En res­pues­ta al con­se­je­ro Abur­to- Elkartzen

Recien­te­men­te hemos podi­do leer en la pren­sa las lamen­ta­bles decla­ra­cio­nes del Con­se­je­ro Abur­to sobre el dere­cho a la vivienda.

Nos dice que antes de reco­no­cer nue­vos dere­chos hay que pre­ver de qué dine­ro se dis­po­ne para materializarlos.

Ante­po­ne el dine­ro a los dere­chos sin son­ro­jar­se. Dine­ro está cla­ro que hay, el pro­ble­ma es cómo y para que se uti­li­za. Le recor­da­mos que el uso y dis­fru­te de una vivien­da dig­na es un dere­cho (art. 25 de La Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Socia­les). Pero a pesar de ello des­de las Admi­nis­tra­cio­nes hacen caso omi­so y no toman las medi­das que hay que tomar para garan­ti­zar tal dere­cho. ¿No hay dine­ro para garan­ti­zar un techo a miles de per­so­nas que lo nece­si­tan y si hay dine­ro para cons­truir el TAV de dudo­sa utilidad?

En cuan­to a la vivien­da vacía se mues­tra par­ti­da­rio de no pena­li­zar la vivien­da vacía, sino de dar incen­ti­vos para que los pro­pie­ta­rios pon­gan esas vivien­das en el mer­ca­do. ¿Pero se cree que somos ton­tas? Eso es lo que han hecho duran­te muchos años (Bizi­gu­ne, Alo­ka­bi­de, ..) y no han con­se­gui­do garan­ti­zar el dere­cho a la vivien­da. Lo úni­co que han con­se­gui­do es tras­va­sar dine­ro públi­co a manos privadas.

Dice el Con­se­je­ro Abur­to que hay que defi­nir que es un piso des­ocu­pa­do, pues ya es hora, en sus manos está. Des­de los colec­ti­vos socia­les esta­mos har­tos de exi­gir la defi­ni­ción de la vivien­da vacía.
Pero a la Admi­nis­tra­ción está cla­ro que no le intere­sa, sin una defi­ni­ción tie­nen la excu­sa per­fec­ta para no hacer nada. Si tan­to pro­ble­ma les da defi­nir la vivien­da vacía les ins­ta­mos a que hagan suya la defi­ni­ción de vivien­da vacía que hace Elkar­tzen. Sin más, otra vez se ha pen­sa­do que somos tontas.

El úni­co modo de garan­ti­zar el dere­cho a la vivien­da es crean­do un Par­que Públi­co de Alqui­ler Social prio­ri­zan­do el uso de la vivien­da vacía exis­ten­te, desa­rro­llar el alqui­ler publi­co fren­te a la com­pra, limi­tar el pre­cio de los alqui­le­res, defi­nir la vivien­da vacía y pena­li­zar el incum­pli­mien­to de su fun­ción social, y por supues­to garan­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción social en la ges­tión de la vivien­da pública.

La crea­ción del Par­que Publi­co de Vivien­da en Alqui­ler Social es finan­cia­ble, aun­que nos quie­ran hacer ver lo con­tra­rio. Para ello toda pro­mo­ción de vivien­da públi­ca debe ir des­ti­na­da al alqui­ler social, hay que prio­ri­zar el uso de la vivien­da vacía, empe­zan­do por las que per­te­nez­can a cual­quier Ins­ti­tu­ción Públi­ca y empre­sas de carác­ter publi­co, de los ban­cos y cajas, cons­truc­to­ras, pro­mo­to­ras, igle­sia, ejer­ci­to, … vivien­das intes­ta­das. Ade­más de la inclu­sión de esas vivien­das en el Par­que Publi­co de Alqui­ler Social, para su finan­cia­ción la Admi­nis­tra­ción publi­ca debe­ría des­ti­nar el pre­su­pues­to actual de vivien­da, las enti­da­des finan­cie­ras y de pre­vi­sión deben par­ti­ci­par vía obra social, se aña­di­ría canon espe­cial a la vivien­da vacía, incre­men­to del IBI a las segun­das vivien­das, el 15% de los ingre­sos de las per­so­nas inqui­li­nas en con­cep­to de alqui­ler, … Si con todas estas fuen­tes no fue­ra sufi­cien­te, las Ins­ti­tu­cio­nes Públi­cas deben ser el garan­te de dotar el impor­te nece­sa­rio como apor­ta­ción de emer­gen­cia social para el cum­pli­mien­to de un dere­cho, una nece­si­dad, como lo es el dis­fru­te de una vivienda.

Fuen­tes para su finan­cia­ción hay, lo que no hay es voluntad.

Están jugan­do con la san­gre y el sudor del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vasco.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *