El Capitalismo de Estado: definición y perspectiva en la actualidad- Teodoro Santana

lenin-ussr-wallpaper-50-10-s-307x512modEl socia­lis­mo en tér­mi­nos mar­xis­tas no es otra cosa que un pro­ce­so de tran­si­ción en el cual el comu­nis­mo no ter­mi­na de nacer y el capi­ta­lis­mo no ter­mi­na de morir. No exis­te tal cosa como un modo de pro­duc­ción socia­lis­ta, al igual que no exis­te un modo de pro­duc­ción vin­cu­la­do a la moder­ni­dad; son sim­ple­men­te fases de tran­si­ción. Enten­der tres esta­dios total­men­te dife­ren­cia­dos es una con­cep­ción meca­ni­cis­ta vul­gar y adia­léc­ti­ca del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co.

Pero aten­da­mos a las pala­bras de Lenin:
“Socia­lis­mo sig­ni­fi­ca la abo­li­ción de las cla­ses. Para abo­lir las cla­ses, es pre­ci­so, pri­me­ro, derri­bar a los terra­te­nien­tes y a los capi­ta­lis­tas. Esta par­te de la tarea la hemos cum­pli­do, pero es sólo una par­te y, ade­más, no es la más difí­cil. Para abo­lir las cla­ses, es pre­ci­so, en segun­do lugar, supri­mir la dife­ren­cia entre los obre­ros y los cam­pe­si­nos, con­ver­tir a todos en tra­ba­ja­do­res. Esto no es posi­ble hacer­lo de gol­pe. Esta es una tarea incom­pa­ra­ble­men­te más difí­cil y, por la fuer­za de la nece­si­dad, de lar­ga dura­ción. No es una tarea que pue­da resol­ver­se con el derro­ca­mien­to de una cla­se cual­quie­ra. Sólo pue­de resol­ver­se median­te la reor­ga­ni­za­ción de toda la eco­no­mía social, pasan­do de la peque­ña pro­duc­ción mer­can­til, indi­vi­dual y ais­la­da, a la gran pro­duc­ción colec­ti­va. Este trán­si­to es, por nece­si­dad, extra­or­di­na­ria­men­te lar­go, y las medi­das admi­nis­tra­ti­vas y legis­la­ti­vas pre­ci­pi­ta­das e impru­den­tes sólo con­du­ci­rían a hacer­lo más len­to y difí­cil.”1

Lenin, inmer­so en los pro­ble­mas con­cre­tos de la tie­rra en la URSS de la épo­ca, nos ofre­ce aquí una exce­len­te expli­ca­ción de lo que real­men­te sig­ni­fi­ca el socia­lis­mo: la fase de tran­si­ción entre dos modos pro­duc­ti­vos. Inclu­so en el pro­pio mani­fies­to comu­nis­ta se esta­ble­ce que se des­po­ja­rá a la bur­gue­sía de su capi­tal de for­ma pau­la­ti­na. Tan­to Lenin como Marx y Engels eran lo sufi­cien­te madu­ros como para enten­der que no se pue­de lle­gar a la “abo­li­ción de las cla­ses” en un día o en un año. Pen­sar en el esta­ble­ci­mien­to inme­dia­to del socia­lis­mo, lo cual pasa por lo vis­to por abo­lir el mer­ca­do ade­más de la pro­pie­dad (¡menu­do des­pro­pó­si­to!) como plan­tea el sta­li­nis­mo, no sólo está más cer­ca de pos­tu­la­dos anar­quis­tas que comu­nis­tas, sino que sig­ni­fi­ca un pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to del desa­rro­llo eco­nó­mi­co-social. La his­to­ria no cam­bia de gol­pe.

Evi­den­te­men­te esta tran­si­ción es mucho más rápi­da en los paí­ses don­de el impe­ria­lis­mo se ha desa­rro­lla­do más, en los paí­ses don­de el capi­ta­lis­mo y los mono­po­lios han cen­tra­li­za­do y socia­li­za­do 2 el capi­tal.

Lenin pone el ejem­plo de Ale­ma­nia y Rusia. En la Ale­ma­nia de la épo­ca, el impe­ria­lis­mo pre­sen­ta­ba una for­ma bas­tan­te con­so­li­da­da, pero tenía un esta­do al ser­vi­cio de la dic­ta­du­ra, un esta­do “jun­ker”- bur­gués. En Rusia, la revo­lu­ción había crea­do una inci­pien­te dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. ¡Pero el capi­ta­lis­mo ape­nas comen­za­ba a desa­rro­llar­se 3! Y el pue­blo sovié­ti­co en uno de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos más asom­bro­sos de toda la his­to­ria había, prác­ti­ca­men­te, pasa­do de un capi­ta­lis­mo inci­pien­te a una dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do inci­pien­te.

Si sumá­ra­mos, como expo­ne Lenin, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do rusa y la eco­no­mía impe­ria­lis­ta ale­ma­na esta­ría­mos ante el socia­lis­mo, pues “el socia­lis­mo no es más que el paso siguien­te des­pués del mono­po­lio capi­ta­lis­ta del Esta­do[…] es la pre­pa­ra­ción mate­rial más com­ple­ta para el socia­lis­mo, su ante­sa­la, un pel­da­ño en la esca­la his­tó­ri­ca entre el cual y el pel­da­ño lla­ma­do socia­lis­mo no hay nin­gún pel­da­ño inter­me­dio”4

Enton­ces, ¿Qué pasa en aque­llos paí­ses que han lle­va­do a cabo con éxi­to una revo­lu­ción socia­lis­ta pero don­de no vemos un impe­ria­lis­mo o aún un capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do, tenien­do en cuen­ta que “el socia­lis­mo es incon­ce­bi­ble sin la téc­ni­ca capi­ta­lis­ta”? ¿Qué suce­de en aque­llos paí­ses sin “el pel­da­ño” del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta de esta­do?

Lo que vemos en estos paí­ses es un mode­lo de tran­si­ción don­de el Esta­do, bajo la for­ma de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, desa­rro­lla “el capi­ta­lis­mo” (esto es, el impul­so y la orga­ni­za­ción de la indus­tria, el comer­cio, adqui­si­ción de mate­rias pri­mas, paten­tes…) pero para bene­fi­ciar no a los oli­gar­cas que ya no deten­tan la gran pro­pie­dad, aho­ra con­tro­la­da por el esta­do, sino a los tra­ba­ja­do­res, e impul­sar poco a poco la socia­li­za­ción direc­ta de los medios y no la indi­rec­ta a tra­vés del esta­do.

Esta con­tra­dic­ción don­de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do crea las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas que los capi­ta­lis­tas ten­drían que haber desa­rro­lla­do fru­to de una revo­lu­ción “tem­pra­na” es la que has­ta aho­ra se ha obser­va­do, pues por el momen­to no se ha dado una revo­lu­ción comu­nis­ta en un país impe­ria­lis­ta (dejan­do a un lado el mode­lo autár­qui­co del sta­li­nis­mo)

Así, en pala­bras de Lenin:

“… El capi­ta­lis­mo de Esta­do repre­sen­ta­ría un paso ade­lan­te en com­pa­ra­ción con la situa­ción hoy exis­ten­te en nues­tra Repú­bli­ca Sovié­ti­ca. Si den­tro de unos seis meses se esta­ble­cie­ra en nues­tro país el capi­ta­lis­mo de esta­do, esto sería un inmen­so éxi­to y la más fir­me garan­tía de que, al cabo de un año, el socia­lis­mo se afian­za­ría entre noso­tros defi­ni­ti­va­men­te y se haría inven­ci­ble” 5 [Lenin expo­ne como es el enemi­go peque­ño­bur­gués, fru­to del sub­de­sa­rro­llo del capi­ta­lis­mo y los mono­po­lios, el prin­ci­pal enemi­go del socia­lis­mo en Rusia]

El capi­ta­lis­mo de esta­do tal como se repro­du­ce aquí, no es sino una for­ma espe­cí­fi­ca de tran­si­ción entre el capi­ta­lis­mo y el comu­nis­mo. Una for­ma de socia­lis­mo que se adap­ta a las coyun­tu­ra de los paí­ses con esca­sa pre­sen­cia del capi­ta­lis­mo (por ejem­plo, anti­guas colo­nias)

El des­co­no­ci­mien­to de este fun­da­men­to lle­va a erro­res garra­fa­les a la hora de ana­li­zar los pro­ce­sos socia­lis­tas exis­ten­tes en la actua­li­dad.

“Quien no com­pren­de esto come­te un error eco­nó­mi­co imper­do­na­ble, bien des­co­no­cien­do los hechos de la reali­dad, no vien­do lo que exis­te ni sabien­do mirar la ver­dad cara a cara, o bien limi­tán­do­se a una con­tra­po­si­ción abs­trac­ta del “capi­ta­lis­mo” al “socia­lis­mo” y no calan­do hon­do en las for­mas y fases con­cre­tas de esta tran­si­ción hoy en nues­tro país.” 6

En la actua­li­dad, paí­ses como Cuba (nue­vos linea­mien­tos), Chi­na (socia­lis­mo de mer­ca­do) o Viet­nam (Doi Moi) han implan­ta­do con más o menos éxi­to el capi­ta­lis­mo de Esta­do, des­pués de un perío­do sta­li­nis­ta o autár­qui­co en el caso de los dos pri­me­ros.

Evi­den­te­men­te ello no sig­ni­fi­ca que la lucha de cla­ses haya des­apa­re­ci­do en esos paí­ses. Todo lo con­tra­rio, en muchos sen­ti­dos se ha agu­di­za­do aún más. Pero he aquí la dife­ren­cia: la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, el triun­fo polí­ti­co-mili­tar de los tra­ba­ja­do­res. Sin embar­go, aque­llos que no com­pren­den el socia­lis­mo y sus for­mas con­cre­tas dan por fina­li­za­da la lucha de cla­ses en estas nacio­nes ¡con­ce­dién­do­le la vic­to­ria a los capi­ta­lis­tas! Afir­mar que paí­ses como Cuba están aban­do­nan­do el socia­lis­mo o ya lo han hecho por per­mi­tir la entra­da con­tro­la­da de pro­pie­dad pri­va­da sería como afir­mar que el cre­ci­mien­to del sec­tor públi­co en los paí­ses euro­peos refle­ja un enco­na­do avan­ce hacia el socia­lis­mo.

“El socia­lis­mo es la supre­sión de las cla­ses. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do ha hecho en este sen­ti­do todo lo que esta­ba a su alcan­ce. Pero no se pue­de supri­mir de gol­pe las cla­ses. Y las cla­ses han que­da­do y que­da­rán duran­te la épo­ca de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. La dic­ta­du­ra deja­rá de ser nece­sa­ria cuan­do des­apa­rez­can las cla­ses. Y sin la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do las cla­ses no des­apa­re­ce­rán.” 7

¿Aca­so no resul­ta evi­den­te? Si en esos paí­ses (inclu­so en los impe­ria­lis­tas) se desecha­ra de gol­pe a la cla­se bur­gue­sa y por tan­to a la pro­pie­dad pri­va­da, ¿para qué demo­nios se nece­si­ta­ría a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do? ¿Para azu­zar­la con­tra los tra­ba­ja­do­res? La incom­pren­sión gene­ral de este pun­to refle­ja has­ta dón­de está desin­te­gra­da la teo­ría comu­nis­ta en Euro­pa.

La lucha en esos y otros paí­ses no ha hecho sino comen­zar. No demos nada por ven­ci­do. Deseche­mos la igno­ran­cia.

Biblio­gra­fía:
1 LENIN, V. I. Eco­no­mía y polí­ti­ca en la épo­ca de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do.

2 Es decir, al eli­mi­nar la gran com­pe­ten­cia, cen­tra­li­zar el capi­tal nacio­nal en unos pocos ban­cos con­tro­lan­do así todas las indus­trias se socia­li­zan, se ponen en común, los medios pro­duc­ti­vos, que no la pro­pie­dad, radi­can­do ahí su con­tra­dic­ción: el impe­ria­lis­mo crea el socia­lis­mo, pero sin abo­lir las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas anta­gó­ni­cas, sin abo­lir las cla­ses. (Para ver más véa­se El impe­ria­lis­mo: fase supe­rior del capi­ta­lis­mo. V.I. Lenin. Acce­si­ble por: https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​l​e​n​i​n​/​o​b​r​a​s​/​o​e​1​2​/​l​e​n​i​n​-​o​b​r​a​s​e​s​c​o​g​i​d​a​s​0​5​-​1​2​.​pdf)

3 Sobre la com­ple­ja situa­ción del capi­ta­lis­mo ruso de la épo­ca, véa­se Char­les Bet­tel­heim, Las luchas de cla­ses en la URSS. Pri­mer perío­do (1917−1923). Siglo XXI Edi­to­res, 1976 Madrid. “La Rusia ante­rior a 1917 es, simul­tá­nea­men­te, un país impe­ria­lis­ta y un país muy depen­dien­te del impe­ria­lis­mo mun­dial […]que ha inver­ti­do miles de millo­nes de fran­cos, bien en prés­ta­mos al Esta­do zaris­ta, bien en la extrac­ción de petró­leo y car­bón y en las indus­trias side­rúr­gi­cas y mecá­ni­cas.[…] El doble carác­ter del impe­ria­lis­mo ruso correp­son­de a lo débil capa­ci­dad de acu­mu­la­ción del gran capi­tal ruso, refle­jo de la rela­ti­va debi­li­dad de la bur­gue­sía rusa, inca­paz de luchar con­tra el zaris­mo por sus obje­ti­vos de cla­se”

4 LENIN, V. I. Sobre el impues­to en espe­cie. Extrac­to reco­gi­do sobre un folle­to de 1918 edi­ta­do por el Soviet de Petro­gra­do. Véa­se: http://​teo​do​ro​nel​son​.blogs​pot​.com​.es/​p​/​b​i​b​l​i​o​t​e​c​a​.​h​tml

5 Ídem

6 Ídem.

7 Op. Cit.

http://​teo​do​ro​nel​son​.blogs​pot​.com​.es/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: