ETA: «Es hora de empe­zar a sol­tar las cade­nas de los pre­sos y las de Eus­kal Herria»

ETA ha hecho públi­co un comu­ni­ca­do que par­te de la muer­te de Iosu Uri­betxe­ba­rria, hace refe­ren­cia a la reda­da con­tra die­ci­séis ciu­da­da­nos vas­cos y se refie­re tam­bién al afán esta­tal de man­te­ner a los pre­sos en la cár­cel «como sea». Tras recla­mar una refle­xión a Lakua por todo ello, la orga­ni­za­ción recla­ma salir de «esta loca espi­ral a la que nos quie­re lle­var España».

ETA­ren agi­ria [.PDF]

«Es hora de empe­zar a sol­tar las cade­nas. Las de los pre­sos y las de Eus­kal Herria. Que Josu [Uri­betxe­ba­rria] sea el últi­mo al que se lle­va la cruel­dad. Agur eta oho­re Epe­rra!». Así con­clu­ye el comu­ni­ca­do hecho lle­gar por ETA a NAIZ, y que par­te del recien­te falle­ci­mien­to del expre­so de Arra­sa­te.

Tras expre­sar sus con­do­len­cias a fami­lia­res y ami­gos, recuer­da ETA que Uri­betxe­ba­rria fue «vio­len­ta­men­te tor­tu­ra­do», que pasó quin­ce años dis­per­sa­do y sie­te enfer­mo en pri­sión: «Que­rían matar­lo en la cár­cel, has­ta que la dura lucha por su dig­ni­dad y la soli­da­ri­dad ciu­da­da­na lo lle­va­ron a la liber­tad. Pese a estar libre, el hos­ti­ga­mien­to no cesó y has­ta el últi­mo momen­to siguie­ron los inten­tos de encar­ce­lar­le. Has­ta que su cuer­po se ha apa­ga­do. Has­ta ayer».

«La bru­ta­li­dad del Esta­do espa­ñol ha aca­ba­do con Josu, pero esa bru­ta­li­dad no ha aca­ba­do con la muer­te de Josu. El ham­bre de ven­gan­za anda bus­can­do ali­men­to», aña­de la orga­ni­za­ción, que pasa a recor­dar la recien­te reda­da con­tra la soli­da­ri­dad con los pre­sos vas­cos. En este caso intro­du­ce una ape­la­ción al PNV para que refle­xio­ne sobre el modo en que su acti­tud en este terreno favo­re­ce la repre­sión estatal.

ETA con­si­de­ra que «hay quien ha con­di­men­ta­do el pla­to» a esta ope­ra­ción al dar pábu­lo a tesis poli­cia­les que «des­fi­gu­ran el tra­ba­jo de los abo­ga­dos y les impu­tan con­tro­lar a los pre­sos». Y repro­cha a Lakua que «men­cio­na miles de veces los dere­chos huma­nos», pero no toma pos­tu­ra deci­di­da «con­tra las vul­ne­ra­cio­nes», como ve cons­ta­ta­do con las crí­ti­cas for­ma­les hechas a la ope­ra­ción poli­cial: «Die­ci­séis ciu­da­da­nos vas­cos dete­ni­dos y pare­ce que la fal­ta de leal­tad del Gobierno espa­ñol es el problema».

Con ello enla­za ETA un ter­cer ele­men­to refe­ri­do a la mis­ma cues­tión car­ce­la­ria: «Están inven­tan­do nue­vas vías para man­te­ner a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos en la cár­cel como sea. Los que están a pun­to de salir y los que aca­ban de salir, todos a la cár­cel. Los abu­sos de Espa­ña no tie­nen lími­tes y su podri­do sis­te­ma jurí­di­co-ins­ti­tu­cio­nal no tie­ne solu­ción». Con­si­de­ra que se tra­ta de una acti­tud «ven­ga­ti­va», pero que va más allá en la medi­da en que tam­bién tie­ne un obje­ti­vo polí­ti­co: «Man­te­ner a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos como rehe­nes, para que Eus­kal Herria siga pre­sa en España».

Así las cosas, el comu­ni­ca­do con­clu­ye abo­gan­do por «salir de esa loca espi­ral a la que nos quie­re lle­var Espa­ña. Es hora de sol­tar las cade­nas. Las de los pre­sos y las de Eus­kal Herria».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *