Los lími­tes del key­ne­sia­nis­mo- Michel Hus­son

El estan­ca­mien­to euro­peo pare­ce dar la razón a los “aná­li­sis key­ne­sia­nos”. Su leit­mo­tiv con­sis­te en decir: la aus­te­ri­dad gene­ra rece­sión y deu­da, por lo tan­to es una polí­ti­ca absur­da. Sería mejor relan­zar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca median­te polí­ti­cas mone­ta­rias y pre­su­pues­ta­rias más diná­mi­cas e incre­men­tar los sala­rios y/​o la inver­sión públi­ca. Esta for­ma de pre­sen­tar­lo es un poco sim­ple, pero cons­ti­tu­ye un resu­men pro­vi­sio­nal del núcleo duro del dis­cur­so que, para enten­der­nos, lla­ma­re­mos “key­ne­siano”.

La crí­ti­ca que se pue­de hacer a este dis­cur­so se basa en la siguien­te dia­léc­ti­ca: 1. Las pro­pues­tas “key­ne­sia­nas” son correc­tas en par­te; 2. Pero hacen abs­trac­ción de la lógi­ca inter­na del capi­ta­lis­mo y, por lo tan­to, 3. Con­du­cen a alter­na­ti­vas incohe­ren­tes, por incom­ple­tas.

Los mode­los post-key­ne­sia­nos

El diag­nós­ti­co “key­ne­siano” se basa sobre todo en la uti­li­za­ción de los mode­los lla­ma­dos “flu­jos-stocks­con­sis­ten­tes” (stock-flow con­sis­tent) ela­bo­ra­dos por una escue­la de eco­no­mis­tas hete­ro­do­xos que se defi­nen fun­da­men­tal­men­te como “post-key­ne­sia­nos”. Esos mode­los com­bi­nan los flu­jos (por ejem­plo, el volu­men de pro­duc­ción, las inver­sio­nes y la masa sala­rial) con los stocks (por ejem­plo, el capi­tal fijo, la deu­da, etc.). Son intere­san­tes por­que, en rela­ción a los mode­los de equi­li­brio gene­ral inadap­ta­dos al estu­dio de la diná­mi­ca capi­ta­lis­ta, vuel­ven a conec­tar con la macro­eco­no­mía aban­do­na­da des­de hace tiem­po por la eco­no­mía domi­nan­te. En la medi­da en que des­cri­ben las inter­ac­cio­nes entre el com­por­ta­mien­to de los agen­tes (empre­sas, hoga­res) y sus patri­mo­nios, son ade­cua­dos para el aná­li­sis de la finan­cia­ri­za­ción que ha carac­te­ri­za­do al capi­ta­lis­mo en su fase neo­li­be­ral. Ade­más, per­mi­ten dis­tin­guir las eco­no­mías nacio­na­les según estén impul­sa­das por el bene­fi­cio (pro­fit-led), por los sala­rios (wage-led) o, inclu­so, por las expor­ta­cio­nes (export-led).

Artícu­lo com­ple­to en pdf: Los limi­tes del Key­ne­sia­nis­mo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *