¿A qué le temen los polí­ti­cos y los perio­dis­tas fran­ce­ses?

Red Vol­tai­re

La increí­ble cam­pa­ña de pren­sa des­ata­da en Fran­cia, en nom­bre de la liber­tad de pren­sa y de la liber­tad de expre­sión pero en con­tra de todo el que se inte­rro­ga sobre los aten­ta­dos regis­tra­dos en París en enero, ha ido exten­dién­do­se poco a poco a todos los paí­ses miem­bros de la OTAN. En lo ade­lan­te, el espí­ri­tu crí­ti­co pue­de ser vis­to como un deli­to y quie­nes lo cul­ti­ven pue­den aca­bar en la cár­cel.

JPEG - 36.1 KB
Al mar­gen de la mani­fes­ta­ción «Je suis Char­lie» del 11 de enero de 2015, 56 jefes de Esta­do y de gobierno se reu­nie­ron en una calle adya­cen­te a la ruta del cor­te­jo y posa­ron duran­te unos minu­tos ante las cáma­ras antes de vol­ver a sus paí­ses. Las imá­ge­nes así cap­ta­das los mos­tra­ron como líde­res de una mani­fes­ta­ción a la que nun­ca se unie­ron.

Los aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Fran­cia en enero de 2015 die­ron lugar a una impre­sio­nan­te mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da bajo el eslo­gan «Je suis Char­lie» y al ini­cio de una cam­pa­ña de denun­cia con­tra todos los auto­res que se han atre­vi­do a cues­tio­nar el sig­ni­fi­ca­do de esos actos de vio­len­cia. Casi todos los gran­des medios de difu­sión fran­ce­ses han dedi­ca­do repor­ta­jes y artícu­los no ha deba­tir sobre los hechos sino a demo­ni­zar a quie­nes se inte­rro­gan sobre estos.

La línea direc­ti­va de esa cam­pa­ña se puso de mani­fies­to cuan­do la direc­to­ra polí­ti­ca de la redac­ción del canal de tele­vi­sión fran­cés Fran­ce 2, Natha­lie Saint-Criq, se pre­sen­tó ante las cáma­ras del noti­cie­ro trans­mi­ti­do el 12 de enero para expli­car que:

«Es pre­ci­sa­men­te a quie­nes no son “Char­lie” a quie­nes tene­mos que des­cu­brir, a quie­nes “se mecen” en las redes socia­les y a quie­nes no ven este com­ba­te como suyo. Sí, a esos tene­mos que seña­lar­los, dar­les tra­ta­mien­to, inte­grar­los o rein­te­grar­los a la comu­ni­dad nacio­nal.»

El lla­ma­do de Natha­lie Saint-Criq al mac­carthys­mo

Natha­lie Saint-Cricq es la com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Patri­ce Duha­mel, quien fue a su vez fue direc­tor gene­ral de Fran­ce Télé­vi­sions, el orga­nis­mo fran­cés a car­go de la tele­vi­sión. Patri­ce Duha­mel es ade­más el her­mano del edi­to­ria­lis­ta Alain Duha­me. Estos tres perio­dis­tas son des­de hace muchos años las voces del con­sen­so de la cla­se diri­gen­te fran­ce­sa.

¿De dón­de vie­ne la evi­den­te inquie­tud de la pren­sa fran­ce­sa?

Des­de la publi­ca­ción de La Gran Impos­tu­ra y el deba­te mun­dial que sus­ci­tó [ese libro sobre los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001], un sec­tor cre­cien­te de la pobla­ción, no sólo en Fran­cia sino en todos los paí­ses miem­bros de la OTAN, ha deja­do de con­fiar en los gran­des medios de pren­sa a la hora de infor­mar­se. En 2002 y en los años pos­te­rio­res, la cre­di­bi­li­dad de la pren­sa pla­na y de la radio cayó a un 44% y la de la tele­vi­sión des­cen­dió al 53%. Con el tiem­po había vuel­to a subir al 50% para la pren­sa pla­na, al 55% para la radio y al 58% en el caso de la tele­vi­sión [1].

Es impor­tan­te obser­var que, para la cla­se diri­gen­te, la cre­di­bi­li­dad de los medios se mide por tipo de sopor­te y no según los con­te­ni­dos, lo cual evi­den­cia una ausen­cia casi total de plu­ra­lis­mo en mate­ria de ideas.

La publi­ca­ción de un artícu­lo de Thierry Meys­san [2] en las horas pos­te­rio­res al aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do reabrió abrup­ta­men­te el deba­te sobre la con­fia­bi­li­dad de los medios de pren­sa. Des­de su exi­lio en Siria, Meys­san seña­la­ba que el modus ope­ran­di de los terro­ris­tas no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver con lo que hacen los yiha­dis­tas y que era más bien com­pa­ra­ble con el modo de actuar de un coman­do mili­tar. Por con­si­guien­te, según Meys­san, lo impor­tan­te no era saber si los terro­ris­tas eran musul­ma­nes o si habían teni­do con­tac­tos con yiha­dis­tas autén­ti­cos sino quién impar­tió las órde­nes que los lle­va­ron a per­pe­trar el cri­men. El artícu­lo de Thierry Meys­san encon­tró gran eco en Fran­cia al ser reto­ma­do por nume­ro­sos sitios web, reen­via­do a tra­vés de lis­tas de difu­sión y reci­bió en sólo 3 días más de 800 000 visi­tas en la pági­na de la Red Vol­tai­re en idio­ma fran­cés [3].

Extra­ña­men­te, esa cues­tión, abor­da­da por nume­ro­sí­si­mos medios de pren­sa extran­je­ros –entre ellos la BBC y CNN– no fue men­cio­na­da por la gran pren­sa de Fran­cia. Peor aún, la cam­pa­ña des­ata­da en Fran­cia con­tra todo el que plan­tea la menor inte­rro­gan­te sobre ese tema se refi­rió repe­ti­da­men­te al artícu­lo de Thierry Meys­san –para des­ca­li­fi­car­lo– sin tomar­se nun­ca el tra­ba­jo de res­pon­der a sus argu­men­tos.

En ese mis­mo tra­ba­jo, el perio­dis­ta fran­cés exila­do obser­va­ba que el aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do tenía como obje­ti­vo reac­ti­var la «gue­rra de civi­li­za­cio­nes», estra­te­gia nun­ca rei­vin­di­ca­da ni por la Her­man­dad Musul­ma­na, ni por al-Qae­da o el Emi­ra­to Islá­mi­co sino úni­ca y exclu­si­va­men­te por los neo­con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses y los hal­co­nes libe­ra­les. Eso bas­tó para que Meys­san fue­se acu­sa­do de «anti­se­mi­tis­mo» ya que los neo­con­ser­va­do­res empe­za­ron sien­do un gru­po de perio­dis­tas trots­kis­tas vin­cu­la­dos a la publi­ca­ción judía y sio­nis­ta Com­men­tary [4].

Esta absur­da acu­sa­ción pro­ba­ble­men­te tenía como obje­ti­vo sub­ra­yar que las obser­va­cio­nes de Thierry Meys­san eran amplia­men­te reto­ma­das, dis­cu­ti­das y comen­ta­das por los miem­bros de Recon­ci­lia­ción Nacio­nal, el par­ti­do polí­ti­co de nue­va crea­ción fun­da­do en Fran­cia por el humo­ris­ta Dieu­don­né y el pole­mis­ta Alain Soral. Como su nom­bre lo indi­ca, esa for­ma­ción se plan­tea la reuni­fi­ca­ción de ciu­da­da­nos pro­ve­nien­tes de corrien­tes polí­ti­cas dife­ren­tes, inclu­yen­do aque­llos pro­ve­nien­tes de la extre­ma dere­cha anti­se­mi­ta.

La pren­sa fran­ce­sa se ve por lo tan­to obli­ga­da a enfren­tar dos desa­fíos al mis­mo tiem­po: la rebe­lión enca­be­za­da inter­na­cio­nal­men­te por Thierry Meys­san con­tra la domi­na­ción anglo­sa­jo­na y el sur­gi­mien­to, alre­de­dor de Dieu­don­né y de Alain Soral, de un nue­vo movi­mien­to polí­ti­co fran­cés que denun­cia la «trai­ción de las éli­tes».

Al inter­ve­nir sobre los aten­ta­dos en la Asam­blea Nacio­nal, el pri­mer minis­tro Manuel Valls inclu­so desig­na­ba al humo­ris­ta Dieu­don­né como el obje­ti­vo fun­da­men­tal a eli­mi­nar:

«Y que terri­ble coin­ci­den­cia, que afren­ta el hecho de ver a un rein­ci­den­te del odio rea­li­zar su espec­tácu­lo en salas reple­tas de públi­co en el mis­mo momen­to en que, en la tar­de del sába­do, la Nación se reu­nía solem­ne­men­te en la Puer­ta de Vin­cen­nes. ¡No per­mi­ta­mos esos hechos y que la jus­ti­ca sea impla­ca­ble con esos pre­di­ca­res del odio! ¡Lo digo con fuer­za aquí en la tri­bu­na de la Asam­blea Nacio­nal!» [5].

Al día siguien­te, el humo­ris­ta Dieu­don­né fue arres­ta­do y pues­to a dis­po­si­ción de los tri­bu­na­les. Se le acu­sa de haber­se mofa­do de la movi­li­za­ción «Je suis Char­lie» [En espa­ñol, «Yo soy Char­lie»] ridi­cu­li­zán­do­la con las pala­bras «Yo soy Char­lie Couli­baly», en refe­ren­cia al ape­lli­do de uno de los terro­ris­tas, lo cual supues­ta­men­te sería un lla­ma­do al odio anti­se­mi­ta.

O sea, en la Fran­cia actual, la defen­sa de la liber­tad de expre­sión impli­ca meter en la cár­cel a un humo­ris­ta.

No todos los fran­ce­ses se unie­ron a la movi­li­za­ción

En ese con­tex­to de opo­si­ción al poder mediá­ti­co y polí­ti­co se han rea­li­za­do estu­dios para enten­der qué fran­ce­ses se resis­ten a acep­tar el dis­cur­so públi­co y qué impac­to ten­drían en el futu­ro de los par­ti­dos polí­ti­cos.

Apa­re­ce, en pri­mer lugar, una impor­tan­te dife­ren­cia entre las dife­ren­tes regio­nes de Fran­cia: la tasa de par­ti­ci­pa­ción en las mani­fes­ta­cio­nes «Je suis Char­lie» alcan­zó el 71% en las ciu­da­des de Gre­no­ble y Rodez pero no pasa de un 3% en Le Havre y Henin-Beau­mont [6].

JPEG - 18.4 KB
La movi­li­za­ción «Je suis Char­lie»
Fuen­te: Ifop

Según el IFOP (Ins­ti­tu­to Fran­cés de la Opi­nión Públi­ca), la línea de frac­tu­ra coin­ci­di­ría con la del voto del Fren­te Nacio­nal [7]. Pero tam­bién podría ser que coin­ci­da con la del voto favo­ra­ble al «No» en el refe­rén­dum de 2005 sobre la Cons­ti­tu­ción Euro­pea [8]. Des­pués de ana­li­zar­la, el IFOP des­car­ta la hipó­te­sis sobre la exis­ten­cia de una rela­ción con la per­te­nen­cia reli­gio­sa al islam.

JPEG - 20 KB
El voto favo­ra­ble al Fren­te Nacio­nal en la elec­ción pre­si­den­cial fran­ce­sa de 2012
Fuen­te: IFOP
JPEG - 29.7 KB
El voto por el «No» en el refe­rén­dum de 2005 sobre la Cons­ti­tu­ción Euro­pea
Fuen­te: Fré­dé­ric Sal­mon

En otras pala­bras, la opo­si­ción al una­ni­mis­mo de «Je suis Char­lie» corres­pon­de­ría a las aspi­ra­cio­nes de los elec­to­res del Fren­te Nacio­nal pero podría aumen­tar has­ta corres­pon­der con las de los elec­to­res que se opo­nen a una Unión Euro­pea anti­rre­pu­bli­ca­na y anti­de­mo­crá­ti­ca.

La tasa de pene­tra­ción del espí­ri­tu crí­ti­co, cali­fi­ca­do de «cons­pi­ra­cio­nis­mo» [y tam­bién como «com­plo­tis­mo» o «teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas»] fue obje­to de estu­dio del IFOP a pedi­do del dia­rio Sud Ouest [9].

En una entre­vis­ta con el poli­tó­lo­go Emma­nuel Taieb, el dia­rio expli­ca a los lec­to­res lo que «tie­nen» que rete­ner. Este soció­lo­go, que impar­te cla­ses de Cien­cias Polí­ti­cas en Lyon, era cono­ci­do has­ta aho­ra como espe­cia­lis­ta en el deba­te sobre la pena de muer­te. Aun­que no ha escri­to nun­ca nin­gún tra­ba­jo cien­tí­fi­co sobre las «teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas», des­de el aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do Taieb está sien­do pre­sen­ta­do como un espe­cia­lis­ta en la mate­ria y nume­ro­sos medios lo inte­rro­gan sobre el tema.

Cuan­do se habla de «teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas» en reali­dad se tra­ta de una «adhe­sión a tesis» que cues­tio­nan ver­sio­nes común­men­te acep­ta­das de cier­tos hechos polí­ti­cos. Emma­nuel Taieb pre­ci­sa que esas «teo­rías» no son «rumo­res» (tér­mino emplea­do duran­te la cam­pa­ña de 2002) sino que son pro­duc­to de per­so­nas iden­ti­fi­ca­das (Taieb cita a Jean-Marie Le Pen [líder fran­cés de extre­ma dere­cha], a Thierry Meys­san y a Lyn­don LaRou­che) que según él no son perio­dis­tas (a pesar de que Thierry Meys­san es legal­men­te titu­lar de una cre­den­cial de pren­sa y es ade­más edi­to­ria­lis­ta de diver­sas publi­ca­cio­nes impre­sas en dife­ren­tes paí­ses). Taieb afir­ma tam­bién que en defi­ni­ti­va: «La mayo­ría de las teo­rías cons­pi­ra­cio­nis­tas sólo son nue­vas for­mas de anti­im­pe­ria­lis­mo o de anti­sio­nis­mo».

Lógi­ca­men­te el dia­rio par­te de la cues­tión del 11 de sep­tiem­bre para lle­gar al tema de «Je suis Char­lie». Para un 21% de las per­so­nas inte­rro­ga­das «no es ver­da­de­ra­men­te cier­to que esos aten­ta­dos [del 11 de sep­tiem­bre de 2001] hayan sido pla­ni­fi­ca­dos y rea­li­za­dos úni­ca­men­te por la orga­ni­za­ción terro­ris­ta al-Qae­da». Esa cifra cae al 16% en el caso de los aten­ta­dos de enero de 2015.

JPEG - 30.2 KB
JPEG - 32.8 KB
Fuen­te: IFOP y Sud Ouest del 25 de enero de 2015
Encues­ta rea­li­za­da a un gru­po de 1 051 per­so­nas repre­sen­ta­ti­vas de la pobla­ción fran­ce­sa de 18 años o más. Los encues­ta­dos res­pon­die­ron un cues­tio­na­rio onli­ne entre el 21 y el 23 de enero de 2015.

Por supues­to, las pre­gun­tas están for­mu­la­das de tal mane­ra que indu­cen par­cial­men­te las res­pues­tas de los encues­ta­dos. En todo caso, un 16% de des­con­fian­za ya repre­sen­ta un pro­ble­ma polí­ti­co de pro­por­cio­nes con­si­de­ra­bles.

El IFOP pro­si­gue su estu­dio obser­van­do que las per­so­nas que cues­tio­nan la ver­sión ofi­cial sobre el 11 de sep­tiem­bre de 2001 pro­vie­nen de todo el espec­tro elec­to­ral pero que son más nume­ro­sas en las filas del Fren­te Nacio­nal. Sin embar­go, ¡oh sor­pre­sa!, en lo tocan­te a los aten­ta­dos de París los lla­ma­dos «com­plo­tis­tas» son más nume­ro­sos entre los mili­tan­tes del Fren­te de Izquier­da [10] y de la UMP [11] que entre los del Par­ti­do Socia­lis­ta [actual­men­te en el poder] y los del Fren­te Nacio­nal.

Se derrum­ba así toda la retó­ri­ca que atri­bu­ye al cues­tio­na­mien­to un ori­gen de extre­ma dere­cha o un supues­to olor a anti­se­mi­tis­mo. Los «com­plo­tis­tas» son en reali­dad ciu­da­da­nos que se rebe­lan con­tra el sis­te­ma en nom­bre de los valo­res de la Repú­bli­ca y en nom­bre de la demo­cra­cia. Eso es lo que ya han enten­di­do el Fren­te Nacio­nal –al evo­lu­cio­nar a lo lar­go de una déca­da des­de las posi­cio­nes de un par­ti­do de extre­ma dere­cha hacia las de un par­ti­do patrió­ti­co– y el Fren­te de Izquier­da, así como Recon­ci­lia­ción Nacio­nal, aun­que se tra­ta de tres for­ma­cio­nes polí­ti­cas que no tie­nen nin­gu­na rela­ción entre sí.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Baró­me­tro de la con­fian­za en los medios de pren­sa, TNS-Sofres.

[2] «¿Quién está detrás del aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do?», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 8 de enero de 2015.

[3] Vol​tai​re​net​.org está dis­po­ni­ble para los inter­nau­tas en 10 idio­mas prin­ci­pa­les y en 6 idio­mas secun­da­rios.

[4] « Los New York Inte­llec­tuals y la inven­ción del neo­con­ser­va­du­ris­mo », por Denis Boneau, Red Vol­tai­re, 4 de febre­ro de 2005.

[5] «Dis­cours de Manuel Valls à l’Assemblée natio­na­le en hom­ma­ge aux vic­ti­mes des atten­tats», Réseau Vol­tai­re, 13 de enero de 2015.

[6] Mar­che républicaine «pour Char­lie»: des disparités de mobi­li­sa­tion lour­des de sens [en espa­ñol, “Mar­cha repu­bli­ca­na «por Char­lie»: dife­ren­cias de par­ti­ci­pa­ción con nefas­to sen­ti­do, Ifop Focus n°121, enero de 2015.

[7] En las elec­cio­nes euro­peas del 25 de mayo de 2014, el Fren­te Nacio­nal (FN, par­ti­do fran­cés de extre­ma dere­cha) se con­vir­tió en el pri­mer par­ti­do de Fran­cia al obte­ner un 24,86% de los votos váli­dos.

[8] A la pre­gun­ta «¿Aprue­ba usted el pro­yec­to de ley que auto­ri­za la rati­fi­ca­ción del tra­ta­do que esta­ble­ce una cons­ti­tu­ción para Euro­pa?», el «No» se impu­so con el 54,68% de los votos váli­dos, el 29 de mayo de 2005.

[9] «Com­me l’ombre d’un dou­te», Syl­vain Cot­tin, Sud Ouest, 25 de enero de 2015.

[10] En fran­cés Front de Gau­che. Es una coa­li­ción de par­ti­dos polí­ti­cos fran­ce­ses crea­da duran­te las elec­cio­nes euro­peas de 2009. Cla­si­fi­ca­da como de extre­ma izquier­da en el espec­tro polí­ti­co fran­cés, esta coa­li­ción hoy se com­po­ne fun­da­men­tal­men­te del Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés y del Par­ti­do de Izquier­da. Nota del Tra­duc­tor.

[11] Par­ti­do de la ex mayo­ría pre­si­den­cial de dere­cha, actual­men­te diri­gi­do por el ex pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy. NdT.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *