Actitud del partido obrero hacia la religión

Extraí­do del por­tal mar​xists​.org

Escri­to en 1909

El dis­cur­so del dipu­tado Sur­kov en la Duma de Esta­do, duran­te el deba­te del pre­su­pues­to del Síno­do, y la dis­cu­sión en nues­tra mino­ría de la Duma, al exa­mi­nar el pro­yec­to de este dis­cur­so – que publi­ca­mos a con­ti­nua­ción –, han plan­tea­do un pro­ble­ma de extra­or­di­na­ria impor­tan­cia y actua­li­dad pre­ci­sa­men­te en nues­tros días. Es indu­da­ble que el inte­rés por cuan­to se rela­cio­na con la reli­gión abar­ca aho­ra a vas­tos círcu­los de la "socie­dad" y ha pene­tra­do en las filas de los inte­lec­tua­les que están cer­ca del movi­mien­to obre­ro y en cier­tos medios obre­ros. La social­de­mo­cra­cia tie­ne el deber inelu­di­ble de expo­ner su acti­tud hacia la reli­gión.

La social­de­mo­cra­cia basa toda su con­cep­ción del mun­do en el socia­lis­mo cien­tí­fi­co, es decir, en el mar­xis­mo. La base filo­só­fi­ca del mar­xis­mo, como decla­ra­ron repe­ti­das veces Marx y Engels, es el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, que hizo suyas ple­na­men­te las tra­di­cio­nes his­tó­ri­cas del mate­ria­lis­mo del siglo XVIII en Fran­cia y de Feuer­bach (pri­me­ra mitad del siglo XIX) en Ale­ma­nia, del mate­ria­lis­mo incon­di­cio­nal­men­te ateo y deci­di­da­men­te hos­til a toda reli­gión. Recor­de­mos que todo el Anti-Düh­ring de Engels, que Marx leyó en manus­cri­to, acu­sa al mate­ria­lis­ta y ateo Düh­ring de incon­se­cuen­cia en su mate­ria­lis­mo y de haber deja­do esca­pa­to­rias para la reli­gión y la filo­so­fía reli­gio­sa. Recor­de­mos que en su obra sobre Lud­wig Feuer­bach, Engels le repro­cha haber lucha­do con­tra la reli­gión no para ani­qui­lar­la, sino para reno­var­la, para crear una reli­gión nue­va, "subli­me", etc. La reli­gión es el opio del pueblo[1]. Esta máxi­ma de Marx cons­ti­tu­ye la pie­dra angu­lar de toda la con­cep­ción mar­xis­ta en la cues­tión reli­gio­sa. El mar­xis­mo con­si­de­ra siem­pre que todas las reli­gio­nes e igle­sias moder­nas, todas y cada una de las orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas, son órga­nos de la reac­ción bur­gue­sa lla­ma­dos a defen­der la explo­ta­ción y a embru­te­cer a la cla­se obre­ra.

Sin embar­go, Engels con­de­nó al mis­mo tiem­po más de una vez los inten­tos de quie­nes, con el deseo de ser "más izquier­dis­tas" o "más revo­lu­cio­na­rios" que la social­de­mo­cra­cia, pre­ten­dían intro­du­cir en el pro­gra­ma del par­ti­do obre­ro el reco­no­ci­mien­to cate­gó­ri­co del ateís­mo como una decla­ra­ción de gue­rra a la reli­gión. Al refe­rir­se en 1874 al céle­bre mani­fies­to de los comu­ne­ros blan­quis­tas emi­gra­dos en Lon­dres, Engels cali­fi­ca­ba de estu­pi­dez su vocin­gle­ra decla­ra­ción de gue­rra a la reli­gión, afir­man­do que seme­jan­te acti­tud era el medio mejor de avi­var el inte­rés por la reli­gión y de difi­cul­tar la ver­da­de­ra extin­ción de la mis­ma. Engels acu­sa­ba a los blan­quis­tas de ser inca­pa­ces de com­pren­der que sólo la lucha de cla­se de las masas obre­ras, al atraer amplia­men­te a las vas­tas capas pro­le­ta­rias a una prác­ti­ca social cons­cien­te y revo­lu­cio­na­ria, será capaz de librar de ver­dad a las masas opri­mi­das del yugo de la reli­gión, en tan­to que decla­rar como misión polí­ti­ca del par­ti­do obre­ro la gue­rra a la reli­gión es una fra­se anarquista[2]. Y en 1877, al con­de­nar sin pie­dad en el Anti-Düh­ring las más míni­mas con­ce­sio­nes del filó­so­fo Düh­ring al idea­lis­mo y a la reli­gión, Engels con­de­na­ba con no menor ener­gía la idea seu­do­rre­vo­lu­cio­na­ria de aquél sobre la prohi­bi­ción de la reli­gión en la socie­dad socia­lis­ta. De cla­rar seme­jan­te gue­rra a la reli­gión, decía Engels, sig­ni­fi­ca­ria "ser más bis­marc­kis­ta que Bis­marck", es decir, repe­tir la nece­dad de su lucha con­tra los cle­ri­ca­les (la famo­sa "lucha por la cul­tu­ra", Kul­tur­kampf, o sea, la lucha sos­te­ni­da por Bis­marck en la déca­da de 1870 con­tra el Par­ti­do Cató­li­co Ale­mán, el par­ti­do del "Cen­tro", median­te per­se­cu­cio­nes poli­cía­cas del catolicismo[3]. Lo úni­co que con­si­guió Bis­marck con esta lucha fue for­ta­le­cer el cle­ri­ca­lis­mo mili­tan­te de los cató­li­cos y per­ju­di­car a la cau­sa de la ver­da­de­ra cul­tu­ra, pues colo­có en pri­mer plano las divi­sio­nes reli­gio­sas en lugar de las divi­sio­nes polí­ti­cas, dis­tra­yen­do asi la aten­ción de algu­nos sec­to­res de la cla­se obre­ra y de la demo­cra­cia de las tareas esen­cia­les de la lucha de cla­se y revo­lu­cio­na­ria para orien­tar­los hacia el anti­cle­ri­ca­lis­mo bur­gués más super­fi­cial y enga­ño­so. Al acu­sar a Düh­ring, que pre­ten­dia apa­re­cer como ultra­rre­vo­lu­cio­na­rio, de que­rer repe­tir en otra for­ma la mis­ma nece­dad de Bis­marck, Engels reque­ría del par­ti­do obre­ro que supie­se tra­ba­jar con pacien­cia para orga­ni­zar e ilus­trar al pro­le­ta­ria­do, para rea­li­zar una obra que con­du­ce a la extin­ción de la reli­gión, y no lan­zar­se a las aven­tu­ras de una gue­rra polí­ti­ca con­tra la religión[4]. Este pun­to de vis­ta arrai­gó en la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na, que se mani­fes­tó, por ejem­plo, a favor de la liber­tad de acción de los jesui­tas, a favor de su admi­sión en Ale­ma­nia y de la abo­li­ción de todas las medi­das de lucha poli­cía­ca con­tra una u otra reli­gión. "Decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do": este famo­so pun­to del Pro­gra­ma de Erfurt[5] (1891) afian­zó dicha tác­ti­ca polí­ti­ca de la social­de­mo­cra­cia.

Esta tác­ti­ca se ha con­ver­ti­do ya en una ruti­na, ha lle­ga­do a engen­drar una nue­va dis­tor­sión del mar­xis­mo en el sen­ti­do con­tra­rio, en el sen­ti­do opor­tu­nis­ta. La tesis del Pro­gra­ma de Erfurt ha comen­za­do a ser inter­pre­ta­da en el sen­ti­do de que noso­tros, los social­de­mó­cra­tas, nues­tro Par­ti­do, con­si­de­ra la reli­gión un asun­to pri­va­do; que para noso­tros, como social­de­mó­cra­tas, como Par­ti­do, la reli­gión es un asun­to pri­va­do. Sin pole­mi­zar direc­ta­men­te con este pun­to de vis­ta opor­tu­nis­ta, Engels esti­mó nece­sa­rio en la déca­da del go del siglo XIX com­ba­tir­lo con ener­gía no en for­ma polé­mi­ca, sino de modo posi­ri­vo. O sea: Engels lo hizo median­te una decla­ra­ción, en la que sub­ra­ya­ba adre­de que la social­de­mo­cra­cia con­si­de­ra la reli­gión como un asun­to pri­va­do con res­pec­to al Esta­do, pero en modo alguno con res­pec­to a sí mis­ma, con res­pec­to al mar­xis­mo, con res­pec­to al par­ti­do obrero[6].

Tal es la his­to­ria exter­na de las mani­fes­ta­cio­nes de Marx y Engels acer­ca de la reli­gión. Para quie­nes enfo­can con negli­gen­cia el mar­xis­mo, para quie­nes no saben o no quie­ren medi­tar, esta his­to­ria es un cúmu­lo de con­tra­dic­cio­nes absur­das y de vai­ve­nes del mar­xis­mo: una espe­cie de mez­co­lan­za de ateís­mo "con­se­cuen­te" y de "con­des­cen­den­cias" con la reli­gión, vaci­la­cio­nes "caren­tes de prin­ci­pios" entre la gue­rra r‑r-revo­lu­cio­na­ria con­tra Dios y la aspi­ra­ción cobar­de de "adap­tar­se" a los obre­ros cre­yen­tes, el temor a espan­tar­los, etc., etc. En las publi­ca­cio­nes de los char­la­ta­nes anar­quis­tas pue­de encon­trar­se no pocos ata­ques de esta indo­le al mar­xis­mo.

Pero quie­nes scan capa­ces aun­que sea en gra­do mini­mo, de enfo­car con un míni­mo de serie­dad el mar­xis­mo, de pro­fun­di­zar en sus bases filo­só­fi­cas y en la expe­rien­cia de la social­cle­mo­cra­cia inter­na­cio­nal, verán con faci­li­dad que la tác­ti­ca del mar­xis­mo ante la reli­gión es pro­fun­da­men­te con­se­cuen­te y que Marx y Engels la medi­ta­ron bien; verán que lo que los dile­tan­tes o igno­ran­tes con­si­de­ran vaci­la­cio­nes es una con­clu­sion direc­ta e inelu­di­ble del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. Cons­ti­tui­ría un cra­so error pen­sar que la apa­ren­te "mode­ra­ción" del mar­xis­mo fren­te a la reli­gión se expli­ca por sedi­cien­tes razo­nes "tác­ti­cas", por el deseo de "no espan­tar", etc. Al con­tra­rio: la línea polí­ti­ca del mar­xis­mo está indi­so­lu­ble­men­te liga­da a sus prin­ci­pios filo­só­fi­cos tam­bién en esta cues­tión.

El mar­xis­mo es mate­ria­lis­mo. En cali­dad de tal, es tan impla­ca­ble enemi­go de la reli­gión como el mate­ria­lis­mo de los enci­clo­pe­dis­tas del siglo XVIII[7] o el mate­ria­lis­mo de Feuer­bach. Esto es indu­da­ble. Pero el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co de Marx y Engels va más lejos que los enci­clo­pe­dis­tas y que Feuer­bach al apli­car la filo­so­fía mate­ria­lis­ta a la his­to­ria y a las cien­cias socia­les. Debe­mos luchar con­tra la reli­gión. Esto es el abe­cé de todo mate­ria­lis­mo y, por tan­to, del mar­xis­mo. Pero el mar­xis­mo no es un mate­ria­lis­mo que se deten­ga en el abe­cé. El mar­xis­mo va más allá. Afir­ma: hay que saber luchar con­tra la reli­gión, y para ello es nece­sa­rio expli­car des­de el pun­to de vis­ta mate­ria­lis­ta los orí­ge­nes de la fe y de la reli­gión entre las masas. La lucha con­tra la reli­gión no pue­de limi­tar­se ni redu­cir­se a la pré­di­ca ideo­lo­gi­ca abs­trac­ta; hay que vin­cu­lar esta lucha a la acti­vi­dad prác­ti­ca con­cre­ta del movi­mien­to de cla­ses, que tien­de a eli­mi­nar las raí­ces socia­les de la reli­gión. ¿Por qué per­sis­te la reli­gión entre los sec­to­res atra­sa­dos del pro­le­ta­ria­do urbano, entre las vas­tas capas semi­pro­le­ta­rias y entre la masa cam­pe­si­na? Por la igno­ran­cia del pue­blo, res­pon­de­rán el pro­gre­sis­ta bur­gués, el radi­cal o el mate­ria­lis­ta bur­gués. En con­se­cuen­cia, ¡aba­jo la reli­gión y viva el ateís­mo!, la difu­sión de las con­cep­cio­nes ateís­tas es nues­tra tarea prin­ci­pal. El mar­xis­ta dice: No es cier­to. Seme­jan­te opi­nión es una fic­ción cul­tu­ral super­fi­cial, bur­gue­sa, limi­ta­da. Seme­jan­te opi­nión no es pro­fun­da y expli­ca las raí­ces de la reli­gión de un modo no mate­ria­lis­ta, sino idea­lis­ta. En los paí­ses capi­ta­lis­tas con­tem­po­rá­neos, estas raí­ces son, prin­ci­pal­men­te, socia­les. La raíz más pro­fun­da de la reli­gión en nues­tros tiem­pos es la opre­sión social de las masas tra­ba­ja­do­ras, su apa­ren­te impo­ten­cia total fren­te a las fuer­zas cie­gas del capi­ta­lis­mo, que cada día, cada hora cau­sa a los tra­ba­ja­do­res sufri­mien­tos y mar­ti­rios mil veces más horro­ro­sos y sal­va­jes que cual­quier acon­te­ci­mien­to extra­or­di­na­rio, como las gue­rras, los terre­mo­tos, etc. "El mie­do creó a los dio­ses". El mie­do a la fuer­za cie­ga del capi­tal – cie­ga por­que no pue­de ser pre­vis­ta por las masas del pue­blo –, que a cada paso ame­na­za con apor­tar y apor­ta al pro­le­ta­rio o al peque­ño pro­pie­ta­rio la per­di­ción, la rui­na "ines­pe­ra­da", "repen­ti­na", "casual", con­vir­tién­do­lo en men­di­go, en indi­gen­te, arro­ján­do­le a la pros­ti­tu­ción, aca­rreán­do­le la muer­te por ham­bre: he ahí la raíz de la reli­gión con­tem­po­rá­nea que el mate­ria­lis­ta debe tener en cuen­ta antes que nada, y más que nada, si no quie­re que­dar­se en apren­diz de mate­ria­lis­ta. Nin­gún folle­to edu­ca­ti­vo será capaz de des­arrai­gar la reli­gión entre las masas aplas­ta­das por los tra­ba­jos for­za­dos del régi­men capi­ta­lis­ta y que depen­den de las fuer­zas cie­gas y des­truc­ti­vas del capi­ta­lis­mo, mien­tras dichas masas no apren­dan a luchar uni­das y orga­ni­za­das, de modo sis­te­má­ti­co y cons­cien­te, con­tra esa raíz de la reli­gión, con­tra el domi­nio del capi­tal en todas sus for­mas.

¿Debe dedu­cir­se de esto que el folle­to edu­ca­ti­vo anti­rre­li­gio­so es noci­vo o super­fluo? No. De esto se dedu­ce otra cosa muy dis­tin­ta. Se dedu­ce que la pro­pa­gan­da atea de la social-demo­cra­cia debe estar subor­di­na­da a su tarea fun­da­men­tal: el desa­rro­llo de la lucha de cla­ses de las masas explo­ta­das con­tra los explo­ta­do­res.

Quien no haya refle­xio­na­do sobre los prin­ci­pios del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, es decir, de la filo­so­fía de Marx y Engels, qui­zá no com­pren­da (o, por lo menos, no com­pren­da en segui­da) esta tesis. Se pre­gun­ta­rá: ¿Como es posi­ble subor­di­nar la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca, la pré­di­ca de cier­tas ideas, la lucha con­tra un enemi­go de la cul­tu­ra y del pro­gre­so que per­sis­te des­de hace miles de años (es decir, con­tra la reli­gión) a la lucha de cla­ses, es decir, a la lucha por obje­ti­vos prác­ti­cos deter­mi­na­dos en el terreno eco­nó­mi­co y polí­ti­co?

Esta obje­ción figu­ra entre las que se hacen corrien­te­men­te al mar­xis­mo y que tes­ti­mo­nian la incom­pren­sión más com­ple­ta de la dia­léc­ti­ca de Marx. La con­tra­dic­ción que sume en la per­ple­ji­dad a quie­nes obje­tan de este modo es una con­tra­dic­ción real de la vida mis­ma, es decir, una con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca y no ver­bal ni inven­ta­da. Sepa­rar con una barre­ra abso­lu­ta, infran­quea­ble, la pro­pa­gan­da teó­ri­ca del ateís­mo – es decir, la des­truc­ción de las creen­cias reli­gio­sas entre cier­tos sec­to­res del pro­le­ta­ria­do – y el éxi­to, la mar­cha, las con­di­cio­nes de la lucha de cla­se de estos sec­to­res sig­ni­fi­ca dis­cu­rrir de modo no dia­léc­ti­co, con­ver­tir en barre­ra abso­lu­ta lo que es sólo una barre­ra móvil y rela­ti­va; sig­ni­fi­ca des­li­gar por medio de la vio­len­cia lo que está indi­so­lu­ble­men­te liga­do en la vida real. Tome­mos un ejem­plo. El pro­le­ta­ria­do de deter­mi­na­da región y de deter­mi­na­da rama indus­trial se divi­de, supon­ga­mos, en un sec­tor avan­za­do de social­de­mó­cra­tas bas­tan­te cons­cien­tes – que, natu­ral­men­te, son ateos – y en otro de obre­ros bas­tan­te atra­sa­dos, vin­cu­la­dos toda­vía al cam­po y a los cam­pe­si­nos, que creen en Dios, van a la igle­sia e inclu­so se encuen­tran bajo la influen­cia direc­ta del cura local, quien, admi­tá­mos­lo, crea una orga­ni­za­ción obre­ra cris­tia­na. Supon­ga­mos, ade­más, que la lucha eco­nó­mi­ca en dicha loca­li­dad haya lle­va­do a la huel­ga. El mar­xis­ta tie­ne el deber de colo­car en pri­mer plano el éxi­to del movi­mien­to huel­guís­ti­co, de opo­ner­se resuel­ta­men­te a la divi­sión de los obre­ros en esa lucha en ateos y cris­tia­nos y de com­ba­tir esa divi­sión. En tales con­di­cio­nes, la pré­di­ca ateís­ta pue­de resul­tar super­flua y noci­va, no des­de el pun­to de vis­ta de las con­si­de­ra­cio­nes filis­teas de que no se debe espan­tar a los sec­to­res atra­sa­dos o per­der un acta en las elec­cio­nes, etc., sino des­de el pun­to de vis­ta del pro­gre­so efec­ti­vo de la lucha de cla­ses, que, en las cir­cuns­tan­cias de la socie­dad capi­ta­lis­ta moder­na, lle­va­rá a los obre­ros cris­tia­nos a la social­de­mo­cra­cia y al ateís­mo cien veces mejor que la mera pro­pa­gan­da atea. En tal momen­to y en seme­jan­te situa­ción, el pre­di­ca­dor del ateís­mo sólo favo­re­ce­ría al cura y a los curas, quie­nes no desean sino sus­ti­tuir la divi­sión de los obre­ros según su inter­ven­ción en el movi­mien­to huel­guís­ti­co por la divi­sión en cre­yen­tes y ateos. El anar­quis­ta, al pre­di­car la gue­rra con­tra Dios a toda cos­ta, ayu­da­ría, de hecho, a los curas y a la bur­gue­sía (de la mis­ma mane­ra que los anar­quis­tas ayu­dan siem­pre, de hecho, a la bur­gue­sía). El mar­xis­ta debe ser mate­ria­lis­ta, o sea, enemi­go de la reli­gión; pero debe ser un mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­co, es decir, debe plan­tear la lucha con­tra la reli­gión no en el terreno abs­trac­to, pura­men­te teó­ri­co, de pré­di­ca siem­pre igual, sino de modo con­cre­to, sobre la base de la lucha de cla­ses que se libra de hecho y que edu­ca a las masas más que nada y mejor que nada. El mar­xis­ta debe saber tener en cuen­ta toda la situa­ción con­cre­ta, cncon­tran­do siem­pre el lími­te entre el anar­quis­mo y el opor­tu­nis­mo (este lími­te es rela­ti­vo, móvil, varia­ble, pero exis­te), y no caer en el "revo­lu­cio­na­ris­mo" abs­trac­to, ver­bal, y, en reali­dad, vacuo del anar­quis­ta, ni en el filis­teís­mo y el opor­tu­nis­mo del peque­ño bur­gués o del inte­lec­tual libe­ral, que teme la lucha con­tra la reli­gión, olvi­da esta tarea suya, se resig­na con la fe en Dios y no se orien­ta por los intere­ses de la lucha de cla­ses, sino por el mez­quino y míse­ro cálcu­lo de no ofen­der, no recha­zar ni asus­tar, ate­nién­do­se a la máxi­ma ultra­sa­bia de "vive y deja vivir a los demás", etc., etc.

Des­de este pun­to de vis­ta hay que resol­ver todas las cues­tio­nes par­cia­les rela­ti­vas a la acti­tud de la social­de­mo­cra­cia ante la reli­gión. Por ejem­plo, se pre­gun­ta con fre­cuen­cia si un sacer­do­te pue­de ser miem­bro del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta y, como regla gene­ral, se res­pon­de de modo afir­ma­ti­vo incon­di­cio­nal, invo­can­do la expe­rien­cia de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos. Pero esta expe­rien­cia no es fru­to úni­ca­men­te de la apli­ca­ción de la doc­tri­na mar­xis­ta al movi­mien­to obre­ro, sino tam­bién de las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas espe­cia­les de Occi­den­te, que no exis­ten en Rusia (más ade­lan­te habla­re­mos de ellas); de modo que la res­pues­ta afir­ma­ti­va incon­di­cio­nal es, en este caso, erró­nea. No se pue­de decla­rar de una vez para siem­pre y para todas las situa­cio­nes que los sacer­do­tes no pue­den ser miem­bros del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta, pero tam­po­co se pue­de esta­ble­cer de una vez para siem­pre la regla con­tra­ria. Si un sacer­do­te vie­ne hacia noso­tros para rea­li­zar una labor polí­ti­ca con­jun­ta y cum­ple con pro­bi­dad el tra­ba­jo de par­ti­do, sin com­ba­tir el pro­gra­ma de éste, pode­mos admi­tir­lo en las filas social­de­mó­cra­tas: en tales con­di­cio­nes, la con­tra­dic­ción entre el espí­ri­tu y los prin­ci­pios de nues­tro pro­gra­ma, por un lado, y las con­vic­cio­nes reli­gio­sas del sacer­do­te, por otro, podría seguir sien­do una con­tra­dic­ción per­so­nal suya, que sólo a él afec­ta­se, ya que una orga­ni­za­ción polí­ti­ca no pue­de exa­mi­nar a sus mili­tan­tes para saber si no exis­te con­tra­dic­ción entre sus con­cep­tos y el Pro­gra­ma del Par­ti­do. Pero, cla­ro está, caso seme­jan­te podría ser una rara excep­ción inclu­so en Euro­pa, mas en Rusia es ya muy poco pro­ba­ble. Y si, por ejem­plo, un sacer­do­te ingre­sa­se en el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta y empe­za­se a rea­li­zar en él, como labor prin­ci­pal y casi úni­ca, la pré­di­ca acti­va de las con­cep­cio­nes reli­gio­sas, el Par­ti­do, sin duda, ten­dría que expul­sar­lo de sus filas. Debe­mos no sólo admi­tir, sino atraer sin fal­ta al Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta a todos los obre­ros que con­ser­van la fe en Dios; nos opo­ne­mos cate­gó­ri­ca­men­te a que se infie­ra la más míni­ma ofen­sa a sus creen­cias reli­gio­sas, pero los atrae­mos para edu­car­los en el espí­ri­tu de nues­tro pro­gra­ma y no para que luchen acti­va­men­te con­tra él. Admi­ti­mos den­tro del Par­ti­do la liber­tad de opi­nio­nes, pero has­ta cier­tos lími­tes, deter­mi­na­dos por la liber­tad de agru­pa­ción: no esta­mos obli­ga­dos a mar­char hom­bro con hom­bro con los pre­di­ca­do­res acti­vos de opi­nio­nes que recha­za la mayo­ría del Par­ti­do.

Otro ejem­plo. ¿Se pue­de con­de­nar por igual, en todas las cir­cuns­tan­cias, a los mili­tan­tes del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta por decla­rar "El socia­lis­mo es mi reli­gión" y por pre­di­car opi­nio­nes en con­so­nan­cia con seme­jan­te decla­ra­ción? No. La des­via­ción del mar­xis­mo (y, por con­si­guien­te, del socia­lis­mo) es en este caso indu­da­ble; pero la impor­tan­cia de esta des­via­ción, su peso espe­cí­fi­co, por así decir­lo, pue­den ser dife­ren­tes en dife­ren­tes cir­cuns­tan­cias. Una cosa es cuan­do el agi­ta­dor, o la per­so­na que inter­vie­ne ante las masas obre­ras, habla así para que le com­pren­dan mejor, para empe­zar su expo­si­ción o pre­sen­tar con mayor cla­ri­dad sus con­cep­tos en los tér­mi­nos más usua­les entre una masa poco cul­ta. Pero otra cosa es cuan­do un escri­tor comien­za a pre­di­car la "cons­truc­ción de Dios"[8] o el socia­lis­mo de los cons­truc­to­res de Dios (en espí­ri­tu, por ejem­plo, de nues­tros Luna­chars­ki y Cía.). En la mis­ma medi­da en que, en el pri­mer caso, la con­de­na­ción sería injus­ta e inclu­so una limi­ta­ción inade­cua­da de la liber­tad del agi­ta­dor, de la liber­tad de influen­cia "peda­gó­gi­ca", en el segun­do caso, la con­de­na­ción por par­te del Par­ti­do es indis­pen­sa­ble y obli­ga­da. Para unos, la tesis de que "el socia­lis­mo es una reli­gión" es una for­ma de pasar de la reli­gión al socia­lis­mo; para otros, del socia­lis­mo a la reii­gión.

Ana­li­ce­mos aho­ra las con­di­cio­nes que han engen­dra­do en Occi­den­te la inter­pre­ta­ción opor­tu­nis­ta de la tesis "Decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do". En ello han influi­do, natu­ral­men­te, las cau­sas comu­nes que engen­dran el opor­tu­nis­mo en gene­ral como sacri­fi­cio de los intere­ses fun­da­men­ta­les del movi­mien­to obre­ro en aras de las ven­ta­jas momen­tá­neas. El Par­ti­do del pro­le­ta­ria­do exi­ge del Esta­do que decla­re la reli­gión un asun­to pri­va­do; pero no con­si­de­ra, ni mucho menos, "asun­to pri­va­do" la lucha con­tra el opio del pue­blo, la lucha con­tra las supers­ti­cio­nes reli­gio­sas, etc. ¡Los opor­tu­nis­tas ter­gi­ver­san la cues­tión como si el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta con­si­de­ra­se la reli­gión un asun­to pri­va­do!

Pero, ade­más de la habi­tual defor­ma­ción opor­tu­nis­ta (no expli­ca­da en abso­lu­to duran­te los deba­tes que sos­tu­vo nues­tra mino­ría de la Duma al ana­li­zar­se la inter­ven­ción sobre la reli­gión), exis­ten con­di­cio­nes his­tó­ri­cas espe­cia­les que han sus­ci­ta­do, si se me per­mi­te la expre­sión, la exce­si­va indi­fe­ren­cia actual de los social­de­mó­cra­tas euro­peos ante la cues­tión reli­gio­sa. Son con­di­cio­nes de dos géne­ros. Pri­me­ro, la tarea de la lucha con­tra la reli­gión es his­tó­ri­ca­men­te una tarea de la bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria, y la demo­cra­cia bur­gue sa de Occi­den­te, en la épo­ca de sus revo­lu­cio­nes o de sus ata­ques al feu­da­lis­mo y al espí­ri­tu medie­val, la cum­plió (o cum­plía) en gra­do con­si­de­ra­ble. Tan­to en Fran­cia como en Ale­ma­nia exis­te la tra­di­ción de la gue­rra bur­gue­sa con­tra la reli­gión, gue­rra ini­cia­da mucho antes de apa­re­cer el socia­lis­mo (los enci­clo­pe­dis­tas, Feuer­bach). En Rusia, de acuer­do con las con­di­cio­nes de nues­tra revo­lu­ción demo­crá­ti­co­bur­gue­sa, tam­bién esta tarea recae casi por ente­ro sobre los hom­bros de la cla­se obre­ra. En nues­tro país, la demo­cra­cia peque­ño­bur­gue­sa (popu­lis­ta) no ha hecho mucho al res­pec­to (como creen los kade­tes cen­tu­rio­ne­gris­tas de nue­vo cuño o los cen­tu­rio­ne­gris­tas kade­tes de Veji [9]), sino dema­sia­do poco en com­pa­ra­ción con Euro­pa.

Por otra par­te, la tra­di­ción de la gue­rra bur­gue­sa con­tra la reli­gión creó en Euro­pa una defor­ma­ción espe­cí­fi­ca­men­te bur­gue­sa de esta gue­rra por par­te del anar­quis­mo, el cual, como han expli­ca­do hace ya mucho y reite­ra­das veces los mar­xis­tas, se sitúa en el terreno de la con­cep­ción bur­gue­sa del mun­do, a pesar de toda la "furia" de sus ata­ques a la bur­gue­sía. Los anar­quis­tas y los blan­quis­tas en los paí­ses lati­nos, Most (que, dicho sea de paso, fue dis­cí­pu­lo de Düh­ring) y Cía. en Ale­ma­nia y los anar­quis­tas de la déca­da del 80 en Aus­tria lle­va­ron has­ta el nec plus ultra la fra­se revo­lu­cio­na­ria en su lucha con­tra la reli­gión. No es de extra­ñar que, aho­ra, los social­de­mó­cra­tas euro­peos cai­gan en el extre­mo opues­to de los anar­quis­tas. Esto es com­pren­si­ble y, en cier­to modo, legí­ti­mo; pero noso­tros, los social­de­mó­cra­tas rusos, no pode mos olvi­dar las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas espe­cia­les de Occi­den­te.

Segun­do, en Occi­den­te, des­pués de haber ter­mi­na­do las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas nacio­na­les, des­pués de haber sido implan­ta­da la liber­tad de con­cien­cia más o menos com­ple­ta, la cues­tión de la lucha demo­crá­ti­ca con­tra la reli­gión que­dó tan rele­ga­da his­tó­ri­ca­men­te a segun­do plano por la lucha de la demo­cra­cia bur­gue­sa con­tra el socia­lis­mo, que los gobier­nos bur­gue­ses inten­ta­ron cons­cien­te­men­te des­viar la aten­ción de las masas del socia­lis­mo, orga­ni­zan­do "cru­za­das" qua­si-libe­ra­les con­tra el cle­ri­ca­lis­mo. Este carác­ter tenían tam­bién el Kul­tur­kampf en Ale­ma­nia y la lucha de los repu­bli­ca­nos bur­gue­ses de Fran­cia con­tra el cle­ri­ca­lis­mo. El anti­cle­ri­ca­lis­mo bur­gués, como medio de des­viar la aten­ción de las masas obre­ras del socia­lis­mo, pre­ce­dió en Occi­den­te a la difu­sión entre los social­de­mó­cra­tas de su actual "indi­fe­ren­cia" ante la lucha con­tra la reli­gión. Y tam­bién esto es com­pren­si­ble y legí­ti­mo, pues los social­de­mó­cra­tas debían opo­ner al anti­cle­ri­ca­lis­mo bur­gués y bis­marc­kiano pre­ci­sa­men­te la subor­di­na­ción de la lucha con­tra la reli­gión a la lucha por el socia­lis­mo.

En Rusia, las con­di­cio­nes son com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. El pro­le­ta­ria­do es el diri­gen­te de nues­tra revo­lu­ción demo­crá­ti­co­bur­gue­sa. Su par­ti­do debe ser el diri­gen­te ideo­ló­gi­co en la lucha con­tra todo lo medie­val, inclui­dos la vie­ja reli­gión ofi­cial y todos los inten­tos de reno­var­la o fun­da­men­tar­la de nue­vo o sobre una base dis­tin­ta, etc. Por eso, si Engels corre­gía con rela­ti­va sua­vi­dad el opor­tu­nis­mo de los social­de­mó­cra­tas ale­ma­nes – que habían sus­ti­tui­do la reivin­di­ca­ción del par­ti­do obre­ro de que el Esta­do decla­ra­se la reli­gión un asun­to pri­va­do, decla­ran­do ellos mis­mos la reli­gión como asun­to pri­va­do para los pro­pios social­de­mó­cra­tas y para el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta –, es lógi­co que la acep­ta­ción de esta ter­gi­ver­sa­ción ale­ma­na por los opor­tu­nis­tas rusos mere­ce­ría una con­de­na­ción cien veces más dura por par­te de Engels.

Al decla­rar des­de la tri­bu­na de la Duma que la reli­gión es el opio del pue­blo, nues­tra mino­ría pro­ce­dió de modo com­ple­ta­men­te jus­to, sen­tan­do con ello un pre­ce­den­te que debe­rá ser­vir de base para todas las mani­fes­ta­cio­nes de los social­de­mó­cra­tas rusos acer­ca de la reli­gión. ¿Debe­ría haber­se ido más lejos, desa­rro­llan­do con mayor deta­lle las con­clu­sio­nes ateas? Cree­mos que no. Eso podría haber aca­rrea­do la ame­na­za de que el par­ti­do polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do hiper­bo­li­za­se la lucha anti­rre­li­gio­sa; eso podría haber con­du­ci­do a borrar la línea divi­so­ria entre la lucha bur­gue­sa y la lucha socia­lis­ta con­tra la reli­gión. La pri­me­ra tarea que debía cum­plir la mino­ría social­de­mó­cra­ta en la Duma cen­tu­rio­ne­gris­ta fue cum­pli­da con honor.

La segun­da tarea, y qui­zá la prin­ci­pal para los social­de­mó­cra­tas – expli­car el papel de cla­se que desem­pe­ñan la Igle­sia y el cle­ro al apo­yar al gobierno cen­tu­rio­ne­gris­ta y a la bur­gue­sía en su lucha con­tra la cla­se obre­ra –, fue cum­pli­da tam­bién con honor. Es cla­ro que sobre este tema podría decir­se mucho más, y las inter­ven­cio­nes pos­te­rio­res de los social­de­mó­cra­tas sabrán com­ple­tar el dis­cur­so del cama­ra­da Sur­kov; sin embar­go, su dis­cur­so fue mag­ní­fi­co y su difu­sión por todas nues­tras orga­ni­za­cio­nes es un deber direc­to del Par­ti­do.

La ter­ce­ra tarea con­sis­tía en expli­car con toda minu­cio­si­dad el sen­ti­do jus­to de la tesis que con tan­ta fre­cuen­cia defor­man los opor­tu­nis­tas ale­ma­nes: "decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do". Por des­gra­cia, el cama­ra­da Sur­kov no lo hizo. Esto es tan­to más de lamen­tar por cuan­to, en la acti­vi­dad ante­rior de la mino­ría, el cama­ra­da Beloú­sov come­tió un error en esta cues­tión, que fue seña­la­do opor­tu­na­men­te en Pro­le­ta­ri. Los deba­tes en la mino­ría demues­tran que la dis­cu­sión en torno al ateís­mo le impi­dió ver el pro­ble­ma de cómo expo­ner correc­ta­men­te la famo­sa reivin­di­ca­ción de decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do. No acu­sa­re­mos sólo al cama­ra­da Sur­kov de este error de toda la mino­ría. Más aún: reco­no­ce­mos fran­ca­men­te que la cul­pa corres­pon­de a todo el Par­ti­do por no haber expli­ca­do en gra­do sufi­cien­te esta cues­tión, por no haber incul­ca­do sufi­cien­te­men­te en la con­cien­cia de los social­de­mó­cra­tas el sig­ni­fi­ca­do de la obser­va­ción de Engels a los opor­tu­nis­tas ale­ma­nes. Los deba­tes en la mino­ría demues­tran que eso fue, pre­ci­sa­men­te, una com­pren­sión con­fu­sa de la cues­tión y no fal­ta de deseos de ate­ner­se a la doc­tri­na de Marx, por lo que esta­mos segu­ros de que este error será sub­sa­na­do en las inter­ven­cio­nes sub­si­guien­tes de la mino­ría.

En resu­mi­das cuen­tas, repe­ti­mos que el dis­cur­so del cama­ra­da Sur­kov es mag­ní­fi­co y debe ser difun­di­do por todas las orga­ni­za­cio­nes. Al dis­cu­tir el con­te­ni­do de este dis­cur­so, la mino­ría ha demos­tra­do que cum­ple a con­cien­cia con su deber social­de­mó­cra­ta. Nos res­ta desear que en la pren­sa del Par­ti­do apa­rez­can con mayor fre­cuen­cia infor­ma­cio­nes acer­ca de los deba­tes en el seno de la mino­ría, a fin de apro­xi­mar ésta al Par­ti­do, de dar­le a cono­cer la inten­sa labor que efec­túa la mino­ría y de esta­ble­cer la uni­dad ideo­ló­gi­ca en la actua­ción de uno y otra.

NOTAS

[1] Véa­se C. Marx, "Intro­duc­ción a La crí­ti­ca de la filo­so­fía de dere­cho de Hegel ". (C. Marx y F. Engels, Obras Com­ple­tas, t. I.)

[2] Véa­se F. Engels, "La lite­ra­tu­ra de emi­gra­do". (C. Marx y F. Engels, Obras Com­ple­tas, t. XVIII.)

[3] Se alu­de a Kul­tur­kampf ("Lucha por la cul­tu­ra") que era como lla­ma­ban los bur­gue­ses libe­ra­les al con­jun­to de medi­das lega­les adop­ta­das en la déca­da del 70 del siglo XIX, por el gobierno de Bis­marck bajo el rótu­lo de la lucha por una cul­tu­ra lai­ca y con miras a opo­ner­se a la igle­sia cató­li­ca y al par­ti­do del "Cen­tro", los que brin­da­ban apo­yo a las ten­den­cias sepa­ra­tis­tas de los terra­te­nien­tes y la bur­gue­sía de los Esta­dos peque­ños y media­nos de Sur­oes­te de Ale­ma­nia. La polí­ti­ca de Bis­marck tam­bién apun­ta­ba a des­viar de la lucha de cla­ses a una par­te de la cla­se obre­ra median­te la inci­ta­ción al fana­tis­mo reli­gio­so. En la déca­da del 80, a fin de amal­ga­mar a las fuer­zas reac­cio­na­rias, Bis­marck dero­gó gran par­te de estas medi­das.

[4] Véa­se F. Engels, Anti-Duh­ring, par­te ter­ce­ra, V. El Esta­do, la fami­lia y la edu­ca­ción.

[5] El Pro­gra­ma de Erfurt, de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na, fue apro­ba­do en octu­bre de 1891 en el con­gre­so de Erfurt para sus­ti­tuir el Pro­gra­ma de Got­ha de 1875, y sig­ni­fi­có un paso ade­lan­te con res­pec­to a este últi­mo por­que en el se recha­za­ba las exi­gen­cias las­sa­llea­nas. Sin embar­go, tam­bién con­te­nia gra­ves erro­res; no tra­ta­ba de la teo­ría de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de las exi­gen­cias de derro­car la monar­quía y fun­dar repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. En junio de 1891, Engels cri­ti­có el pro­yec­to de este pro­gra­ma. (C. Marx y F. Engels, "La cri­ti­ca del pro­yec­to del pro­gra­ma del Par­ti­do Social­de­mo­crá­ti­co de 1891", Obras Com­ple­tas, t. XXII.)

[6] Se alu­de a la "Intro­duc­ción" de F. Engels al folle­to de C. Marx La gue­rra civil en Fran­cia, 3a edi­ción ale­ma­na.

[7] Enci­clo­pe­dis­tas: gru­po de ideo­lo­go-civi­li­za­do­res fran­ce­ses del siglo XVIII, que se unie­ron para publi­car la Ency­clo­pé­die ou dic­tion­nai­re reis­son­né des scien­ces, des arts et des métiers (1751−1780) y por eso se deno­mi­nan así. Su orga­ni­za­dor y edi­tor en jefe fue Denis Dide­rot. Los enci­clo­pe­dis­tas esta­ban cate­gó­ri­ca­men­te en con­tra de la igle­sia cató­li­ca, la esco­lás­ti­ca y el pri­vi­le­gio del sis­te­ma feu­dal, y desem­pe­ña­ron un papel nada insig­ni­fi­can­te en la pre­pa­ra­ción ideo­ló­gi­ca de la revo­lu­ción bur­gue­sa en la Fran­cia de fines del siglo XVIII.

[8] Cons­truc­ción de Dios: corrien­te reli­gio­so-filo­só­fi­ca hos­til al mar­xis­mo, apa­re­ci­da en el perío­do de la reac­ción sto­li­pi­nia­na entre una par­te de los inte­lec­tua­les del Par­ti­do, que se des­via­ron del mar­xis­mo des­pués de la derro­ta de la revo­lu­ción de 1905–1907. Los cons­truc­to­res de Dios (Luna­chars­ki, Bazá­rov y otros) pre­di­ca­ban la crea­ción de una reli­gión nue­va, "socia­lis­ta", tra­ta­ban de recon­ci­liar el mar­xis­mo con la reli­gión. En un tiem­po, M. Gor­ki se adhi­rió a ellos. La reunión de la redac­ción amplia­da de Pro­le­ta­ri con­de­nó dicha corrien­te y en una reso­lu­ción espe­cial decla­ró que la frac­ción bol­che­vi­que no tenía nada de común "con seme­jan­te ter­gi­ver­sa­ción del socia­lis­mo cien­tí­fi­co".

[9] Veji ("Jalo­nes"): reco­pi­la­cion de los kade­tes; apa­re­ció en Mos­cú en la pri­ma­ve­ra de 1909 con artícu­los de N. Ber­diáev, S. Bul­gá­kov, P. Stru­ve, M. Guer­chen­zon y otros repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía libe­ral con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. En los artícu­los sobre los inte­lec­tua­les rusos, los "vejis­tas" tra­ta­ban de difa­mar las tra­di­cio­nes demo­crá­ti­co-revo­lu­cio­na­rias de Rusia, deni­gra­ban el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de 1905 y daban las gra­cias al gobierno zaris­ta por haber sal­va­do a la bur­gue­sía "con sus bayo­ne­tas y cár­ce­les". La reco­pi­la­cion exhor­ta­ba a los inte­lec­tua­les a poner­se al ser­vi­cio de la auto­cra­cia. Lenin com­pa­ra­ba el pro­gra­ma de Veji tan­to en filo­so­fía como en ensa­yos con el de Mos­kovs­kie Vié­do­mos­ti, perió­di­co cen­tu­rio­ne­gris­ta, lla­ma­ba la reco­pi­la­ción "enci­clo­pe­dia de la apos­ta­sia libe­ral ", que "es un con­ti­nuo torren­te de lodo reac­cio­na­rio, ver­ti­do sobre la demo­cra­cia."

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: