, por sus habi­tan­tes y por su cons­ti­tu­ción for­mal, la de 1978. No reco­no­ce uni­da­des meno­res que sean suje­tos polí­ti­cos.

Hacia “aba­jo”. Una vez esti­pu­la­do y acep­ta­do el “dere­cho a deci­dir” como prin­ci­pio polí­ti­co, se pue­de con­ver­tir en recu­rren­te. Por ejem­plo: si el Prin­ci­pa­do de Cata­lu­ña pre­ten­de ejer­cer­lo, ¿por qué razón no lo va a poder ejer­ci­tar a su nivel, diga­mos, l’Am­por­dà? ¿O, den­tro de l’Am­por­dà, Figue­res?

La úni­ca mane­ra de sal­var este esco­llo de for­ma con­sis­ten­te es ape­lar al con­cep­to de nación y con­si­de­rar­lo como la uni­dad terri­to­rial y huma­na con capa­ci­dad de ejer­cer­lo demo­crá­ti­ca­men­te. No hace fal­ta ser muy avis­pa­do ni tener pro­fun­dos cono­ci­mien­tos de teo­ría polí­ti­ca para lla­mar a esto por su nom­bre: se tra­ta del prin­ci­pio de auto­de­ter­mi­na­ción, del ejer­ci­cio del dere­cho a la libre dis­po­si­ción. Es decir que no pue­de con­fun­dir un dere­cho bási­co, aso­cia­do a las socie­da­des cons­ti­tui­das como nación, con un ins­tru­men­to polí­ti­co uti­li­za­ble por las per­so­nas o por cual­quier gru­po humano en cual­quier nivel de su acti­vi­dad social.

Otro pro­ble­ma con­sis­te en la nece­si­dad de deter­mi­nar la exis­ten­cia de una nación. Su pre­sen­cia se aso­cia muchas veces a la de un Esta­do que le da sopor­te. Es el caso de los actua­les esta­dos-nación. Defi­nen la nación de acuer­do con su terri­to­rio, pobla­ción y fron­te­ras. Pero hay muchas nacio­nes, como la nues­tra, que no tie­nen un Esta­do pro­pio con capa­ci­dad de dar a su pue­blo las garan­tías aso­cia­das al ejer­ci­cio del res­to de dere­chos huma­nos, a la cohe­sión y esta­bi­li­dad nece­sa­rias para su evo­lu­ción armó­ni­ca y pros­pe­ri­dad, al ser un suje­to en el mun­do y pre­sen­tar­se ante el mis­mo con su pro­pia per­so­na­li­dad.

La uni­dad rele­van­te, la nación, pre­sen­ta unas carac­te­rís­ti­cas de cohe­sión social que, si bien des­vir­tua­das y debi­li­ta­das en nues­tro caso por la ocu­pa­ción de los esta­dos domi­nan­tes, ejer­cen la fuer­za sufi­cien­te para poder actuar como suje­to social –pue­blo- con capa­ci­dad de cua­li­fi­car­se polí­ti­ca­men­te y ejer­cer como suje­to polí­ti­co –nación-.

Cua­les­quie­ra otras uni­da­des “infe­rio­res” ado­le­ce­rán de esta cohe­sión o supon­drán la acep­ta­ción de las uni­da­des polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­vas crea­das por los intere­ses deri­va­dos de la domi­na­ción. Cuan­do entre noso­tros se plan­tea la con­si­de­ra­ción de tres uni­da­des dife­ren­cia­das para ejer­cer el lla­ma­do “dere­cho a deci­dir”, nos encon­tra­mos con una des­truc­ción “a prio­ri” de la nación. La ocu­pa­ción y el domi­nio de los esta­dos espa­ñol y fran­cés han pro­vo­ca­do la par­ti­ción terri­to­rial, admi­nis­tra­ti­va y huma­na entre los dos esta­dos y en dos comu­ni­da­des autó­no­mas en el espa­ñol. Pero no son tres nacio­nes. La nación es una, some­ti­da y tro­cea­da, pero una. Pre­ten­der uti­li­zar los meca­nis­mos ofre­ci­dos por la domi­na­ción para “recons­truir la nación” es un impo­si­ble.

Ya es difí­cil de por sí uti­li­zar, para reuni­fi­car nues­tro país y acce­der a su inde­pen­den­cia, las ins­ti­tu­cio­nes sur­gi­das de la domi­na­ción, cuan­to más si tie­ne como ori­gen la fina­li­dad de sepa­rar, tro­cear y enfren­tar entre ellas las diver­sas par­tes de la nación vas­ca. Acep­tar la par­ti­ción impues­ta para nues­tra ani­qui­la­ción es un paso gra­ve cuan­do no se tie­ne una idea cla­ra del suje­to al que se pre­ten­de defen­der. Este suje­to es la nación sur­gi­da a la his­to­ria a tra­vés del rei­no –Esta­do- de Nava­rra. Mien­tras se siga sus­ten­tan­do su reco­rri­do sobre los sie­te rela­tos here­da­dos del ara­nis­mo segui­re­mos por un camino que no lle­va más que al abis­mo.

La super­vi­ven­cia y pros­pe­ri­dad de la nación exi­gen la inde­pen­den­cia polí­ti­ca, el Esta­do pro­pio. Para lograr­lo se requie­re con­cen­trar los esfuer­zos socia­les y polí­ti­cos de mane­ra pre­ci­sa y efi­caz. Mien­tras la base implí­ci­ta (y explí­ci­ta en muchas oca­sio­nes) sea la pro­por­cio­na­da por las par­ti­cio­nes impues­tas tras las con­quis­tas y ocu­pa­cio­nes o las pre­sen­ta­das por el ara­nis­mo en su reno­va­ción del plan­tea­mien­to nacio­nal, una sali­da con éxi­to es muy difí­cil.

La solu­ción de esta apa­ren­te apo­ría debe par­tir de la cons­truc­ción de un rela­to pro­pio de nues­tra socie­dad, de nues­tra his­to­ria, de nues­tra memo­ria. Debe ser un rela­to que no se sopor­te sobre los rela­tos cons­trui­dos por quie­nes nos man­tie­nen subor­di­na­dos Y ese rela­to común debe ser socia­li­za­do y hecho gene­ral entre quie­nes se recla­man de la nación vas­ca, del Esta­do de Nava­rra. Sólo a par­tir de esta pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca se podrán dar pasos en los que la par­ti­ción y sus ins­ti­tu­cio­nes impues­tas podrán ser, tal vez, uti­li­za­das de modo tác­ti­co para con­se­guir obje­ti­vos par­cia­les enca­mi­na­dos a la inde­pen­den­cia efec­ti­va.

En resu­men: un rela­to, uno, no sie­te ni tres, pro­pio de nues­tra his­to­ria, que sopor­te una memo­ria his­tó­ri­ca común, cons­ti­tu­ye el pun­tal bási­co de la estra­te­gia nece­sa­ria para acce­der a nues­tra eman­ci­pa­ción. Hay quie­nes pien­san que en Vas­co­nia fal­ta una estra­te­gia ade­cua­da para alcan­zar la inde­pen­den­cia. Pero, pre­gun­to, ¿cómo pue­de cons­truir­se una estra­te­gia ade­cua­da si fal­ta su pri­mer pun­to, la defi­ni­ción del suje­to?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *