Entre­vis­ta a Hei­ko Koch, autor de «Casa­Pound Ita­lia – Los here­de­ros de Mussolini“

Mari­ka D“Ambrosio

Pre­gun­ta: ¿Señor Koch, pue­de pre­sen­tar­se y con­tar­le a [email protected] lec­to­res sus moti­vos para escri­bir un libro sobre Casa­Pound Italia?

Hei­ko Koch: Mi nom­bre es Hei­ko Koch. Vivo en Rena­nia del Nor­te-West­fa­lia, el esta­do fede­ra­do más pobla­do de Ale­ma­nia. Tra­ba­jo, entre otras cosas, en el sec­tor de la edu­ca­ción polí­ti­ca, tra­tan­do tam­bién el ámbi­to temá­ti­co del racis­mo y el extre­mis­mo de dere­chas. Diri­jo semi­na­rios edu­ca­ti­vos para alum­nos y docen­tes, orga­ni­zo via­jes para gru­pos de jóve­nes a luga­res his­tó­ri­cos como los cam­pos de con­cen­tra­ción o monu­men­tos de memo­ria de la resis­ten­cia ita­lia­na con­tra el régi­men de Mus­so­li­ni o la ocu­pa­ción ale­ma­na de Ita­lia. Ade­más me dedi­co a la inda­ga­ción de corrien­tes de la extre­ma dere­cha y publi­co sobre ello.

En los años 90 viví duran­te un tiem­po en Ita­lia. Des­de enton­ces man­ten­go vivo el con­tac­to con mis [email protected] y via­jo varias veces al año al “bel pae­se“. Mis [email protected] [email protected] cono­cen mis intere­ses polí­ti­cos y ya hace varios años que lla­ma­ron mi aten­ción sobre el movi­mien­to fas­cis­ta Casa­Pound en Roma. Todo lo que he inves­ti­ga­do des­de aquel enton­ces acer­ca de Casa­Pound me pare­ció muy intere­san­te. No exis­te un movi­mien­to seme­jan­te ni en Ale­ma­nia ni en Euro­pa y así empe­cé a inves­ti­gar sus accio­nes, su pro­pa­gan­da y sus pro­yec­tos. A fina­les del año 2013 la Edi­toial Unrast de Müns­ter publi­có mi libro „Casa­Pound Ita­lia – Los here­de­ros de Mussolini“.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces fue lo ajeno y la exclu­si­vi­dad de Casa­Pound qué le ha interesado?

H.Koch: Pues, ajeno en el sen­ti­do de que Casa­Pound repre­sen­ta una amal­ga­ma, una mez­cla y engra­na­je de sec­to­res dis­tin­tos de la dere­cha radi­cal que en Ale­ma­nia sólo cono­ce­mos por sepa­ra­dos y no de una mane­ra tan sim­bió­ti­ca y sinér­gi­ca. En eso con­sis­te su exclu­si­vi­dad den­tro de Euro­pa por el momento.

Voy a inten­tar de des­cri­bir y dife­ren­ciar la exclu­si­vi­dad de Cas­Pound den­tro de Europa.

En pri­mer lugar des­ta­ca la pre­sen­ta­ción auto-pro­pa­gan­dís­ti­ca de Casa­Pound en públi­co. Tie­ne una pre­sen­cia medial bas­tan­te dies­tra y ofre­ce su fas­cis­mo como pro­duc­to “lifesty­le“ en el mer­ca­do de las iden­ti­da­des. Den­tro de los lími­tes del sis­te­ma uti­li­za todas las estra­te­gias neo­li­be­ra­les del mar­ke­ting, de las rela­cio­nes públi­cas y de la iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va. Se mues­tra muy moder­na, ven­de al nivel y con los medios del tiem­po la „anti-moder­ni­dad“.

Pre­gun­ta: ¿Al mis­mo tiem­po moderno y anti-moderno? ¿Cómo se pue­de enten­der eso?

H. Koch: Des­de mi pun­to de vis­ta Casa­Pound per­te­ne­ce a la “Nou­ve­lle Droi­te“. Esta corrien­te dere­chis­ta de ten­den­cias inte­lec­tua­les exis­te des­de los años 70 y iden­ti­fi­ca con la “moder­ni­dad“ los idea­les igua­li­ta­rios de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa de „Igual­dad, Liber­tad y Fra­ter­ni­dad“ y los logros de dere­chos huma­nos y civi­les garan­ti­za­dos. Según su ideo­lo­gía hay que com­ba­tir estos logros y valo­res para vol­ver a estruc­tu­ras esta­men­ta­les, jerár­qui­co-eli­tis­tas, auto­ri­ta­rias, bio­lo­gis­tas y anti-demo­crá­ti­cas de la socie­dad. Se con­si­de­ran como “tra­di­cio­na­lis­tas“ invo­lu­cra­dos en una “revuel­ta con­tra el mun­do moderno“. Opo­ner­se a la moder­ni­dad sig­ni­fi­ca en este con­tex­to ser anti­de­mo­crá­ti­co. Eso no quie­re decir abs­te­ner­se de los logros de la inves­ti­ga­ción, la cien­cia y la tec­no­lo­gía. ¡Todo lo con­tra­rio, estos logros sí se uti­li­zan! Casa­Pound apro­ve­cha los medios, téc­ni­cas y estra­te­gias de la épo­ca de la socie­dad de la comu­ni­ca­ción siem­pre muy a nivel de la actua­li­dad. Pero social y his­tó­ri­ca­men­te su mode­lo de la socie­dad y sus obje­ti­vos polí­ti­cos son anti­de­mo­crá­ti­cos y diri­gi­dos hacia atrás. Así se debe enten­der mi declaración.

Casa­Pound uti­li­za el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co para lograr sus fines anti­mo­der­nis­tas. Yo diría que Casa­Pound es de cier­ta for­ma una máqui­na de rela­cio­nes públi­cas en la épo­ca de los medios de comu­ni­ca­ción. En este aspec­to se lle­va una gran ven­ta­ja a muchos movi­mien­tos y par­ti­dos de la dere­cha. Sobre todo por­que sabe com­bi­nar su ima­gen auto crea­da con otros aspec­tos. Se dis­tin­guen de otras agru­pa­cio­nes dere­chis­tas por sus rela­cio­nes direc­tas con gru­pos socia­les y socio­cul­tu­ra­les, de las que las otras sólo pue­den soñar.

Com­bi­nan su ima­gen con la acti­tud rebel­de de sub­cul­tu­ras a tra­vés de cone­xio­nes con círcu­los de Ultras dere­chis­tas, clubs de mote­ros dere­chis­tas, skinheads nazis y el rock de dere­chas. El pre­si­den­te de Casa­Pound, Gian­lu­ca Ianon­ne, es el can­tan­te del gru­po rock de dere­chas Zeta­Ze­roAl­fa. Pues un roque­ro de cier­to caris­ma, con aire del esce­na­rio y “street­cre­di­bi­lity“ es el pre­si­den­te del par­ti­do. Este hecho natu­ral­men­te aumen­ta su ima­gen y acti­tud de rebel­día en su cam­pa­ña publi­ci­ta­ria, su “tele­no­ve­la negra“ con su “Soap-Duce“. El NPD (Par­ti­do Nacio­nal demó­cra­ta de Ale­ma­nia) tenía has­ta hace poco duran­te 15 años como pre­si­den­te a Udo Voigt, un ex capi­tán muy esti­ra­do del ejér­ci­to de Ale­ma­nia. Pero seme­jan­te bur­gués sin caris­ma no atrae a la juven­tud. A pesar de sus esfuer­zos de inte­gra­ción y aber­tu­ra el NPD nun­ca logró modi­fi­car­se y rela­cio­nar­se con sub­cul­tu­ras de la dere­cha como Casa­Pound, ni en la reali­dad, ni en cuan­to a su ima­gen pública.

Pre­gun­ta: ¿Hay otras sin­gu­la­ri­da­des de CasaPound?

H.Koch: Casa­Pound apro­ve­cha todos los medios y estra­te­gias de comu­ni­ca­ción desa­rro­lla­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo para pre­sen­tar­se como rebe­lión orga­ni­za­da con­tra el mis­mo neo­li­be­ra­lis­mo. Se ofre­ce a los por el sis­te­ma neo­li­be­ral mar­gi­na­li­za­dos y empo­bre­ci­dos como defen­so­ra y opción en con­tra del capi­ta­lis­mo, pero, por supues­to, super­fi­cial­men­te, con un “anti­ca­pi­ta­lis­mo light“. Hace uso masi­vo de polí­ti­ca sim­bó­li­ca, retó­ri­ca y ges­tos, esce­ni­fi­ca­cio­nes ricas de pala­bras y ade­ma­nes seu­do-revo­lu­cio­na­rios. Mitos y ver­da­des a medias se entre­la­zan con plan­tea­mien­tos de pro­ble­mas reales y crí­ti­cas razo­na­bles. Con el fin de tra­zar un “ter­cer camino“ hacia un “esta­do orgá­ni­co“ y una “comu­ni­dad cor­po­ra­ti­va“ ape­lan así a los intere­ses de los gru­pos socia­les empobrecidos.

La iro­nía de la his­to­ria en ello es que Casa­Pound se refie­re al fas­cis­mo his­tó­ri­co de Mus­so­li­ni. Sólo que el régi­men de Mus­so­li­ni nun­ca reali­zó duran­te más de vein­te años en el poder este cor­po­ra­ti­vis­mo, este espa­cio vacío mági­co de los dere­chis­tas, que pro­me­te la con­so­la­ción del anta­go­nis­mo entre el capi­tal y el tra­ba­jo. En reali­dad pasó todo lo con­tra­rio. El fas­cis­mo ita­liano se puso orga­ni­za­da­men­te de rodi­llas delan­te de los mag­na­tes indus­tria­les y lati­fun­dis­tas ita­lia­nos e impi­dió for­zo­sa y vio­len­ta­men­te cual­quier tipo de coges­tión por la población.

Casa­Pound com­bi­na esta pues­ta en esce­na seu­do-revo­lu­cio­na­ria de opo­si­ción radi­cal con accio­nes popu­lis­tas en las calles. Muchas de sus actua­cio­nes y accio­nes se orien­tan en la cul­tu­ra de even­tos popu­la­res, p.ej. de los Ultras. Han adap­ta­do for­mas de pro­tes­ta de movi­mien­tos demo­crá­ti­cos y eman­ci­pa­to­rios como los sit-ins, flash mobs, raves, hard bass, etc. y uti­li­zan más­ca­ras como los de “Anony­mus“ y han copia­do for­mas de accio­nes de Occupy, Green Pea­ce, etc. Han sali­do del gue­to de los des­fi­les uni­for­ma­dos y mar­cia­les de la dere­cha radi­cal, aun­que toda­vía cul­ti­van estos des­fi­les p.ej. en los días de memo­ria fas­cis­ta. Pero adap­tan­do for­mas de pro­tes­ta con­tem­po­rá­neas han entra­do en el ámbi­to de for­mas de pro­tes­ta común­men­te reco­no­ci­das y con­si­de­ra­das como pro­gre­si­vas. Vis­to des­de Ale­ma­nia esto es algo nuevo.

Tam­bién des­ta­ca su cons­truc­ción de redes de muchas peque­ñas orga­ni­za­cio­nes y agru­pa­cio­nes en áreas socia­les, cari­ta­ti­vos y cul­tu­ra­les y en la cul­tu­ra de even­tos y de ocio. Esta cons­truc­ción se pare­ce mucho a la de la OND, la “ope­ra nazio­na­le de dopo­la­vo­ro“, de la épo­ca de la dic­ta­du­ra de Mus­so­li­ni. Estas orga­ni­za­cio­nes tam­bién tie­nen como obje­ti­vo esta­ble­cer­se el el espa­cio social y polí­ti­co, la “pene­tra­cio­nes fas­cis­ta“ de la socie­dad ita­lia­na. En su for­ma de orga­ni­zar dicha pene­tra­ción Casa­Pound util­za de nue­vo estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droi­te“. Estos méto­dos son esen­cia­les para la polí­ti­ca fas­cis­ta de CasaPound.

Apar­te de eso el mon­ta­je de estos redes socia­les y polí­ti­cos duran­te diez años, dán­do­les la for­ma jurí­di­ca de una aso­cia­ción social antes de cons­ti­tuir­se como par­ti­do polí­ti­co en 201213, fue una juga­da muy dies­tra de Casa­Pound. Como movi­mien­to Casa­Pound pudo evi­tar la com­pe­ten­cia de otros par­ti­dos de la dere­cha. Duran­te este perío­do estos pro­te­gie­ron y finan­cia­ron a Casa­Pound asu­mien­do que era sólo un movi­mien­to juve­nil que sumi­nis­tra­ría mili­tan­tes y votan­tes para los par­ti­dos de la dere­cha. Pero aho­ra Casa­Pound les hace seria­men­te com­pe­ten­cia a los peque­ños par­ti­dos radi­ca­les de la dere­cha. Un ejem­plo de esto es lo que pasó con “Fiam­ma Tri­co­lo­re”. En el 2008 Gian­lu­ca Ianon­ne toda­vía fue uno de los líde­res de “Fiam­ma Tri­co­lo­re” has­ta que aca­ba­ron pelea­dos. Ade­más Casa­Pound dis­po­ne de una base social envi­dia­da por muchos de la extre­ma dere­cha. Tam­po­co nin­gún par­ti­do dere­chis­ta de Ale­ma­nia dis­po­ne de seme­jan­te base social.

Pre­gun­ta: ¿Hay otras estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droit“ que Casa­Pound aplica?

H.Koch: Una de las estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droit“ es la auto­de­fi­ni­ción de ser “ni de izquier­das, ni de dere­chas“. Casa­Pound se pre­sen­ta al públi­co como algo nue­vo, fue­ra de la supues­ta­men­te anti­cua­da dico­to­mía “dere­cha ver­sus izquier­da“. Esto enca­ja con la apro­pia­ción de ele­men­tos polí­ti­cos y teó­ri­cos, de ico­nos y esti­los de la izquier­da con el fin de encu­brir el carác­ter fas­cis­ta y anti­de­mo­crá­ti­co de Casa­Pound. Se han apro­pia­do de la ima­gen de Che Gue­va­ra y Bobby Sand. En febre­ro del año pasa­do con­vo­ca­ron una con­fe­ren­cia sobre la supues­ta actua­li­dad del pen­sa­mien­to de Car­los Marx bajo el lema „Ciò che è vivo e ciò che è mor­to in “Marx“.“ Apar­te del por­ta­voz cul­tu­ral de Casa­Pound, Adriano Scian­ca, habían invi­ta­do al filó­so­fo Die­go Fusa­ro. Este aca­dé­mi­co crí­ti­co de la glo­ba­li­za­ción can­ce­ló su par­ti­ci­pa­ción sola­men­te a cau­sa de la pre­sión públi­ca, en otro caso supues­ta­men­te hubie­ra dis­cu­ti­do con los here­de­ros ideo­ló­gi­cos de los ase­si­nos de Anto­nio Grams­ci sobre Marx.

Su nom­bre jun­to con el sím­bo­lo de una tor­tu­ga y la auto­de­fi­ción como non con­for­mis­tas repre­sen­tan otros aspec­tos de su camu­fla­je. Casa­Pound se abs­tie­ne en el cui­da­do de su ima­gen de anti­guos e ine­quí­vo­cos sím­bo­los y nom­bres del fas­cis­mo que se iden­ti­fi­can a nivel mun­dial con la vio­len­cia polí­ti­ca y la opre­sión. Casa­Pound ha crea­do nue­vos sím­bo­los y deno­mi­na­cio­nes nada sos­pe­cho­sos para el mer­ca­do polí­ti­co. Esta acti­tud les da un toque de algo nue­vo, exclu­si­vo y elitista.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces todo es „copy and pas­te“, camu­fla­je y pira­te­ría de productos?

H.Koch: No, no. Son estra­te­gias y Casa­Pound apli­ca estas estra­te­gias con fre­cuen­cia. Casa­Pound las uti­li­za como su “Caba­llo de Tro­ya“ para pre­sen­tar sus ideas fas­cis­tas como pro­gre­sis­tas y com­pa­ti­bles con la contemporaneidad.

El fas­cis­mo como ideo­lo­gía está nece­si­ta­dí­si­mo de seme­jan­te maqui­lla­je toman­do en cuen­ta su his­to­ria lle­na de vio­len­cia y homi­ci­dios. Si pre­ten­de tener éxi­to hoy en día tie­ne que pre­sen­tar el mis­mo perro con dis­tin­tos collares.

La épo­ca par­cial­men­te pro­gre­sis­ta del fas­cis­mo fue muy cor­ta y se remon­ta ya a más de un siglo. Los “fas­cis­ti del ter­zo mille­nio“ inten­tan ocul­tar esto y los mon­to­nes de muer­tos y mata­de­ros que recaen en su res­pon­sa­bi­li­dad, por supuesto.

En cuan­to al esti­lo fas­cis­ta autén­ti­co hay que decir que toda­vía exis­te este „fas­cis­mo, un sti­le de vita“, este ultra-machis­mo vio­len­to del esqua­dris­mo (cami­sas negras). Cele­bran espe­cial­men­te este núcleo del fas­cis­mo con el fin de movi­li­zar hoo­li­gans, pan­di­lle­ros, skinheads, roque­ros, etc. para una polí­ti­ca calle­je­ra agre­si­va. Esto resul­ta bas­tan­te peli­gro­so. Al leer la nove­la “Nes­sun dolo­re“ de Dome­ni­co Tullio, abo­ga­do de Casa­Pound, o vien­do los vídeos del gru­po “Bron­son Crew“ de Casa­Pound se nota al ins­tan­te como bro­ta la vio­len­cia polí­ti­ca de todos los lados de Casa­Pound. Otro índi­ce del carác­ter del par­ti­do se encuen­tra en el sím­bo­lo del “Bloc­co Stu­den­tes­co“, la orga­ni­za­ción juve­nil y estu­dian­til de Casa­Pound. Uti­li­zan como logo­ti­po el “flash and cir­cle“ de la “Bri­tish Union of Fas­cists“ de Oswald Mos­ley, que es una varia­ción del emble­ma de la “Stur­mab­tei­lung“ (SA, sec­ción de asal­to) ale­ma­na de Adol­fo Hitler.

La vio­len­cia acom­pa­ña Casa­Pound a cada paso. Una y otra vez hay ata­ques y asal­tos de mili­tan­tes de Casa­Pound con­tra per­so­nas que pien­san de otra mane­ra. Actual­men­te se apa­sio­nan por el enfren­ta­mien­to entre Rusia y Ucra­nia y sim­pa­ti­zan con los terro­ris­tas dere­chis­tas del “Bata­llion Azov“. La pobla­ción de Ita­lia ten­drá que vigi­lar muy de cer­ca a estos fas­cis­tas cuan­do vuel­van a Ita­lia de este con­flic­to arma­do. Vol­ve­rán bien entre­na­dos en el mane­jo de armas y acos­tum­bra­dos a una vio­len­cia sin límites.

Pre­gun­ta: ¿Cómo se pue­de cla­si­fi­car el racis­mo de CasaPound?

H. Koch: Pues, tam­bién en este aspec­to Casa­Pound renue­va el des­pre­cio bio­lo­gis­ta del fas­cis­mo de antes con estra­te­gias de la “Nou­ve­lle Droi­te“ y méto­dos del mar­ke­ting. Sus por­ta­vo­ces ofi­cia­les escon­den su racis­mo bajo la eti­que­ta de un plu­ra­lis­mo étni­co, hablan­do de un apre­cio por cada cul­tu­ra o gru­po de per­so­nas. Pero sola­men­te si se que­dan en el lugar a don­de según ellos per­te­ne­cen. Des­de el pun­to de vis­ta de Casa­Pound no debe­ría haber nin­gu­na inmi­gra­ción a Euro­pa des­de afue­ra de sus lími­tes. Según su ideo­lo­gía exis­te cier­ta “iden­ti­dad ita­lia­na“ o “euro­pea“ que tie­ne que defen­der­se fren­te a las “iden­ti­da­des non-euro­peas“. Es un racis­mo cul­tu­ral, pare­ci­do a la ideo­lo­gía de “Les Iden­ti­tai­res“ de Fran­cia. “Les Iden­ti­tai­res“ su fun­dó más o menos al mis­mo tiem­po que Casa­Pound y no sólo com­par­ten con­cep­tos ideo­ló­gi­cos, sino tam­bién cola­bo­ran en pro­yec­tos como la “Soli­da­ri­té Iden­ti­tiés Onlus“, una aso­cia­ción de gru­pos radi­ca­les dere­chis­tas que actúan a nivel europeo.

En los últi­mos meses Casa­Pound ha par­ti­ci­pa­do en las mani­fes­ta­cio­nes agre­si­vas con­tra la inmi­gra­ción, orga­ni­za­das prin­ci­pal­men­te por la Lega Nord (Liga Nor­te). El 18 de octu­bre la Lega Nord orga­ni­zó una mani­fes­ta­ción con­tra la inmi­gra­ción en Milano. De los 40 000 par­ti­ci­pan­tes 2000 fue­ron mili­tan­tes de Casa­Pound. En noviem­bre del año pasa­do Casa­Pound par­ti­ci­pó en los dis­tur­bios con­tra los alo­ja­mien­tos de refu­gia­dos en el barrio romano de Tor Sapien­za. Aun­que las decla­ra­cio­nes públi­cas de Casa­Pound se fun­dan en otros argu­men­tos en reali­dad son tan racis­tas como los demás par­ti­dos y gru­pos dere­chis­tas. En la prác­ti­ca sólo hay dife­ren­cias graduales.

Pre­gun­ta: ¿Qué nos pue­de con­tar de los “Cen­tri Socia­li di des­tra” (Cen­tros Socia­les de la Derecha)?

H. Koch: Ah sí, toda­vía no los he men­cio­na­do. Tam­bién repre­sen­tan un fenó­meno nue­vo en la dere­cha, que nor­mal­men­te se mues­tra tan con­for­me con los leyes. Casa­Pound demues­tra con estos cen­tros socia­les oku­pa­dos, pero mayo­ri­ta­ria­men­te tole­ra­dos, su pre­sun­ta opo­si­ción radi­cal con­tra el sistema.

Los “Cen­tri Socia­li di des­tra” son espa­cios extra-lega­les, espa­cios libres que la extre­ma dere­cha uti­li­za para desa­rro­llar su infra­es­truc­tu­ra. Allí dis­tin­tas corrien­tes de la dere­cha se pue­den reu­nir y con­so­li­dar, fomen­tar y radi­ca­li­zar su polí­ti­ca duran­te años. For­man un mun­do para­le­lo anti-demo­crá­ti­co que sir­ve como pun­to de par­ti­da de vario­pin­tos accio­nes anti­de­mo­crá­ti­cos y misan­tró­pi­cos. Estos cen­tros son fun­da­men­ta­les para la estruc­tu­ra inter­na y la ima­gen públi­ca de CasaPound.

Jus­ta­men­te por eso tan­to la izquier­da como los muni­ci­pios y el esta­do de Ale­ma­nia inten­tan difi­cul­tar la adqui­si­ción de inmue­bles por par­te de la dere­cha radi­cal, aun­que con medios dife­ren­tes. Una oku­pa­ción extra-legal no la tole­ra­ría abso­lu­ta­men­te nadie, sería impo­si­ble y dudo que algo así podría pasar en otros paí­ses de Euro­pa. Aun­que últi­ma­men­te en Zara­go­za y Madrid se efec­tua­ron seme­jan­tes ocu­pa­cio­nes por par­te del MSR (Movi­mien­to Social Revo­lu­cio­na­rio). Deno­mi­nán­do­se “Hogar Social” toman cons­cien­te­men­te el ejem­plo de Cas­Pound. Esta rela­ción se mues­tra tam­bién en sus otras acti­vi­da­des: repar­ten ali­men­tos entre los nece­si­ta­dos espa­ño­les del barrio y rega­los navi­de­ños entre los niños, pro­pa­gan y orga­ni­zan depor­te de com­ba­te y excur­sio­nes de sen­de­ris­mo, esta­ble­cen aso­cia­cio­nes socia­les y cul­tu­ra­les, etc. Todo con­for­me al mode­lo de Ita­lia. Si los [email protected] espa­ño­les no se ocu­pan de esto, posi­ble­men­te se esta­ble­ce­rá una corrien­te dere­chis­ta pare­ci­da a la de Italia.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces Casa­Pound es muy cono­ci­do en Alemania?

H. Koch: No, en reali­dad no lo es. Pero al pre­sen­tar mi libro en con­fe­ren­cias públi­cas siem­pre noto que la gen­te se extra­ña bas­tan­te a cau­sa de las reac­cio­nes del gobierno ita­liano fren­te a Cas­Pound. Sólo me que­da seña­lar la tem­po­ra­da del gobierno de Sil­vio Ber­lus­co­ni que rom­pió con el tabú del fas­cis­mo. Tam­bién hay que men­cio­nar la tole­ran­cia del alcal­de social-demó­cra­ta de Roma, Wal­ter Vel­tro­nis, y la pro­tec­ción de su suce­sor, el pos-fas­cis­ta Gio­van­ni Ale­man­nos brin­da­dos a Casa­Pound. Por eso Casa­Pound pudo lle­gar a ser lo que hoy en día es.

Pre­gun­ta: ¿Quién se intere­sa en Ale­ma­nia por su libro?

H. Koch: El libro ha reci­bi­do muy bue­nas crí­ti­cas. Has­ta la Ofi­ci­na Fede­ral de Pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción lo ha ala­ba­do. A las con­fe­ren­cias públi­cas acu­den sobre todo [email protected] jóve­nes, pero tam­bién repre­sen­tan­tes de par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes demo­crá­ti­cos. Mayo­ri­ta­ria­men­te se que­dan estu­pe­fac­tos por lo que los fas­cis­tas pue­den per­mi­tir­se en Italia.

Pre­gun­ta: ¿Cono­ce Casa­Pound el libro?

H.Koch: Pues estoy un poco decep­cio­na­do. Le envié per­so­nal­men­te el libro a Gian­lu­ca Ianon­ne. Y no hubo nin­gu­na crí­ti­ca, tss­tssst­tsss, jeje­je… (se ríe) … ¿Qui­zás no le haya gus­ta­do? ¿Dema­sia­do ale­mán?… (sigue riéndose).…..

Pre­gun­ta: ¿Por­qué le envió el libro?

H.Koch: Pues, hay que infor­mar­les a todos que par­ti­ci­pa­ron en el pro­yec­to de un libro, aun­que su par­ti­ci­pa­ción haya sido invo­lun­ta­ria, como en el caso de Casa­Pound. Un esti­lo de vita.

Pre­gun­ta: ¿Y la dere­cha ale­ma­na, se intere­san por CasaPound?

H.Koch: Sí, dis­tin­tas frac­cio­nes de la extre­ma dere­cha ale­ma­na, como p.ej. los Nacio­na­lis­tas Autó­no­mos, la Dere­cha Nue­va y par­tes del NPD se intere­san por Casa­Pound. Todos han alcan­za­do ya el lími­te cuan­ti­ta­ti­vo y cua­li­ta­ti­vo de sus posi­bi­li­da­des polí­ti­cas den­tro de la socie­dad. Ya no pue­den avan­zar. Y aún peor para ellos: están per­dien­do influen­cia. El NPD alcan­zó menos votos en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y regio­na­les. Hay una nue­va fuer­za, la “Alter­na­ti­ve für Deu­ts­chland” (AfD, Alter­na­ti­va para Ale­ma­nia) que de un sal­to se ganó mucho apo­yo por par­te de los votan­tes y el año pasa­do entró en varios par­la­men­tos regio­na­les. La AfD le qui­tó votos al NPD que tuvo que des­pe­dir­se de dos par­la­men­tos regio­na­les en los últi­mos años. Anti­ci­pan­do este estan­ca­mien­to y des­cen­so des­de hace algu­nos años par­tes del NPD y otras frac­cio­nes de la dere­cha andan bus­can­do nue­vas ideas y prác­ti­cas para pro­mo­ver su ideas polí­ti­cas con más éxi­to y efi­cien­cia. Al bus­car en toda Euro­pa han encon­tra­do el ejem­plo de Casa­Pound. Dere­chis­tas y neo­na­zis ale­ma­nes han via­ja­do a Roma para par­ti­ci­par en el fes­ti­val anual “tana delle tigri”, han publi­ca­do entre­vis­tas y repor­tes de via­je, dis­cu­ten sobre Casa­Pound en sus pági­nas de inter­net y en sus reunio­nes y han copia­do algu­nas de las accio­nes de Casa­Pound, etc. Esta rela­ción es tan inten­sa que el NPD de la peque­ña ciu­dad de Pir­na en la Ale­ma­nia orien­tal deno­mi­nó su ofi­ci­na regio­nal según la pri­me­ra casa ocu­pa­da de Casa­Pound, Haus Mon­tag – Casa Montag.

Esta tras­fe­ren­cia de ideo­lo­gía tie­ne pre­cur­so­res his­tó­ri­cos. En los años 20 los movi­mien­tos reac­cio­na­rios y fas­cis­tas de Euro­pa obser­va­ron con mucho inte­rés como el régi­men de Mus­so­li­ni mane­ja­ba sus pro­ble­mas inter­nos y exter­nos. Ana­li­za­ron tan­to los éxi­tos como las derro­tas del régi­men fas­cis­ta. Uno de los resul­ta­dos fue el esta­ble­ci­mien­to de la orga­ni­za­ción “Kraft durch Freu­de” (lite­ral­men­te: fuer­za por medio de la ale­gría) por la dic­ta­du­ra nacio­nal­so­cia­lis­ta ale­ma­na el 1. de mayo de 1933, una imi­ta­ción exac­ta de la O.N.D. (Ope­ra Nazio­na­le Dopo­la­vo­ro), esta­ble­ci­da el 1. de mayo de 1925 en Ita­lia. Mien­tras que los par­ti­dos y sin­di­ca­tos demo­crá­ti­cos fue­ron prohi­bi­dos y sus repre­sen­tan­tes ase­si­na­dos, dete­ni­dos o empu­ja­dos al exi­lio el régi­men se pom­peó como gran orga­ni­za­dor de la “bella vita”.

Pre­gun­ta: ¿Enton­ces la his­to­ria se repite?

H.Koch: No, pero hay aspec­tos pare­ci­dos. Sólo que­ría decir que no esta­mos enca­ran­do algo com­ple­ta­men­te nue­vo. Debe­ría­mos apren­der de la historia.

Pien­so que por el momen­to muchas cosas den­tro de Euro­pa están cam­bian­do. La cri­sis eco­nó­mi­ca toda­vía no ha alcan­za­do su fin y en varios paí­ses gran­des par­tes de la pobla­ción ya está sim­pa­ti­zan­do con ideas y agru­pa­cio­nes tan­to anti­de­mo­crá­ti­cas como agre­si­vas. Esto sig­ni­fi­ca un gran peli­gro para todas las per­so­nas que pien­san de una for­ma demo­crá­ti­ca y humanística.

Sub­es­ti­mar a la dere­cha sería un error garra­fal. Ellos apren­den los unos de los otros, se apo­yan mutua­men­te y com­pi­ten con el neo­li­be­ra­lis­mo por con­ver­tir nues­tra socie­dad en barbarie.

Cas­Pound podría con­ver­tir­se en un mode­lo con futu­ro den­tro de este avan­ce. Un mode­lo del cual otras par­tes de la extre­ma dere­cha apren­den y que trans­for­man para actua­li­zar­lo y aumen­tar su éxito.

Pre­gun­ta: ¿Qué nos pue­de decir sobre la extre­ma dere­cha de otros paí­ses, se intere­san por CasaPound?

H.Koch: Sí, a tra­vés de dis­tin­tos pági­nas de web se pue­den recons­truir sus con­tac­tos con paí­ses como Polo­nia, la Repú­bli­ca Che­ca, Rusia, Ucra­nia, Fin­lan­dia, Sue­cia, Gre­cia, Fran­cia, Espa­ña, etc. Des­de media­dos de 2006 mili­tan­tes de Casa­Pound y la “Nou­ve­lle Droi­te” fran­ce­sa están ela­bo­ran­do una red tras­na­cio­nal a tra­vés de la pági­na de web “Zen​tro​pa​.info”. Ya pode­mos ver los resul­ta­dos de esto. En noviem­bre del año pasa­do gru­pos dere­chis­tas orga­ni­za­ron un con­gre­so nacio­nal-revo­lu­cio­na­rio con la par­ti­ci­pa­ción de Casa­Pound de Ita­lia, “Grou­pe union défen­se” (GUD), “Mou­ve­ment d’Ac­tion Socia­le” (MAS) y “Synthè­se Natio­na­le” de Fran­cia, “Nation” de Bél­gi­ca, “Movi­mien­to Social Revo­lu­cio­na­rio” (MSR) de Espa­ña, “Chry­si Avgi” de Gre­cia y “Eth­ni­ko Lai­ko Meto­po” (ELAM) de Chipre.

Pien­so que esta corrien­te de la extre­ma dere­cha ten­drá un papel impor­tan­te en el futu­ro y la izquier­da debe­ría ocu­par­se de estos dere­chis­tas seudo-revolucionarios.

Entre­vis­ta­dor: Muchas gra­cias por la entrevista.

Res­pues­ta: Con mucho gusto.

Casa Pound Ita­lia – Mus­so­li­nis Erben, Hei­ko Koch (Unrast Verlag)

http://​www​.unrast​-ver​lag​.de/​g​e​s​a​m​t​p​r​o​g​r​a​m​m​/​a​l​l​g​e​m​e​i​n​e​s​-​p​r​o​g​r​a​m​m​/​a​n​t​i​f​a​s​c​h​i​s​m​u​s​/​c​a​s​a​-​p​o​u​n​d​-​i​t​a​l​i​a​-​d​e​t​ail

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *