Entre­vis­ta de Nil­ton San­tos al comu­nis­ta por­tu­gues Miguel Urbano

Publi­ca­da en el Sema­na­rio de São Paulo

«Bra­sil de Fato»

¿COMO ANALISA EL ATAQUE AL PERIODICO SATIRICO CHARLIE HEBDO Y CUALES LOS MOTIVOS REALES DE ESE ACTO?

– Los aten­ta­dos terro­ris­tas en Euro­pa Occi­den­tal y EEUU son fre­cuen­tes. Este, como el de Ato­cha, en Madrid, sor­pren­dió por la dimen­sión y por tener por blan­co un pres­ti­gio­so sema­na­rio satí­ri­co que publi­ca­ba viñe­tas con­si­de­ra­das humi­llan­tes por los isla­mis­tas fanáticos.

Al Qae­da, los Tali­ba­nes, las Orga­ni­za­cio­nes mafio­sas Suni­tas de Pesha­war (que, aus­pi­cia­das por Reagan, han con­du­ci­do la lucha con­tra la Revo­lu­ción Afga­na) y recien­te­men­te el ISIL (el auto­pro­cla­ma­do Esta­do Islá­mi­co) con­ver­gen­tes en el recur­so al terro­ris­mo aun­que con estra­te­gias dife­ren­tes, han invo­ca­do siem­pre la defen­sa de la reli­gión y de los valo­res del Islam para jus­ti­fi­car lo que con­si­de­ran una misión sagrada.

¿ESTE ATENTADO ES COMPARABLE CON EL 11 DE SEPTIEMBRE. CUAL ES SU OPINIÓN?

La com­pa­ra­ción es sobre­to­do hecha por los medios. Pero, lo que exis­te de común en el ata­que al World Tra­de Cen­ter y al Pen­tá­gono, y la masa­cre de Char­lie Heb­do, es la enor­me reper­cu­sión mun­dial. En los dos casos algu­nos ana­lis­tas y perio­dis­tas atri­bu­ye­ron a los ser­vi­cios secre­tos la con­cep­ción y pre­pa­ra­ción de esos crí­me­nes. Los eje­cu­tan­tes habrían sido meros ins­tru­men­tos de orga­ni­za­cio­nes que pre­ten­dían des­en­ca­de­nar cam­pa­ñas repre­si­vas. En EEUU y Fran­cia inclu­so fue­ron publi­ca­dos libros res­pon­sa­bi­li­zan­do a la CIA por la pre­pa­ra­ción de la tra­ge­dia del 11S.

Aho­ra se repi­te ese tipo de espe­cu­la­ción sen­sa­cio­na­lis­ta. Poli­tó­lo­gos cono­ci­dos como el fran­cés Thierry Meys­san, el ita­liano Man­lio Dinuc­ci, y el esta­dou­ni­den­se Paul Craig Roberts iden­ti­fi­can la mano de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia en los acon­te­ci­mien­tos de Fran­cia. Los her­ma­nos fran­co-magre­bíes Koua­chi, auto­res de la mons­truo­sa matan­za de Char­lie Heb­do, y el afro-fran­cés Couli­baly, res­pon­sa­ble por la masa­cre de la tien­da judía, no serían agen­tes de orga­ni­za­cio­nes isla­mis­tas si no –como el ale­mán del incen­dio del Reichs­tag – hom­bres mani­pu­la­dos por los ser­vi­cios de inteligencia.

En mi opi­nión esas inter­pre­ta­cio­nes sola­men­te gene­ran con­fu­sión y favo­re­cen a la dere­cha. Ade­mas, los auto­res de los repug­nan­tes aten­ta­dos, en decla­ra­cio­nes gra­ba­das ya asu­mie­ron los con­tac­tos que man­te­nían con Al Qae­da y, even­tual­men­te, con el jihadismo

¿COMO EVALUA ESA OFENSIVA MEDIATICA MUNDIAL DE CONDENA AL «TERRORISMO ISLASMICO»?

La pala­bra hipo­cre­sía defi­ne bien el esti­lo de la cam­pa­ña mediá­ti­ca. La mayo­ría de los comen­ta­ris­tas y perio­dis­tas que se ocu­pan del tema usan y abu­san de la pala­bra Islam, pero jamas hojea­ron el Corán, poco o nada saben de la his­to­ria de los pue­blos musul­ma­nes y de Moha­med, como pro­fe­ta, fun­da­dor de un Esta­do, crea­dor de una reli­gión y pre­cur­sor de una de las civi­li­za­cio­nes más impor­tan­tes del Medioevo.

¿Cuán­tos de esos poli­tó­lo­gos cono­cen algo de los crí­me­nes de los Cru­za­dos en Pales­ti­na antes y des­pués de la con­quis­ta de Jeru­sa­lén? Las masa­cres come­ti­das por los cris­tia­nos de esa épo­ca fue­ron tan impre­sio­nan­tes que un Papa, en una bula, con­de­nó a los Cru­za­dos que en Antio­quía, para inti­mi­dar los musul­ma­nes, asa­ban niños en ban­que­tes de antropofagia.

La xeno­fo­bia y el racis­mo en Euro­pa aumen­ta­ron muchí­si­mo des­de la segun­da mitad del siglo XX con la entra­da de millo­nes de inmi­gran­tes musul­ma­nes. Sola­men­te en Fran­cia, los magre­bíes y sus des­cen­dien­tes son hoy mas del 10% de la pobla­ción del país. La aplas­tan­te mayo­ría de esa gen­te jamas man­tu­vo con­tac­tos con gru­pos terro­ris­tas. Pero son mira­dos y tra­ta­dos como ciu­da­da­nos de segun­da clase.

Las cam­pa­ñas de isla­mo­fo­bia se abs­tie­nen de con­de­nar los crí­me­nes del impe­ria­lis­mo en Medio Orien­te y Asia Cen­tral, pero con­si­de­ran a todo musul­mán como un poten­cial terrorista.

Las agre­sio­nes arma­das con­tra los pue­blos de Afga­nis­tán, Iraq y Libia fue­ron pre­ce­di­das de bom­bar­deos mediá­ti­cos que pre­sen­ta­ban las inter­ven­cio­nes mili­ta­res como huma­ni­ta­rias, inse­pa­ra­bles de la defen­sa de la liber­tad y la demo­cra­cia con­tra la barbarie.

EEUU, con Fran­cia y Rei­no Uni­do como alia­dos y cóm­pli­ces, sem­bra­ron rui­nas, mise­ria y ham­bre en esos paí­ses. La tro­pa inva­so­ra saqueó museos y des­tru­yó monu­men­tos mile­na­rios que eran patri­mo­nio de la huma­ni­dad. Los esta­dou­ni­den­ses prac­ti­ca­ron la tor­tu­ra como ruti­na. Las bom­bas del Occi­den­te, cris­tiano y supues­ta­men­te civi­li­za­do, mata­ron cen­te­nas de miles de musul­ma­nes; los dro­nes de EEUU ase­si­na­ron niños, muje­res y ancia­nos en aldeas de Pakis­tán, Yemén y Somalía.

Muchos terro­ris­tas de Al Qae­da y del ISIL (Esta­do Islá­mi­co) han sido –no hay que olvi­dar­lo- entre­na­dos por ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses y por la CIA.

Cuan­do el Esta­do de Israel expul­só de Pales­ti­na a millo­nes de musul­ma­nes, influ­yen­tes medios euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos se abs­tu­vie­ron de con­de­nar esa mons­truo­si­dad y cuan­do las Fuer­zas Arma­das de Israel bom­bar­dea­ron Bei­rut e inva­die­ron Líbano y pos­te­rior­men­te Gaza, en ope­ra­cio­nes geno­ci­das, los mis­mos órga­nos de comu­ni­ca­ción social de Occi­den­te absol­vie­ron el fas­cis­mo sio­nis­ta, afir­man­do que actua­ra en legi­ti­ma defensa.

¿CUALES SON LAS CONSECUENCIAS QUE ESTE TIPO DE ATENTADO PUEDE DESENCADENAR EN EL MUNDO? ¿QUIEN «GANA» y QUIEN «PIERDE»?

El pre­si­den­te Fra­nçois Hollan­de y el pre­mier Manuel Valls decla­ra­ron que no hay que con­fun­dir el Islam con las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, y que los musul­ma­nes de Fran­cia no tie­nen nada que temer del gobierno galo. Pero esas garan­tías ver­ba­les son des­men­ti­das en la vida coti­dia­na. Las pri­me­ras medi­das anun­cia­das por el Esta­do fran­cés y, en muchos depar­ta­men­tos, por el poder local, apun­tan a una mili­ta­ri­za­ción inquie­tan­te de la vida fran­ce­sa. Simul­tá­nea­men­te, la actua­ción de la poli­cía bel­ga en Ver­viers, cuan­do aba­tió allí a dos pre­sun­tos jiha­dis­tas, y las decla­ra­cio­nes sobre los hechos del pri­mer minis­tro en Bru­se­las, acla­ra­ron lo que los diri­gen­tes occi­den­ta­les afir­ma­ron al anun­ciar un refuer­zo del com­ba­te al terrorismo.

No creo que la tra­ge­dia de Char­lie Heb­do pue­da con­tri­buir a empeo­rar las rela­cio­nes (ya muy ten­sas) de EEUU y de la Unión Euro­pea con Chi­na y Rusia. Washing­ton y sus alia­dos no pue­den, con el pre­tex­to de la lucha anti­te­rro­ris­ta, bom­bar­dear Bei­jing o Mos­cú. Pero hay una alta pro­ba­bi­li­dad de que una ola repre­si­va, de con­tor­nos aun impre­vi­si­bles, sea inmi­nen­te en Euro­pa Occidental.

FRANCIA APROBÓ EL PASADO AÑO UNA LEY QUE PROHIBIÓ MANIFESTACIONES POPULARES DE APOYO A PALESTINA DURANTE LOS BOMBARDEOS ISRAELÍES A GAZA. ¿COMO ANALIZA AL ACTUAL GOBIERNO DE ESE PAÍS?

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que en Fran­cia hayan prohi­bi­do ofi­cial­men­te las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res de apo­yo al pue­blo de Pales­ti­na cuan­do el ejér­ci­to y la fuer­za aérea israe­líes bom­bar­dea­ban Gaza. Pero el gobierno de Hollan­de se abs­tu­vo enton­ces de con­de­nar los crí­me­nes del Esta­do sionista.

Es útil recor­dar que no es sola­men­te en Fran­cia (el padre de Mari­ne le Pen, del Fren­te Nacio­nal, pidió ya la revo­ca­ción de Schen­gen sobre las fron­te­ras abier­tas) don­de ocu­rren en estos días gra­ves mani­fes­ta­cio­nes de isla­mo­fo­bia. En Ale­ma­nia se repi­ten con fre­cuen­cia, sobre­to­do en Sajo­nia. En Dres­den, capi­tal de ese Esta­do, asu­mie­ron aspec­tos par­ti­cu­lar­men­te agre­si­vos cuan­do Pegi­da (el movi­mien­to Popu­lar Euro­peo con­tra la Isla­mi­za­ción de Occi­den­te) movi­li­zó en las calles en días suce­si­vos a muchos miles de mani­fes­tan­tes que exi­gían la expul­sión de los inmi­gran­tes musul­ma­nes. La can­ci­ller Ange­la Mer­kel sin­tió la nece­si­dad de inter­ve­nir y con­de­nar a la orga­ni­za­ción cuan­do Pegi­da pro­mo­vió en Ber­lín y otras ciu­da­des des­fi­les del movi­mien­to fas­cis­ta. Ese tipo de ini­cia­ti­vas expre­sa bien la subi­da de la marea de xeno­fo­bia en Unión Europea.

El dis­cur­so de facha­da demo­crá­ti­ca de los jefes de esta­do y de gobierno que han par­ti­ci­pa­do en la jor­na­da de París refle­jó bien el fari­seís­mo de los ora­do­res. El dis­cur­so de apo­lo­gía de la liber­tad de expre­sión, repe­ti­do exhaus­ti­va­men­te por esos polí­ti­cos, trans­pi­ra tam­bién una pro­fun­da hipo­cre­sía. En Euro­pa como en los EEUU, lo que pre­do­mi­na es la liber­tad irres­tric­ta de los gru­pos finan­cie­ros que con­tro­lan los medios influ­yen­tes para impo­ner dis­cre­cio­nal­men­te la línea edi­to­rial que sir­ve a los intere­ses del gran capital.

EL DOMINGO EN PARIS, EN LA MARCHA CONVOCADA POR EL GOBIERNO FRANCES, LLAMABA LA ATENCIÓN EN LA CABEZA DE LA MANIFESTACIÓN EL PREMIER DE ISRAEL, BENJAMIN NETANYAHU; EL LIDER QUE ORDENÓ EL BOMBARDEO DE GAZA. ¿CUAL SU OPINIÓN?

La pro­tes­ta de millo­nes de fran­ce­ses –cris­tia­nos, musul­ma­nes, judíos y ateos- que inun­da­ron las gran­des ciu­da­des del país tra­du­jo bien el sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad con las vic­ti­mas de los aten­ta­dos y la con­de­na de los cri­mi­na­les. Pero el dis­cur­so de la mayo­ría de los jefes de esta­do y de gobierno que com­pa­re­cie­ron en la colo­sal mar­cha, bau­ti­za­da como repu­bli­ca­na, de París refle­jó –repi­to– el fari­seís­mo de esos polí­ti­cos del sistema.

Netan­yahu, el cri­mi­nal de gue­rra israe­lí, des­fi­ló en la cabe­za de la mani­fes­ta­ción y mul­ti­pli­co decla­ra­cio­nes de fer­vor demo­crá­ti­co, amplia­men­te difun­di­das por los medios, lo que ilu­mi­na bien la con­ti­nui­dad de la far­sa y la tra­ge­dia en la jor­na­da del 11 de enero. Allí estu­vie­ron tam­bién el ingles Came­ron, la ale­ma­na Ange­la Mer­kel, el espa­ñol Rajoy, el por­tu­gués Pas­sos Coelho, el hún­ga­ro Vik­tor Orban, el oli­gar­ca ucra­niano Poroshen­ko, el tur­co Erdo­gan, prín­ci­pes de Ara­bia Sau­di­ta y de las monar­quías ára­bes del Gol­fo, tira­nos afri­ca­nos, toda una fau­na huma­na res­pon­sa­ble por agre­sio­nes mili­ta­res o crí­me­nes mons­truo­sos con­tra sus pue­blos, gen­te incom­pa­ti­ble con la demo­cra­cia de la que se pro­cla­man defensores.

La reali­dad es trans­pa­ren­te. Pre­sen­tán­do­se como cam­peo­nes de la lucha con­tra el terro­ris­mo los EEUU han pro­mo­vi­do el terro­ris­mo. No se com­ba­te el terro­ris­mo con el terro­ris­mo de estado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *