Para mis com­pa­ñe­ros de la Fede­ra­ción Estu­dian­til Uni­ver­si­ta­ria- Fidel Castro

Fidel en la Universidad de La Habana, 3 de septiembre de 2010. Foto: Ismael FranciscoFidel en la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, 3 de sep­tiem­bre de 2010. Foto: Ismael Francisco 

Que­ri­dos compañeros:

Des­de el año 2006, por cues­tio­nes de salud incom­pa­ti­bles con el tiem­po y el esfuer­zo nece­sa­rio para cum­plir un deber —que me impu­se a mí mis­mo cuan­do ingre­sé en esta Uni­ver­si­dad el 4 de sep­tiem­bre de 1945, hace 70 años — , renun­cié a mis cargos.

No era hijo de obre­ro, ni caren­te de recur­sos mate­ria­les y socia­les para una exis­ten­cia rela­ti­va­men­te cómo­da; pue­do decir que esca­pé mila­gro­sa­men­te de la rique­za. Muchos años des­pués, el nor­te­ame­ri­cano más rico y sin duda muy capaz, con casi 100 mil millo­nes de dóla­res, decla­ró ―según publi­có una agen­cia de noti­cias el pasa­do jue­ves 22 de enero — , que el sis­te­ma de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción pri­vi­le­gia­da de las rique­zas con­ver­ti­ría de gene­ra­ción en gene­ra­ción a los pobres en ricos.

Des­de los tiem­pos de la anti­gua Gre­cia, duran­te casi 3 mil años, los grie­gos, sin ir más lejos, fue­ron bri­llan­tes en casi todas las acti­vi­da­des: físi­ca, mate­má­ti­ca, filo­so­fía, arqui­tec­tu­ra, arte, cien­cia, polí­ti­ca, astro­no­mía y otras ramas del cono­ci­mien­to humano. Gre­cia, sin embar­go, era un terri­to­rio de escla­vos que rea­li­za­ban los más duros tra­ba­jos en cam­pos y ciu­da­des, mien­tras una oli­gar­quía se dedi­ca­ba a escri­bir y filo­so­far. La pri­me­ra uto­pía fue escri­ta pre­ci­sa­men­te por ellos.

Obser­ven bien las reali­da­des de este cono­ci­do, glo­ba­li­za­do y muy mal repar­ti­do pla­ne­ta Tie­rra, don­de se cono­ce cada recur­so vital depo­si­ta­do en vir­tud de fac­to­res his­tó­ri­cos: algu­nos con mucho menos de los que nece­si­tan; otros, con tan­tos que no hallan qué hacer con ellos. En medio aho­ra de gran­des ame­na­zas y peli­gros de gue­rras rei­na el caos en la dis­tri­bu­ción de los recur­sos finan­cie­ros y en el repar­to de la pro­duc­ción social. La pobla­ción del mun­do ha cre­ci­do, entre los años 1800 y 2015, de mil millo­nes a sie­te mil millo­nes de habi­tan­tes. ¿Podrán resol­ver­se de esta for­ma el incre­men­to de la pobla­ción en los pró­xi­mos 100 años y las nece­si­da­des de ali­men­to, salud, agua y vivien­da que ten­drá la pobla­ción mun­dial cual­quie­ra que fue­sen los avan­ces de la ciencia?

Bien, pero dejan­do a un lado estos enig­má­ti­cos pro­ble­mas, admi­ra pen­sar que la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, en los días en que yo ingre­sé a esta que­ri­da y pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción, hace casi tres cuar­tos de siglo, era la úni­ca que había en Cuba.

Por cier­to, com­pa­ñe­ros estu­dian­tes y pro­fe­so­res, debe­mos recor­dar que no se tra­ta de una, sino que con­ta­mos hoy con más de cin­cuen­ta cen­tros de Edu­ca­ción Supe­rior repar­ti­dos en todo el país.

Cuan­do me invi­ta­ron uste­des a par­ti­ci­par en el lan­za­mien­to de la jor­na­da por el 70 ani­ver­sa­rio de mi ingre­so a la Uni­ver­si­dad, lo que supe sor­pre­si­va­men­te, y en días muy ata­rea­dos por diver­sos temas en los que tal vez pue­da ser toda­vía rela­ti­va­men­te útil, deci­dí des­can­sar dedi­cán­do­le algu­nas horas al recuer­do de aque­llos años.

Me abru­ma des­cu­brir que han pasa­do 70 años. En reali­dad, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, si matri­cu­la­ra de nue­vo a esa edad como algu­nos me pre­gun­tan, le res­pon­de­ría sin vaci­lar que sería en una carre­ra cien­tí­fi­ca. Al gra­duar­me, diría como Gua­ya­sa­mín: déjen­me una luce­ci­ta encendida.

En aque­llos años, influi­do ya por Marx, logré com­pren­der más y mejor el extra­ño y com­ple­jo mun­do en que a todos nos ha corres­pon­di­do vivir. Pude pres­cin­dir de las ilu­sio­nes bur­gue­sas, cuyos ten­tácu­los logra­ron enre­dar a muchos estu­dian­tes cuan­do menos expe­rien­cia y más ardor poseían. El tema sería lar­go e interminable.

Otro genio de la acción revo­lu­cio­na­ria, fun­da­dor del Par­ti­do Comu­nis­ta, fue Lenin. Por eso no vaci­lé un segun­do cuan­do en el jui­cio del Mon­ca­da, don­de me per­mi­tie­ron asis­tir, aun­que una sola vez, decla­ré ante jue­ces y dece­nas de altos ofi­cia­les batis­tia­nos que éra­mos lec­to­res de Lenin.

De Mao Zedong no habla­mos por­que toda­vía no había con­clui­do la Revo­lu­ción Socia­lis­ta en Chi­na, ins­pi­ra­da en idén­ti­cos propósitos.

Advier­to, sin embar­go, que las ideas revo­lu­cio­na­rias han de estar siem­pre en guar­dia a medi­da que la huma­ni­dad mul­ti­pli­que sus conocimientos.

La natu­ra­le­za nos ense­ña que pue­den haber trans­cu­rri­do dece­nas de miles de millo­nes de años luz y la vida en cual­quie­ra de sus mani­fes­ta­cio­nes está siem­pre suje­ta a las más increí­bles com­bi­na­cio­nes de mate­ria y radiaciones.

El salu­do per­so­nal de los Pre­si­den­tes de Cuba y Esta­dos Uni­dos se pro­du­jo en el fune­ral de Nel­son Man­de­la, insig­ne y ejem­plar com­ba­tien­te con­tra el Apartheid, quien tenía amis­tad con Obama.

Bas­te seña­lar que ya en esa fecha, habían trans­cu­rri­do varios años des­de que las tro­pas cuba­nas derro­ta­ran de for­ma aplas­tan­te al ejér­ci­to racis­ta de Sudá­fri­ca, diri­gi­do por una bur­gue­sía rica y con enor­mes recur­sos eco­nó­mi­cos. Es la his­to­ria de una con­tien­da que está por escri­bir­se. Sudá­fri­ca, el gobierno con más recur­sos finan­cie­ros de ese con­ti­nen­te, poseía armas nuclea­res sumi­nis­tra­das por el Esta­do racis­ta de Israel, en vir­tud de un acuer­do entre este y el pre­si­den­te Ronald Reagan, quien lo auto­ri­zó a entre­gar los dis­po­si­ti­vos para el uso de tales armas con las cua­les gol­pear a las fuer­zas cuba­nas y ango­la­nas que defen­dían a la Repú­bli­ca Popu­lar de Ango­la con­tra la ocu­pa­ción de ese país por los racis­tas. De ese modo se excluía toda nego­cia­ción de paz mien­tras Ango­la era ata­ca­da por las fuer­zas del Apartheid con el ejér­ci­to más entre­na­do y equi­pa­do del con­ti­nen­te africano.

En tal situa­ción no había posi­bi­li­dad algu­na de una solu­ción pací­fi­ca. Los ince­san­tes esfuer­zos por liqui­dar a la Repú­bli­ca Popu­lar de Ango­la para desan­grar­la sis­te­má­ti­ca­men­te con el poder de aquel bien entre­na­do y equi­pa­do ejér­ci­to, fue lo que deter­mi­nó la deci­sión cuba­na de ases­tar un gol­pe con­tun­den­te con­tra los racis­tas en Cui­to Cua­na­va­le, anti­gua base de la OTAN, que Sudá­fri­ca tra­ta­ba de ocu­par a toda costa.

Aquel pre­po­ten­te país fue obli­ga­do a nego­ciar un acuer­do de paz que puso fin a la ocu­pa­ción mili­tar de Ango­la y el fin del Apartheid en África.

El con­ti­nen­te afri­cano que­dó libre de armas nuclea­res. Cuba tuvo que enfren­tar, por segun­da vez, el ries­go de un ata­que nuclear.

Las tro­pas inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nas se reti­ra­ron con honor de Áfri­ca. Sobre­vino enton­ces el Perio­do Espe­cial en tiem­po de paz, que ha dura­do ya más de 20 años sin levan­tar ban­de­ra blan­ca, algo que no hici­mos ni hare­mos jamás.

Muchos ami­gos de Cuba cono­cen la ejem­plar con­duc­ta de nues­tro pue­blo, y a ellos les expli­co mi posi­ción esen­cial en bre­ves palabras.

No con­fío en la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos ni he inter­cam­bia­do una pala­bra con ellos, sin que esto sig­ni­fi­que, ni mucho menos, un recha­zo a una solu­ción pací­fi­ca de los con­flic­tos o peli­gros de gue­rra. Defen­der la paz es un deber de todos. Cual­quier solu­ción pací­fi­ca y nego­cia­da a los pro­ble­mas entre Esta­dos Uni­dos y los pue­blos o cual­quier pue­blo de Amé­ri­ca Lati­na, que no impli­que la fuer­za o el empleo de la fuer­za, debe­rá ser tra­ta­da de acuer­do a los prin­ci­pios y nor­mas inter­na­cio­na­les. Defen­de­re­mos siem­pre la coope­ra­ción y la amis­tad con todos los pue­blos del mun­do y entre ellos los de nues­tros adver­sa­rios polí­ti­cos. Es lo que esta­mos recla­man­do para todos.

El Pre­si­den­te de Cuba ha dado los pasos per­ti­nen­tes de acuer­do a sus pre­rro­ga­ti­vas y las facul­ta­des que le con­ce­den la Asam­blea Nacio­nal y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba.

Los gra­ves peli­gros que ame­na­zan hoy a la huma­ni­dad ten­drían que ceder paso a nor­mas que fue­sen com­pa­ti­bles con la dig­ni­dad huma­na. De tales dere­chos no está exclui­do nin­gún país.

Con este espí­ri­tu he lucha­do y con­ti­nua­ré luchan­do has­ta el últi­mo aliento.

Fidel Cas­tro Ruz
Enero 26 de 2015
12 y 35 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *