El Capi­ta­lis­mo de Esta­do: defi­ni­ción y pers­pec­ti­va en la actua­li­dad- Teo­do­ro San­ta­na

lenin-ussr-wallpaper-50-10-s-307x512modEl socia­lis­mo en tér­mi­nos mar­xis­tas no es otra cosa que un pro­ce­so de tran­si­ción en el cual el comu­nis­mo no ter­mi­na de nacer y el capi­ta­lis­mo no ter­mi­na de morir. No exis­te tal cosa como un modo de pro­duc­ción socia­lis­ta, al igual que no exis­te un modo de pro­duc­ción vin­cu­la­do a la moder­ni­dad; son sim­ple­men­te fases de tran­si­ción. Enten­der tres esta­dios total­men­te dife­ren­cia­dos es una con­cep­ción meca­ni­cis­ta vul­gar y adia­léc­ti­ca del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co.

Pero aten­da­mos a las pala­bras de Lenin:
“Socia­lis­mo sig­ni­fi­ca la abo­li­ción de las cla­ses. Para abo­lir las cla­ses, es pre­ci­so, pri­me­ro, derri­bar a los terra­te­nien­tes y a los capi­ta­lis­tas. Esta par­te de la tarea la hemos cum­pli­do, pero es sólo una par­te y, ade­más, no es la más difí­cil. Para abo­lir las cla­ses, es pre­ci­so, en segun­do lugar, supri­mir la dife­ren­cia entre los obre­ros y los cam­pe­si­nos, con­ver­tir a todos en tra­ba­ja­do­res. Esto no es posi­ble hacer­lo de gol­pe. Esta es una tarea incom­pa­ra­ble­men­te más difí­cil y, por la fuer­za de la nece­si­dad, de lar­ga dura­ción. No es una tarea que pue­da resol­ver­se con el derro­ca­mien­to de una cla­se cual­quie­ra. Sólo pue­de resol­ver­se median­te la reor­ga­ni­za­ción de toda la eco­no­mía social, pasan­do de la peque­ña pro­duc­ción mer­can­til, indi­vi­dual y ais­la­da, a la gran pro­duc­ción colec­ti­va. Este trán­si­to es, por nece­si­dad, extra­or­di­na­ria­men­te lar­go, y las medi­das admi­nis­tra­ti­vas y legis­la­ti­vas pre­ci­pi­ta­das e impru­den­tes sólo con­du­ci­rían a hacer­lo más len­to y difí­cil.”1

Lenin, inmer­so en los pro­ble­mas con­cre­tos de la tie­rra en la URSS de la épo­ca, nos ofre­ce aquí una exce­len­te expli­ca­ción de lo que real­men­te sig­ni­fi­ca el socia­lis­mo: la fase de tran­si­ción entre dos modos pro­duc­ti­vos. Inclu­so en el pro­pio mani­fies­to comu­nis­ta se esta­ble­ce que se des­po­ja­rá a la bur­gue­sía de su capi­tal de for­ma pau­la­ti­na. Tan­to Lenin como Marx y Engels eran lo sufi­cien­te madu­ros como para enten­der que no se pue­de lle­gar a la “abo­li­ción de las cla­ses” en un día o en un año. Pen­sar en el esta­ble­ci­mien­to inme­dia­to del socia­lis­mo, lo cual pasa por lo vis­to por abo­lir el mer­ca­do ade­más de la pro­pie­dad (¡menu­do des­pro­pó­si­to!) como plan­tea el sta­li­nis­mo, no sólo está más cer­ca de pos­tu­la­dos anar­quis­tas que comu­nis­tas, sino que sig­ni­fi­ca un pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to del desa­rro­llo eco­nó­mi­co-social. La his­to­ria no cam­bia de gol­pe.

Evi­den­te­men­te esta tran­si­ción es mucho más rápi­da en los paí­ses don­de el impe­ria­lis­mo se ha desa­rro­lla­do más, en los paí­ses don­de el capi­ta­lis­mo y los mono­po­lios han cen­tra­li­za­do y socia­li­za­do 2 el capi­tal.

Lenin pone el ejem­plo de Ale­ma­nia y Rusia. En la Ale­ma­nia de la épo­ca, el impe­ria­lis­mo pre­sen­ta­ba una for­ma bas­tan­te con­so­li­da­da, pero tenía un esta­do al ser­vi­cio de la dic­ta­du­ra, un esta­do “jun­ker”- bur­gués. En Rusia, la revo­lu­ción había crea­do una inci­pien­te dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. ¡Pero el capi­ta­lis­mo ape­nas comen­za­ba a desa­rro­llar­se 3! Y el pue­blo sovié­ti­co en uno de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos más asom­bro­sos de toda la his­to­ria había, prác­ti­ca­men­te, pasa­do de un capi­ta­lis­mo inci­pien­te a una dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do inci­pien­te.

Si sumá­ra­mos, como expo­ne Lenin, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do rusa y la eco­no­mía impe­ria­lis­ta ale­ma­na esta­ría­mos ante el socia­lis­mo, pues “el socia­lis­mo no es más que el paso siguien­te des­pués del mono­po­lio capi­ta­lis­ta del Esta­do[…] es la pre­pa­ra­ción mate­rial más com­ple­ta para el socia­lis­mo, su ante­sa­la, un pel­da­ño en la esca­la his­tó­ri­ca entre el cual y el pel­da­ño lla­ma­do socia­lis­mo no hay nin­gún pel­da­ño inter­me­dio”4

Enton­ces, ¿Qué pasa en aque­llos paí­ses que han lle­va­do a cabo con éxi­to una revo­lu­ción socia­lis­ta pero don­de no vemos un impe­ria­lis­mo o aún un capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do, tenien­do en cuen­ta que “el socia­lis­mo es incon­ce­bi­ble sin la téc­ni­ca capi­ta­lis­ta”? ¿Qué suce­de en aque­llos paí­ses sin “el pel­da­ño” del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta de esta­do?

Lo que vemos en estos paí­ses es un mode­lo de tran­si­ción don­de el Esta­do, bajo la for­ma de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, desa­rro­lla “el capi­ta­lis­mo” (esto es, el impul­so y la orga­ni­za­ción de la indus­tria, el comer­cio, adqui­si­ción de mate­rias pri­mas, paten­tes…) pero para bene­fi­ciar no a los oli­gar­cas que ya no deten­tan la gran pro­pie­dad, aho­ra con­tro­la­da por el esta­do, sino a los tra­ba­ja­do­res, e impul­sar poco a poco la socia­li­za­ción direc­ta de los medios y no la indi­rec­ta a tra­vés del esta­do.

Esta con­tra­dic­ción don­de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do crea las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas que los capi­ta­lis­tas ten­drían que haber desa­rro­lla­do fru­to de una revo­lu­ción “tem­pra­na” es la que has­ta aho­ra se ha obser­va­do, pues por el momen­to no se ha dado una revo­lu­ción comu­nis­ta en un país impe­ria­lis­ta (dejan­do a un lado el mode­lo autár­qui­co del sta­li­nis­mo)

Así, en pala­bras de Lenin:

“… El capi­ta­lis­mo de Esta­do repre­sen­ta­ría un paso ade­lan­te en com­pa­ra­ción con la situa­ción hoy exis­ten­te en nues­tra Repú­bli­ca Sovié­ti­ca. Si den­tro de unos seis meses se esta­ble­cie­ra en nues­tro país el capi­ta­lis­mo de esta­do, esto sería un inmen­so éxi­to y la más fir­me garan­tía de que, al cabo de un año, el socia­lis­mo se afian­za­ría entre noso­tros defi­ni­ti­va­men­te y se haría inven­ci­ble” 5 [Lenin expo­ne como es el enemi­go peque­ño­bur­gués, fru­to del sub­de­sa­rro­llo del capi­ta­lis­mo y los mono­po­lios, el prin­ci­pal enemi­go del socia­lis­mo en Rusia]

El capi­ta­lis­mo de esta­do tal como se repro­du­ce aquí, no es sino una for­ma espe­cí­fi­ca de tran­si­ción entre el capi­ta­lis­mo y el comu­nis­mo. Una for­ma de socia­lis­mo que se adap­ta a las coyun­tu­ra de los paí­ses con esca­sa pre­sen­cia del capi­ta­lis­mo (por ejem­plo, anti­guas colo­nias)

El des­co­no­ci­mien­to de este fun­da­men­to lle­va a erro­res garra­fa­les a la hora de ana­li­zar los pro­ce­sos socia­lis­tas exis­ten­tes en la actua­li­dad.

“Quien no com­pren­de esto come­te un error eco­nó­mi­co imper­do­na­ble, bien des­co­no­cien­do los hechos de la reali­dad, no vien­do lo que exis­te ni sabien­do mirar la ver­dad cara a cara, o bien limi­tán­do­se a una con­tra­po­si­ción abs­trac­ta del “capi­ta­lis­mo” al “socia­lis­mo” y no calan­do hon­do en las for­mas y fases con­cre­tas de esta tran­si­ción hoy en nues­tro país.” 6

En la actua­li­dad, paí­ses como Cuba (nue­vos linea­mien­tos), Chi­na (socia­lis­mo de mer­ca­do) o Viet­nam (Doi Moi) han implan­ta­do con más o menos éxi­to el capi­ta­lis­mo de Esta­do, des­pués de un perío­do sta­li­nis­ta o autár­qui­co en el caso de los dos pri­me­ros.

Evi­den­te­men­te ello no sig­ni­fi­ca que la lucha de cla­ses haya des­apa­re­ci­do en esos paí­ses. Todo lo con­tra­rio, en muchos sen­ti­dos se ha agu­di­za­do aún más. Pero he aquí la dife­ren­cia: la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, el triun­fo polí­ti­co-mili­tar de los tra­ba­ja­do­res. Sin embar­go, aque­llos que no com­pren­den el socia­lis­mo y sus for­mas con­cre­tas dan por fina­li­za­da la lucha de cla­ses en estas nacio­nes ¡con­ce­dién­do­le la vic­to­ria a los capi­ta­lis­tas! Afir­mar que paí­ses como Cuba están aban­do­nan­do el socia­lis­mo o ya lo han hecho por per­mi­tir la entra­da con­tro­la­da de pro­pie­dad pri­va­da sería como afir­mar que el cre­ci­mien­to del sec­tor públi­co en los paí­ses euro­peos refle­ja un enco­na­do avan­ce hacia el socia­lis­mo.

“El socia­lis­mo es la supre­sión de las cla­ses. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do ha hecho en este sen­ti­do todo lo que esta­ba a su alcan­ce. Pero no se pue­de supri­mir de gol­pe las cla­ses. Y las cla­ses han que­da­do y que­da­rán duran­te la épo­ca de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. La dic­ta­du­ra deja­rá de ser nece­sa­ria cuan­do des­apa­rez­can las cla­ses. Y sin la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do las cla­ses no des­apa­re­ce­rán.” 7

¿Aca­so no resul­ta evi­den­te? Si en esos paí­ses (inclu­so en los impe­ria­lis­tas) se dese­cha­ra de gol­pe a la cla­se bur­gue­sa y por tan­to a la pro­pie­dad pri­va­da, ¿para qué demo­nios se nece­si­ta­ría a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do? ¿Para azu­zar­la con­tra los tra­ba­ja­do­res? La incom­pren­sión gene­ral de este pun­to refle­ja has­ta dón­de está desin­te­gra­da la teo­ría comu­nis­ta en Euro­pa.

La lucha en esos y otros paí­ses no ha hecho sino comen­zar. No demos nada por ven­ci­do. Dese­che­mos la igno­ran­cia.

Biblio­gra­fía:
1 LENIN, V. I. Eco­no­mía y polí­ti­ca en la épo­ca de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do.

2 Es decir, al eli­mi­nar la gran com­pe­ten­cia, cen­tra­li­zar el capi­tal nacio­nal en unos pocos ban­cos con­tro­lan­do así todas las indus­trias se socia­li­zan, se ponen en común, los medios pro­duc­ti­vos, que no la pro­pie­dad, radi­can­do ahí su con­tra­dic­ción: el impe­ria­lis­mo crea el socia­lis­mo, pero sin abo­lir las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas anta­gó­ni­cas, sin abo­lir las cla­ses. (Para ver más véa­se El impe­ria­lis­mo: fase supe­rior del capi­ta­lis­mo. V.I. Lenin. Acce­si­ble por: https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​l​e​n​i​n​/​o​b​r​a​s​/​o​e​1​2​/​l​e​n​i​n​-​o​b​r​a​s​e​s​c​o​g​i​d​a​s​0​5​-​1​2​.​pdf)

3 Sobre la com­ple­ja situa­ción del capi­ta­lis­mo ruso de la épo­ca, véa­se Char­les Bet­telheim, Las luchas de cla­ses en la URSS. Pri­mer perío­do (1917−1923). Siglo XXI Edi­to­res, 1976 Madrid. “La Rusia ante­rior a 1917 es, simul­tá­nea­men­te, un país impe­ria­lis­ta y un país muy depen­dien­te del impe­ria­lis­mo mun­dial […]que ha inver­ti­do miles de millo­nes de fran­cos, bien en prés­ta­mos al Esta­do zaris­ta, bien en la extrac­ción de petró­leo y car­bón y en las indus­trias side­rúr­gi­cas y mecá­ni­cas.[…] El doble carác­ter del impe­ria­lis­mo ruso correp­son­de a lo débil capa­ci­dad de acu­mu­la­ción del gran capi­tal ruso, refle­jo de la rela­ti­va debi­li­dad de la bur­gue­sía rusa, inca­paz de luchar con­tra el zaris­mo por sus obje­ti­vos de cla­se”

4 LENIN, V. I. Sobre el impues­to en espe­cie. Extrac­to reco­gi­do sobre un folle­to de 1918 edi­ta­do por el Soviet de Petro­gra­do. Véa­se: http://​teo​do​ro​nel​son​.blogs​pot​.com​.es/​p​/​b​i​b​l​i​o​t​e​c​a​.​h​tml

5 Ídem

6 Ídem.

7 Op. Cit.

http://​teo​do​ro​nel​son​.blogs​pot​.com​.es/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *