Entrevista a Heiko Koch, autor de "CasaPound Italia – Los herederos de Mussolini“

Mari­ka D`Ambrosio

Pre­gun­ta: ¿Señor Koch, pue­de pre­sen­tar­se y con­tar­le a [email protected] lec­to­res sus moti­vos para escri­bir un libro sobre Casa­Pound Ita­lia?

Hei­ko Koch: Mi nom­bre es Hei­ko Koch. Vivo en Rena­nia del Nor­te-West­fa­lia, el esta­do fede­ra­do más pobla­do de Ale­ma­nia. Tra­ba­jo, entre otras cosas, en el sec­tor de la edu­ca­ción polí­ti­ca, tra­tan­do tam­bién el ámbi­to temá­ti­co del racis­mo y el extre­mis­mo de dere­chas. Diri­jo semi­na­rios edu­ca­ti­vos para alum­nos y docen­tes, orga­ni­zo via­jes para gru­pos de jóve­nes a luga­res his­tó­ri­cos como los cam­pos de con­cen­tra­ción o monu­men­tos de memo­ria de la resis­ten­cia ita­lia­na con­tra el régi­men de Mus­so­li­ni o la ocu­pa­ción ale­ma­na de Ita­lia. Ade­más me dedi­co a la inda­ga­ción de corrien­tes de la extre­ma dere­cha y publi­co sobre ello.

En los años 90 viví duran­te un tiem­po en Ita­lia. Des­de enton­ces man­ten­go vivo el con­tac­to con mis [email protected] y via­jo varias veces al año al “bel pae­se“. Mis [email protected] [email protected] cono­cen mis intere­ses polí­ti­cos y ya hace varios años que lla­ma­ron mi aten­ción sobre el movi­mien­to fas­cis­ta Casa­Pound en Roma. Todo lo que he inves­ti­ga­do des­de aquel enton­ces acer­ca de Casa­Pound me pare­ció muy intere­san­te. No exis­te un movi­mien­to seme­jan­te ni en Ale­ma­nia ni en Euro­pa y así empe­cé a inves­ti­gar sus accio­nes, su pro­pa­gan­da y sus pro­yec­tos. A fina­les del año 2013 la Edi­toial Unrast de Müns­ter publi­có mi libro „Casa­Pound Ita­lia – Los here­de­ros de Mus­so­li­ni“.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces fue lo ajeno y la exclu­si­vi­dad de Casa­Pound qué le ha intere­sa­do?

H.Koch: Pues, ajeno en el sen­ti­do de que Casa­Pound repre­sen­ta una amal­ga­ma, una mez­cla y engra­na­je de sec­to­res dis­tin­tos de la dere­cha radi­cal que en Ale­ma­nia sólo cono­ce­mos por sepa­ra­dos y no de una mane­ra tan sim­bió­ti­ca y sinér­gi­ca. En eso con­sis­te su exclu­si­vi­dad den­tro de Euro­pa por el momen­to.

Voy a inten­tar de des­cri­bir y dife­ren­ciar la exclu­si­vi­dad de Cas­Pound den­tro de Euro­pa.

En pri­mer lugar des­ta­ca la pre­sen­ta­ción auto-pro­pa­gan­dís­ti­ca de Casa­Pound en públi­co. Tie­ne una pre­sen­cia medial bas­tan­te dies­tra y ofre­ce su fas­cis­mo como pro­duc­to “lifesty­le“ en el mer­ca­do de las iden­ti­da­des. Den­tro de los lími­tes del sis­te­ma uti­li­za todas las estra­te­gias neo­li­be­ra­les del mar­ke­ting, de las rela­cio­nes públi­cas y de la iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va. Se mues­tra muy moder­na, ven­de al nivel y con los medios del tiem­po la „anti-moder­ni­dad“.

Pre­gun­ta: ¿Al mis­mo tiem­po moderno y anti-moderno? ¿Cómo se pue­de enten­der eso?

H. Koch: Des­de mi pun­to de vis­ta Casa­Pound per­te­ne­ce a la “Nou­ve­lle Droi­te“. Esta corrien­te dere­chis­ta de ten­den­cias inte­lec­tua­les exis­te des­de los años 70 y iden­ti­fi­ca con la “moder­ni­dad“ los idea­les igua­li­ta­rios de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa de „Igual­dad, Liber­tad y Fra­ter­ni­dad“ y los logros de dere­chos huma­nos y civi­les garan­ti­za­dos. Según su ideo­lo­gía hay que com­ba­tir estos logros y valo­res para vol­ver a estruc­tu­ras esta­men­ta­les, jerár­qui­co-eli­tis­tas, auto­ri­ta­rias, bio­lo­gis­tas y anti-demo­crá­ti­cas de la socie­dad. Se con­si­de­ran como “tra­di­cio­na­lis­tas“ invo­lu­cra­dos en una “revuel­ta con­tra el mun­do moderno“. Opo­ner­se a la moder­ni­dad sig­ni­fi­ca en este con­tex­to ser anti­de­mo­crá­ti­co. Eso no quie­re decir abs­te­ner­se de los logros de la inves­ti­ga­ción, la cien­cia y la tec­no­lo­gía. ¡Todo lo con­tra­rio, estos logros sí se uti­li­zan! Casa­Pound apro­ve­cha los medios, téc­ni­cas y estra­te­gias de la épo­ca de la socie­dad de la comu­ni­ca­ción siem­pre muy a nivel de la actua­li­dad. Pero social y his­tó­ri­ca­men­te su mode­lo de la socie­dad y sus obje­ti­vos polí­ti­cos son anti­de­mo­crá­ti­cos y diri­gi­dos hacia atrás. Así se debe enten­der mi decla­ra­ción.

Casa­Pound uti­li­za el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co para lograr sus fines anti­mo­der­nis­tas. Yo diría que Casa­Pound es de cier­ta for­ma una máqui­na de rela­cio­nes públi­cas en la épo­ca de los medios de comu­ni­ca­ción. En este aspec­to se lle­va una gran ven­ta­ja a muchos movi­mien­tos y par­ti­dos de la dere­cha. Sobre todo por­que sabe com­bi­nar su ima­gen auto crea­da con otros aspec­tos. Se dis­tin­guen de otras agru­pa­cio­nes dere­chis­tas por sus rela­cio­nes direc­tas con gru­pos socia­les y socio­cul­tu­ra­les, de las que las otras sólo pue­den soñar.

Com­bi­nan su ima­gen con la acti­tud rebel­de de sub­cul­tu­ras a tra­vés de cone­xio­nes con círcu­los de Ultras dere­chis­tas, clubs de mote­ros dere­chis­tas, skin­heads nazis y el rock de dere­chas. El pre­si­den­te de Casa­Pound, Gian­lu­ca Ianon­ne, es el can­tan­te del gru­po rock de dere­chas Zeta­Ze­roAl­fa. Pues un roque­ro de cier­to caris­ma, con aire del esce­na­rio y “street­cre­di­bi­lity“ es el pre­si­den­te del par­ti­do. Este hecho natu­ral­men­te aumen­ta su ima­gen y acti­tud de rebel­día en su cam­pa­ña publi­ci­ta­ria, su “tele­no­ve­la negra“ con su “Soap-Duce“. El NPD (Par­ti­do Nacio­nal demó­cra­ta de Ale­ma­nia) tenía has­ta hace poco duran­te 15 años como pre­si­den­te a Udo Voigt, un ex capi­tán muy esti­ra­do del ejér­ci­to de Ale­ma­nia. Pero seme­jan­te bur­gués sin caris­ma no atrae a la juven­tud. A pesar de sus esfuer­zos de inte­gra­ción y aber­tu­ra el NPD nun­ca logró modi­fi­car­se y rela­cio­nar­se con sub­cul­tu­ras de la dere­cha como Casa­Pound, ni en la reali­dad, ni en cuan­to a su ima­gen públi­ca.

Pre­gun­ta: ¿Hay otras sin­gu­la­ri­da­des de Casa­Pound?

H.Koch: Casa­Pound apro­ve­cha todos los medios y estra­te­gias de comu­ni­ca­ción desa­rro­lla­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo para pre­sen­tar­se como rebe­lión orga­ni­za­da con­tra el mis­mo neo­li­be­ra­lis­mo. Se ofre­ce a los por el sis­te­ma neo­li­be­ral mar­gi­na­li­za­dos y empo­bre­ci­dos como defen­so­ra y opción en con­tra del capi­ta­lis­mo, pero, por supues­to, super­fi­cial­men­te, con un “anti­ca­pi­ta­lis­mo light“. Hace uso masi­vo de polí­ti­ca sim­bó­li­ca, retó­ri­ca y ges­tos, esce­ni­fi­ca­cio­nes ricas de pala­bras y ade­ma­nes seu­do-revo­lu­cio­na­rios. Mitos y ver­da­des a medias se entre­la­zan con plan­tea­mien­tos de pro­ble­mas reales y crí­ti­cas razo­na­bles. Con el fin de tra­zar un “ter­cer camino“ hacia un “esta­do orgá­ni­co“ y una “comu­ni­dad cor­po­ra­ti­va“ ape­lan así a los intere­ses de los gru­pos socia­les empo­bre­ci­dos.

La iro­nía de la his­to­ria en ello es que Casa­Pound se refie­re al fas­cis­mo his­tó­ri­co de Mus­so­li­ni. Sólo que el régi­men de Mus­so­li­ni nun­ca reali­zó duran­te más de vein­te años en el poder este cor­po­ra­ti­vis­mo, este espa­cio vacío mági­co de los dere­chis­tas, que pro­me­te la con­so­la­ción del anta­go­nis­mo entre el capi­tal y el tra­ba­jo. En reali­dad pasó todo lo con­tra­rio. El fas­cis­mo ita­liano se puso orga­ni­za­da­men­te de rodi­llas delan­te de los mag­na­tes indus­tria­les y lati­fun­dis­tas ita­lia­nos e impi­dió for­zo­sa y vio­len­ta­men­te cual­quier tipo de coges­tión por la pobla­ción.

Casa­Pound com­bi­na esta pues­ta en esce­na seu­do-revo­lu­cio­na­ria de opo­si­ción radi­cal con accio­nes popu­lis­tas en las calles. Muchas de sus actua­cio­nes y accio­nes se orien­tan en la cul­tu­ra de even­tos popu­la­res, p.ej. de los Ultras. Han adap­ta­do for­mas de pro­tes­ta de movi­mien­tos demo­crá­ti­cos y eman­ci­pa­to­rios como los sit-ins, flash mobs, raves, hard bass, etc. y uti­li­zan más­ca­ras como los de “Anony­mus“ y han copia­do for­mas de accio­nes de Occupy, Green Pea­ce, etc. Han sali­do del gue­to de los des­fi­les uni­for­ma­dos y mar­cia­les de la dere­cha radi­cal, aun­que toda­vía cul­ti­van estos des­fi­les p.ej. en los días de memo­ria fas­cis­ta. Pero adap­tan­do for­mas de pro­tes­ta con­tem­po­rá­neas han entra­do en el ámbi­to de for­mas de pro­tes­ta común­men­te reco­no­ci­das y con­si­de­ra­das como pro­gre­si­vas. Vis­to des­de Ale­ma­nia esto es algo nue­vo.

Tam­bién des­ta­ca su cons­truc­ción de redes de muchas peque­ñas orga­ni­za­cio­nes y agru­pa­cio­nes en áreas socia­les, cari­ta­ti­vos y cul­tu­ra­les y en la cul­tu­ra de even­tos y de ocio. Esta cons­truc­ción se pare­ce mucho a la de la OND, la “ope­ra nazio­na­le de dopo­la­vo­ro“, de la épo­ca de la dic­ta­du­ra de Mus­so­li­ni. Estas orga­ni­za­cio­nes tam­bién tie­nen como obje­ti­vo esta­ble­cer­se el el espa­cio social y polí­ti­co, la “pene­tra­cio­nes fas­cis­ta“ de la socie­dad ita­lia­na. En su for­ma de orga­ni­zar dicha pene­tra­ción Casa­Pound util­za de nue­vo estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droi­te“. Estos méto­dos son esen­cia­les para la polí­ti­ca fas­cis­ta de Casa­Pound.

Apar­te de eso el mon­ta­je de estos redes socia­les y polí­ti­cos duran­te diez años, dán­do­les la for­ma jurí­di­ca de una aso­cia­ción social antes de cons­ti­tuir­se como par­ti­do polí­ti­co en 201213, fue una juga­da muy dies­tra de Casa­Pound. Como movi­mien­to Casa­Pound pudo evi­tar la com­pe­ten­cia de otros par­ti­dos de la dere­cha. Duran­te este perío­do estos pro­te­gie­ron y finan­cia­ron a Casa­Pound asu­mien­do que era sólo un movi­mien­to juve­nil que sumi­nis­tra­ría mili­tan­tes y votan­tes para los par­ti­dos de la dere­cha. Pero aho­ra Casa­Pound les hace seria­men­te com­pe­ten­cia a los peque­ños par­ti­dos radi­ca­les de la dere­cha. Un ejem­plo de esto es lo que pasó con “Fiam­ma Tri­co­lo­re”. En el 2008 Gian­lu­ca Ianon­ne toda­vía fue uno de los líde­res de “Fiam­ma Tri­co­lo­re” has­ta que aca­ba­ron pelea­dos. Ade­más Casa­Pound dis­po­ne de una base social envi­dia­da por muchos de la extre­ma dere­cha. Tam­po­co nin­gún par­ti­do dere­chis­ta de Ale­ma­nia dis­po­ne de seme­jan­te base social.

Pre­gun­ta: ¿Hay otras estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droit“ que Casa­Pound apli­ca?

H.Koch: Una de las estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droit“ es la auto­de­fi­ni­ción de ser “ni de izquier­das, ni de dere­chas“. Casa­Pound se pre­sen­ta al públi­co como algo nue­vo, fue­ra de la supues­ta­men­te anti­cua­da dico­to­mía “dere­cha ver­sus izquier­da“. Esto enca­ja con la apro­pia­ción de ele­men­tos polí­ti­cos y teó­ri­cos, de ico­nos y esti­los de la izquier­da con el fin de encu­brir el carác­ter fas­cis­ta y anti­de­mo­crá­ti­co de Casa­Pound. Se han apro­pia­do de la ima­gen de Che Gue­va­ra y Bobby Sand. En febre­ro del año pasa­do con­vo­ca­ron una con­fe­ren­cia sobre la supues­ta actua­li­dad del pen­sa­mien­to de Car­los Marx bajo el lema „Ciò che è vivo e ciò che è mor­to in “Marx“.“ Apar­te del por­ta­voz cul­tu­ral de Casa­Pound, Adriano Scian­ca, habían invi­ta­do al filó­so­fo Die­go Fusa­ro. Este aca­dé­mi­co crí­ti­co de la glo­ba­li­za­ción can­ce­ló su par­ti­ci­pa­ción sola­men­te a cau­sa de la pre­sión públi­ca, en otro caso supues­ta­men­te hubie­ra dis­cu­ti­do con los here­de­ros ideo­ló­gi­cos de los ase­si­nos de Anto­nio Grams­ci sobre Marx.

Su nom­bre jun­to con el sím­bo­lo de una tor­tu­ga y la auto­de­fi­ción como non con­for­mis­tas repre­sen­tan otros aspec­tos de su camu­fla­je. Casa­Pound se abs­tie­ne en el cui­da­do de su ima­gen de anti­guos e inequí­vo­cos sím­bo­los y nom­bres del fas­cis­mo que se iden­ti­fi­can a nivel mun­dial con la vio­len­cia polí­ti­ca y la opre­sión. Casa­Pound ha crea­do nue­vos sím­bo­los y deno­mi­na­cio­nes nada sos­pe­cho­sos para el mer­ca­do polí­ti­co. Esta acti­tud les da un toque de algo nue­vo, exclu­si­vo y eli­tis­ta.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces todo es „copy and pas­te“, camu­fla­je y pira­te­ría de pro­duc­tos?

H.Koch: No, no. Son estra­te­gias y Casa­Pound apli­ca estas estra­te­gias con fre­cuen­cia. Casa­Pound las uti­li­za como su “Caba­llo de Tro­ya“ para pre­sen­tar sus ideas fas­cis­tas como pro­gre­sis­tas y com­pa­ti­bles con la con­tem­po­ra­nei­dad.

El fas­cis­mo como ideo­lo­gía está nece­si­ta­dí­si­mo de seme­jan­te maqui­lla­je toman­do en cuen­ta su his­to­ria lle­na de vio­len­cia y homi­ci­dios. Si pre­ten­de tener éxi­to hoy en día tie­ne que pre­sen­tar el mis­mo perro con dis­tin­tos colla­res.

La épo­ca par­cial­men­te pro­gre­sis­ta del fas­cis­mo fue muy cor­ta y se remon­ta ya a más de un siglo. Los “fas­cis­ti del ter­zo mille­nio“ inten­tan ocul­tar esto y los mon­to­nes de muer­tos y mata­de­ros que recaen en su res­pon­sa­bi­li­dad, por supues­to.

En cuan­to al esti­lo fas­cis­ta autén­ti­co hay que decir que toda­vía exis­te este „fas­cis­mo, un sti­le de vita“, este ultra-machis­mo vio­len­to del esqua­dris­mo (cami­sas negras). Cele­bran espe­cial­men­te este núcleo del fas­cis­mo con el fin de movi­li­zar hoo­li­gans, pan­di­lle­ros, skin­heads, roque­ros, etc. para una polí­ti­ca calle­je­ra agre­si­va. Esto resul­ta bas­tan­te peli­gro­so. Al leer la nove­la “Nes­sun dolo­re“ de Dome­ni­co Tullio, abo­ga­do de Casa­Pound, o vien­do los vídeos del gru­po “Bron­son Crew“ de Casa­Pound se nota al ins­tan­te como bro­ta la vio­len­cia polí­ti­ca de todos los lados de Casa­Pound. Otro índi­ce del carác­ter del par­ti­do se encuen­tra en el sím­bo­lo del “Bloc­co Stu­den­tes­co“, la orga­ni­za­ción juve­nil y estu­dian­til de Casa­Pound. Uti­li­zan como logo­ti­po el “flash and cir­cle“ de la “Bri­tish Union of Fas­cists“ de Oswald Mos­ley, que es una varia­ción del emble­ma de la “Stur­mab­tei­lung“ (SA, sec­ción de asal­to) ale­ma­na de Adol­fo Hitler.

La vio­len­cia acom­pa­ña Casa­Pound a cada paso. Una y otra vez hay ata­ques y asal­tos de mili­tan­tes de Casa­Pound con­tra per­so­nas que pien­san de otra mane­ra. Actual­men­te se apa­sio­nan por el enfren­ta­mien­to entre Rusia y Ucra­nia y sim­pa­ti­zan con los terro­ris­tas dere­chis­tas del “Bata­llion Azov“. La pobla­ción de Ita­lia ten­drá que vigi­lar muy de cer­ca a estos fas­cis­tas cuan­do vuel­van a Ita­lia de este con­flic­to arma­do. Vol­ve­rán bien entre­na­dos en el mane­jo de armas y acos­tum­bra­dos a una vio­len­cia sin lími­tes.

Pre­gun­ta: ¿Cómo se pue­de cla­si­fi­car el racis­mo de Casa­Pound?

H. Koch: Pues, tam­bién en este aspec­to Casa­Pound renue­va el des­pre­cio bio­lo­gis­ta del fas­cis­mo de antes con estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droi­te“ y méto­dos del mar­ke­ting. Sus por­ta­vo­ces ofi­cia­les escon­den su racis­mo bajo la eti­que­ta de un plu­ra­lis­mo étni­co, hablan­do de un apre­cio por cada cul­tu­ra o gru­po de per­so­nas. Pero sola­men­te si se que­dan en el lugar a don­de según ellos per­te­ne­cen. Des­de el pun­to de vis­ta de Casa­Pound no debe­ría haber nin­gu­na inmi­gra­ción a Euro­pa des­de afue­ra de sus lími­tes. Según su ideo­lo­gía exis­te cier­ta “iden­ti­dad ita­lia­na“ o “euro­pea“ que tie­ne que defen­der­se fren­te a las “iden­ti­da­des non-euro­peas“. Es un racis­mo cul­tu­ral, pare­ci­do a la ideo­lo­gía de “Les Iden­ti­tai­res“ de Fran­cia. “Les Iden­ti­tai­res“ su fun­dó más o menos al mis­mo tiem­po que Casa­Pound y no sólo com­par­ten con­cep­tos ideo­ló­gi­cos, sino tam­bién cola­bo­ran en pro­yec­tos como la “Soli­da­ri­té Iden­ti­tiés Onlus“, una aso­cia­ción de gru­pos radi­ca­les dere­chis­tas que actúan a nivel euro­peo.

En los últi­mos meses Casa­Pound ha par­ti­ci­pa­do en las mani­fes­ta­cio­nes agre­si­vas con­tra la inmi­gra­ción, orga­ni­za­das prin­ci­pal­men­te por la Lega Nord (Liga Nor­te). El 18 de octu­bre la Lega Nord orga­ni­zó una mani­fes­ta­ción con­tra la inmi­gra­ción en Milano. De los 40 000 par­ti­ci­pan­tes 2000 fue­ron mili­tan­tes de Casa­Pound. En noviem­bre del año pasa­do Casa­Pound par­ti­ci­pó en los dis­tur­bios con­tra los alo­ja­mien­tos de refu­gia­dos en el barrio romano de Tor Sapien­za. Aun­que las decla­ra­cio­nes públi­cas de Casa­Pound se fun­dan en otros argu­men­tos en reali­dad son tan racis­tas como los demás par­ti­dos y gru­pos dere­chis­tas. En la prác­ti­ca sólo hay dife­ren­cias gra­dua­les.

Pre­gun­ta: ¿Qué nos pue­de con­tar de los “Cen­tri Socia­li di des­tra” (Cen­tros Socia­les de la Dere­cha)?

H. Koch: Ah sí, toda­vía no los he men­cio­na­do. Tam­bién repre­sen­tan un fenó­meno nue­vo en la dere­cha, que nor­mal­men­te se mues­tra tan con­for­me con los leyes. Casa­Pound demues­tra con estos cen­tros socia­les oku­pa­dos, pero mayo­ri­ta­ria­men­te tole­ra­dos, su pre­sun­ta opo­si­ción radi­cal con­tra el sis­te­ma.

Los “Cen­tri Socia­li di des­tra” son espa­cios extra-lega­les, espa­cios libres que la extre­ma dere­cha uti­li­za para desa­rro­llar su infra­es­truc­tu­ra. Allí dis­tin­tas corrien­tes de la dere­cha se pue­den reunir y con­so­li­dar, fomen­tar y radi­ca­li­zar su polí­ti­ca duran­te años. For­man un mun­do para­le­lo anti-demo­crá­ti­co que sir­ve como pun­to de par­ti­da de vario­pin­tos accio­nes anti­de­mo­crá­ti­cos y misan­tró­pi­cos. Estos cen­tros son fun­da­men­ta­les para la estruc­tu­ra inter­na y la ima­gen públi­ca de Casa­Pound.

Jus­ta­men­te por eso tan­to la izquier­da como los muni­ci­pios y el esta­do de Ale­ma­nia inten­tan difi­cul­tar la adqui­si­ción de inmue­bles por par­te de la dere­cha radi­cal, aun­que con medios dife­ren­tes. Una oku­pa­ción extra-legal no la tole­ra­ría abso­lu­ta­men­te nadie, sería impo­si­ble y dudo que algo así podría pasar en otros paí­ses de Euro­pa. Aun­que últi­ma­men­te en Zara­go­za y Madrid se efec­tua­ron seme­jan­tes ocu­pa­cio­nes por par­te del MSR (Movi­mien­to Social Revo­lu­cio­na­rio). Deno­mi­nán­do­se “Hogar Social” toman cons­cien­te­men­te el ejem­plo de Cas­Pound. Esta rela­ción se mues­tra tam­bién en sus otras acti­vi­da­des: repar­ten ali­men­tos entre los nece­si­ta­dos espa­ño­les del barrio y rega­los navi­de­ños entre los niños, pro­pa­gan y orga­ni­zan depor­te de com­ba­te y excur­sio­nes de sen­de­ris­mo, esta­ble­cen aso­cia­cio­nes socia­les y cul­tu­ra­les, etc. Todo con­for­me al mode­lo de Ita­lia. Si los [email protected] espa­ño­les no se ocu­pan de esto, posi­ble­men­te se esta­ble­ce­rá una corrien­te dere­chis­ta pare­ci­da a la de Ita­lia.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces Casa­Pound es muy cono­ci­do en Ale­ma­nia?

H. Koch: No, en reali­dad no lo es. Pero al pre­sen­tar mi libro en con­fe­ren­cias públi­cas siem­pre noto que la gen­te se extra­ña bas­tan­te a cau­sa de las reac­cio­nes del gobierno ita­liano fren­te a Cas­Pound. Sólo me que­da seña­lar la tem­po­ra­da del gobierno de Sil­vio Ber­lus­co­ni que rom­pió con el tabú del fas­cis­mo. Tam­bién hay que men­cio­nar la tole­ran­cia del alcal­de social-demó­cra­ta de Roma, Wal­ter Vel­tro­nis, y la pro­tec­ción de su suce­sor, el pos-fas­cis­ta Gio­van­ni Ale­man­nos brin­da­dos a Casa­Pound. Por eso Casa­Pound pudo lle­gar a ser lo que hoy en día es.

Pre­gun­ta: ¿Quién se intere­sa en Ale­ma­nia por su libro?

H. Koch: El libro ha reci­bi­do muy bue­nas crí­ti­cas. Has­ta la Ofi­ci­na Fede­ral de Pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción lo ha ala­ba­do. A las con­fe­ren­cias públi­cas acu­den sobre todo [email protected] jóve­nes, pero tam­bién repre­sen­tan­tes de par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes demo­crá­ti­cos. Mayo­ri­ta­ria­men­te se que­dan estu­pe­fac­tos por lo que los fas­cis­tas pue­den per­mi­tir­se en Ita­lia.

Pre­gun­ta: ¿Cono­ce Casa­Pound el libro?

H.Koch: Pues estoy un poco decep­cio­na­do. Le envié per­so­nal­men­te el libro a Gian­lu­ca Ianon­ne. Y no hubo nin­gu­na crí­ti­ca, tss­tssst­tsss, jeje­je… (se ríe) … ¿Qui­zás no le haya gus­ta­do? ¿Dema­sia­do ale­mán?… (sigue rién­do­se).…..

Pre­gun­ta: ¿Por­qué le envió el libro?

H.Koch: Pues, hay que infor­mar­les a todos que par­ti­ci­pa­ron en el pro­yec­to de un libro, aun­que su par­ti­ci­pa­ción haya sido invo­lun­ta­ria, como en el caso de Casa­Pound. Un esti­lo de vita.

Pre­gun­ta: ¿Y la dere­cha ale­ma­na, se intere­san por Casa­Pound?

H.Koch: Sí, dis­tin­tas frac­cio­nes de la extre­ma dere­cha ale­ma­na, como p.ej. los Nacio­na­lis­tas Autó­no­mos, la Dere­cha Nue­va y par­tes del NPD se intere­san por Casa­Pound. Todos han alcan­za­do ya el lími­te cuan­ti­ta­ti­vo y cua­li­ta­ti­vo de sus posi­bi­li­da­des polí­ti­cas den­tro de la socie­dad. Ya no pue­den avan­zar. Y aún peor para ellos: están per­dien­do influen­cia. El NPD alcan­zó menos votos en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y regio­na­les. Hay una nue­va fuer­za, la “Alter­na­ti­ve für Deu­ts­chland” (AfD, Alter­na­ti­va para Ale­ma­nia) que de un sal­to se ganó mucho apo­yo por par­te de los votan­tes y el año pasa­do entró en varios par­la­men­tos regio­na­les. La AfD le qui­tó votos al NPD que tuvo que des­pe­dir­se de dos par­la­men­tos regio­na­les en los últi­mos años. Anti­ci­pan­do este estan­ca­mien­to y des­cen­so des­de hace algu­nos años par­tes del NPD y otras frac­cio­nes de la dere­cha andan bus­can­do nue­vas ideas y prác­ti­cas para pro­mo­ver su ideas polí­ti­cas con más éxi­to y efi­cien­cia. Al bus­car en toda Euro­pa han encon­tra­do el ejem­plo de Casa­Pound. Dere­chis­tas y neo­na­zis ale­ma­nes han via­ja­do a Roma para par­ti­ci­par en el fes­ti­val anual “tana delle tigri”, han publi­ca­do entre­vis­tas y repor­tes de via­je, dis­cu­ten sobre Casa­Pound en sus pági­nas de inter­net y en sus reunio­nes y han copia­do algu­nas de las accio­nes de Casa­Pound, etc. Esta rela­ción es tan inten­sa que el NPD de la peque­ña ciu­dad de Pir­na en la Ale­ma­nia orien­tal deno­mi­nó su ofi­ci­na regio­nal según la pri­me­ra casa ocu­pa­da de Casa­Pound, Haus Mon­tag – Casa Mon­tag.

Esta tras­fe­ren­cia de ideo­lo­gía tie­ne pre­cur­so­res his­tó­ri­cos. En los años 20 los movi­mien­tos reac­cio­na­rios y fas­cis­tas de Euro­pa obser­va­ron con mucho inte­rés como el régi­men de Mus­so­li­ni mane­ja­ba sus pro­ble­mas inter­nos y exter­nos. Ana­li­za­ron tan­to los éxi­tos como las derro­tas del régi­men fas­cis­ta. Uno de los resul­ta­dos fue el esta­ble­ci­mien­to de la orga­ni­za­ción “Kraft durch Freu­de” (lite­ral­men­te: fuer­za por medio de la ale­gría) por la dic­ta­du­ra nacio­nal­so­cia­lis­ta ale­ma­na el 1. de mayo de 1933, una imi­ta­ción exac­ta de la O.N.D. (Ope­ra Nazio­na­le Dopo­la­vo­ro), esta­ble­ci­da el 1. de mayo de 1925 en Ita­lia. Mien­tras que los par­ti­dos y sin­di­ca­tos demo­crá­ti­cos fue­ron prohi­bi­dos y sus repre­sen­tan­tes ase­si­na­dos, dete­ni­dos o empu­ja­dos al exi­lio el régi­men se pom­peó como gran orga­ni­za­dor de la “bella vita”.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces la his­to­ria se repi­te?

H.Koch: No, pero hay aspec­tos pare­ci­dos. Sólo que­ría decir que no esta­mos enca­ran­do algo com­ple­ta­men­te nue­vo. Debe­ría­mos apren­der de la his­to­ria.

Pien­so que por el momen­to muchas cosas den­tro de Euro­pa están cam­bian­do. La cri­sis eco­nó­mi­ca toda­vía no ha alcan­za­do su fin y en varios paí­ses gran­des par­tes de la pobla­ción ya está sim­pa­ti­zan­do con ideas y agru­pa­cio­nes tan­to anti­de­mo­crá­ti­cas como agre­si­vas. Esto sig­ni­fi­ca un gran peli­gro para todas las per­so­nas que pien­san de una for­ma demo­crá­ti­ca y huma­nís­ti­ca.

Sub­es­ti­mar a la dere­cha sería un error garra­fal. Ellos apren­den los unos de los otros, se apo­yan mutua­men­te y com­pi­ten con el neo­li­be­ra­lis­mo por con­ver­tir nues­tra socie­dad en bar­ba­rie.

Cas­Pound podría con­ver­tir­se en un mode­lo con futu­ro den­tro de este avan­ce. Un mode­lo del cual otras par­tes de la extre­ma dere­cha apren­den y que trans­for­man para actua­li­zar­lo y aumen­tar su éxi­to.

Pre­gun­ta: ¿Qué nos pue­de decir sobre la extre­ma dere­cha de otros paí­ses, se intere­san por Casa­Pound?

H.Koch: Sí, a tra­vés de dis­tin­tos pági­nas de web se pue­den recons­truir sus con­tac­tos con paí­ses como Polo­nia, la Repú­bli­ca Che­ca, Rusia, Ucra­nia, Fin­lan­dia, Sue­cia, Gre­cia, Fran­cia, Espa­ña, etc. Des­de media­dos de 2006 mili­tan­tes de Casa­Pound y la “Nou­ve­lle Droi­te” fran­ce­sa están ela­bo­ran­do una red tras­na­cio­nal a tra­vés de la pági­na de web “Zen​tro​pa​.info”. Ya pode­mos ver los resul­ta­dos de esto. En noviem­bre del año pasa­do gru­pos dere­chis­tas orga­ni­za­ron un con­gre­so nacio­nal-revo­lu­cio­na­rio con la par­ti­ci­pa­ción de Casa­Pound de Ita­lia, “Grou­pe union défen­se” (GUD), “Mou­ve­ment d'Action Socia­le” (MAS) y “Synt­hè­se Natio­na­le” de Fran­cia, “Nation” de Bél­gi­ca, “Movi­mien­to Social Revo­lu­cio­na­rio” (MSR) de Espa­ña, “Chry­si Avgi” de Gre­cia y “Eth­ni­ko Lai­ko Meto­po” (ELAM) de Chi­pre.

Pien­so que esta corrien­te de la extre­ma dere­cha ten­drá un papel impor­tan­te en el futu­ro y la izquier­da debe­ría ocu­par­se de estos dere­chis­tas seu­do-revo­lu­cio­na­rios.

Entre­vis­ta­dor: Muchas gra­cias por la entre­vis­ta.

Res­pues­ta: Con mucho gus­to.

Casa Pound Ita­lia – Mus­so­li­nis Erben, Hei­ko Koch (Unrast Ver­lag)

http://​www​.unrast​-ver​lag​.de/​g​e​s​a​m​t​p​r​o​g​r​a​m​m​/​a​l​l​g​e​m​e​i​n​e​s​-​p​r​o​g​r​a​m​m​/​a​n​t​i​f​a​s​c​h​i​s​m​u​s​/​c​a​s​a​-​p​o​u​n​d​-​i​t​a​l​i​a​-​d​e​t​ail

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: