¡¡Abrid escue­las y se cerra­rán cár­ce­les!!- Mai­té Campillo

“El hom­bre que se levan­ta es aún más gran­de que el que no ha caído”

Habrá quién pien­se que es sue­ño, acer­ta­rán los que crean que es reali­dad? Les voy a con­tar por qué “el llan­to es a veces el modo de expre­sar las cosas que no pue­den decir­se con pala­bras, pues, todas las cosas son impo­si­bles, mien­tras lo parecen”.

Y, aho­ra sí, empie­za mi his­to­ria. Cuen­ta que aguas lla­ma­das dul­ces y sala­das, se hacían las encon­tra­di­zas sobre el lado bello entre las entra­ñas de la tie­rra; abun­da­ban ani­ma­les libres y domés­ti­cos, vege­ta­les y hier­bas sal­va­jes, huer­tos entre peque­ñas y gran­des exten­sio­nes, habi­ta­das por fami­lias tran­qui­las de manos labo­rio­sas. Tie­rra de con­tras­tes sobre la hier­ba ver­de que coro­na refor­zan­do el color de seres y cosas, les daba sen­ti­do pro­pio. Entre el valle y sus lomas sur­gían aro­mas diver­sos, tan­tos como nece­si­da­des, que se ofre­cían gene­ro­sas a sus manos sudo­ro­sas y abne­ga­das en empe­ño: raí­ces evi­den­tes, orgu­llo­sas de ser­lo. Una reali­dad de fon­do cho­can­do con los can­tos de “sire­na”, del que no va más allá por­que no quie­re y, ata­can­do un per­fil en lla­ma­ra­da de his­to­ria, cru­ci­fi­ca una civi­li­za­ción ente­ra, y, la igno­ran­cia se apo­de­ra adue­ñán­do­se de leyes. Sem­bró entre ciu­dad y valle la car­ne de cañón. Con­cep­ción ele­vó su voz heroí­na en lucha y, des­cri­bió que “el amor vive más de lo que da que de lo que recibe.”

Lo que sí les pue­do ase­gu­rar más allá de leyen­das que hayan leí­do, es que fue vol­cán de soles, salu­do de bien­ve­ni­da y aco­gi­da, can­to de la tie­rra. Dan­zas y flo­res en esen­cia, su for­ta­le­za, con­tra la incon­gruen­cia y sus desas­tres; bro­tó luz de su fue­lle pul­mo­nar has­ta reven­tar entre maz­mo­rras, pro­cla­man­do la aper­tu­ra de escue­las, y, don­de la alie­na­ción, mar­gi­na­ción de sexo exis­te, el rau­dal de espí­ri­tu liber­ta­rio aflo­ra. Su filo­so­fía bullía en su entra­ña de huma­ni­da­des, como coro­na de espi­nas de bien aden­tro de su ser y, has­ta del cen­tro de la tie­rra que la vio nacer. Se aden­tró entre rejas, cono­ció la mugre inter­na de la ley, el lado oscu­ro de las maz­mo­rras, que ali­men­ta la impo­si­ción del anal­fa­be­to polí­ti­co en el mun­do hacien­do de su inte­lec­to fron­te­ra huma­na y fie­bre finan­cie­ra. No es pues de extra­ñar que Con­cep­ción afir­ma­ra que “el hom­bre que se levan­ta es aún más gran­de que el que no ha caído”

Es his­to­ria Con­cep­ción e imán de coor­de­na­das, hilo cur­ti­do entre pue­blos; car­ga en con­te­ni­do de sabi­du­ría, mujer para mas señas. Su encan­ta­mien­to es fue­go que me des­pier­ta entre olea­das de mar que a mi se acer­can; su sen­ti­mien­to tesón e inte­li­gen­cia, mi admi­ra­ción por ella y embe­le­so mi res­pe­to. Heme aquí, que no sien­to los días ni las horas, cuan­do meto­do­lo­gía en ense­ñan­za es inse­pa­ra­ble de peda­go­gía. Astro entre las estre­llas, des­ve­lo y espe­ran­za. Sus pala­bras la acre­di­tan, decla­ra­cio­nes, mani­fies­tos de vida, jus­ti­cia con los que for­man base de la raíz aje­nos al can­cán y almi­dón del anti­faz de los feu­da­les; delei­te mi admi­ra­ción y res­pe­to a, Con­cep­ción Arenal.

En el aho­ra y sus sombras

Sur­gen sus sue­ños más allá del sol que me deslumbra

Enrai­za­da me sien­to como flor del desier­to, empe­ño de cuna. No se tra­ta de la reser­va de una tri­bu imper­so­nal, sino de un puño de huma­ni­dad, de huma­ni­da­des flo­tan­do como este­las en la mar. Para muchos de los “nue­vos sabios” ya, agua pasa­da, otra his­to­ria, qui­zá otros tiem­pos inver­te­bra­dos?, fósi­les que una vez abi­ta­ron en el pla­ne­ta? Y, es que hay mucho polí­ti­co snob que don­de las maz­mo­rras de hoy que son las de siem­pre, ve flo­tan­te mano de obra escla­va, y nie­ga toda evi­den­cia impo­nien­do cuen­tos de rei­nas, hadas y prin­ce­sas. Y, hay que apren­der la lec­ción, remon­tar­se a las ense­ñan­zas que acon­se­jan que “las fuer­zas que se aso­cian para el bien no se suman, se multiplican”

Es el amor el aulli­do que ellas y ellos evo­can en la his­to­ria. Ese es el amor que me evo­ca. Por ellos can­to, por cul­to y, por con­cien­cia, flor de cien­cia y sabi­du­ría; más allá de fábu­las y leyen­das que a la ver­da­de­ra his­to­ria exter­mi­nan. Es el amor que se dis­pa­ra de entre los muros de hor­mi­gón, de entre la tie­rra sella­da, que se des­pren­de entre can­tos roda­dos y me hablan, pene­tra como car­ga per­cu­tien­do, avi­van­do la espe­ran­za con un rubí en la mira­da. Es el amor de mil y un millón de noches. Hoy pre­sen­te entre noso­tros uno de los astros de la his­to­ria. Nues­tra his­to­ria uni­ver­sal, que jamás nos podrán robar si tu empe­ño insis­te jun­to al mío. Es Con­cep­ción Are­nal, entre noso­tros y noso­tras. El tiem­po impla­ca­ble, se acer­ca para ir brin­dan­do de uno a uno, sabo­rean­do con [email protected], un lega­do tenaz de conciencia.

¡Glo­rio­sas ellas!

Las madres que logran tener cien­tos y miles de hijos, dis­cí­pu­los, sin haber pari­do, y, nos ense­ñan a tra­ba­jar y sen­tir la tie­rra ade­más de oler­la, sabo­rear­la, res­pe­tar­la para sobre ella, jamás en con­tra de ella, seguir des­cu­brien­do y cru­zar el río gran­de, de la insu­mi­sión e igno­ran­cia, sal­to cua­li­ta­ti­vo, vien­to sedien­to sobre agua fres­ca; vien­to y alga aflo­ran­do acan­ti­la­dos, bus­can­do cobi­jo con­tra deplo­ra­bles tor­men­tas, que se hacen ya eter­nas, dis­pues­tas por el sable del des­po­tis­mo humano.

¡Así es como me educaron!

Base de vida y equi­li­brio con­tra el con­su­mis­mo esté­ril del ocio y la cul­tu­ra. Apren­dien­do sobre el esfuer­zo, des­cu­brien­do en diná­mi­ca pro­pia esa pun­ti­ta del pla­ne­ta tie­rra entre el enig­má­ti­co cos­mos que nos rodea. ¡Edu­car para vivir!

¡Luchar para conseguirlo!

Cami­nan­do en inde­pen­den­cia nos da la auto­su­fi­cien­cia nece­sa­ria para cre­cer en vida, y, es que como decía Con­cep­ción Are­nal “el amor es para el niño como el sol para las flo­res; no le bas­ta pan: nece­si­ta cari­cias para ser bueno y ser fuerte.”
Patria

Siem­pre ima­gi­né así a la que lla­ma­mos madre

Esa es ella, mi madre, sabia entre los más sabios; no creía en más dio­ses que el dios sol con sus llu­vias sobre los cam­pos; vene­ra­ba la tie­rra cul­ti­ván­do­la con fer­vor ances­tral pro­pio: res­pon­día a su lla­ma­do con­tra la ham­bru­na, daba res­pues­ta a la mise­ria de las men­tes que gobier­nan para su ego, entorno que les sos­tie­ne y bol­si­llo jalán­do­lo en des­po­tis­mo de opre­sión. No cono­cí las aguas que la vie­ron cre­cer, que se acer­ca­ron a su mano para enja­bo­nar y lavar; reha­go epi­so­dios de su his­to­ria para no luchar sin ella. Tam­po­co cono­cí a Con­cep­ción Are­nal, pero me empe­ño en ellas, como patria uni­ver­sal. La edu­ca­ción, su meto­do­lo­gía mama­da entre amor y res­pe­to, ahí sur­ge la ense­ñan­za y de su mano la peda­go­gía como arte que coro­na ¡Ay!, ay, ay del ser que no sepa no quie­ra edu­car y se lla­me maes­tro… sin reco­no­cer el lodo de su igno­ran­cia, espi­na que cru­ci­fi­ca el desa­rro­llo. Patria me habló del agua den­tro y fue­ra de su vien­tre. Me sigue hablan­do, así quie­ro creer­lo al sen­tir que tra­ba­ja y can­ta, siem­pre can­ta. Para aullar el des­en­can­to y no tener que vivir de rodi­llas; así es como apren­dió a edu­car­me en su cor­to tiem­po en la his­to­ria. Edu­car en ella era como el res­pi­rar, vital como el can­tar con­tan­do his­to­rias para yo gra­bar­las como cáte­dras. Y, apren­dí a aso­mar sobre el bor­de de sus aguas y suce­der unas a otras entre corrien­tes; enér­gi­ca conec­tan­do her­ma­nos de más peso que la pro­pia san­gre. Patria es Con­cep­ción Are­nal, entre otras, que tam­bién son patria uni­ver­sal. Fue­go, bra­sa, lla­ma sobre hon­do­na­da, lucha con­tra el peñón de la tra­ga­de­ra, isla liber­ta­do­ra. Así es que voy apren­dien­do sobre vie­jos y nue­vos cami­nos revi­ta­li­zan­do la cima, patria y cima, madre que ense­ña a des­cu­brir la sed del vaso vacío.

Quie­ro creer que no fui yo sino ella 

La que me ense­ñó abrir ven­ta­nas y des­cu­brir aves

Que me abren el con­tac­to entre los seres más que­ri­dos. Así es como pren­dí a enca­ra­mar­me hacia la cum­bre de la pirá­mi­de ver­de, nos mira­mos encan­ta­das de haber podi­do lle­gar a ver más lejos: mate­ria­lis­mo e his­tó­ria, su filo­so­fía nun­ca olvi­da hacía que la pudie­ra dige­rir en frag­men­tos. Dan­za­ri­na apa­sio­na­da, lige­ra, líri­ca, majes­tuo­sa en voz, hubo quien dijo “can­ta como los ánge­les”, lo dijo otra gran voz, era su padre, dúo; patria ador­na­da de flo­res tren­za­das entre ramas hilan­do cue­llo, cin­tu­ra y tobillos.

¡Su mun­do una isla lle­na de hijos!

El todo que jun­tos for­ma­ban, el más her­mo­so de los archi­pié­la­gos don­de, la base que nos ubi­ca­ba era pla­ne­ta rojo, sobre la ven­ta­na y más arri­ba, en la cima el mun­do. Poco a poco pla­ne­ta rojo, me fue des­ve­lan­do secre­tos de su vida a la vez que lau­rea­ba la fren­te de sus hijos for­ja­ba his­to­ria, mos­tran­do sus pechos febri­les, sobre la ven­ta­na abier­ta al mun­do ami­go; fér­ti­les y gozo­sos acer­ca­ba sus estre­llas, fami­lia­res, a la vez que nos-me reafir­ma­ba en el sue­ño y el tin­ti­near del camino, cada vez más lejos, para for­ta­le­cer con­cien­cia como cien­cia de los abis­mos… ¡Pla­ne­ta rojo que patria puso al alcan­ce de mi mis ojos, cari­cia a mis meji­llas, luna madre, lle­na de ter­nu­ra y cariño!

Hoy he reci­bi­do el alba con más ilu­sión que nun­ca, des­cu­brir ver­da­de­ros docen­tes es mi pasión. La more­na lo fue, me refie­ro a patria, la este­la que me alum­bró sobre los hitos; astros sobre los libros que empe­za­ba a leer y ya yo veía el final de luz alum­bra­do­ra. Pén­du­lo que enri­que­cen nues­tro mun­do ami­go: allá don­de yo viva ser o morir en el inten­to pen­sa­do con la mira­da pues­ta a lo lejos. Lla­ve hacia el com­pás de espe­ra cur­tien­do los días, cerran­do jor­na­das con telón de piel trans­pa­ren­te sobre la que adhe­rir jun­cos y tie­rra for­man­do las letras.

Bra­zos color acei­tu­na mestiza

“La more­na”, patria y puño que empuño 

Y, gotea la llu­via de abril sobre el cari­ño des­pren­di­do de su cuer­po, pla­ne­ta rojo. Las islas, [email protected] for­ma­mos su oasis. Aún ali­via mi sed su pico, así lo sien­to; se posa en mi boca patria:

¡Ni un paso atrás!

¡Gota a gota pen­san­do, tra­ba­jan­do, creando!

Me sumo a su lucha como leche del mis­mo pecho que creo haber mamado,

ban­de­ra del maña­na. Mujer, radar y com­pa­ñe­ra! Rue­da por mi boca el sabor de sus pasos de cose­cha, baña mi cuer­po y sus poros el ale­teo de sus alas, ali­men­to que vue­la abra­zan­do la his­to­ria y, mis sen­ti­mien­tos galo­pan hacia Con­cep­ción Are­nal, la que nacie­ra en el barrio cono­ci­do como Ferrol Vello (Gali­za). Se dice que con Con­cep­ción nace el femi­nis­mo, en una lla­ma­da “Espa­ña”, don­de el oscu­ran­tis­mo sigue pri­man­do encu­bier­to en la far­sa, fal­sean­do la pro­pia his­to­ria de la emi­nen­cia men­ta­da. Auto­ra poco leí­da, tam­bién dicen, y para la mayo­ría de cató­li­cos orto­do­xos una hete­ro­do­xa, que se les enfren­ta­ba y, cri­ti­ca­ba con pala­bras, expre­sio­nes afir­man­do su per­fil de mujer cul­ta ridi­cu­li­zán­do­los “en gene­ral es muy igno­ran­te, no que­rer a la mujer ins­trui­da, es mejor auxi­liar, man­te­ner­la en la ignorancia”

Nave­gan­do los mares del tiempo…

Hoyo de Fue­go me mira. La veo. Patria y madre, isla cuer­po adentro.

Fram­bue­sa, san­día, mora, fre­sa, guin­da, o cere­za… vuel­ve sobre mi la gavio­ta. Tiem­po, sien­to que sus bra­zos se acer­can. A solas. Con ella volan­do lejos y, los libros se api­lan for­man­do colum­nas, vigas sobre cimien­tos. Sobre la tie­rra, entre espas­mos febri­les, unos dien­tes feli­nos vigi­lan. Dolo­ri­da por las garras mi cuer­po que­ma. Por el entorno de mis ojos las pes­ta­ñas hume­de­cen y las nubes posan soli­da­rias des­li­zan­do jugo de llu­via, gota a gota avan­zan­do. Ama­ne­ce rojo de ira el día. Irra­dia la cegue­ra que es inca­paz de des­ci­frar los sig­nos. Fron­te­ra del maña­na. Ensal­zan mis pechos hume­de­cien­do mi boca la ira, las uvas de la ira, lle­gó la hora. Y, rom­pe el mar azo­tan­do las rocas en un vai­vén que me cae por los oídos. La noche tie­ne bue­na tem­pe­ra­tu­ra, se res­pi­ra un ambien­te gra­to; la fami­lia inter­na­cio­nal está reu­ni­da: abun­dan los libros; absor­bi­da en el batir de las olas del cora­zón de patria.

¡Mur­mu­llo en puño erguido!

Fuer­za que arre­me­te y arras­tra, de su lado mi cuer­po pal­pi­ta; el mar de leche es tibia:

Gara­zi está a las puertas.

Un nue­vo ama­ne­cer alum­bra el día, lla­ma de amor, pare­cie­ra que está pes­can­do pero no es el día apro­pia­do, lee un libro. Sobre el alba, el cuer­po de Con­cep­ción Are­nal cobra vida en el abra­zo, son los hijos de la patria. Se oye el mar de su boca, apa­sio­na­da ola hablan­do, nue­va vida al hori­zon­te. Lle­ga­rás a casa y encon­tra­rás ésta nota, a la que he entre­ga­do los mejo­res momen­tos “el dolor, cuan­do no se con­vier­te en ver­du­go, es un gran maestro”

¡Con­cep­ción, hábla­le de las olas!

¡Des­cri­be el mar de tus sueños!

¡Los árbo­les que rodean la isla de nues­tro mundo!

¡Su vien­to sua­ve en alza y la mue­ca de sus rostros!

Las luces de neón des­ve­lan los sue­ños, las calles oscu­re­cen y los esca­pa­ra­tes pestañean…

Vol­ve­ré maña­na, soy aulli­do de la selva.

Un paso, dos, tres, al fren­te sin per­der­se, y, los anti­cua­rios ven­den mar­cos de roble, haya, de enci­na y cere­zo ¿don­de que­dó la simien­te?. Ella cami­na. Con mira­da al fren­te libe­ra­do. Pre­sen­te el deseo da for­ma a tus manos, la ilu­sión abier­ta des­pe­ja la frente.

Uno dos tres pasos al fren­te, sin tram­pas ni men­te sin dos dedos de fren­te, los sue­ños no son una eti­que­ta en la frente.

El tiem­po se va acercando.

Abre libre­men­te los par­pa­dos y, saca más allá el can­to que rue­da que pue­da oír­se y, sen­tir­se el sol a favor del fren­te con la fren­te lle­na, las voces resplandecen.

Uno dos tres pasos sobre el barro al fren­te, teja que cobi­ja; mis pies arden y llu­via se acer­ca pre­ñan­do el man­to ver­de que engen­dra amaneceres.

Una dos tres gotas, tem­pe­ra­tu­ra esta­ble “el rui­do de las car­ca­ja­das pasa, y, la fuer­za de los razo­na­mien­tos queda”

A, Con­cep­ción Are­nal (1820−1893)

La que nacie­ra en El Ferrol un 31 de enero de 1820.

En recuer­do de sus 195 años de naci­mien­to, a su pen­sa­mien­to… “es raro, muy raro, que nadie cai­ga en el abis­mo del des­en­ga­ño sin haber­se acer­ca­do volun­ta­ria­men­te a la orilla”

Escri­to­ra y soció­lo­ga… peda­go­ga, psi­có­lo­ga que sabía lo que se decía, acti­vis­ta sufra­gis­ta, agi­ta­do­ra insu­mi­sa que supo enfren­tar­se y hacer con su vida una lucha sin tre­gua ‑dicen que acce­dió a la uni­ver­si­dad “tra­ves­ti­da” lo que la con­vir­tió en mujer de prin­ci­pios! Visi­ta­do­ra de pri­sio­nes de muje­res ‑rei­vin­di­có la capa­ci­dad inte­lec­tual de la mujer y su dere­cho a reci­bir la mis­ma edu­ca­ción que el hom­bre. En 1842, Con­cep­ción Are­nal se vis­te de “hom­bre” para poder asis­tir a la uni­ver­si­dad y tomar cla­ses en la facul­tad de dere­cho. Dedi­có con­cien­cia e inte­li­gen­cia a la rei­vin­di­ca­ción con­tra la mar­gi­na­ción social y pon­de­ró dere­chos de la mujer en un mun­do adver­so que des­nu­dó, denun­ció, agi­tó idea­les y escri­bió para ele­var con­cien­cias ade­más de compromisos.

http://​you​tu​.be/​f​k​n​d​g​U​R​M​T2A

Aquí dejo una pelí­cu­la chi­le­na, cla­ro refle­jo del pen­sa­mien­to de Con­cep­ción Are­nal sobre la edu­ca­ción y las cárceles.

“El Cha­cal de Nahueltoro”

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *