El sig­ni­fi­ca­do de mi lucha- Yaneth Aré­va­lo, gue­rri­lle­ra del 59 Fren­te, Blo­que Mar­tín Caba­lle­ro de las FARC-EP

Leer más:El significado de mi lucha

Para mí, ingre­sar a la FARC-EP es moti­vo de gran orgu­llo, es el mejor camino que pode­mos esco­ger todas y todos los que que­re­mos luchar por un cam­bio social.

Aquí me he capa­ci­ta­do en todos los aspec­tos, he enten­di­do la reali­dad de la vida, que nos per­mi­te cono­cer todas las injus­ti­cias que hacen pobre a nues­tro pue­blo. Apren­dí que no es cier­to que deban exis­tir ricos y pobres; todo lo con­tra­rio, Colom­bia es un país con rique­zas natu­ra­les sufi­cien­tes para que nadie se mue­ra de ham­bre, para que la infan­cia estu­die en vez de tra­ba­jar, para que todos ten­gan vivien­da, salud, edu­ca­ción y tra­ba­jo, en con­di­cio­nes de dig­ni­dad.
Cuan­do lle­gué a las FARC-EP no sabía por­qué exis­tía la lucha arma­da, ingre­sé por­que me gus­ta­ban las armas, pero ya en las filas gue­rri­lle­ras con el estu­dio y la con­vi­ven­cia con la gue­rri­lle­ra­da por un lado y el tra­ba­jo con la pobla­ción civil por el otro, aho­ra ten­go cla­ro el sig­ni­fi­ca­do de la lucha y que sin ellas esta­ría­mos dis­pues­tos a seguir escla­vos de aque­llos que tie­nen más y que cada día quie­ren ser más ricos con el sudor de la fren­te de los pobres de nues­tro país.

El mejor lega­do que pode­mos seguir en honor a nues­tros cama­ra­das caí­dos a lo lar­go de esta lucha, es nues­tro tra­ba­jo, com­por­ta­mien­to, fir­me­za y com­pro­mi­so con los obje­ti­vos que se ha plan­tea­do la orga­ni­za­ción des­de sus ini­cios, has­ta el final de nues­tras vidas.

Por eso al cum­plir 50 años de lucha, nues­tro accio­nar debe ser con­tun­den­te. La con­se­cu­ción de un acuer­do de paz que aca­be las cau­sas del alza­mien­to es fun­da­men­tal, así hacer­le sen­tir al enemi­go que esta­mos más fuer­tes que nun­ca. Son muchos los pla­nes que se han inven­ta­do para derro­tar­nos y ni siquie­ra con toda su tec­no­lo­gía de pun­ta lo han logra­do, tan­ta repre­sión nos hace más fuer­tes y per­se­ve­ran­tes, no des­ma­ya­re­mos en nues­tro esfuer­zo por lograr la paz que mere­ce nues­tro pue­blo, con jus­ti­cia social para todos y todas.

Aquí en la mon­ta­ña, allá en La Haba­na segui­re­mos nues­tra for­ma­ción, ya sea para la Paz, ya sea para con­ti­nuar la lucha por con­se­guir una Colom­bia libre y en paz. Un salu­do para mi pue­blo y mi invi­ta­ción a que se unan a esta lucha.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *