Acti­tud del par­ti­do obre­ro hacia la reli­gión

Extraí­do del por­tal mar​xists​.org

Escri­to en 1909

El dis­cur­so del dipu­tado Sur­kov en la Duma de Esta­do, duran­te el deba­te del pre­su­pues­to del Síno­do, y la dis­cu­sión en nues­tra mino­ría de la Duma, al exa­mi­nar el pro­yec­to de este dis­cur­so – que publi­ca­mos a con­ti­nua­ción –, han plan­tea­do un pro­ble­ma de extra­or­di­na­ria impor­tan­cia y actua­li­dad pre­ci­sa­men­te en nues­tros días. Es indu­da­ble que el inte­rés por cuan­to se rela­cio­na con la reli­gión abar­ca aho­ra a vas­tos círcu­los de la «socie­dad» y ha pene­tra­do en las filas de los inte­lec­tua­les que están cer­ca del movi­mien­to obre­ro y en cier­tos medios obre­ros. La social­de­mo­cra­cia tie­ne el deber inelu­di­ble de expo­ner su acti­tud hacia la reli­gión.

La social­de­mo­cra­cia basa toda su con­cep­ción del mun­do en el socia­lis­mo cien­tí­fi­co, es decir, en el mar­xis­mo. La base filo­só­fi­ca del mar­xis­mo, como decla­ra­ron repe­ti­das veces Marx y Engels, es el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, que hizo suyas ple­na­men­te las tra­di­cio­nes his­tó­ri­cas del mate­ria­lis­mo del siglo XVIII en Fran­cia y de Feuer­bach (pri­me­ra mitad del siglo XIX) en Ale­ma­nia, del mate­ria­lis­mo incon­di­cio­nal­men­te ateo y deci­di­da­men­te hos­til a toda reli­gión. Recor­de­mos que todo el Anti-Düh­ring de Engels, que Marx leyó en manus­cri­to, acu­sa al mate­ria­lis­ta y ateo Düh­ring de incon­se­cuen­cia en su mate­ria­lis­mo y de haber deja­do esca­pa­to­rias para la reli­gión y la filo­so­fía reli­gio­sa. Recor­de­mos que en su obra sobre Lud­wig Feuer­bach, Engels le repro­cha haber lucha­do con­tra la reli­gión no para ani­qui­lar­la, sino para reno­var­la, para crear una reli­gión nue­va, «subli­me», etc. La reli­gión es el opio del pueblo[1]. Esta máxi­ma de Marx cons­ti­tu­ye la pie­dra angu­lar de toda la con­cep­ción mar­xis­ta en la cues­tión reli­gio­sa. El mar­xis­mo con­si­de­ra siem­pre que todas las reli­gio­nes e igle­sias moder­nas, todas y cada una de las orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas, son órga­nos de la reac­ción bur­gue­sa lla­ma­dos a defen­der la explo­ta­ción y a embru­te­cer a la cla­se obre­ra.

Sin embar­go, Engels con­de­nó al mis­mo tiem­po más de una vez los inten­tos de quie­nes, con el deseo de ser «más izquier­dis­tas» o «más revo­lu­cio­na­rios» que la social­de­mo­cra­cia, pre­ten­dían intro­du­cir en el pro­gra­ma del par­ti­do obre­ro el reco­no­ci­mien­to cate­gó­ri­co del ateís­mo como una decla­ra­ción de gue­rra a la reli­gión. Al refe­rir­se en 1874 al céle­bre mani­fies­to de los comu­ne­ros blan­quis­tas emi­gra­dos en Lon­dres, Engels cali­fi­ca­ba de estu­pi­dez su vocin­gle­ra decla­ra­ción de gue­rra a la reli­gión, afir­man­do que seme­jan­te acti­tud era el medio mejor de avi­var el inte­rés por la reli­gión y de difi­cul­tar la ver­da­de­ra extin­ción de la mis­ma. Engels acu­sa­ba a los blan­quis­tas de ser inca­pa­ces de com­pren­der que sólo la lucha de cla­se de las masas obre­ras, al atraer amplia­men­te a las vas­tas capas pro­le­ta­rias a una prác­ti­ca social cons­cien­te y revo­lu­cio­na­ria, será capaz de librar de ver­dad a las masas opri­mi­das del yugo de la reli­gión, en tan­to que decla­rar como misión polí­ti­ca del par­ti­do obre­ro la gue­rra a la reli­gión es una fra­se anarquista[2]. Y en 1877, al con­de­nar sin pie­dad en el Anti-Düh­ring las más míni­mas con­ce­sio­nes del filó­so­fo Düh­ring al idea­lis­mo y a la reli­gión, Engels con­de­na­ba con no menor ener­gía la idea seu­do­rre­vo­lu­cio­na­ria de aquél sobre la prohi­bi­ción de la reli­gión en la socie­dad socia­lis­ta. De cla­rar seme­jan­te gue­rra a la reli­gión, decía Engels, sig­ni­fi­ca­ria «ser más bis­marc­kis­ta que Bis­marck», es decir, repe­tir la nece­dad de su lucha con­tra los cle­ri­ca­les (la famo­sa «lucha por la cul­tu­ra», Kul­tur­kampf, o sea, la lucha sos­te­ni­da por Bis­marck en la déca­da de 1870 con­tra el Par­ti­do Cató­li­co Ale­mán, el par­ti­do del «Cen­tro», median­te per­se­cu­cio­nes poli­cía­cas del catolicismo[3]. Lo úni­co que con­si­guió Bis­marck con esta lucha fue for­ta­le­cer el cle­ri­ca­lis­mo mili­tan­te de los cató­li­cos y per­ju­di­car a la cau­sa de la ver­da­de­ra cul­tu­ra, pues colo­có en pri­mer plano las divi­sio­nes reli­gio­sas en lugar de las divi­sio­nes polí­ti­cas, dis­tra­yen­do asi la aten­ción de algu­nos sec­to­res de la cla­se obre­ra y de la demo­cra­cia de las tareas esen­cia­les de la lucha de cla­se y revo­lu­cio­na­ria para orien­tar­los hacia el anti­cle­ri­ca­lis­mo bur­gués más super­fi­cial y enga­ño­so. Al acu­sar a Düh­ring, que pre­ten­dia apa­re­cer como ultra­rre­vo­lu­cio­na­rio, de que­rer repe­tir en otra for­ma la mis­ma nece­dad de Bis­marck, Engels reque­ría del par­ti­do obre­ro que supie­se tra­ba­jar con pacien­cia para orga­ni­zar e ilus­trar al pro­le­ta­ria­do, para rea­li­zar una obra que con­du­ce a la extin­ción de la reli­gión, y no lan­zar­se a las aven­tu­ras de una gue­rra polí­ti­ca con­tra la religión[4]. Este pun­to de vis­ta arrai­gó en la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na, que se mani­fes­tó, por ejem­plo, a favor de la liber­tad de acción de los jesui­tas, a favor de su admi­sión en Ale­ma­nia y de la abo­li­ción de todas las medi­das de lucha poli­cía­ca con­tra una u otra reli­gión. «Decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do»: este famo­so pun­to del Pro­gra­ma de Erfurt[5] (1891) afian­zó dicha tác­ti­ca polí­ti­ca de la social­de­mo­cra­cia.

Esta tác­ti­ca se ha con­ver­ti­do ya en una ruti­na, ha lle­ga­do a engen­drar una nue­va dis­tor­sión del mar­xis­mo en el sen­ti­do con­tra­rio, en el sen­ti­do opor­tu­nis­ta. La tesis del Pro­gra­ma de Erfurt ha comen­za­do a ser inter­pre­ta­da en el sen­ti­do de que noso­tros, los social­de­mó­cra­tas, nues­tro Par­ti­do, con­si­de­ra la reli­gión un asun­to pri­va­do; que para noso­tros, como social­de­mó­cra­tas, como Par­ti­do, la reli­gión es un asun­to pri­va­do. Sin pole­mi­zar direc­ta­men­te con este pun­to de vis­ta opor­tu­nis­ta, Engels esti­mó nece­sa­rio en la déca­da del go del siglo XIX com­ba­tir­lo con ener­gía no en for­ma polé­mi­ca, sino de modo posi­ri­vo. O sea: Engels lo hizo median­te una decla­ra­ción, en la que sub­ra­ya­ba adre­de que la social­de­mo­cra­cia con­si­de­ra la reli­gión como un asun­to pri­va­do con res­pec­to al Esta­do, pero en modo alguno con res­pec­to a sí mis­ma, con res­pec­to al mar­xis­mo, con res­pec­to al par­ti­do obrero[6].

Tal es la his­to­ria exter­na de las mani­fes­ta­cio­nes de Marx y Engels acer­ca de la reli­gión. Para quie­nes enfo­can con negli­gen­cia el mar­xis­mo, para quie­nes no saben o no quie­ren medi­tar, esta his­to­ria es un cúmu­lo de con­tra­dic­cio­nes absur­das y de vai­ve­nes del mar­xis­mo: una espe­cie de mez­co­lan­za de ateís­mo «con­se­cuen­te» y de «con­des­cen­den­cias» con la reli­gión, vaci­la­cio­nes «caren­tes de prin­ci­pios» entre la gue­rra r‑r-revo­lu­cio­na­ria con­tra Dios y la aspi­ra­ción cobar­de de «adap­tar­se» a los obre­ros cre­yen­tes, el temor a espan­tar­los, etc., etc. En las publi­ca­cio­nes de los char­la­ta­nes anar­quis­tas pue­de encon­trar­se no pocos ata­ques de esta indo­le al mar­xis­mo.

Pero quie­nes scan capa­ces aun­que sea en gra­do mini­mo, de enfo­car con un míni­mo de serie­dad el mar­xis­mo, de pro­fun­di­zar en sus bases filo­só­fi­cas y en la expe­rien­cia de la social­cle­mo­cra­cia inter­na­cio­nal, verán con faci­li­dad que la tác­ti­ca del mar­xis­mo ante la reli­gión es pro­fun­da­men­te con­se­cuen­te y que Marx y Engels la medi­ta­ron bien; verán que lo que los dile­tan­tes o igno­ran­tes con­si­de­ran vaci­la­cio­nes es una con­clu­sion direc­ta e inelu­di­ble del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co. Cons­ti­tui­ría un cra­so error pen­sar que la apa­ren­te «mode­ra­ción» del mar­xis­mo fren­te a la reli­gión se expli­ca por sedi­cien­tes razo­nes «tác­ti­cas», por el deseo de «no espan­tar», etc. Al con­tra­rio: la línea polí­ti­ca del mar­xis­mo está indi­so­lu­ble­men­te liga­da a sus prin­ci­pios filo­só­fi­cos tam­bién en esta cues­tión.

El mar­xis­mo es mate­ria­lis­mo. En cali­dad de tal, es tan impla­ca­ble enemi­go de la reli­gión como el mate­ria­lis­mo de los enci­clo­pe­dis­tas del siglo XVIII[7] o el mate­ria­lis­mo de Feuer­bach. Esto es indu­da­ble. Pero el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co de Marx y Engels va más lejos que los enci­clo­pe­dis­tas y que Feuer­bach al apli­car la filo­so­fía mate­ria­lis­ta a la his­to­ria y a las cien­cias socia­les. Debe­mos luchar con­tra la reli­gión. Esto es el abe­cé de todo mate­ria­lis­mo y, por tan­to, del mar­xis­mo. Pero el mar­xis­mo no es un mate­ria­lis­mo que se deten­ga en el abe­cé. El mar­xis­mo va más allá. Afir­ma: hay que saber luchar con­tra la reli­gión, y para ello es nece­sa­rio expli­car des­de el pun­to de vis­ta mate­ria­lis­ta los orí­ge­nes de la fe y de la reli­gión entre las masas. La lucha con­tra la reli­gión no pue­de limi­tar­se ni redu­cir­se a la pré­di­ca ideo­lo­gi­ca abs­trac­ta; hay que vin­cu­lar esta lucha a la acti­vi­dad prác­ti­ca con­cre­ta del movi­mien­to de cla­ses, que tien­de a eli­mi­nar las raí­ces socia­les de la reli­gión. ¿Por qué per­sis­te la reli­gión entre los sec­to­res atra­sa­dos del pro­le­ta­ria­do urbano, entre las vas­tas capas semi­pro­le­ta­rias y entre la masa cam­pe­si­na? Por la igno­ran­cia del pue­blo, res­pon­de­rán el pro­gre­sis­ta bur­gués, el radi­cal o el mate­ria­lis­ta bur­gués. En con­se­cuen­cia, ¡aba­jo la reli­gión y viva el ateís­mo!, la difu­sión de las con­cep­cio­nes ateís­tas es nues­tra tarea prin­ci­pal. El mar­xis­ta dice: No es cier­to. Seme­jan­te opi­nión es una fic­ción cul­tu­ral super­fi­cial, bur­gue­sa, limi­ta­da. Seme­jan­te opi­nión no es pro­fun­da y expli­ca las raí­ces de la reli­gión de un modo no mate­ria­lis­ta, sino idea­lis­ta. En los paí­ses capi­ta­lis­tas con­tem­po­rá­neos, estas raí­ces son, prin­ci­pal­men­te, socia­les. La raíz más pro­fun­da de la reli­gión en nues­tros tiem­pos es la opre­sión social de las masas tra­ba­ja­do­ras, su apa­ren­te impo­ten­cia total fren­te a las fuer­zas cie­gas del capi­ta­lis­mo, que cada día, cada hora cau­sa a los tra­ba­ja­do­res sufri­mien­tos y mar­ti­rios mil veces más horro­ro­sos y sal­va­jes que cual­quier acon­te­ci­mien­to extra­or­di­na­rio, como las gue­rras, los terre­mo­tos, etc. «El mie­do creó a los dio­ses». El mie­do a la fuer­za cie­ga del capi­tal – cie­ga por­que no pue­de ser pre­vis­ta por las masas del pue­blo –, que a cada paso ame­na­za con apor­tar y apor­ta al pro­le­ta­rio o al peque­ño pro­pie­ta­rio la per­di­ción, la rui­na «ines­pe­ra­da», «repen­ti­na», «casual», con­vir­tién­do­lo en men­di­go, en indi­gen­te, arro­ján­do­le a la pros­ti­tu­ción, aca­rreán­do­le la muer­te por ham­bre: he ahí la raíz de la reli­gión con­tem­po­rá­nea que el mate­ria­lis­ta debe tener en cuen­ta antes que nada, y más que nada, si no quie­re que­dar­se en apren­diz de mate­ria­lis­ta. Nin­gún folle­to edu­ca­ti­vo será capaz de des­arrai­gar la reli­gión entre las masas aplas­ta­das por los tra­ba­jos for­za­dos del régi­men capi­ta­lis­ta y que depen­den de las fuer­zas cie­gas y des­truc­ti­vas del capi­ta­lis­mo, mien­tras dichas masas no apren­dan a luchar uni­das y orga­ni­za­das, de modo sis­te­má­ti­co y cons­cien­te, con­tra esa raíz de la reli­gión, con­tra el domi­nio del capi­tal en todas sus for­mas.

¿Debe dedu­cir­se de esto que el folle­to edu­ca­ti­vo anti­rre­li­gio­so es noci­vo o super­fluo? No. De esto se dedu­ce otra cosa muy dis­tin­ta. Se dedu­ce que la pro­pa­gan­da atea de la social-demo­cra­cia debe estar subor­di­na­da a su tarea fun­da­men­tal: el desa­rro­llo de la lucha de cla­ses de las masas explo­ta­das con­tra los explo­ta­do­res.

Quien no haya refle­xio­na­do sobre los prin­ci­pios del mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, es decir, de la filo­so­fía de Marx y Engels, qui­zá no com­pren­da (o, por lo menos, no com­pren­da en segui­da) esta tesis. Se pre­gun­ta­rá: ¿Como es posi­ble subor­di­nar la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca, la pré­di­ca de cier­tas ideas, la lucha con­tra un enemi­go de la cul­tu­ra y del pro­gre­so que per­sis­te des­de hace miles de años (es decir, con­tra la reli­gión) a la lucha de cla­ses, es decir, a la lucha por obje­ti­vos prác­ti­cos deter­mi­na­dos en el terreno eco­nó­mi­co y polí­ti­co?

Esta obje­ción figu­ra entre las que se hacen corrien­te­men­te al mar­xis­mo y que tes­ti­mo­nian la incom­pren­sión más com­ple­ta de la dia­léc­ti­ca de Marx. La con­tra­dic­ción que sume en la per­ple­ji­dad a quie­nes obje­tan de este modo es una con­tra­dic­ción real de la vida mis­ma, es decir, una con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca y no ver­bal ni inven­ta­da. Sepa­rar con una barre­ra abso­lu­ta, infran­quea­ble, la pro­pa­gan­da teó­ri­ca del ateís­mo – es decir, la des­truc­ción de las creen­cias reli­gio­sas entre cier­tos sec­to­res del pro­le­ta­ria­do – y el éxi­to, la mar­cha, las con­di­cio­nes de la lucha de cla­se de estos sec­to­res sig­ni­fi­ca dis­cu­rrir de modo no dia­léc­ti­co, con­ver­tir en barre­ra abso­lu­ta lo que es sólo una barre­ra móvil y rela­ti­va; sig­ni­fi­ca des­li­gar por medio de la vio­len­cia lo que está indi­so­lu­ble­men­te liga­do en la vida real. Tome­mos un ejem­plo. El pro­le­ta­ria­do de deter­mi­na­da región y de deter­mi­na­da rama indus­trial se divi­de, supon­ga­mos, en un sec­tor avan­za­do de social­de­mó­cra­tas bas­tan­te cons­cien­tes – que, natu­ral­men­te, son ateos – y en otro de obre­ros bas­tan­te atra­sa­dos, vin­cu­la­dos toda­vía al cam­po y a los cam­pe­si­nos, que creen en Dios, van a la igle­sia e inclu­so se encuen­tran bajo la influen­cia direc­ta del cura local, quien, admi­tá­mos­lo, crea una orga­ni­za­ción obre­ra cris­tia­na. Supon­ga­mos, ade­más, que la lucha eco­nó­mi­ca en dicha loca­li­dad haya lle­va­do a la huel­ga. El mar­xis­ta tie­ne el deber de colo­car en pri­mer plano el éxi­to del movi­mien­to huel­guís­ti­co, de opo­ner­se resuel­ta­men­te a la divi­sión de los obre­ros en esa lucha en ateos y cris­tia­nos y de com­ba­tir esa divi­sión. En tales con­di­cio­nes, la pré­di­ca ateís­ta pue­de resul­tar super­flua y noci­va, no des­de el pun­to de vis­ta de las con­si­de­ra­cio­nes filis­teas de que no se debe espan­tar a los sec­to­res atra­sa­dos o per­der un acta en las elec­cio­nes, etc., sino des­de el pun­to de vis­ta del pro­gre­so efec­ti­vo de la lucha de cla­ses, que, en las cir­cuns­tan­cias de la socie­dad capi­ta­lis­ta moder­na, lle­va­rá a los obre­ros cris­tia­nos a la social­de­mo­cra­cia y al ateís­mo cien veces mejor que la mera pro­pa­gan­da atea. En tal momen­to y en seme­jan­te situa­ción, el pre­di­ca­dor del ateís­mo sólo favo­re­ce­ría al cura y a los curas, quie­nes no desean sino sus­ti­tuir la divi­sión de los obre­ros según su inter­ven­ción en el movi­mien­to huel­guís­ti­co por la divi­sión en cre­yen­tes y ateos. El anar­quis­ta, al pre­di­car la gue­rra con­tra Dios a toda cos­ta, ayu­da­ría, de hecho, a los curas y a la bur­gue­sía (de la mis­ma mane­ra que los anar­quis­tas ayu­dan siem­pre, de hecho, a la bur­gue­sía). El mar­xis­ta debe ser mate­ria­lis­ta, o sea, enemi­go de la reli­gión; pero debe ser un mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­co, es decir, debe plan­tear la lucha con­tra la reli­gión no en el terreno abs­trac­to, pura­men­te teó­ri­co, de pré­di­ca siem­pre igual, sino de modo con­cre­to, sobre la base de la lucha de cla­ses que se libra de hecho y que edu­ca a las masas más que nada y mejor que nada. El mar­xis­ta debe saber tener en cuen­ta toda la situa­ción con­cre­ta, cncon­tran­do siem­pre el lími­te entre el anar­quis­mo y el opor­tu­nis­mo (este lími­te es rela­ti­vo, móvil, varia­ble, pero exis­te), y no caer en el «revo­lu­cio­na­ris­mo» abs­trac­to, ver­bal, y, en reali­dad, vacuo del anar­quis­ta, ni en el filis­teís­mo y el opor­tu­nis­mo del peque­ño bur­gués o del inte­lec­tual libe­ral, que teme la lucha con­tra la reli­gión, olvi­da esta tarea suya, se resig­na con la fe en Dios y no se orien­ta por los intere­ses de la lucha de cla­ses, sino por el mez­quino y míse­ro cálcu­lo de no ofen­der, no recha­zar ni asus­tar, ate­nién­do­se a la máxi­ma ultra­sa­bia de «vive y deja vivir a los demás», etc., etc.

Des­de este pun­to de vis­ta hay que resol­ver todas las cues­tio­nes par­cia­les rela­ti­vas a la acti­tud de la social­de­mo­cra­cia ante la reli­gión. Por ejem­plo, se pre­gun­ta con fre­cuen­cia si un sacer­do­te pue­de ser miem­bro del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta y, como regla gene­ral, se res­pon­de de modo afir­ma­ti­vo incon­di­cio­nal, invo­can­do la expe­rien­cia de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas euro­peos. Pero esta expe­rien­cia no es fru­to úni­ca­men­te de la apli­ca­ción de la doc­tri­na mar­xis­ta al movi­mien­to obre­ro, sino tam­bién de las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas espe­cia­les de Occi­den­te, que no exis­ten en Rusia (más ade­lan­te habla­re­mos de ellas); de modo que la res­pues­ta afir­ma­ti­va incon­di­cio­nal es, en este caso, erró­nea. No se pue­de decla­rar de una vez para siem­pre y para todas las situa­cio­nes que los sacer­do­tes no pue­den ser miem­bros del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta, pero tam­po­co se pue­de esta­ble­cer de una vez para siem­pre la regla con­tra­ria. Si un sacer­do­te vie­ne hacia noso­tros para rea­li­zar una labor polí­ti­ca con­jun­ta y cum­ple con pro­bi­dad el tra­ba­jo de par­ti­do, sin com­ba­tir el pro­gra­ma de éste, pode­mos admi­tir­lo en las filas social­de­mó­cra­tas: en tales con­di­cio­nes, la con­tra­dic­ción entre el espí­ri­tu y los prin­ci­pios de nues­tro pro­gra­ma, por un lado, y las con­vic­cio­nes reli­gio­sas del sacer­do­te, por otro, podría seguir sien­do una con­tra­dic­ción per­so­nal suya, que sólo a él afec­ta­se, ya que una orga­ni­za­ción polí­ti­ca no pue­de exa­mi­nar a sus mili­tan­tes para saber si no exis­te con­tra­dic­ción entre sus con­cep­tos y el Pro­gra­ma del Par­ti­do. Pero, cla­ro está, caso seme­jan­te podría ser una rara excep­ción inclu­so en Euro­pa, mas en Rusia es ya muy poco pro­ba­ble. Y si, por ejem­plo, un sacer­do­te ingre­sa­se en el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta y empe­za­se a rea­li­zar en él, como labor prin­ci­pal y casi úni­ca, la pré­di­ca acti­va de las con­cep­cio­nes reli­gio­sas, el Par­ti­do, sin duda, ten­dría que expul­sar­lo de sus filas. Debe­mos no sólo admi­tir, sino atraer sin fal­ta al Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta a todos los obre­ros que con­ser­van la fe en Dios; nos opo­ne­mos cate­gó­ri­ca­men­te a que se infie­ra la más míni­ma ofen­sa a sus creen­cias reli­gio­sas, pero los atrae­mos para edu­car­los en el espí­ri­tu de nues­tro pro­gra­ma y no para que luchen acti­va­men­te con­tra él. Admi­ti­mos den­tro del Par­ti­do la liber­tad de opi­nio­nes, pero has­ta cier­tos lími­tes, deter­mi­na­dos por la liber­tad de agru­pa­ción: no esta­mos obli­ga­dos a mar­char hom­bro con hom­bro con los pre­di­ca­do­res acti­vos de opi­nio­nes que recha­za la mayo­ría del Par­ti­do.

Otro ejem­plo. ¿Se pue­de con­de­nar por igual, en todas las cir­cuns­tan­cias, a los mili­tan­tes del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta por decla­rar «El socia­lis­mo es mi reli­gión» y por pre­di­car opi­nio­nes en con­so­nan­cia con seme­jan­te decla­ra­ción? No. La des­via­ción del mar­xis­mo (y, por con­si­guien­te, del socia­lis­mo) es en este caso indu­da­ble; pero la impor­tan­cia de esta des­via­ción, su peso espe­cí­fi­co, por así decir­lo, pue­den ser dife­ren­tes en dife­ren­tes cir­cuns­tan­cias. Una cosa es cuan­do el agi­ta­dor, o la per­so­na que inter­vie­ne ante las masas obre­ras, habla así para que le com­pren­dan mejor, para empe­zar su expo­si­ción o pre­sen­tar con mayor cla­ri­dad sus con­cep­tos en los tér­mi­nos más usua­les entre una masa poco cul­ta. Pero otra cosa es cuan­do un escri­tor comien­za a pre­di­car la «cons­truc­ción de Dios»[8] o el socia­lis­mo de los cons­truc­to­res de Dios (en espí­ri­tu, por ejem­plo, de nues­tros Luna­chars­ki y Cía.). En la mis­ma medi­da en que, en el pri­mer caso, la con­de­na­ción sería injus­ta e inclu­so una limi­ta­ción inade­cua­da de la liber­tad del agi­ta­dor, de la liber­tad de influen­cia «peda­gó­gi­ca», en el segun­do caso, la con­de­na­ción por par­te del Par­ti­do es indis­pen­sa­ble y obli­ga­da. Para unos, la tesis de que «el socia­lis­mo es una reli­gión» es una for­ma de pasar de la reli­gión al socia­lis­mo; para otros, del socia­lis­mo a la reii­gión.

Ana­li­ce­mos aho­ra las con­di­cio­nes que han engen­dra­do en Occi­den­te la inter­pre­ta­ción opor­tu­nis­ta de la tesis «Decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do». En ello han influi­do, natu­ral­men­te, las cau­sas comu­nes que engen­dran el opor­tu­nis­mo en gene­ral como sacri­fi­cio de los intere­ses fun­da­men­ta­les del movi­mien­to obre­ro en aras de las ven­ta­jas momen­tá­neas. El Par­ti­do del pro­le­ta­ria­do exi­ge del Esta­do que decla­re la reli­gión un asun­to pri­va­do; pero no con­si­de­ra, ni mucho menos, «asun­to pri­va­do» la lucha con­tra el opio del pue­blo, la lucha con­tra las supers­ti­cio­nes reli­gio­sas, etc. ¡Los opor­tu­nis­tas ter­gi­ver­san la cues­tión como si el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta con­si­de­ra­se la reli­gión un asun­to pri­va­do!

Pero, ade­más de la habi­tual defor­ma­ción opor­tu­nis­ta (no expli­ca­da en abso­lu­to duran­te los deba­tes que sos­tu­vo nues­tra mino­ría de la Duma al ana­li­zar­se la inter­ven­ción sobre la reli­gión), exis­ten con­di­cio­nes his­tó­ri­cas espe­cia­les que han sus­ci­ta­do, si se me per­mi­te la expre­sión, la exce­si­va indi­fe­ren­cia actual de los social­de­mó­cra­tas euro­peos ante la cues­tión reli­gio­sa. Son con­di­cio­nes de dos géne­ros. Pri­me­ro, la tarea de la lucha con­tra la reli­gión es his­tó­ri­ca­men­te una tarea de la bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria, y la demo­cra­cia bur­gue sa de Occi­den­te, en la épo­ca de sus revo­lu­cio­nes o de sus ata­ques al feu­da­lis­mo y al espí­ri­tu medie­val, la cum­plió (o cum­plía) en gra­do con­si­de­ra­ble. Tan­to en Fran­cia como en Ale­ma­nia exis­te la tra­di­ción de la gue­rra bur­gue­sa con­tra la reli­gión, gue­rra ini­cia­da mucho antes de apa­re­cer el socia­lis­mo (los enci­clo­pe­dis­tas, Feuer­bach). En Rusia, de acuer­do con las con­di­cio­nes de nues­tra revo­lu­ción demo­crá­ti­co­bur­gue­sa, tam­bién esta tarea recae casi por ente­ro sobre los hom­bros de la cla­se obre­ra. En nues­tro país, la demo­cra­cia peque­ño­bur­gue­sa (popu­lis­ta) no ha hecho mucho al res­pec­to (como creen los kade­tes cen­tu­rio­ne­gris­tas de nue­vo cuño o los cen­tu­rio­ne­gris­tas kade­tes de Veji [9]), sino dema­sia­do poco en com­pa­ra­ción con Euro­pa.

Por otra par­te, la tra­di­ción de la gue­rra bur­gue­sa con­tra la reli­gión creó en Euro­pa una defor­ma­ción espe­cí­fi­ca­men­te bur­gue­sa de esta gue­rra por par­te del anar­quis­mo, el cual, como han expli­ca­do hace ya mucho y reite­ra­das veces los mar­xis­tas, se sitúa en el terreno de la con­cep­ción bur­gue­sa del mun­do, a pesar de toda la «furia» de sus ata­ques a la bur­gue­sía. Los anar­quis­tas y los blan­quis­tas en los paí­ses lati­nos, Most (que, dicho sea de paso, fue dis­cí­pu­lo de Düh­ring) y Cía. en Ale­ma­nia y los anar­quis­tas de la déca­da del 80 en Aus­tria lle­va­ron has­ta el nec plus ultra la fra­se revo­lu­cio­na­ria en su lucha con­tra la reli­gión. No es de extra­ñar que, aho­ra, los social­de­mó­cra­tas euro­peos cai­gan en el extre­mo opues­to de los anar­quis­tas. Esto es com­pren­si­ble y, en cier­to modo, legí­ti­mo; pero noso­tros, los social­de­mó­cra­tas rusos, no pode mos olvi­dar las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas espe­cia­les de Occi­den­te.

Segun­do, en Occi­den­te, des­pués de haber ter­mi­na­do las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas nacio­na­les, des­pués de haber sido implan­ta­da la liber­tad de con­cien­cia más o menos com­ple­ta, la cues­tión de la lucha demo­crá­ti­ca con­tra la reli­gión que­dó tan rele­ga­da his­tó­ri­ca­men­te a segun­do plano por la lucha de la demo­cra­cia bur­gue­sa con­tra el socia­lis­mo, que los gobier­nos bur­gue­ses inten­ta­ron cons­cien­te­men­te des­viar la aten­ción de las masas del socia­lis­mo, orga­ni­zan­do «cru­za­das» qua­si-libe­ra­les con­tra el cle­ri­ca­lis­mo. Este carác­ter tenían tam­bién el Kul­tur­kampf en Ale­ma­nia y la lucha de los repu­bli­ca­nos bur­gue­ses de Fran­cia con­tra el cle­ri­ca­lis­mo. El anti­cle­ri­ca­lis­mo bur­gués, como medio de des­viar la aten­ción de las masas obre­ras del socia­lis­mo, pre­ce­dió en Occi­den­te a la difu­sión entre los social­de­mó­cra­tas de su actual «indi­fe­ren­cia» ante la lucha con­tra la reli­gión. Y tam­bién esto es com­pren­si­ble y legí­ti­mo, pues los social­de­mó­cra­tas debían opo­ner al anti­cle­ri­ca­lis­mo bur­gués y bis­marc­kiano pre­ci­sa­men­te la subor­di­na­ción de la lucha con­tra la reli­gión a la lucha por el socia­lis­mo.

En Rusia, las con­di­cio­nes son com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. El pro­le­ta­ria­do es el diri­gen­te de nues­tra revo­lu­ción demo­crá­ti­co­bur­gue­sa. Su par­ti­do debe ser el diri­gen­te ideo­ló­gi­co en la lucha con­tra todo lo medie­val, inclui­dos la vie­ja reli­gión ofi­cial y todos los inten­tos de reno­var­la o fun­da­men­tar­la de nue­vo o sobre una base dis­tin­ta, etc. Por eso, si Engels corre­gía con rela­ti­va sua­vi­dad el opor­tu­nis­mo de los social­de­mó­cra­tas ale­ma­nes – que habían sus­ti­tui­do la rei­vin­di­ca­ción del par­ti­do obre­ro de que el Esta­do decla­ra­se la reli­gión un asun­to pri­va­do, decla­ran­do ellos mis­mos la reli­gión como asun­to pri­va­do para los pro­pios social­de­mó­cra­tas y para el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta –, es lógi­co que la acep­ta­ción de esta ter­gi­ver­sa­ción ale­ma­na por los opor­tu­nis­tas rusos mere­ce­ría una con­de­na­ción cien veces más dura por par­te de Engels.

Al decla­rar des­de la tri­bu­na de la Duma que la reli­gión es el opio del pue­blo, nues­tra mino­ría pro­ce­dió de modo com­ple­ta­men­te jus­to, sen­tan­do con ello un pre­ce­den­te que debe­rá ser­vir de base para todas las mani­fes­ta­cio­nes de los social­de­mó­cra­tas rusos acer­ca de la reli­gión. ¿Debe­ría haber­se ido más lejos, desa­rro­llan­do con mayor deta­lle las con­clu­sio­nes ateas? Cree­mos que no. Eso podría haber aca­rrea­do la ame­na­za de que el par­ti­do polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do hiper­bo­li­za­se la lucha anti­rre­li­gio­sa; eso podría haber con­du­ci­do a borrar la línea divi­so­ria entre la lucha bur­gue­sa y la lucha socia­lis­ta con­tra la reli­gión. La pri­me­ra tarea que debía cum­plir la mino­ría social­de­mó­cra­ta en la Duma cen­tu­rio­ne­gris­ta fue cum­pli­da con honor.

La segun­da tarea, y qui­zá la prin­ci­pal para los social­de­mó­cra­tas – expli­car el papel de cla­se que desem­pe­ñan la Igle­sia y el cle­ro al apo­yar al gobierno cen­tu­rio­ne­gris­ta y a la bur­gue­sía en su lucha con­tra la cla­se obre­ra –, fue cum­pli­da tam­bién con honor. Es cla­ro que sobre este tema podría decir­se mucho más, y las inter­ven­cio­nes pos­te­rio­res de los social­de­mó­cra­tas sabrán com­ple­tar el dis­cur­so del cama­ra­da Sur­kov; sin embar­go, su dis­cur­so fue mag­ní­fi­co y su difu­sión por todas nues­tras orga­ni­za­cio­nes es un deber direc­to del Par­ti­do.

La ter­ce­ra tarea con­sis­tía en expli­car con toda minu­cio­si­dad el sen­ti­do jus­to de la tesis que con tan­ta fre­cuen­cia defor­man los opor­tu­nis­tas ale­ma­nes: «decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do». Por des­gra­cia, el cama­ra­da Sur­kov no lo hizo. Esto es tan­to más de lamen­tar por cuan­to, en la acti­vi­dad ante­rior de la mino­ría, el cama­ra­da Beloú­sov come­tió un error en esta cues­tión, que fue seña­la­do opor­tu­na­men­te en Pro­le­ta­ri. Los deba­tes en la mino­ría demues­tran que la dis­cu­sión en torno al ateís­mo le impi­dió ver el pro­ble­ma de cómo expo­ner correc­ta­men­te la famo­sa rei­vin­di­ca­ción de decla­rar la reli­gión un asun­to pri­va­do. No acu­sa­re­mos sólo al cama­ra­da Sur­kov de este error de toda la mino­ría. Más aún: reco­no­ce­mos fran­ca­men­te que la cul­pa corres­pon­de a todo el Par­ti­do por no haber expli­ca­do en gra­do sufi­cien­te esta cues­tión, por no haber incul­ca­do sufi­cien­te­men­te en la con­cien­cia de los social­de­mó­cra­tas el sig­ni­fi­ca­do de la obser­va­ción de Engels a los opor­tu­nis­tas ale­ma­nes. Los deba­tes en la mino­ría demues­tran que eso fue, pre­ci­sa­men­te, una com­pren­sión con­fu­sa de la cues­tión y no fal­ta de deseos de ate­ner­se a la doc­tri­na de Marx, por lo que esta­mos segu­ros de que este error será sub­sa­na­do en las inter­ven­cio­nes sub­si­guien­tes de la mino­ría.

En resu­mi­das cuen­tas, repe­ti­mos que el dis­cur­so del cama­ra­da Sur­kov es mag­ní­fi­co y debe ser difun­di­do por todas las orga­ni­za­cio­nes. Al dis­cu­tir el con­te­ni­do de este dis­cur­so, la mino­ría ha demos­tra­do que cum­ple a con­cien­cia con su deber social­de­mó­cra­ta. Nos res­ta desear que en la pren­sa del Par­ti­do apa­rez­can con mayor fre­cuen­cia infor­ma­cio­nes acer­ca de los deba­tes en el seno de la mino­ría, a fin de apro­xi­mar ésta al Par­ti­do, de dar­le a cono­cer la inten­sa labor que efec­túa la mino­ría y de esta­ble­cer la uni­dad ideo­ló­gi­ca en la actua­ción de uno y otra.

NOTAS

[1] Véa­se C. Marx, «Intro­duc­ción a La crí­ti­ca de la filo­so­fía de dere­cho de Hegel «. (C. Marx y F. Engels, Obras Com­ple­tas, t. I.)

[2] Véa­se F. Engels, «La lite­ra­tu­ra de emi­gra­do». (C. Marx y F. Engels, Obras Com­ple­tas, t. XVIII.)

[3] Se alu­de a Kul­tur­kampf («Lucha por la cul­tu­ra») que era como lla­ma­ban los bur­gue­ses libe­ra­les al con­jun­to de medi­das lega­les adop­ta­das en la déca­da del 70 del siglo XIX, por el gobierno de Bis­marck bajo el rótu­lo de la lucha por una cul­tu­ra lai­ca y con miras a opo­ner­se a la igle­sia cató­li­ca y al par­ti­do del «Cen­tro», los que brin­da­ban apo­yo a las ten­den­cias sepa­ra­tis­tas de los terra­te­nien­tes y la bur­gue­sía de los Esta­dos peque­ños y media­nos de Sur­oes­te de Ale­ma­nia. La polí­ti­ca de Bis­marck tam­bién apun­ta­ba a des­viar de la lucha de cla­ses a una par­te de la cla­se obre­ra median­te la inci­ta­ción al fana­tis­mo reli­gio­so. En la déca­da del 80, a fin de amal­ga­mar a las fuer­zas reac­cio­na­rias, Bis­marck dero­gó gran par­te de estas medi­das.

[4] Véa­se F. Engels, Anti-Duh­ring, par­te ter­ce­ra, V. El Esta­do, la fami­lia y la edu­ca­ción.

[5] El Pro­gra­ma de Erfurt, de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na, fue apro­ba­do en octu­bre de 1891 en el con­gre­so de Erfurt para sus­ti­tuir el Pro­gra­ma de Gotha de 1875, y sig­ni­fi­có un paso ade­lan­te con res­pec­to a este últi­mo por­que en el se recha­za­ba las exi­gen­cias las­sa­llea­nas. Sin embar­go, tam­bién con­te­nia gra­ves erro­res; no tra­ta­ba de la teo­ría de dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de las exi­gen­cias de derro­car la monar­quía y fun­dar repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. En junio de 1891, Engels cri­ti­có el pro­yec­to de este pro­gra­ma. (C. Marx y F. Engels, «La cri­ti­ca del pro­yec­to del pro­gra­ma del Par­ti­do Social­de­mo­crá­ti­co de 1891», Obras Com­ple­tas, t. XXII.)

[6] Se alu­de a la «Intro­duc­ción» de F. Engels al folle­to de C. Marx La gue­rra civil en Fran­cia, 3a edi­ción ale­ma­na.

[7] Enci­clo­pe­dis­tas: gru­po de ideo­lo­go-civi­li­za­do­res fran­ce­ses del siglo XVIII, que se unie­ron para publi­car la Ency­clo­pé­die ou dic­tion­nai­re reis­son­né des scien­ces, des arts et des métiers (1751−1780) y por eso se deno­mi­nan así. Su orga­ni­za­dor y edi­tor en jefe fue Denis Dide­rot. Los enci­clo­pe­dis­tas esta­ban cate­gó­ri­ca­men­te en con­tra de la igle­sia cató­li­ca, la esco­lás­ti­ca y el pri­vi­le­gio del sis­te­ma feu­dal, y desem­pe­ña­ron un papel nada insig­ni­fi­can­te en la pre­pa­ra­ción ideo­ló­gi­ca de la revo­lu­ción bur­gue­sa en la Fran­cia de fines del siglo XVIII.

[8] Cons­truc­ción de Dios: corrien­te reli­gio­so-filo­só­fi­ca hos­til al mar­xis­mo, apa­re­ci­da en el perío­do de la reac­ción sto­li­pi­nia­na entre una par­te de los inte­lec­tua­les del Par­ti­do, que se des­via­ron del mar­xis­mo des­pués de la derro­ta de la revo­lu­ción de 1905 – 1907. Los cons­truc­to­res de Dios (Luna­chars­ki, Bazá­rov y otros) pre­di­ca­ban la crea­ción de una reli­gión nue­va, «socia­lis­ta», tra­ta­ban de recon­ci­liar el mar­xis­mo con la reli­gión. En un tiem­po, M. Gor­ki se adhi­rió a ellos. La reu­nión de la redac­ción amplia­da de Pro­le­ta­ri con­de­nó dicha corrien­te y en una reso­lu­ción espe­cial decla­ró que la frac­ción bol­che­vi­que no tenía nada de común «con seme­jan­te ter­gi­ver­sa­ción del socia­lis­mo cien­tí­fi­co».

[9] Veji («Jalo­nes»): reco­pi­la­cion de los kade­tes; apa­re­ció en Mos­cú en la pri­ma­ve­ra de 1909 con artícu­los de N. Ber­diáev, S. Bul­gá­kov, P. Stru­ve, M. Guer­chen­zon y otros repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía libe­ral con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. En los artícu­los sobre los inte­lec­tua­les rusos, los «vejis­tas» tra­ta­ban de difa­mar las tra­di­cio­nes demo­crá­ti­co-revo­lu­cio­na­rias de Rusia, deni­gra­ban el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de 1905 y daban las gra­cias al gobierno zaris­ta por haber sal­va­do a la bur­gue­sía «con sus bayo­ne­tas y cár­ce­les». La reco­pi­la­cion exhor­ta­ba a los inte­lec­tua­les a poner­se al ser­vi­cio de la auto­cra­cia. Lenin com­pa­ra­ba el pro­gra­ma de Veji tan­to en filo­so­fía como en ensa­yos con el de Mos­kovs­kie Vié­do­mos­ti, perió­di­co cen­tu­rio­ne­gris­ta, lla­ma­ba la reco­pi­la­ción «enci­clo­pe­dia de la apos­ta­sia libe­ral «, que «es un con­ti­nuo torren­te de lodo reac­cio­na­rio, ver­ti­do sobre la demo­cra­cia.»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *