Mani­fies­to con­tra el TTIP en Eus­kal Herria

¡EN EUSKAL HERRIA, NO AL TTIP!

LAS PERSONAS, EL MEDIO AMBIENTE Y LA DEMOCRÀCIA DE LOS PUEBLOS POR ENCIMA DE LOS BENEFICIOS Y LOS DERECHOS DE LAS CORPORACIONS TRANSNACIONALES

1 . ¿QUIÉNES SOMOS?

En Hego Eus­kal Herria la pre­ca­rie­dad, la pobre­za y el paro de lar­ga dura­ción están aumen­tan­do, se ha apos­ta­do por la pri­va­ti­za­ción del sec­tor públi­co, se han des­re­gu­la­ri­za­do con­di­cio­nes labo­ra­les, se han recor­ta­do dere­chos socia­les, se han limi­ta­do dere­chos civi­les, etc., y como per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil que com­par­ten una pro­fun­da preo­cu­pa­ción al res­pec­to vemos que las diver­sas ame­na­zas que plan­tean el Acuer­do Trans­atlán­ti­co de Comer­cio e Inver­sión (Trans­atlan­tic Tra­de and Invest­ment Part­nership – TTIP , por sus siglas en inglés, tam­bién cono­ci­do como Tra­ta­do de Libre Comer­cio Trans­atlán­ti­co o TAFTA), el acuer­do con Cana­da (Com­prehen­si­ve Eco­no­mic and Tra­de Agree­ment – CETA) y TISA (Tra­de in Ser­vi­ces Agree­ment) inci­di­rán de mane­ra muy nega­ti­va. Repre­sen­ta­mos intere­ses públi­cos muy diver­sos, inclu­yen­do la pro­tec­ción del medio ambien­te, el fracking,la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, la salud públi­ca, la agri­cul­tu­ra, los dere­chos de lo/​as consumidore/​as y la pro­tec­ción de las nor­mas ali­men­ta­rias y agrí­co­las, las nor­mas socia­les y labo­ra­les, los dere­chos de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, los dere­chos de las muje­res y la lucha con­tra la domi­na­ción patriar­cal, el acce­so públi­co a la infor­ma­ción y los dere­chos digi­ta­les y la defen­sa de los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les como la edu­ca­ción y el con­trol públi­co y social de los sis­te­mas finan­cie­ros, el bien­es­tar ani­mal, entre otros.

Tene­mos el fir­me com­pro­mi­so de recha­zar las actua­les nego­cia­cio­nes sobre el TTIP, para garan­ti­zar un deba­te polí­ti­co trans­pa­ren­te y demo­crá­ti­co. Todos los acuer­dos deben ser­vir al inte­rés públi­co y a nues­tro futu­ro común.

2 . ¿QUÉ ES EL TTIP?

El TTIP es un acuer­do de gran alcan­ce que se está nego­cian­do actual­men­te entre la Comi­sión Euro­pea (en nom­bre de los Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea ‑UE) y el gobierno de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca (EUA). No se tra­ta de las barre­ras al comer­cio como los aran­ce­les, que ya son en gene­ral muy bajos entre la UE y EUA. Se cen­tra sobre todo en los regla­men­tos, nor­mas, dere­chos cor­po­ra­ti­vos y garan­tías de inversión.
El TTIP tie­ne como obje­ti­vo, supues­ta­men­te, faci­li­tar la inver­sión direc­ta y la eli­mi­na­ción de obs­tácu­los buro­crá­ti­cos inne­ce­sa­rios para el acce­so al mer­ca­do para las empre­sas de ambos lados del Atlántico.

Los indi­cios de los que se dis­po­ne ‑pro­ve­nien­tes de las empre­sas y la indus­tria que está par­ti­ci­pan­do de algu­na mane­ra en las nego­cia­cio­nes- reve­lan que el enfo­que sobre las barre­ras no aran­ce­la­rias y la con­ver­gen­cia de la regla­men­ta­ción entre ambas par­tes se está uti­li­zan­do para impul­sar la des­re­gu­la­ción, una visión de los dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual que sólo fomen­tan mono­po­lios, y una carre­ra para igua­lar dere­chos y están­da­res a la baja. Los supues­tos bene­fi­cios eco­nó­mi­cos no tie­nen fun­da­men­to y, en cual­quier caso, son mar­gi­na­les para la socie­dad en gene­ral, inclu­so en el caso de que fue­ra cier­to lo que cuen­tan los defen­so­res del acuer­do al res­pec­to. Más bien todo indi­ca que los obje­ti­vos del acuer­do ame­na­zan impor­tan­tes dere­chos adqui­ri­dos en las lar­gas luchas demo­crá­ti­cas y los intere­ses socia­les de la ciu­da­da­nía de la UE, de los EUA y del res­to del mun­do y alber­ga una ambi­ción geo­po­lí­ti­ca como un posi­cio­na­mien­to ante otros con­jun­tos emer­gen­tes poli­ti­cos y eco­nó­mi­cos y de reac­ción ante la cre­cien­te influen­cia de los BRICS y tam­bién un inten­to de cons­truir una nue­va refe­ren­cia glo­bal para la regu­la­ción del comer­cio y las Inversiones.

Las nego­cia­cio­nes se están hacien­do a puer­ta cerra­da, sin una con­sul­ta públi­ca efec­ti­va. Los par­la­men­tos nacio­na­les no son infor­ma­dos sobre los deta­lles de los tex­tos de nego­cia­ción de la Comi­sión. Los frag­men­tos de infor­ma­ción que han sido publi­ca­dos ‑o fil­tra­dos- gene­ran con­si­de­ra­ble inquietud.

3 . ¿QUÉ NOS PREOCUPA?

La fal­ta de trans­pa­ren­cia y de pro­ce­di­mien­tos demo­crá­ti­cos, lo que hace impo­si­ble a la ciu­da­da­nía y a la socie­dad civil seguir las nego­cia­cio­nes para garan­ti­zar que los intere­ses públi­cos están sien­do protegidos.
Actual­men­te estas nego­cia­cio­nes están muy ses­ga­das: gru­pos de pre­sión empre­sa­ria­les tie­nen acce­so pri­vi­le­gia­do a la infor­ma­ción y opor­tu­ni­da­des para influir en las negociaciones.
El capí­tu­lo pro­pues­to sobre pro­tec­ción de inver­sio­nes y en par­ti­cu­lar la inclu­sión de una dis­po­si­ción sobre el meca­nis­mo de Solu­ción de Dife­ren­cias entre el Esta­do y el Inver­sor (ISDS). El ISDS brin­da a los inver­so­res dere­chos exclu­si­vos para deman­dar a los Esta­dos cuan­do con­si­de­ren que algu­na deci­sión demo­crá­ti­ca ‑rea­li­za­da por ins­ti­tu­cio­nes repre­sen­ta­ti­vas y para el inte­rés gene­ral- se con­si­de­ra que pue­de tener impac­tos nega­ti­vos en sus ganan­cias pre­sen­tes o futu­ras. Estos meca­nis­mos se basan en jui­cios fue­ra de los tri­bu­na­les nacio­na­les. Con ello se soca­van los sis­te­mas lega­les de las nacio­nes, así como la sobe­ra­nía demo­crá­ti­ca de la socie­dad para la for­mu­la­ción de leyes y polí­ti­cas de inte­rés público.
La crea­ción de nue­vas estruc­tu­ras anti­de­mo­crá­ti­cas de gobierno, y de pro­ce­di­mien­tos que tie­nen como obje­ti­vo “armo­ni­zar las regu­la­cio­nes” como el Con­se­jo de Coope­ra­ción Regu­la­to­ria. Estas estruc­tu­ras per­mi­ti­rían que las deci­sio­nes toma­das en el mar­co del TTIP sean cons­tan­te­men­te pre­sio­na­das en secre­to por buró­cra­tas no elec­tos y gran­des lob­bies empre­sa­ria­les. Estas estruc­tu­ras no demo­crá­ti­cas ame­na­zan con reba­jar impor­tan­tes nor­mas y reglas dise­ña­das para la pro­tec­ción de los intere­ses públi­cos, o prohi­bir futu­ras mejo­ras, inde­pen­dien­te­men­te de su nece­si­dad y del man­da­to públi­co. Tam­bién nos preo­cu­pa el obje­ti­vo de for­ta­le­cer la pro­tec­ción de los “dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual”, que tal como está plan­tea­do, ata­ca algu­nos de nues­tros dere­chos bási­cos como la salud, la edu­ca­ción, la cul­tu­ra y la liber­tad expresión.
4 . DEMANDAS Y OBJETIVOS COMPARTIDOS:

Sobre la base de los valo­res de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, la jus­ti­cia social, la sos­te­ni­bi­li­dad ambien­tal y el res­pe­to de todos los dere­chos huma­nos, tra­ba­ja­mos con nues­tros alia­dos en los Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y otras par­tes del mun­do, exigiendo:

a) Trans­pa­ren­cia inme­dia­ta: se harán públi­cos los tex­tos de nego­cia­ción de la Comi­sión, así como todos los docu­men­tos de nego­cia­ción para per­mi­tir un deba­te públi­co abier­to y crí­ti­co sobre la TTIP y el CETA.

b) NO al ISDS: nos opo­ne­mos a estos meca­nis­mos de solu­ción de dis­cre­pan­cias entre el esta­do y el inver­sor y man­te­ne­mos con fir­me­za la sobe­ra­nía de nues­tras socie­da­des y de nues­tros pue­blos para la toma de deci­sio­nes en la defen­sa y mejo­ra del inte­rés públi­co y del bien común por enci­ma de los intere­ses privados.

c) NO al Con­se­jo de Coope­ra­ción Regu­la­to­ria: toda la regu­la­ción de las ope­ra­cio­nes comer­cia­les, las con­di­cio­nes del comer­cio y el esta­ble­ci­mien­to de están­da­res de pro­duc­ción del pro­duc­to deben estar en manos de los órga­nos y pro­ce­sos con­tro­la­dos democráticamente.

d) NO a la des­re­gu­la­ción y a la reba­ja de los están­da­res de pro­tec­ción y al ser­vi­cio del inte­rés públi­co: el nivel de las nor­mas socia­les y labo­ra­les, de los con­su­mi­do­res y de la salud públi­ca, la pro­tec­ción del medio ambien­te, inclu­yen­do la rege­ne­ra­ción de nues­tros recur­sos natu­ra­les, el bien­es­tar ani­mal, las nor­mas sani­ta­rias de los ali­men­tos y las prác­ti­cas agrí­co­las ambien­tal­men­te sos­te­ni­bles, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, el acce­so a la infor­ma­ción y al eti­que­ta­do, la cul­tu­ra y la medi­ci­na, la regu­la­ción del mer­ca­do finan­cie­ro, así como la pro­tec­ción de datos y otros dere­chos digi­ta­les que se deben mejo­rar, y no «armo­ni­zar» has­ta el más bajo común deno­mi­na­dor. El reco­no­ci­mien­to mutuo de están­da­res no es acep­ta­ble en la medi­da en que soca­va los nive­les de pro­tec­ción acor­da­dos demo­crá­ti­ca­men­te. Hay que garan­ti­zar que se apli­ca el prin­ci­pio de precaución.

e) No exis­te peor des­re­gu­la­ción que la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos. Defen­de­mos el acce­so uni­ver­sal a una edu­ca­ción de cali­dad, a la aten­ción a la salud y otros ser­vi­cios públi­cos como ins­tru­men­tos para sos­te­ner la repro­duc­ción social de la vida y como una con­tra­ta­ción públi­ca que pro­mue­ve el empleo local y las eco­no­mías loca­les, la dis­cri­mi­na­ción posi­ti­va, el empren­di­mien­to social, la eco­no­mía sos­te­ni­ble, el cui­da­do de las per­so­nas y al ser­vi­cio del inte­rés público.

En este sen­ti­do hay que tener pre­sen­te que los efec­tos de la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos en dife­ren­tes ámbi­tos tie­nen un espe­cial impac­to en las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo de las mujeres.

f) La pro­mo­ción de prác­ti­cas agrí­co­las sos­te­ni­bles con el medio ambien­te y la pro­tec­ción de la peque­ña agri­cul­tu­ra familiar.

g) Las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas deben man­te­ner el poder polí­ti­co y las estruc­tu­ras nece­sa­rias para pro­te­ger cier­tos sec­to­res sen­si­bles y sal­va­guar­dar las nor­mas impor­tan­tes para nues­tra cali­dad de vida. Las nor­mas labo­ra­les y ambien­ta­les inter­na­cio­nal­men­te acor­da­das deben ser res­pe­ta­das. La vio­la­ción con­ti­nua de las nor­mas del tra­ba­jo debe ser obje­to de sanciones.

Final­men­te defen­de­mos la cons­truc­ción de unas rela­cio­nes y polí­ti­cas comer­cia­les entre nues­tros pue­blos que pon­gan en pri­mer lugar las per­so­nas y el pla­ne­ta, garantizando:

los dere­chos huma­nos uni­ver­sa­les e inalie­na­bles de todas las per­so­nas, inclui­dos los dere­chos a una ali­men­ta­ción ade­cua­da, agua, salud, dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, inte­gri­dad físi­ca y psí­qui­ca, ropa, vivien­da, edu­ca­ción, pro­tec­ción social, movi­li­dad, cul­tu­ra, ocio y un medio ambien­te limpio;
un empleo decen­te, que per­mi­ta a la gen­te vivir una vida dig­na, inclu­yen­do una ren­ta ade­cua­da y los dere­chos laborales;
el reco­no­ci­mien­to del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo y del cui­da­do y de los tra­ba­jos infor­ma­les de ser­vi­cio a las per­so­nas y a la comunidad.
Garan­ti­zar una redis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va y una reor­ga­ni­za­ción socio­eco­nó­mi­ca, de for­ma que no recai­gan en exclu­si­va en las muje­res las tareas del bien­es­tar coti­diano, así como la igual­dad de sala­rios para hom­bres y mujeres;
una tran­si­ción a una eco­no­mía de bajas emi­sio­nes de car­bono, que no se base en un con­su­mo exce­si­vo, sino en el uso social y eco­ló­gi­ca­men­te res­pon­sa­ble de los recur­sos, y que per­mi­ta una vida dig­na sin poner en peli­gro el apo­yo de otras per­so­nas, gene­ra­cio­nes futu­ras, así como de la agri­cul­tu­ra, de la flo­ra y la fauna;
lograr una demo­cra­ti­za­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en todos los nive­les de toma de decisiones;
la lucha con­tra la pobre­za y el esta­ble­ci­mien­to de nue­vas rela­cio­nes de soli­da­ri­dad y equi­dad entre hom­bres y muje­res y con las per­so­nas de otras regio­nes y el res­pe­to de los dere­chos de las per­so­nas refu­gia­das e inmigrantes;
el aumen­to glo­bal del nivel de bien­es­tar eco­nó­mi­co, social y ambiental.
Este Tra­ta­do de Comer­cio e Inver­sión es un paso más en la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta. A mayor pro­tec­ción y poder para las empre­sas trans­na­cio­na­les, mayor nega­ción de la sobe­ra­nía y la demo­cra­cia de los pue­blos, menos dere­chos socia­les, más pre­ca­rie­dad, mayo­res ries­gos para el medio ambien­te y un obs­tacu­lo para la soli­da­ri­dad fra­ter­nal entre los pueblos.

POR ELLO EN EUSKAL HERRIA QUEREMOS DECIDIR Y DECIMOS NO AL TRATADO TRASNACIONAL DE COMERCIO E INVERSIÓN.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *